Cátedra 1950 Ene. 1

Cátedra del Padre Eterno Gran Jehová. Día primero de Enero de 1950 Tema: ¡Último Año nuevo, del año Final de su Comunicación en palabra humana!

¡El Ojo de Mi Divinidad, entre vosotros Israel!…

1. El Padre os da su Saludo Divino y os Bendice en esta alba Bendita de Gracia; primero de Enero del año 1950. El Día esperado por el Pueblo de Israel, el Año temido por Israel, ha llegado entre vosotros, ¡oh Escogidos de Mi Divinidad en este Tercer Tiempo y en todos los Tiempos!…

2. Os Bendice el Padre, Pueblo Amado; y en vosotros, Bendice al universo entero porque contemplo las Galas de vuestro espíritu, la Vestidura Blanca con que lo habéis Revestido para recibirme en esta Hora Solemne y Grave para el universo; y esas Galas, han sido la Luz de vuestra Preparación, el Amor con que venís en busca de Mi Palabra y de Mi Presencia, el Respeto con que esperáis el Acontecimiento Anunciado por la Voz del Padre desde tantos años ha.

3. De Cierto, os dice Jehová: Mientras los judíos van en pos de Jerusalem y los cristianos en pos de Roma; los Espiritualistas Trinitarios Marianos, los Discípulos del Espíritu Santo, van al Más Allá por medio de la Elevación del espíritu, y penetran en el Santuario invisible y Divino del Padre; mientras los judíos, esperan la llegada del Mesías; los cristianos, esperan Mi Segundo Advenimiento en cuanto Cristo; y vosotros, los Trinitarios Espiritualistas, estáis despidiendo la Comunicación Divina de vuestro Maestro, en éste su Tercer Advenimiento.

4. Y en ésta, Mi Tercera Revelación al espíritu humano, vengo a hablaros con todo Mi Espíritu; en Él, está Mi Amor presente, Mi Justicia y Mi Sabiduría. Vengo a hablaros con el mismo Amor con que hablé al primer espíritu que vino a Encarnarse a la Tierra; vengo a hablaros con el mismo Amor y con la misma Justicia con que hablé a la Conciencia y corazón de Jacob; vengo con la Misma Ley de Amor a vosotros que pude entregar a Moisés en el Sinaí; vengo entre Mi Pueblo de Israel en este Tercer Tiempo, a derramar sobre vuestro espíritu la Misma Esencia de Mi Palabra que a través de Jesús, entregué a Mis Apóstoles muy Amados, del Segundo Tiempo.

5. Vengo a hablaros como hablé de Espíritu a espíritu con Roque Rojas, porque al primero y al postrero le he Manifestado Mi Amor Único; y os digo una vez más: De Mi Seno, no ha brotado ningún espíritu con mayor Privilegio que otro… y aún entre aquellos seres que han habitado por siempre, sin encarnarse en ningún mundo terrenal, contemplo seres, a quienes Mi Mano les haya entregado más que a otros.

6. Puestos son todos los espíritus en la Senda de la Lucha y de la Evolución Espiritual. La Buena Voluntad, el Amor, el Ahínco, la Constancia y todas las Virtudes Espirituales, son las que han hecho Desarrollar más a unos que a otros, según el Amor y la Buena Voluntad de cada uno de vosotros; mas, los Dones, son los mismos en cada espíritu; el Amor del Padre y su Gracia, han sido Repartidos en partes iguales en toda su Familia Espiritual y Universal.

7. Meditad profundamente, Pueblo; y el Padre, os dice: Al espíritu humano, estremecido puedo contemplarle; la humanidad, Despertando Espiritualmente está en este momento. … Ha mucho tiempo que el Mundo, no se Conmovía ante la llegada de un Nuevo Año. El tiempo, es el mismo; el tiempo, es invariable, ¿por qué entonces, el mundo se estremece ante la llegada del Año 1950?… ¿Qué trae consigo, este lapso de tiempo para los hombres?… ¿Qué trae en su Arcano, en su Alforja, el presente Año para el espíritu de la humanidad?…

8. He ahí el Presentimiento, la Intuición de todos los espíritus, sin excepción alguna, que les dice íntimamente: El Tiempo de Justicia en plenitud a su Culminación, ha llegado para la humanidad. … Y así es en Verdad, ¡oh! Israel, el Tiempo de Mi Juicio entablado con los hombres, ha llegado a su culminación; y en el presente Año 1950, ¡cuántas vicisitudes contemplaréis, vosotros!… Cada uno de los meses del presente año estará marcado por un acontecimiento que estremecerá al mundo.

9. De Cierto y en Verdad, os digo: ¡Bienaventurados aquellos que en Verdad, sean sorprendidos por Mi Justicia, en el Camino del Amor y de la Verdad!…

10. ¡Bienaventurado Israel, si es sorprendido en el momento de Mi Justicia, ocupado en el Cumplimiento de Mi Obra!… porque es Año, de Lucha, de Justicia, de Restauración, de Reconciliación y Perdón; es Año, de Amor, de Enmienda y Regeneración; es Año de Meditación profunda.

11. Mas no quiero, ¡oh Pueblo!, que caigáis en fanatismo; no quiero, que caigáis en obsesión. Meditad profundamente en Mis Mandatos y en Mi Enseñanza para que la Serenidad Espiritual, la Fortaleza corporal y la Luz de vuestra Inteligencia con la Claridad de vuestra Conciencia, preceda cada uno de vuestros Actos y no hagáis más de lo que os Señale vuestra Conciencia; pero no hagáis menos de lo que Ella os Aconseje, para que al finalizar el presente Año, pueda venir el Padre entre vosotros, a recoger una vez más, la Cosecha y pueda contemplar que del espíritu de este Pueblo Escogido, brota un Cumplimiento Digno del Padre y Digno de las Órdenes y Enseñanza que os ha entregado.

12. En esta Día, no he venido en busca de vuestro Cumplimiento, ni vengo a pedir cuentas al universo en esta alba de Gracia. Las cuentas fueron tomadas en Día preparado por Mi Voluntad. De los espíritus pobladores de todo el universo tomé su simiente, la semilla cultivada por cada uno de Mis hijos; y ella, en Cumplimiento a Mi Promesa de ese Día, ha sido Juzgada por el Padre, ha sido Sopesada y ha sido probada por sus Labios Divinos.

13. Hoy vengo sólo para entregaros, desde Mi Justicia hasta Mi Caricia; a Recordar nuevamente Mi Ley, a dejar, como algo nuevo en vuestro espíritu, toda Mi Obra Revelada a vosotros en “Tres Eras”, en Seis Etapas transcurridas, puesto que habitáis en Verdad y en espíritu, en el seno del “Sexto Sello”, Abierto por el Cordero Inmolado, para que vosotros, como Discípulos de Él, podáis Contemplar: Su Justicia, su Amor, su Sabiduría… en sus Revelaciones concedidas para el Pueblo y la humanidad, en este Tiempo.

14. Lo que Yo os Revelé en el Primer Tiempo por conducto de Moisés y los Profetas, no fue todo lo que contenía Mi Sabiduría. Hube de hacerme hombre en el Segundo Tiempo para penetrar hasta lo más profundo de vuestra Conciencia y de vuestro Corazón y haceros dar un Paso más en la Senda de la Perfección Espiritual; y aún a través de Jesús, Yo, el Maestro de maestros, el Maestro Perfecto, no os dije la última palabra que en Heredad os había de Confiar. A través de Jesús, grandes Revelaciones os hice, grandes Lecciones os Confié, pero otras solamente las dejé Entrever, sólo las dejé en Preparación para este Tercer Tiempo; y os dije, por labios de Jesús: “Vendrá el Consolador de la humanidad, vendrá el Espíritu Santo y Él os Revelará las cosas que hoy no os dije… y el Espíritu Santo, es Cristo y es Jehová, es el Mismo Padre que ha venido a través de los Tiempos como Maestro a daros Lecciones, desde la más Sencilla y material hasta la más Elevada y Espiritual, como las que en este Tercer Tiempo he principiado a daros; y ¡he aquí, al Espíritu Santo en Esplendor, Comunicándose a través del Entendimiento humano por Mi Voluntad, no por la voluntad del hombre, para entregaros su Consuelo!…

15. En Mi Justicia Divina, está el Consuelo Prometido; en la Solución, en las Revelaciones y Esclarecimiento de las Lecciones entregadas en los Tiempos pasados y aún no Comprendidas por vosotros, está el Consuelo; en Mi Presencia que os Fortalece y os llena de Esperanza y Confianza para el futuro material y Espiritual, en la Eternidad de vosotros, está el Consuelo del Espíritu Santo; en este Bálsamo que Conforta, que Redime, que vengo a entregar en cada una de Mis Palabras, está Mi Consuelo, Pueblo Escogido.

16. ¿Qué no os ha Sanado Mi Palabra, entregada a través de este Tiempo?… ¿Acaso por estar entregada a través del hombre, no ha sido Divina?… ¿No habéis encontrado en el Fondo y Sentido de esta Palabra humanizada: la Esencia, la Presencia y la Potencia de vuestro Padre?… Sí, Mi Pueblo, es el Pan, es el Maná que os ha Alimentado, son los panes y los peces, es el Milagro una vez más hecho en el desierto para vuestro espíritu, para Gracia, para Regocijo, y Esperanza de vosotros mismos.

17. ¡Oh! Israel, Mi Palabra ha sido, de Verdad, entre vosotros; y cuando os he hecho una Profecía, o una gran Profecía, habéis dudado ante Mis Profecías, habéis sentido el imposible para el Cumplimiento de Ellas; pero el tiempo y los acontecimientos, han venido a dar la Razón al Padre y a Confirmar su Verdad.

18. Así, como pude decir a través de un Profeta, en el Primer Tiempo: “Los hijos de vuestros hijos, Profetizarán; los ancianos, los niños, las mujeres y los jóvenes tendrán Sueños, Visiones y Contemplarán la Vida Futura”… esto se ha Cumplido en el Tercer Tiempo: Con la Comunicación de Mi Rayo Divino, con la Comunicación de Mi Mundo Espiritual de Luz, con vuestros Mirajes Espirituales, con vuestras Revelaciones, con vuestras Intuiciones y con vuestros Sueños. … Y así como habéis tenido el Cumplimiento de aquellas Profecías, –entregadas por Mí al Mundo hace tantos siglos, tantos miles de años– así habéis tenido en este Tercer Tiempo el Cumplimiento de una de Mis Profecías dadas por Mi Divinidad, a través de Roque Rojas y de Damiana Oviedo.

19. El Padre pudo decir a través de Damiana Oviedo, su Primer Pedestal en este Tercer Tiempo, a los escasos congregados de aquellos primeros días: “De Cierto os digo que para el año 1950, tiempo Marcado en que Yo Levantaré esta Palabra de entre vosotros, los Recintos como éste, se habrán multiplicado; los Pedestales y los Labriegos, se habrán multiplicado por doquiera; Mi Palabra resonará bajo las bóvedas de muchos Recintos humildes y habrá millares y millares de Mis Labriegos y de Creyentes; el Eco de Mi Palabra y la fama de Mi Presencia, habrá penetrado en las chozas humildes y en los regios palacios; y hombres de ciencia se doblegarán ante Mi Palabra y extranjeros vendrán de distintos puntos de la Tierra, para inclinar su cerviz y Convertirse en Mis Labriegos.”…

20. Así Profetizaba el Padre, por conducto de Damiana Oviedo; y los escasos congregantes dudaron, les parecía imposible que la humanidad aceptase Revelación tan extraña; temían a las miradas del mundo y a la lengua de los hombres, se ocultaban, dudaban de aquellas Profecías; no podían concebir el esparcimiento y la multiplicación, de la Semilla del Espíritu Santo.

21. El año 1950, ha llegado… y el Padre, no necesita preguntar a sus Discípulos si es Verdad o no el Cumplimiento de aquello que dije por el Conducto de Mis primeros Portavoces; pero contempláis la multiplicación de los Recintos, el Perfeccionamiento de Mi Manifestación, la Multiplicación de Mis Labriegos y el cómo ha resonado Mi Palabra de provincia en provincia, de una comarca a otra, de una ciudad a otra, también y el Eco de Mi Obra, el Eco de esta Revelación, de Mi Nueva Venida entre los hombres, ha llegado también por Mis Emisarios a las naciones extranjeras; Mi Palabra, pues, se ha Cumplido.

22. ¿Qué pareciese, entonces, a vuestra Fe y a vuestra Confianza en Mis Profecías, si hoy os digo algo respecto al Año 2000?… De Cierto el Padre, dice a su Pueblo: ¡Créalo el hombre o no lo crea!… que antes de llegar a término el Año 2000, el Espiritualismo estará Extendido en todo el Orbe; el acontecimiento de la existencia de Mi Obra Espiritualista Trinitaria Mariana, habrá llegado a todas las naciones; pero este lapso de cincuenta años, será de gran Lucha para Israel.

23. Sin embargo, para que sea el Establecimiento de esta Mi Obra, en todo el Orbe; de Cierto, el Padre, os dice: ¡Cuánto tendréis que Trabajar!… ¡Cuánto tendréis que luchar y Perseverar en las Virtudes, en la Espiritualidad!… y, ¡Cuánto tendréis que luchar con las influencias de las religiones, con las idolatrías, con los fanatismos de esta humanidad; con el fanatismo religioso que es, os dice el Padre, el veneno más grande que pueda sorprender a los hombres en esta Tierra!…

24. Mucho aún, os he de Preparar a lo largo del presente Año que en este Día comienza, para que quedéis Fuertes, Iluminados para esta Lucha que empezará para vosotros después de la Partida de Mi Palabra, después de que haya desaparecido esta Manifestación Divina a través del Entendimiento del hombre.

25. ¡Alerta, Israel!… ¡Fortaleceos en Mí!… ¡Aprovechad estos instantes de Gracia que os doy y entonces quedaréis Capacitado para Cumplir con lo más Hermoso y Sublime de vuestro destino!… Podréis llevar a cabo un Cumplimiento Espiritual entre la humanidad dentro de un tiempo de grandes Pruebas y Contiendas, de Grandes tempestades y confusión para el espíritu. Después de ese tiempo de grandes luchas, cuando el espíritu de toda la humanidad Sienta en sí mismo la Iluminación del Espíritu Santo, y de lo más profundo de él se escape el grito de confesión y diga al Padre: – ¡Oh Dios, Amado Padre nuestro, Tu Espíritu Existe, ¡Tu Espíritu está en mí, ¡mi espíritu Te alcanza a Contemplar y a Sentir con mi Elevación y con mi Oración!… Entonces, Israel, vendrá vuestra Apoteosis Espiritual, vendrá la Gloria, la Paz del Reino a vuestro espíritu y habrá en la faz de Israel: Sonrisas de Júbilo Verdadero. …

26. Contemplaréis entonces, el principio del Reino de Paz entre los hombres, el principio del Tiempo de Gracia, del establecimiento de Mi Reino en el espíritu, en el corazón de esta humanidad que, después de tantas Eras, de tantas Luchas y caídas, podrá alcanzar la Paz Prometida a los hombres de Buena Voluntad.

27. Cuando Mi Reino penetre en todos los corazones y su Influencia Divina invada los caminos y las sendas todas de los hombres, volverá esta humanidad a sentir la Beatitud, la Paz que los primeros moradores de esta Tierra Experimentaron en sí mismos; y dirán a los hombres de aquellos tiempos: “-El Paraíso vuelve, el Paraíso se acerca nuevamente entre nosotros”… Ese Paraíso no es otra cosa que el Reino de los reinos; el Paraíso que habitaron vuestros primeros padres, no estuvo fuera de ellos; estaba, dentro de ellos mismos. En su espíritu llevaron el Paraíso, que no era otra cosa que la Paz de Mi Espíritu, la Paz de Mi Reino, porque antes que ellos Despertaran para el mundo: Siendo espíritus encarnados, hacían Vida Espiritual en esta Tierra, por su Inocencia, su Sencillez y su Pureza; pero el Padre, os pregunta: ¿Creéis que el Padre, estuviera Satisfecho con la Pureza de aquellas primeras criaturas, Pureza que provenía de su Inocencia y del no Saber?… ¡No, Pueblo Amado!… por medio de aquella Inocencia Espiritual, el Padre, no podía ser Conocido por sus hijos, no podía ser Comprendido ni Amado; no podía ser Valorizado ninguno de sus Atributos Divinos.

28. No podía el Padre, llenaros de Gloriosa Satisfacción, si no contemplaba Méritos en sus propios hijos; y es por eso que el Creador, permitió que la carne Revelara al hombre la vida humana; pero al mismo tiempo, permitió que el espíritu Revelase a la carne por medio de la Intuición, la Existencia del Padre Creador, y ante la debilidad de la carne estaba la Fortaleza del espíritu, presidida siempre por la Luz de la Conciencia; en la cual, está Mi Ojo, está Mi Balanza, está Mi Voz.

29. En el instante en que el espíritu Despertó a la vida humana ante la voz de la carne, ante la Revelación de ella, el espíritu renunció a su Vida Espiritual y en ese instante comenzó el Crisol, la Lucha, las necesidades, el dolor, las consecuencias o el resultado de todos los Pensamientos, de todas las Palabras y de todas las Acciones; comenzó, el Desarrollo del espíritu y el Desarrollo de las Facultades humanas también; y aquella Paz, aquel Bienestar incomprensible, aquella Beatitud que el espíritu Experimentó en medio de su Inocencia, fue desapareciendo a medida que la Lucha, las necesidades, el trabajo y el arduo Desarrollo del espíritu y la carne, fueron Siendo en el hombre; y el hombre, se sorprendió, de no encontrar aquella Tierra de Bendiciones; Bien que la conocía y después, no podía encontrarla. ¿Adónde había quedado aquel Jardín Ameno, aquel Edén donde estaba el Paraíso de las Delicias, de la Bienandanza, del Bienestar y de la Inocencia?… Se había Elevado al Padre y había quedado solamente un átomo de Paz, una Chispa de Luz y una Conciencia para Alumbrar la Senda del hombre a través de su larga Jornada.

30. Por eso, en vano buscan los hombres aquel Jardín; en vano los hombres han cruzado por los distintos lugares en busca del Paraíso y no lo han encontrado; porque el Paraíso, nunca ha estado en esta Tierra, ha estado en el espíritu, en el Corazón de los hombres. Y vosotros, Me decís: –Padre, si por la Inocencia y la Pureza, nuestros primeros padres pudieron ser Dignos de aquel Paraíso, ¿Cómo nosotros, después de errar tanto en el Camino, después de profanar tanto Tu Creación, después de faltar tanto a Tu Ley y ofendernos a nosotros mismos, podremos Reconquistar aquel Paraíso que hemos perdido?… –Y el Padre, os dice: El Paraíso que poseyeron vuestros primeros padres por la Virtud de la Inocencia, vosotros lo Recobraréis por la Virtud de los Méritos y de la Conciencia. …

31. Ya sabéis Discípulos del Espíritu Santo, lo que es aquel Paraíso, que para muchos ha sido solamente una Figura o una Parábola, para otros una Leyenda, para muchos algo sin Valor. El Paraíso Existió, Existe y Persistirá en la Eternidad. Y en todos los Tiempos ese Paraíso, que es el Reino del Padre, se ha Acercado a los corazones que lo buscan, a los espíritus que se Elevan en pos de ese Reino, a los que abren sus Sentidos Espirituales para recibir la Influencia, el Ambiente y la Beatitud de aquel Reino.

32. Por eso, cuando estaba por abrir Mis Labios para entregar Mi Doctrina en aquel Segundo Tiempo, Juan, aquella Voz que clamaba en el desierto, pudo llamar a las multitudes y exhortarlas a Penitencia y Purificación, porque el Reino se Acercaba a los hombres. Ese Reino, era Mi Espíritu hecho Hombre, hecho Palabra humana, hecho Forma, para Penetrar en los corazones, para Penetrar por las pupilas ciegas de los hombres, para Doblegar las duras cervices, para Conmover los endurecidos corazones y Formar en el fondo de ellos un Santuario de Paz; para penetrar en ellos, como el Paraíso de la Paz, de la Beatitud, del Amor. Y no solamente penetré entre aquellos que Justos y Virtuosos Me esperaban; fui en el corazón de los pecadores y a ellos penetré como un Rey de Paz, y a ellos llegó Mi Caricia y Consuelo que fue Perdón y Absolución para todas sus faltas. Yo llegué como Redención para Todo el Género humano; Mi Sangre, que recogió el Gólgota, en Verdad os digo, cayó en el Corazón de Mis hijos, y no solamente en los hijos de Israel; sino en los hijos del Padre que antes habían poblado la Tierra y que la habían de poblar después; en los que morando podían ser el Planeta Tierra y en los que moraban los espacios y lugares Espirituales de Expiación.

33. En todos fue Mi Reino de Paz: En los Virtuosos y Justos, en los pecadores obcecados… por eso, aquél que también murió en cruz al lado del Maestro: Dimas… en el instante de su Arrepentimiento, de su Confesión de Amor, de su Confesión de Fe para el Maestro, pudo recibir como Premio, como Caricia, como Fortaleza para su prueba en ese instante, aquellas palabras del Maestro: “En Verdad os digo que hoy, seréis Conmigo en el Paraíso”…

34. Por lo que el Padre os dice. El Paraíso, no está en la Tierra ni desapareció con el pecado del hombre. El Paraíso del Padre, es Eterno; y a Él llegarán, las Nuevas Generaciones… ¿en qué tiempo, Pueblo?… No os lo dice el Padre, sólo os toca luchar, Perseverar en Mi Obra, ser Fuertes en las Grandes Luchas y veréis el Establecimiento de Mi Reino en el Corazón de la humanidad… y esos pueblos que hoy contempláis divididos, esa humanidad dividida, distanciada en razas, lenguas y colores, dividida hoy, en ideologías, en doctrinas, en intereses, ambiciones y odios, la veréis en espíritu y en Verdad, morar en las Virtudes, Perseverar en Mi Doctrina y pronunciar con Respeto Mi Nombre y Mi Enseñanza.

35. Esta humanidad hoy dividida, la veréis Unificada más tarde; pero, ¡oh cuánto tendréis que pasar!… ¡Cuánta amargura!… ¡cuántas encrucijadas y tentaciones!… ¡cuántos combates!… ¡y cuántas veces tendréis que pasar por la muerte, cuántas veces veréis correr vuestra sangre para que ese tiempo llegue!…

36. El Padre os Prepara y Previene en este Día, en esta Cátedra en que os he Revelado a dónde está el Paraíso. Con palabra de Profeta os hablo y os prevengo. Mirad como ha Despertado el espíritu de la humanidad. Mirad cómo todas sus religiones y sectas, conmovidas en su seno pueden encontrarse; pero ved, como hay en cada religión y en cada secta: Un reino, un señor… y esos reinos, se levantarán, llamándose los unos a los otros a la Unificación; sus primeros llamados serán de Amor; pero ese amor estará en la palabra solamente. Cada uno de esos reinos y de esos señores querrá que a sí mismo se Unifiquen los demás; y como nadie sabrá doblegarse, como ninguno de ellos sabrá acudir al llamado del otro, vendrá entonces la contienda, desaparecerán las palabras de Amor, para dar paso a los anatemas, a las amenazas, a las condenaciones y a las excomuniones.

37. Todo esto, lo contemplaréis: Se desatarán las lenguas y se desencadenarán los espíritus haciendo uso de las pasiones humanas. Todos tomarán Mi Nombre, Mi Obra, Mis Palabras y Mi Ley para hacerse la guerra, para combatirse, para exterminarse, para humillarse… pero os dice el Padre: Mi Palabra, no encierra armas de odio; Mi Ley, no exige la sangre de ninguna víctima; Mi Obra, no se goza con la humillación de Mis hijos; Mi Obra es Justicia, es Amor y es Caridad.

38. Por tanto, donde Mi Palabra sea usada para hacer obra de odio, abominación y humillación, esa palabra pierde su Esencia, su Potestad y su Gracia Divina y queda solamente como un sonido humano sin Vida, sin Esencia y sin Razón; mas todos aquellos movimientos de Buena Voluntad que entre los hombres surgiesen, aquellas obras de Caridad, todos aquellos Propósitos, Pensamientos y Palabras que encierren también: Sinceridad, Elevación y Amor… serán siempre Aprobados por el Padre, Bendecidos y Fortalecidos por Él.

39. ¡Alerta, Pueblo!… porque la humanidad se levantará en contra: De sus propios ídolos, de su fanatismo y de sus tradiciones… y comenzará pronto entre las religiones, el movimiento, el principio de Espiritualidad. Vosotros Velad y Orad en esos tiempos de Lucha de vuestros hermanos. Estad Unidos con el Padre, porque sois entre la humanidad, ¡oh! Israel, los últimos, los Humildes, los ignorados; sois los que Conocéis la Verdad, la Trascendencia del momento; tenéis Conciencia del porqué de las vicisitudes. Sabéis vosotros como nadie lo Sabe en el mundo, el Desarrollo de los Acontecimientos y la Finalidad de todas las cosas. ¡Estad Alerta!… y con Mi Juicio Divino, mirad también, para que Bien Juzguéis y Analicéis.

40. Dejad que los judíos materiales vuelvan a su antigua Palestina. Yo así lo permito. Dejad que busquen allí sus tradiciones antiguas, los lugares que ellos consideran Sagrados. Dejad que erijan nuevamente el Templo de Salomón. Dejad que ellos desde allí, sueñen con enseñorearse del mundo y recibir en su seno al Mesías para dominar a la humanidad, ¡dejadlos!, Yo todo lo tengo Dispuesto y Preparado para el desengaño de ellos mismos; Yo tengo Preparadas las Pruebas y todo está Conmigo, todo Me Obedece, todo Colabora para Mis Planes Divinos. Cuando las Grandes Pruebas con ellos sean, entonces clamarán la Venida del Mesías; y el Mesías, no llegará entre ellos. Sus voces estremecerán las bóvedas de su templo; y el Mesías, no llegará entre ellos. Irán por los montes de toda la Palestina, buscarán, en Verdad, las tierras de Efraín, de Rubén, buscarán las tierras que pertenecieron a todos los hijos de Jacob, la Judea y la Samaria, y en ningún lugar encontrarán al Mesías, ni señales siquiera de Él; y ante esa soledad y ante las grandes pruebas que el orbe tendrá para Depurarles, vendrá el Despertar de ellos mismos; su congoja, su soledad, el despojamiento de sus bienes materiales, su desesperación, les harán entonces invocar el Nombre de Jehová, y entonces, Jehová, en Quien se encuentra el Mesías y el Espíritu Santo porque son una Sola Divinidad, les Hablará con Claridad por medio de Pruebas y de grandes Acontecimientos; y entonces, el Pueblo judío Despertará, descansará de su larga Jornada y se Unificará a toda la humanidad en Verdadera Fraternidad Espiritual.

41. Dejad que el Cristianismo, desde su principio dividido en ramas, se levante el uno contra el otro, que pongan los demás sus ojos en Roma. Dejad que las grandes caravanas se levanten hollando el polvo de los caminos y trazando huellas en los mares. Dejad que crucen montañas y lleguen sin calza a la que llaman Iglesia de San Pedro. Yo, entonces, les diré con Mi Silencio, muchas Lecciones. Mi Divino Silencio, les hablará grandemente a aquellos espíritus, y ellos encontrarán allí: Oro, pompa, galas humanas, rituales, liturgia y grandes festines… pero todo lo mirarán pequeño, humano y pasajero; encontrarán aquellos símbolos – que antes, parecieron tan grandes al mundo – como pobres figuras de lo que es Mi Verdad y Mi Presencia… y en aquel silencio y en aquella soledad, gemirán los espíritus y retornarán con el espíritu vacío, con débiles imágenes solamente en su memoria y en sus pupilas; pero su espíritu y aún su corazón humano, huérfanos se sentirán en Verdad, y así Despertarán. Pero entonces, cuando la desolación, cuando la miseria Espiritual sea entre todos ellos… Yo descenderé como Espíritu Santo, como Consolador a cada uno, para decirles: “¡Aquí Estoy!… ¡aquí está el Mesías!… ¡aquí está el Cristo, El que os dijo que Volvería!, –pero recordad que os dijo Claramente que Volvería sobre la Nube, rodeado de Ángeles– y desde esa Nube, descenderán Rayos Divinos a toda la superficie de la Tierra.

42. He aquí, Pueblo Amado, por qué permite el Padre, todos estos Acontecimientos. Sin embargo, todo cuanto hagan los grandes ministros, los pontífices de la Tierra, será utilizado para Despertar al espíritu y el corazón de las multitudes. Mi Divino Espíritu, Despierta a la humanidad a la Espiritualidad. Mi Mundo Espiritual de Luz, Despierta a los corazones a la Espiritualidad; pero los ministros de religiones, conducen al corazón y espíritu del hombre, al fanatismo.

43. Por eso, Vivid Alerta, Pueblo, porque esa exaltación religiosa cundirá por todos los caminos, penetrará en todos los hogares y sitios de la Tierra; penetrará en vuestra Nación, habrá movimientos inusitados de religiones entre vosotros; y entre los mismos vuestros, se levantarán aquellos que quieran haceros retornar al antiguo sendero, a inclinar vuestra cerviz ante los ídolos que dejasteis ya. Y escucharéis enronquecer las gargantas de los ministros y la elocuencia de ellos se desbordará y buscarán las armas, las redes y los lazos para atraer a todos los seres humanos de los distintos credos habidos en la Tierra.

44. ¡Vivid Alerta, Pueblo!… ¡Fortaleceos y Unificaos!… que vuestra Unificación, será el Gran Peso en la Balanza de Mi Justicia en este Tiempo. Hablad con vuestra palabra que brote de vuestro espíritu. Hablad con vuestro silencio, cuando sea necesario. Doctrinad con vuestras Virtudes, con vuestras Prácticas en Mi Obra. Velad por vosotros mismos, para que no caigáis dentro de Mi Obra en nuevo fanatismo o en nueva idolatría; y entonces, vuestro Ejemplo será Luz para vuestros familiares que hasta hoy no se hayan Convertido, será Testimonio de Luz y Verdad para vuestros próximos o lejanos; será vuestro Paso Virtuoso por la Tierra, lo que doblegue a aquellos que os han mirado con odio; y aquellos que se han distanciado, podrán retornar por vuestro Ejemplo.

45. Si los hombres han dicho que el año 1950 será Año de Perdón y de Gracia, el Padre, dice a su Pueblo: El año 1950 ha de ser para vosotros, Año de Reconciliación, de Cumplimiento, de Espiritualidad, de Perdón y de Amor. …

46. Ésta es la primera Cátedra de las que os he de dar este Año, que es el Último de Mi Estancia entre vosotros, por medio de estas Manifestaciones. Quiere el Padre que al concluir esta Obra entre Mis hijos, queden los Discípulos Preparados y puedan pronto convertirse en maestros. Es Mi Voluntad arrancar de vuestro corazón en el presente Año, con Mi Enseñanza, el concepto pequeño que tenéis de Mi Obra, para que podáis Intuirla, Presentarla, Contemplarla en su Grandeza, para que no os conforméis con la Unificación en el seno de la familia, para que no detengáis vuestro Paso Unificador con los Recintos del Pueblo de Israel; si no que alcancéis a tener la Conciencia plena de que la Obra del Espíritu Santo Revelada a vosotros en el Tercer Tiempo, ha venido a traer a vuestro corazón y espíritu, la Simiente de Unificación Universal.

47. Sí, Moisés, con la Ley que el Padre en el Primer Tiempo le confió, logró Unificar a su Pueblo en la Tierra Prometida de aquel Tiempo, no fueron esos los límites que el Padre puso a la Ley de Amor, a sus Mandamientos. Si el Divino Maestro en el Segundo Tiempo, diciendo a vosotros: “Amaos los unos a los otros”… con esto hizo Amarse a los pueblos de la Tierra y a las razas; hoy el Espíritu Santo, en el Tercer Tiempo, ha venido a deciros: “Vengo a Unificaros con los espíritus de todo el Universo”… y ante este llamado de Unificación Universal, desaparecen: Linajes y razas, pueblos y colores, religiones y sectas, desaparecen mundos también… para Unir a todos los espíritus existentes, en Una Sola Familia Universal; la Familia Espiritual, la Hija del Espíritu Santo.

48. Pueblo, Comprended, mirad por qué el Padre quiere que empecéis la Obra Unificadora por vosotros mismos, con los vuestros, y con el Pueblo, para que después podáis ir por los caminos Enseñando la Unificación, hablando de Fraternidad, Enseñando Armonía. Si vosotros no alcanzáis esto dentro de vosotros mismos, no habréis alcanzado ese Bendito y Divino Derecho de hablar de Unificación al Mundo y al Universo.

49. Por eso Yo, como Espíritu Santo en este Tercer Tiempo, abrí las puertas del Más Allá y abrí las puertas de vuestro Corazón, de vuestra Cerviz y Espíritu, para que vosotros tuvieseis Acceso en el Más Allá y el Mundo Espiritual en vosotros; y el Padre, con esto se ha Recreado, se ha Gozado en su Obra; y sólo ha sufrido el Corazón del Padre, cuando ha surgido la profanación de las Manifestaciones permitidas por Él.

50. Esta Comunicación de los Mundos Espirituales, de las Moradas de los espíritus con vuestra Morada Terrestre, ha sido una Gracia y una Revelación del Espíritu Santo, algo que estaba guardado por el Espíritu del Padre para vosotros en esta Era, como guardadas tuvo el Divino Maestro en aquel Segundo Tiempo sus Manifestaciones Espirituales con los poseídos por los espíritus de ultratumba.

51. Porción Bendita de Israel, cuando 1950 haya llegado a su Final, penetraréis en una Nueva Vida; y vosotros, no seréis después profanos; jamás volveréis a invocar a Mi Rayo Divino. Nunca iréis a hurtadillas al hogar de un portavoz, de los que ostentan esta Gracia, para decirle: –¡Quiero comunicarme con el Padre!… ¡No buscaréis Facultades para Comunicaros con el Mundo Espiritual, no seréis los profanos ni los desobedientes!… No os daréis la Sentencia ni el título, de: Profanos o desobedientes en Mi Ley. …

52. Cuando Sintáis la necesidad Espiritual de estar Conmigo, recurriréis a la Oración; y si fueseis débiles en vuestra Oración, os congregaréis con otros, y entonces, Unida vuestra Fuerza Espiritual, haréis Elevar vuestro espíritu a Mí y encontraréis Mi Oasis de Paz, Mi Fuente de Misericordia, Mis Brazos que os entregarán siempre. Cuando quisieseis estar cerca de Mi Mundo Espiritual o tenerlo junto a vosotros, también lo invocaréis con Respeto, en Mi Nombre, y Sentiréis su Presencia; mas Mi Mundo Espiritual de Luz, no tomará cerebro después de este Tiempo Marcado por Mi Voluntad.

53. Pero, en este primer Día del presente Año, os hago una Promesa que he de Cumplir a todos: En el último Día, Engalanaré a todos los hijos de Israel, con un Protector más, con un Ángel Guardián de Potente Luz, de gran Elevación Espiritual, para que en aquellos tiempos de gran Cumplimiento y Lucha, os Acompañe, os Abra brecha, os Inspire y llegue Junto con Mi Pueblo Amado, hasta las mismas Puertas del Paraíso Espiritual.

54. Cuando penetréis en las comarcas y en otras naciones y contempléis nuevos movimientos “Espiritualistas”, que hay “Facultades” que por cuyo conducto el mundo Espiritual se Comunica; entonces, Observad, Analizad aquellas Manifestaciones y sed vosotros: Maestros de ellos… decidle entonces al mundo que para vosotros esa Comunicación ya pasó. Si contemplaseis materializaciones, profanación o impostura, abrid los ojos de los hombres, a la Verdad. Si contemplaseis en aquellas Manifestaciones: Señales Precursoras, Profecías o Manifestaciones de Clara Luz… dejadles; pero Conducidles como los Buenos maestros; y sabed, Israel, que muchos Espiritualismos surgirán en la Tierra. Del seno de cada secta, del seno de cada religión, se desprenderán grupos, bandos, en busca de la Espiritualidad, en busca de estas Comunicaciones y a ellos no condenaréis, a ellos no desconoceréis, Pueblo Amado. Si ellos Avanzan por Buena Senda, dejadles que Avancen y todos llegaréis a un punto, porque el Espíritu Santo va Despertado al espíritu de toda la humanidad, porque el Mundo Espiritual de Luz y el de tinieblas y el que se encuentra en diversas esferas o Condiciones Espirituales, desatado puede encontrarse en todo el Universo; y ese Mi Mundo Espiritual, será Manifiesto a los ojos de los hombres de las ciencias, de la teología, de los incrédulos, de los fanáticos, de los escépticos; delante de todos se Manifestará Mi Mundo Espiritual en formas no presentidas y en formas aún no Profetizadas.

55. Sí, Pueblo Amado, por eso Preparaos, para que Sepáis Distinguir todas las manifestaciones y sepáis Juzgar según Mi Voluntad. Ha de venir ese momento y ese caos en el mundo para que después de tanta tiniebla, de tantas luchas, de tantos combates, surja Mi Luz entre todos los espíritus y venga la Paz, venga la Justicia y el Amor a todos los pueblos. Entonces se habrán acabado los reyes y los reinados, los señores y los señoríos, las altas clases y los bajos linajes; entonces, surgirán Precursores y Profetas en las clases humildes y menospreciadas; y los señores, vendrán a buscar a los pequeños y habrá Paz en aquellos que no tengan mendrugos de pan y habrá Salud en los menesterosos de las cosas de la tierra; y los que todavía posean grandes riquezas terrenales, las traerán en sus manos para ofrecerlas a cambio de la Paz, de la Luz del espíritu y de la Conciencia; porque Mi Justicia, ha llegado a su Culminación y todos los destinos, todos los espíritus, todos los Actos, están delante de Mi Tribunal. En Verdad y en espíritu, todos seréis Juzgados.

56. En este instante Bendito, hombres que decís representar a Mi Divinidad al frente de las grandes religiones, habéis Sentido la presencia de Mi Espíritu dentro de vosotros, se ha Conmovido vuestro ser hasta lo más profundo, porque Presentís Mi Justicia y vuestra Conciencia claramente os ha hablado; y al contemplaros en vuestro sitial y bajo vuestra planta a las enormes muchedumbres, las vastas extensiones pobladas por el hombre, pendientes de vuestra voz y de vuestro mandato, habéis temblado delante de Mi Espíritu y os habéis sentido pequeños, os habéis sentido Siervos, como en Verdad lo sois. Por Mi Voluntad estáis en ese lugar, no es el instante de deciros si estáis en la Verdad, si estáis en la Obediencia y os habéis caído en error; solamente os dice el Padre, que con esa Conciencia con que habéis Despertado ante Mí en esta Hora Suprema, con esa Conciencia, Regid vuestras obras en el tiempo que os resta en la Tierra, especialmente en este año que vosotros Consagráis a Mí; porque vuestra Conciencia Sentirá, en Verdad y en espíritu, que de algo he venido a Despojaros hoy a todos vosotros; y si ese algo, es vuestra grandeza, vuestra soberbia, vuestro poder terrenal, por allí Mi Justicia os ha venido a Tocar; pero si habéis sentido que algo el Padre ha dejado a vosotros como un Presente; ese Presente, es Mi Amor y es Mi Caricia para vosotros. Dejo en vuestro Entendimiento Espiritual un Rayo de Luz; si de este Rayo de Luz hacéis Buen uso, las multitudes Me Encontrarán y los pueblos pronto llegarán a la Paz. Si de esta Luz, no hacéis Uso; aun cuando vuestra palabra aparente Justicia y Amor y prometa Paz, veréis entonces el fracaso y veréis el abismo abierto ante vuestros pies.

57. Israel: No dejo cetro ni vara de justicia en vuestras manos… os dejo, como dejé a Pedro, con las Llaves Espirituales del Reino, no llaves de oro; sino de Sabiduría y Amor, llaves de Verdad con que abrís los ojos de la humanidad para que Contemplen el Camino y lleguen a la Verdadera Puerta que Conduce al Reino de la Paz, de Fraternidad, que Prometido os tengo. Así os Preparo, en esta alba de Gracia.

58. Ministros, pontífices de las religiones de la Tierra y gobernantes todos de este mundo: Contemplo muchos bandos entre la humanidad, la división ha persistido hasta el Tercer Tiempo; y en este Año 1950 contemplo entre la humanidad a dos grandes adversarios, dos ideologías, dos ambiciones, dos fuerzas; y ante ellas Me presento y a ellas les hablo, porque son fuerzas conscientes, porque son la fuerza de las grandes muchedumbres que forman la humanidad y a los que marchan al frente de esos bandos. A estas fuerzas el Padre también les habla desde Su Alto Solio.

59. No serán estas palabras vertidas por la boca humanas las que lleguen a vuestra Conciencia; pero es Mi Voz, la que de Espíritu a espíritu Resuene y seguirá Resonando, en lo más profundo de vosotros mismos. ¡Mi Luz, es con vosotros! Vuestra Conciencia, os ha Reclamado la guerra y os ha Reclamado las vidas. Vuestra Conciencia os ha Reclamado la ausencia de Paz en todo el Planeta Tierra. El clamor, las necesidades, la miseria de los hombres, la orfandad, el llanto de los niños de las viudas, la voz que invoca clemencia de los ancianos, la invocación de Paz de la juventud, todo ha llegado como un clamor, como voces que brotan de esta humanidad a vuestros propios oídos.

60. ¡Hombres!, sobre cuyas Conciencias pesa en parte la Paz del mundo: ¿Acaso quiere el Padre, la sangre de sus hijos?… ¿acaso pide el Padre, a vosotros, nuevas guerras?… ¿Vengo a Iluminar por ventura, el cerebro de los hombres, de los sabios, de los científicos, para que se inspiren en mayores armas de destrucción?… No, os dice el Padre. … Yo vengo una vez más y penetro a vosotros, para Inspiraros solamente un Ideal Divino y Hermoso que ha estado en el hombre y en el espíritu, desde el Principio, desde la Eternidad. Vengo a Ofreceros: La Paz de Mi Reino. … Vengo a ofreceros: La Beatitud, la Abundancia, la Verdadera Grandeza Espiritual y humana, con la Pureza que está en Mi Espíritu. … Si queréis que Me Acerque entre vosotros, dejad que Llegue. Convertíos en hombres de Buena Voluntad y la Paz será entre vosotros como Premio y Mi Reino se acercará; y veréis entonces, un Nuevo Mundo, una Nueva Humanidad.

61. Así os hablo. Hablo a los hombres de las ciencias, a los hombres de las leyes humanas, a los hombres de la guerra, a los soldados del mundo; hablo a todos aquellos Responsables de esta humanidad. ¿Por qué os habéis detenido en vuestro avance vertiginoso?… ¿Por qué no os atrevéis a lanzaros nuevamente en las grandes luchas y en las grandes pasiones?… Porque la Conciencia os Detiene. … Esa Conciencia, Yo la Fortalezco; y os dice el Padre: Si en este Año de Perdón y de Amor, en este Año que habéis Consagrado a Mi Servicio, a la Meditación y a la Redención, hacéis profanaciones, ¡ay!, ¡ay del mundo, en Verdad!…

62. Derramo Mi Luz, Mi Potestad, Mi Gracia y todo cuanto sea Necesario, para que por los medios del Amor y de la Luz, lleguéis al Triunfo de los Sanos Ideales; pero Mi Justicia Inexorable dará golpe tras golpe a todo aquello que he de arrancar como mala simiente y como mala hierba, del corazón de todo el género humano. ¡Sed Fuertes, porque vengo con toda Mi Fuerza!… ¡Vivid Alerta, para que Interpretéis todas Mis Señales!… ¡Abrid vuestra Conciencia, hombres, para que Escuchéis Claramente la Voz del Juez y la Voz del Padre!

63. Así os Preparo y así os Bendigo; y a esta Nación, en la cual mora Mi Pueblo Espiritualista Trinitario Mariano, Yo también la Bendigo de un extremo a otro. A aquel que he puesto delante de vuestros destinos materiales, Señalado y Escogido por Mi Voluntad para ostentar su delicado Cargo, en este Año Bendito y de Gracia, Yo también le Unjo y Unjo a los que le circundan y hablo a su Conciencia grandemente y Mi Mundo Espiritual de Luz será Baluarte. Vosotros con vuestra Oración y Pensamientos, Colaboraréis, seréis Conformes, seréis Sumisos, seréis Tolerantes siempre; pero Unificando vuestra Oración, Pueblo Amado, haréis que las determinaciones de esta Nación y que sus pasos, sean por la senda que una vez más el Padre hoy traza a la Nación Escogida.

64. Convierto esta Nación en Paz, en Sustento y en Luz. Levanto un Faro de Luz para los náufragos del espíritu y los perdidos en los caminos de la Tierra, y dejo que sigan siendo sus tierras Veneros inagotables de Amor. Bendigo a sus Moradores que no han invadido ni profanado jamás tierras extrañas, les Fortalezco para que sean Fuertes ante las invasiones, las cuales, pueden ser en muchas formas: Visibles e invisibles; en lo material, en lo Moral y en lo Espiritual… Fortalezco en Verdad, a todos sus moradores, para que Mi Obra, Mi Semilla, se siga multiplicando paso a paso en su seno y aun cuando la Hora del año 1950 llegue a su Final, Mi Obra seguirá su Ascenso y su Progreso dentro de esta Nación Humilde, en la cual he hecho morar a muchos espíritus que tienen Deuda, Misión y Restitución contraída con Mi Espíritu Divino.

65. Seguirá Mi Obra, cundiendo las comarcas, esparciéndose por las provincias y pequeñas aldeas y hasta aquellas que pertenecen a vuestra raza primitiva, raza que habéis menospreciado, abandonado y olvidado; en ella encontraréis a grandes espíritus de Elevación que vendrán a Fortalecer las filas de Mi Pueblo de Israel; en ellos, encontraréis a los Soldados grandes del Espiritualismo; y su idolatría, caerá destrozada por Mi Obra Divina y entre ellos se levantará un Culto que asombrará vuestros ojos y a otros pueblos de la Tierra.

66. A vosotros, Pueblo de Israel, Discípulos del Espíritu Santo, que desde 1884 hasta el presente Año 1950 habéis tenido la Enseñanza del Padre, la Palabra con Esencia y con Verdad. ¿Qué puede el Padre deciros?… ¿Qué puede el Padre, aumentar, a lo que ya os ha dicho?… ¿Qué podéis pedir al Padre que no os lo haya Entregado y que no os lo haya Confiada, ya?… Henchido está vuestro corazón de Amor para el Padre, de Gozo por Mi Presencia y por Mi Palabra; de dolor también, por las vicisitudes amargas de la Tierra. Quiere estallar en sollozos vuestro pecho. ¡Llorad, dejad que vuestro espíritu se desborde en Gozo delante de Mi Presencia!… ¡Venid, Pueblo, arrojaos en Mi Regazo y depositad todas vuestras cuitas, las flaquezas, los desengaños en Mí!… Ya el Padre, ha Preparado vuestro sendero; ya lo podéis nuevamente contemplar, Limpio y Bendecido. Vuestro Corazón, que Me habéis Preparado como un Santuario, lo he Visitado; y en él, he dejado algo Precioso para vos y para vuestros hermanos.

67. Con esta Palabra de Amor y de Bendición no he venido solamente a vos, pequeña Congregación de este Recinto, He venido a todo Mi Pueblo; y aún cuando hay Recintos, en donde Mi Voz de Justicia ha Resonado como un constante e inexorable Reclamo, en este Reclamo, ha estado Mi Amor y Mi Ternura; y si en otros Recintos, Mi Palabra ha sido breve y fugaz, en esa Palabra breve, ha estado un Mundo de Sabiduría y Amor; y si entre vosotros, Me he Extendido, Pueblo, hablándole al universo, hablándole al Mundo y a toda Conciencia humana, es porque quiero que vos, con los ojos abiertos, contempléis la Verdad de este instante; en él, sopeséis la Gravedad del momento y tengáis Conciencia de vuestra Responsabilidad y de la de los demás también. Por eso, he Bendecido a los Guías, por eso he dedicado a ellos, Palabras de Fortaleza y de Amor. Por eso les he Reclamado también, porque detrás de ellos marchan las muchedumbres. Les he dicho que ellos no son el Padre, no son la Obra del Padre, no son la Puerta, no son la Ley; pero sí son el Siervo al cual el Padre, le ha Confiado un Cargo delicado para Guiar en la senda a las multitudes, para Encauzarlas, para Aconsejarles con Justicia, con Palabra profunda y con Verdadero Amor.

68. A vos, pequeña congregación del Recinto que Escucháis Mi Palabra, Yo recibo a vuestro espíritu que, lleno de Amor, de Humildad y Buenos Propósitos se arroja ante Mis Plantas Espirituales, se Comunica de espíritu a Espíritu con Mi Divinidad para decirme: –Padre, deposita en nosotros lo que sea Tu Voluntad, porque sé que lo que nos Asignes, seremos Capaces de darle Cumplimiento. … Depositáis vuestro destino, en Mi Obra, vuestro Corazón y vuestra Conciencia, para que Yo pueda Leer vuestros Anhelos, vuestros Cargos, vuestras necesidades, vuestras peticiones.

69. En Verdad os digo que el dolor por unos momentos ha Lavado vuestro espíritu y corazón; y sobre este dolor, se ha Levantado vuestro espíritu para entregarse a Mí, para esperar Mi Voluntad. Llevad Mi Amor, Mi Ley impresa en vuestra Conciencia, llevad en vuestro espíritu la Humildad y que ésta Reflejéis en todos los Actos de vuestra vida, espiritual y materialmente. Os dejo entre Mi Pueblo con una Responsabilidad Grande. Olvidaos y abandonaos por unos instantes, de los demás; Yo os hago penetrar en el mismo Corazón de Mi Pueblo, os dejo como un Lazo de Unión, de Unificación para otros Corazones, Yo os dejo como una Semilla de Paz y de Concordia; y en este Árbol que Me presentáis, en este Árbol que habéis Cultivado con Amor, donde se ha Formado un Nido de Paz con vuestra Buena Voluntad, con vuestra Bienvenida para las alondras que en Verdad huyendo pudieron ser del vendaval, Yo deposito en él Mi Fuerza; y estos corazones que llegaron en busca de Paz, hoy Fortalecidos y Preparados, en Unión vuestra les dejo, para que en los momentos Preparados por Mi Voluntad, acudan como alondras de Paz, ya solas, ya en bandadas, con este Mensaje, con esta Misiva que el Padre, como un Cargo, como la Misión más Elevada. El Padre os deja, en este Día: ¡La Paz!… Cuando nuevamente de lleno en el Cumplimiento seáis, tomad el Estandarte Espiritualista, tomad la Cruz del Cumplimiento y seguid al Padre.

70. Levantad vuestra planta, multitudes, que vuestra planta está Bendecida por el Padre; y llevad la Paz de Israel, y la Bendición propia de Israel, a vuestros demás hermanos. Todos Benditos estáis por Mí.

71. No podréis encontrar en las calles, en las chozas, en ningún lugar de la Tierra, una criatura de la que podáis decir que el Padre se olvidó; y aun cuando contemplaseis que la miseria persiste en algunas de ellas, ellas ya ha recibido Mi Gracia y han recibido también una Bendición, porque todo el Universo ha quedado Engalanado.

72. En este instante, Israel, en la Primera Alba del Año 1950, Año que ha de ser también para vosotros, de Oración y de Vigilia por todo el Universo; ¡Elevaos una vez más en Oración!… pedidme en este instante, ya no por vos, ya no por vuestro pueblo, ya no por los vuestros, que a todos he Confiado en este instante. No Me pidáis tampoco por los demás, a todos les he entregado, a todos les he Fortalecido. En este instante, el Padre, sólo quiere que le solicitéis un pedimento: que podáis Estrechar al Mundo en un Abrazo de Paz y de Amor… que podáis en este instante con vuestro Pensamiento, Abarcar a todos los pueblos de la Tierra y penetrar también en el mundo del Más Allá con vuestra Oración; y entonces, Mi Pueblo, Me estaréis Acariciando en Mi Faz, estará vuestro corazón latiendo cerca de Mi Corazón. En este momento Yo contemplo la Unificación Espiritual de todos Mis hijos. Penetrad en cinco minutos de Oración. …(El Pueblo Ora en silencio, durante cinco minutos)

73. Mi Espíritu Divino lo Abarca todo, lo Bendice y lo Colma de Gracia. … Dada está Mi Palabra, Mi Juicio y Mis Mandatos. ¡Levantaos, Israel!… Este Año 1950, os lo Confío; llevadlo en vuestro espíritu y corazón. Es un instante de Gracia. ¡Aprovechadlo!…

74. Universo, que os habéis levantado en este Día, que vuestro espíritu se ha levantado aún más, que formáis el Propósito de Consagrar vuestro Pensamiento, vuestro corazón en este Año al Padre; Yo os Bendigo. Os he Recibido; y a todos os dejo, formando Una Sola Familia, Un Solo Espíritu, Un Solo Corazón. …

¡El Ojo de Mi Divinidad, entre vosotros!…

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *