Cátedra 1949 Jul. 3

Cátedra del Divino Maestro Domingo, Julio 3 de 1949 Tema: “El advenimiento de Israel a este Mundo y su Misión”

¡Gloria a Dios en las Alturas y Paz en la Tierra a los hombres de Buena Voluntad! ¡Gloria a Dios en las Alturas! y pasa Mi Espíritu Divino de la Escala de Perfección hacia la de Jacob, para desde allí enviaros Mi Rayo Universal, ¡Oh! Pueblo Amado de Israel, en este día 3 de Julio del año 1949, alba de Gracia Escogida por Mí, en la cual os encontráis congregados en Representación de los Siete Sellos, de las Siete Iglesias que Elías, por conducto del hijo del hombre, vino a implantar a esta Nación de la Tierra por Mi Voluntad. Yo os recibo en Representación de los Siete Sellos del Universo y una vez más os doy mi Bendición y Mi Perdón de Padre y por vuestro conducto al Universo entero, en Mi Nombre que Soy el Padre, el Hijo y el Espíritu Santo. …

1. Israel, Pueblo Amado, el Maestro os dice: Cuando penetráis en este Silencio, canta vuestro espíritu, el Himno de Amor a Mi Divinidad… esa Alabanza, se confunde también con el Himno de los Ángeles y de los Justos; y con ese Concierto, que entablan todos los espíritus, Me Glorificáis a Mí.

2 Es el instante, ¡oh! Pueblo Bendito, en que la distancia y el tiempo desaparecen para unos y otros; es el instante de Unificación, de Armonía Espiritual entre todos los espíritus.

3. Por eso he venido en este Tercer Tiempo, a Revelaros todo aquello que corresponde a vuestro espíritu; a descubriros ante vosotros mismos, para que podáis dar a vuestro espíritu, el Valor que él tiene; para que podáis Conoceros a vosotros mismos y por vosotros, Me conozcáis a Mí; y en esa comunión y comunicación, Israel, trae ante Mi Planta y Mi Mirada Perspicaz vuestro espíritu, toda vuestra Vida.

4. Mas todo aquello que ni vosotros mismos sabéis, Yo lo descubro en el fondo de vosotros; y todo lo recibo, estrecho vuestro espíritu en Mis Brazos Paternales, escucho vuestra queja, vuestra petición, vuestro Amor.

5. Dejo que vosotros, sintáis Mi Presencia en lo más profundo de vuestro espíritu; y en ese Contacto, en ese abrazo, se disipan vuestras tinieblas, se Fortalece vuestro espíritu y carne; y vuestra salud, que por instantes perdíais en el camino de la lucha y de las vicisitudes, vuelve hacia vosotros.

6. Mi Presencia con Mi Luz, os inunda de Paz; y esta Paz, ¡oh! Mi Pueblo Amado, la habéis experimentado más de lleno, a través de este Tercer Tiempo en que Me habéis tenido por el conducto humano.

7. Estando Yo en todo sitio y en todo lugar con vos, vuestro espíritu, se Tranquiliza; se Transporta, se acerca a Mí, se Satura de Mi fuerza y de Mi Luz, cada vez que Me escucha a través del Portavoz; y es por eso, Pueblo, que Me vais siguiendo.

8. ¡Cuán difícil es que los que ahora Me siguen, puedan volverme la espalda!… A pesar de todas las vicisitudes del camino Terrestre y de los espinos, que vais también encontrando en la Senda Espiritual; a pesar de toda decepción, Me vais siguiendo, no podéis vivir fuera de Mi Obra y de Mi Luz, no podéis vivir sin Escuchar Mi Palabra.

9. Cuando por instantes os habéis ausentado del Ambiente Espiritual que Yo os he brindado por medio de Mi Obra, sentís la inutilidad de vuestra existencia, el vacío en vuestro espíritu y corazón, la falsedad de los placeres humanos, la carencia de Valor de las posesiones terrestres y humanas.

10. Después de esa experiencia y de esa prueba o confirmación, vuelve Ferviente y Fortalecido vuestro espíritu; y convencido de que sólo dando el Alimento, el Pan de la Vida Eterna al espíritu, puede vivir también el hombre sobre el haz de la Tierra, con la Fuerza que necesita para su Lucha, su Jornada, sus empresas y sus Deberes.

11. Y, ¿por qué Me habéis Reconocido?… ¿Por qué a pesar de todas las pruebas con que está sembrado vuestro camino, con las que permito que sea probado vuestro espíritu y carne, Me seguís?… ¿Por qué no arrojáis fuera de vuestros lomos, la cruz de vuestro Cumplimiento?… ¿Por qué no apartáis el cáliz de amargura que bebéis muchas veces, por causa de Mi Obra?…

12. Porque sentís que Yo Soy en Verdad, vuestro Padre; porque Reconocéis en el fondo de vuestro espíritu, un Pacto Espiritual; porque habéis sentido que en Verdad, vosotros sois el Pueblo de Dios, el Pueblo Escogido por la Mano del Padre, para que fueseis desde el principio de los Tiempos la Luz del mundo, el Guía de la humanidad, el Faro Luminoso de los pueblos de la Tierra, los Conductores de las almas de los espíritus a la Verdadera Tierra de Promisión.

13. Yo os he llamado: Israel… y es porque lo sois, en Verdad. Ese nombre no os lo ha dado el hombre de la Tierra. Ese nombre os lo he dado Yo, a vuestro espíritu: Israel… que es Símbolo de Fuerza y de Obediencia.

14. Hoy todavía vuestro Nombre, no ha surgido entre la humanidad. En el silencio de estos Recintos, en el Recogimiento y en la Humildad de vuestra Vida, sabéis que sois Israel; pero un día vuestro Nombre, surgirá entre los demás; y entonces, vendrán las pruebas, entonces vendrán muchos a arrebataros este Nombre que os he dado, a reclamaros este Nombre, a escudriñaros, a interrogaros también.

15. Vendrán muchos en Verdad, con la burla en su palabra y en su faz; y veo que este Pueblo, siendo en Verdad, Israel por el espíritu, no ha Comprendido su Nombre, no ha comprendido su Origen, no ha Estudiado Mi Palabra; y este Pueblo, por su letargo, por su dureza de corazón y entendimiento, por su impreparación Espiritual y corporal, está en peligro de caer en las redes de los hombres, a caer en confusión y aun muchos en la incredulidad.

16. Como Maestro, he estado dispuesto siempre a Enseñaros todo cuanto debéis Saber, a Enseñaros todo cuanto necesitáis Saber. Como Maestro, Estoy aún entre vosotros, Comunicándome todavía por el entendimiento humano y os seguiré Enseñando; pero vosotros, Aprended de Mí; Asimilad Mi Enseñanza, a vuestro espíritu y a vuestra mente, para que los hombres no os sorprendan.

17. Despejad vuestra mente y corazón, Elevad vuestro espíritu para que en los tiempos Venideros, cuando ya no Me tengáis por el conducto humano, podáis decir todo cuanto Fielmente os Enseñé; y podáis decir aún más: las Nuevas Inspiraciones y las Nuevas Revelaciones que Yo os envíe, desde Mi Espíritu al vuestro. …

18- Desde antes de la creación del hombre, vuestros espíritus existían, en lo que vosotros llamáis: El Más Allá… poblado de legiones Espirituales se encontraba, lejano de este mundo; cuyo número infinito de espíritus se encontraban en la edad de la inocencia Espiritual, pero sujetos ya a Enseñanza e Inspiraciones, Preparados todos por Mi Voz y por Mi voluntad, por Mi Sabiduría Divina; y de entre aquellas legiones, Yo escogí una multitud de espíritus con Adelanto, con Conciencia de sí mismos; para con Amor, enviarlos al haz de la Tierra y formar con Ellos, un Pueblo que Guiase Espiritualmente a los demás; y esa Legión Espiritual, a Encarnar en esta Tierra, Yo la envié, cuando ya el Mundo se encontraba poblado por el hombre; cuando ya el hombre, había formado pueblos, razas y lenguas; y a ese Pueblo, le di el nombre de: Israel… Nombre, que es Símbolo de Fuerza; Fuerza en la Fe, en el Amor y en la Obediencia.

19. Yo sujeté a ese Pueblo, a grandes pruebas ante los ojos de los demás pueblos; permitiendo que ese Pueblo, fuese esclavo de los demás, que fuese siervo entre los extranjeros, que sufriese del hambre, de la desnudez, de la persecución, de la humillación; porque ese Pueblo, en medio del hambre, de la esclavitud y de la persecución, nunca Me desconoció; aún en los más grandes sufrimientos y vicisitudes, Glorificó Mi Nombre y no Me cambió por otros dioses inexistentes, imaginados y simbolizados por los pueblos de la Tierra.

20 Y esas grandes pruebas a que Yo sujeté a Mi Pueblo, fueron grandes comprobaciones que él mismo dio a sus opresores, a sus enemigos, a sus perseguidores; fueron Ejemplos de Luz que brotaron del corazón, del espíritu de ese Pueblo Escogido por Mi Divinidad; para que con esos Ejemplos y con esa Luz, este Pueblo Despertase el espíritu de los demás; para que con esos Ejemplos, trazase el Camino que los demás deberían seguir.

21 A ese Pueblo llamado Israel, por Mí, le hice una Promesa: Si Me era Fiel, Yo le haría retornar de la esclavitud a la Patria de sus padres materiales… y ese Pueblo, Me fue Fiel y le levanté rompiendo sus cadenas y le hice el llamado, la invitación a la Terra Prometida para él, en aquel Primer Tiempo; aquella tierra, que era solamente un Simbolismo, ya que fue tan solo una figura de la Verdadera Tierra de Promisión para el espíritu; y grande fue su prueba, en Verdad, para alcanzar la Paz, la Abundancia, la Dicha, la Tranquilidad que el corazón de ese Pueblo anhelaba; la Paz, para poder rendir, en medio de Ella, su Culto al Dios Invisible; y esa prueba, duró cuarenta años.

22. Los unos murieron, otros nacieron en medio de la prueba, de la travesía del desierto; otros, envejecieron, ¿qué otro pueblo de la Tierra, ha dado este Ejemplo de Fortaleza, de Perseverancia, de Ideal, de Paciencia y de Confianza en Mí?… ¡Ninguno en Verdad!… y por estas Virtudes, Yo le Cumplí a este Pueblo Mi Promesa.

23. Él llegó a la tierra de sus padres materiales y tuvo su techumbre, su huerto, su pozo; tuvo su sol, en Verdad, luminoso y cálido; y como humano, tuvo sus montes y sus valles, sus mares y sus ríos; y en Cumplimiento a Mi Promesa y a la Profecía, fue tierra que manó leche y miel para el Pueblo Escogido de Dios; y el Pueblo, allí se multiplicó y ese Pueblo estuvo formado por Doce Tribus. En medio de aquella Paz, formaron su ciudad, a la cual todos reconocieron como el corazón de su patria material.

24. Fue, la Primera Jerusalem; y en el monte de Sión, erigió ese Pueblo en Mi Honor: Un Templo… al cual, todo el Pueblo concurría en Verdad, para rendir allí Tributo a Mi Espíritu Divino.

25. Meditad, Pueblo, porque sois solamente los que Sentís esta Palabra, los que Sabéis qué es lo que Estoy diciendo, porque el mismo Dios que os mandó a morar esa tierra desde el Primer Tiempo, se hizo hombre y visitó vuestra patria terrenal, en aquel Segundo Tiempo; Patria pasajera… tierra, que era solamente una imagen de la Patria Espiritual que os espera.

26 También, visité vuestra ciudad, aquella que era el corazón de todas las Tribus del Pueblo de Dios; pero no os encontré a todos: Velando y Orando… ya que no todos Me Reconocisteis, en Verdad.

27. La Abundancia, los Dones, la leche y la miel que manaban de aquellas tierras, habían enriquecido la alforja de los unos; la Luz y los Dones, habían engrandecido a los otros; las pruebas y las vicisitudes, habían enfermado y hecho caer a otros; pero había también aquellos que se habían conservado en Verdad, en la Ley, en las Virtudes y en la Humildad.

28. Mi Presencia Divina a través de los hombres, así os sorprendió en aquel Tiempo y estabais desunidos; los unos Me reconocían con el espíritu y los otros con la carne; y los unos Me esperaban con el espíritu y los otros solamente con la materia; unos, Me esperaban en forma Espiritual, unos Me esperaban con su hambre y sed de Justicia Espiritual, con su hambre de Amor Divino, con su sed de Verdad; otros Me esperaban con sed de venganza, con ambiciones humanas y terrestres, con materialización y dureza en su espíritu y en su carne; pero no hice alusiones ni distinciones, a todos hablé, a todos sané; el Maestro, a todos penetró en el corazón y en el espíritu; y una vez más hablando con Mi Palabra clara y profunda entre aquel Pueblo, pude decirle a ese Pueblo: Mi Reino, no es de este mundo; mas, todo aquel que Me siguiere, penetrará en Mi Verdadero Reino. …

29. Entonces el Pueblo, se confundió y se preguntaba: –¿Acaso estas tierras de Canaán, acaso estas tierras de nuestros padres, no son la Tierra Prometida?… Desde ese instante, el Maestro, hizo comprender a su Pueblo que era solamente Canaán, la antigua Palestina: Una figura, una Parábola… una imagen Representativa para el Pueblo de Dios, para ese Pueblo, que tenía que ser forjado por la gran Enseñanza del Espíritu Divino; para que así ese Pueblo, siguiera a través de todos los tiempos transitando el Camino, dejando la huella de la Senda Espiritual, a todos los pueblos.

30. Con esa Palabra, hice desaparecer del corazón, del espíritu de Mi Pueblo, la falsa tierra prometida al espíritu; para presentar ante el Pueblo de Dios y ante todos los espíritus, la Verdadera Tierra Espiritual: La Patria del espíritu… la que se encuentra Más Allá de todos los astros, de todas las cosas, de todas las Naturalezas materiales; la que se halla en el Seno de Dios, en lo Divino, en lo Espiritual.

31. Y así, el Pueblo, se dividió: El uno, Comprendiéndome; y el otro, negándome. … El que Me había esperado, con el espíritu: Gozándose… con la cercanía de Mi Reino. El que Me había esperado, con el espíritu materializado y carnal: Decepcionado de Mí… negando que Yo fuese el Mesías.

32. Y una vez hablando, por labios de Jesús, en el pórtico del Templo de Jerusalem, pude decir a la muchedumbre: ¿Veis el esplendor, la grandeza y la magnificencia de este Templo?, de Cierto y en Verdad, de Él, no quedará ni piedra sobre piedra. … Los fariseos renegaron en contra Mía, Me llamaron blasfemo y Me acusaron.

33. Los que creían en Mi Presencia y en Mi Palabra, sabían que así había de ser, pero se asombraban, no podían concebir que el Santuario erigido por ellos a Jehová, quedase destruido de tal manera. Sin embargo, Mi Palabra se Cumplió; y un tiempo más tarde, ni piedra sobre piedra de aquello quedó, para mostrarle a ese Mi Pueblo, que el Templo de Dios, es: El espíritu del hombre. …

34. Y otra vez, encontrándome sobre un monte, pude contemplar la ciudad de Jerusalem; y Orando, dije: –¡Jerusalem, Jerusalem, si vos supierais Quién está entre vosotros!… porque los hombres Me veían pasar y no Me sentían, los hombres Me contemplaban y no se estremecían. El Reino del Padre, el Padre mismo, se encontraba entre su Pueblo, entre sus hijos; y muchos insensibles, endurecidos con las tinieblas en su corazón y espíritu, no podían contemplar la Grandeza, la Presencia de su Dios y Señor. Por eso el Maestro, lloraba; mas, no lloraba por aquella ciudad material: Jerusalem… no era la ciudad importante para el Rabí. Al decir: Jerusalem… se dirigía, al corazón de su Pueblo.

35. Después de ello, los unos Me siguieron y los que Me negaron se dispersaron por la tierra; los unos y los otros, colmados de Dones Espirituales y humanos también.

36. Mas, ¡qué ha sido de aquella tierra, que fue para Israel en el Primero y Segundo Tiempo, su Patria Terrenal?… ¡Ha sido destruida!… ¿Qué ha sido de aquel Santuario que el Pueblo levantó en honor, en Loor de su Dios y Señor?… ¡fue destruido!…

37. Mas, ¿qué ha sido de aquellos que Me negaron, de aquellos que Me esperaron, pero que no Me creyeron?… Han vuelto a la Tierra, viven todavía; y la sentencia que ellos mismos dictaron a su espíritu, están Cumpliendo. Van de tierra en tierra, de pueblo en pueblo, sin encontrar Amor ni Comprensión, ni Luz Espiritual; y han tomado entonces este Mundo, esta Existencia humana, esta Senda material, como la Única.

38. Para esa parte del pueblo, aquí está su dios, su patria, su tesoro, su heredad; y ellos saben que han de volver, para que se Cumpla una de Mis Profecías; han de volver, a la antigua Palestina, han de buscar nuevamente a Jerusalem; y para que Ella se Cumpla, Yo lo permitiré, porque allí será entonces el despertar de esos espíritus aletargados, de esos espíritus obcecados en su materialismo, en su metalización, en su deidad terrestre.

39. Eso será, en Verdad, cuando el Verdadero Israel, hable y surja delante de ellos; cuando la Verdadera Jerusalem, se manifieste y entonces esos espíritus Despierten a la Luz, a la Vida de la Gracia y Me Reconozcan; será entonces cuando las Pruebas y Mi Justicia, les despojen de todo poder terrestre, de todo tesoro temporal, para mostrarles solamente una Senda estrecha: la del espíritu… la que conduce al Más Allá. Será entonces, cuando esos espíritus sientan que Israel, está en el espíritu; y que Jerusalem, es el corazón del Pueblo de Dios.

40. Mas, aquellos que Me Esperaron, que Me Creyeron, que Me Amaron, ¿a dónde están?… De entre ellos, en este Tercer Tiempo, he escogido a 144,000 espíritus, 12,000 de cada Tribu, les he Señalado en su frontal Espiritualmente, con la Señal Trinitaria.

41. Yo les he hecho el Llamado en este Tercer Tiempo, para que ellos, con su Unión Fraternal, formasen la Nueva Jerusalem; y la Nueva Jerusalem, no es una ciudad y el Templo de la Nueva Sión, no está hecho con canteras, no ha sido fabricado con manos de hombres.

42. La Nueva Sión, es el Templo que Yo he formado en lo más profundo de vosotros mismos, es el Culto que brota de esta parte de Mi Pueblo de Israel, del Escogido de Dios en este Tercer Tiempo.

43. La Nueva Jerusalem, es el corazón de este Pueblo que todavía no se ha Unido, de este Pueblo que no se ha enlazado, de este Pueblo que no se reconoce ni reconoce su destino y su Misión con perfección; pero que en el Universo, –al desechar del corazón y espíritu toda impureza– entonces, formará en Verdad y en espíritu, la Nueva Jerusalem: El corazón del Pueblo de Dios… el Pueblo Escogido.

44. Todo esto, el Maestro os Enseña y os Revela, para que entonces sepáis, Pueblo Escogido, que una es la raza judía y otro, es el Pueblo de Israel.

45. No basta llevar sangre judía o nacer en la antigua Palestina, para ser del Pueblo de Israel. El Pueblo de Israel, está en el espíritu; no en la carne, no en la sangre ni en la raza.

46. Israel, no es una raza; y cuando todo Israel así lo reconozca, cuando los que Me han seguido y los que Me han desconocido, así lo comprendan; entonces, se levantarán todos para formar el Verdadero Pueblo de Dios; y en el Seno de ese Pueblo144,000 Escogidos Responsables, que han de ser en esta Tercera Era de Luz: el Portavoz de la Divinidad, la Luz del mundo, los Emisarios, los Profetas, los que Despierten a toda la humanidad… Y cuando suene la Hora Final, del Año 1950, estarán ya Señalados todos los 144,000; unos en materia y otros en espíritu.

47. Yo haré el llamado a las Legiones; y entre todas las Legiones, estará una: La del Pueblo de Israel… unos en espíritu y otros en materia; mas si vosotros decís, Pueblo: –Es mucho lo que el Padre nos pide, es imposible Cumplir con lo que Él nos Ordena, no es posible Cumplir en la existencia tan corta, una Misión de Redención tan grande entre la humanidad… el Maestro, os dice: ¿Quién os ha dicho que la Obra de Redención, la vais a llevar a cabo a través de vuestra presente existencia humana?… ¿Quién os ha dicho que esa Obra Redentora, va a llevar tan cortos años?… ¿Quién os ha señalado el tiempo, en que hasta el último de los seres encarnados se Convierta?…

48. Pero hoy, os Revelo un acontecimiento, el de: Los 144,000 Marcados… muchos en espíritu, se encuentran; y a los que están encarnados, también les haré el Llamado, en momento propicio, hacia el Valle Espiritual; y Allí, nuevamente les Prepararé, pero les Fortaleceré; y cuando Preparados los 144,000, todos en espíritu puedan encontrarse, a la Tierra en tiempos venideros serán; y ¡ay, entonces del Mundo y de las naciones!… porque vuestros espíritus, -reencarnados en esos tiempos venideros- harán estremecer este Planeta; las religiones se conmoverán, las ciencias, las sectas, las doctrinas, los que han vivido en el seno de sus grandes civilizaciones, de sus grandes cultos; aún en las tenebrosas selvas, no habrá espíritu que escape a esta Lucha, a esta Contienda de Redención y a esa Buena Nueva. ¿Cuándo será ese tiempo?… Yo en Verdad, os digo: No os lo fijaré con fecha material… será cuando el Reloj de la Eternidad, -que está en Mí- lo marque e indique.

49. Yo os Preparo y os pongo Alerta, Pueblo Bendito. Estáis todavía dentro del tiempo de Preparación, porque a eso he venido a Comunicarme a través del entendimiento del hombre: Para Prepararos… porque todavía no puedo enviaros entre los hombres, puesto que aún sois Mis Párvulos. Presto, muy presto, os convertiré en Mis Discípulos, a los que gran Enseñanza y Lecciones os Revelo.

50. Lo más grande que el Maestro, os puede Revelar a través del entendimiento humano, os lo diré en el año 1950. A lo largo de ese año, quiero encontrar siempre la Preparación y disposición entre vosotros, para que Me dejéis Manifestarme en todo Esplendor, para que pueda daros toda la Preparación que es Mi Voluntad dar a vosotros; y después, cuando esta Mi Palabra ya no sea entre vosotros y sólo Mi Espíritu se encuentre Vibrando, Viviendo y Alentando entre vosotros en vuestro espíritu; entonces, os levantaréis llenos de Fervor y Confianza, llenos de Conocimiento e Inspiración, al Cumplimiento de la Doctrina que os he Enseñado.

51. Es ése el Tiempo de vuestro Cumplimiento, de vuestra Predicación, de vuestro Ejemplo, de vuestro Testimonio; y si todos los presentes, llegaseis al último instante de vuestra existencia material y miráis que todavía el mundo no se Regenera, que todavía el mundo no se convierte, que lo que os he Ordenado no alcanzasteis a Cumplir; no temáis, Mis hijos, si habéis hecho todo cuanto habéis podido y cuanto habéis sabido, porque entonces las nuevas Generaciones vendrán tras vosotros y darán un Paso más; y tras ellas, vendrán otras Generaciones.

52. Mas, todas Ellas, llevarán Espíritu de Israel, todas esas generaciones que de vosotros broten, llevarán Espíritu del Pueblo Escogido de Dios, serán siempre el Mismo Pueblo, será siempre el Mismo Israel, para que se Cumpla la Resurrección a la Existencia humana, la Resurrección de vuestro espíritu a la existencia humana Terrestre, a la carne, a la Reencarnación de él mismo, para llevar a cabo los Altos Designios, los grandes Planes de la Divinidad; porque una sola de vuestras existencias humanas, es muy pequeña, es un solo instante en la Eternidad; y por eso, en Mi Amor, en Mi Justicia, os concedo nuevas Oportunidades hasta que lleguéis a Cumplir todo vuestro destino, ya en materia, ya en espíritu; y así, podáis llegar un día en la Eternidad, llenos de Cumplimiento y de Perfección en el espíritu.

53. Levantaos, entonces, con esa Luz y esperad que los seres humanos vengan, que ellos, no os confundirán; pero esta Luz, transmitidla de unos a otros, para que todo Israel, la conozca; porque de no ser así, Pueblo Amado, cuando las multitudes y las turbas lleguen entre vosotros, reclamándoos el nombre de Israel; muchos entonces, enmudecerán; otros, perderán la Confianza en Mi Obra.

54. Tiempo es de que Luchéis, para que todo Israel se Fortalezca, se Prepare y se Reconozca Verdaderamente a sí Mismo; que no solamente sea la Intuición la que lleve en el fondo de su espíritu, de que él es Israel; sino que de su espíritu, brote el Conocimiento, la Luz, la Palabra Clara para Enseñar al que no Sabe, para Luchar con aquel que viene con armas de elocuencia, para aquél que viene a presentaros a través de libros, lo que Yo dije, lo que han dicho y hecho Mis Enviados en los Tiempos pasados; para que no vengan los hombres a venceros con las armas de las letras, de la palabra; y que vosotros, sin más libros que la Esencia y la Sabiduría que he derramado en vuestro espíritu, sin más elocuencia que el Verbo Humilde que os he Enseñado, os levantéis, no a reñir, no a discutir solamente; sino a Enseñar en Paz, con Dulzura, con Celo, con Energía, con Firmeza y Amor: Mi Divina Palabra, Mi Divina Obra… la cual, vosotros entregaréis a los hombres, no solamente como Yo os la he dicho; sino ya Analizada y Comprendida por vosotros.

55. Porque Yo contemplo en este Tercer Tiempo, cómo los hombres se levantan doquiera de los pueblos de la Tierra, aprendiendo, guardando en su mente la Ley del Primer Tiempo y Mi Palabra del Segundo Tiempo y la entregan a los hombres tal cual creen Yo os la dije y como quedó escrita; pero sin Comprenderla, sin Analizarla, sin Conducir el Sentido Figurado al sentido humano, al Sentido Real; y el Maestro, no quiere que vosotros imitéis estas conductas.

56. Enseñad a los hombres lo que Yo os dije, tal cual Yo os lo dije, pero después Analizadles Mi Palabra, Interpretádsela; y así, entonces, podrán Comprenderme a través de vosotros; seréis entonces y seguiréis siendo, siempre; Mis Mediadores… seguiréis siendo por todos los tiempos, el Pueblo que Yo Escogí desde antes de los Tiempos para que fueseis la Luz del mundo, la Antorcha, la Senda, el Báculo; seguiréis Siendo entonces, en Cumplimiento a Mi Palabra: El Pueblo Primogénito… entre los pueblos de la Tierray seréis: El Saber y la Luz. …

57. De ese modo, haréis Vosotros Mismos que Mi Palabra se Cumpla entre la humanidad; y habrá sido una Prueba, de que todo cuanto Yo digo, todo cuanto Yo Ordeno, es Hecho pronto a través de los tiempos. Un largo Tiempo, os he Confiado para vuestra Misión; y si muchos yerros habéis cometido, en los Tiempos pasados, ¡Oh! Israel, –que es con Quien hablo– esos yerros pasados, os serán Perdonados.

58. Habéis vivido en los tiempos de la imperfección Espiritual, en los tiempos de Evolución, en los tiempos de Práctica y de Enseñanza; pero para vosotros, ¡oh! Israel, se acercan tiempos, en los cuales, no está Admitida la imperfección, la impureza a vuestro espíritu o a vuestro corazón.

59. Se acerca un tiempo entre vosotros, en que el tropiezo, la traba, no podrá ser en vuestro camino; pues un largo Tiempo de grandes Revelaciones y Enseñanza, el Padre os ha Confiado para vuestra Preparación; y en ese tiempo, cuando vosotros ya estéis convertidos en Maestros, Yo entonces os presentaré una humanidad grandemente científica, grandemente filosófica, una humanidad que se ha desarrollado según su voluntad, sus inclinaciones, sus ambiciones, dentro de su Libre Albedrío Espiritual y humano; y esa humanidad formando: Un solo Pueblo, Una sola Familia, Una sola Multitud… os la confiaré, para que vosotros soportéis la Lucha, para que vosotros escuchéis también la interrogación; soportéis toda burla, todo juicio, toda persecución; para que ya llenos de Fuerza en el espíritu y en la carne, no sintáis el dolor que pueda causar el arma homicida o el arma moral o espiritual, que no exista entre la humanidad, ninguna confusión o tiniebla que os pueda confundir a vosotros.

60. Llenos ya de la Fuerza de Mi Espíritu Santo, llevándome profundamente en vuestro espíritu, sabréis pasar entre los hombres dejando siempre Huellas de Luz, desbordando vuestro espíritu en Paz, entre la humanidad, Manifestando a vuestro espíritu, Israel, ya con la Presencia en medio del Silencio vuestro, ya con la Palabra viva llena de Luz y Claridad sentida por vuestro espíritu y por vuestro corazón, ya con todas vuestras Obras, que serán como Ejemplos vivos entre los hombres; y en esta existencia presente, mucho de esto tendréis que Cumplir; y lo que no alcancéis a Cumplir en esta existencia humana, en futura Reencarnación lo Cumpliréis.

61. Yo os digo esto, para que no penséis que es una falacia Mi Palabra, que es un imposible para vosotros, lo que os Estoy diciendo; pero no desperdiciéis las existencias humanas, no desaprovechéis las Oportunidades ni un solo instante, porque ya os he dicho: Si el rico avaro dice que “El tiempo es oro”… el espíritu de Israel, debe decir: “El tiempo es Luz, el tiempo es Salvación, el tiempo es Eternidad y Perfección.”…

62. Estudiad profundamente Mi Obra, porque no quiero tampoco fanáticos dentro de Ella. El fanatismo, la idolatría, el misticismo, todo ello tendrá que desaparecer; y seréis entonces: Espirituales y humanos a la vez… sabiendo dar a Dios, lo que a Él le pertenece y a vuestro espíritu también; y al mundo y a vuestra materia, lo que a ellos corresponde.

63. No llevaréis entre los hombres: insignias ni hábitos ni algo que pueda distinguiros de los demás… seréis un hombre más entre los hombres, un pueblo más entre los demás pueblos, no haréis alarde de ninguna especie para distinguiros.

64. Seréis Sencillos, Simples, para que seáis Libres en el espíritu y en la existencia humana, para que podáis alcanzar esto, para que lleguéis a la Conquista de la Verdadera Libertad Espiritual, del Verdadero Conocimiento.

65. Para que lleguéis a la Verdadera Práctica del Culto Espiritual que os pido y del Cumplimiento que debéis tener; todavía, Mi Pueblo, tenéis que Estudiar, que Practicar, que Analizar Mi Enseñanza.

66. Pero Yo, Estoy como Maestro para enseñaros, como Padre para Ayudaros a Cultivar el corazón de los hombres, como Juez también, para señalaros vuestros defectos, vuestras imperfecciones; y para que vosotros, mirando las de los demás, no seáis jueces; sino Buenos maestros, maestros del Amor, de la Caridad y de la Paz.

67. Esas Virtudes, cultivadas y Desarrolladas a través de los tiempos y de los caminos; son las que llevan al espíritu al Más Allá, son las que ponen en contacto el espíritu del hombre con Mi Espíritu, para que Yo pueda Revelarle las grandes Lecciones, lo que está Más Allá de las ciencias humanas.

68. Practicad siempre las Virtudes en todas sus formas y estaréis siempre en Comunión Conmigo; mas, una vez más, os dice el Maestro: Nunca lleguéis al límite del fanatismo… porque entonces, él será como un manto tupido que no os deje contemplar la Verdad. Será como un fantasma que os persiga por doquiera, y ésta no es Mi Voluntad.

69. Quiero que el entendimiento y la Mirada Espiritual vuestra, jamás encuentre nubes, tropiezos ni sombras en su Comunicación Conmigo; para que Mi Palabra, Mi Inspiración, llegue plena de Luz y Verdad a vuestro espíritu; y sea entonces, cada uno de vosotros, una Fuente de Salud y de Verdad para todos los demás.

70. Para que seáis siempre, Israel, el Pueblo Escogido por la Voluntad del Padre, para Salvación de los demás; mas, no para que seáis el único, no para que siempre seáis vos el Donado, el Privilegiado, el Mimado del Maestro, ¡no!… para que vos, que fuisteis Escogido antes de los Tiempos de Adelanto Espiritual, toméis de la mano a vuestro hermano, a los demás pueblos hermanos y los llevéis siempre juntamente con vos y Me los presentéis; que cuando Me los hagáis presente ante la Eternidad, ante Mi Tribunal Divino, vos estéis en el último lugar y Me los hagáis presentes a todos como los Postreros que se convirtieron en el Primero; y vos, siendo el Primero, sepáis por vuestra Mansedumbre, por vuestra Humildad y Cumplimiento, ser el Postrero; el Primero y el último, el alpha y el omega, como el Padre, os ha dicho.

71. Cortos instantes sólo faltan, para que el año 1950, aparezca entre vosotros. Quiero contemplar que cada uno de vosotros, se multiplique para ese instante; que hagáis el Llamado en estos momentos a los corazones, porque hay muchos que están esperando vuestro llamado, hay otros que esperan vuestra insistencia; y entre ellos, están Mis Labriegos, Mis Discípulos, Mis Testigos.

72. ¡Preparaos, Pueblo! para que por vuestra Preparación Espiritual, por vuestro Cumplimiento, por vuestra Regeneración, Yo Me derrame más y más en Complacencias Espirituales en ese último instante.

73.Y vosotros, Facultades, Pedestales, que habéis tenido este Don por Mi Voluntad: ¡Meditad, Orad y Velad!… ¡Continuad en vuestro Desarrollo!… y hacedlo, con todo Ahínco, con todo Celo, pues quiero que en el año 1950, de cada uno de Mis Portavoces, broten solamente Manifestaciones y Palabras de Verdad, Pureza y Perfección.

74. Ya es el momento de que podáis ofrecer al Pueblo y a la humanidad, el Fruto de vuestra Preparación, de vuestra Espiritualidad, de vuestra Inspiración, ¡oh! Mis Escogidos, porque quedará para la Posteridad Mi Enseñanza y sobre todo Mis últimas Palabras; porque en Ellas, os diré todo, desde el principio hasta el fin: Mi Divina Enseñanza que en Tres Tiempos he entregado a la humanidad, en el Seno de Israel. … vuestro Dios, repasará como un Libro, desde la primera hasta la última Página.

75. Quiero que vosotros, estéis Preparados. No quiero que el dolor os Despierte, no quiero que la Purificación carnal, sea la que Purifique a vuestro espíritu o mente. Quiero que sea vuestra Oración, vuestro Desarrollo, vuestro Amor; y entonces, ¡oh! Mis hijos, tendréis el Cumplimiento de Mi Promesa, de lo que Yo os he ofrecido, de lo que he ofrecido a Mi Pueblo.

76. ¡Cuánto. en los últimos años, Me he de Manifestar a través de vuestro entendimiento!… ¡Cual nunca lo hice!… ¡Vais a alcanzar -para esos instantes- lo que no habéis alcanzado hasta hoy!…

77. Mi Mundo Espiritual os Ayuda, os Prepara, os Libra de encrucijadas y peligros, os conserva en Paz y Preparación. ¡Grande es, vuestra Responsabilidad!…

78. ¡No vayáis a caer en misticismo ni en fanatismo!… Sólo vais a penetrar en Recogimiento y en mayor Consagración a Mi Servicio.

79. Yo os Premiaré; y el Premio, en Verdad, lo tendréis en esta Tierra; tendréis la Paz, en vuestro espíritu y tendréis también un Galardón para vuestro espíritu, en el Más Allá.

80. Hoy, no penséis en Galardones, no esperéis Pagos ni Premios; hoy solamente Recread vuestro espíritu, Preparándoos para Sanar el alma de la humanidad que enferma se encuentra, para Libertar al espíritu del hombre que esclavizado también se encuentra; y todo aquel Fruto que vayáis recogiendo en vuestra senda, ese será el mejor Galardón, la mejor Compensación para vuestra Lucha, para vuestro Ideal.

81. Sí, Mi Pueblo, cuando vuestro espíritu, en Verdad: Ame a su propio semejante, en Mí… entonces grande será su Gozo, al contemplar: La Salvación de un espíritu, la Conversión de un pecador, el Alivio de un enfermo, la Redención de un pueblo, la Salvación de vuestro hermano. .. entonces, vosotros, estaréis olvidados de vosotros mismos; pero Yo Me acordaré siempre de todos, Yo Velaré por todos y a todos conservaré.

82.Y Mis Labriegos, los que lleváis como un Don a un Ser como Custodio Espiritual; y con Él, habéis caminado y levantado Prodigios entre la humanidad; ese Ser, seguirá en Verdad, como una Buena sombra a todos vuestros pasos, seguirá siendo vuestro Fiel Ángel Guardián.

83. Pasado el año 1950, ese Ser Custodio ya no tomará vuestra materia, pues vuestro cerebro quedará cerrado con Broche de Oro para Él; pero vuestro espíritu, abrirá sus puertas a la Inspiración para el Mundo Espiritual; y entonces, también el Mundo Espiritual, de Espíritu a espíritu, con vosotros se Comunicará; no solamente con los Labriegos, no solamente con los que fueron Facultades o Pedestales, sino con todo Israel; y después, con toda la humanidad; porque todo cuanto Israel, posee, es la Heredad para toda humanidad, es la Herencia para todo espíritu.

84. Hoy, poseéis vosotros -como en los otros Tiempos- el Tabernáculo: La Ley, los Dones… tiempo llegará, en que todos, seáis dueños de Él.

85. Así como la Ley, Escrita en el Primer Tiempo, después de regir a Israel, por Ella se rigieron muchos pueblos de la Tierra. Así como Mi Palabra que os entregué en el Segundo Tiempo, ha sido también para muchos pueblos que no son Israel; así también, el Tercer Testamento que os Estoy Confiando en este Tercer Tiempo, para todos será.

86. Labriegos: ¡dad grandes pasos de Espiritualidad!… Así Mis Seres Espirituales de Luz, Mis Pequeños Amados, en el último año de Comunicación a través de vosotros, grandes pruebas darán, grandes Prodigios de Espiritualidad; y así, cada uno de los Componentes de esta Mi Obra, prepárense en su Conciencia y suyas serán las grandes Inspiraciones y las grandes Revelaciones.

87. Porque es Mi Voluntad, que en el último año, grandes multitudes vengan a escuchar Mi Palabra, penetren entre vosotros y aun a convivir con vosotros; y vuestra Fraternidad y Armonía, vuestra Espiritualidad y Cumplimiento les asombrarán, los Convertirán; y muchos de ellos, Me seguirán Firmemente y vuestra Presencia, Pueblo, será un Aliciente, un Estímulo.

88. Vuestro Cumplimiento y Aprovechamiento en Mi Palabra, será también un Estímulo para estos Mis Labriegos, para estos Mis hijos, los cuales desde mucho tiempo ha, vienen Laborando en Mi Obra, luchando en el camino por Perfeccionarse para poderos brindar un mejor Fruto cada vez, por poderme Manifestar a Mí con más Claridad de tiempo en tiempo. A ellos, ¡Ayudadlos!… a ellos, ¡Alentadlos con vuestro espíritu, con vuestro Pensamiento, con vuestra Espiritualidad!… y así, Todos: formando Un Solo Pensamiento y Un Solo Corazón… seréis también la Figura, la Imagen, de lo que ha de ser la Nueva Jerusalem.

89. Cuando este Pueblo, en Verdad, se Unifiquecuando todos sus Dones y sus Fuerzas se fundan en Un solo Ideal, en Un solo Propósito y en Un solo Cultoentonces la Nueva Jerusalem, blanca como el ampo de la nieve, esplenderá sobre todos los pueblos de la Tierra; porque esta Nueva Jerusalem, se Manifestará entre los hombres por su Espiritualidad, por su Culto, por su Elevación y por su Evolución en Verdad y en espíritu.

90. Pueblo, ésta es Mi Palabra que en esta alba de Gracia Yo os he venido a entregar, como una Página más de lo que será el Gran Libro de la Vida; del gran Libro de la Sabiduría Divina, el cual vengo leyendo entre vosotros, a través del entendimiento humano.

91. La última Página de este Libro, no será Revelada a vosotros en el año 1950. El Libro de Mi Sabiduría es infinito, es Eterno Pueblo Amado; lo que os he dicho a través de los hombres, sólo es en Verdad, unas cuantas Páginas de Mi Libro Divino; pero que debéis guardar en vuestro espíritu y corazón, para seguirlo Analizando y Practicando; porque Ellas serán, en su Fondo: La Esencia de Mi Espíritu Divino… en su superficie podrán tener la imperfección humana, pero en el Fondo, en el Sentido, en la Esencia está Mi Espíritu, Mi Cuerpo y Mi Sangre.

92. El Maestro, os dice: ¡Llevad entonces esta Palabra que es una vez más para vosotros, como os dije al principio, vuestro Baluarte, vuestro Aliciente, vuestro Báculo!…

93. Hoy, buscáis Mi Palabra a través de los Portavoces, porque Ella os Fortalece y Levanta; porque Ella, os da Alegría a vuestro espíritu y corazón, porque ella os da Razón para Vivir, en Ella encontráis un Ideal; mas, después Pueblo, seguid buscándome, seguid buscando Mi Inspiración, Mi Presencia y Mi Palabra.

94. ¿En qué forma vendrá después Mi Palabra?… ¡Preparaos!… ¡Espiritualizaos!… y Mi Palabra Espiritualmente nunca os faltará; Mi Voz será Mi cuerpo, su Esencia Mi Sangre; Mi Cuerpo y Sangre, será comido y bebido siempre por vuestro espíritu; seré Eternamente Pan y Vino; Maná y Alimento para vuestro espíritu; pero para ello, ¡Elevaos!… ¡Adelantad, Caminad siempre, Adelantad y Encumbrad más y más la Montaña, Pueblo!… y más de cerca Me iréis Viendo cada vez, más grande Me iréis contemplando cada día; y Yo, también contemplaré el Crecimiento, el Desarrollo de vuestro espíritu por medio de Mi Ley y Mi Doctrina. ¡Israel, Levantaos!… ¡Israel, Yo os Amo!…

¡La Paz de Mi Espíritu Divino, quede entre vosotros!…

México, D. F., domingo 3 de julio de 1949.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *