Cátedra 1943 Oct. –

Cátedra del Verbo Divino. Meses de implantación, Octubre a Noviembre de 1943 Tema: “La Reencarnación”

¡Gloria a Dios en las Alturas y Paz en la Tierra a los hombres de Buena Voluntad! ¡Gloria a Dios en las Alturas y pasa Mi Espíritu Divino de la Escala de Perfección hacia la de Jacob, para desde allí enviaros Mi Rayo Universal, Pueblo Amado de Israel! En este mes de octubre de 1943, alba de Gracia Escogida por Mí, en la cual os encontráis reunidos en Representación de los Siete Sellos, de las Siete Iglesias que Elías, por conducto del hijo del hombre, vino a implantar a esta Nación de la Tierra por Mi Voluntad… Yo os Recibo y os Bendigo y por conducto de vosotros, al Universo entero, en Mi Nombre que Soy el Padre, el Hijo y el Espíritu Santo. …1. ¡Gloria a Dios en las Alturas y Paz a los hombres que tienen el corazón Limpio y lleno de Buena Voluntad!… Gloria a Dios en las Alturas y Paz en la Tierra a los hombres que buscan la Justicia, el Amor, la Rectitud, la Mansedumbre y la Verdad. Paz a los hombres de la Tierra, que Aman y Sienten la Inocencia que tiene el corazón del niño; porque de Cierto y en Verdad os digo: Ellos tendrán Mi Paz. …2. ¡Gloria a Dios en las Alturas, Paz, Amor y Misericordia a los hombres que moran bajo el sol!… La Luz de la Gracia, sea con vosotros; Mi Amor y la Luz de la Fraternidad y de la Esperanza, que es Gozo en las almas. ¡Glorificado sea el Padre en el Hijo, el Hijo en el Espíritu Santo y el Espíritu Santo en el Pueblo Bendito Hijo de Dios!…3. En esta alba Bendita de Gracia, de Luz de Amor y de Misericordia, una vez más el Verbo Divino Derrama sus Efluvios Vibratorios para acercarse al corazón de sus Amados. He aquí un Rayito de Luz de la Irradiación del Espíritu que tanto ha Amado al mundo; un Pequeño Rayo de Mi Luz, Vibrando Mis Pensamientos en el entendimiento humano, para que sean Convertidos en palabra humana.4. En esta alba de Gracia, llena de Bendiciones y de raudales Luminosos, Yo os saludo con Amor Sacrosanto, Pueblo hijo de Dios, y os Bendigo con ese Amor que Rige los mundos en los Cielos y que hace Vibrar cada corazón humano.5. En esta alba de Gracia, de Luz, de Amor, de Ejemplo y de Enseñanza, una vez más el Amor pone de Manifiesto su Poder; y una vez más Me Manifiesto como Amor por el entendimiento humano para convertir Mis Pensamientos en Palabras y dejar grabado Mi Amor en vuestro corazón y entendimiento.6. Yo os Recibo, Pueblo Bendito, hijos del Padre Celestial, con Amor; y os Bendigo con Misericordia, creyentes o incrédulos, porque os Amo en gran manera.7. Siempre os encuentro temerosos y pensativos, Mis Bienamados, diciendo: -Maestro, estos golpes, estos ruidos… No temáis; entended lo que tengo que deciros: cuando Yo lleno una materia de Mis Efluvios, de los Poderes Vivos de la Verdad, de la Justicia, no hay algo en el mundo que pueda turbar el Arrebatamiento o Éxtasis Espiritual de aquella materia, porque nadie puede romper el Hálito Mío que está en su cerebro. No temáis; porque quien teme, tiene poca Fe.8. De Cierto, os digo: La Certeza del Poder de Dios y de su Providencia, debe ser más Grande que el temor de los hombres. …9. Bienvenidos seáis los que queréis buscar la Perfección, los que queréis encontrar el Camino Iluminado. En esta alba de Gracia, dedicadme un momento, solo un momento, pero abridme vuestro corazón y vuestro entendimiento, porque quiero que entréis en Comunión Conmigo, ya que este Mensaje es para los que ya saben Sentir.10. El Espíritu que tanto os Ama y os seguirá Amando por los siglos de los siglos; y Eternamente, Vibrando está desde los Altos Planos Superiores, por el Poder del Amor y de la Voluntad del Espíritu Divino, Vibrando está, en sus Parvulitos que buscan el Sendero en su Doctrina.11. Al que transmite estos pensamientos, podéis ponerle el Nombre que os plazca; mas, Yo Soy el mismo que os habló en el Cuerpo de Jesús de Nazareth, Soy el Cristo Vibrando, ¡Créalo el hombre o no lo Crea!…12. Escuchad: Cada creatura que surge en la Tierra y cada ser que, en la Tierra mora, jamás se pierde la imagen de su forma, en sus diversas existencias humanas. Si vos pudierais Ver, humanidad, Veríais en vuestro espíritu todas las formas que animó, todas las formas en las cuales Vivió y Vivificó.13. Los seres humanos que tienen el Alumbramiento de Conciencia, pueden Ver sus existencias humanas pasadas y pueden Ver, también, las imágenes de éstas.14. En los éteres Luminosos, la Luz Astral Graba todo lo que ha nacido bajo el sol, todo lo guarda en esos éteres Luminosos; en esa Luz Astral, están las imágenes desde la fundación de este mundo.15. Pero el Amor del Padre, ha sido la Causa de la fundación de los mundos. Antes de que el mundo fuera, el Amor del Padre ya se Manifestaba, el Cristo ya Era; y Yo siempre os he Manifestado que muchos seres Poderosos han sido Enviados por el Padre para que Manifiesten en los diversos mundos su Amor. Y Yo el Amor de Dios, Mis Pequeños, he sido Designado por el Padre Celestial para Manifestarme en Todo y por todos, en toda su Creación.16. Pues bien; Escuchad Ovejitas Mías, Hijos de la Luz, los que Ansiáis o anheláis la Verdad: Cada forma humana está perfectamente Grabada, nada ha desaparecido.17. Para vos, humano, hay minutos, horas, días, meses, años y siglos, para vos que estáis limitado contando los minutos en vuestro mundo. Mas, en la Vida Espiritual, en las Altas Moradas del Padre donde Resplandece la Luz de la Verdad, no hay tiempo ni se cuenta el tiempo como en la Tierra, porque el espíritu Vive la Vida de la Realidad y está por Encima de todo lo que Reina.18. Y Mi Presencia está Grabada en los Éteres Luminosos, en la Luz Astral, en el corazón del mundo; y en las aguas Mi Imagen se refleja, y el Fuego es el Símbolo de Mi Amor. Y aunque quisierais eliminar Mi Presencia, no podríais, porque Mi Imagen está Grabada Indeleblemente en el hombre, en el Interno de cada ser humano.19. Vosotros sois ardientes para aferraros a las cosas e influencias del mundo, a las manifestaciones pasajeras; pero no sois Ardientes en Mi Amor Inmaculado, porque queréis oponerle el análisis frío y el cerebro.20. Humano Mío, ¿quién os ha dicho que la carne puede Analizar las Manifestaciones del Espíritu Divino?… ¿quién os ha dicho que la materia humana, con el cálculo frío a través del aparato cerebral, puede Analizar lo que es Hálito del Increado, del Inviolado?… ¡Quimeras!… ficción de hombres que moran bajo el sol; pero estas quimeras desaparecerán porque llegará el tiempo en que todo ojo Me Verá y todo oído Me Escuchará.21. De Cierto y en Verdad, os digo: No es éste, el Tercer Tiempo, el Tiempo del Triunfo de Mi Espíritu sobre todos los corazones humanos; es el Tiempo de la Preparación, de la Siembra, pero no ha llegado aún el Tiempo Preciado de la Cosecha.22. ¿Os extraña que el Cristo, o sea, la Esencia de Amor Divino que Animó el Cuerpo de Jesús de Nazareth, -desaparecido hace menos de dos mil años- Irradie Vibrando su Pensamiento a través del entendimiento humano?…23. Dos mil años o veinte mil años, son de muy poca duración en la Luz Astral e Infinita. Y si la imagen de vuestros cuerpos está Viva, ¿por qué no ha de estarlo la Imagen del Mío?… Para la mente limitada del hombre, es Misterio todo lo que se encierra en lo desconocido.24. Si vos queréis, Yo os llevo de la mano para que abriendo vuestra Mirada y Entendimiento Espiritual, podáis penetrar a lo desconocido. Pero ahí no podéis entrar con la materia, ¡Oh! hijos de la Tierra, pero antes Hijos de Dios, no podéis ir con la materia, porque las formas, buscan lo Terrenal; y lo que es espíritu, a las Regiones Espirituales de Luz va; y lo que es materia, en la región de los mundos materiales se queda.25. Os habéis apartado tanto de Mí, que habéis olvidado lo que sois y lo que encierra en sí la Poderosa y Divina Palabra: ¡Padre!… cuando se dice: ¡Padre!… el que lo dice, Reconociendo su Paternidad Universal y Divina, se Siente Uno, dentro de su Interno Amor, Unificado con Dios, en Amor Perfecto y Purísimo.26. Y los hombres de letras, se avergüenzan de hablar al Padre Celestial; y le toman como si fuese un mito, porque dicen que no lo han visto ni tocado, ni lo han sentido.27. ¡Ah, humanidad, humanidad!… Aquietaos, Oíd, Analizad, Reflexionad… Preparaos, para que entrando en Meditación profunda, podáis Sentir, a través de la Unificación del pensamiento, el Centro de Vida y de Amor que es el Padre. Ya os he dicho que Sentir, es mejor que memorizar conocimientos.28. Buscáis a Dios para Amarle, pero queréis Verle y Sentirle; si vos primero lo Sintierais, le Comprenderíais; pues si lo Vierais, entonces sería pequeño, como todas las cosas que pueden pesarse y medirse; y entonces, no sería Dios.29. Debéis Amarle, Sentirle y Respetarle, pero no intentéis saber de Él, de todos sus Arcanos, ni toda su Sabiduría. Debéis recordar vuestro Origen, pues si lo olvidáis, triste es vuestra vida y vuestro pensamiento; y esto, os hará sentir que estáis lejos del Padre.30. Él es: El Infinito, el Inmanifestado… pero Yo, Soy el Manifestador del Amor del Padre, y por eso tomé Cuerpo aparente, para que Escucharais de Viva Voz la Palabra del Sagrado Evangelio; y por eso, fui Crucificado, para Enseñaros Mi Amor Divino.31. ¿Creéis acaso, que es Mi Voluntad que existan las guerras?… En Verdad, os digo: Es voluntad de los hombres… no de Dios. Y ¿por qué no dominas a los hombres?… -Me replicáis- y Yo, os contesto: Porque los hombres, poseen el Libre Albedrío, a fin de que, con su Esfuerzo, hagan su propio Bien. …32. La guerra, emana del mundo; la Paz, es de las Moradas del Padre; y si no tenéis Paz, es porque no sabéis buscarla.33. Pues bien: Hay madres que pierden a sus hijos, pero, ¿quiénes son esos seres que moran en esos cuerpos pequeños de hoy?… Son seres, que vivieron en la vida del ayer; y que fueron hombres pecadores, como vosotros lo sois también.34. De los niños que nacen enfermos, paralíticos, deformes, etc…. vosotros decís: -¿Por qué son castigados esos hijos, si son Limpios y no tienen culpa?… Escuchad Mi Palabra, Escuchadme en espíritu y Verdad: De Cierto os digo, que no hay alguien, que este Expiando injustamente; cada dolor, está Justificado… vosotros veis a los pequeños, en estas materias presentes; pero, no sabéis de su Vida Espiritual en existencias carnales anteriores; o, mejor dicho, de sus materias humanas pasadas.35. Yo os he hablado, de esa Vida sucesiva del ser; de esas existencias humanas, en que el espíritu, necesita volver a tomar materia para Perfeccionarse; pero vosotros, decís: ¿Cómo es que no recordamos, los hechos de haber vivido antes?… Porque el cerebro humano, no es el espíritu, el cerebro no registra estos acontecimientos porque no los vivió, ni los graba; a menos que el hombre, ya sea un humano potente de espíritu Evolucionado, que pueda soportar los choques del Conocimiento de lo que fue en sus pasadas existencias humanas y se lo participe a la materia.36. ¿Qué sería del hombre que tuviera estas Revelaciones, sin la debida Preparación?… No tendría Paz o se convertiría en lo que consideráis demente, porque se Acordaría de lo que fue en sus distintas existencias humanas… si fue inquisidor, escriba o fariseo; o se acordaría, si fue uno de aquellos que gritaron: -¡Crucifícalo y que caiga su Sangre sobre nosotros y sobre de nuestros hijos!… Y así, ha caído, hasta la Sexta Generación.37. ¡No Mis Amados, no es el Cielo el que castiga!… mas, no hay una lágrima injustificada, no hay un dolor que no tenga su Recompensa o que no sea Consecuencia de causas anteriores.38. Hijos Míos, hay un pensamiento que Me dice: -Entonces, ¿Tú eres el Mesías, el Mismo que dijo que Volvería?… Sí, Yo Soy… y os hablo, la Verdad: La Reencarnación, Existe… está Establecida, como un Orden de Manifestación Perfecta, como una Causa para que el hombre se Perfeccione a sí mismo; para que el mismo ser, o espíritu del humano, llegue hasta la Meta de su Destino Espiritual.39. En una sola existencia humana, sería imposible reunir todas las Experiencias Necesarias para la Eterna Salvación; es Necesario Renacer para Progresar, Evolucionar y ser Perfecto. Si vuestro cerebro, no registra estos Acontecimientos, preguntad a aquellos que se han Preparado dentro del Sendero de Espiritualidad; y ellos, os dirán que sí se acuerdan de algunas de sus existencias humanas anteriores.

40. Vuestro cerebro no tiene grabadas vuestras existencias humanas pasadas porque vuestro cuerpo no las vivió; pero sí están grabadas en vuestro espíritu; mas, no podéis negar la Reencarnación, por el solo hecho de que no Aceptéis a la Verdad.

41. Frente a la Eternidad, no es alterada esta Excelsa Manifestación, por vuestra negación. Así, pues, cuando veáis la limitación en la edad de los niños, pensad, en que: los dolores de hoy, son la Justificación de las existencias humanas pasadas. …

42. Estáis equivocados también, cuando decís: Acaso Tú, Maestro, ¿no sabías que Judas, iba a entregarte?… Estáis equivocados en vuestras apreciaciones. Yo, sí lo Sabía; lo Sabía, como vosotros Sabéis ahora, que la materia Simboliza el “Judas” del espíritu; pero Yo lo Amaba, pues él tenía que ser la piedra de Toque, pues hay hombres que son piedras de Toque para Purificar al alma en el espíritu. Por eso Yo elegí a Judas, para que, con la oposición del materialismo, Resplandeciera Grandemente Mi Doctrina de Amor o sea la Luz del Espiritualismo; porque los enemigos del Espiritualismo, cuando son Conquistados por El, vienen a Mí; y Yo, a todos recibo.

43. Yo no vengo a contravenir los Dictados de la Ley del Padre, vengo a que se Cumplan.

44. Así pues, vos necesitáis vuestra materia para Vencerla, de la manera como con Mi Amor Vencí a Judas, pues el Amor, todo lo puede; y no hay Purificante más Poderoso, que el Amor.

45. Mas es Menester la Fe, porque la Fe es la Comprensión de la que surge la Seguridad para cuando podáis exclamar: -Él es mi Padre, yo soy su hijo, no me dejará perecer. …

46. La Fe es hecha del Amor a Dios; y el Amor a Dios, nutre a los hombres de la Fe Sagrada.

47. Fe, Hija Primogénita del Amor, Yo Te Bendigo; Esperanza, causa de la Fe, Yo Te Bendigo; Caridad, causa de la Bondad nacida del Amor, Tú eres la Puerta y la Llave de la Salvación Eterna.

48. Hombre, cuando lleguéis a Espiritualizaros, cuando lleguéis a vivir Mi Vida, aunque sea en pequeño, surgirán en vos los Poderes y todos los elementos de la Naturaleza estarán bajo vuestra voluntad; entonces, cuando seáis Puro de Sentimientos y Manso como un niño, Dominaréis al agua, al aire, a la tierra y a el fuego, elementos que sólo las Manifestaciones de los Órdenes de la Ley Espiritual pueden Dominar y que se alcanzan por los caminos de la carne.

49. Vos, buscáis al Padre, y le decís: -dame, Padre… pero nunca le decís: -toma, Padre… y le pedís: Trabajo, sabiduría, riqueza material… y aseguráis, que, si os diera todo esto, vos le daríais de cuanto tenéis. ¡Cuidado!… esto es poner a prueba al Padre Celestial, y, ¿qué haríais vosotros, si el Padre os pusiera a Prueba?… ¿si Él, os pidiese cuentas?… No Améis al Padre y a Mi Doctrina, por temor; Amadle, porque Él os Ama. Dejad que la Fe hable y el Cielo os contestará.

50. ¿Cuál es Mi Doctrina?… Mi Doctrina, es la siguiente: “Amarás a Dios sobre todas las cosas; y a vuestro prójimo, como a vos mismo.” “No hagáis mal a ninguno, haced a los demás lo que queráis que os hagan a vos.”… Ésta es Mi Doctrina. Si Cumplís con Ella, Beberéis del Agua de la Gracia Divina.

51. El hombre, que va buscando la Sabiduría que el cerebro admite, no llegará a Mi Reino; solo llegará, hasta que pase por el Crisol de Mi Amor.

52. Humanidad Mía, Atended a Mis Palabras; Grabadlas en vuestra mente y en vuestro corazón; y Yo, os doy todo lo que podáis pedirme; menos, que os deje en el pecado para siempre.

53. Escuchad: Los rayos del sol, desde el cielo llegan hasta la más infecta charca y recogen las aguas que más tarde fecundan los campos. Como los rayos del sol, son las Irradiaciones de Mi Luz, ya que sus Rayos llegan a todas partes donde el hombre está, Preparándose para Comunicarse Conmigo.

54. Y entonces, digo al mundo: El ser humano es cual la Flor de Loto… o como un lirio, ya que también en el fango crecen los lirios; pero Yo os arrancaré del fango, humanidad Mía, porque os Amo Grandemente; y porque desde el momento de la Cruz, tengo mucho que Hacer por vuestro Bien.

55. Yo les hablaré pleno de Amor; y aquellos que han pecado, se Arrepentirán. No creáis que por ser pecadores, cerrarán su corazón ante Mi Palabra, ¡no!; puesto que los pecadores, Sienten más la Palabra Redentora porque ellos buscan un Consuelo para su pena, buscan palabras que el mundo no puede darles, buscan quien les Disculpe, quien les Comprenda, quien no les hable ya de sus faltas; sino les hable, de una Vida Mejor, de una Vida con Anhelos Espirituales, de una Vida Digna y Elevada. Yo, les daré todo eso, y el Redimido, será para Mí: más Hermoso y Preciado que las Mejores piedras preciosas que más valoráis… porque el alma de un hombre Salvado, es para Mí, un Magnifico Tesoro.

56. No olvidéis, que os he dicho, que hay otros mundos de pecado; y que aún en la misma Judea, volveré a Manifestar Mi Amor a los seres humanos, a través de los tiempos y las Edades planetarias de la Tierra, en la vida de los hombres.

57. Y, vosotros, visitaréis los presidios y los hospitales y veréis cuerpos en los cuales Yo Habito, corazones en los cuales Yo Moro, seres que son parte Integrante de Mi Ser; y que volverán a su Centro Espiritual de Luz, porque Mi Amor será su Redención.

58. Vosotros seréis Portadores de la Palabra, de las Letras de Luz que Escribís y que dejan Redención, Esperanza y Renovación en las vidas; os sentiréis ovejitas Amadas, cual pequeños Redentores, como pequeñas Palomas Mensajeras.

59. Pero no habléis con severidad, ya que no es así como se Redime. Al pecador, no se le habla de sus propios pecados, no se le injuria. Habladles a las fieras con Dulzura y con Amor, y bajarán su cabeza mansamente; ésta es también, la Manera de Redimir al hombre; si tiene algunos Méritos, decídselos; si encontráis alguna Virtud, -aunque sea una Virtud entre veinte defectos- no le habéis del defecto, sino de la Virtud.

60. Pero, no es este vuestro criterio, no habéis procedido de esta Manera, pues siempre estáis culpando; mas, si antes de juzgar, hicieseis un Estudio Profundo de vos mismo y de vuestros propios defectos; vuestro juicio, sería más Piadoso y Benévolo.

61. Vos, consideráis malos y desgraciados a los que están en cárceles y hospitales, y os apartáis temeroso de ellos; pero no sabéis, que también son Dignos de entrar en el Reino de Mi Amor; no sabéis, que también para ellos Brilla el Sol de Amor de los Cielos.

62. Mirad, que ellos, serán vuestra piedra de Toque, las piedras que os han de Pulir; porque si visitáis prisiones y hospitales, veréis que muchas veces, ellos mismos se han buscado sus propios males; y en cada uno de ellos, encontraréis un Espejo, donde os podréis Reflejar vos mismo.

63. Escuchad: Una vez, hablaba Yo entre publicanos y cortesanos, y les hablaba el Evangelio del Padre Celestial, de los hombres que había de Redimir, y entonces, los dictadores de la ley, los escribas y fariseos, murmuraron Mis Actos y dijeron: -mal día es éste para Ti, Rabí… porque ellos creyeron que Yo debía estar aparte y no con los hombres que se han equivocado. Yo contesté, como contesto hoy: No es mal día cuando el Maestro baja a los suburbios para Salvar a los pecadores; también los publicanos son hijos del Padre Celestial… Por eso, Yo os digo: ¡Ayudadme a buscarlos y Salvarles, ayudadme a traerlos al Sendero!…

64. Os he dado más de lo que vos podéis Comprender, humanidad Mía, os Estoy dando a torrentes, y por daros tanto, no cabe en vuestro cerebro tanta Dádiva.

65. Pero, en Verdad os digo: Cuando vosotros Aconsejáis el Bien a los que están apartados de Mi Sendero, es que Yo, Estoy con vosotros y Muevo internamente vuestro corazón.

66. Y cuando habléis a un enfermo de Mi Amor, poniendo vuestra mano sobre su frente, decidle que cierre sus ojos, que piense en Mí y que él Me Verá cerca de su lecho. ¿Por qué Me verá cerca de su lecho?… Porque en los éteres Luminosos de vuestro mundo está impresa Mi Forma humanizada, y mientras exista el hombre en el mundo, Me Verá Espiritualmente; por eso cuando el enfermo cierre sus ojos y piense en Mí, él verá como el Mensaje Secreto de Consolación va Apoderándose de su alma cual Suave Caricia.

67. ¡Daos prisa, tenéis obra qué hacer!… Yo Escogí a Mis Apóstoles; no eran sabios, no eran bellos, no eran letrados en sabiduría humana; eran Sencillos, campesinos, pescadores; y Yo les Convertí en lo que quiero Convertiros a vos, Colaborador Mío, en pescadores de almas.

68. Mi Mensaje de Amor y de Luz será Cumplido en el asesino, en el fratricida, en el parricida, en el infanticida, en las que llamáis mujeres del fango, en todos será Cumplida Mi Palabra; y de muchos de ellos, Me Serviré y les Purificaré.

69. Hombres que vais por el camino de la Vida, buscando cardos, abrojos y espinas para haceros vos mismo la corona; quiero quitaros esa corona de espinas; Yo no os he dado la amargura que lleváis en vuestro corazón, vos mismo habéis llenado el cáliz de amargura, vos mismo habéis rebosado la copa, y después clamáis Misericordia al Cielo.

70. Aquellos que de Mí esperan por distintos caminos, les dije que antes del año de mil novecientos cincuenta habrá Vicisitudes Maravillosas en el mundo; Yo Me Manifestaré en diversos Enviados, en varias Facultades Inspiradas por Revelación; y habrá más Videntes; Videntes Potentes, que Manifestarán al hombre los Rayos de la Luz; no los rayos que matan, sino los Rayos de la Luz del Cristo.

71. Sí, no hay que perder tiempo. El Primer Tiempo ya pasó, y en él, por Abraham, Isaac, Jacob y Moisés se Manifestó la Luz de Mi Espíritu. En el Segundo Tiempo, he aquí Yo mismo Me Manifesté en Jesús, hablé a las multitudes, pero había muchos Lázaros y Magdalenas y a todos les hablé; Me necesitaban, como en este Tercer Tiempo, todos necesitan al Divino Salvador.

72. En el Segundo Tiempo, Bendije a la humanidad, y ella puso a prueba Mi Amor el día de Mi Dolor, de Mi Soledad, de Mi Camino, cuando los hombres, con varas, que tenían tantas espinas como pecados los hombres, penetraron Mis carnes e hicieron brotar mi sangre. Así demostré a los hombres Mi Amor, así caminaba Marcando con Mi Sangre las piedras del Calvario, para que vos, humanidad, Me Siguierais.

73. Y hoy os digo: Seguid la Huella de Mi Paso. Vos pusisteis a prueba Mi Amor, y Yo os demostré Mi Amor Sacrosanto, y todavía, cuando Me negáis, al negar pan al pobre que os lo pide, Me dais de nuevo Mis tres de la tarde. Lo que hacéis a la humanidad lo hacéis Conmigo, es a Mí al que se lo hacéis, ya que Yo Soy la Esencia Luminosa que Vibra, en el Centro del Alma de la humanidad.

74. Yo Soy el Sol de Amor… ¡Y cuán Sublime es el Brillo de este Sol de Amor que Hermosea la Tierra, cuando al levantaros y al acostaros habéis hecho el Bien a la humanidad!…

75. También con los médicos, quiero hablar, a ellos les digo: Cuando visitéis al pobre, no le cobréis, porque Yo os Recompensaré en el Reino del Padre; cobrad al rico, y de lo que el rico os da, dad al pobre. Y cuando vayáis a curar a los cuerpos, no les abráis el cuerpo sin antes buscar el Remedio externamente; no pongáis cuchillo a la materia sin llevar antes las Llaves de la Medicina extraída de la Naturaleza; en Ella, encontrareis Remedio para las enfermedades de origen material. Tomad en cuenta, que cada sufrimiento, Repercute en el Cristo… y Que el Cielo os Premie y os Bendiga.

76. En el Tiempo en que Yo estuve con los hombres, muchos se reunían para rebelarse y analizar de qué manera harían caer al hijo de María y de cómo desvirtuarían Mi Doctrina. Vosotros, no sabéis que ahora acontece lo mismo, que se han juntado grupos para deliberar, pues creen, que Mi Palabra, está haciendo daño a las religiones y a las ciencias humanas. Pero Yo no vengo a causar división en los que escuchan Mi Palabra, porque Soy la Luz del Espíritu Santo y Mi Mensaje es para Unir a todos los seres humanos en Un solo Sentimiento Fraternal; a todas las ciencias del hombre, en Una sola Ciencia Universal; a todas sus religiones, en Una sola Doctrina de Amor.

77. Pero ellos temen la Verdad, y los que dudan de Mi Irradiación Divina, no conocen las Señales de los Tiempos; ellos dicen que Mi Palabra no es posible a través del entendimiento del hombre, pero es que no están enterados de que estáis tocando un Tiempo importante en el fin de una Era y en el principio de otra Era, que es de Luz, porque es ahora cuando Yo descorreré el velo, Enseñaré la Verdad, y a cada hombre le Señalaré el Camino.

78. Así, pues, Mi Manifestación será, ¡créalo el hombre o no lo crea!, con o sin el consentimiento de aquel que no quiere Recibir. Por encima del criterio de los hombres, está la Luz del Santo Espíritu; Luz, de la Verdad Suprema. Y éste, es el Tiempo Mío, el Tiempo de Mis Enviados, el Tiempo, en que Enseñaré a los hombres el Poder de la Voluntad y del Pensamiento Elevado; y le mostraré, el engaño en que el hombre ha vivido por tantos siglos.

79. Vosotros habéis creído que todos los Seres Espirituales pueden Irradiar, menos Yo; esto, es un engaño; en vuestro mundo han Irradiado y están Irradiando seres que tiene cuatro mil o seis mil años de haber desaparecido su cuerpo de la Tierra; y Yo les doy Luz a ellos, para que ellos la den al mundo. ¿Por qué lo que a ellos les es posible, no ha de serlo para Mi o para vos?…

80. Por Mí, se Manifestará el Poder de la Voluntad y del Pensamiento. ¿Qué son mil o tres mil años para el Mesías?… ¿Qué es el tiempo, en la eternidad?… ¿Qué es el tiempo en el infinito, en lo que llamáis espacio?… ¿Qué es el tiempo en los Planetas Superiores?… Nada es el tiempo. …

81. Yo estuve con los hombres aquí en este mundo, acepté Mi Cruz, porque quise estar con vosotros. Dos mil años para Mí son cual un suspiro en el espacio. ¿Por qué no he de Irradiar?… si no he dicho que Estoy descendiendo, o volviendo a Encarnar a la materia humana; He dicho, que Estoy Irradiando. Vos podéis hacerlo, sí, un simple humano. Vos mandáis mensajes más allá de esta Tierra, por medio del pensamiento. ¿Por qué no he de hacerlo Yo, en este mundo tan pequeño que vos sentís tan grande y que es tan pequeñísimo para Mí?…

82. Vosotros siempre tenéis la tendencia de apartar lo Divino de lo humano; y esta tendencia limita vuestro Poder, aunque nunca al Poder Celestial. Buscad al Padre, al Hijo y al Espíritu Santo; buscad a los espíritus Fuertes y Luminosos, buscad a los Luminares, dentro de la Creación.

83. No caigáis en el error como en aquel Tiempo en que buscaban las Manifestaciones de Dios por medio de las tempestades y el trueno; es Necesario que apartéis ya los errores de vuestro camino y vengáis al Camino de la Espiritualidad, de la Verdad, de la Madurez.

84. ¿No os he dicho que hay tiempo para pecar y tiempo para Arrepentirse del pecado?… Pues bien, éste es el Tiempo del Llamado Mundial, del Llamado Espiritual al Mundo; y los hombres que odian a sus semejantes, Yo haré que dejen de odiar por el Poder de Mi Palabra plena de Amor.

85. Todavía encuentro pensamientos de homicidio, pero Yo transformaré estos pensamientos y en ellos pondré Mi Amor, para que en vez de quitar la vida, den Vida con Amor.

86. Son tiempos de tan grande importancia, que los seres que han dejado la materia, aparecerán, porque la palabra “muerte” no existe. Las almas que han dejado la materia y en espíritu se encuentran, Aparecerán; y habrá Revelaciones y los hombres escucharán a sus muertos, – a los mal llamados muertos – porque estos Viven y los incrédulos los Verán y no dudarán más.

87. Estoy hablando con la Autoridad del que Sabe, por eso os digo: la guerra está por terminar, pero todavía caerán muchos cuerpos hasta que termine; unos, por la guerra; otros, por la peste y el hambre.

88. Pero en la Purificación de la Tierra dentro de esta Era, Tres Cuartas partes se irán y una quedará, serán aquellos que Sirvan para la Simiente de Amor; mas quedarán con su Vista Espiritual Abierta y Abiertos todos sus Sentidos Espirituales, a la Comprensión; con sus cuerpos menos densos, más Sutiles para el Servicio Espiritual.

89. Y en este Tiempo, al Sencillo Yo le haré Preparado, y con Mi Voluntad y Amor confundiré al letrado, al orador y Me Serviré de los campesinos, de los rudos, Me Serviré de los más Sencillos para Despertar a aquellos que han buscado siempre la materia de la letra y no la Substancia y la Esencia del espíritu.

90. Yo quiero Moldear a los hombres con el Modelo de la Verdad; porque en el pensamiento variable, quiere decir que no hay Criterio propio; Yo quiero Pulir al Hombre Espiritual en Base firme, en Roca y no en arena movediza.

91. Pero vos Me pedís, pruebas de Mi Doctrina Amorosa, pruebas materiales; y, sin embargo, Yo os he dado Pruebas contestando a todos los pensamientos, Sanando a vuestros enfermos, dándoos Enseñanza, Luz, Sabiduría. ¿Y todavía Me pedís pruebas?… ¿De qué otra clase de Pruebas queréis que puedan llenaros el corazón, así como estáis?…

92. Toda Doctrina que es Mía, se Conoce por su Amor, por su Paz, Perdón y Misericordia; y nadie hay que pueda dar de estas Manifestaciones, sino el Cristo o sus Enviados; y Yo, os Estoy Dando a manos llenas y os entrego a raudales.

93. No os preocupéis, humanidad, en problemas que sólo vos buscáis. ¡Es tan sencilla Mi Enseñanza; y tan lejos de los problemas!… Yo Manifiesto Sencillez; y el hombre, no Atiende la Ley del Amor y de Armonía. Pero Mi Amor es el Poder que mueve los mundos y los corazones, el que Salvará a todos los hombres; y de este Poder del Amor, surgirán Grandes Maravillas.

94. En este Tiempo, todo aquel que tenga Fe, pensando en Mí, llamándome por Mi Nombre, sentirá Bálsamo Curativo con la presencia de Mi Hálito, Mi Hálito tiene los elementos que Yo utilizo para Iluminar vuestras mentes, y desde las Alturas Vibro Yo la Verdad que necesitan los hombres.

95. ¿No os doy pruebas de todo esto, humanidad Amada?… No creáis que voy a daros las pruebas materializadas que pedís; Yo no he venido para que el hombre Me rebaje hasta el materialismo y Me sujete a lo más íntimo de su capricho y Voluntad humana; no he venido a hacer la Voluntad de los hombres materializados, no Soy pan de curiosos ni de fementidas voluntades; he Venido nuevamente para dar a los hombres: Pureza, Luz y Amor. …

96. Yo Soy Cristo, el Manifestador de la Ley del Padre, del Amor Divino que se Exteriorizó en Jesús, como el Hijo de María, el que vivió con vos hace poco tiempo ha, menos de dos mil años para vosotros; Yo Soy el que está en los éteres Luminosos, el que está Vibrando en la Luz de los astros, en las estrellas, en los soles, en el corazón del hombre, el que viene a buscaros, ¡oh! almas mías.

97. Yo os Amo y no Me pidáis Perdón, porque os Amo tanto que es imposible para Mí, el no Perdonaros; el que Ama ni siquiera pronuncia la palabra “te perdono”, porque sabe que al Amado se le Perdona siempre.

98. Amadme en donde estéis, en la religión que queráis, en donde os Agrade más; ya que Mi Amor, está por Encima de todas vuestras costumbres, sectas y religiones. Mi Amor es el Poder que Abarca a Todos y la Luz que Brilla en Todos y en Todo lugar. Siempre que Me busquéis con Humildad, donde vos Me busquéis, allí Me encontraréis.

99. ¿Sabéis lo que Me entristece, Pueblo Hijo de la Luz?… Que vais a las Casas que llamáis de Oración y aun así seguís tan pecador como antes; creéis Orar al Padre Celestial y salís de ahí con los mismos defectos, como si no hubieseis Orado. Y en Verdad os digo: no habéis Orado, ya que la Oración Verdadera, es el Sentimiento Puro y debe ir Acompañada de Arrepentimiento, Fe y Devoción.

100. Y… ¿adónde habéis encontrado una Doctrina tan Santa y Sagrada, tan Sabia y Perfecta que no ataque ninguna religión?… Solamente la encontraréis en el Verbo Divino, cuya Luz está Vibrando en este Tercer Tiempo para Unir a todos y hacer que los hombres se Respeten y se Amen. Porque cuando todos los hombres se Amen y Espiritualicen, habrá en su mente: Un Solo Padre, Un Solo Maestro; Muchos Mundos y Un ser que Evoluciona hasta llegar a la Grandeza Espiritual…. y la humanidad, será solo Una, con Una sola Verdad, una sola Esencia, una sola Luz, y por Encima de todo, el Cristo de Dios.

101. Mi Luz habla de Amor, de Redención, de Igualdad, de Unificación; de la Importancia de los Tiempos, de la Verdad de la Existencia Mía en el mundo.

102. Si no Me Creéis ahora, que hace menos de dos mil años Estuve con vosotros, ¿qué diréis cuando dentro de quince mil años siga Manifestando de Espíritu a espíritu, Mi Amor a la humanidad a través de Mis Inspirados?…

103. No os fijéis en el tiempo, que para el espíritu nada es el tiempo. Fijaos en la Unidad y en el Creador dentro de su Creación; en el Maestro, dentro del Mundo de sus Discípulos.

104. Y aquí moran Mis Discípulos, aquí está Mi Luz; y Mi Espíritu, se encuentra en Planos tan Elevados, que vos les llamáis Cielos. Pero, ¿qué importa que Mi Espíritu esté en el Reino de la Luz?… si Mi Amor está aquí, con vosotros, porque aquí lo Necesitáis.

105. Y con vos, está Mi Comunicación por Irradiación; como Luz, descendiendo por medio del Poder de Mi Mente Divina. ¡Si Mi Espíritu os Ama!… ¿Qué de extraño tiene que esté Comunicándome por medio del entendimiento humano en este Tercer Tiempo, que os fue Anunciado, para Salvaros?… Porque hay un Juramento, un Pacto Sagrado de Redimir al mundo; hay, lo que vos Sabréis más tarde, en el Mañana de vuestra Vida, cuando estéis más Espiritualizado.

106. El Amor de la madre tiene un débil Reflejo parecido con Mi Amor. A la madre le dicen: “tu hijo es vicioso, ladrón, homicida, inquisidor!… y la madre, contesta: -sí, mi hijo es vicioso, roba, mata, es inquisidor, pero es mi hijo; mas, por sobre todas estas faltas hay una gran verdad, la Verdad de que soy su madre… Éste es el único Amor que puede débilmente Compararse con Mi Amor hacia vosotros. La madre sigue al pedazo de su corazón hasta el presidio, hasta el cadalso; pero llegarán días, en que vosotros, sabréis que Yo no os Amo de esa manera, ya que infinitamente mayor es Mi Amor por vosotros.

107. Estoy Irradiando a infinidad de cerebros y voy a hacer más de lo que Estoy haciendo; si hubiese sido preciso, hubiese descendido a la Tierra otra vez; más, en este Tercer Tiempo Me Comunico por el entendimiento humano y Yo tengo Mi Tiempo Marcado para ello.

108. En la Perla Mexicana Estoy haciendo Descender Mi Nueva Jerusalem, y ese lugar que vosotros llamáis ciudad de México, es el Centro de Mi Doctrina en este Tercer Tiempo; ahí he Despertado muchos Ruiseñores, Cerebros que saldrán a distintas comarcas de esta Nación; y por sus labios humanos, será una vez más Mi Palabra para Mi Pueblo y para el mundo.

109. No penséis que alguien pueda deshacer Mi Obra; Mi Obra, tiene muchos cerebros Preparados, y muchos Recintos y millones de creyentes. Mi Obra es como el sol, al que nadie puede detener su Luz.

110. En un futuro no lejano se fundará un Recinto en este lugar y llevará por nombre: “Luz del Porvenir”… pero para ello tendré que utilizar Cerebros Capaces, porque los hombres Me perseguirán; y perseguirán Mi Doctrina, como cuando Yo estaba Bendiciendo a los hombres y los hombres Me llevaron a la Cruz.

111. Y al Manifestar la Misión Sagrada que le ha sido dada al ser humano, también digo que hay seres que tienen, en una sola existencia humana, dos o tres Misiones que Cumplir.

112. Vienen tiempos de ¡Ayes de dolor!, no sabéis lo que os espera ni lo que le espera al mundo; y Yo Estoy aquí, Preparando a la humanidad.

113. Ya estáis en el tiempo del Segundo ¡Ay!, pero os falta el Tercero, el más grande y doloroso. A pesar de que os Estoy Preparando sentís temor, pero no Arrepentimiento para ganar el Cielo. Es necesario que penséis en el Tercer ¡ay! para que, cuando los instantes de dolor vengan, estéis Preparados.

114. Acercad a vuestros niños para Bendecirles dentro de Mi Obra, ninguno Aconsejará a vuestros hijos como Yo, ni nadie les Preparará para el Porvenir en lo material y en lo Espiritual, como Mi Santa Doctrina. Yo Me confundiré entre ellos y Derramaré Mi Luz en cada uno de ellos. Entonces veréis que no hay mejor Profesor, que como Yo, les Prepare; y entonces Reconoceréis, que es el Rayo del Divino Maestro el que os Enseña.

115. Mi Doctrina despreciasteis en muchas ocasiones, y os dijisteis: -¿Qué hermoso es volverle a Escuchar?… y, Yo os digo: pasará un Tiempo y volverán los Emisarios con el Mensaje Luminoso que Necesita el corazón humano para volver a Entrar en Comunión con el Reino de la Luz que está Más Allá del velo material, en lo invisible al ojo humano, en lo Espiritual; Allí, sí que se Vive Plenamente y se olvida la muerte y el dolor. …

116. Y he aquí la historia vuelve a repetirse, los Tiempos son iguales. En el Segundo Tiempo, dije a los hombres, que podían anunciar al César que Yo no ambicionaba su trono de riquezas materiales. En este Tercer Tiempo, en la Sexta Etapa de la Edad Planetaria, en el comienzo de esta Tercera Era Terrestre, tan llena de materialismo, Yo os digo, hombres que Me Escucháis: Decid a vuestros ministros que estén en Calma, que no vengo a dividir religiones ni a separar a los creyentes; no vengo a quitar al César de su trono ni a los hombres de sus iglesias ni de sus ciencias. …

117. Yo Soy Cristo, y Mi Reino, es de Paz, y no traigo espada ni quiero vuestro reino, sino el Bien para todos. Decidles, pues, que no Me ataquen, que Yo Soy el Cordero Inmolado, que prefiero el Silencio Espiritual, pues Soy el Mismo Verbo Divino en Manifestación. ¡Gozaos ahora!, que tenéis Mi Palabra en esta forma. …

118. Yo he visto, los pensamientos de algunas mujeres sencillas que han recibido a los niños en sus hogares; de otras, que están por recibirles; y otras, que ya han dado pan a los pobres.

119. Yo no quiero que invitéis a vuestras mesas a aquellos que pueden pagaros el banquete, sino a los que no tiene pan que llevar a su boca; y debéis hacerlo calladamente, sin alarde, porque la Caridad no se anuncia, se Hace.

120. Yo dejaré hoy que vengan a Mí, vuestros niños, y pueden traer unas flores como un recuerdo de esta temporada en que Mi Palabra estuvo con vosotros.

121. Y Feliz aquel que permite en su corazón que se Desarrolle Mi Obra; Feliz aquel, que anda por Mis Caminos y tiene un corazón cual el del niño. Pues en cada ser humano Yo Moro, en cada ser habita el Padre Amado; y si, en espíritu y Verdad, visitáis los cuerpos que sufren en los presidios y en los hospitales, Yo os Bendeciré en gran manera.

122. Hombres que tenéis el corazón duro, cual el granito: ¿hasta cuándo dejaréis que Yo Reine en vosotros?… ¿cuándo Me Prepararéis vuestra casa de carne para Brillar en ella?… ¡Oh! humanidad, si quisierais daros cuenta de Mi Mensaje de Amor.

123. Cuando el mundo se Compenetre Plenamente de este Mi Mensaje de Sabiduría y Amor, ya no habrá guerras, ni falta de Caridad, ni divisiones, ni presidios, ni castigos ni castigadores; solamente habrá Paz y Buena Voluntad entre los hombres, Justicia, Rectitud, Amor, Pureza, Elevación, Espiritualidad e Inmortalidad.

124. Pero Mi Palabra se Realizará en lo Porvenir, por eso este Recinto se llamará Luz del Porvenir, se llamará como Mi Doctrina, porque Mi Doctrina es eso: La Luz del Porvenir… y Yo os dejaré un Guardián de Luz para que Vele, su Nombre, es: Cristo.

125. Yo soy Cristo. Una vez más desciende Mi Pensamiento, Palabra y Voluntad, en este siglo Mío; y Me pongo en Comunicación con el hombre, para Enseñarle y recordarle nuevamente las huellas de Mi Paso; así como el Evangelio y su Luz, contenidos en la Sabia Enseñanza del Verbo Divino.

126. Soy Cristo, que desde las Alturas de la Perfección desciende en pensamiento. Escuchadme, en este último Mensaje Espiritual de este Tercer Tiempo; la Palabra no cansa, ya que tiene Espíritu de Vida y de Gracia, que deja Luz y Descanso en las almas.

127. Soy el Médico paciente que busca a sus pequeños, a sus Amados enfermos para Curarles con el Hálito del Espíritu Amoroso. Soy el Buen Pastor que busca a sus ovejas. Soy el Maestro que quiere reunirles a todos y que sigue Manifestándose a este Mundo por el Poder del Pensamiento Divino.

128. Si hacéis vuestra vida, según la Enseñanza de Mi Palabra, seréis Conmigo; si Me Comprendéis, entraréis en Comunión con quien siempre os ha Amado y nunca dejara de Amaros.

129 Ya no carguéis esa cruz tan pesada que con vuestras faltas vais haciendo; esa cruz que os hace tanto llorar, podéis hacerla más liviana en vuestra vida, si andáis en Mi Camino.

130. Mirad, gran importancia tiene este siglo, pues es el Siglo de las Revelaciones, de las Intuiciones de los Mensajes Superiores. Es el Siglo de la Espiritualidad, de la Preparación del Removimiento; es el Siglo de Mi Siembra de Luz y de Amor.

131. Si Comprendéis la importancia de los Tiempos, vuestra alma quedará poco a poco Blanca como la Luz.

132. Purificaos con la Luz del Santo Espíritu, entrad en el Sendero del Bien, y Me Ayudaréis a Sembrar la Luz de Mi Doctrina.

133. Este mundo, se asemeja a un Gran Hospital; todos están enfermos, unos del cerebro y otros del corazón; hay muchos que Curar.

134. Y también los niños sufren y tienen tristezas, y Elevan sus suspiros al Padre, a los Planos de la Perfección. ¿Adónde va el suspiro de los niños?… ¿adónde va la mirada de los niños?… Más Allá de este mundo de los hombres, Más Allá de las nubes del firmamento.

135. Porque también los niños lloran y esperan que la ilusión se convierta en Realidad, pues muchos de ellos tienen la ilusión de lo prohibido en su pobreza, del juguete amado; y por no tener estas satisfacciones, suspiran e imploran al Cielo.

136. Pero los niños son Buenos y Candorosos; y Yo quiero, humanidad Mía, que seáis siempre a semejanza de los niños, para que entréis al Reino de los Cielos del Padre, donde ya no se sufre.

137. A todos voy a dar Mi Amor, que por eso hice lo que tenía que Hacer: Venir al mundo, entregar el Cuerpo para que fuese partido como el Pan blando en la Noche de la Cena, entregar la Sangre para que fuese repartida como el Vino; y entonces, en el Pacto Sagrado de la Unidad, de la Redención y del Sacrificio, demostraros Mi Amor.

138. El Sacrificio y la Redención, siempre deben ir juntos; y es Necesario que vayáis Elevando vuestros pensamientos y Ejercitando la Caridad, para que penséis en los demás; y en último término, en vos mismo.

139. En este Tiempo, la mayoría de los hombres tiene el pecho cual un sepulcro en el que no nacen Rosas, pero Yo quiero que ese sepulcro, se Convierta en un Santuario con Flores, Incienso y Luz; Yo quiero que el pecho de los hombres tenga Amor y Misericordia que dar a sus semejantes.

140. Yo quiero que hagáis Honor a la Doctrina Cristiana, a la Doctrina del Verbo Divino, ya que: Si estáis lejos de Ella, en esta existencia humana; no lo estaréis, en las existencias que han de venir. …

141. Mirad, hay mucha sangre regada en la tierra de vuestro planeta; por cada gota de sangre, haced una Obra Buena, para que así sea Equilibrada vuestra Vida; Compensada la sangre, con el Bien regado en esta existencia. Si así lo hacéis, Yo os Bendeciré, como he Bendecido a las mujeres que afanosas han dado a los niños el pan de cada día; y quien Recibe y Sirve a los niños, Me Sirve y Recibe a Mí, y su Dádiva será Multiplicada al ciento por uno.

142. Pero pensad que recibiréis mucho más, Allá en el Mundo de las Almas, Allá en el Valle Espiritual, en el mundo donde los seres Vestirán con Blancura Inmaculada, Vestiduras Espirituales para la gran Fiesta, para la Fiesta Celeste que nunca terminará.

143. ¡Más almas quiero en Mi Fiesta!; almas, qué pocas son Mías a Plenitud de Amor; ya que La mayor parte de los que llegáis a Mí, tenéis una Fe muy limitada.

144. Pero si tenéis triste el corazón, emplead el tiempo en Benéficas Obras, entregaos al Servicio, entonces olvidaréis vuestras tristezas y amarguras, en el Bien que brindéis a los demás. Pero no olvidéis que es por el dolor, que vais a Purificaros. Pero si venís a Mí, Recibiréis Gracia y Dones a raudales; y como Bálsamo, Apartaré la hiel del dolor de vuestros labios.

145. Pero no todos pueden venir por Mi Camino, porque sienten Mi Camino como si fuese para ellos estrecho y difícil, ya que, en Mi Camino, no penetran las plantas de los corazones impuros; mas todos podéis penetrar a Él, pero antes, tenéis que Limpiaros.

146 Mas, no os aflijáis aquellos que aún no podéis llegar hasta Mí, porque Yo desciendo a vosotros por Mi Pensamiento como Luz de Gracia, para Calmar los dolores y las enfermedades del alma y del cuerpo. No temáis, Mis Amados, a la ausencia, que no existe para aquel que Sabe estar en Comunión Conmigo; y Yo Me haré Sentir en vosotros.

147. A todos los Amores Santos Yo Respondo; Mi Luz Ilumina al mundo; y el sol, es semejante a esta Luz, que sin distinción de razas ni credos, de sectas ni colores, Alumbra a todos por igual.

148. Vosotros que venís buscando, vosotros encontraréis; porque Mi Amor es cual Brisa Suave, cual Fuente de Aguas Cristalinas, como Pan de Vida Eterna, como Torrente de Luz, que jamás cansa al que la Recibe, ya que Alienta siempre al corazón enfermo.

149. Es noche de Gracia y de Clarinada Espiritual, de Alto Mensaje de Revelación para las almas, en las que Mi Irradiación ha sido más Fuerte, y la materia se ha estremecido al Torrente Luminoso de Mi Átomo de Amor.

150. En la Revelación de esta noche, Descansará vuestra alma, Gozará vuestro espíritu y Meditará vuestra mente. Voy a hablaros, hijos Míos, como si hablase a Mis Apóstoles, de Altos Conceptos, de Revelaciones que los Apóstoles Entendían cuando Yo les hablaba y que quedaban ocultas para la muchedumbre.

151. Soy el Maestro de maestros; y quiero recordaros: que penetro en vuestra imagen esta noche, como si cada uno de vosotros fuese un Apóstol Mío, uno de Mis Escogidos. …

152. Cada uno de vosotros es una Piedra Fundamental en la Construcción de este Nuevo Templo, aquí brillará una Nueva Luz y vosotros Ayudaréis y seréis partes integrantes de su Base, y Mi Doctrina aparecerá ampliamente, porque los hombres tienen Necesidad de algo que llene sus Buenas Aspiraciones, que Satisfaga sus Anhelos más íntimos y complazca su Conciencia.

153. Los hombres van buscando, pero ya nada les llena, porque los ministros de sus religiones son pecadores. Yo Me sirvo de pecadores, sí; sin embargo, las mujeres y varones por los que doy Mi Palabra, son pecadores; pero, son pecadores: Arrepentidos y Redimidos. …

154. En la Cuenta de los grandes Arcanos del Ser Supremo, no se pierde la cuenta de vuestros cabellos, ni de vuestras materias, ni de la Creación Toda del Universo; para El Padre Celestial, todo está Contado; y el Padre Dios, da a los hombres, más de lo que necesitan.

155. Si el Padre Dios, da así, ¿por qué no habréis de dar al Padre, lo que es Suyo?… Al mundo volverá la materia, a la tumba vuestro cadáver. ¿Por qué no dejáis que vuestro espíritu, vuelva a Dios?… Dejad vuestro cuerpo, para el sepulcro; pero dejad al espíritu, para el Cielo.

156. Amados Míos, vosotros debéis pensar que no sois solamente materia, que sois espíritu; y Yo vengo por lo que es del Cielo, por lo que al Cielo volverá; vengo a Preparar vuestro espíritu, a Puliros, a Fortificaros, a Ayudaros en vuestra carga, que es muy pesada y sin Mí no podéis llevarla.

157. En Mi gran Amor, os veo como un pequeñito Amado que apenas va dando los primeros paso en el triste desierto de esta vida humana, de esta existencia que es más grande de lo que vos pensáis, porque las muchas vidas pasajeras del hombre se resumen en Una sola, en la Vida del Peregrinaje, en la que muchas veces volverá a la Tierra para Restaurar lo perdido, para Equilibrar, para Obedecer la Ley, para Armonizaros con el Padre, para Reconocer que aquel que Cumple con sus Deberes tiene gran Satisfacción para con Dios.

158. Vos entraréis en la Morada Sublime del Padre, si Cumplís con vuestros Deberes. Sed buen padre, buena madre, buen hijo, buen esposo, buen hermano, buena hija, buena esposa.

159. Cuando habéis suspirado en espera de Mi Amor, ¿acaso no os he contestado a través de la aparente distancia entre el Cielo y la Tierra?…

160. Dejadme en vuestro corazón una Morada, sed a Semejanza del Amor de los amores que se hizo hombre para Enseñar a los hombres, y si no os ha bastado Mi dolor, pedidme que vuelva a la Tierra otra vez y buscad una nueva Cruz para Mi.

161. Vosotros Me Ayudaréis en Mi Labor, pues es Necesario que el mundo se Acerque más a la Verdad y Sienta en su propio ser a Dios; Espiritualmente, que no le Adore bajo formas esculpidas por manos de hombres, sino que busque a Dios en Espíritu y Verdad; no a través de formas materiales, no en materia y barro, sino que le busque en la inmensidad de sus dolores; y busque al Espíritu Santo, en la Manifestación de la Sabiduría Universal; y al Padre, dentro de su Justicia de Infinita Piedad, porque Él, es la Infinita Caridad y la Infinita Misericordia.

162. El Amor está Desbordándose a Plenitud para vosotros, y hoy, la Enseñanza del Maestro de maestros, os Iluminó y Acarició; Acarició, sí, porque llegarán tiempos en que Necesitaréis Recordar Mi Palabra para soportar la vida.

163. Pero vosotros, sólo por momentos Abrís vuestro corazón a Mi Amor; y después, lo apartáis de Mí, para volverlo al mundo, quien sólo le brinda los siete puñales.

164. Pero quien vuelve los ojos al Padre Celestial, al Gran Espíritu Dador de toda Vida, vuelve sus ojos hacia Mí, y Yo le contestaré como el Padre Contesta; y su corazón, quedará Iluminado por la Luz surgida de la Comunión entre el Padre y Yo.

165. Y en Verdad, Pueblo Amado, no sabéis las Grandezas que os Concedo y las que os Concederé. Recibiréis Mi Hálito Amoroso que se extenderá por este Recinto y Servirá para Curar enfermos que tengan Fe, para Curar al triste que esté herido en su corazón.

166. Yo Preparo las aguas de este Lugar y les convierto en Medicina, en Bálsamo de curación. Las aguas se Saturan, ya que Mi Hálito Santo está esparcido en este Lugar.

167. Pero antes de Elevar Mi Luz a las Alturas Espirituales, al terminar esta Mi Cátedra, podéis Internamente, hacerme vuestro pedimento, los que queráis, que Yo lo recibo con el Amor de siempre. ¡Limpiad vuestra alma, Elevad el espíritu a Dios!… ¡La Luz del Espíritu Santo, sea con todos, y dad Gracias al Ser Supremo, que Está en los Cielos, en la Tierra y en Todo lugar!…

¡Mi Paz, sea con vosotros!…

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *