Cátedra 1950 Mar. 5

Cátedra del Verbo Divino. Domingo Marzo 5 de 1950 Tema: ¡El Templo de Dios es el Universo!

¡Mi Paz sea con vosotros!…

1. ¡Oh! Discípulos Amados, que volvéis en pos de Mi Presencia y de Mi Palabra. A todos He escuchado una vez más; y la Unión de vuestros Pensamientos, han sido el mejor Himno con que habéis regocijado Mi Audífono Divino. De cada corazón se desprende una Nota; y la Unión de todos vuestros Pensamientos, hace un Concierto lleno de Encanto Espiritual.

2. En algunos, contemplo que ese Pensamiento, que esa Oración, lleva Alegría. Es la Acción de Gracias, por los Beneficios con que he sembrado vuestro camino; es la Paz, con que vive vuestro corazón. En otros, contemplo que ese Pensamiento es de tristeza, por las vicisitudes que van atravesando en su Sendero. De otros, se desprende el Pensamiento lleno de amargura porque se encuentran bajo una prueba, ya que se encuentran en estos instantes, apurando un cáliz muy amargo; mas, con todos esos Pensamientos diversos, formáis un Concierto de Amor, un Concierto que es Holocausto, que es Homenaje y que es Acto de Fe y de Respeto para Mi Divinidad.

3. Ésta es la Comunicación que el Padre, ansiaba del espíritu de sus hijos. Éste es el Medio y la Oración que a través de los Tiempos os he Enseñado, pero que no siempre habéis podido Practicar por la falta de Desarrollo Espiritual; pero paso a paso vais alcanzando a poseer la Verdadera Comunicación Espiritual con vuestro Dios.

4. ¡Oh! Discípulos del Maestro, que en esta alba de Gracia os reunís: Mientras estáis bajo la Influencia de Mi Palabra, el mundo desaparece para vosotros, los caminos sembrados de abrojos, desaparecen también; descansa vuestra materia, en el día de reposo; vuestro espíritu, se Emancipa, extiende sus Alas y viene en pos de Mi Enseñanza, de Mi Calor y de Mi Consuelo para Fortaleceros en Mí, para Saturaros de Mi Gracia; y con estos Dones, poder proseguir en la senda la Lucha, para seguir resistiendo en el duro combate que ha entablado vuestro espíritu, con esta vida Terrestre.

5. Yo Me presento entre vosotros, pleno de Fortaleza, de Luz y de Gracia, para que después de esta Manifestación, pasado el Milagro de Mi Presencia y de Mi Comunicación entre vosotros, podáis Sentirme en lo más profundo de vuestro ser, podáis Comprobar que Mi Fortaleza realmente la habéis recibido en la Emanación de la Esencia de Mi Palabra.

6. Yo no vengo a buscar Méritos grandes en unos, ni pequeños Méritos en otros, o la nulidad de ellos en algunos más. No, Pueblo Amado; Mi Amor Divino es Perfecto, Mi Paternidad Divina es Perfecta. Soy Padre de unos y de todos. Vengo a entregar la Misma Palabra, el Mismo Amor, la Misma Esencia para todos; y si en este instante, la humanidad entera, Escuchando fuese Mi Palabra, no tendría para unos Bendiciones y para otros Reclamos; el Reclamo sería general, o la Bendición y la Caricia, general también.

7. Pero éste es el Tiempo, en que Me Comunico a través del Entendimiento del hombre; y no toda la humanidad, contemplará esta Manifestación. El número destinado para Escuchar Mi Palabra a través del entendimiento del hombre, es muy reducido, en comparación con el número que forma la humanidad; mas de Cierto, os digo: que si los Testigos de esta Manifestación fueran pocos, toda la humanidad Escuchará el Eco de Mi Palabra a través de Mis Testigos. Toda la humanidad Conocerá y Sabrá, que Yo Estuve entre vosotros Comunicándome por el entendimiento del hombre; que a través de un Éxtasis, el Espíritu Santo, le Revela al hombre y que Mi Mundo Espiritual de Luz, vino a Desarrollar entre vosotros. …

8. Por eso el Padre, os Prepara, para que toda Palabra que viertan vuestros labios cuando Mi Verbo haya callado a través de los Portavoces, sólo encierre Verdad, lleve Esencia de Amor y todo cuanto Yo vertí en Mis Palabras; que cuando vayáis en pos de las multitudes, cuando el instante sea para vosotros, en que estéis rodeados de ellas y vuestra voz sea Escuchada por vuestros hermanos, no se mezcle Mi Palabra que es Verdad y Pureza, con la mentira; no se manche lo Divino, con el pecado humano; no encuentre Mi Palabra en vuestros labios, mente o corazón: alguna impureza o turbación… para que ella brote como un Torrente de Agua Cristalina a través de vuestros labios; porque el Manantial que se encuentra en Mi Espíritu, es Limpio y Puro; las Aguas que de Él brotan, son Puras y Cristalinas.

9. Quiero que vosotros, también, como pequeñas Fuentes Limpias, siempre estéis; para que así, los labios sedientos calmen su sed en vosotros; para que las miradas escrutadoras no encuentren en el fondo de la Fuente, ninguna impureza, ni cieno alguno.

10. Por eso, os he Enseñado y hablado a través de un largo Tiempo, largo para vosotros pero que para Mí no ha llegado a significar ni siquiera un instante este Tiempo, que cuando haya pasado de vosotros, será como un solo instante; y entonces, diréis: -Padre, ¿por qué tan poco Tiempo, estuviste entre nosotros?… ¿por qué tan presto, Te marchaste de entre vosotros?… y Yo, os contestaré, desde la distancia: El Tiempo fue el Preciso. El Tiempo fue el Marcado por el Reloj de la Eternidad para los Discípulos, para aquellos que tenían que Aprender de Mí, para aquellos que tenían que recibir Mis Revelaciones, la Nueva Enseñanza en el Tercer Tiempo; no una enseñanza diferente, no un nuevo Camino, solamente la Continuación de Mis Lecciones pasadas.

11. Debo dejaros Fuertes en esta vida humana, Fuertes y Preparados para la Lucha. Debo deciros hasta la última de Mis Palabras y entregaros hasta el último de Mis Mandatos para que no vayáis a titubear en el Camino cuando la Prueba os azote; sino que para cada Prueba, tengáis siempre una Arma de Amor; para cada pregunta, una contestación Acertada; para cada duda, un Rayo de Luz Potente que Disipe aquella tiniebla; para cada flaqueza, reserva de Fortaleza Espiritual; y así, podáis seguir en el Cumplimiento de vuestra Misión, Recreando vuestro espíritu y Recreando vuestros sentidos corporales, con el Cumplimiento de la Noble y Hermosa Misión que he depositado en vuestro espíritu desde el principio de los Tiempos; esa Misión de Amor, esa Misión de Redimir por el Amor, esa Misión de Perdonar por el Amor; esa Misión Divina y Bendita, de Practicar el Bien, no por el Bien Mismo, sino por Agradar a vuestro Padre, y Perfeccionar a vuestro espíritu. La Práctica de vuestra Misión Espiritual, os dará la Paz.

12. Vosotros Enseñaréis en esta Era, a los hombres que no se Aman, a los hombres y a los pueblos que se han desconocido, a las muchedumbres que forman esta humanidad que hoy encuentro desnuda, sedienta, leprosa y hambrienta: Que solamente la Práctica del Bien, traerá la Paz al espíritu de los hombres. … Ésa será la Esencia de la Enseñanza que entreguéis en Mi Nombre.

13. Y cuando los hombres, no hayan encontrado la Paz, el Bienestar que es Don Supremo para el espíritu, cuando no la hayan encontrado en las ciencias ni en las riquezas, ni en los honores de este mundo, ni en los afectos ni amores de esta Tierra, cuando no hayan encontrado Bálsamo o Medicamento alguno para esos males, para la falta de Paz y Bienestar del espíritu y aún del corazón; entonces, los hombres se encontrarán en su propia senda, al hermano Humilde; oirán la voz de Mi Discípulo, Escucharan a Mi Apóstol; Discípulo y Apóstol, que no hará alarde de ello, que no irá pregonando por los caminos que es Mi Discípulo, que lo irá diciendo con sus propias obras; Obras Sinceras, de Amor y de Verdad. Entonces, los hombres y los pueblos, descubrirán el Secreto para encontrar la Paz que ha huido del Planeta Tierra; la  Paz, que ha huido al Más Allá y que allí falta, en espera de que se Limpie el corazón humano para descender y penetrar allí, para llenar el vacío del corazón del hombre con la Paz de Mi Espíritu, que es la Paz Perfecta.

14. Porque la Paz de los hombres, se hace muchas veces por el temor de los unos a los otros. Ésa no es Paz; ésa es zozobra e incertidumbre, es paz aparente; con esa paz, ni el espíritu, ni el corazón del hombre pueden dormir tranquilos; no hay reposo, no hay sosiego en el cuerpo ni en el alma. Solamente Mi Paz es profunda y Verdadera; y ésa es la que espera la Preparación del hombre para penetrar muy hondo, para Formar un Reino de Paz en el corazón de Mis hijos; y desde ese Reino de Paz, el hombre podrá levantarse sobre una Nueva Vida, una Vida Mejor; sobre ese Reino de Paz, el hombre podrá Reedificar un Mundo más grande, más Consistente y Verdadero que éste que hoy Me muestra y que es frágil, porque con un débil soplo de Mi Espíritu o conmoción de los elementos, Yo echo por tierra toda la obra vanidosa y soberbia de los hombres; pero es su obra y la Respeto, es su obra y la Contemplo y la Bendigo; permito que la obra de los hombres les muestre sus defectos, sus consecuencias, su fondo.

15. Todas Mis Obras, tienen como Principio: el Amor y la Justicia… hasta el más pequeño de los átomos vive y palpita en un camino de Amor y de Justicia. Todo aquello que contempléis con vuestros ojos, lo que alcancéis a palpar, lo que alcanzáis a conocer por medio del entendimiento, aquello que Vibra en torno de vosotros, ha sido Creado por Mi Voluntad y todo tiene un Principio de Amor y de Justicia, porque todo ha brotado de Mí; y en Mí, os digo sin alarde: no hay impurezas, ni existe mal alguno, ni imperfecciones tampoco. …

16. Muchas de las más grandes obras que el hombre Me muestra, y a las cuales ha consagrado su vida, su fuerza y su orgullo, son obras que no han tenido un principio de Amor ni de Justicia; y toda obra que no estuvo cimentada en ese Principio, tendrá que ser destruida; y sólo quedará como hecho: la Luz de la Experiencia. …

17. En el hombre, está la nueva Babel, es la torre de soberbia con la que se ha elevado escudriñando a Mi Espíritu, escudriñando las naturalezas Creadas por Mi Voluntad, escudriñando las Fuerzas de la Creación; y en todo ello, la humanidad ha fincado su nueva vida, sus ciencias; su torre de Babel, desde la cual, no Me rinde Culto, no Me Reconoce. Será el mismo hombre, el que busque la destrucción para su torre de soberbia; será el hombre, el que se confunda, como ya ha comenzado a confundirse; y entonces, el espíritu humano, recordará que en el principio de la humanidad, también el hombre edificó su torre de vanidades y de soberbia, de desconfianza hacia Mí; y el Ejemplo que pude entregar a la humanidad, en aquel Primer Tiempo, en esta Tercera Era se repetirá: El materialismo, el orgullo y la grandeza humana serán abatidos; la confusión reinará entre los hombres, y la división también. …

18. Y así, como en aquel Primer Tiempo, en este Tercer Tiempo acontecerá también: Vendrá la turbación entre los hombres y la confusión… los sabios dudarán de su sabiduría; los hombres de ciencia, al creer encontrar una meta, contemplarán un abismo, un arcano insondable. Los elementos creados todos por Mi Voluntad con principio de Amor y de Justicia, se volverán en contra de los hombres, porque no han sido tomados con Amor ni con Justicia y habrá caos una vez más entre los hombres.

19. Pero Mi Luz, es el Faro Luminoso en todas las tempestades humanas. No se perderá en las tinieblas vuestro espíritu, porque en los mares más tempestuosos, habrá siempre un Faro que haga el Llamado al náufrago que reniega, que blasfema o aquel que en su desesperación ha perdido la Razón. Mi Luz, será siempre para ese náufrago, su Orientación. Por eso, Mi Luz no la negaré jamás a nadie, estará Brillando siempre, para que todos encontréis el Camino y el Puerto Seguro de Salvación. Y esa Luz ¿qué traerá para los hombres, después de sus grandes confusiones?… ¿qué Revelará esa Luz, a los hombres que se hayan turbado?… Esa Luz, ¡oh! Mi Pueblo, es: la de la Verdad… y solamente dirá a todos: Recomenzad el Camino, ahora dad vuestros Pasos llenos de Justicia y de Amor. …

20. Pisad con Firmeza por la Senda del Bien, así los Dones y Potencias de vuestro espíritu, encontrarán un Camino sin final, el Camino sin tropiezos; el Camino donde las tinieblas, se disipan, donde los obstáculos se Vencen. Sí, Mi Pueblo, Yo Soy la Ciencia, Soy la Luz y el Saber.

21. Yo he dado el Don de Ciencia a los hombres, Yo Me he Gozado con ello; Me he Recreado en las ciencias de los hombres, en el Desarrollo del espíritu y de la mente.

22. Cuando el hombre ha puesto al servicio del Bien las Virtudes y Dones con que le he Engalanado, ése, Me ha rendido Culto, ha Cumplido Obedientemente con una Misión indicada por Mí; mas cuando el hombre ha torcido la senda, cuando esa Luz, su Penetración, su Fortaleza y sus Dones, los ha tomado para sí y los ha puesto al servicio del mal, de la grandeza, de la vanidad y del dominio, entonces no Me ha Obedecido, es cuando Me ha faltado; pero Yo en Mi Grandeza, en Mi Justicia, Me he servido de él para llevar a cabo Mis Grandes Planes; lo he tomado como un instrumento de Justicia para él mismo y para otros.

23. ¿Soy Yo, por ventura, enemigo de la Ciencia?… ¿Soy Yo, acaso, un obstáculo, para el Progreso de los hombres?… ¿Soy acaso, un hasta aquí, para la Evolución de un espíritu o de un entendimiento?… quién así lo creyera, no ha sabido Interpretar a su Padre, no ha sabido Conocer ni Comprender en su Verdad al Padre, porque todo Don y Facultad que haya en el hombre, debe tener Desarrollo, debe seguir su Camino o su Curso, porque es Ley de Evolución y de Progreso, porque todo tiene que Perfeccionarse en Mi Creación, ya que todo tiene que llegar a Mí, Limpio y Perfecto, Grande y Multiplicado; mas si Yo, por instantes, Me he interpuesto en la voluntad del hombre, si he sido a veces como un obstáculo invisible para el hombre y su ciencia, es porque el pecado y la intención humanos, encuentran un límite, un hasta aquí que es Mi Justicia Divina.

24. Cuando la humanidad haya pasado su Crisol, cuando el Combate entre la Luz y las tinieblas, haya cesado y se levante Victoriosa la Luz de la Verdad; entonces, ¡oh Pueblo amado!… los hombres, sobre nuevos Cimientos, Edificarán la Nueva Torre, que será un Templo de Reconocimiento hacia Dios, un Santuario de Paz en el corazón, en el espíritu de los hombres; en el cual, no exista ya más discusión sobre Mi Existencia, deliberación alguna sobre si Existo o no; un Santuario, en donde Exista: la Fe, la Confianza, el Amor en Dios… donde no exista más la idolatría ni el fanatismo, la mistificación ni el adulterio, la mentira ni nada de aquello que pueda hacer aparecer a Dios, delante de unos en una forma y delante de otros en otra; que todos llevéis de Mí la misma Concepción y que con esa Fe, con esa Confianza depositada en Mí y en Mi Doctrina, puedan los hombres levantarse a crear con Mi Ayuda: una Nueva Vida… un Nuevo Mundo sobre la Tierra; sobre este Valle de lágrimas, de terror, miseria y muerte, un Mundo de Paz, donde Florezcan todas vuestras Instituciones, donde Florezcan todas vuestras Virtudes, donde se Perfeccionen todas vuestras ciencias; las cuales, puestas al servicio del Bien y de la Paz, os puedan llevar a esa vida plena de Armonía que el Padre, os anuncia.

25. Si en medio de las imperfecciones humanas, el hombre ha descubierto tanto, ¿qué será cuando esta humanidad Vele, Ore y sea hacia Mí?… ¿qué será del hombre y de vosotros, cuando os acerquéis a la Fuente de Luz y de Verdad que Soy Yo, con Humildad, con Amor y con Respeto?… El Espíritu Santo, entonces, desbordará todo aquello que ha retenido, todo aquello que guardado tiene en lo más profundo de su Arcano; y entonces, no será menester ya que el hombre, quebrante su Entendimiento, que canse sus ojos en las largas veladas, que se consuma escudriñando; y entonces su mente, al compás de su espíritu, sabrá ir a aquella Fuente de Amor, en donde el Padre siempre espera a sus hijos para Revelarles lo que ha de ser Revelado.

26. Lo que Yo he entregado a los hombres hasta este Tiempo, hasta este Siglo de la presente Era, no es todo lo que hay guardado en Mi Arcano Divino; tengo reservado mucho para los hombres.

27. Lo que los hombres han descubierto por sí mismos y han mostrado a la humanidad como el fruto de sus desvelos, no es todo lo que el hombre tiene que descubrir; aún más, mucho más tendrá que penetrar su mente el mañana; pero ya no penetrará irrespetuosamente, como hasta ahora: penetrará al campo de su propio espíritu; y su espíritu, antes Velará y Orará sin fanatismo, solamente: con Respeto y con Amor. … Ese tiempo, es el futuro; para ese tiempo, os Preparo a todos.

28. Todos seréis Testigos de estos Acontecimientos, todos tendréis la Dicha de exhalar vuestra Nota Espiritual en el seno de ese Santuario que he de formar en el corazón de Mis hijos, del Verdadero Templo que Edificando Estoy; pero en cuya Edificación he de contar con la Ayuda de los hombres, con la Ayuda de Mis hijos, con la Buena Voluntad, con la Conciencia de todos y cada uno de vosotros; porque ese Templo, se Elevará Más Allá de todas las ciencias humanas y Más Allá de la torre de Babel, de soberbia, de grandeza humana que los hombres han levantado en esta Tierra delante de Mis Ojos.

29. En ese Templo estarán la Paz, la Fuerza y la Luz Perpetuamente, Eternamente para todos aquellos que a Él penetren, que en Él habiten; y ese Templo, os digo: siempre ha Sido, siempre ha Estado… falta solamente la Preparación y la Unificación de los espíritus, para que podáis Sentiros dentro de Él; porque todo el Universo, es un Santuario; todo el Universo infinito, es un Templo, todo es Sagrado dentro de Él. Vuestro Planeta, es un átomo, en medio de la inmensidad del Universo; y aún en ese átomo, que es vuestro Planeta, se ve la Imagen de ese Templo Universal del cual recibo el Culto en todo instante, en toda Hora.

30. Por eso cuando lleguéis a este Reconocimiento, que no sea solamente palabra o teoría, sino que sea algo que Sintáis y Viváis; entonces, no tendréis necesidad de los templos materiales hechos con cantera por manos de hombres; entonces será, cuando vuestro espíritu, no busque aprisionarse, sino busque siempre la Libertad; y en todo lugar y en todo momento, Me Encuentre. Será entonces, cuando el hombre, en todo sitio se Sienta Acompañado y Mirado por Mí; cuando contemple su planta y vea que bajo ella, no hay polvo inmundo, ni hay maldición; que el mismo polvo de la Tierra que los pies de los hombres hollan, es Grato; que el hogar de los hombres, es un Santuario; que el lugar de vuestros fines y trabajos materiales, son un Santuario también; que el hogar de vuestros hermanos, es Digno de vuestro Respeto; que las mismas calles, plazas y plazuelas, no son para profanar; que los caminos, los campos y los valles, las montañas y los mares, todos son lugares en los cuales podéis Encontrarme; y hasta en donde está vuestra presencia, os baste, para que sean Sagrados, porque en todos vosotros Estoy Yo, ya que sois Partículas de Mi Espíritu Divino, sois Chispas de Mi Luz.

31. Si en esta forma os hablo y os Enseño, es para arrancar el fanatismo que por tradición habéis tenido en el espíritu y en vuestra carne, no para crear con ello, un nuevo fanatismo entre vosotros. Mirad que Mi Enseñanza, a la vez que Profunda, es Clara; no os confundáis con Ella, para que no caigáis en un nuevo fanatismo; y entonces, por pensar que todo es Sagrado, os postréis delante de todo y nada queráis tocar ya.

32. Antes de que seáis maestros, quiero que seáis los Buenos Discípulos, que todo lo Aprendáis para que podáis dar Fe y Contestación de todo, para que los hombres no os confundan el mañana, para que no dejen vuestros labios callados; sino que siempre tengáis vuestra palabra Preparada con Luz y con Dulzura. Esa Palabra, es la que penetra más hondo, no la palabra de enojo, no la palabra que lleve violencia, no; sino aquella que lleve Paciencia. Pensad, que no estáis hablando solamente a la carne, pensad que no estáis solamente hablando para la vida humana; pensad que habláis para el presente y para el futuro, para la vida Terrestre y para el Tránsito del espíritu, después de esta vida humana.

33. Yo os he dicho, que cuántas veces ha bastado una Palabra de Luz, una Palabra Redentora, una Palabra de Amor para que se Salve un espíritu; y ha sido aquella palabra, como un Sello de Fuego que se Graba Indeleblemente en aquel espíritu; y esa Palabra que fue su Salvación, no la llevó solamente durante su tránsito Terrestre; sino después, hasta el Más Allá en el Valle Espiritual. Por eso, Yo vengo a Heredaros con Mi Palabra, que es como una Llave que Abre ese Camino de la Paz para los espíritus.

34. ¡Oh Pueblo Amado! Seguid penetrando con planta Firme en Mi Sendero. ¡No temáis a las encrucijadas, no os dobleguéis por las vicisitudes, destruid la duda, resistid todo contratiempo para que podáis Fortaleceros más y más, en Mi Enseñanza!… porque esa Fuerza, os da grandes Dichas, os dará grandes Satisfacciones en el Cumplimiento de vuestra Misión.

35. ¡Ay de los que queden débiles!… ¡Ay de los que no se hayan Fortalecido en este Tiempo con Mi Enseñanza!… No quiero contemplar débiles que vayan tropezando y llorando en el camino. Quiero que Mi Pueblo, Mi Testigo, Mi Discípulo, el que mucho Me escuchó y mucho recibió de Mí, sea el Fuerte en los caminos; no para que con esa Fuerza, se distingan solos; sino para que distingan a las muchedumbres y a todos, a cuantos Mi Mano ponga en su camino.

36. Hoy, no sabéis el alcance de vuestra Fuerza Espiritual. Hoy no alcanzáis a Comprender, hasta donde abarca la Fuerza de vuestro espíritu, porque sois débiles en la misma Fe; pero esa Fe, Yo la Fortaleceré con grandes Prodigios; y esa Confianza que tengáis en Mí, la tendréis en vosotros mismos; puesto que los Dones que lleváis, Yo os lo he entregado.

37. Pronto Finalizará entre vosotros, Mi Comunicación a través del Entendimiento del hombre. Cuando este Tercer Tiempo, haya pasado de entre vosotros, escucharéis rumores en vuestra Nación, vendrán noticias y rumores de otros países, de que el Divino Maestro a través de los hombres se está Comunicando entre la humanidad, os llegarán rumores de que el Mundo Espiritual de Luz está haciendo lo mismo. Será entonces, cuando lleguéis a Comprender, que la Facultad con que os Revestí, ha sido un Don lleno de Gracia del Espíritu Santo, ha sido un Don que Yo os Entregué y que Yo recogí entre vosotros. …

38 No volveréis a Tenerme a través de esta Comunicación, no buscaréis a los Portavoces o Facultades, para invocarme o para invocar a Mi Mundo Espiritual de Luz; ni en la mayor prueba, intentéis estas Prácticas; pero a tiempo, comenzaréis a Trabajar, Mi Pueblo; para que con vuestro Trabajo, podáis impedir el Avance o la Acción de muchos acontecimientos que no deben venir, pero que si vosotros dormís, esos acontecimientos tendrán que Aparecer; y entonces, dificultarán vuestra Siembra y vuestra Jornada.

39. ¡Cuántos varones y mujeres, van por senderos distintos a éste que os he Trazado, llevando en su ser los mismos Dones que os he Confiado! El tiempo llegará y sus Dones brotarán de ellos, se Manifestarán; si ellos encuentran al Maestro, a su paso; sabrán por qué son aquellos Dones y para qué Sirven. Si ellos no encuentran al Buen Maestro, que para ese tiempo deberéis ser vosotros, unos se confundirán, otros tomarán sus Dones para Desarrollarlos bajo su propia idea y voluntad, otros serán instrumentos de Fuerzas invisibles que bien pueden ser unas veces de media Luz, pero también pueden ser de tinieblas. Por eso, el Maestro, os dice: no caigáis en letargo después de Mi Partida… Meditaréis ese tiempo de Gracia que os voy a Confiar; os Prepararéis y llegaréis a la Verdadera Unificación Espiritual. …

40. Mediante esa Unificación, de vuestro espíritu, podréis hacer frente a los Acontecimientos y a la Lucha que aparezca ante vosotros. Os prevengo, de todas las vicisitudes; y a lo largo de este año, os hablaré de los peligros, de las acechanzas, de los obstáculos que habréis de encontrar; y también os diré la forma, de Vencer todas las dificultades.

41. En el seno de una gran Iglesia, los grandes ministros hablarán a la humanidad del Tiempo del Espíritu Santo. Hablarán del Tercer Tiempo. Hablarán de los Siete Sellos. Harán el Llamado y pretenderán escoger y señalar, con la Marca con que Yo he Señalado a los que ha sido Mi Voluntad; pero Yo Tocaré a todos los hombres, a todos los pastores de la humanidad, les tocaré por la Conciencia y les someteré a prueba. En ese tiempo, Yo sabré de quienes de vosotros, debo servirme, para dar pruebas a aquellos hombres, para Hablar por vuestros labios, con la Preparación que os he venido a dar.

42. No serán los hombres los que Revelen a la humanidad las Revelaciones del Espíritu Santo, porque en los Altos y profundos Juicios del Espíritu Santo, solamente Él. La Obra Espiritualista, no os la ha Revelado hombre alguno. Yo, como Padre, desde el Primer Tiempo a través de Mis Profetas, os lo Anuncié. Yo a través de Jesús, el Verbo Encarnado del Padre, os lo Anuncié, os lo Prometí como algo ya no muy lejano. Yo, en este Tercer Tiempo, Comunicándome por el Entendimiento del hombre, os vine a Cumplir lo Ofrecido y a Revelar lo que estaba oculto.

43. No han sido las manos del hombre, quienes han entregado los Dones a vuestro espíritu. No ha sido la mano del hombre, la que ha Trazado el Símbolo Trinitario en vuestro frontal; ha sido la Mano de Dios, la que ha Señalado a los Escogidos de este Tercer Tiempo. No ha sido el hombre, el que ha ordenado misión o cargo entre vosotros; ha sido Mi Voz Omnipotente. ¿Cómo había de permitir el Padre, semejante confusión entre la humanidad?…

44. Yo, el Cordero Inmolado, Soy el Único Digno de Desatar los Sellos del Libro de la Sabiduría Divina, del Gran Libro de la Vida y de la Creación, del Libro que encierra Escritos que tienen los Destinos de todos los seres y las cosas, desde lo primero hasta lo último. Yo, el Alfa y el Omega; Yo, el Verbo Divino, Soy el Único que puede decir las Revelaciones íntimas de la Divinidad. ¿Cómo He de permitir que por labios profanos, el espíritu irrespetuoso tome de las Revelaciones Divinas según su voluntad para hacerse más grande entre los hombres, para sorprender el Candor y la ignorancia espirituales? ¡No, Mi Pueblo!…

45. En Verdad, os digo: Aparecerán brotes, imitando a estas Manifestaciones; pero solamente para que Despertéis y os levantéis al Cumplimiento. Aparecerán señales de profanación, de falsos testimonios, de falsos milagros entre los hombres; surgirán falsos profetas, falsas manifestaciones atribuidas a Mi Divinidad y a Mi Mundo Espiritual de Luz; pero eso indicará, ¡oh! Pueblo Bendito, que es el hambre, que es la ansiedad de los espíritus por la Venida del Espíritu Santo, por el Cumplimiento de Mis Profecías, por el Cumplimiento de todas Mis Promesas Divinas.

46. No retardéis el tiempo de Mi Llegada entre los hombres; no signifiquéis vos, obstáculo para Mi Manifestación Espiritual y Divina entre la humanidad. No sois vos el Redentor, no sois vos la Salvación de los hombres; no sois el único en esta Obra, ¡oh! Discípulos, pero sois vos Mi Siervo y Mi Discípulo, que ha de Cultivar el Padre, en esta Obra de Redención.

47. Sois vos, Mi Pueblo, solamente una pequeña Parte de Mis Legiones de Luz, de Mis Ejércitos de Paz y de Verdad que Preparados tengo y Combatiendo están ya en este Tiempo, por la Paz, por la Redención de todo el Universo; pero os Preparo, para la Parte que os corresponde como el Fuerte Israel, cuya Misión no habéis Cumplido del todo, a través de los Tiempos; hoy podéis Cumplirla en este el Tercer Tiempo dentro de esta Era de Luz, para que vuestro espíritu Gozoso y lleno de Paz, se vaya a aquella Mansión que os espera: la Mansión de los Espíritus de Luz… desde la cual, podréis Contemplar Horizontes más amplios, más distantes, que serán el Premio para vos, que serán Estímulo para vuestro espíritu; para que Allí, poniendo por obra Mi Enseñanza, sigáis Practicando Mi Justicia y Mi Amor; y por la Práctica del Bien, podáis Elevaros un Escalón más en la Escala de Perfección, hasta poder llegar al Lugar que os corresponde en la Eternidad, en el Seno de Dios.

48. ¿Son acaso fantasías, las que os vengo a entregar?… No, Pueblo Amado. A vuestro corazón humano: le doy la Enseñanza Moral y le Revisto de Virtud… para que viváis como humanos, para que viváis en este mundo con Amor y con Paz, para que vuestro pan no sea amargo, ni vuestro hogar sea intranquilo, para que vuestro trabajo fructifique y vuestro cuerpo sea Sano. …

49. Mi Doctrina, imparte: Salud, Bienestar, Fortaleza y Progreso humano… pero a vuestro espíritu, no le basta esto. El espíritu necesita algo más, para continuar después de la muerte de la carne, su Trayectoria Espiritual; y para ese Viaje, para ese Destino, para esa Jornada, Yo vengo a hablar al espíritu, de Manifestaciones que parecen fantasías al corazón humano, de Manifestaciones profundas e insondables para el ojo humano y aun para la imaginación más despierta del hombre. Al espíritu vengo entregándole esa Llave, para que con Ella, vaya abriendo todas las puertas que se presenten delante de su Vista Espiritual; y así, continúe su Jornada de Progreso, de Saber y de Perfeccionamiento.

50. Mi Doctrina, encierra todas las lecciones. Mi Doctrina, abarca todos los caminos por los que Transitáis. Por eso podéis ponerla en Práctica, en todos los instantes de vuestra Vida, sea humana o espiritual. ¡Dad a lo Divino, el Lugar más Elevado en vuestro espíritu!… Dad a lo Espiritual, el Lugar en vuestro espíritu; y dad a vuestra materia, el lugar que a ella corresponde y de lo que es Merecedora. ¡Dad al césar lo que es del césar y a Dios lo que es de Dios!… A vuestro espíritu, lo que a él corresponde; y a vuestra materia, lo que a ella toca. Si Aprendéis a ser Justos en todo esto, no tendréis tropiezo en vuestro camino; vuestro paso será Firme y la duda desaparecerá para siempre del espíritu, de los Discípulos del Espíritu Santo.

51. Cuando llegue el tiempo, de vuestra Predicción y vuestra Prédica; cuando todas las cosas inútiles y superfluas, de vuestra vida, hayan desaparecido; cuando solamente os concretéis, a lo Necesario y a lo Elevado; entonces, disfrutaréis de un tiempo mayor para Practicar Mi Obra; y cuando encontréis a los hombres en vuestro Camino, muy necesitados de lo que a vosotros sobra; entonces, no os mostraréis como Tomás, en la duda; ni como Pedro, en su momento de cobardía; ni seréis tampoco como Judas, débil siempre ante las vanidades y las tentaciones.

52. Que ante las tentaciones, vuestro espíritu, Me dice: -Maestro, ¿cómo puedes compararnos con aquellas criaturas extraordinarias?… y el Maestro, os dice: en Verdad os digo, que Mis Discípulos, de aquel Segundo Tiempo, fueron grandes espíritus, que Trabajaron entre la humanidad con un Adelanto, que no tenían aquellos hombres, aquella humanidad de aquel Tiempo ni aún la de este Tiempo; Ellos fueron y son espíritus, como vosotros; y fueron también como vosotros, los hombres. En su corazón, Luchó la Virtud contra las flaquezas humanas; pero poseyendo Fortaleza muy Grande en su espíritu, éste Venció a la carne y al mundo; y se Consagraron solamente a la Práctica de Mi Enseñanza, alcanzando por medio de sus Virtudes y de su Amor, el Fiel Cumplimiento de Mi Doctrina; y el Ejemplo que cada uno de ellos dejó al terminar su jornada, fue un Ejemplo y una Lección Dignos del Maestro que les Enseñó.

53. Vosotros también, daréis grandes Lecciones y grandes Ejemplos, Dignos del Maestro que ha venido a hablaros en este Tercer Tiempo. ¿Por qué dudáis?… ¿por qué estáis dudando ya de vosotros y de Mí?… ¿No miráis que no podéis comenzar la Jornada, si antes, no existe la Certeza Absoluta en Mí y en vosotros?… Por eso, no os puedo dejar todavía; y por eso, no dejo que las pruebas y la Lucha se avecinen entre vosotros, porque os falta mayor Temple, falta que os Acompañe un poco más; y un poco más, os siga hablando de Maestro a Discípulo.

54. Yo, Lleno de Paciencia os espero, lleno de Paciencia espero la Interpretación que deis a Mi Palabra; lleno de Paciencia, espero que Practiquéis la Paciencia. Contemplo y soporto vuestros errores, en la Práctica de Mi Enseñanza. Vuelvo como Maestro Pacientísimo, para Explicaros con la mayor Claridad la Lección no Comprendida; y vuelvo a colocar en vuestra senda, la prueba, que no pudisteis Resistir o aquella que no pudisteis Resolver; y cuando al fin la pasáis, cuando al fin vuestro espíritu Vence el obstáculo y se levanta Victorioso para darme las Gracias y se siente más Fuerte; entonces el Maestro, tomando el Libro de la Sabiduría en sus Manos, puede doblar una Página más, para mostrar al Discípulo la nueva Lección y con Paciencia explicarle, con Paciencia esperarlo a que llegue el momento para que la Practique.

55. Cuando más tarde, ese Libro se cierre y quede guardado en el corazón de los Discípulos, en el Cofre de su propia Conciencia; pueda el Maestro, decir: Mis Discípulos, ya no lo son; ahora son los maestros, los que puedo con Confianza enviar entre aquellos que no Saben, para que ante sus ojos abran el Libro de la Sabiduría; y con la misma Paciencia y Amor con que he soportado y con que he Enseñado, ellos también así, se puedan mostrar entre esa humanidad.

56. Si Yo os he mostrado vuestros defectos, es para que los Conozcáis y los Corrijáis; y cuando vayáis entre vuestros hermanos; y esos mismos defectos encontréis, sepáis ser los Tolerantes y sepáis cómo se Corrigen, con la Paciencia y con la Gracia, y el Amor con que Yo os Corregí.

57. ¿Acaso os he traído en Mi Mensaje, la violencia?… ¿He empuñado por ventura, el látigo, para Enseñaros?… ¿Mis Palabras, han vertido veneno alguna vez?… No, en Verdad, Yo os he Perdonado con Dulzura, os he Enseñado con Paciencia y con Gracia; y os he Corregido con Caricia y Amor. … ¿Podéis vosotros, hacer todo esto, ya?… ¿Habéis comenzado con los vuestros, a Practicar esta forma de Enseñar lo Espiritual?… ¿habéis tenido esa Dulzura y esa Paciencia, con vuestra compañera; y vosotras mujeres, eso habéis esperado de vuestro esposo?… ¿habéis Corregido y Enseñado con este Amor y Gracia, a vuestros hijos?… ¿Y a los extraños, les habéis Enseñado así?… Si así lo habéis hecho, Me habéis Imitado. Si en parte solamente lo habéis hecho, ¡proseguid! hasta que os Perfeccionéis. Si nunca lo habéis hecho así, Yo os Perdono; pero os Estimulo y os hago Notar que la Enseñanza de lo Espiritual es entregar por medio del Amor, que debéis tener Ternura; y cuando tratéis de defender Mi Obra, Mi Espíritu y Mi Palabra podáis hacerlo con Energía y Firmeza; mas nunca con violencia, nunca con enojo, nunca con desesperación, porque cualquiera de esas manifestaciones, es prueba de imperfección, prueba de incapacidad, es prueba de flaqueza espiritual.

58. Una vez más lleváis Mi Palabra, que la dejo como semilla en vuestra mano. Pensad que ni las semillas materiales nacen en el instante de sembrarse; mucho menos, pueden florecer o fructificar, en el instante de ser sembradas. Todo ello lleva su tiempo y su cuidado, su Vigilia y su Lucha. Todo ello requiere Méritos y Conocimientos para Cultivar. Por eso, Yo os Enseño, os muestro las tierras del corazón humano y os doy a Conocer la Semilla, también la forma de Cultivar las tierras.

59. Todo os lo Enseño, porque sois los Sembradores en el Tercer Tiempo; los que tendréis que Enseñar a Sembrar a otros Sembradores, porque vuestra Lucha será grande. No será Lucha de pasiones, no será lucha de armas materiales; lo Mejor de vuestra Lucha, Pueblo Bendito, será aquello que hagáis con obras de Amor, de Caridad y con Oraciones, con palabras que broten de lo más profundo de vuestro espíritu; con ello, muy grandes obras haréis, porque los Dones que os he Confiado, grandes también son.

60. ¿Qué podéis pedirme en este instante para vuestra vida terrestre?… ¿Acaso no habéis sentido que Mi Mirada, os ha contemplado hasta lo más profundo?… ¿No presiente vuestro corazón humano que mientras le hablo a vuestro espíritu y Me Comunico con él, Mi Mano Divina Acaricia todo vuestro ser?… ¿no sentís que mientras Yo penetro en el Santuario de vuestro espíritu, penetro también en vuestro hogar, en el corazón de vuestros seres queridos, entre los que os Aman y también en aquellos que os desconocen?… ¿No sentís que lo mismo Estoy en los presentes que en aquellos que Me mostráis como ausentes?… ¿No pensáis, que nadie está ausente de Mí, porque Yo Estoy en Todo y en todos?…

61. En Verdad, Mi Pueblo, vos sois Mi Discípulo Adelantado. Basta con que lleguéis ante Mí y Purifiquéis vuestro espíritu y aun vuestra carne, en un instante de Elevación Espiritual, para que por medio de ese momento de Comunión Conmigo y ese instante de Limpidez de vuestro espíritu y materia, Yo Me derrame en toda vuestra existencia, en todo lo que sois vos y en todo lo que os pertenece; no es menester que forméis lista alguna de peticiones en el fondo de vuestro corazón, si Yo Sé mejor que vos, lo que falta os hace; si muchas veces cuando algo Me venís a pedir, Yo ya os lo entregué; si muchas veces Me estáis pidiendo lo que no sabéis, si es para vuestro Bien o para vuestro mal; si muchas veces, venís a pedirme y no sabéis lo que Me estáis pidiendo.

62. ¡Elevaos y arrojaos en Mis Brazos Divinos! Sois Mi Criatura, sois Mi Pequeño a quien mucho Amo. Vos no podéis Leer todavía, en el Corazón del Padre. Yo, sí puedo Leer en el vuestro. Vos no habéis Aprendido todavía a Conocer Mi Idioma Divino. Yo sí conozco, los todos los vuestros, aunque sean imperfectos.

63. El clamor de vuestro espíritu, el lamento de él mismo, el sollozo de vuestro pecho, llegan siempre hasta lo profundo del Corazón del Padre; y el Padre, siempre os atiende. ¡Arrojaos entonces en los brazos del Padre, confiaos a Él!… y todo aquello que debéis hacer, con la Ayuda del Padre, lo haréis; y todo aquello que no alcancéis a hacer, dejadle la causa al Maestro; y Él, lo hará por vosotros y seguiréis viendo en vuestro Camino, los Milagros.

64. ¿Quién ha dicho que el tiempo de los Milagros, ha pasado?… ¡Si es un milagro de Amor vuestra existencia, si todo cuanto veis y todo cuanto os rodea, es un Milagro Maravilloso de Amor que he Hecho para Agraciar vuestra existencia!…

65. ¿No os dais cuenta que los peligros se ciernen sobre vuestra cabeza, bajo vuestra planta, en rededor vuestro y a toda hora?… Y, ¿Por qué no perecéis?… ¿por qué no morís? Es un Milagro de Amor, que os Salva a cada instante, que os Acompaña y os Protege. El tiempo de los Milagros, es el Tiempo de la Eternidad. Yo Soy un Milagro de Amor para todos los hijos de Mi Divinidad. Yo Estoy con todos, a todos escucho, a todos les entrego, a todos los Amo. ¿No es esto acaso un Milagro, Mis hijos?… Aprended, entonces, a Leer en Mi Corazón Divino; Aprended también, a Escuchar y a Conocer Mi Palabra.

66. ¿En dónde, está Mi Palabra?… ¿Acaso es ésta que vierten estos labios humanos?… ¡No, Pueblo Amado,… la Voz que resuena en estos labios, es voz humana. La Palabra que el Padre vierte en estos instantes, es el Sentido, es la Esencia, es la Emanación Divina que hay en lo más profundo de estas palabras.

67. Cuando de Espíritu a espíritu, Conmigo os Comuniquéis, ¿cómo podréis Reconocer Mi Palabra, en donde Resuene la Voz Divina en los momentos en que os encontréis y os sintáis aparentemente solo?… Mi Voz, está en vuestra Conciencia, Mi Voz, le habla a vuestro corazón. Mi Voz se sirve de las Fibras Sensibles de vuestro ser.

68. Penetrad en Elevación Espiritual con Respeto y con Amor; y tendréis la Certeza de Mi Palabra, Escucharéis Mi Concierto Celestial, se estremecerá vuestro corazón y Sentirá vuestro espíritu, como la Mano del Maestro, se posa en vos; y si es Mi Voluntad, limitaré Mi Espíritu en la Dulce Silueta de Jesús; y en la silueta, aquella del Maestro que los hombres Contemplaron en el Segundo Tiempo; podréis Contemplarme. No es ésa la Forma Perfecta en que Me podáis Contemplar, cuando Yo os dije y os he dicho que todo ojo pecador o no pecador, Me verá; no será en la Silueta de Jesús solamente, no será en una forma Materializada o Humanizada, no será tan solo por medio de Símbolos Espirituales.

69. ¡Todos Me Veréis, en Verdad!… ¡Todo ojo Me verá!… ¿en qué forma Me Verán todos, Mi Pueblo?… La forma que a cada espíritu Corresponda y a la debida de cada uno de vosotros. Mas, cuando todos los espíritus hayan llegado a la Escala de Perfección; entonces, todos podréis Mirar la Verdadera Faz de Dios; que hoy, no podéis imaginar, que hoy no concebís, Mis Pequeños; y que el Maestro, os dice: No tratéis de concebir la forma de Mi Espíritu, ni la forma de Mi Faz… no queráis tampoco imaginaros, como es aquel Más Allá; porque entonces, podría vuestra imaginación, forjarse falsas imágenes y vuestro espíritu se sorprendería el mañana ante la Realidad.

70. Dejad que lo Insondable, sea como Es. Baste a vosotros, Creer; no con Fe ciega, sino con la Fe Conciente que vengo Creando y Forjando entre vosotros, para que cuando llegue el tiempo en que el velo de vuestra materia lo descorra la muerte corpórea; entonces, vuestras Pupilas Espirituales se Explayen, se Regocijen, se Extasíen ante la Contemplación de un Mundo Mejor, de un Mundo Maravilloso que os espera, pero que no será el último en el que Moréis.

71. Mi Paz, ha sido entre Mi Pueblo. Todo lo he entregado. De vosotros también, todo lo he recibido. Al Universo, con vuestra Petición o sin ella, Yo siempre le entrego; pero quiero vuestra Petición, Pueblo; quiero palpar la Sensibilidad de vuestro corazón, el Reconocimiento de vuestro espíritu, su Adelanto; quiero contemplar, el Amor y la Piedad que de vosotros broten, para todos vuestros hermanos; quiero escuchar en vuestro espíritu, una Frase de Bendición para todos vuestros hermanos, para todos los pueblos que forman la humanidad.

72. Por eso, en este instante, el Maestro, os dice: Cuando Mi Rayo Divino haya abandonado la envoltura, por la cual habéis tenido Mi Palabra, desde el Valle Espiritual donde están vuestros espíritus Unidos formando un Santuario y Elevando hacia Mi Espíritu un Concierto de Amor; desde Allí, enviéis la Paz y la Bendición de vuestro espíritu, sobre toda la humanidad; enviéis vuestro Bálsamo y Consolación sobre los hombres; y Yo, al escuchar vuestra Oración, al contemplar vuestra Intención Bendita, Me derramaré en Bendiciones. Yo sabré Entregar desde Mi Alto Solio, a cada uno de aquellos por quienes Me estáis pidiendo. Y de este modo, Pueblo, estaréis Cumpliendo con esa Misión Humilde y Callada, de entregar la Luz y de entregar la Paz al universo; mientras llega el tiempo, en que todo vuestro espíritu, todo vuestro ser, se Comunique con los hombres en el tiempo del Cumplimiento y de la Predicación. Sea Mi Luz y Mi Bendición, con todos vosotros. …

¡Mi Paz, sea con vosotros!…

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.