Cátedra 1943 Feb. 28

Cátedra del Divino Maestro. Febrero 28 de 1943 Tema: ¡Tiempo del Cumplimiento y del Juicio Final!

¡Gloria a Dios en las Alturas y Paz en la Tierra a los hombres de Buena Voluntad!… Gloria a Dios en las Alturas y pasa Mi Espíritu Divino de la Escala de Perfección hacia la de Jacob, para desde ahí enviar Mi Rayo Universal, en este día 28 de febrero del año 1943; alba de Gracia, en que os presentáis en Representación de los Siete Sellos, de las Siete Iglesias que Elías, por conducto del Hijo del hombre, vino a implantar en esta Nación Escogida por Mi Voluntad en la Tierra. Yo os recibo, Pueblo Bendito, y por vos, recibo al Universo entero, en Mi Nombre que Soy el Padre, el Hijo y el Espíritu Santo. …

1. De Gozo Me encuentro, Pueblo Amado de Israel, como siempre que Preparáis vuestros corazones para Manifestarme delante de ellos y reclinar Mi Sien entre vosotros.

2. Entre este Pueblo congregado en esta alba de Gracia, Yo encuentro al Pueblo Preparado, al Hijo de la Fe y de la Preparación. Para los hombres de la Fe es Fiesta Mi Cátedra, para los que no tienen Fe en este Tiempo, es tiempo perdido, para unos es la Verdad y para otros es la duda; pero en Verdad, os dice el Maestro: Todos habéis dudado de Mí, unos antes y otros hoy… mas, todos habéis dudado, porque queréis tenerme delante de vosotros, como se tiene a un hombre, como se tiene a una cosa; y cuando no habéis palpado con los ojos de vuestro cuerpo, la forma de Mi Espíritu, os habéis sentido defraudados, habéis dudado y Me habéis negado; mas, entonces, es el instante en que recordáis que en vosotros, he puesto una Virtud que es la Fe, con la que se puede encontrar al Padre, no porque Él se oculte a las miradas de sus hijos, Yo jamás Me he ocultado a los ojos de los hombres, siempre Me he Mostrado en Mi Festín Divino, para que podáis Contemplarme en Verdad y en Espíritu, no sólo superficialmente, sino que os he permitido que penetréis dentro de Mi Corazón, dentro de Mi Razón Divina, dentro de Mi Experiencia Divina.

3. Mas, no os habéis sabido Preparar, Pueblo Bendito, como jamás habéis sabido Escuchar la Voz de vuestra Conciencia, ni habéis dejado dominar a vuestro espíritu y vivís tan sólo con la carne. Por eso, el Maestro, os dice: No Me podéis mirar, Yo no Soy hombre, ni soy objeto material…

4. Mi Reino, no es de este mundo; el que quiera Encontrarme y Verme, el que quiera Sentirme y Escucharme, que Prepare su espíritu y su mente, su Mirada y Oído o Percepción Espiritual; que se despoje de las influencias de la carne, que aparte su materialismo y que Despierte a la Sensibilidad Espiritual para que pueda Sentirme.

5. Yo no he cambiado para con vosotros, Yo Soy Inmutable y Eterno, Mi Espíritu Divino no está sometido a la Ley de Evolución, siempre He Sido y Seré Perfecto, sólo todo lo que he Creado y lo que ha brotado de Mis Entrañas Divinas, lo he puesto en el Camino de la Ley de Evolución; y en ese Sendero, estáis también vosotros, están vuestros espíritus, porque vuestros espíritus también están limitados, sólo existe Algo que no tiene límites, que es: Mi Espíritu Divino… porque no tiene forma, no tiene Principio ni Final; mas, Yo Soy el Principio y el Final de todo lo Existente.

6. Estudiad, Pueblo Amado de Israel, porque habéis llegado a un tiempo, en que vengo a abrir vuestros ojos, en que vengo a abrir vuestro entendimiento y a estrecharos entre Mis Brazos, para que Despertéis de vuestro profundo letargo.

7. Ha llegado el tiempo, en que el Maestro, ha venido a deciros: Cerrad vuestros labios… y no habléis más, hasta que el Padre, os diga: Hablad…, porque mucho habéis hablado en la vida y lo habéis hecho mal, puesto que casi nada Conocéis de la vida; pregonáis: experiencia… y ante Mi Divinidad, no la tenéis.

8. Os he escuchado hablar de la vida y de la muerte; y confundís la vida con la muerte y la muerte con la vida. Os he oído hablar de Amor; y sólo la palabra conocéis, porque ni el Amor habéis sentido en este mundo. Habláis de Paz y de Justicia, de Igualdad y de Grandeza; y el Padre, os dice: Sólo palabras vanas y superfluas, brotan de vuestros labios. …

9. Pero, Yo os Amo en Verdad y en espíritu, porque he contemplado en el fondo de vosotros mismos: vuestra menesterosidad, vuestros anhelos de Perfección, vuestra hambre y sed de Justicia… no hay uno sólo que pueda hablar de: Verdad… y pueda dar Amor, sólo habéis sentido en esta Tierra, un átomo de Amor, semejante al de Mi Divinidad, pero es un átomo tan solo, que es: el Amor de vuestros padres… y cuántos hay, que ni este Amor han sentido.

10. Siempre os he Amado, por eso vengo entre vosotros en este Tercer Tiempo, para derramar una vez más Mi Amor y Mi Verdad, para Despertar la Fe de vuestro corazón, para Despertar a vuestro espíritu, a la Verdad; porque vosotros, que tenéis Fe en Mi Divinidad, que Creéis en Mi Verdad: Miráis el Camino, que siempre habéis transitado, y no lo contempláis nuevo. …

11. Tenéis Sentidos en todo vuestro cuerpo, tenéis alma en todo vuestro ser, nada pasa desapercibido para vosotros, porque estáis Despertando a la Verdad. Si pasa la muerte cerca de vosotros, Escucháis su paso. Si la Verdad pasa y el Amor también, ya los Conocéis vosotros. Si la Paz, se acerca paso a paso a vuestra morada, bien Conocéis cuáles son los pasos de esa Paz. Si las tentaciones, se acercan acechándoos y ocultándose entre la maleza, vos las descubrís y os levantáis presto en lucha, hasta vencerlas.

12. Vais conociendo: el porqué de la guerra, el porqué del dolor, el porqué de la Justicia Divina y de la justicia material; el porqué de las enfermedades, de las vicisitudes y de las pruebas; el porqué de Mis Beneficios y el porqué de Mis Complacencias. … Sí, Pueblo de Israel, vais Aprendiendo a Conocer, lo que es Verdad y lo que es impostura. Vais sabiendo, cuáles son los falsos dioses y cuál es el Verdadero Dios; cuáles son los Conocimientos y las cosas, que debéis guardar en vuestro corazón; y cuáles son, las que no debéis albergar; y sentís Gratitud, ante vuestro Padre.

13. Ésta ha sido Mi obra y éste ha sido Mi Amor. Ésta es Mi Huella, la Huella de Mi Paz en vuestros corazones; y si los hombres paganos y gentiles, si los hombres impíos que son los ignorantes delante de Mí, callaren la voz de la materia que habla en este instante, cerraren las puertas de este Recinto y os arrojasen fuera de él. ¿Podríais olvidar estas Mis Palabras, Pueblo Escogido?… ¿acaso son palabras entresacadas de los libros de la Tierra?… ¿son por ventura palabras extraídas de este entendimiento pecador, de este corazón manchado?… ¡No, Pueblo de Israel!… vos que os habéis Profundizado y habéis penetrado por el camino de esta Palabra, habéis encontrado el origen de Ella Misma; la Fuente, de donde brotan estas Aguas Cristalinas y habéis mitigado la sed que, en este Tercer Tiempo, Me habéis hecho presente; mas el Origen de esta Palabra, es: Dios… ¡Créalo el hombre o no lo Crea!…

14. ¡Bienaventurados los que Crean en esta Palabra!… porque en Verdad, os digo: de ellos, será la Paz, la Salud y la Vida… mas ¡ay! de aquellos que no Creyeran en esta Palabra, en este Tercer Tiempo, habiendo sido de los Llamados; porque los que han sido Llamados y Me han seguido, Yo los acogeré en Mis Brazos y los Defenderé, porque ésta es Mi Voluntad.

15. No es una amenaza, ni es una sentencia que tenga Preparada para vos; pero mirad: los que bien habéis Escuchado el Consejo de vuestros padres en la Tierra, habéis recogido un Buen Fruto en ella misma… los que habéis permanecido cerca de sus Regazos escuchando sus sabios Consejos, sus Amorosos y desinteresados Consejos, habéis recibido la Herencia Suprema de esos padres: La Experiencia de ellos y el Buen camino a seguir… y los que habéis desobedecido, los que os habéis convertido: en ingratos… ¿qué ha sido de vosotros?: habéis sido Medidos con la misma vara, habéis saboreado el dolor… los unos, habéis recogido grandes caudales en el mundo, pero en el postrer momento de vuestra vida, cuán dura ha sido vuestra agonía. Y, ¿acaso esos padres materiales, les han castigado por su propia mano?… ¡No, Pueblo Bendito!… ha sido la Vida en su existencia humana, ha sido la misma persistencia de aquellos hijos ingratos, la que les ha castigado… por eso, os digo: Mi Mano sólo Señala… Mi Mano Acaricia y Escribe, pero jamás castiga, ¿para qué Pueblo Bendito?… si en vos mismo, está la sentencia; si en vos está la Conciencia y la Reflexión, si en vos está la Restitución espiritual y la Expiación material.

16. Pueblo Amado, seguidme Escuchando, seguid Asimilando Mi Enseñanza, seguíos Preparando y Caminad; no os estacionéis en el Sendero, no imitéis a los hombres de otras sectas, que sólo cumplen con sus cultos exteriores, que sólo juran y dicen que Aman al Padre, en su oración verbal, o sea, en sus rezos; pero que, en el camino de su vida, no Me Aman ni Me Cumplen.

17. En vuestro camino, Mi Pueblo, dad pruebas de Mi Verdad, no hagáis alardes; en Verdad, el Padre os dice: en todos los días, en todo momento y en cada paso, podéis hacer Caridad, podéis Practicar Mi Ley; sin fanatismo, sin prejuicio y sin superstición.

18. Aprended a Cumplir y a Trabajar, Aprended a ser el Siervo del Padre; no el esclavo, porque vos sois Mi hijo muy Amado y quiero que seáis Libre en esta Causa Divina, en esta Misión Espiritual, en esta Huella de Amor; ya que, Yo, os he Preparado Libre, dentro del Amor, de la Buena Voluntad y de la Caridad, para que podáis vivir la Vida y la podáis Sentir y Saborear; porque vos habéis tomado los sabores, que no han sido creados por Mí, os habéis recreado con los placeres que no brotan de Mi Espíritu y con ellos os habéis embriagado y os estáis envenenando y estáis enfermo.

19. ¡Tomad los placeres Creados por Mi Voluntad Divina!… Conoced los Recreos que he hecho Yo para vos, para el corazón del hombre y para la mente del hombre; mas también para el espíritu; y así, seréis Feliz, seréis Sano y Grande, seréis más que humano.

20. Pueblo de Israel: ¿Quién os habla de estos acontecimientos?… ¿Quién puede hablaros en esta forma, con este Amor y con esta Firmeza en la Misma Palabra?… ¿Quién puede hablaros con esta Persuasión?… ¿Quién puede brindaros un Camino tan fácil y tan llano para seguir?…

21. No vengo a pediros un sacrificio, para que Me podáis Seguir por este Camino. No vengo a pediros vuestra sangre, ni a exigiros vuestra vida, ¡no!; pero sí, que el que Me siga, arranque su corazón del pecado para entregármelo. Sentirá dolor en el primer momento, sólo unos instantes dolerá vuestra carne, Pueblo Escogido, pero después vendrá: la Paz, la Fuerza, la Salud, la Alegría, la Tranquilidad y el Bienestar. … Un tiempo vuestra carne, resentirá ese cambio; mas, los que no lo habéis hecho, Experimentad, Ensayad en este mundo, y encontraréis la Razón de Mi Palabra.

22. Mirad: que vuestros espíritus, ya estaban cansados de falsos dioses, de falsas tradiciones, de cultos superfluos y sin Esencia… de palabras rutinarias y monótonas, que han cansado a vuestro corazón y que nada os han entregado los hombres que se han levantado como emisarios, como ministros.

23. En el Final de los Tiempos, los Estoy Juzgando con Amor, les Estoy dando el tiempo para el Tiempo; ellos se nombran: Pastores de los hombres… y en Verdad, os digo: Ellos necesitan Pastor… muchos siglos hace yaque os han hablado con Mi Palabra y día tras día es la Misma, es sólo una rutina; y mientras el hombre habla, el pueblo duerme porque está cansado.

24. Hijos Benditos, habéis llegado a estos Recintos Humildes en donde no hay libros, ni ritos, en donde no hay galas, ni oro, ni pedrerío; y habéis escuchado una Lección interminable; un torrente de palabras, que aparentemente se repiten, pero que siempre hablan de distintas Revelaciones y Explicaciones, todas dentro de la Justicia, de Mi Amor y de la Verdad, ¡Créalas el hombre o no las Crea!…

25. Sí, Pueblo Bendito, vuestro espíritu, no se ha cansado; por eso estáis Despierto Escuchando día tras día e instante tras instante al Padre, porque sabéis que si dormís, perdéis una Pisada en el Camino; porque sabéis que si dormís un momento, perdéis una Lección, una Palabra y un Fruto que tengo preparado para vos; y por eso, no queréis dormir, por eso estáis siempre Velando Atento de Mi Voz, porque queréis ser el Heredero, el poseedor de este Tesoro, que no tiene Precio en los Cielos ni en la Tierra; y os Estoy Heredando, Estoy llamando a los varones y mujeres, ancianos y niños, de distintas clases, de distintas lenguas y colores, para fundirlos en Una sola Familia y tenerlos en Una sola Casa, sentarlos en la misma Mesa, sin contemplar linajes, castas ni colores.

26. He aquí Mis hijos, a todos os Amo en espíritu y en Verdad; mas entre vosotros, están los representantes de las familias, representantes de las comarcas, de los pueblos y de las naciones; de unos hogares he escogido y llamado a un padre de familia que Me está Escuchando, de otros hogares a una madre, de otros a un hermano, a una doncella, a un mancebo.

27. De una congregación, he llamado a un varón; de una mansión del poder en la Tierra, he llamado a otros varones; de aquellas comarcas cercanas y lejanas, he llamado a los corazones que también Me Escuchan; y de las lejanas naciones, de aquella Europa lejana para vosotros, de aquella Asia más lejana para vosotros, están también sus representantes, todos, Escuchando una voz, todos Escuchando una misma Enseñanza y formando Un solo Corazón y Un solo Pensamiento.

28. ¡Benditos seáis, Mis hijos!… a todos os estrecho con Amor Infinito en este instante; y así como estáis Adorándome en la Tierra, Yo os llevaré a Mi Casa, a la Tierra de Promisión, porque ésta es Mi Voluntad.

29. Y en este instante, Perdono a todos los incrédulos que se sienten por un instante confundidos ante esta Palabra, ante esta Voz; y os digo, como he dicho a Mi Pueblo: ¡Callad, cerrad vuestros labios, sólo sensibilizad vuestros oídos!… pero despojad vuestro corazón de prejuicios y vuestro entendimiento de vanidades, porque es el Tiempo de las Sorpresas, de las Maravillas, de lo inverosímil.

30. Mirad que vengo a tomar hasta vuestros propios términos humanos, para materializarme con vosotros: hombres de ciencia, hombres de letras… para que así podáis Escuchar al Maestro, para que podáis Comprenderle; es el tiempo en que nada podéis decir, en que no podéis oponeros, ni debéis juzgarme; sino abrid vuestros ojos, los oídos, el corazón, el entendimiento, la Conciencia y todos los Sentidos, para que Escuchéis la Voz de Mi Concierto Celestial, la Voz de la Verdad, de los elementos y de las Fuerzas Espirituales y Divinas; porque es tiempo de caos, es tiempo de prueba y es tiempo de la Batalla Final; en este Tiempo, os Estoy Juzgando en Verdad: diente por diente y ojo por ojo… es el Tiempo del Juicio Final; no es el juicio, como vosotros lo esperabais; es el Juicio Divino, que ha sido Mi Voluntad; corazón por corazón, pueblo por pueblo y nación por nación, Estoy Juzgando.

31. Daos cuenta, Pueblo Bendito, que es el Tiempo del Gran Juicio Divino, y en Él estáis; y os tengo en Paz, y os Estoy manteniendo en Paz, porque si desatare las guerras entre vosotros, ¿adónde iría a dar vuestra Conciencia?… ¿adónde quedaría vuestro Sentimiento?… ¿adónde quedaría vuestra Razón, para pensar, para Orar y para poder Pedir, para levantaros en defensa de la humanidad?…

32. Os he mantenido en Paz; mas, sentid el peso de vuestra Responsabilidad, medid el peso de esta Cruz de cumplimiento que he posado en vos, que es un madero de Amor, un madero de Bienandanza; pero callad, porque dentro de este Pueblo, he encontrado que muchos, pudiendo ya hablar, os habéis concretado a callar; y muchos, no pudiendo –porque no estáis Capacitados para hablar con Verdad– sois incansables hablando; y por tanto, prevaricáis en los caminos. ¡El que esté Preparado que hable y el que no lo esté que se Prepare!… pero que por ahora: calle. …

33. ¿Me Comprendéis, Pueblo de Israel?… No quiere el Maestro que su Obra y su Palabra, la vayáis arrastrando. No quiero que vos, seáis la causa, de que desgarren Mi Nombre y Mi Doctrina. Yo quiero ser Mi Propia Causa; mas no seáis vos, porque ¡ay! de vuestro corazón.

34. Si habláis bien, y no es tomada en cuenta vuestra palabra, podéis vivir Tranquilo; pero si habláis mal y por esa misma causa Mi Obra es desgarrada, vos sois el causante; vos, tendréis que Reparar ese yerro y tendréis que Lavar esa mancha, porque ésta es Mi Voluntad.

35. En Verdad, os dice el Maestro: Preparaos para que habléis Bien, no quiero que toméis Mi Palabra como un arma destructora, no quiero que la toméis como espada de doble filo, para herir el corazón de vuestros hermanos. No quiero, que cuando habléis de Mi Obra o de Mí, se exalte vuestro corazón y perdáis la calma, no quiero que vuestra sangre arda en vuestras venas, de ira o de impaciencia.

36. Cuando Enseñéis Mi Palabra, a vuestros semejantes, no quiero que Mi Obra sea causa de división, ni de incendio ni de torbellinos. Quiero que la llevéis como un Estandarte de Paz y de Calma a los hogares y a los corazones, para que arranquéis de raíz el fanatismo con Amor, la idolatría con Persuasión, los odios con Paz y los rencores con Concordia; ¡sed siempre la Paz!…

37. Si vuestro hermano, se exalta ante vuestras palabras, manteneos Sereno; sed vos en medio de aquella tempestad, como un Faro luminoso; no seáis fanático, no os confundáis, no imitéis a aquel que pierde la Serenidad y no está dentro de sí mismo y no tiene dominio sobre su carne, ni sobre su propia Conciencia; sed siempre Sereno, para que deis Pruebas y Testimonio de que sois Mi Discípulo, al que pude Heredaros.

38. ¿Qué puede heriros a vos?… ¿qué puede daros muerte, Pueblo Escogido?… Si escucháis la blasfemia, en labios de vuestro hermano; sentid lástima por él, contemplad cuántas tinieblas lo envuelven. Si veis que no hay Fe en él, si contempláis obcecación, Perdonadlo y sed Paciente; sed como el Cincel de Mi Palabra, que ha tenido la Paciencia Divina, de Pulimentar a vuestro corazón.

39. ¡Mirad cuánto he tenido que Tocaros!… ¡Mirad cuánto he tenido que hablaros al oído y qué tocaros por conducto de vuestro hermano, para que llegarais a Creerme!…

40. Os he desmaterializado, os he despojado de muchos bienes, he arrancado de vuestro propio nombre los títulos, he hecho que los vuestros os desconozcan, os he reducido a la nada; para que en esa nada, pudierais encontraros a vos mismo. Yo os he Libertado; mas, no os he esclavizado. He quitado de vuestra mano los falsos poderíos, para que pudieseis Poseer el Verdadero Tesoro de la Libertad del Pensamiento, de la Conciencia y de la Contrición.

41. Sí, Israel Amado, pero ahora que os he hecho Libre, bien podéis poseer caudales de la Tierra y ya sabréis Distribuirlos Bien; mas cuidad, de no volver a vuestros antiguos pasos, cuidad de caer nuevamente en las tentaciones humanas.

42. Mirad Pueblo Amado, si llegareis a adquirir títulos en la Tierra, no Me opongo, pero sabed hacer Buen uso de ellos; ya sabéis, bajo la sombra de ese título en la Tierra, hacer Amor, Caridad y Justicia entre los que Yo os entregue a vuestro custodio.

43 No Me opongo a que poseáis ahora caudal, os lo he quitado en este Tercer Tiempo; mas, si Me place volvéroslo a dar y volvéis a recogerlo en la Tierra, ya sabréis hacer Buen uso de él.

44. ¿Me Comprendéis, Israel Amado?… No Me opongo a que volváis a pisar caminos que ayer pisasteis, pero Comprended y Reconoced que en aquellos caminos dejasteis muchas cosas sin cumplir y muchas cosas sin hacer; y que al volver a ellos, no será para vanidad de vuestra envoltura, ni será para embriagaros en el fango y en los placeres del ayer; será para Cumplir, será: para que hoy, Comprendáis, lo que ayer no Comprendisteis; y Veáis, lo que no Visteis; y Sintáis, lo que no Sentisteis. …

45. Ésta es Mi Cátedra, ésta es Mi Lección; y mirad que no he hablado de vuestros pecados, mirad que ni he venido a hacer Justicia en este Día.

46. Cuántos hay que Me dicen: –¡Padre, cuánto es Tu Amor y nosotros no Te Amamos; cuánto es Tu Perdón, y nosotros siempre Te estamos faltando; cuánto es Tu Beneficio y cuántas son nuestras manchas en el alma!… Sí varones y mujeres: Me doy cuenta de vuestras manchas en vuestra vestidura espiritual y de vuestra ingratitud… Yo Me doy cuenta, de toda la perversidad humana; pero Mi Amor, es Inmutable.

47. Tened Fe en vos mismo, tened Confianza siempre en Mi Amor y será Mi Amor el que os Regenere, será Mi Amor el que os Juzgue en vuestra Conciencia y será Mi Amor el que os Salve y os siente a Mi Diestra, porque ésta es Mi Voluntad. Yo os Perdono y os Bendigo, en Mi Nombre que Soy el Padre, el Hijo y el Espíritu Santo. …

48. Pueblo de Israel, que una vez más habéis estado delante de Mi Presencia, Escuchando Mi Palabra. Yo os Perdono. Mi Mirada Divina, no contempla mancha: A unos he Limpiado los labios, a otros el pensamiento, a otros su cuerpo y a los otros su Conciencia… ahora Pueblo Escogido, ¿estáis Dispuesto a Perdonar, toda ofensa de vuestro semejante?…

49. Mi Fuerza, os la entrego a cada instante, en Mis Cátedras; y en Mis Palabras, están Mis Consejos Divinos; no son Palabras inútiles ni son frases vanas, las que vengo a entregaros; cada una de Ellas, es un Mandato, es una Ley; cada una de Ellas, es un Tesoro de Paz para vosotros.

50. Si en estos instantes, las tentaciones dispusieren a los vuestros, para disgregaros; id Preparándoos y no perdáis la Paz.

51. Si en vuestro camino, las tentaciones os acechan, y os brindan el fruto prohibido; ¡rechazadlo!… y conservad la Pureza.

52. Si por un instante, el dolor, os esperase en el camino, para hacerse sentir en vuestra materia y en vuestro corazón, sed Fuerte y Sereno; y de este modo, lo que habéis Recibido en esta alba de Gracia, lo Conservaréis por mucho tiempo, hasta donde vos mismo lo queráis Conservar.

53. ¡Tomad y llevad, Pueblo Amado!… Yo os Revisto de Fuerza y de Mansedumbre; dejo el Verbo de Mi Palabra, impreso en vuestros labios, la Esencia en vuestro corazón y la Luz en vuestro entendimiento.

54. Los que habéis Comprendido Mi Lección: Practicadla… y Enseñadla a los que se Apacienten con vosotros, en vuestro camino; los que os sintáis torpes: ¡Esperad!… y aguardad unos momentos.

55. En este instante, Pueblo Amado, de entre vosotros, he entresacado doce corazones, para entregarles la Heredad; porque ansiosos podían encontrarse, de Trabajar en las tierras del Señor.

56. Las Parcelas, se encuentran esperando a los Labriegos; y los Labriegos, sois vosotros; y para Sembrar, Yo Estoy con vosotros, para que en el instante de la Siembra no haya lágrimas en vuestros ojos; sino todo sea un Cántico en vuestros labios; y en el momento de Cosechar, ¡haya Fiesta en Mi Casa!… haya Fiesta en la Casa de Israel, para comer los Panes hechos con el Trigo Dorado, que los Labriegos del Señor, han Cultivado.

57. Así, Pueblo Amado, quiero que la Alegría y la Esperanza reinen en la Casa de Israel; y dentro de esta Alegría, no dejéis de Orar, de contemplar al mundo como perece; y dentro de esta Paz Espiritual, vos Trabajaréis por la Paz de las Naciones. …

58. ¿Me habéis Comprendido, Israel?… Puede decirme vuestro corazón: -Maestro, ¿no habrá algo Grato, delante de Tus Ojos?… Sí, Pueblo Escogido: Yo contemplo vuestro Cumplimiento y recibiendo Me encuentro vuestro Trabajo. …

59. Todo lo sé, Mis hijos muy Amados: Yo sé vuestros desvelos, Yo contemplo vuestro corazón desgarrado, el dolor que os causa la incomprensión de los hombres, el Anhelo por extender Mi Obra Bendita y la Alegría que sentís cuando habéis hecho que un corazón Me Ame y Me Siga en este Sendero… todo lo Sé, todo lo Comprendo y todo lo Concentro.

60. ¡Tomad y llevad, corazones Trabajadores!… os dejo llenos de Ahínco, de Anhelo y de Progreso, porque ésta es Mi Voluntad. ¡Tomad y llevad!… A todos, en este instante, os he recibido; y en Mi Regazo Divino os estrecho, os Perdono y Bendigo, en Mi Nombre que Soy el Padre, el Hijo y el Espíritu Santo. …

61. Universo entero: En este instante Yo os Preparo… todas las cosas creadas por la Mano del Eterno Padre, reciban Mi Bendición y Mi Gracia, en Mi Nombre que Soy el Padre, el Hijo y el Espíritu Santo. …

62. Naciones, comarcas y aldeas; mares, lagos y ríos, hasta el animalillo menos perceptible: ¡Tomen y lleven!… Hospitales y lechos de dolor: Mi Bálsamo de Curación sea en ellos. … Cárceles y presidios: Yo les entrego conforme Mi Justicia y Mi Voluntad…, Yo derramo la Paciencia y la Fuerza en aquellos ancianos y niños que vagan por las calles, en Mi Nombre que Soy el Padre, el Hijo y el Espíritu Santo. …

63. Aguas que esperando se encuentran de Mi Bendición: ¡Tomen y lleven!… Yo aparto la mancha que han contraído en la Tierra y les convierto en Aguas Puras, deposito en ellas una gota de Bálsamo y un Rayo de Mi Luz y de Mi Potestad, para que este Pueblo se Fortifique, para que este Pueblo se defienda de los elementos, de las tentaciones y del mal ambiente que reina en todo el mundo; mas, no sólo sea esto en los hogares de Israel, Compartid con los que nada saben de Mi Obra, de estas Bendiciones; Compartid de estos Beneficios y de este buen ambiente, porque ésta es Mi Voluntad. …

64. ¡Sea la Bendición en esas aguas que Me hacéis presentes!… y en los que vienen de lejanas comarcas: ¡sea Mi Fuerza con ellos… Fuerza: en su Verdad, en su entendimiento y en su Voluntad… y por el Sacrificio que Me hacen presente, sea la Paz en las comarcas y con los vuestros, en Mi Nombre que Soy el Padre, el Hijo y el Espíritu Santo. …

¡Adiós, Pueblo Amado!…

¡La Paz de Mi Espíritu Santo, quede con vosotros!…

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *