Cátedra 1942 Sep. 1

Cátedra del Verbo Divino. 1º de Septiembre de 1942 Tema: ¡El Dragón y la Bestia!

¡Gloria a Dios en las Alturas y Paz en la Tierra a los hombres de Buena Voluntad!… ¡Gloria a Dios en las Alturas y Desciende Mi Espíritu Divino de la Escala de Perfección hacia la de Jacob, para desde allí enviaros Mi Rayo Universal, Pueblo Amado de Israel! En esta Alba de Gracia, Día Escogido por Mí, en el cual os encontráis reunidos en Representación de los Siete Sellos, de las Siete Iglesias que Elías, por conducto del hijo del hombre, vino a implantar a esta Nación de la Tierra por Mi Voluntad. Yo os Recibo y os Bendigo y por conducto de vosotros, al Universo entero… en Mi Nombre que Soy el Padre, el Hijo y el Espíritu Santo. …

1. Bienvenidos seáis Pueblo Amado, ante Mi Palabra. Dejad por unos instantes que repose vuestro cuerpo; para que Meditéis y Analicéis, en espíritu, las Lecciones de Mi Enseñanza.

2. Ya es tiempo Discípulos muy Amados, en que, todos los espíritus debéis Velar y Orar, para que así podáis penetrar a la Vida Verdadera de vuestro propio ser, por medio de los Sentimientos Puros y Virtuosos del espíritu.

3. En esta alba de Gracia, Día de Reunión de todas las Congregaciones de Mi Pueblo; día de descanso, en el que ocupáis tan solo unos instantes de vuestra existencia humana para Escuchar Mi Doctrina; ahora, como en el Segundo Tiempo en que Elegí a Mis Discípulos, en el que también entregaba Mi Palabra a todo aquél que quisiera Escucharla; así mismo, en este Tercer Tiempo, vengo a Elegir a los que habrán de Seguirme; y también, Permito que Mi Palabra sea Escuchada por las grandes multitudes.

4. El Camino de Mi Luz, es para Todos. Mi Palabra, también. Mas, no todos querrán venir, ni todos podrán Avanzar al mismo tiempo; unos, lo harán antes y otros, después.

5. Mas en Verdad, os digo: ¡No volváis vuestros pasos hacia atrás, a los senderos equivocados que dejasteis!… porque, más Grande sería vuestro sufrimiento y dolor, que el que se os fue quitado.

6. Los que van Eliminando sus pasiones, para Formarme dentro de su ser un Santuario; son los que en este Camino, van siguiendo con Paso Firme las Divinas Huellas del Maestro; son los que van Formando, el Pueblo Espiritual de Israel, en este Tercer Tiempo de Mi Comunicación a vuestro mundo.

7. ¡Bienvenidos seáis Mis hijos!… ¡Bienaventurados seáis todos aquellos, que en este Tiempo, os vais dando cuenta del Camino Recto en que va penetrando Paso a Paso, vuestro espíritu; no vuestra carne, Pueblo Amado!… vuestra materia, más Fortalecida ya por vuestra Fe, sigue transitando en el mismo valle y habitando la morada que vos os habéis forjado con vuestro Libre Albedrío al Seguirme bajo Mi Voluntad; mas, vuestro espíritu, en Verdad os digo: Es el que va penetrando, Paso a Paso, en distinto Sendero de los que habíais conocido: En el Camino Recto de Mi Ley… el que ha amedrentado a muchos; y a los otros, les ha llenado de Reconocimiento y Entendimiento y de Elevación Espiritual también.

8. Mas, ¿Por qué se han amedrentado los espíritus, los que Me han volteado la espalda, aquéllos que habiéndome Escuchado y recibido, no han querido Seguirme?: Porque en este Sendero; los unos, por su poca Fe, porque no han visto la Figura de Jesús, porque no han Palpado a Dios como ellos lo han imaginado; mas, los otros, habiéndose Penetrado un poco más, han Contemplado la Jornada, ¡tan larga, tan infinita!… que han dicho: -Maestro, no Te puedo seguir todavía… y se apartan de Mi Enseñanza, para seguir en su mundo, dentro de los senderos del Materialismo.

9. Sí, Pueblo Amado, muchos son los Llamados, y pocos los Escogidos; y de entre los Escogidos, escasos aún, son los Privilegiados. Mas, de los Escogidos Me Sirvo para hacer volver a los Llamados, a los que nunca Me han querido Escuchar, a los sordos, a los muertos, a los mudos, a los ciegos y a los paralíticos; de los Escogidos Me Sirvo, para que ellos escojan a sus propios hermanos.

10. En Verdad, os digo, Pueblo: Estoy haciendo obras Poderosas por medio de vosotros; Me Estoy Manifestando con Potestad sobre la humanidad, por vuestro propio Conducto, en vuestros Pensamientos, Palabras y Obras; porque es el Tiempo en que Mi Pueblo Amado, ha de levantarse de su propio letargo, para que por sus propios Méritos, pueda llegar a Mí.

11. ¡Nuevamente haré Prodigios, Pueblo Bendito!… son Necesarios. Os mostraré cómo hacer Méritos, para daros la Salvación; mas, no todos los Méritos os los he de Enseñar a hacer Yo, en el Tercer Tiempo; si cuando Me hice Hombre en el Segundo Tiempo, os los Enseñé a través de Jesús; si en aquel Tiempo Me dejasteis a Mí solo la Cruz, Me dejasteis apurar a Mi solo el cáliz de hiel y vinagre, si Me dejasteis derramar hasta la última gota de sangre en el Calvario; ¡hoy!… Me Acompañaréis, vosotros mismos; ¡hoy!… llevaréis vos, la cruz que os labrasteis; y Yo, seré vuestro Cirineo.

12. Ayer, Me encontrasteis caminando por la vía de la amargura con la Cruz que puso en Mi hombro la ingratitud humana; y hubo un hombre que fue en Mi Ayuda, Representando a la poca Misericordia de la humanidad; y hoy, la Cruz, la llevaréis vosotros sobre vuestros hombros; y Yo, vengo a ser vuestro Cirineo.

13. Ahora, estáis cargando la Cruz de vuestra Restitución, en pos del Cumplimiento. Ya vais caminando por la calle, la que os Conduce a la Cima de la Montaña donde expirar; donde ha de cesar el Cumplimiento de vuestro espíritu, para decirle al Padre: -¡Padre, todo está Consumado! ¡Padre, en Tus manos Encomiendo mi espíritu!…

14. ¿Cuáles serán los espíritus, que Me sigan hasta el final?… ¿quiénes serán los espíritus, que sin hacer ostentación de materia, Me sigan Paso a Paso, Secretamente y sin alarde, hasta llegar a la Cima del Monte? No lo sabéis… ni el Maestro, os dirá: Quién ha de llegar; y quién no ha de llegar, en este Tiempo. …

15. De Cierto y en Verdad, os digo: Todos Llegaréis… pero unos, antes; y otros, después. Unos con menos sacrificio y los otros con más sacrificio. Unos con menos dolor y los otros con más dolor, mas no porque Yo, así lo quiera; sino, según sea vuestra Obediencia a Mi Ley y vuestro Cumplimiento.

16. Según sea vuestro Ahínco y vuestra Preparación, así será la Cortedad o la extensidad del camino. Si elegís el Camino Recto… es el más Corto para llegar a Mí, llegaréis pronto; mas, sí elegís los caminos torcidos… esos son los que tardan; mas, Todo llega a Mi Divinidad.

17. Por eso he venido a Trazaros el Camino Recto del Cumplimiento: El del Amor; el de la Virtud del Bien, en Obediencia a Mi Ley… para que pronto podáis estar, en una Mansión de Paz; en ese Reino de Paz, desconocido aún para vosotros; Anhelado siempre, pero despreciado siempre por vosotros mismos. Y así, como os dije en el Segundo Tiempo: Mi Reino, no es de este mundo… ahora a los que reciben Mi Enseñanza y Me Siguen les digo: Vuestro Reino no está limitado a este planeta, ni tampoco está en este mundo Formado por Mí y reformado con la desobediencia e influencia de pasiones y ambiciones humanas; vuestro Reino, que es el que os Brindo, está Más Allá de todo lo que muere, de todo lo que cambia, Más Allá de vuestra mente humana, de vuestro materialismo y de vuestras pasiones.

18. Ahora os toca a vosotros, Imponeros ante vuestras debilidades, para que penetréis al Camino que os Señalo y Sepáis cual es vuestra Misión, en el Tiempo de Gracia que os concedo.

19. En Verdad, os digo: Paso a Paso vuestro espíritu, va Penetrando en ese Camino de Luz… no Conocéis el final, pero tenéis Confianza en Él. No Conocéis en toda su Plenitud al Padre, al Espíritu Universal que con su Voz os Invita para llegar hasta Él; pero, tened Fe en esa Voz, tened Fe y Confianza en esta Palabra; y en Verdad, os digo: ¡Bienaventurados los que sin Palpar han Creído, porque de ellos es el Reino de los Cielos!…

20. En este Tiempo, Pueblo Bendito, no vengo a materializarme; no todos Me Verán en la Imagen que Proyecté después de muerto Jesús, a Mis Discípulos de aquel Tiempo; y aun cuando el Maestro, incansablemente os ha dicho: Todo ojo pecador y no pecador Me Verá… el Maestro, hoy os dice: Analizad Mi Palabra, Penetrad en el Fondo de Ella… porque no serán los ojos de vuestro cuerpo, los que Me Verán; Me Veréis, con el espíritu; a través de vuestra Fe, de la Esperanza; con la Mirada que os da el Amor: La del Perdón y la Caridad… Sentiréis Mi Presencia, en vuestra Conciencia; en todo momento, Vibrará Mi Voz y Mi Palabra en vuestro Audífono Espiritual y Escucharéis el Eco de Mis Pasos en vuestro propio corazón; sí, Pueblo Amado, ¡ahí Me tendréis!… Me Veréis… y Viviré con vos.

21. Ya no seáis el Pueblo carnal, ya no seáis cual pequeño niño al que se le lleva de la manecilla; sed el espíritu Elevado, el que no Sacrifique a su Padre a cada instante con su desamor y su desobediencia; sed el Espíritu Elevado, el que diga al Padre: -¡Padre Celestial, dame de Tu Fuerza para ir hacia Ti!; no vengas a mi morada, porque está manchada y se encuentra inmunda; porque mi morada, todavía no está Preparada, para recibir la Visita de Tu propio Espíritu Divino. …

22. Pedidme Preparación; y Yo enviaré a Mi Mundo Espiritual de Luz para que os Prepare, para que os Engalane, Pueblo Amado; y entonces, vos podáis Encontrarme, en ese Espacio Infinito, en donde Morando pueden ser las Almas Justas de espíritus Luminosos, ¡Créalo el hombre o no lo crea!…

23. Sí, Pueblo Amado, ya no tengáis temor en este Tiempo, al Camino que os Señala Mi Doctrina; si lo habéis Iniciado… Continuadlo; sí mucho habéis recibido en Él… sea Testimonio, para vos mismo.

24. No cerréis los sentidos de la carne. No dejéis que vuestra carne, rechace lo que vuestro espíritu ha Recibido. La envoltura de sensaciones, con que habéis envuelto vuestra carne, la hace ingrata, sorda; trata de sujetar al espíritu, para que no Concibáis Mi Obra ni Mi Existencia, ni lo que os he Entregado y os he Beneficiado, para que no Reconozcáis que os he Escogido; y mirad, que cuando Me habéis Clamado, he Acudido presuroso a vosotros. Comprended que he vivido muy cerca de vos mismo, ya que Me Manifiesto por medio de la Creación… y no Me habéis querido Sentir. …

25. Yo Soy el Poder que os ha Libertado de continuar en senderos que os conducían al abismo, y os he Rescatado de aquel lugar en que os encontrabais envuelto. ¿Qué poder humano, pudo Levantaros del abismo en que habíais caído?… ¿qué voluntad humana, podría Realizar el imposible que había en vuestra errónea vida?… ¿qué ser Caritativo podría Sanaros, del Alma y de la carne; y podría Comprenderos?… ¿Quién podría Desatar los lazos de tentación que os ataban y abrumaban a vuestro espíritu?… ¿Quién pudo Apartar el Sentimiento de discordia que reinaba entre los vuestros?… ¿Quién podría Devolveros el Bien perdido, y el Reconocimiento de vuestras Virtudes?…

26. ¡Mucho os he Entregado!… no vengo a pediros algo en Pago; porque sólo Yo, puedo Hacer estos Prodigios entre vosotros. Tampoco vengo a acobardaros por ello, Pueblo Amado; no he venido a hacer alarde ni a enumerar los Beneficios que os he hecho; sólo quiero, Vencer con Mi Palabra: La reaciedad de vuestra carne… sólo quiero, con la Esencia de Mi Espíritu Divino: Despertar vuestras Virtudes. …

27. Quiero Convertir también el corazón endurecido, cubierto con la coraza de vuestra envoltura de pasiones con las que contamináis vuestra carne, para que vuestro espíritu pueda Trabajar Libremente, pueda Luchar con Fortaleza y Caminar con Paso Firme por este Sendero que a cada instante os hace deteneros, y decir: -¡Padre, Te seguiré, pero Estoy cansado!…

28. ¡No, Pueblo Bendito!… no exhaléis esa queja delante del Padre, no Me digáis que no tenéis Fuerza para Seguirme; porque de Fuerza, os he Dotado; y la Fuerza que Derramo sobre un Marcado y sobre de un Presente de los que pisan Mis Recintos Espiritualistas Trinitarios Marianos, basta esa Fuerza, para Levantar a toda una humanidad.

29. Ya no os quejéis de falta de Fuerza, ni de falta de Luz; tenéis todo lo Necesario para la Jornada; por eso, os pido que no arrojéis dardos de dolor sobre Mi Corazón Divino, porque mucho Me he Derramado sobre vosotros: Como Dios, Me he Manifestado; como Padre, os he Cumplido; y como Maestro, os he Enseñado. … Y si en este preciso instante se apartase Mi Rayo Divino de vosotros, se retirará Mi Palabra; bastaría lo que os He Hablado y lo que os he Entregado, Pueblo, para Salvaros a vos y a toda la humanidad.

30. Mas contemplo, que no había de ser así, porque os sentís aún el hombre débil, porque os vais comportando cual el hombre ciego, cual el niño necio; y aun siendo el espíritu Elevado en este planeta Tierra por Mi Enseñanza, queréis permanecer siempre con vuestro espíritu estacionado.

31. ¡Mirad, Pueblo Amado, que Me hacéis Padecer nuevamente!… Yo os he entregado un Tiempo precioso de Paz y Bienandanza y de Abundancia también, ¿por qué os quejáis?… ¿por qué decís que sois el menesteroso?… ¿por qué os sentís triste y carente del pan de cada día, de las llaves del trabajo y de la salud, Pueblo Bendito?…

32. Escuchad, Pueblo de Israel: Voy a continuar con la Lección de Mi Enseñanza y a Catalogaros en Dos grupos espirituales; mas no para distanciaros, sino para que os Ubiquéis en Verdad, en Mi Camino.

33. Este Pueblo que Me Escucha en estos Recintos Preparados por Mí, lo divido en Dos grupos: El grupo que no Me ha Comprendido y el Grupo que Me ha Comprendido… mas, el que no Me ha Comprendido, ha Recibido Mi Palabra por igual que el que Me ha Comprendido.

34. Escuchadme, Israel: El grupo que no Me ha Comprendido; pero que ha Recibido igual que el Grupo que Me ha Comprendido, va en su camino: Llorando… se siente menesteroso y fracasado, se siente perseguido y atado con cadenas de tentación; va en cada paso, sintiéndose lastimado con los cardos y espinas en su planta; va en cada día, derramando una nueva lágrima y va haciendo que la Vestidura de Gracia que le he Entregado, se vaya quedando jirón tras jirón, en los espinos de su propio camino. …

35. El otro Grupo, es el que clama Alabanzas en cada noche al descansar de su dura Tarea, de su ardua Labor; y durante el día, Eleva su espíritu ante Mí; Vela y Ora en cada instante; no para llorar, ni para renegar, ni para decirme que nada tiene, ni para pedirme algo; sino para decirme, Internamente: -Padre Celestial, Te doy gracias infinitas. He mirado Tu Caridad en este día, y he visto que Te has Manifestado; las pruebas han llegado a mí, pero sé que ellas son para Perfeccionarme; y a pesar de las pruebas, Tu Paz es conmigo y la Abundancia también. …

36. Yo os digo en Verdad, ese Grupo Me Glorifica, Me da gracias en cada atardecer y en cada anochecer; y al levantarse en cada alba, cuando contempla que la luz del nuevo día sorprende a sus ojos y le hace despertar, se levanta con la Esperanza en su corazón, con la Fe y el Valor en su ser, para decirme: -¡Oh, Hacedor del Universo!, voy nuevamente en el Camino de Lucha en que Me ha puesto Tu Divina Voluntad… y, levantando su Faz Serena delante del Padre, se doblega Humildemente ante Mi Voluntad; y marcha lleno de Paz, con Paso Sereno y Firme, a los caminos del Cumplimiento. …

37. Sí, Pueblo Amado de Israel, quiero Fundiros en Un Solo Grupo y en Una Sola Familia; no quiero contemplar Párvulos, Discípulos y maestros; o todos Párvulos, o todos Discípulos, o todos maestros. No quiero contemplar seres inferiores, ni seres Superiores delante de Mí; deseo la Igualdad entre Mis hijos, quiero que todos Desarrolléis el mismo Don y que todos sepáis Apreciarlo de igual manera.

38. ¿Me Comprendéis, Pueblo Amado?… pues en Verdad, les digo a los que no Me han Comprendido, al grupo que ha fracasado y que va llorando: Yo os he entregado en la Tierra el material Necesario para vuestra Evolución material y Espiritual, os Facilité un cuerpo animado, dotado de Facultades, de Potencias y de Sentidos… ese cuerpo cuando os hice el Llamado, Me lo presentasteis: Cansado, enfermo y degenerado… mas, Yo Soy la Fuente de Caridad y Gracia; y ese cuerpo: Os lo Sané, le devolví la Fuerza y la Salud, puse la Esperanza y la Alegría en el corazón; en vuestras manos, dejé la torta de pan y las llaves del trabajo; Purifiqué vuestra casa y Limpié vuestros caminos, hice que los Árboles del camino, dieran Fruto para que no os sintieseis menesterosos; os Defendí de los rayos del sol candente; y puse Manantiales de agua en vuestro camino, para que no sintierais sed… ¿qué más quería, vuestra envoltura?…

39. Mas, a vuestro espíritu: Lo Desperté de su profundo letargo… nada tenía que Entregarle, porque todo os Di desde el Principio de la Creación, desde el Instante mismo en que vuestro espíritu Brotó de Mi Ser.

40. Mas, en este Tercer Tiempo, cuando os hice el Llamado, Me hicisteis presente a vuestro espíritu: Cansado, enfermo y degenerado… sólo estas influencias Aparté; mas la Fuerza, estaba desde su Principio en vuestro espíritu; la Luz, también; la Conciencia, también, Pueblo Amado. La Memoria, la Inteligencia y el Entendimiento, todo está con vos… ¿qué más quería vuestro espíritu?…

41. Hice que vuestro espíritu y vuestra carne, se Fundieran en Un Solo Sentimiento, en Un Solo Cuerpo y Una Sola Voluntad, para mostraros Mi Ley dividida en este Tercer Tiempo en Veintidós Preceptos; y os dije: ¡Cumplid con esta Ley; y Tendréis Paz en este mundo, y Gloria en el espíritu!… Cumplid con estos Preceptos; pero empezad por el Comienzo de la Ley, para que podáis llegar al Final y Perfeccionaros a vos mismo.

42. ¡Practicad Mi Ley, Reconoceos a vos mismo, Reconoced a vuestro espíritu, Reconoced a vuestra carne, Escudriñaos a vos mismo, Penetrad en el fondo de vuestro propio ser para que os deis cuenta: Quién sois, cómo sois y por qué sois… para que podáis Comprenderme a Mí y a vuestros hermanos, y podáis ser Sumiso a Mi Divinidad y Obediente a Mi Ley; para que podáis, por la Comprensión de este Conocimiento, salir Avante y Cumplir; y por medio de este Cumplimiento, recibáis la Paz, y lo Necesario para vuestra Jornada en Mi Camino!…

43. Pero con todas estas Lecciones que pude decirle a vuestros espíritus, no habéis Despertado, ¡Oh, Congregaciones Benditas de Mi Pueblo!… tenéis en vosotras mismas, todo lo que debéis de Tener para Vencer vuestras pasiones, para Triunfar en la Batalla Final a la que el Padre, os ha Profetizado, para la Cual os he Preparado; y aun así, seguís aletargadas, seguís dormidas. Bien está que sois Perseverantes en Escucharme, siempre estáis delante de Mi Palabra y os concretáis a Escuchar, pero no la Analizáis; y si después, no Analizáis, ¿cómo podréis Practicar Mi Enseñanza y Mi Palabra?… ¿cómo podréis poner en Práctica esta Enseñanza?…

44. ¿Habéis creído que con asistir a Escuchar Mi Cátedra, llena de Bendiciones, habéis Cumplido?: Mas el Padre, os dice: No sólo dentro de Mis Recintos se Cumple; Estos son la Escuela en que Escucháis Mi Doctrina, Pueblo Amado, éste es el Lugar Escogido por el Maestro para Enseñaros, es en donde Vengo a Derramar Mi Enseñanza; mas el mundo, os lo entrego, para que ahí Practiquéis Mi Doctrina: En vuestro propio hogar, en la calle y las plazuelas, en las comarcas y los caminos, en los desiertos y los valles, en los océanos y los lagos, en la cumbre de las montañas y las explanadas, en las grandes ciudades y las provincias, en las villas y aldeas, con sus cárceles y hospitales, Pueblo Amado, con sus lugares de Expiación y Purificación, sus presidios, sus sanatorios, sus casas de dolor; en los matrimonios desavenidos, las multitudes que vagan por doquier divididas en bandos, los conflictos que se presentan entre los hombres, el vicio, la maldad, la lujuria, la deshonra, la falta de trabajo entre los hombres. …

45. La guerra, la peste, el hambre y la muerte, producidas: Por el desamor de los hombres, por su Desobediencia a Mi Ley de Amor y a su Rechazo a la Armonía que Expresa en toda la Creación… se han enseñoreado del Planeta Tierra.

46. Cuando le he brindado Mi Paz, al hombre… la ha rechazado; y atrapado en sus pasiones, por el dominio de los bienes y de sus hermanos, la substituye por la Guerra.

47. Cuando a través de la Naturaleza, le he otorgado alimentos en abundancia… los más poderosos, los que tienen riquezas materiales, los han acaparado para sí mismos; y en su egoísmo y ambición desmedida, han atraído en forma ficticia: Al hambre… la que ha azotado a sus hermanos los más débiles.

48. Yo os entregué: Un Orden Establecido en este planeta… en el que cada Elemento, cada criatura Animada por Mí, se Expresa Perfectamente en Obediencia a la Ley, en: Dentro de la Armonía. … Mas, los hombres, por vivir en los placeres ficticios y en sus vicios de gula desmedida y en contra de su naturaleza humana, como de todos los Órdenes Establecidos que os brindan la Salud Perfecta del cuerpo; él, con su desobediencia, originó: Las enfermedades… contaminando todas las criaturas, alterando el Orden, hasta provocar: La Peste… la que se manifiesta en respuesta a la inhibición de elementos que os Ayudan a manteneros en el Orden Perfecto de este Planeta.

49. Yo envié a Encarnar a la Tierra, a vuestro espíritu, con las Potencias y Atributos que recibisteis como Herencia Natural Divina al Brotar o Nacer de Mi Espíritu; y en Ella, están las Virtudes necesarias para el Desarrollo de vuestros Dones, para que Conozcáis Mi Creación Infinita dentro de la Eternidad Misma y que os Conducen a la Perfección.

50. Esas Virtudes, Dimanadas de Mi Amor, os dan la Vida Eterna, son Divinas; Yo, el Creador Universal, os las Deposité en vuestro Principio, en vuestro Nacimiento como espíritus y os las sigo Recordando siempre a través de vuestra Conciencia; pero vosotros Mis hijos muy Amados, al empezar a disfrutar de las sensaciones de la materia por medio de la carne humana, os rebelasteis; y cada una de esas Virtudes, que permiten al espíritu Disfrutar su Libre Albedrío en toda la Creación y que le dan la Vida Eterna, el espíritu del hombre, ya materializado, con su desobediencia, antepuso: Una pasión… sembrando así: La Muerte, entre sus hermanos… provocándoles que se sientan carne y más carne, opacando las Virtudes en su espíritu y por añadidura también, las Expresiones Puras de sus carnes humanas, afectando a las criaturas de la Tierra, destruyéndolo todo a su paso y dándole Muerte a toda Animación, sin saber que a través de ellas, también se Manifiesta su Creador. …

51. ¡Cuatro Jinetes del Apocalipsis!… que Vio Mi Discípulo, muy Amado; que en cuatro Etapas, se han ido enseñoreando del Planeta Tierra y que Representan al espíritu del hombre que en uso indebido de su Libre Albedrío, se ha convertido en Jinete del corcel bruto formado por sus pasiones.

52. Cuatro Bestias desbocadas a través de sus carnes, que durante los tiempos, van manchando sus almas; y que no saben ni pueden Domar aún y que han convertido al ser humano en Jinete de su propia calamidad, para causarse más daño y conducirlo a su propia destrucción.

53. ¡He ahí el Dragón que entregó Potestad a la Bestia de Siete Cabezas, que vosotros formasteis en vuestro egoísmo, con vuestras pasiones!… ¡he ahí al espíritu a través del hombre, adorándose a sí mismo al creerse carne y haciendo que le adoren los demás!… ¡he ahí al hijo desobediente; que teniendo Virtudes, no las quiere y haciendo uso de su Libertad, las rechaza!… ¡que teniendo Potestad Divina, en su rebeldía e ignorancia, está lleno de egolatría; y no sabe Usarla; y al haber participado de Ella, a sus cuerpos, ha provocado que todo lo destruyan!…

54. ¡Ese Dragón está en vosotros mismos, es vuestra desobediencia… ha nacido: De la necedad de necedades, de no Aceptar lo que el Padre Universal os brinda Espiritual y Materialmente, con tanto Amor!… y con vuestra ignorancia, os convertisteis en vuestro propio adversario; y os habéis creado un abismo, de donde surgen esas bestias de dominio, que han creado: A la Tentación… con la cual sometéis, también en vuestra propia ignorancia, a los hombres; provocando entre las grandes multitudes: El desquiciamiento de la niñez Bendita, la perdición de la Juventud, el error en los adultos y el relegamiento a los ancianos. … Influyendo también, a la mala interpretación de la Ciencia Única y Universal Expresada en Mi Creación; provocando diversas religiones, diversos sistemas sociales, diversas ciencias humanas; sembrando erróneas interpretaciones, que han provocado: La superstición y el fanatismo, el engaño y la impostura, la mentira y la falsedad… cubriendo al Mundo, de tinieblas y de oscuridad.

55. Mas, en Verdad, os digo: Ese Dragón y las bestias, esa egolatría, desobediencia y pasiones, eso que fue y que es; pero que no Es, porque dejará de ser… es tan Pequeñísimo ante Mi Amor por vuestros espíritus, que por eso he venido a Prepararos, Pueblo Amado, para Enfrentarle; y os he venido a Recordar: Las Virtudes que Deposité en vosotros, en vuestro Principio… Ésas son las Armas, con Ellas daréis muerte al Dragón de la desobediencia y a la Bestia de las pasiones.

56. ¡Ahí está el lugar de vuestro Cumplimiento, Pueblo Bendito, ahí está donde debéis de Practicar Mi Enseñanza!… y en Verdad os digo: Ninguna de esas luchas, es semejante a la más Grande Lucha, a la Gran Batalla Espiritual que habréis de Entablar con vuestra propia carne, con vuestro propio ser a la Luz de vuestro Entendimiento Espiritual, en vuestra Conciencia, Pueblo Bendito de Israel. …

57. ¡Ahí está vuestra Gran Lucha!… mientras no os Venzáis a vos mismo, mientras no os Convirtáis a vos mismo, mientras no os Sobrepongáis a vuestras pasiones, ¿qué podéis hacer con los demás?… ¿cómo podríais Conducir a la Moral a vuestros propios hijos?… ¿Cómo podríais Convertir el camino de ingratitud; en Camino de Paz?… ¿cómo podríais Dulcificar el pan de cada día; y Apartarle su amargura?… ¿Cómo podríais Sanaros vos, de todos vuestros males?… si, vos mismo, no habéis Comprendido: Que Debéis ser Obediente y Sumiso a Mi Ley; que debéis ser Manso y Elevado en todo momento; que debéis de consideraros Libres en los caminos de la Tierra; mas, además, debéis de poseer la Gran Libertad que Yo os entrego dentro del Camino del Bien, de la Paz y de la Buena Voluntad; que debéis Avanzar con Amor, dentro del Camino de la Mansedumbre, de la Conciencia y de la Rectitud, para que podáis Conocer todas las Moradas que Existen en Mi Creación.

58. ¡Venceos a vos mismo, Pueblo Amado!… ¡Ahí está vuestro más grande Enemigo!… ¡Vos, sois, el rival más grande y el enemigo más Poderoso que poseéis en la Tierra!…

59. Cuando hayáis Vencido a ese gran Enemigo, ese Dragón que dio Potestad a la Bestia, a ese Gran Adversario, del que Juan, Mi Apóstol Bendito, tanto os habló; entonces, Israel, habréis Vencido; habréis dado el primer Paso grande, en vuestra Jornada; entonces, podréis levantar vuestra faz y decirle a Cristo, vuestro Maestro de maestros: -¡Te seguiré!… porque en Verdad, no basta que vuestros labios Me lo digan a cada momento; es Necesario que desde el fondo de vuestra alma, brote ese grito: -¡Maestro, Te Seguiré!… y entonces, Yo pueda deciros: .. ¡Venid a Mí!…

60. Mucho Me habéis Jurado, Pueblo Amado. Mucho habéis querido Escribir, con el índice de vuestra mano en el Álbum Bendito de Oro, una Promesa… y el Álbum, Yo lo he cerrado, porque contemplo que esas Promesas, antes que Cumplirlas; serán como una Firma de Sentencia para vuestro propio espíritu; y no quiero más Restitución para él, en el Más Allá. No quiero que cuando lleguéis, ante el Sagrado Tribunal; el Maestro, os diga: ¡Mirad el Juramento?… y entonces… mesáis vuestros cabellos y crujáis vuestros dientes. …

61. Le hablo al grupo que no Me ha Comprendido y que no Me ha querido Comprender, pero Yo os Amo, multitud, Yo Amo a todos Mis hijos; y os entrego, lo mismo que a aquel que Me Cumple y que Me Comprende. Y en esta alba de Gracia, He venido a Despertaros y a Levantaros de vuestro profundo letargo, para que Penetréis con Paso Firme en este Sendero de Luz.

62. -¿Cómo podría Vencer?… Me dice, vuestro espíritu. ¡Preparaos!… el Maestro, os dice. ¡Desarrollad los Dones de vuestro espíritu y las Facultades que he Entregado en vuestra envoltura!… no queráis permanecer aletargado Mi Pueblo, no quiero que os manifestéis entre sombras, no quiero veros caminando cual el ciego. ¡Estad siempre en Oración!… quiero que seáis Conocedor de las Potencias de la Fe, quiero que Conozcáis por Intuición y Revelación, el peligro que os asecha y la Bienandanza que se Acerca a vosotros.

63. Quiero que por medio de la Comprensión de la Experiencia, Elevéis vuestro espíritu y Contempléis el Camino Recto que os Conduce al Más Allá; quiero que la Inspiración sea Grande en vuestro Entendimiento para que podáis Convertir a los hombres con Mi Palabra, para que podáis Convertir a los mismos vuestros que os han hecho sollozar por vuestra falta de Comprensión y Cumplimiento a Mi Ley; que creyendo Cumplirme y queriendo Cumplirme, no habéis encontrado el Secreto para vuestro Verdadero Cumplimiento; el Secreto, del Tesoro de Virtudes, que He Depositado en vuestro espíritu. …

64. ¡Reconoceos a vos mismo, Pueblo de Israel!… tened confianza en los Dones que os he entregado; buscad a Mi Mundo Espiritual, ese Mundo Agraciado de Luz, que es el que os viene a entregar en palabra Sencilla, la Explicación de Mi Obra; para que vos, en vuestro camino, en vuestros primeros Pasos, vayáis Avanzando con Firmeza, y lleguéis a ser, el Espiritualista Verdadero; porque no quiero contemplar imperfección en vuestros actos, ni mancha en vuestra alma, en la Práctica de los Dones de vuestro espíritu.

65. ¡Son profundos los Dones que le he entregado a vuestro espíritu!… Si tan siquiera, por un instante, los ojos de vuestro cuerpo pudiesen Contemplar a vuestro propio espíritu… ¡Asombrado quedaríais de Contemplaros y de Saber quién sois!… ¡entonces tendríais un poco de Caridad, entonces tendríais un poco de Respeto por vos mismo!… ¡entonces tendríais, un poco de Consideración, para esa Chispa de Luz y Amor que he puesto en vuestro espíritu; entonces Comprenderíais, lo que habéis hecho de esa alma, por donde la habéis arrastrado y lo que habéis hecho a cada instante y momento con vuestro espíritu; de ese átomo de Mi Divinidad, de esa Chispa de Mi Luz Divina, Pueblo Bendito de Israel!…

66. Sin embargo, mirad Pueblo: No tenéis Fe. … Diciendo que poseéis alma y que tenéis espíritu, no os los habéis Contemplado jamás, no tenéis Fe en ella misma, ni os Reconocéis como espíritu, no sabéis quién sois en Esencia; pero Yo, vengo a deciros: Si Creéis en Mi Palabra, si queréis tener Fe, y Seguirme, ¡Creed en vuestro propio espíritu… ¡Confiad en él!… ¡Reconoceos en él mismo!… para que podáis Desarrollaros dentro de vosotros mismos.

67. ¡No, Israel, ya no sigáis siendo la cárcel, ni el verdugo de vuestro espíritu; ya no os sigáis adueñando de vuestro espíritu, con las intenciones inmundas de vuestras pasiones que habéis originado a través de vuestra carne!… ¡Ya no sigáis siendo el Lobo voraz, la Bestia que le asecha a cada momento; dejadle ya en Libertad, dejadle ya Manifestar sus Virtudes!… ¡oh, grupo que Me Escucháis!…

68. Mas, la Porción que se siente haber Cumplido, Me dice: -Maestro, ¿acaso seré yo, de los que Cumplen?… mas, si vos, habéis Analizado y en vuestra Meditación, sentís que no Me habéis Comprendido ni Cumplido; uníos al grupo que no Me ha Cumplido ni Comprendido, para que así podáis Desarrollar más y más los Dones de vuestro espíritu. Porque vuestro espíritu es semejante a Mi Espíritu y lo que habéis hecho hasta este momento y la obra que habéis forjado hasta este instante, y a través de los siglos… ¡Guardadla!… porque no es todavía Digna, de Mi Divinidad. …

69. Pero no quiero desanimaros, con Mi Palabra. No vengo a sembrar dolor, ni a poneros un imposible delante de vosotros; pero, si el Maestro, os dijese: Que Me habéis Cumplido y que ya estáis Avanzando Cerca; o que si ya estáis Caminando Dentro del Camino de la Perfección… podríais caer entonces, en la conformidad; y Esforzaros muy poco, en vuestra propia Superación, Mi Pueblo Amado.

70. Yo Vengo con la Verdad, en Mi Palabra. No vengo a desmentiros, ni a delataros; Vengo a deciros, en el lugar en que estáis, Vengo a decir cuál es el Paso que habéis Dado, en este largo Camino que Conduce a la Perfección.

71. ¡Seguid Avanzando con Paso Firme, Pueblo Amado, no os detengáis ya un solo momento!… ya no retrocedáis, porque lo que habéis dejado tras de vosotros, es una estela de dolor, de lágrimas; es una huella, de lucha, de perdición y pecado.

72. Eso que dejasteis, es: “La Gran Ciudad”… y hoy habéis salido de la ciudad del pecado, de: “La Gran Babilonia del Tercer Tiempo”… para Encaminaros a una Nueva Tierra Prometida, a una Tierra Virgen que os espera con Manantiales de Aguas Cristalinas y Valles Fecundos, Campiñas Fértiles, con un Cielo Apacible, con un Cielo Benigno y Generoso; una Tierra, llena de Árboles que brindan Buenos Frutos y una Sombra de Vida, Agradable para vuestro propio espíritu, donde vosotros, podréis Morar al final de vuestra Jornada, Eternamente con el Padre; que no Conocéis, pero que habréis de Conocer, porque ésta es Mi Voluntad. …

73. Hasta este día, no Me habéis Sentido ni Conocido, en ninguna de las religiones que los hombres os han dado a conocer. Yo desciendo entre los hombres, y no contemplo una religión Justa y Desinteresada; no contemplo entre los hombres, una Doctrina Ideal y Perfecta; no contemplo entre los hombres, una Intención Benéfica y Pura. …

74. Sí, corazón, que Me decís: -Maestro, ¿acaso, desconoces Tu Palabra, entregada en las Religiones Cristianas y en la Religión Católica Romana?… No, Mi hijo, muy Amado… os dice el Maestro: ¡No puedo desconocerme a Mí Mismo, ni vengo en contra de Mi Palabra!… Mas, ¿en dónde está Esa, Mi Palabra?… Yo no la contemplo en los actos humanos, tampoco en el corazón ni en el entendimiento de las grandes muchedumbres; está encerrada en los libros humanos, en los libros envejecidos y empolvados, ahí está encerrada la Palabra de Cristo; y aún hay hombres, osados, que la han adulterado.

75. Yo no contemplo, Religión de Culto Perfecto; sólo contemplo ceremonias, ritos y tradiciones absurdas que entorpecen al espíritu; sólo contemplo, sufrimiento entre los hombres; pero eso, en Verdad, no llega a Mí… eso, no llega a vuestro espíritu, Pueblo Amado; mas si no llega a vuestro espíritu, ¿cómo han de ser Contempladas, delante de Mi Mirada Perspicaz?…

76. En Verdad os digo: Solamente los Sentimientos Nacidos del Amor, son los que se Elevan a Mi Espíritu. Sólo las Prácticas Nacidas del Amor, Elevan al espíritu del hombre. Sólo la Práctica de las Virtudes, os Conduce a Mí. Sólo la Paciencia y la Grandeza de espíritu, en todos vuestros Actos, es lo que os Conduce a Mi Divinidad. …

77. ¡Mirad, Pueblo Bendito de Israel!: El que Ama… Práctica la Doctrina de Cristo. El que es Sencillo, en el fondo de su corazón; y Siente, el dolor de sus hermanos; y a más de Sentirlo, lo Calma y sufre por él… ése es Discípulo de Cristo. El que Enseña la Virtud, pero antes de Enseñarla, la Siente… ése es Discípulo de Mi Divinidad, ése Practica Mi Doctrina y sigue Mi Enseñanza. El que Ama en espíritu y en Verdad, a su propio semejante… ése, es Discípulo de Cristo. …

78. Mas, el que llevando la Enseñanza… la oculta; ése, no es Mi Discípulo. El que la entrega tan solo con los labios; y no la entrega con el Sentimiento en el Pensamiento, la Palabra y la Obra… ése, no es Mi Discípulo. El que desconoce una de Mis palabras llenas de Esencia de Amor que os he entregado en cada uno de los Tres Tiempos… no es, Mi Discípulo. Es un traidor, él que niega la Pureza de la Madre de Jesús y que niega la Manifestación de Mi Trilogía Divina… no es Mi Discípulo, no ha Comprendido Mi Doctrina y se ha querido levantar frente a frente de Mi Divinidad, para negar Mis Misterios y Mis Grandezas. El que se levanta en esta Era, negando a su Propio espíritu, al Espíritu Divino del Padre y el de sus hermanos, y que sea negando Mi Llegada entre los hombres, en el Tercer Tiempo… no puede ser, Mi Discípulo. El que desoye las Profecías de los Tiempos pasados, las Palabras que decían, lo que había de Ser y lo que Hoy está Aconteciendo… es el mal discípulo y el mal apóstol. El que no ha sabido Entender, que tan solo ha Luchado y no ha Comprendido, en Verdad os digo, que: Ése no es Mi Discípulo. …

79. Yo contemplo, Pueblo Amado, muchas religiones llenas de falsedad, mucha imperfección en las Sinagogas; porque esas no son Mi Casa; no son Mi Templo, los templos de cantera edificados por las manos de los hombres. Mi Templo: Es el corazón del hombre… Mi Santuario: Es el espíritu de la Humanidad… la Flama: Es la Fe de los hombres… y el Altar: Es su Amor… el que va Construyendo, con las Piedras Blancas de las Virtudes, en sus Buenas Obras.

80. No vengo buscando cosas materiales para Derramarme y Manifestarme entre ellas; Vengo buscando almas, Limpias y Puras. Yo vengo buscando: Conciencias Tranquilas; y espíritus Humildes, Sumisos y Obedientes, para Manifestarme sobre de ellos. …

81. Mas vos, Pueblo, un átomo habéis tenido de Espiritualidad; y Me he Derramado y Me he Manifestado, en gran Esplendor; y espero, más y más vuestra Preparación para los tiempos de Gracia venideros, para Manifestarme más y más Grandemente entre vosotros.

82. Y entonces, de Cierto os digo, Israel Amado: Esta Doctrina será Universal, porque Es la Verdadera… porque en Ella, Derramo Mi Amor… y contemplo: Que Practicáis un poco de Amor… porque en Ella, Derramo Luz… y contemplo: Que estáis derramando un átomo de Mi Luz… porque en la Palabra que hay en Ella, Derramo el Efluvio de la Esencia de Mi Amor, que es Fuente Eterna de Salud de Mi Espíritu Divino… y Yo contemplo: Que vuestra Voluntad Espiritual, vuestro pensamiento y vuestra palabra, está Sanando a los hombres de la Humanidad… por eso, os digo: Yo Me Derramo y Me Presento: En Esencia, Potencia y Presencia… entre vosotros, Pueblo Amado.

83. ¡Créalo el hombre o no lo crea!: Yo no tengo enemigos… porque el que se crea tal, es enemigo de sí mismo; y Yo, no les contemplo como tal; Yo les contemplo, como a Mis hijos muy Amados; Yo les contemplo, como a los menesterosos.

84. A los que nombráis: “Sabios”… y que Me niegan, por su pequeña interpretación, propia del ignorante de la Verdadera Sabiduría Divina que se Manifiesta en toda Mi Creación; Yo les contemplo, con Piedad; y aún, cuando ellos Me niegan, y tratan de destruirme del corazón de los hombres, no podrán destruirme; porque ellos, no tienen el arma que pueda destruir a un Dios.

85. En Verdad, os digo: Sí delante de Mí, surgiera otro dios, Omnipotente y Poderoso como Yo… entablaría la Lucha al igual. Mas, ¿podéis creer Pueblo Amado, que de la nada, brote un dios Omnipotente como Yo?: De la nada… nada puede brotar. …

86. Yo Soy el Todo; y Yo nunca he Nacido. Yo siempre he Sido, por eso Soy Grande y Universal. Yo siempre he Sido. Y aun cuando el Padre, os dice: Yo Soy el Alfa y el Omega, Yo Soy el Principio y el Fin… Soy el Principio y el fin de las cosas creadas por Mi Voluntad, más Yo, tengo Mi Esencia, Presencia y Potencia. Nunca he Nacido, siempre he Sido; Yo Soy el Todo, por eso Soy y Siempre Seré.

87. Mas, de las criaturas Formadas por Mi Amor, ¿acaso creéis, que una de ellas… pueda Erigirse en Dios?… ¡Bendito seáis, Mi Pueblo Amado, que lo habéis Comprendido!…

88. ¡Yo Soy Grande y quiero que vosotros, seáis grandes!… No soy Dios egoísta, porque Soy Padre; y el Padre, es Amor, es Sacrificio y Abnegación y es Camino sin igual para todos sus hijos. Soy Padre; y no puedo vivir conforme, pensando en vuestra pequeñez; quiero que Me Comprendáis a Mí, pero para que podáis Comprenderme, necesito haceros Grande de Entendimiento, con Mi Luz y con Mi Palabra.

89. He contemplado que los hombres que tienen un átomo de Mi Luz, os la han ocultado; y he venido a vos, para Revelárosla, porque necesito que seáis Grande Pueblo; Grande, de Entendimiento y de espíritu, por medio de las Virtudes, para que así podáis Comprenderme a Mí.

90. ¡Mirad que estáis muy cerca de Mí!: A Mi diestra… no quiero que viváis lejos del Padre. ¿Cómo puede vivir un padre, feliz, sabiendo que los hijos están ausentes y a más de su ausencia, sufren?…

91. ¡Quiero que estéis muy cerca de Mí!… pero para que estéis cerca de Mí, tenéis que Acercaros, tenéis que caminar; pero para que podáis caminar en Dirección hacia Mí, vuestros Pasos tienen que ser: De Pureza, de Firmeza y de Práctica dentro de Mi Ley. …

92. Quiero que poseáis, el Reino que os tengo Preparado; este Reino que Yo Poseo y en donde Yo Habito, Pueblo Amado. ¿Cómo puede un padre vivir en un Hogar Engalanado, aposentado en un Festín, saboreando regios Manjares, sabiendo que tiene hijos, que son pordioseros en la puerta de su casa?… ¡no, Pueblo Amado!…

93. Pero vos… no Me habéis Comprendido, no Me habéis Tomado jamás como Padre; como un Rey Justiciero he llegado sobre vosotros; por vos mismo, porque os habéis Ajusticiado por vuestra propia falta de Cumplimiento.

94. Habéis temido, ser delante de ese Juez… y os habéis olvidado, que ese Juez; ¡antes!… es vuestro Padre.

95. Cuando el dolor ha sido muy pesado, por vuestra causa; habéis renegado delante de ese Dios; y algunos habéis dicho: -Dios ingrato. … y no sabéis que ese Dios “ingrato” es vuestro Padre. ¡Jamás Me habéis buscado como Padre!… no Me Conocéis como Padre; y hoy, en el Tercer Tiempo, en que He de Manifestarme Plenamente en cuanto Espíritu Santo; Vengo antes, a Manifestarme Plenamente como Padre y como Maestro, para que podáis Conocerme como Espíritu Santo.

96. ¡Sois párvulo, Pueblo Bendito!… y tengo que materializarme hasta un Límite!… pero, ¡Ay!… ¡Ay de vosotros, si queréis obligar al Padre a materializarse más de lo debido!… ¡Ay de vosotros, si con estas Manifestaciones, os intercaláis en las cosas prohibidas para vosotros!…

97. Os he dicho, que: Soy Grande… mas no vengo a hacer alarde de Mi Grandeza, ni con esto quiero humillaros, ni vengo a doblegaros; Vengo a deciros: Que Soy Grande Pueblo, para que Sintáis dentro de vos mismo, la Alegría de tener por Padre, y por Dios, al Ser Universal e Infinito… para que sintáis la Dicha, de Saber: Que por Dios, tenéis un Espíritu Universal, Incomprensible aun por vosotros e infinito en tiempo y distancia… no un dios limitado, no un dios imperfecto al alcance de vuestra carne.

98. Yo Estoy fuera del Tiempo y Distancia, ya que Soy Inmensurable en Mi Eternidad; eso he venido a deciros: Que, si Soy Grande, quiero que también lo seáis vosotros. … Pero por muy grandes que seáis, nunca seréis ¡tan grandes!… como vuestro Dios, como vuestro Padre. Nunca llegaréis a ser tan Poderosos, como Yo, ni tan Sabios, como Yo… pero, ¿Quién de vosotros, podría ambicionar, ser tan Grande como Yo?…

99. ¿Acaso no siempre habéis concebido Gustoso, mayor Sabiduría y mayor Experiencia, en vuestro padre Terrestre?… y os habéis Regocijado, cuando vos habéis contemplado que tenéis por padre, un hombre de Experiencia; ¿y los otros: Cuando habéis contemplado que vuestro padre terrestre, ha llegado a la madurez de su edad y aún le contempláis joven y Fuerte, arrogante y Valeroso, os habéis sentido orgulloso y Satisfecho de tener por padre un hombre Fuerte, un hombre grande en la Tierra?… Así también vuestro espíritu, no sea el temerario, el inconsciente, el ingrato.

100. Mirad que en el Reino de los Cielos, en aquella Tierra desconocida, hubo uno que se levantó por la Gracia que Yo le entregué; por los Atributos que puse en su espíritu, con la Potestad con que le Doté se levantó ante Mí, sin Saber que Yo, era más Poderoso que él; y en su ignorancia, pudo decirme: -yo soy tan Fuerte como Tú y puedo Gobernar este planeta, también como Tú. … Ya sabéis de quién os hablo, Pueblo Amado, mas, no quiero que esto sea con vos, Mi Pueblo.

101. Mirad, Pueblo Bendito, no quiero que la Gracia que os he entregado a todos vosotros, se convierta en desgracia; no quiero que la Luz que he puesto en vos, se torne en “Luz aparente” o sombra maléfica; y la Potestad, sea potestad al servicio del mal por vuestra desobediencia; ¡no, Pueblo Amado! no sabéis por qué de este Modo os Estoy Enseñando. Mirad que pronto será la Partida de Mi Átomo de Luz hecho Palabra humana; y es tanta la Gracia que Estoy Derramando sobre vosotros, sobre vuestra torpeza e ignorancia, sobre vuestra Desobediencia e insensatez, ¡oh, pecadores de la Tierra! que cuando miréis que Parte Mi Palabra; y contempléis, que tenéis Potestad para ser Grande, en vuestra travesía por el mundo; las multitudes, os Seguirán, las multitudes se postrarán delante de vos, besarán vuestra planta para alcanzar una Gota de Bálsamo para sus enfermos, os querrán Glorificar, y os querrán formar un Altar para Santificaros.

102. Y en Verdad os digo: ¡Ay!… ¡ay de los débiles!… ¡Ay de los que amen la adoración de ellos mismos!… ¡Ay, de los que se hinchen cual el gusano con la humedad de la tierra!… ¡Ay, de los que busquen la adulación de sus hermanos y la ostentación de la Tierra!… ¡Ay, de los que busquen el pago a su Cumplimiento en este mundo!… porque ésos se creerán Dios, mas su Potestad, se tornará en maléfica; y de esa gran Potestad para el Bien, será gran potestad para el mal. Y, ¡ay!, ¡ay de Mi Obra y de Mis Buenos Discípulos, porque vendrá la confusión en el Seno de Israel y fuera de Israel; y habrá conmoción, en todo el Planeta!…

103. Hoy os hablo así, Pueblo Amado, para que estéis Alerta; para que Sepáis esto y estéis Preparado. Y si queréis que vuestra Potestad sea siempre para el Bien, que sea Buena y de Luz; y sea de Pureza, como es la Mía, porque Yo os la he Entregado para que vuestro Sentimiento Interno o vuestro corazón lo mismo es, Posea la Paz Perpetua y la Fortaleza Perpetua; mas para eso, tenéis que tener Humildad, ser el Hombre de Paz, de Bien y de Buena Voluntad. …

104. Mas cuando vos, hayáis Reconocido que la vanidad ha germinado en vuestro corazón; que hayáis dado cabida: A la mala voluntad, a la codicia, a la materialización y la lujuria… entonces, bien podréis ya estar Seguro, que vuestra Potestad, se ha tornado en tinieblas, en mal y en impostura, os identificaréis cual el impostor; y que lo que vais sembrando, tan solo es la semilla de cizaña, odio y mala voluntad. Y entonces, cuando el Padre, os haga el Llamado, vuestra cosecha: Será inmunda, será polilla y será hollín… ¡Créalo el hombre, o no lo Crea!…

105. Esta Sentencia, está Escrita sobre la Conciencia del Pueblo de Israel; en Particular, sobre todos los que tienen Cargos, en el Primero y Segundo Recintos implantados por Mí; para que vos, sin egoísmo, Esparzáis esta Lección de Mi Enseñanza. …

106. ¡Mirad, Pueblo!, si queréis llegar a Mí, no en carne; sino en espíritu: Practicad con Pureza Mi Enseñanza y Cumplid con Buena Voluntad, Mi Ley. …

107. Y vosotros: Neófitos y Párvulos, Discípulos y prestos a maestros… todos los que estáis siendo Unidos en Un solo Grupo Escuchando la Misma Enseñanza y que de acuerdo a vuestra Comprensión, la Practicáis en el Camino: Yo quiero que os Labréis la Paz… lo Lograréis, con la Práctica Continua de Mi Enseñanza; pues quiero que la Concordia, penetre en vuestros hogares; que aquellos que os han desconocido y os desgarran, prontamente os Reconozcan; que el pan, sea abundante en vuestra mesa y sea Compartido, con los demás; que vuestro jergón, os Satisfaga; que vuestra techumbre, no sea cual frágil barquilla azotada por los vendavales de las tormentas. Quiero que vuestra Fe, sea Firme; para cuando las palabras de vuestros parientes se acerquen a vos para destruirla, para trastornar vuestro entendimiento, para formar torbellino en vuestro corazón, Mantengáis vuestra Firmeza y no os apartéis de Mí, de Mi Enseñanza o de Mi Obra; quiero que seáis, el Apóstol Fuerte, ¡siempre!…

108. Mirad que, en el Segundo Tiempo, cuando a través de Jesús, Manifesté Mi Doctrina; fui como un torbellino entre las Tribus de Israel; fue un torbellino Mi Guerra, mas, esa Guerra… fue de Paz y de Amor. …

109. Muchos se confundieron por causa de Mi Venida en aquel Tiempo; y de cinco que habían en un hogar: Dos estaban contra tres; y tres, contra dos… porque en un hogar: Dos Me seguían; y tres Me negaban… y en otros hogares: Tres Me seguían; y dos Me negaban. …

110. Y de igual manera, en este Tercer Tiempo; hay hogares, en donde el representante Me está Siguiendo; y la compañera y los hijos, se han levantado en contra de él.

111 Hay hogares en donde la mujer que es madre de familia, ha llegado a ahogar sus lamentos, a bañar con lágrimas su rostro; y en su desesperación, Me ha dicho: -Maestro, yo Te Sigo y quiero que los míos Te Sigan; y los suyos, no Me han querido Seguir; y a Mi Doctrina y a ella, las han desconocido.

112. Hay hogares, en donde se dividen hijos contra padres, hermanos contra hermanos, por causa de Mi Obra; y, ¡Ah, cuán pocos son los hogares que se encuentran caminando en Armonía!, en Seguimiento de la Enseñanza de Cristo.

113. Otros, habéis sido contemplados como un desconocido por los vecinos, por vuestros parientes, por vuestros hermanos los hombres que os niegan la Caridad, que os niegan el Pan, las Llaves del Trabajo, que ponen encrucijadas ante vosotros, que os delatan delante de los hombres de las legislaciones humanas, que os levantan falsos testimonios en vuestros caminos, y ponen apodo a vuestro propio nombre.

114. No temáis, Pueblo Amado, a todas esas Manifestaciones de los Seres humanos. ¡Seguidme con Paso Firme!… que Yo os Amo y Estoy con vos; y Mi Caridad, os Salva a cada instante y momento; que no os dejo ni un solo instante de vuestra Vida, porque Yo Derramo Mi Misericordia en vuestro Camino, que es el que os Señalo con Mi Luz, para que los Creyentes contemplen que Aquel que Me Sigue, está Dotado de Paz, de Pan de Vida Eterna y de Pan terrestre; para que ellos contemplen, que en su propio entendimiento, no han alcanzado a Desarrollar el Don que vos Poseéis; ya que vosotros, sois los dueños de Mi Paz, los prestos Herederos de Mi Gloria Prometida, ¡Créalo el hombre o no lo Crea! …

115. Porque vos, Mi Pueblo, seréis Mi Portavoz. Por vuestro conducto Me Manifestaré entre los Increyentes, porque estáis haciendo vuestra, Mi Palabra; y uno a uno, irá Creyendo en Mí, irán llegando ante Mi Enseñanza, y después se Convertirán en Mis Labriegos y Me Seguirán Paso a Paso, Convirtiéndose después también, en Portavoces de Mi Enseñanza, porque ésta es Mi Voluntad. …

116. ¡Tomad Mi Fuerza, Escogidos muy Amados!… Tomad de Mi Efluvio Divino: El Bálsamo de Curación… para que, con Él, Saturéis a vuestras materias. …

117. ¡Os Amo mucho, Pueblo Bendito de Israel!… En Mi Palabra, os lo Estoy diciendo; mas, no solo en Palabra os Entrego, pues Yo Me Manifiesto en cada instante de cada día; y Me seguiré Manifestando en Esencia Espiritual hacia vosotros, en todos los actos de vuestra Vida, porque sois Mi Pueblo Privilegiado, Mi Hijo muy Mimado, Mi Primogénito, porque en vuestra Preparación y vuestro Cumplimiento hacia Mi Ley os Agraciaré; y por vuestro conducto, de Espíritu a espíritu Bendeciré y Agraciaré a todas las Naciones de la Tierra y al Universo entero, en Mi Nombre que Soy la Esencia del Amor Divino: En el Padre, en el Hijo y en el Espíritu Santo. …

¡Mi Paz, sea Con vosotros!…

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *