Cátedra 1949 Dic. 24

Cátedra del Verbo Divino. Sábado, Diciembre 24 de 1949 Tema: ¡Natividad del Cristo, en Bethlehem, su Pueblo Escogido!

¡Mi Paz sea con vosotros!…

1. ¡Mi Bethlehem, Yo os Bendigo en Nombre del Padre Celestial! … ¡Pueblo Bendito de Israel! Yo os Bendigo, os Recibo y os Acaricio, en Nombre del Amor Universal. Universal, porque os Amo y os Ilumino; porque os Alumbro, Soy una Fuerza Viva para vos y os envuelvo con Mi Presencia llena de Luz Divina y de Sublime Majestad, llena de Espíritu Viviente que Anima todo el Universo con su Amor.

2. Yo os recibo, Pueblo Amado, en esta Cátedra de Nochebuena y recibo las Ofrendas de vuestros Buenos pensamientos, de vuestras palabras Benéficas y de vuestras obras de Amor y Caridad.

3. ¡Venid Conmigo Mi Pueblo, a la Fiesta del Espíritu!… ¡Venid Conmigo, a la Armonía de la Ternura y la Bondad!… ¡Venid Conmigo a saborear el Sublime y Dulcísimo Manjar del Amor!… De ese Amor que viene Disipando del mundo, las sombras; Enjugando las lágrimas, de este valle de amargura y de tragedia.

4. Está aquí la Majestad Espiritual y Sublime del Amor, extendiendo sus Rayos de Claridad para Alumbrar la mente de los hombres; y, decirles: ¡Bienvenidos todos aquellos que busquen al Cristo de Dios!… ¡Bienvenidos todos aquellos que busquen al Mesías y también, todos aquellos que, sin buscar, han venido solamente por curiosidad!…

5. ¡Noche de Alimento que, con la Luz Brillante de la Potencia Amor, os habéis Iluminado!… ¡Noche Maravillosa, Noche llena de Ambiente Sublime!… ¡Noche llena de Poesía de Luz, de Verdad, de Fuerza del Espíritu Santo!… Noche, llena de Mi Ser, en que parece que los Cielos Alumbran a la Tierra y estrechamente con Ella están; en que el Mensajero de Dios, quiso venir al mundo para Acercarse a los seres humanos y Enseñarles la Potencia del Amor; y sigue Enseñando, porque en esta Noche no solo Bendigo y Alumbro a los Míos, a los que Saben oír y escuchar la Cátedra del Verbo de Dios, en esta noche, Cristo Bendice la mesa de los pobres; la mesa de aquellos tristes y amargados que en su obscura vida, tienen poco tiempo para pensar en las Alegrías. ¡Yo Bendigo con la inmensidad de Mi Amor que es Inmortal, la mesa de los pobres, la mesa del que sufre!…

6. ¡Nochebuena!… ¡Nochebuena en el corazón, en el Sentimiento y en la Voluntad, en que Florecen los Anhelos del hombre!… Nochebuena, Bendita: Toca todos los pechos y enciende en ellos, el Fuego Divino del Amor del Cristo.

7. La Luz del Redentor está Irradiando con vos, para vos y por vos. La Luz del Redentor os dice: ¡Soy vuestro!… la Música de la Palabra del Verbo, se deja escuchar, llenando este mundo de Notas de Ternura en vuestro corazón. ¡Bienvenido seáis, Mi Pueblo, en Noche de Fiesta; en Noche de Amor!… ¡Bienvenido seáis!…

8. En esta noche en que todo es Vida, no diré a vosotros: ¡Dejad a los muertos que entierren a sus muertos!… ¡No!… y no diré esta Frase, porque es Noche Animada, Noche de Gloria; es una Noche, llena de Luces, llena de Amor; Noche, Alumbrada con Luz Meridiana que llegará hasta el corazón del hombre para Despertarle a una Mejor Aurora. Por eso en esta Noche, tomaré las Liras de los corazones para formar un Concierto lleno de Ternura, lleno de ¡Hosannas al Dios de las Alturas y Paz a los hombres en la Tierra, con Buena Voluntad!…

9. ¡Yo os invito a la Fiesta Verdadera del Reino de la Verdad, a la Fiesta del Reino de la Paz, en donde no se habla de muerte porque nada muere y en donde se habla siempre de Vida porque Todo es Vida!…

10. Os invito, para que, Escuchando atentamente Mi Cátedra en vuestra Conciencia, la Llevéis muy dentro de vos; y no la podáis apartar jamás y os Convirtáis en Mi Trabajador, en los Trabajadores de Cristo, en los Verdaderos Cristianos, en los cristianos de corazón, de obra y de Verdad.

11. En esta noche de Verdadera Comunión, vos seréis Mío y antes que Mío, de Dios… aunque sea por breves momentos. … Y un Apóstol Mío, dice: -¡Por siempre, Maestro!… y repite con voz queda: -¡Para siempre!…

12. Y Yo os digo, en Verdad: Si el mundo no os llamase con ese ruido; y el torbellino de la existencia humana no os llevase consigo, sí podríais Vivir solamente la Vida en el alma, la Vida del espíritu, sí podríais repetir con alegría esa Frase Sublime: “Por siempre” o “Para siempre”… pero he aquí que no es posible porque vivís en la materia, en este mundo de la forma; y sois aún, más materia que espíritu. El espíritu en alma sin materia, Liberada, si podrá repetir cada instante la Frase de este Apóstol: “Por siempre”… pero en la materia no puede Cumplir, aunque diga: “Por siempre seré de Dios”… mientras no se Espiritualice lo bastante, en espíritu y en Verdad.

13. Y vos, Mi Pueblo, habéis venido para Engrandecer vuestros Poderes Espirituales. Habéis venido a Sublimizaros. ¡Oh Espíritus del hombre, habéis venido a haceros inmortales moradores de la Tierra, habéis venido a Luchar y Vencer!… ¡Habéis venido para ser Triunfadores y no para ser vencidos!…

14. De Cierto os digo: Venceréis en todos los planos de la vida, en todas las formas de la carne. Los problemas, las amarguras y las enfermedades, todo Venceréis en este mundo y en otros mundos de materia, porque naceréis para Vencer y no para ser vencido. Vos seréis siempre el Vencedor y así Acrecentaréis los Poderes del alma, así Ampliaréis el Poder del Pensamiento y sus resplandores y os Unificaréis con la Armonía Poderosa del Reino de la Paz que es de Dios. Por eso, no os quiero débil. No quiero que os presentéis endeble, ni triste, ni cansado, ni abatido, ni desanimado; Yo os quiero, Fuerte, Grande y Digno de la Victoria, Invencible en la lucha.

15. No vengáis presentando las pequeñeces de vuestras debilidades, de los ¡ayes! de la materia; Manifestad la Grandeza del espíritu para que Gocéis de la Dicha Verdadera; de esa Dicha, que cual el Hijo de Dios, ya os Enseñé en el Segundo Tiempo, cuando Uniendo Mi Pensamiento con el pensamiento del Santo Uno, del Padre Celestial, os dije lo que era Dicha, lo que era Gloria, lo que es el Cielo. Todo esto está en la Conciencia de Aquel que hace la Voluntad de Dios.

16. Si vosotros Unieseis vuestra Conciencia, vuestra Mente, vuestra Voluntad a la Conciencia Suprema, a la Mente Divina, a la Voluntad Excelsa del Padre Dios, Conoceríais la Gloria de la que os Hablo, conoceríais todas esas Dichas que no Conocéis porque estáis desarmonizados con la Voluntad Creativa y Suprema y por eso estáis gimiendo en el valle de las sombras y no Comprendéis de qué Felicidad os hablo y por eso no Me creéis y para vosotros, es una quimera cuando os hablo de la Gloria; una Ilusión, cuando os hablo de la Realidad del Cielo en la Conciencia, porque lleváis tragedia en vuestra propia desobediencia, porque lleváis desarmonía en vuestro propio dolor y no sabéis de qué Gloria, de qué Dicha os hablo en Mis Cátedras.

17. ¿Sabéis que, con la Unidad de Conciencia, se entra a la Gloria?… ¡Oh, si vosotros pudieseis aquietar vuestro yo personal Conoceríais los Poderes del Amor en vos mismo, los atributos Celestes que el Padre Dios ha puesto en cada alma!… Conoceríais las Facultades Sublimes, la Sabiduría, la Conciencia, la Voluntad y todos los Poderes del espíritu, ya que todas las Manifestaciones del espíritu y, todas las Facultades del alma, se expresan por el pensamiento y el pensamiento, por la mente humana; puesto que la mente, estando Limpia, es la Purísima Fuente de los pensamientos.

18. Si el pensamiento surge del espíritu a la mente humana; y de la mente, se manifiesta a vuestro mundo; y si todas las Facultades Espirituales del hombre, se traducen por el pensamiento; Limpiad entonces la Fuente de vuestra mente, para que sean Cristalinos vuestros pensamientos, para que tengan la Potencia de la Divinidad, para que seáis Sublimemente Claro, para que seáis Grandemente Comprensivo.

19. Todas las Facultades Espirituales llegan al plano de los pensamientos y allí se Realizan. Llevad el pensamiento hasta la Obra. Si el Amor se Manifiesta, se Manifiesta por el pensamiento. La Voluntad, la Sabiduría, la Conciencia misma, todas las Facultades del hombre, se traducirán en el Torrente de los pensamientos, sí, en los mismos pensamientos del espíritu.

20. Por eso, Mi Pueblo, he venido a vos. Bethlehem, vos sois Mi rinconcito Amado, en vos quiere Nacer el Cristo para Alumbraros Mi Bethlehem humano, Mi Bethlehem pecador, Mi Bethlehem acuitado, Mi Bethlehem caído, el Cristo os levantará. Mi Bethlehem de carne, Mi Bethlehem de angustias, el Cristo os dará Redención por medio de la Palabra Espiritual. Vos sois Mi Bethlehem, Pueblo Amado; y en vos, quiero Nacer y hacer Resplandecer Mi Luz, la Luz del Cristo; la Luz sin mácula, la Luz Purísima del Amor Divino, para Manifestarla con toda su Grandeza y su Poder en este mundo de los necesitados.

21. Amor Divino, ¡oh, Fuerza Poderosa, Creadora y Conservadora de los mundos!… ¡Oh, Fuerza Maravillosa y Sublime que quiere llegar y entrar en el corazón de los hombres para Manifestarse Brillantemente en ellos!… ¡Amor Sublime, Amor de Espiritualidad, Amor Universal que quiere Encarnar en los Puros y Limpios de corazón!… pero como no hay Puros ni Limpios de corazón, Yo Estoy con Mi Palabra, Preparando pecadores para que ellos se Laven y se Limpien y puedan ser el Bethlehem Espiritual en el que el Cristo Luz, el Verbo del Amor, Nazca, Iluminando a la humanidad con los Resplandores del Santo Espíritu.

22. Pueblo Mío, vos sois Mi Promesa, sois Mi Bethlehem, la causa de Mi Irradiación. Mis ovejitas Amadas, Mis pequeños parvulitos, vosotros sois Mi Bethlehem. Mi Bethlehem que Yo pondré en Alto; y en el Sitial de Honor de los Redimidos, estarán los pecadores, porque el Manifestador del Amor hablará la Palabra y llegará a los corazones de los hombres.

23. Para el fuego de las pasiones, debéis ser a semejanza de las Aguas que lo apagan; y para el Fuego Sublime del Amor, debéis ser Llama Encendida que Alimente la Hoguera del Amor, de la Caridad y de la Misericordia, en lo pequeño y en lo grande.

24. ¡Debéis ser en la Caridad Fuego y en las pasiones Agua!… ¡Quien tenga Lucidez en el cerebro, que Analice lo que el Verbo de Dios dice a los hombres en esta Noche, en que Florece en el corazón humano, el Bethlehem Interior!… ¡Sed el Agua de la Fuente Clarísima!… ¡Sed el Ruiseñor que Canta al Dios de las Alturas!… ¡Tened sed de Caridad y Misericordia, de la Manifestación de la Bondad y Apagad esa sed, Practicando la Bondad!…

25. Vosotros, Mis Trabajadores y vosotros que escucháis esta Cátedra y muchas más: Tenéis vuestros sentimientos… no todos son Buenos, ni todos son malos; porque el hombre, en su Dualidad, tiene de Cielo y de Tierra, de carne y de espíritu.

26. Tenéis vuestra parte Buena y vuestra parte equivocada. Mas, Yo tomaré los Nobles Sentimientos para Elevarlos; tomaré vuestra parte Emotiva y Espiritual, para hacer Reaccionar vuestra Espiritualidad en la Grandeza. Yo seré como una Potencia oculta e invisible que Mueva y Remueva, vuestros Sentimientos Elevados.

27. Yo Soy el Artista Celeste que sabe Pulsar las Liras de los corazones. Arte del Cielo, es el Amor. Luz de Verdad, es el Amor Mismo. Y toco los corazones de los hombres en su parte más Sensible, en su parte Dulce, para Elevar sus Sentimientos; y esto, es muy Necesario.

28. Hay tanto desconsuelo regado por el mundo, que vosotros, Aspirantes a cristianos, necesitáis empezar ya vuestra Labor, vuestra obra Benéfica. Tenéis mucho que hacer, en este mundo.

29. A todos aquellos que lloran, que sufren desconsolados, que se sienten desolados, varones, mujeres, niños y ancianos de todas las edades, de todos los colores, a la humanidad entera si fuera posible; a esa humanidad Amada, digo lo que hay que hacer: ¡Daros los Unos a los otros de la Fuente Exquisita de la Ternura y la Servicialidad!… ¡Daros de lo Sublime y de lo Noble, daros Amor los unos a los otros!… porque en Verdad, os digo: ¡Que mucho lo vais a Necesitar y que ya es tiempo que empecéis!…

30. A los pecadores que han caído, a los bajos fondos del cieno; a aquellos que no han escuchado y que no han sabido Interpretar a los Cuatro Maestros: ¡Necesitáis hablarles con Amor y Caridad; necesitáis hacer, de los que llamáis gentes malas; -porque así llamáis a Mis ovejas descarriadas- gentes Buenas; necesitáis buscar la parte Dulce y Sensitiva de ellas, que con su tragedia escondida y el dolor en el alma, van como peregrinos errantes, como golondrinas viajeras, poniendo su pensamiento en unos y en otros; y llenando su corazón, de desilusiones y de nuevas amarguras!…

31. ¡Tenéis que buscar en cada uno de los desesperados, la parte Buena, la parte Noble, para descubrirles un Rayo de Esperanza, para darles un poco de Consuelo y hacer Buenos, a los que llamáis malos!…

32. ¿No sabéis que aquellas flores de fango, que la impiedad de los varones ha marchitado, que aquellas mujeres amargadas, pueden ser muy Dulces, muy Comprensivas y muy Amorosas?… pero si se manifiestan con la dureza en su rostro, es porque vosotros, habéis hecho de los Corderos, lobos; y Yo quiero, que de los lobos, hagáis Corderos; que surja de esta humanidad, una Humanidad Nueva y Renovada de mente, de Fuente Limpia.

33. ¡Yo quiero que sepáis Interpretar a los cuatro Maestros y Entender, el fondo y la Esencia, de estas Lecciones!…

34. El Maestro Amor, necesita ser Interpretado por los labios y las obras de los seres humanos.

35. El Maestro Dolor, también necesita ser Bien Interpretado y Comprendido; y aunque llega en silencio, va buscando siempre a los que huyen del Amor.

36. El Maestro Tiempo, se Manifiesta por sí mismo a través de las vicisitudes, a través de los acontecimientos y Manifestaciones de las diferentes Naturalezas de la Creación.

37. Y la Maestra Vida, también sabe dar sus Lecciones: La Maestra Vida, es una Maestra Buena, según sepáis Aprovechar la Lección: Si sabéis encontrar la parte Dulce, Dulces encontraréis sus Frutos y su Verdad, Dulce la Esencia; pero si por el contrario, en todo encontráis amargura y todo lo veis negro, los frutos serán amargos y la Lección que Aprendáis, ha de costaros muchas lágrimas.

38. La Vida, es vuestra Madre y vuestra Maestra, debéis Amarla y Aprender de Ella, con Docilidad.

39. Necesitáis saber interpretar todas estas Manifestaciones, estos Ritmos Perfectos, estas Armonías Sutiles. Necesitáis, saber recibir y dar; y poneros a Tono, con vuestros Maestros. …

40. Mientras Comprendéis y Aprendéis lo que os digo, necesitáis la Palabra Elevada que Toque vuestros más Nobles Sentimientos; la Palabra Amiga de los tristes, que es Amiga de la orfandad, que es Luz en la mesa de los pobres. Y Yo estaré como un Hálito Suave, Dulce y Santo, como una Luz tenue, Bendiciendo la mesa triste de aquellos que no Saben, de las Satisfacciones de este mundo.

41. Yo Soy el Maestro Amor, que Me Manifiesto en todas y en cada una de las Virtudes de los hombres. Yo Soy el Verbo Divino, que se Expresa por medio de la Creación. Interpretadme, Mi Pueblo, Yo Soy el que os entrega estas Lecciones por medio del entendimiento humano, que necesitáis Analizar Correctamente para ponerlas en Práctica; para que así, hagáis siempre obras Buenas. … ¡Interpretadme Pueblo Mío, vos que tenéis la Dicha de escuchar Mis Cátedras, para que más tarde, Deis de lo que Yo os doy!…

42. Yo busco por todos los medios, ser Interpretado a Plenitud. Hablé por muchos años a los cristianos, a los Espiritualistas; y con esos Nombres, no logré hacer que los hombres Trabajaran. No hice Trabajadores Activos de los oyentes de Mis Cátedras; y ahora, tuve que darles una nueva Denominación: Obreros del Bien… tuve que Designarlos con un Término Nuevo, que el Amor lleno de Sabiduría, siempre sabe encontrar muchos Nombres, para Despertar a aquellos que duermen en la ante cámara de la muerte, de lo negativo.

43. Mirad, Pueblo, “Los Obreros del Bien” son los mismos cristianos, los mismos espiritualistas, no son otros. Todo Aquel que haga obra de Bien, con grupo o sin él; todo Aquel que se considere y obre como cristiano o espiritualista, es “Obrero del Bien” y todo “Obrero del Bien” es Cristiano Espiritualista.

44. A vosotros os digo en esta Noche: por estos mismos labios que ahora Me Interpretan, tuve que nombraros de otra forma nueva: “Obreros del Bien”… tuve que daros otro Aliciente con una Frase diferente para que pusieseis a Trabajar vuestras mentes y empezaseis a hacer Labor Cristiana. Y ya que os agradan los Nombres nuevos, cuando os vea desanimados buscaré otros Nombres que os halaguen y os hagan hacer las Obras que el Amor manda: Obras Efectivas… para que Hagáis lo que el Espíritu Santo, lo que el Verbo de Dios, habla a las Conciencias de los hombres.

45. En este Mensaje Armónico, en estas Maravillosas Vibraciones, está la Esencia de la Potencia Ternura y Misericordia; y podéis, Aprovechar estas Celestes Vibraciones que llenan el espacio, el ambiente de este mundo, y de otros.

46. ¡Oh Mi Pueblo, haced por Comprenderme!… Mi Mismo Ser, -que os ha llamado “cristianos”- os dice ahora: “Obreros del Bien”… os llamaré también: “Grupos de la Luz”… porque todos estos Nombres, serán en vuestra Tarea; y tenéis que ser semejantes al Cristo, que tanto os ha Amado.

47. Debéis hacer de vuestras Vidas, un Reflejo de Mi Existencia, que tengáis un Parecido con el Mesías, hasta donde os sea posible. ¿Sabéis por qué, Mi Pueblo?… porque sólo así, os Convenceréis de la Verdad de los Cielos; porque solamente con la Práctica de la Caridad, Conoceréis el Sendero Iluminado por la Luz del Padre Celestial.

48. “Cristianos Espiritualistas u “Obreros del Bien”… “Labriegos de la Viña del Señor”…, o “Grupos de la Luz”…. como vos queráis, que, para Mí, sois los mismos: ¡Tenéis muchas obras que hacer, en este Mundo!… no solamente, hacer Bien a los necesitados; sino también: A los que llamáis malos; hacerles Buenos… no sólo Consolar y dar Cátedra de las que escucháis, tenéis mucho que Hacer.

49. Entendedme bien, Comprendedme, en Verdad: Tenéis que transformar vuestras Vidas, para que Viváis con la Luz Interior en vuestro Verdadero Reino del Alma; en donde, las Rosas de la Inmortalidad, serán para vosotros, las Bellas Realidades; el Divino Ideal que el alma añora y espera, porque el alma ambiciona la Felicidad de los Cielos, en la Verdad del Verbo.

50. En la Luz que Alumbra, no debe haber sombras en esta Noche de Navidad. El egoísmo, es semejante a la muerte, es semejante a una fuente seca. El egoísmo, es soledad, es miseria, es tristeza.

51. ¡Oh, Mi Pueblo!… vos que habéis llegado a la Mesa Exquisita, donde el pensamiento toma Luz para Brillar: Llevad Luz para el pensamiento de vuestros hermanos, para que no caigan en esa enfermedad peor que la lepra, en la enfermedad del egoísmo y la miseria… porque de Cierto, os digo: El egoísmo, es la soledad y la muerte aparente del espíritu. …

52. Hay dos caminos, dos solamente: El del materialismo, que es camino de oscuridad; y el del Espiritualismo, que es Camino de Trabajo, pero de Luz. …

53. Espiritualidad y Espiritualismo, es proveniente de lo mismo: Es todo aquello que del espíritu Es…. es Fuente de Dulzuras y Dichas, todo lo Sublime y Grande; todo aquello que al espíritu Corresponde, seáis de una o de otra religión que se nombre cristiana o de cualquier otra religión; Creáis en Mí, o no Creáis. …

54. Fijaos en estas Palabras: ¡Aquel que Ama a sus semejantes, Ama a Dios y lo lleva en su Conciencia!… Aquel, que se Siente como un Perfume esparcido por Amor en el mundo en Bien de sus semejantes, aquel que se Siente un viajero de la Vida que anima distintos cuerpos, en sus distintas reencarnaciones y se siente uno con el espíritu de los demás; éste, Conoce la Luz de Dios, aunque no crea en Mí. ¡Aunque dude de Mí es Mío, aunque Mi Nombre le cause risa, es Mío, porque ha dado Caridad y ha Practicado la Caridad Perfecta, la que mucho se platica y poco se Lleva a Cabo la Caridad, en silencio y sin ostentación!… esa es la Obra Sublime, la que no se pregona, pues mientras más la ignora el mundo; más la Sabe Dios.

55. Yo quiero ver a los que se nombran: “cristianos”… en la cabecera de los enfermos. Quiero verlos con el Rocío de su alma, Limpiando el fango de las flores que en él han caído y levantarlas por el Buen Camino de la Redención. Quiero verlos Haciendo, de las gentes malas; gentes Buenas. Quiero ver a los “Obreros del Bien” -que son los mismos- en el lecho del agonizante, en los hospitales. Quiero verles en los Presidios, con los más terribles pecadores, con los criminales, Prodigándoles Mi Cátedra de Amor; y Yo, Estaré con vosotros, -Brillando a Plenitud- cuando estéis ocupados en los asuntos del Padre Celestial, del Amado Absoluto, del que os Nombre, como a Mi Padre Supremo que es vuestro Padre; al que Yo Conozco y vos desconocéis, porque no habéis sabido la Dicha de Amar Universalmente; y esa Dicha, solamente se encuentra en la Plenitud de la Conciencia del Amor Manifestado por el hombre; que es Luz, y no sombra; que es Vida, y no es muerte.

56. Yo sí sé, de la Dicha que quiero que Sepáis y Conozcáis; y por eso, quiero Enseñaros a encontrar el Camino Recto por medio de la Palabra Espiritual que será la Luz que os Guíe para Encontrarlo. Mi Palabra Espiritual, es una Lámpara puesta en lo Alto de la mente Comprensiva para Iluminarle y Sepa donde pone su planta.

57. Enfermos Míos, de hace muchos años. Amados Míos, Mis Ovejitas, Mis Parvulitos, Mis hijitos Amados… ¡oh, espíritus Gigantes, de humanos con Resolución: Yo os daré ¡tanta Luz y tanta Dicha al Bendeciros esta noche por siempre!… En este momento, el Amor habla al corazón triste y atormentado de Mis enfermos Amados, que habéis esperado Resignados años y años para recibir el Consuelo del Verbo de Dios que había de Venir a Consolar a los tristes, a los pecadores. Aquí está la Irradiación del Cristo. Yo Soy el Espíritu del Consolador de los seres humanos y las almas, que había de venir a Enseñar los Evangelios de Dios en la Frase Sublime de “Amaos los unos a los otros”… para que así, seáis Amados y Consolados.

58. Mis enfermos, que sois para Mí los del Sitial de Honor en esta Noche, los primeros en la Fiesta del Espíritu, ¡Bienvenidos seáis, ante la Palabra del Cristo!… porque de Cierto, os digo, que sois los primeros ante Mi Luz. … Yo Soy el Pan de los pobres y el Consuelo de los tristes. Vosotros que estáis enfermos del cuerpo, he aquí la Salud y la Medicina. Yo Soy para vosotros la Luz, la Salud, el Consuelo y la Esperanza. Vuestro mal, lo han tejido los hombres de este mundo que han traicionado vuestros Sentimientos Puros y han llenado de luto vuestros corazones mustios.

59. Almas llenas de tristeza, el Rocío Esencial del Amor, a semejanza del rocío matinal, viene a vosotros como Bálsamo que Cicatriza las heridas hechas en la Sensibilidad, en el corazón de vosotros. Ese mismo Rocío viene no solamente a Cicatrizar vuestras heridas, sino también a hacer desaparecer las cicatrices. Cada cicatriz será desaparecida, por el Bálsamo del Amor Universal derramado en la Palabra del Cristo.

60. Porque de Cierto os digo que esta Palabra, es cual Fuego Purificador, como Luz de Espíritu Santo, como Fuerza de la Vida, como Luz del presente y del porvenir, como Luz de todos los tiempos, Mi Palabra es como un sol radiante, como una estrella que jamás brilla menos y siempre es más Potente. Y si Yo Me Manifiesto hablando a los pecadores, Curando a los enfermos, Enseñando a los hombres en donde ellos, se reúnen; haced vosotros, -“Cristianos” u “Obreros del Bien”- lo que Yo os He enseñado, para que sigáis la Huella de Mi Paso.

61. Ha llegado el Momento Maravilloso, el Momento Sublime, el Momento Grandioso, Mi Pueblo, de que Me entreguéis la Ofrenda que Me traéis de Nochebuena, en que el Maestro espera de sus parvulitos, la Ofrenda de la Acción Maravillosa, esa Semilla que ha Fructificado: La Semilla del Ideal, que ya se ha convertido en Realidad.

62. Sois vosotros los Realizadores, aquellos que ya estáis Realizando Buenas acciones, porque la Potencia Amor se ha Despertado en vosotros. ¡Benditos seáis vosotros que Me dais del Vergel Florido de vuestro corazón las primeras Flores de la Caridad, las primeras Rosas de la Tierna Compasión ante el dolor!… Habéis Vestido al desnudo y dado de Comer al hambriento y seguiréis Dando y seguiréis Haciendo el Bien. Yo sé que tenéis preparado en vuestros hogares, alimento para los pobres esta noche.

63. Habéis Dado y seguiréis Haciendo el Bien; y Yo, por el cuerpo y por los labios, de aquellos que Mi Amor anima, os Bendeciré. Desde esos cuerpos pobres, por esos labios tristes faltos de alimentos, recibiréis Mi Bendición por el Bien que hagáis. Mis Ricos pobres dan de la Riqueza que llevan en su corazón, al Agradecer el Bien que se les Hace; pero los ricos, que no saben dar, son más pobres que Mis menesterosos.

64. Yo os digo, Amados Míos, recibo con Beneplácito lo que Me dais: Una Fuente de Aguas Cristalinas del Manantial de la Bondad, la Fuente del corazón y una Fuente de Luz y Claridad… La Fuente cerebral, de las Ideas Magníficas y Maravillosas Realizadas en la Bondad Cristiana. Recibo estas Ideas Brillantes, que al ser llevadas a la Práctica, han Realizado Mis Anhelos.

65. Debéis tener la Alegría, Amados Míos, de saberos ya Instrumentos del Amor, aunque sea por unos momentos, y os digo: En esta noche, Identificáis Conmigo vuestro ser al Manifestarme la Dulzura que de vosotros esperaba. …

66. Y vosotros, Mis Amados, que Me presentáis también vuestros desvelos, vuestro Trabajo, que Me presentáis todo lo que habéis hecho para poner en movimiento lo que antes era solo una Idea. Yo mismo en Mis Cátedras, os decía: Si como cristianos no queréis Trabajar, os daré otro Nombre para que hagáis Labor, os llamaré Mis “Obreros del Bien”… y sólo así, vuestros hermanos Me Entendieron y se pusieron en Movimiento. La Semilla ha sido Mía y vosotros habéis Realizado Mi Pensamiento; vuestros hermanos os Ayudaron a Cultivarla, para que Fructifique. Las Aguas, las tomaron de la Fuente de la Mente. Y os repito: Los medios no Me interesan, lo que Me importa son los fines. Me entregáis Plantas, Flores y Frutos; y Yo recibo, todo lo que habéis hecho; y que esa Semilla de Luz, sea una Realidad.

67. A vosotros, que formáis parte de los “Obreros del Bien” porque Trabajaréis para Mi Obra: Juntaréis vuestras obligaciones del hogar, las Analizaréis y como participantes de este Movimiento, las horas libres que os permitan vuestras ocupaciones para las necesidades de vuestro hogar, las dedicaréis a Mi Obra, a Mi Organización de “Obreros del Bien” y a todos repetiréis que son los mismos cristianos o espiritualistas los “Obreros del Bien; que son los Hijos de la Escuela del Amor, Hijos de la Nueva Vida, Parvulitos de Cristo, para que no os confundan y piensen que son dos o más grupos diferentes.

68. Voy a daros muchas Ideas Luminosas, muchos Dones y Gracias Espirituales, Iluminando las Facultades Superiores de vuestro espíritu para que Realicéis Maravillas; pero de Cierto os digo: que en esta Labor que habéis emprendido, daréis Luz y Bondad, porque vosotros seréis Nobles y Bondadosos. Todo lo que hagáis de Bien, lo haréis sintiéndoos Fortificado por Mi Amor; sintiendo, que estáis Conmigo y Yo con vos.

69. Pueblo Mío, debéis Amar a esta Labor; porque Ella, os hará Cristianos Verdaderos; porque Ella, pondrá en Movimiento lo que antes no estaba; y la debéis Realizar, en aquello que juzguéis Conveniente porque esta Labor está llena de Bondad; y la haréis de Limpia voluntad en su Acción, ya que es, la Voluntad del Cristo. Y tendrán vuestros labios, Frases Brillantes; y en vuestro corazón, Arderá la Llama Bendita del Amor cuando habléis de Mí, porque así lo haréis, entonces se Conmoverán vuestros corazones, porque Yo Me Comunicare de Espíritu a espíritu y será un Florecimiento el Cristo, en vuestros labios, en los momentos de vuestra Iluminación.

70. En esta Organización: ¡Unidos, Trabajaréis por Mi Causa!… Mi Obra, espera mucho de vosotros, porque habéis sido Capaces de poner en Movimiento lo que antes no estaba; y seguiréis manteniendo, esa Buena Actividad.

71. Y en esta noche, Mi Pueblo, Reconoceréis a este Grupo, como parte de Mi Grey. Y vosotros, Obreros del Bien, él último del año Me rendiréis cuentas; y si alguno esta cansado por el Servicio a Mi Obra, le permitiré descansar un tiempo; pero si no está, continuará con su Misión, según sea su voluntad. Un año de Trabajo, un año de pensar para el Bien de la Escuela de Cristo, que es la Escuela del Amor. Un año en que vos, Pueblo, les Ayudaréis.

72. Pueblo Amado: tened siempre presente, al primer Grupo de Trabajadores Míos, a la Causa primera de esta Organización, a los Hijos de la Luz. Este primer grupo, que como “Obreros del Bien” está hecho de la Luz Divina, es el Grupo Base, “Los hijos de la Luz” por el cual Yo Me Manifiesto: Mis Facultades de Cátedra, por los que vendrán los Pensamientos Elevados para que los convirtáis en Bellas Realidades.

73. Mis Luminosos Pensamientos, sin los labios de Mis Pedestales o Portavoces, no los hubieseis Conocido, nadie hubiera sabido la Frase: “Obreros del Bien”. El pensamiento es Mío; pero la voz, es la de Mis Intérpretes. Después, vosotros habéis venido a Realizar lo que Yo quería que se Hiciera. … ¿No os Alegráis, grupo Bendito?… ¿no es para vuestra Satisfacción, haber Hecho lo que antes, otros no quisieron o no pudieron Hacer?…

74. Cuerpo de Media-unidad, Facultades de Cátedra, dejad de sufrir un poco las angustias de vuestro desconsuelo. Dejad de sufrir la amargura de vuestro corazón, y mirad vuestra obra, que es Mi Obra y es la obra del Grupo que Realiza Mis Pensamientos, lo que él ha Conquistado y lo que ha hecho Mover. Mis Pensamientos, los Convertisteis en palabras; y los Seguidores de Mis Pensamientos y de vuestras palabras, hicieron la Acción. Sois vosotros: la Causa, la Base de todos los grupos Espiritualistas. Mirad: vuestra obra, les llama a una nueva Vida, con todo su Contenido de Verdad.

75. Yo Conozco vuestro sacrificio: de unos, toda una vida dejada en estos, Mis Recintos. Yo sé de vuestros desconsuelos, de los pesares y las espinas que han llegado a vos; y que han sido causa de dolor, de desolación y de tristeza en vuestra vida; pero ahora, un Rayito de Esperanza ha vuelto a Brillar en vuestro espíritu y empezáis nuevamente a Fortificar vuestra Fe, al pensar que estos Grupos, den el Fruto que vos y el Maestro Anhela.

76. Unos, Me pedís por ellos y por estos Recintos donde habéis dejado una gran parte de vuestra existencia triste y dolorosa; sufrimiento que Yo conozco. Me pedís por los que empiezan a Trabajar, que no sólo sea el entusiasmo de los primeros días, sino que perdure en ellos por siempre. Otros, los que teníais perdida la Esperanza y la Dicha, os consideráis Dichosos y Felices al ver Mi Obra Realizada por vuestro Conducto. Mas, a ellos, Yo les Aliento para seguir en su Labor como Obreros del Bien y os Aliento a vosotros, Mis Facultades de Cátedra para seguir en vuestros Trabajos diarios. Vuestra Tarea es dura; pero ahora empezáis a tener más Fe y Esperanza; Y Me decís: -¡Hágase Maestro Amado, Tu Voluntad en mí para que me sienta un poquito más reanimado para poder seguir en Tu Camino, Cumpliendo con mi Misión!…

77. Mas, de Cierto os digo, Portavoces Míos: No estéis tristes, puesto que, si tomé parte de vuestra Vida en la existencia humana, fue para Provecho de los demás…. y si tomaron de vuestra vida, los seres del Bien, fue para Curar el cuerpo y el alma de vuestros hermanos; y muchos enfermos, hallaron la Salud por vuestro conducto.

78. Escuchad bien, hoy han Reconocido las multitudes que vuestra vida ha sido muy útil y que sois las más Grandes de Mis Ovejitas, han Reconocido vuestra Labor y la vida triste, pero muy útil, que habéis llevado para los demás. El Pueblo, en Verdad, al Reconocer todos esos Servicios, os va a Ayudar para hacer más Liviana vuestra Cruz; entonces, todos Unidos formando Una Sola Familia en plena Comprensión, os Ayudaréis los unos a los otros, quitándoos las asperezas de vuestras vidas.

79. Sí Mis Bien Amados, vosotros sois el Grupo Fundamental, el Instrumento Principal de Mis Recintos, los que Convertís en palabras, Mis Pensamientos, Mis Ideas Luminosas para la Comprensión de las multitudes; ellas os Conocerán y Estimarán que vuestro Trabajo es Bendito; y estáis Disculpados de vuestros errores de humano; ya que, el sufrimiento y la amargura os Redimen. Solamente, os digo: en vuestros dolores: Yo os he Consolado; Yo he Enjugado las lágrimas de vuestros ojos… y he visto tan pequeños vuestros errores de humano, que ante vuestra Obra de Media-Unidad, no los encuentro; porque vuestra obra, es Grande para todos vuestros hermanos.

80. Así vos, grupo de Facultades, que formáis todos el “Grupo de la Luz” que no necesita número ni letras, porque es el Grupo Fundamental, unidos, Trabajarán, aunque sé que os ha causado Alegría saber que vuestra existencia humana es Útil, de toda utilidad, según lo que os dije una mañana.

81. Escuchad: Acabándose vuestra Labor, cerrándose vuestros labios, a esta forma de Comunicación, Mis Recintos y los mismos “Obreros del Bien” debilitados ya, no serán los mismos que hoy contempláis: Decididos y Entusiasmados. Mas, no os culpo, al ansiar la terminación de vuestra Misión, porque pensáis que así terminarán todas vuestras amarguras.

82.. Habéis escuchado bien, Pueblo: vos, viviréis para ellos, para este Cuerpo de Media-Unidad, para los Obreros del Bien, porque por su cerebro saldrán las Frases que harán grupos Cristianos Espiritualistas, con Nombres que satisfagan a los que van a moverse en el Amor. Cumplid, porque vuestra Misión es Necesaria. Cumplid ¡oh! Rosal encarnado, para que las Rosas Florezcan entre Mi Pueblo Amado.

83. Y a vos Pueblo: os recibo esta Nochebuena, en Unión con vuestro Grupo de Media-Unidad. … No olvidéis lo que, por Derecho, os corresponde y os pertenece. …

84. Pueblo Mío, tomad esta pequeña Lección: He aquí la Dualidad del espíritu y la materia: ellos en espíritu son Dulces, Tiernos, Amorosos y Grandes, son Nobles y Brillantes; en espíritu son Dóciles, y Me dicen: -Hágase, Amado Maestro, Tu Voluntad… cuando su ser está Comunicándose Espiritualmente Conmigo. Fijaos bien: ¡Así es su espíritu, cuando está Manifestando a los Dictados de la Ley del Amor; que quiere lo que Yo Quiero; que quiere lo que Quiere Dios!… Así es su espíritu, que Dócil, se somete; pero que distintos en materia; allí, me dicen que la vida es una carga pesada para ellos.

85. El espíritu Libre, -a través del alma- se expresa y Manifiesta su Realidad y su Verdad; he allí por qué en materia dice una cosa y en espíritu, expresa otra. Ya sabéis por qué vosotros sois más Grandes, en alma; que en materia.

86. La materia es cobarde, se traiciona a sí misma; y hasta desconoce los Verdaderos Sentimientos del espíritu. He allí, Brillantemente Manifiesta la Realidad de la Dualidad; Brillantemente Manifestada la Verdad. Cuando ellos vuelven a las vicisitudes en su materia, ¡qué distintas serán sus expresiones!… En alma, son Dulces, Resignados, Capaces de llegar hasta el mismo Sacrificio; y en materia: Hablan desesperadamente… porque les pesa su cruz, porque les es dura su Tarea.

87. Sí Mis Amados, ¿cómo queréis curaros del cuerpo, si vuestra alma no está Sana?… Cuando seáis Dichosos, cuando sintáis Alegría y Felicidad al Servirme; cuando volváis a tener Fe, cuando seáis en materia, lo que sois en espíritu, vuestra alma será Sana y sano será vuestro cuerpo también. Vuelva en vosotros, la Fe para que recuperéis la Salud.

88. Las enfermedades físicas vienen del estado anímico de la mente enferma. Si Sana en vos, lo Invisible, Sanará también la materia; pero no olvidéis estas palabras: Que vuelva a vosotros, la Fe. …

89. Y algunos decís: -¡Necesito tanto la Fe, necesito tanto Creer y saber que alguien se preocupa por mí, por mis pesares!… Mas, al Escuchar Mi Divina Palabra… se Conmueve todo su ser.

90. Otros decís: -¡Si yo pudiera volver a Creer, si pudiera Alimentar esa Fe, de la que el Maestro, nos habla tanto!… “-¡Si yo pudiera Creer!… es la frase que en estos momentos habla con inmensa amargura en su materia. Mas, Yo os digo: No creáis en los hombres, Creed en Mí, Esperad del Padre y de Mí. … ¡Qué os importa que el mundo no os Comprenda, qué os importa que no os Amen; si os Amo Yo!… ¿Acaso no os es Suficiente, Mi Amor?… entonces, olvidad lo demás.

91. He recibido la Flor de vuestro Trabajo, de vuestro Sacrificio y os doy Fuerza para vuestras enfermedades, que seguirán con vos; y aunque sintáis por momentos que el alma se escapa de vuestro cuerpo, cuando aparezca en vos la Fe, sentiréis Salud.

92. Acordaos del mundo, solamente para Amarlo; pero olvidaos de él, si creéis esperar Algo de él para vos. Acordaos de los demás, solamente para Amar y Dar; y olvidaos de Recibir. …

93. Pueblo Amado, he aquí la Segunda Lección: las almas de Mis Portavoces Amados, están Comunicándose por cuerpos ajenos en este Día. Uno de ellos Me Sirve en esta noche, de Instrumento; y sus labios Brillan, con Mi Santa Palabra. La otra viene, comunicándose en materia ajena también, Cumpliendo los Mandatos de la Ley del Amor que la llama.

94. Yo Soy a semejanza del canto de la madre que a sus hijos llama. Ellos vienen a buscarme con su pensamiento, como palomas que tienden el vuelo para encontrar su Nido y a la madre que ha de darles Calor; y cruzan la distancia y se sienten Fuertes. Así ellas, vienen a Mí, como escucháis a los que vienen ahora en espíritu. Ellos están aquí, diciendo: Esta Nochebuena, la paso con el Cristo de mis pensamientos, con la Luz de mi soledad… y ellos viene a Mí en pensamiento, como Yo vengo a vosotros, en Pensamiento también. ¡He aquí Mi Pueblo, el Poder del Pensamiento en plena Manifestación comunicándose!…(Continúa comunicándose, el espíritu de una Facultad de Cátedra)

95. –Maestro Divino, mi pensamiento Te pide por mi querida hermana, portavoz de este Recinto, porque Calmen sus dolores; y en esta noche en que, de mi espíritu, llega mi Plegaria hasta el Cielo, Te pido por ella, que tanto lloró cuando yo dejé aquel lugar. Señor, que sus ojos ya no derramen más lágrimas para que pueda Cumplir su Misión. Maestro, Te pido por mi hermana, porque ella, sea Feliz. …[El Divino Maestro, le Aclara al Pueblo]

96. He aquí, a vos, Pueblo, os digo: Entended la Lección. La Lección, es Amplia; y que Amplio sea el horizonte del entendimiento, para que Comprendáis la Realidad de la Dualidad. El espíritu, es Dócil y Resignado; y la materia, es rebelde ante el dolor. El hombre todo, es Dualidad: Luz y sombra, Día y noche, Verdad y mentira. … ¿Y qué es más Importante para vos Pueblo Amado, la Luz o la Sombra, el Día o la noche?… El alma de los seres, clama por Cumplir la Voluntad de Dios; y el hombre material o humano, se resiste. …

97. ¡Oh! Dualidad. ¡Oh! Binario, eres la Expresión Maravillosa de lo que los hombres llaman Misterio del ser; y de la Manifestación del ser, habéis dado una Lección a los oyentes de esta Cátedra de Cristo: de la existencia del Pensamiento del ser encarnado y desencarnado. ¡Oh vosotros que escucháis al Catedrático del Amor, Escuchad esta Cátedra del corazón y del cerebro en la Dualidad manifestada plenamente!…

98. Primer Grupo de los Obreros del Bien, recibo vuestras Flores y os Bendigo en el Nombre del Padre Celestial, Os Bendigo y en Mi Amor quedaos, que la Paz sea con vosotros.

99. Facultades de Media-Unidad, sentíos Felices porque siempre seréis Reconocidas y porque nunca se os desconocerá; y quien tratare de hacerlo, hará obra contra Mi Voluntad.

100. Este Grupo Orientador o Grupo de la Luz, por su Acción, Trabajo y Utilidad es el Grupo que debe tener de vos, Pueblo, toda Consideración y Atención.

101. Y en estos momentos, recibo también a todos los Grupos que han hecho de Mi Palabra, la Acción. Yo os Bendigo a todos, Unidos como Una Sola Semilla que Germina, que Crece, que tiene Tallo y Flores, que tiene Frutos. Así daré la Bendición a la que antes fue Semilla y que ha Germinado y ahora tiene Flor y Fruto. Benditos seáis en el Nombre del Amor. …

102. Portavoces Benditos, Mirad vuestra Obra, ¡Alegraos por ello!… y todo el año 1950, seguirán Trabajando en esta Mi Organización Espiritualista.

103. En el Nombre del Amor de la Ternura, del Amor de la Sabiduría, del Amor de la Luz… Yo os Recibo, Amados Míos. … Satisfecho, de que habéis Trabajado, de que habéis dado Alegría y Satisfacción a Mis pequeños, a Mis niños… y que la vais a seguir dando. …

104. Ya habéis Conocido, que: ¡La Alegría de Dar, es Superior a la Dicha de Recibir!… Éste, es un Dictado de la Ley; y los Dictados de la Ley de Dios, se Cumplen, porque por ello son Divinos y Brillan con la Luz del Espíritu.

105. Y en esta noche, Amados Míos, en que recibo vuestro magnífico Trabajo, Bendigo con Cariño vuestra Labor, Acaricio vuestros corazones y vuestras cabezas y a vuestros pensamientos Ilumino. …

106. En esta Nochebuena de Paz, en esta Nochebuena de Amor, en que el Amor se Manifiesta como algo Hermoso en todos los labios y en todos los corazones; en que en los hogares se Bendicen, a los que antes se aborrecieron; en que en todos los labios, hay una Frase que dice: “-¡Feliz Nochebuena!”… en que Regaláis presentes a vuestros seres Amados.

107. ¡Nochebuena!… En esta Noche, llena de Luz del Cristo, de Luz de Vida, de Amor, de Fraternidad, Bendigo a Mis Ovejas que traen sus manos llenas del Trigo Dorado del Amor, porque son de Cristo y Cristo es de Ellas.

108. Mis Amados, que Me habéis Complacido: en el Nombre del Padre y con la Luz del Espíritu Santo, el Verbo de Dios, el Cristo de Dios, el Consolador Prometido que había de venir, Derrama sus Ternuras y sus Bendiciones sobre vuestros corazones.

109. Yo os Amo, corazones Dulces; y os digo, en Verdad: Seguid las Huellas de Mi Paso y solamente haced el Bien por todos los medios posibles. …

110. Haced el Bien de corazón, sin esperar Recompensa, porque por eso vivís en esta existencia humana transitoria: para Prepararos para una Vida Mejor que no es pasajera, para la Vida de las vidas, para la Vida Verdadera que no tiene muerte, que no tiene sombra, ni sueño, ni mancha, donde todo es Inmaculado como el Pensamiento de los cristianos Elevados hasta la Altura del Sacrificio, en donde todo es Claridad. Allí, estaréis Unidos con El Padre por una Eternidad. …

111. Mi Paz os dejo, Mi Amor os Doy. También Bendigo a las demás familias que no pudieron Realizar algo por ahora; pero que van a Realizar más, después. ¡Benditos seáis Trabajadores Míos, Mis Flores del mañana!… para todos es Mi Amor y Mi Caricia.

112. De unos, recibo su Ofrenda; de otros, espero sus Frutos. Yo sé que van a Trabajar. Yo sé que Realizarán lo mismo que los primeros, por tanto, os Bendigo con infinito Amor. Y si hoy sois pequeñas familias más tarde seréis Fuertes grupos y haréis cada vez más en el Bien. Hoy, se sienten débiles; pero mañana, serán cada vez más Fuertes.

113. Yo Soy Aquel que regando vuestra Semilla con el Agua de la Fuente del Amor… os llena de Esperanza y Fe.

114. Seréis grupos bien Organizados y bien Capacitados; y haréis, muchas obras Benéficas; y Trabajaréis, para que sea Conocida Mi Obra en todo el mundo, esta Cadena de los “Obreros del Bien” hecha por varones, mujeres y niños, que sean Verdaderos Cristianos y quieran ser Trabajadores en Mi Obra de Amor y Redención, que quieran ser también: “Labriegos de la Viña del Señor”…

115. Enviad Escritos a todos los lugares en donde sea Aceptada Mi Palabra y repartid esta Cátedra para que todos los Cristianos Espiritualistas, Trabajen en Mi Labor de Amor. Así es como también vosotros, Trabajaréis para el Bien de vuestra alma y en ella Florecerán las Rosas de la Servicialidad, las Rosas del Bien y os haréis Inmortales en espíritu, como es Inmortal el Pensamiento de Luz.

116. Os lleno de Esperanzas para el futuro, hago un reguero de Luz en vuestro camino y os Bendigo en el Nombre de Aquel que Me envía, de Aquél de Quien tomé la Luz.

117. Amados Míos, en esta Noche en que el Amor ha hecho Palpitar de Emoción los corazones y Alumbra los pensamientos, Yo os digo: En la Mesa del Banquete Espiritual, hubo para todos Ricas Viandas, Vestiduras Blancas y Brillantes Luceros en sus Blancas Vestiduras; para todos, hubo Himnos Inmortales en la Fiesta del Espíritu.

118. Todos sois iguales delante de Mí; todos sois señores, todos sois hijos en el Reino del Padre. Tanto los que Trabajaron primero, como los que Trabajen después; si todos llegan con su Ofrenda, todos Conocerán el Reino, porque el Amor es el Camino Seguro que les Conducirá hasta Él.

119. Si vosotros queréis conocer el Reino, dejad que os Guíe el corazón, Fuente de Bondad y Ternura. Haced de vuestras vidas, vidas Útiles y Benéficas. Haced de vuestra vida, una Bendición, porque en esta noche, os Bendigo en el Nombre del Padre, en el Nombre de Aquel que Me dijo: ¡Enséñalos a Amar!… Y os he Enseñado a Amar, para que sigáis la Huella de Mi Paso; y vosotros, Enseñéis a Amar a los hombres, como Yo os he Enseñado.

120. Seguiréis Convirtiendo, a los lobos; en Corderos… porque los lobos, de hoy; serán los Corderos, del mañana. La humanidad entera recibirá -por vuestro Conducto- esta Bendición del Cristo del Amor, del Redentor del mundo. ¡Benditos seáis todos, Mis Amados!…

121. Vos también, Pueblo Mío, que asistís por primera o segunda vez a este Recinto y que os toma, de nuevo, esta Cátedra: Podéis hacer el Bien; sin grupo, sin número, ni determinadas letras; podéis hacer Labor de Amor, la Misma Labor de los Obreros del Bien, podéis Hacer lo que han Hecho éstos.

122. Cada uno de los oyentes de Mis Cátedras, puede Convertirse desde estos momentos, en Obrero del Bien y repartir Amor a su paso.

123. Podéis llevar a los niños, esta Doctrina del corazón. Habladles de Mí, haced que, desde su corta edad, se Familiaricen con Mis Cátedras; que se acerquen a escuchar Mi Palabra; para que, desde hoy, estén Preparados.

124. Se acerca el Año 1950, de guerra y lucha mental para el Pueblo Espiritualista; tendréis luchas, discusiones, guerra de ideas en lo Espiritual y contradicciones entre los hombres; y no sabéis, Pueblo Amado, por donde os atacarán. Debéis estar Preparados, debéis Conocer a donde vais; y caminar, por el Camino Luminoso del espíritu Preclaro y Verdadero.

125. ¡Oh, Humanidad!… Humanidad, necesitáis Conocer adonde vais; Conocer de Mi Palabra, para que tengáis Seguro el Camino; Conocer de esta Verdad palpitante del Amor, para que encontréis la Gloria en vuestra vida.

126. ¿Cuál es la Ciencia que Brilla más en el pensamiento y en el Cielo, del Ideal de los hombres?… ¿qué Ciencia es la más Armoniosa?… La Ciencia del Amor. La Ciencia del Amor, es la Ciencia del espíritu, es la Ciencia de las ciencias, la Maestra de las ciencias. ¡Aprended de Ella y Ayudaros con su Luz, para que no andéis en sombras y llevéis Iluminado vuestro camino!…

127. ¡Yo Soy a semejanza del Pan de la Vida!… en Mi Palabra, tomad de ese Pan de la Vida y del Amor y convertid en Acción, vuestro pensamiento; y así podréis hacer todo aquello que Manda el corazón, todo aquello que Marca la Buena Conducta y la Conciencia Elevada; y podéis Realizar, las obras de Misericordia.

128. Yo Fortifico la Flama del Amor, en el pecho Noble de los seres humanos. Fortifico la Flama de la Caridad en el corazón de los niños, para que tengáis participación Conmigo, en el Reino de la Paz.

129. Pueblo Mío, entre vosotros, hay también quien ha hecho Caridad y nada dice. También entre vosotros, hay muchas Flores de Servicialidad; y Yo, las recibo y las coloco en el Violetero Espiritual, bañándolas de Mi Luz.

130. ¡Nochebuena, Nochebuena!… ¡Nochebuena, que Brillas con las Luces más Altas!… que Brillas, más que si tuvieras luz de mil estrellas. ¡Brilla, Nochebuena!… ¡Brilla como mil soles!… porque en esta noche, Celebráis la Noche en que nació el Cristo, en Jesús; y en que quiere Nacer, en el corazón de cada hombre.

131. Parece que se han Unido para siempre, en un ósculo de Paz, de Ternura y de Amor: El Cielo y la Tierra. … ¡Que todos queden Unificados en el Universo, en Espíritu y en Verdad, en el Nombre del que os Ama eternamente!…

132. En esta Noche, Yo os Bendigo con la Grandeza del Amor del Rey; porque el Rey, es el Amor y su sitio Yo lo Conozco, es un Reino invisible; y el Rey, es Brillante, Dulce y de Frutos Buenos. El Rey es Compasivo; y viene a vosotros, como una Tierna Melodía a Despertaros de vuestro sueño pesado de materialismo; y arrancaros de él, estableciendo una Comunicación Verdadera de Pensamiento a pensamiento y por el Sentimiento Puro: de Espíritu a espíritu. …

133. ¡Cuerpos y almas; pensamientos, palabras y acción; Cielos y Tierra; elementos de la Tierra: agua, aire, tierra y fuego, ¡Fuerzas Vivas de la Naturaleza!… en esta Nochebuena, todo es Bello y Bendito; en esta Nochebuena, todo está Unificado porque ésta es la Noche del Cristo.

134. Vosotros morabais en la noche; y Yo, a semejanza del Día, os hice Despertar. La noche era vuestra, el Día es Mío. Y Yo, os He Arrullado; y con Mis Cantos de Amor, os he Despertado. … Y empezáis a abrir los ojos, y a mirar muy Alto, no solamente las Bellezas del firmamento; sino también la Sublimidad y la Grandeza de vuestro Interior.

135. Mirad muy alto: hasta el alma de los hombres… y sabréis encontrar en todos, la parte Buena, la parte Noble; y hacer gentes Buenas, de gentes malas. Que todo se Una: Buenos y malos, Ángeles y pecadores, que todo esté en Santa Unión. En esta Noche llena de Luces Celestes, Unido esté el Pensamiento de Ángeles y hombres.

136. Nochebuena, llena de Hermosura, de Fraternidad, Noche llena del ¡Hosanna a Dios en las Alturas!… Noche, llena de abundantes Bendiciones, que Brille el Perdón y se olviden los rencores. Noche Santa, Iluminada por Mi amor, Yo te Bendigo en el Nombre de Dios Omnipotente.

137. Si vosotros morabais en la noche; ¡Yo Soy el Día sin noche! que os Despierta, abriendo todos vuestros Sentidos para que Veáis la Luz de la Realidad: la Luz del espíritu… y no volváis a dormiros jamás.

138. ¡Venid a Mí el que quiera Resucitar a la Vida de la Gracia!… ¡Venid a Mí el que quiera Orar!; pero no de frase; sino de Sentimiento Puro!… Ese fue un tiempo: el tiempo de la frase; y este es otro Tiempo: el Tiempo de la Oración por medio de la Acción.

139. Orad: Consolando, Curando, Acariciando. Orad, Haciendo lo que Yo Hice. Orad en las Prácticas Cristianas, Orad en la Caridad… esto es Orar. Sabe Orar, el que hace Oraciones por medio de sus Obras.

140. ¡Ah Oración Magnífica, llena de Luz! En que Eleváis vuestra Luminosidad hasta los Cielos. Oración que tiene el Poder, de llegar hasta Dios; Oración de Acción y Caridad, ¡Bendita seas!…

141. Pueblo Mío, recibo todas vuestras penas y Alegrías en esta noche. Recibo el pensamiento de todos y el Semillero de vuestras Ideas; porque en vuestra mente está el Germen del Bien y del mal; pero la Semilla del Amor las convierte en Semillas de Bien por la Potestad que tiene, en hacer Bueno; lo que es malo.

142. ¿No sabéis que, si vos Hablaréis a la humanidad con la Dulzura con que Yo os hablo, la humanidad se Redimiría?… ¿No sabéis que el Amor, puede hacer de los criminales, varones y mujeres, Dulces y Buenos?…

143. El Amor, tiene todas las Bellezas del Universo, del Cielo y de la Tierra; y los Poderes Supremos, de la Unidad.

144. Cuando Yo estuve en el mundo, el Segundo Tiempo, hablé con Amor a todos. Le hablé con Amor a María Magdalena, les hablé con Amor a los mismos criminales; les hablaba del Reino del Padre; y entonces, ellos dejaban de ser lo que habían sido. Esto, es Ser Obrero del Bien.

145. Para que seáis Obrero del Bien, no os dediquéis solamente a curar las enfermedades físicas, dedicaos a hacer el Bien a vuestro semejante en todos los casos de su vida: Hoy en unos, mañana en otros… que en muchas ocasiones el alma, se encuentra más necesitada que el cuerpo.

146. No olvidéis que he Sembrado en vuestro corazón, desde que Mi Luz os Ungió: La Semilla del Amor… dejad que Ella, Crezca en vuestros Sentimientos, para que Me dé Frutos Dulces; que sean para la humanidad, Curación en sus males, Consuelo en sus penas, Luz en sus tinieblas.

147. Cuando el Amor Fructifique en vos, podréis Aliviar a los enfermos, Consolar a los tristes y Conmover los corazones.

148. ¡Qué Sensibles son aquellos que tienen triste el alma y están heridos en la mitad del corazón!… ¡Ah! si vos supierais hacerles Vivir; traerles de nuevo a la Vida, Endulzarles su existencia, ¡qué Felices les haríais, cuánta amargura apartaríais de su camino, cuánto Consuelo encontrarían en vos!…

149. Mas, debéis tener Tacto y Tino para tratar a vuestros hermanos; y darle a cada uno, lo que Necesita. Daros Amor en abundancia, que el Amor, es el Gran Manantial Inagotable.

150. Pero todavía no sabéis Amar, guardáis vuestras reservas, porque no sabéis y no Entendéis las Grandezas del Amor. Cuando Entendáis y Sepáis Amar y Conozcáis de estas Maravillas, ¡Oh! Mi Pueblo, entonces habrá terminado el drama de la humanidad.

151. Aquellos, que hoy únicamente saben maldecir y solamente tienen palabras duras; bien pueden más tarde, Bendecir y dar Ternura.

152. ¡Tenéis que Trabajar Arduamente para Lograr el Renacimiento de vuestros hermanos y hacer Bueno, lo que antes era malo!…

153. He estado con vos, Mi Pueblo, en Irradiación; he estado con vos, en vuestro corazón y en vuestro cerebro. Y en esta noche, cuando deis a los niños pobres, Acordaos de Mí. Cuando estéis en la mesa familiar, Acordaos de Mí. Cuando tengáis motivo de rencor o pase por vuestro camino aquel que le tenéis rencor, Acordaos de Mí… y, ¡Abrazadle!… ¡Llamadle hermano e Iluminadle con la Luz de la Fraternidad!… ¡Perdonadle si os ha ofendido, olvidad las ofensas y Acordaos de Mí!…

154. En esta noche, ¡sed Suave como el Pan Blando, sed Brillante como el Sol!… Acordaos que es la noche y después el Día. Que si vos, sois la noche; Yo, Soy el Día sin noche… y os doy Mi Luz para Alumbraros Eternamente. …

155. Volveréis a vuestra vida en la existencia humana, a vuestro ruido, a vuestras costumbres; pero en todo eso, no olvidéis la Luz de vuestro Ideal. ¡Acordaos de Mi Enseñanza!… ¡Acordaos de Mí y Llevadme en vuestro corazón, eternamente presente!…

156. Y, os repito, esta Frase: ¡Os encargo a Mis Pequeños, a Mis niños pobres, os encargo a aquellos que no tienen pan, abrigo, techo y cariño!… ¡Yo os encargo a los que sufren, a los que lloran!… Vos que tenéis la Dicha de Escuchar Mi Palabra: ¡Llevadles de la Frase Dulce, de la Fuente de Consuelo, para Calmar su angustia y su mal!…

157. ¡En el Nombre del Padre Dios, en Paz os dejo!… ¡En el Nombre del Santo Espíritu, Mi Luz os Doy!… ¿Tenéis Atrición, Propósito de Transformación Verdadera?… ¿Tenéis Propósito de desmaterializaros para Espiritualizaros?… ¿Propósito de ser Verdaderos Cristianos u Obreros del Bien?… Entonces, ¡Tomad la Luz de Mi Palabra y Alumbrad vuestro sendero, seguid la Huella de Mi Paso y Venid por donde Yo voy!…

158. ¿Tenéis Propósito, de hacer vuestros, los dolores ajenos?… ¿de ver en cada semejante, una parte de vos mismo?… ¿queréis ser los Labriegos, de la Viña Bendita de Señor?…

159. Los Cristianos Espiritualistas u Obreros del Bien, -de Acuerdo con Mi Doctrina- son, a semejanza de Cristo: ¡Labios que Bendicen, manos que Prodigan la Caridad y plantas que caminan, para buscar a quien hacerle Bien!…

160. De Cierto, os digo: ¡El Amor, es como un Torrente Inagotable que arrasa con lo que esté mal y nadie lo detiene!… ¿Qué Me pedís que no os Conceda, si estáis Obedeciendo Mi Palabra?…

161. Tomaréis de Mis Portavoces, a alguien que pueda acompañaros para dar Cátedra a aquellos que son hijos de Dios y son también Mis ovejitas, Mis parvulitos. Y para que Yo, Me Derrame entre ellos.

162. Bendigo vuestro Amor, porque os Preocupáis por ellos. ¡Bendigo vuestros Buenos propósitos!… y siempre, Tendréis para vos y para Dar, porque nunca os hará falta. Llevad a uno de Mis Aparatos humanos; y se hará, Labor de Obrero del Bien. ¡Bendito sea vuestro corazón, Bendita sea vuestra Caridad!…

163. Pueblo Amado: Vuelve, la Luz del Pensamiento de Cristo, nuevamente a las Alturas del Reino de la Paz. Vuelven nuevamente estos labios humanos, a quedarse silenciosos, después de haber Brillado con la Palabra del Amor. Vuelve nuevamente la Luz a las Alturas; pero Mi Amor, entre vosotros queda.

164. Queda Mi Bendición, Mi Luz, la Fragancia de esta Cátedra, Vigorizando las mentes. La Influencia, la sustancia de la Esencia de Mi Palabra, del Ideal Espiritual, entre vosotros quede. Quede en vosotros, Mi Luz; la Fuerza en vuestros Buenos propósitos; y todo lo que a vosotros os Doy.

165. Así, Mi Pueblo Amado, Gozad como los Auténticos Cristianos lo hacen: Rectamente y con Amor. …

166. Y ante la Alegría familiar de vuestra mesa, recordad lo que He dicho, en esta Cátedra: ¡Yo Bendigo la mesa de los pobres, Yo Bendigo la mesa de aquellos, que saben hacer la Caridad!…

167. ¡Benditos seáis vosotros, porción de Mi Pueblo Escogido!… y doy Mi despedida, en esta Frase: ¡Amaos los Unos a los Otros!… como Yo os he Enseñado a Amar. …

¡Mi Paz, sea con vosotros!…

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *