Explicación del Mundo Espiritual 1949 Ene. 26

Explicación del Mundo Espiritual de Luz, Miércoles 26 de Enero de 1949 Tema: ¡Cumplimiento de los Marcados y Advertencias al Nuevo Pueblo Espiritualista!

En el Altísimo Nombre del Divino Maestro, Yo saludo a mis hermanos; primeramente para servir a la Divinidad y después a vosotros. Humilde Ser, en Representación del mundo Espiritual de Luz. …

1. Queridos hermanos: Es muy grato para el Mundo Espiritual poder contemplar que los Discípulos del Divino Maestro, buscan la forma perfecta de Comunicarse con la Divinidad.

2. Vemos con Regocijo, cómo vais Comprendiendo aquella Inspiración, cómo vais vosotros gozando, practicando esas Lecciones Espirituales que el Padre viene derramando entre vosotros; y una de esas Prácticas, es la de la Oración, la Verdadera Oración Espiritual, la que Dios le ha enseñado al hombre a través de todos los Tiempos y que no es otro acto, hermanos: que el Lenguaje Espiritual, la Voz del Espíritu que atraviesa el infinito para llegar al Corazón del Padre; el lenguaje con el cual se Comunican el Padre Divino y los espíritus.

3 Ésa es la Oración Espiritual, es una escala invisible para los ojos del hombre, por la cual el pensamiento del espíritu se Eleva, hasta penetrar en el Seno del Padre; en ese Seno que es Alegría, que es Paz, que es Fuente de Salud.

4. Esa Oración, esa Gracia, la ha confiado Dios al espíritu del hombre en todos los Tiempos; pero no en todos los Tiempos la humanidad ha sabido Comunicarse por medio del espíritu con el Padre.

5. El mismo materialismo que impera en este Mundo, el pecado, las perturbaciones, el sinnúmero de circunstancias que rigen a los hombres, les hace caer en el materialismo; y es entonces, cuando el hombre, quiere contemplar a su Dios materializado para poder creer en Él; es cuando el hombre materializa a su propio espíritu y con su boca, con su voz, quiere hacerse oír de aquel Dios; es cuando el hombre busca los objetos materiales que tengan alguna Representación o Simbolismo Espiritual, para que por conducto de ellos, o a través de ellos, acercarse al Padre.

6. El culto material que el hombre ha Elevado a Dios; el culto espiritual, pero materializado por los hombres, no es sino: El reflejo del materialismo, de los mismos espíritus… porque un espíritu Elevado, un espíritu Sensible a las Manifestaciones Espirituales y Divinas, un espíritu que vibra en planos Elevados, no puede buscar al Padre a través de cosas impropias o que repugnan a su propio espíritu.

7. Y de esos espíritus, los ha habido también en todos los Tiempos; a pesar del materialismo que siempre ha invadido a la humanidad, siempre ha habido aquellos espíritus que no han ido con la corriente de los demás, que han sabido Liberarse de las tradiciones o costumbres reinantes; que han poseído la Elevación y la Intuición también, para buscar a Dios de espíritu a Espíritu.

8. Dios que es Padre, que es Amor, que es Paciencia Divina, ha recibido el culto y la adoración de sus hijos, el Amor de todos, en la forma que ellos se lo han entregado.

9. Ese Padre, todo Amor, ha recibido todas las ofrendas, todos los sacrificios, todas las oraciones por imperfectas e impuras que hayan sido, por indignas de un Dios que es Pureza y Perfección; esperando Él la Elevación, la Evolución de todos los espíritus, para que ellos llegando al grado de Perfección, pudieran rendirle a Él, el Verdadero Culto, el Culto Perfecto, el Culto Espiritual.

10. A través del cerebro humano en la Comunicación de la Divinidad por medio del entendimiento del hombre, el Pueblo Espiritualista Trinitario Mariano ha estado recibiendo una larga Revelación de su Enseñanza, una continuada y prolongada Lección Divina, sobre la Comunicación de Espíritu a espíritu.

11. Ha ido recibiendo a través de esa Palabra inagotable del Padre, una Depuración, una Purificación que antes existía en todos; y ahora, que ya su Comunicación a través del hombre se encuentra en su postrimería, en sus últimos días, el Padre pide a su Pueblo un esfuerzo más de Preparación y Espiritualidad, para poder saborear las mieles, la Dulzura de Comunicarse en forma perfecta con su Espíritu.

12. Por eso, el Padre reclama a su Pueblo, le reclama su letargo, le reclama el tiempo que ha perdido y las Lecciones de su Enseñanza que ha desperdiciado; le reclama su estancamiento, del cual no ha salido; le reclama el no haber Amado el Progreso y la Evolución Espiritual.

13. El Padre reclama a su Pueblo, las Complacencias, la Paz y el Bienestar humanos; le reclama que, estando bajo la Enseñanza Espiritual aún toma esta existencia humana como la única y aun se entrega a los deberes de esta Tierra, a los apegos, a las querencias y pasiones Terrestres; para que así, su Pueblo Despierte, se Ilustre, se desmaterialice y abra los ojos a la Luz plena de su Espíritu Santo.

14. El año 1950 se acerca y vosotros, hermanos míos, sois Testigos de que en cada Cátedra y en cada Comunicación de los Seres Espirituales, mencionamos ese año, citamos siempre esa hora, porque es de gran Trascendencia, es de gran Importancia Universal y Espiritual para con vosotros; porque tiene una trascendencia que no todos han Comprendido y que es menester que Israel, ya Comprenda.

15. El año 1950 señala para el Pueblo de Israel, un paso Trascendental, un paso hacia Adelante; no, un estacionamiento.

16. El año 1950, no significa ni la Meta del Cumplimiento del Pueblo de Israel, ni el hasta aquí de la Obra Espiritualista; el fin del año 1950, señala el Final de un Tiempo solamente que será seguido de una Etapa de mayor Perfección, de mayor Elevación Espiritual para este nuevo Pueblo de Israel.

17. Desde el año 1884 hasta el año 1950, en este Tercer Tiempo, ha estado haciendo el Llamado a los hombres, -varones y mujeres- a los seres humanos que llevan en sí mismos, espíritu de Israel; espíritus, pertenecientes a las Doce Tribus que formaron desde el Primer Tiempo, el antiguo Pueblo de Israel, al Pueblo Escogido y Agraciado por Dios para ser el Portador de los Dictados de su Ley entre la Humanidad, para ser el Espejo de la Obediencia y de la Espiritualidad entre todos los pueblos de la Tierra; para ser el Primogénito y el Responsable entre todos los hombres, no para ser el Pueblo Único, no para ser el Distinguido por el Padre; sino, para ser el Responsable de los demás, para ser el Hermano mayor que da el Buen Ejemplo a los menores; para ser el Amigo, que tienda su Ayuda -llena de Nobleza- a los demás; para ser el Conductor, de los demás pueblos, hacia el Seno del Padre.

18. Y el Padre, no ha contemplado en este Tiempo: ni lenguas, ni razas, ni colores… desde distintos puntos de la Tierra, ha hecho el Llamado a los seres humanos que llevan espíritu de Israel, para hacerlos Reconocer su Primogenitura Espiritual, su Misión, su Destino -que no terminó en el Primer Tiempo, ni en el Segundo Tiempo y que no ha terminado aún, para nuevamente, reunirlos en Un solo Pueblo de Amor, de Unificación, de Elevación Espiritual, de Fraternidad; en fin, hermanos míos, de Conocimiento de la Sabiduría Divina.

19. Y desde el año 1866, a todos los que ha Escogido el Padre entre la Humanidad que son de su Pueblo de Israel, una vez más, les ha Convertido en sus Discípulos. En este lapso del Tercer Tiempo, que ha sido muy largo, que ha sido el suficiente para la Evolución, Perfeccionamiento y Preparación de este Pueblo; ha sido Israel: El párvulo y el Discípulo… el hijo sometido por el Padre, a una prueba de Preparación, a una prueba de desmaterialización, de despojamiento de todo egoísmo, de todo odio, de toda pasión mundana, de toda vanidad humana.

20. El Padre, ha Limpiado el corazón de su Pueblo con su Amor, con la Pureza de su Mensaje y con sus Prodigios, para Sembrar en las tierras Fecundas, Limpias y Preparadas, por su Voluntad; desde el corazón de su Pueblo entregó su Revelación Divina con Palabra; su Vida Eterna, su Sabiduría, sus misterios Esclarecidos por su propia Divinidad, para que este Pueblo párvulo y Discípulo del Maestro desde el año 1884 hasta 1950; después de ese año, ese Mismo antiguo Pueblo, se convirtiese en el Maestro de la humanidad, en el Ejemplo de los hombres, en el Amigo, en el Hermano; Prodigando, no solamente con la Palabra; sino, con los hechos, sellando sus palabras con la Verdad de sus propias obras.

21. Desde 1866 hasta 1950, ¡cuántas profanaciones los párvulos y los Discípulos han hecho al Padre, a su Obra, a los Dictados de su Ley!… ¡Cuántos errores!… ¡Cuántas imperfecciones cometidas!… ¡Cuántas materializaciones!… y, ¡cuántos sacrilegios!…

22. Pero el Padre con Paciencia, cual el Maestro de maestros, con su Bondad infinita ha continuado sus Lecciones, Corrigiendo, Aleccionando, entregando cada día más y más de su Enseñanza a sus Discípulos, para que en el momento final de la última Lección con palabra humana, el Discípulo quede Capacitado, quede grandemente Preparado por el Maestro para posteriormente, poder Enseñar a los demás.

23. Porque después del año 1950, hermanos, sería injusto, sería ingrato que entre este nuevo Pueblo Espiritualista, continuasen cometiendo errores, profanaciones o sacrilegios en esta Obra tan Pura y tan Santa que el Padre os ha Confiado.

24. El año 1950 sí significa un hasta aquí, a la profanación de Israel: A la incredulidad, al materialismo, a la ingratitud, a la desobediencia. …

25. En ese año, sí es un hasta aquí para todo ello; ese año tendrá que ser como una tumba, como un sepulcro donde muera, donde termine, toda la desunión que ha existido entre este Pueblo y también en todos sus pecados; ese instante, debe ser como una hoguera de un Fuego abrasador, en el cual, se extingan todas las imperfecciones, las tinieblas, las ignorancias que ha llevado este nuevo Pueblo; para que así, el espíritu, pasando por ese fuego, por esa muerte; Resucite entonces su espíritu y su carne, a una nueva Vida.

26. Y ya, en el año 1951, será: Una nueva Aurora, una Alborada Espiritual, una nueva Vida para este Pueblo… y que para ese entonces, la Conciencia del Pueblo no le Reclame las faltas pasadas y todas las faltas cometidas en los Tiempos pasados, para que las haya borrado con sus Buenas prácticas, con su Regeneración, con su Atrición; y que todas sus lágrimas, derramadas por sus pecados, sean vertidas antes de que llegue ese instante, para que después de este Tiempo, Israel no llore, sino que sonría con la sonrisa de la Fe, de la Fortaleza, de la Confianza en sí mismo, de la Certeza en el Camino de la Ley que el Padre le ha Confiado; con la seguridad del Triunfo del espíritu sobre la materia; de la Ley de Dios sobre las legislaciones creadas por el hombre; de la Luz sobre las tinieblas y del Bien frente al mal. Con la Confianza de que los Soldados, Preparados por el Padre en el Tiempo de su Palabra a través del entendimiento del hombre, han de estar Unidos por la Fraternidad, por el Amor Espiritual, para darse Fuerza los unos a los otros en el tiempo de la lucha.

27. El Mundo Espiritual solloza en estos años, hermanos míos, porque contemplamos que en todo Israel existe el letargo, la rutina; que todavía el Pueblo no Despierta, que no sienten temor, que no se preocupa por las vicisitudes que vendrán, que no le atemoriza el Juicio del Padre.

28. Solloza el Mundo Espiritual, porque contemplamos, hermanos, que no se levantan las muchedumbres Preparando ya su Cumplimiento como Cosecha final, para hacerla presente al Padre en aquel instante.

29. Que el Cuerpo de Portavoces, no se sacrifica, no se consagra más a la Divinidad, para dar lugar a que el Padre transmita en estos dos últimos años, las Revelaciones prometidas, las grandes Inspiraciones y las Cátedras llenas de Perfección.

30. Solloza el Mundo Espiritual, porque llamamos a las puertas de nuestros Protegidos, que son muchos los Labriegos, que son muchos los cerebros Preparados por el Padre entre Israel; y son sordos los oídos, están enmohecidos los cerrojos, las puertas no se abren a nuestra Inspiración, a nuestro llamado.

31. Y lo que el Padre, ha depositado en su Mundo Espiritual, es grande y esperando estamos; tenemos que traducirlo en palabra a través de nuestros Protegidos, para que esa Palabra del Mundo Espiritual sea el Análisis, el Esclarecimiento de muchos misterios que el Pueblo de Israel, no ha Analizado ni Comprendido, de muchas Explicaciones que no ha Escuchado todavía, porque se ha concretado a oír solamente y a olvidar después.

32. Porque el Análisis de la Profundidad de la Palabra del Maestro, es escaso; el Conocimiento del Pueblo, es pequeño todavía, su Espiritualidad pequeña también; lo que tiene que decir y hablar a los hombres, es poco aún; y el Mundo Espiritual sentimos el Anhelo inmenso, la imperiosa necesidad de que el Cuerpo de Labriegos se Prepare, para que a través de él, el Mundo Espiritual se Comunique de Espíritu a espíritu y le Ayude a Analizar y a Comprender, le Esclarezca las Lecciones de la Enseñanza Divina que todavía no ha alcanzado a Comprender este nuevo Pueblo Doctrinado por el Divino Maestro.

33. Sollozamos, hermanos míos, porque contemplamos que vuestro Tiempo, es corto ya; y que son más los que no han Despertado y que son más los que no han Aprovechado este Tercer Tiempo; y que de no ser Aprovechados estos años, el Pueblo se está labrando un gran rigor en sufrimiento, se está labrando el Juicio, se está labrando un cáliz muy amargo; se está labrando un gran peligro, o sea: La confusión espiritual. …

34. Los que Aprovechen debidamente estos últimos años, nada tendrán que temer después de la Partida de la Palabra del Padre; sabrán a qué atenerse; sabrán cómo trabajar y Cumplir, llevarán en sí mismos el Poderoso Aliciente del Padre; sabrán cómo Conducirse, después de este Tercer Tiempo; mas, los que no se Preparen, los que no Despierten, sentirán un vacío; sentirán que el Cristo, que el Mesías, ha muerto; que el Mundo Espiritual de Luz, se ha ausentado o perdido; que los Recintos, están vacíos; que los cerebros, han quedado sin dueño; que las bocas, han quedado mudas; experimentarán una soledad tremenda y una desolación espiritual indescriptible.

35. Y en los resultados de esa impreparación, existe el peligro, hermanos míos, de que el Pueblo, vaya a caer nuevamente en una gran profanación; los unos deseando que el Padre, continúe entregando su Palabra y ellos prestando su cerebro; los otros diciendo por los caminos, que el Mundo Espiritual ha vuelto a tomar materia; los otros diciendo, que han tenido Sueños y Revelaciones, en que el Padre les ha dicho que iba a volver a Comunicarse por el entendimiento humano.

36. Y las congregaciones del nuevo Pueblo, los inocentes, los párvulos, los que apenas comenzaban a Afirmar sus pasos en el Camino, al contemplar que la Obra pierde su forma pasada, que ya no se escucha la Palabra del Maestro, ni la del Mundo Espiritual; entonces, volverán a los caminos de la idolatría y del fanatismo; volverán, a postrarse ante los ídolos; otros, quedarán vagando en la confusión, llevando el desengaño espiritual, llevando la turbación en sí mismos y no queriendo saber más ya de Dios ni de lo Espiritual.

37. Y si vosotros me preguntáis en este instante hermanos, para no llegar a esa confusión, para no sentir después del año 1950, esa desolación: ¿Qué debemos hacer?… El Mundo Espiritual, en el Nombre del Padre, os dice: En este Tercer Tiempo, en estos momentos en que se acerca la Partida del Padre en su Verbo a través del entendimiento humano, tendréis que hacer lo mismo que hicieron los Discípulos del Maestro, en aquel Segundo Tiempo.

38. ¿Qué hicieron ellos?… recordemos, ¡recordad!… porque todos lo sabéis, hermanos: Jesús, en el Segundo Tiempo, también escogió de entre las grandes muchedumbres; pero fueron solamente Doce. En aquel Segundo Tiempo, Él doctrinaba a todos; Él entregaba a todos, pero Doce, eran los Responsables de su Palabra, los que habían de ocupar entre la humanidad, el lugar que Él iba a dejar: Fungiendo como Maestros. …

39. Eran Doce, los Consagrados a Él en espíritu y materia; y aquellos Doce hombres, que fueron sorprendidos en su existencia humana por la Voz del Maestro; que fueron los Llamados, por aquella Voz Celestial e Inspirados por aquella Palabra y por aquel Amor; desde el primer instante, le siguieron, porque sus espíritus Reconocieron que Aquel que hablaba a través de Jesús, a través de aquella Envoltura material, era el Verbo del Padre, era el Amor Divino, era la Ley; y si con Él, estaban, ¿qué podrían temer?…

40. ¡Todo lo dejaron!… dejaron: El hogar, la familia, los deberes Terrestres… todo lo abandonaron, para entregarse a Él; no llevaban ninguna preocupación, de lo que atrás dejaban; sabían que si Ellos estaban con Él, Él estaría con todos. Y oíanle hablar, conviviendo con su Maestro, acompañándole por los caminos, escuchando aquel Concierto de Amor, día tras día; sentándose en la misma mesa, apoyando sus cabezas para dormitar bajo la misma palmera, contemplándose todo el día; así vivieron tres años; y en esos tres años, el Amor de aquellos para el Maestro, creció, se hizo inmenso; era un Amor de espíritu, era un Amor profundo.

41. Sin embargo, al estar concluyendo el último de aquellos tres años, Jesús dijo a sus Discípulos: “Un tiempo Me habéis tenido con vosotros, pero Yo Me iré de entre vosotros. Vais a quedar como ovejas entre lobos. Para que Yo viva entre vosotros, es menester que parta; un tiempo no Me veréis, pero después volveréis a verme,”…

42. Y uno de ellos, pudo decirle al Maestro: –¿A dónde podrás ir, Señor, que no te acompañe yo?… y el Maestro, le contestó: –No, a donde Yo voy ahora, vos, no podréis venir; pero voy a Prepararos la Morada para que después estéis Conmigo siempre, por una eternidad. Cuando Yo parta de entre vosotros, va a haber gran tristeza, vuestro corazón se va a angustiar de dolor, y muchos se van a gozar con vuestra tristeza, con vuestro sufrimiento; pero no temáis, que después, vendrá vuestro Gozo; y ese Gozo, nadie os lo volverá a quitar. …

43. Y así el Maestro, les iba preparando para su Partida. Aquellos Discípulos Aprovechaban lo más que podían las Lecciones de su Enseñanza. Sabían cómo el Maestro, hablaba a las muchedumbres; sabían cómo convertía a los pecadores, cómo sanaba a los enfermos, cómo perdonaba a los grandes pecadores, cómo confundía a los que se creían sabios en el mundo, en fin: cómo se comportaba en cada caso… y ellos, procuraban Asimilar en su propio espíritu y corazón, no solamente la Enseñanza en sus palabras, sino los hechos y su Ejemplo de Amor; y procuraban ir sintiendo más profundamente ese Amor, que aquel Maestro, desbordaba en ellos y en todos.

44. Entre aquellos Doce, hubo uno cuyo corazón no latía al igual que los demás, corazón que albergaba todavía el apego por el Mundo, las ansias de grandeza; uno que todavía soñaba con levantar su trono en este Mundo y ceñir una corona material a sus sienes y ser grande entre la humanidad; uno que amaba todavía el metal, los honores, las comodidades; y en aquel corazón, había caído el Amor del Maestro al igual que en los demás, había sido la Enseñanza y la Palabra en forma igual en todos; pero él, se comportó de diferente manera en los últimos instantes. Él se levantó y vendió aquella Palabra, vendió aquella Vida, vendió aquella Ley. Sabía que el momento se acercaba, el momento anunciado por aquel Maestro, en que Él partiría; y antes que Él partiese, antes de que los dejase solos, él quiso aprovechar la ocasión y vendió la Ley, la Vida, la Palabra, el Amor.

45. ¿Acaso el Maestro, sancionó a aquel Discípulo por ese acto?… ¿acaso le arrojó de Su Seno, por esto?… No, bien lo conocía el Maestro, hasta sus mismas entrañas; bien sabía lo que aquel Discípulo había de hacer. Y el Maestro dejó que se cumpliera lo escrito, porque dicho estaba, el juicio de aquel Discípulo fue tremendo, su muerte espantosa y trágica.

46. ¿Acaso el Maestro, lo juzgo?… ¿acaso el Maestro, le dio muerte?… no, él mismo se eliminó de entre los Doce y él mismo se sintió indigno en el momento de su Despertar. Él mismo Comprendió que no era digno de vivir en la otra Vida; que no era Digno de llevar la Vida Eterna en el corazón; que no era Digno de quedar entre los Doce. No le juzgó el Padre, se juzgó él mismo bajo su propio juicio, bajo su propia Conciencia, para que después de la Partida del Maestro, no quedase el mal elemento entre los Buenos; no quedase la mala semilla ni la mala hierba, entre el Trigo dorado.

47. Mas, cuando el momento se acercaba en que los hombres tomasen a Jesús, el Maestro todavía les hablaba, todavía les entregaba sus últimas Lecciones de Amor que eran Preparación para ellos, para que pudiesen ser Fuertes entre la humanidad; para que con esa Gracia y con el mismo Amor con que ellos recibieron la Palabra, en la misma forma la entregasen a los hombres.

48. Y los Discípulos, cómo podían oponerse. Cómo decirle: –Maestro, no Te vayas… si Él, les decía: “Escrito está.”… ¿Cómo podían detener las Profecías escritas por la Mano de Dios, detener el destino o curso de las vicisitudes Profetizadas y dichas por el Padre, en los Tiempos pasados?… Solamente dejaban que su corazón experimentase un grande y profundo dolor, porque no sabían cómo sería la separación, no sabían cómo sería la Partida.

49. Y cuando la plebe, cayó sobre aquel Maestro para arrestarle y juzgarle, uno de los Discípulos se levantó y osó desenvainar un arma; y el Maestro, le dijo: –¡Guardad esa arma y dejad que se cumpla en Mí, lo que escrito está!… y entonces, ellos sabiendo que no podían hacer algo humanamente, se ausentaron, se recogieron en el silencio; y en la soledad, Orando y llorando, esperaban solamente en esos momentos la Fuerza que les impartía el recuerdo de su Maestro, para soportar lo que estaba aconteciendo; y cada dolor de aquel Maestro Divino, cada ofensa que la humanidad le hacía, cada ingratitud, aquellos espíritus lo sentían allí en su lugar de recogimiento y de soledad.

50. Los Discípulos, no habían podido ellos detener lo que Escrito estaba, no se opusieron más, porque el Maestro, les dijo: –¡Dejad que todo se Cumpla, porque Escrito está; y antes pasarían los Cielos y la Tierra y dejaría de alumbrar el sol, a que Mi Palabra dejase de Cumplirse!…

51. Ciertamente, hermanos míos, el dolor de aquellos corazones y espíritus fue muy grande, pero por sobre todo, ellos confiaban en la Palabra de su Maestro; ellos sabían que Él, no podía morir, porque Él era la Vida; ellos sabían que aquello tenía que acontecer para poder tenerlo siempre en su espíritu; ellos sabían que habían Aprovechado aquel Tiempo de Predicación de la Doctrina del Maestro y que se encontraban Fuertes para la lucha; sabían que debían lanzarse por los caminos a luchar, mas, no estaban desunidos, los Unía el dolor, la pasión del Maestro; les Unía su Palabra, les Unía el Amor entre ellos mismos; les unía el Cargo que el Maestro les había confiado; y aquellos once, se Amaban con Amor profundo, con Amor Espiritual, pues la Unión y la Voluntad de ellos, era Una sola.

52. Después de que el Maestro partió de entre los hombres y su Divina Palabra a través de su cuerpo aparente, dejó de oírse en este mundo; entonces aquellos Apóstoles se levantaron, ya no como Discípulos, sino como maestros. Era para Ellos, una nueva vida, un nuevo tiempo y con todo valor y con toda Fe lo aceptaron.

53. Cuando llegaban a tener instante de flaqueza, cuando llegaban a tener un momento de desfallecimiento, Cristo, el Verbo Divino, se limitaba en su forma humana y les daba Aliento, les levantaba, les reanimaba en la senda, les daba pruebas de que Él estaba Presente en todos sus pensamientos, en todos sus pasos; de que Él no había muerto; de que Él pertenecía a la Verdadera Vida, porque Él Era y Es el Manifestador de la Vida.

54. Y así aquellos Discípulos con planta Firme, sin haber mesado sus cabellos, sin haber blasfemado, sin haber hecho crujir sus dientes, sin haberle pedido al Maestro, con lamentaciones, que no les dejara; ellos con toda su Designación, con toda Elevación de espíritu, Comprendieron que la Misión del Maestro había concluido; y que ellos, tenían que levantarse a dar Testimonio de Él, con su existencia humana, con su sangre, con la palabra y con sus obras.

55. Ellos mismos, tendrían que llegar a encontrar en su Camino aquellos abrojos, aquella corona de espinas, aquellas burlas, aquellas interrogaciones, aquellas pruebas, las mismas tentaciones y la misma muerte; pero con Valor y con Amor Espiritual, tomaron su cruz; la cruz invisible que el Maestro les confió; la cruz de la Redención y del Sacrificio, para ir por los caminos del mundo a entregar la Palabra de Vida y de Luz, a los muertos del espíritu.

56. Muchas veces, caminaron dos juntos; siempre iban separados todos, -separados materialmente- pero Unidos en Pensamiento, Unidos todos Espiritualmente, Unidos todos por la Presencia de su Señor.

57. Y cuando después, de concluida alguna de sus Misiones, se reunían en un punto y sus corazones se estrechaban con gran Amor; sabían darse la Fuerza los unos a los otros y nunca entre ellos existía la menor diferencia o división.

58. Así Cumplieron hasta el último instante, llenos de Obediencia, llenos de Elevación Espiritual y el último momento de su existencia humana les sorprendió, en pleno Cumplimiento.

59. ¿Cuál fue el Premio para el desempeño de aquella Misión, tan bien Cumplida?… La Gloria en el Seno del Padre y un recuerdo de Vida, de Estímulo inmortal en el corazón de toda la humanidad.

60. Sus Nombres y su Ejemplo, no han muerto ni morirán, porque pudieron ellos Triunfar, porque pudieron ellos Sostenerse Firmes en el instante de la separación del Maestro; porque ellos pudieron, después de la Partida del Señor, levantarse a Cumplir Fielmente con la Palabra y con los Mandamientos de la Ley del Padre; porque ellos pudieron aprovechar el Tiempo de la Enseñanza; porque se dejaron Corregir por aquel Maestro; porque pudieron doblegar su cerviz, cual si fueran Siervos, cuando muchas veces el Maestro, les decía: “No sois Mis siervos, sois Mis Amigos, porque los siervos ignoran lo que su Amo y Señor sabe; y Yo no he venido a ocultaros algo, he venido a participaros de Mi Amor; y entonces os he convertido en Mis Testigos, en Mis Amigos, en Mis Discípulos y en Mis hermanos.

61. Y ellos Sintieron aquel Amor en su corazón, se doblegaban bajo Él, se consagraban a Aprender, a Practicar y a Perfeccionarse en Él. Al separarse el Maestro de ellos, ya estaban Capacitados, Preparados y Fortalecidos para enfrentarse a la humanidad.

62. Ahora, volvamos nuestras miradas a este Tercer Tiempo; el momento de la separación del Maestro, de entre vosotros, se acerca; no de su Espíritu Divino, solamente de la Palabra que ha entregado al Pueblo, por conducto de los cerebros Preparados por Él; pero como en esa Palabra, ha estado Él; y en esa Palabra, está Presente su Espíritu Santo, su Esencia y su Vida, su Mirada, su Justicia; es por eso, que al no escuchar ya vosotros esa Palabra, sentiréis como si fuese Él Mismo, quien Partiera de entre vosotros.

63. Para que podáis, hermanos, resistir esa separación, para que podáis comportaros como los Buenos Apóstoles del Segundo Tiempo, en el momento de la separación; tenéis que Estudiar y Analizar, todos; todo el nuevo Pueblo de Israel, todos tenéis que Prepararos Espiritualmente, pero en forma Consciente y Profunda; todos tenéis que Aprovechar estas últimas albas, contemplar los Prodigios del Maestro, escuchar aquella Palabra de Justicia, Amor y Sabiduría con que Él Perdona, con que Él Ama, con que Él Corrige y Conforta.

64. Tenéis que Saber que con toda vuestra Fuerza, no podréis detenerlo aún ni un minuto más. ¿Por qué?… porque Escrito está, porque Él ha Señalado ese Año 1950, como el momento de su Partida, como el instante en que levantará su Palabra de entre vosotros; y no solamente Escrito está en los Libros de las Plumas de Oro, Escrito está en la Conciencia del Mismo Pueblo de Israel; y ninguno de vosotros, osaréis rogar al Padre, o tratar de conmoverle con lamentaciones, para que Él, os conceda un Tiempo más.

65. ¡No!… Tiempo os ha concedido, no tres años como a los Discípulos del Segundo Tiempo, sino muchos, desde el año 1866 con el Advenimiento de Elías a esta Nación Elegida, hasta el año 1950. Desde la medianía de un siglo, -más o menos- hasta la mitad del siguiente siglo; Tiempo muy suficiente, para la Preparación de vosotros, como Apóstoles y Discípulos del Espíritu Santo; para que el Día de su Partida, lloréis vosotros por dentro, que vuestro llanto material, el mundo no contemple; como el mundo, no contempló el llanto de los Discípulos, del Segundo Tiempo.

66. Y vosotros, en el silencio de vuestro corazón, lloréis -no por el Levantamiento de su Palabra-sino por ¡tanta ingratitud, por tantas faltas hechas ante el Padre!… pero menester, es que Sintáis, -desde ese momento- que no quedaréis solos, que su Espíritu Divino ha de Manifestarse de Espíritu a espíritu en Plenitud, después de este Tercer Tiempo de Comunicación Divina con palabra humana; porque ya no se materializará más, a través de los Pedestales, ¡ya jamás, se Comunicará a través de envolturas humanas!… desde entonces, -después de finalizar el año 1950- su Comunicación Divina, será Directamente de Espíritu a espíritu; y los Dones, derramados en vosotros, -latentes en los unos, adormecidos o estancados en los otros, pobremente Desarrollados en los demás- desde ese instante, tendrán un Desarrollo más amplio hacia el futuro.

67. Los Videntes, contemplarán con mayor Claridad, las Auténticas Manifestaciones Espirituales; el Don de la Intuición, ¡será Clarísimo!… en los que sepan Prepararse. El Don de la Revelación, -ya sea en estado Despierto o ya sea por medio de Sueños- si lograsen Elevarse Espiritualmente, ¡será más Claro, más Espiritual y más Profundo!… El Don de la Palabra, ¡florecerá grandemente!… y tanto el que fue Pedestal o Ruiseñor, como el que fue Facultad para el Mundo Espiritual, como los que hayan sido Guías, Columnas, Videntes o Plumas de Oro, ¡todos sentirán que el Verbo, que en el Don de la Palabra se desatará entonces, cual nunca antes!… y ellos, a sí mismos, -al notarlo y descubrirlo- grandemente se Sorprenderán.

68. El Don de la Curación Fluídica, a través de vuestras manos, -sin necesidad de que el Mundo Espiritual tome materia- será entonces, ¡más grande todavía!… ese Don, se Desarrollará más y más entre vosotros; y el Mundo Espiritual, seguirá Inspirando vuestras mentes y seguirá sanando a los enfermos, a través de vosotros mismos, pero ya, sin tomar materia; sino desde el Valle Espiritual enviaremos directamente nuestra Luz a vuestras mentes, nuestras Inspiraciones, nuestras Indicaciones y Consejos. Vuestra Intuición, será grandemente Iluminada y se hará más Desarrollada también.

69. Todo esto, lo debéis saber. Desde antes y después, seguiréis escuchando -Espiritualmente- la Palabra del Padre, siempre que os Preparéis y penetréis en Oración y os congreguéis llenos de Amor, llenos de Elevación; entonces, Sentiréis la Presencia del Padre, Percibiréis su constante Comunicación Espiritual y su Espíritu Vibrará en vuestro espíritu y entendimiento; vuestro corazón, Sentirá su Divina Presencia muy cerca; y los ojos de los Profetas, darán Testimonio de que el Padre, estará cerca de su Pueblo, como en los Tiempos pasados.

70. Esa Preparación, Cristo, el Verbo del Padre, está dando a su Pueblo. El Maestro de maestros, ahora, -como en el Segundo Tiempo- habla a sus Apóstoles incesantemente, incansable de su próxima Partida; de su Partida inevitable, porque Escrito y anunciado está; porque para que vosotros, os Elevéis, es Menester que Él Parta; para que vosotros, deis un Paso hacia Adelante en el Camino Espiritual, es Menester que Él deje de Comunicarse con Palabra humana, para que después, no le busquéis a través de una materia; sino le busquéis directamente con el espíritu, en el infinito Espiritual; y Él, pueda estar muy dentro de vosotros y fuera de vosotros mismos.

71. De no Prepararse así, este Pueblo Elegido, hermanos; entonces, existe el gran peligro que el Mundo Espiritual, os decía. Mirad que ya se abren los labios de algunos, diciendo que el Verbo del Padre, no Partirá en el año 1950; ya se levantan Guías y Labriegos diciendo que el Cristo de Dios, no Levantará su Palabra; entonces, ¿con qué Derecho, esos hermanos, esos Labriegos, esos labios se levantan profanando esta Profecía ya decretada y Marcada?… ¿No saben la confusión que están provocando y labrando, entre las multitudes?… ¿no saben el caos que ellos, están labrando al nuevo Pueblo allegado?…

72 ¿Por qué hablan así, hermanos míos?… pues, porque no han entendido ni Comprendido, porque no han Estudiado ni Analizado; porque no han adquirido hasta este momento ni han Asimilado, la Enseñanza Divina, las Gracias Benditas que el Padre, ha Derramado; porque no han Aprendido a Comunicarse para recibir de Espíritu a espíritu; porque no se han levantado para Perfeccionarse, para Prepararse después de este Tercer Tiempo, debido a que no han guardado en su corazón, todo lo que el Padre está Derramando en sus Lecciones para después de su Partida.

73. Se escudriñan a sí mismos y se sienten mezquinos, se sienten débiles, se sienten pequeños; no conciben la Obra del Maestro, sin su Palabra a través del entendimiento humano; no pueden imaginarse esta Obra sin esta Comunicación materializada con palabra humana; se resiste su corazón a aceptar esto, no se sienten con el Valor suficiente para soportar esta prueba; y llegan hasta a creer, que no debe partir la Palabra del Maestro de entre este Pueblo, que no debe ser esto, porque entonces, esta Obra terminará; y así lo creen, porque no han Estudiado; por la falta de Espiritualidad, por la falta de Preparación y Conocimiento, para proseguir en el Camino Señalado, después de la partida de la Palabra del Maestro.

74. Por eso, se sienten débiles y desfallecientes; y es por eso que, dice el Mundo Espiritual, que todo el Pueblo de Israel tiene que Despertar; todo Israel, tiene que aprovechar estas últimas albas, para que dejéis a vuestro Maestro, marchar en Paz; para que Él recoja en su propio Seno, ese Rayo Divino con el cual os ha Alumbrado y Alimentado desde el año 1884 hasta el año 1950; para que Él, pueda decir, como en el Segundo Tiempo en la cruz: ¡Todo se ha Consumado!… Éstas fueron sus últimas Palabras; y así podrá pronunciarlas en el Final de este Tercer Tiempo de su Comunicación Divina; para que todos -en ese último instante- lleguéis con la Convicción, con la Elevación de espíritu, con la Preparación y el Reconocimiento, de que el Maestro de Maestros, ha Concluido con esta Etapa; de que sois vosotros los que tenéis que levantaros ya; que tenéis que dejar el banquillo de Párvulo y de Discípulo, para tomar los caminos; y en ellos, seáis los Maestros de las multitudes.

75. Que este Tercer Tiempo, en que el Padre, ha Doctrinado a través de las Facultades y Pedestales, no puede prolongarse más; porque entonces, sería prolongar la rutina de Israel, sería prolongar su letargo a la medianía del Camino; y que es Menester, que el Verbo del Padre, parta; que cese su Comunicación, limitada a Palabra humana; para que de esa manera, el nuevo Pueblo de Israel, se Despierte y se levante al Progreso, al Cumplimiento de los Dictados de su Ley y a la lucha.

76. Así como Él, en aquel Segundo Tiempo dijo a los Discípulos: “Dejadme, es menester que Yo parta de entre vosotros, para poder Volver; es menester que Yo parta de entre vosotros, para que pueda venir el Consolador, el Espíritu de Gracia… es decir, que era Menester que la Enseñanza, la Doctrina en el Segundo Tiempo, tuviera su Conclusión puesta por Él Mismo; para que después, Él Mismo pudiera venir hacia los Discípulos entre la humanidad como Espíritu Santo, para Comunicarse en Espíritu y Verdad.

77. Así también en este Tiempo, para que Israel se levante a la lucha, para que Israel se Espiritualice, es menester que el Maestro levante su Palabra y la Palabra del Mundo Espiritual. ¡Va a ser doloroso, hermanos míos!… todos tendréis que experimentar la tristeza, el dolor, la ausencia, por muy espiritualizados y convencidos que estéis, de estas Revelaciones; tendréis que experimentar una profunda tristeza y un gran dolor que solamente vosotros podréis Comprender, no así los hombres de otras religiones; pero a pesar de ese gran dolor, de esa profunda tristeza, vosotros permaneceréis Serenos, Firmes en vuestro puesto, sabiendo que anunciado y Escrito estaba por el Padre; y que así, debía de ser.

78. Esperamos que en todos los Recintos, los Labriegos del Señor, Despierten y se Preparen, para que la Voz del Maestro y la Voz del Mundo Espiritual resuene; y esa Voz, sea de Alerta y Preparación para el Pueblo; para que en estas cortas albas que os restan, todos podáis abrir los ojos a esa Realidad que se acerca; todos podáis Elevar vuestro espíritu, con el Valor y Fuerza necesarios; y entonces, no se levante alguno hablando palabras que no son más que reflejo de torpeza, de ignorancia y de falta de Estudio y Espiritualidad, porque el hombre, no podrá oponerse a la Voluntad Divina; porque ni el hombre ni el Pueblo entero, podrán hacer que el Maestro, permanezca un tiempo más Doctrinando; no habrá fuerza humana ni espiritual, que pase sobre lo Escrito y Anunciado, sobre lo Decretado y Destinado por el Creador, por el Juez Divino, por el Padre Universal.

79. Mas, si algunos osaren, después de la Partida del Verbo e Dios, caer en sacrilegio tan grande, cuya Sanción espiritual, cuyo Juicio, solamente el Juez Divino les podría Dictar; pero sería una falta tan grave, hermanos míos, que equivaldría a que los Apóstoles del Segundo Tiempo, hubiesen extraído del sepulcro el Cuerpo de su Maestro, para levantarlo y presentarlo delante de los demás; eso el Pueblo, no lo intentaría. Mas, si alguno quedase en la ignorancia, en la tiniebla e intentase tales actos; si alguno que fue Pedestal o Ruiseñor, siguiese invocando el Rayo Divino; si alguno que fue Facultad, e invocase al Mundo Espiritual; entonces, los demás le abrirán los ojos, los demás descubrirán ante él la Verdad y le dirán la Realidad; y así evitaran, que aquel confunda a los seres humanos en su camino.

80. Pues, ¿quién podría Comunicarse por aquellos cerebros, si osaren tal temeridad?… ¿Podría el Rayo Divino, de Dios, descender a ellos?… ¿Podría el Mundo Espiritual de Luz, tomar materia, después de haber recibido la Orden Sagrada y Estricta?… ¿Podría el Padre, faltar a su propia Palabra, después de haberlo dicho a través de todos los Pedestales y en todos los Recintos, en el seno de su Pueblo?… ¡No, hermanos míos!… ¡La Palabra de Dios, es inmutable!… ¡no varía jamás, es eterna!… Dios, nunca puede cambiar de parecer; su Ley, está Escrita para Siempre. …

81. Por tanto, todos Estudiad; y todos Despertad, hermanos míos, a esto: Anhela el Padre recibir en aquellos instantes, en los últimos momentos de su Estancia con vosotros a través del entendimiento humano, a sus Apóstoles; no a los desobedientes, no a los desunidos, no a los engrandecidos, ni a los discípulos avergonzados de haberlo vendido; si no a los Apóstoles Conscientes que le Aman de espíritu a Espíritu; los Apóstoles Fuertes que han sabido Aprovechar al Tiempo de Enseñanza y de pruebas.

82. Y, ¡qué hermoso será, hermanos míos! que en su última Cátedra, Él reúna y congregue a todo su Pueblo; y entonces, Espiritualmente, os entregue el Pan; y la última Cátedra entre vosotros, sea como en el Segundo Tiempo: La última Cena… en que de esa Mesa, no tenga que levantarse alguno con el Remordimiento en su Conciencia por haber hecho mal, por haber tomado la Obra del Padre, en forma indebida; si no que todos, se sientan Tranquilos en su Conciencia, inclinen su cerviz y reciban las últimas Palabras del Padre, como un Pan de Vida Eterna, como el Sustento Espiritual que os dé Vida y Fuerza, a través de la lucha, hasta la Misma Eternidad. Ése, es el Anhelo Divino; y ése, es nuestro Anhelo Espiritual.

83. ¿Cómo poder hacer que nuestras Palabras de Preparación, lleguen a todos los corazones y espíritus de Israel?… ¿Cómo poder hacer que todos Reconozcan y Sepan lo Mismo, que Hagan lo Mismo?… ¡Seguid Preparándoos, mis hermanos!..

84. Los unos, ya se han levantado por Orden del Padre, como Emisarios, como Sembradores, como Amigos de todos los Recintos y de todos los Labriegos del Señor.

85. Ese Cuerpo de Emisarios que va pisando sobre abrojos, que hay veces que reciben el bofetón en el carrillo derecho y tienen que mostrar el izquierdo, en Señal de Perdón; para mostrar a todos, que van en el Nombre del Padre.

86. Esos Emisarios que van Trabajando día tras día, en silencio, Humildemente, sin publicar su Labor, sin mencionar sus Méritos, sin enseñar sus heridas. A ellos tendréis que Estimular y Limpiarles el Camino y hacerles más llevadera su Misión, porque cada día es más pesada, porque van apurando el cáliz de la incomprensión de los demás, del juicio y desgarro de los demás.

87. El año 1950, hermanos, el último Año de la Estancia de la Palabra del Maestro entre vosotros, como pudo decir Elías, -nuestro Guía y Pastor Espiritual en alba de Gracia- será: Año de Perdón, año de Unificación entre Israel, año de Acercamiento, año de Restauración. …

88. Si a través del Tiempo, a través de los últimos años, mucho os habéis distanciado y desconocido; que en ese último año, todas las distancias se borren, todos los rencores también mueran; que todo sea Acercamiento y Reconciliación Espiritual. El Padre, no os da un instante para la Reconciliación, no os da un solo momento para que os Perdonéis; os da un año.

89. Que en ese último año, no seáis jueces; es preferible, que seáis reos. Las caras que no se han contemplado, vuelvan a mirarse; las manos que no se han estrechado, vuelvan a estrecharse; los corazones que no se han querido, se Amen; y entonces, la Restauración Espiritual, sea en el Seno del nuevo Pueblo de Israel.

90. Queridos hermanos: Con qué otras palabras pudieran las Huestes Espirituales de Cristo, -los seres del Mundo Espiritual de Luz- hablaros- que pudiésemos Conmover las Fibras Sensibles de vuestro corazón, para que sea creído el Padre, para que sea creída también nuestra palabra. Es una Voz que va resonando en el desierto. La Palabra: Espiritualismo… la Palabra: Unificación… son Voces que resuenan en él, vacías; como es negada la Palabra del Padre, que es atribuida a la tendencia de los seres humanos por los que transmite y se Comunica hacia su nuevo Pueblo de Israel.

91. Si continuase la necedad, si las puertas se cerrasen a la Inspiración Espiritual del Padre, si el Pueblo no penetrase en la Preparación y en la Vigilia en estos últimos años, vendrá después el dolor. El dolor será el que Despierte al Pueblo, pero el dolor será grande, intenso, y eso será lo que le estremezca. Mas, el Mundo Espiritual de Luz, esperamos que no sea el dolor; sino que sea la Palabra de Amor y Sabiduría del Maestro, que sea también la humilde explicación del Mundo Espiritual de Luz.

92. Quisiésemos contemplar Buena voluntad para oír nuestra Humilde Explicación en las palabras de algunos Guías; para que ellos, inviten a otros más.

93. Este Recinto, no tiene una importancia mayor que los demás. Este Recinto ni es primero, ni es último; es solo un lugar que habéis destinado para recibir a las multitudes en él, para reunirlas aquí; y por vuestra Preparación y Elevación de espíritu, recibir la Palabra del Padre y la del Mundo Espiritual.

94. El nombre de este Recinto, hermanos, no tratará de imponerse a los demás, ni de Ilustrar más que otros; la Misión que el Padre le ha confiado, es de gran Responsabilidad; es un pequeño y pobre rincón que el Padre os ha confiado, para que en el seno de él, Elevéis vuestro espíritu Libremente, los ansiosos de Espiritualidad, los ansiosos de Liberación Espiritual dentro de la Ley del Padre; los que tienen un gran ideal.

95. Los que van rompiendo la rutina, las cadenas del materialismo, encontrarán aquí un pequeño rincón, en el cual no encontraréis barreras ni influencias insanas; donde no se sentirá cohibido vuestro corazón y vuestro espíritu, de pensar, de hablar y saber; en donde vuestro espíritu, podrá desplegar sus ansias de Espiritualidad, eso es todo; pero el ambiente que en este humilde lugar reina, puede formarlo en su Recinto cada Guía.

96. Hermanos míos, la lucha en estos últimos años es grande. Es necesario que todo Marcado, sienta la Responsabilidad que tiene dentro de la Obra del Padre, para que se Prepare debidamente, que no permanezca inactivo en esta lucha; sino que una vez Preparado, el Padre Celestial le Señalará su Misión y su lugar para Trabajar en estos últimos años.

97. La labor es de Preparación, de todo el Pueblo. Todo el Pueblo ha sido Doctrinado por un solo Maestro; todo el Pueblo y los Labriegos, han recibido Órdenes, Lecciones de la Enseñanza Divina y Palabras, provenientes de Un sólo Dios, de Un sólo Señor; pero no todo el nuevo Pueblo, ha Estudiado ni todo lo ha Comprendido.

98. Una cosa, es oír y entender; y otra, es Escuchar y Comprender, hermanos míos. Un acto diferente, es recibir la Palabra del Padre; y otro, es creer que se ha guardado la Palabra en su corazón y Conciencia, habiéndola dejado escapar sin retenerla consigo mismos.

99. Enseñanza, no ha faltado al Pueblo de Israel. El Padre lo ha Enseñado, el Maestro lo ha Doctrinado; lo que falta: Es Estudio, Análisis, Comprensión… eso es lo que ha faltado; y el Mundo Espiritual, -ya en estos últimos años- viene en Nombre del Padre, para Ayudar al Pueblo a Meditar, a Comprender y a Analizar solamente..

100. Ni el Maestro, ni el Mundo Espiritual, en estos años, estamos Enseñando, Explicando o Descubriendo, nueva Revelaciones; el Mundo Espiritual, estamos secundando al Padre, Explicando las Revelaciones entregadas muchas veces, durante este Tiempo, en todos los Recintos.

101. Que el Padre hable en estos años del fanatismo de Israel, de su idolatría, de su materialismo, de su metalización, de la mistificación de las cosas que ha introducido en su Obra, de las prácticas que ha mezclado con la Obra; tiene Razón y Derecho nuestro Padre, de descubrir entre vosotros la Pureza de su Obra; para que así, Limpia, la podáis entregar al Mundo; porque Él, no dejará una Revelación confusa ni impura entre vosotros, porque nuestro Padre Dios Redimirá a todas las naciones, a través de vosotros; pero lo hará con su Doctrina Espiritual Limpia, con su Doctrina Pura y ya Libre de toda mancha, de toda impureza humana.

102 Y es así, como gran parte del nuevo Pueblo de Israel, no ha Estudiado la Obra del Padre; y debido a ello, va practicando fanatismo, idolatría y materialismo, sin darse cuenta.

103. Cree que todo lo que lleva es Espiritual, cree que todas sus prácticas están ajustadas a la Ley Espiritual del Padre. Abre sus ojos y no contempla profanaciones, se escudriña y no encuentra defectos que Corregir, porque le ha faltado Profundizarse en la Palabra del Maestro de maestros; porque no ha Meditado en esa Palabra tan Justa, tan Amorosa y tan Sabia; y, ahora que llega el Mensaje del Mundo Espiritual, explicando a los pueblos de los Recintos, la Voluntad del Padre, el contenido de su Palabra, explicando los hechos que se han practicado bien y los que no se han practicado bien; entonces, es cuando el Pueblo se exalta y dice: ¿Por qué han de venir a Corregirme, si yo tengo en mi casa al Maestro que me Enseña, que me Corrige y Él siempre está sabiendo mi Cumplimiento?…

104. Superficialmente si oyen al Padre, vagamente Escuchan aquella Voz Espiritual; pero, más es la voz del humano la que oyen, que la Voz Espiritual, que la Esencia y Sentido de la Palabra; y es por eso, que no pueden entender ni Comprender, -aun oyendo esa Fuente de Inspiración Divina- los Verdaderos actos que el Padre está pidiendo a su nuevo Pueblo. Entonces, la lucha se hace amarga, se hace cruenta; los unos dicen tener la Razón, los otros dicen poseerla y viene el choque entre unos y otros.

105. Y por eso el Mundo Espiritual, os dice: ¡Preparaos, hermanos, para que no entréis en esas discusiones, ni en esos choques y sepáis comportaros con Calma, con Luz, con Elevación de espíritu, con Verdad!… sepáis en todo caso, hacer Buen uso de las Armas Espirituales que el Padre, os ha concedido; no de las armas humanas que son calumnias, que son egoísmo, que son desgarro; que son falsos testimonios y delaciones; no, las Armas que el Maestro ha posado en las manos de Israel y que son las únicas que pueden daros el Triunfo, que son Aquellas que darán el Triunfo a los que las Esgriman.

106. Si existen en el Seno del Pueblo de Israel, imperfecciones, fanatismo, idolatría, materialización, acciones que ya han sido combatidas y seguirán siendo combatidas, pero que lo sean, con esas Armas también: con la Doctrina, con la Explicación y con la Luz. ¡Qué mejor Explicación, qué mejor Luz, qué mejores Armas que la Palabra del Padre y la del Mundo Espiritual?… ¡Qué mejores armas, que la Palabra del Padre y la del Mundo Espiritual?…. ¡Qué mejor que vuestra palabra, cuando vuestro corazón está debidamente Preparado?…

107. Que esas Armas de Luz, sean las que el Pueblo esgrima, contra el mismo Pueblo; porque cuando este Pueblo, se encuentre ya sin fanatismo, cuando se encuentre limpio, que esperamos el Mundo Espiritual, sea en el año 1950; entonces, el Padre, como en otras ocasiones, os mostrará otras religiones, os mostrará las doctrinas humanas y allí, tendréis que ir; y en el seno de ellas, tendréis que seguir esgrimiendo las Armas de Luz que os darán el Triunfo: la Palabra de Dios y los Mensajes de Justica, Amor y de Luz del Mundo Espiritual, vuestras Inspiraciones… las Armas: de Perdón, de Fortaleza… soportando el combate, soportando: los daros, los proyectiles que os lancen, las humillaciones, el escándalo, el escarnio, las persecuciones… pero combatiendo todo ello con el Amor, con las Virtudes y los Hechos de las mismas, hermanos míos; eso estáis Practicando hoy, en el Tiempo de la Enseñanza en el seno de vosotros mismos; y si hacéis uso de esas Armas de Luz, veréis la Paz entre Israel.

108. Hace algunos años en esta vuestra Nación, hubo un gobierno material que persiguió el fanatismo religioso, que trató de arrancar dicho fanatismo desde su raíz del corazón de este Pueblo; considerando que ese fanatismo, era una venda de obscuridad para esta Nación, que era también un estancamiento para su propia Cultura, para su Desarrollo mental. ¿Cuáles fueron las armas?… ¿cuál fue la táctica que ese Gobierno, siguió?… Las persecuciones, el terror, la muerte, los derramamientos de sangre, la persecución de ministros, de casas, de religiones…

109. Y, ¿qué consiguieron los que emprendieron esa Labor de desfanatización, en esta nación?… ¿fueron Satisfactorios los resultados?… Fueron contraproducentes, hermanos. Fueron contradictorios. Al tocar la fibra fanática religiosa de este pueblo, entonces el espíritu del pueblo de esta nación se exaltó; y se levantaron muchos, derramando su sangre y entregando su existencia humana sin Amar a Dios, sin conocer siquiera su religión, sin saber por qué o por quién estaban dando su vida humana. ¡Sangre inútil, derramamiento estéril de sangre, sacrificio sin fruto! Se exaltó el fanatismo de ellos; y entonces, hasta los fríos, hasta los indiferentes se levantaron gritando a voz en cuello por las calles y plazas, el Nombre del Señor, sin Amarle, sin Reconocerle, solamente impulsados por un acto de fanatismo religioso. Pasado ese tiempo de lucha, el fanatismo creció, echó raíces más profundas y ramas más extensas; y los frutos, los habéis contemplado vosotros.

110. ¿Qué fue lo que faltó, en aquella labor?… Doctrina, Explicación, Enseñanza, Palabras Justas que Convencieran de su fanatismo a las muchedumbres, al Pueblo.

111. Si las grandes Plumas, los grandes oradores se hubieran levantado en esa labor, hablando y explicando con Palabra de Verdad; entonces el Pueblo hubiese Comprendido, muchos se hubiesen levantado, porque también hay espíritus prestos a la Liberación Espiritual. Pero, con esa táctica, el resultado fue contrario.

112. Que aquello, sea un Ejemplo que guardéis, porque cuando vuestra planta levantéis en otros países y aun aquí mismo, no sabéis si nuevos gobiernos se levanten en esas campañas, en esas labores; y seréis vosotros, los que impidáis que la sangre corra, que el fanatismo se exalte en esa forma.

113. Que las religiones en su fanatismo, sean combatidas y perseguidas en esa forma, vosotros lo evitaréis. ¿En qué forma, hermanos?… Explicando y Aclarando la Verdad; haciendo que el espíritu del hombre Despierte, se despoje de su ignorancia, de su idolatría, de su fanatismo por la Convicción, no por el terror, no por la imposición, no por la fuerza, no hermanos míos. ¡Eso nunca!… El espíritu, es el que tiene que llegar a la Convicción, a la Luz, a la Verdad.

114. Una vez que el espíritu, posea la Verdad que es Luz, no vuelve a dejarse sorprender nunca más, a dejarse engañar o a perder. Por eso, entre vosotros mismos, Practicad; y que esta Lucha que a veces es cruel, dé Satisfacción a vuestro espíritu; porque también en vuestro camino el Padre Dios sembrará Triunfos, pondrá corazones de Buena Voluntad, espíritus Adelantados, espíritus dispuestos a recibir el Mensaje de Liberación, de Despertar, de Progreso Espiritual.

115. Los que sois Guías, hablad incansablemente a vuestros Labriegos, repetidles estos Mensajes del Mundo Espiritual. Repetid a vuestras multitudes y a vuestros Labriegos, las Órdenes del Maestro, las grandes Lecciones de su Enseñanza; hasta que Ellas, lleguen a echar raíces profundas, en el corazón de todos.

116. Cuando alguno de vosotros: Guías… quisiere apartar, todos aquellos objetos en los cuales se encuentra fanatizado vuestro Pueblo, no lo hagáis por sorpresa, no lo hagáis por la fuerza, ni por imposición, porque eso sería entonces, por parte de vosotros, un abuso de autoridad en términos materiales.

117. Llevad al Pueblo a la Convicción, de lo necesario de estos hechos, Doctrinándole antes, haciéndole explicaciones en múltiples formas; y cuando el Pueblo, se encuentre Fortalecido ya, en ese nuevo Paso; entonces veréis con qué facilidad podéis dar ese Paso y aún mayores, en el Camino de la desfanatización y de la Espiritualidad.

118. Veréis que ningún corazón vuelve la espalda, ya sea a la Obra o simplemente al Recinto. Ya veréis que no habrá uno que vuelva la espalda a vosotros, porque todos llegaréis a la misma Conclusión.

119. El Maestro, a este respecto, os ha entregado grandes Lecciones; dad lectura, a esos Escritos. Repasad esas páginas que lleguen a vuestras manos y veréis que no es una nueva doctrina, ni una nueva palabra, sino simplemente la Aclaración de todas las Lecciones pasadas de su Enseñanza que vosotros no alcanzasteis a comprender, por la falta de Estudio, de Análisis y de Consagración a esta Obra.

120 Mis hermanos Pedestales, Inspirad cada día más vuestro espíritu, simplificad vuestra existencia material, vivid con lo más indispensable; ¡hacedlo por lo menos en estos últimos dos años, nada os faltará!… para que, entonces, vuestro espíritu, despojado ya de preocupaciones Terrestres y vuestra mente Libre de influencias maléficas, pueda Elevarse más y entonces pueda recibir mayor Inspiración y mayor Desarrollo; y todo eso, redundará en Beneficio de las multitudes, a las cuales sacaréis de la ignorancia, del estancamiento y del letargo.

121. En este Día de Gracia, queridos hermanos, en Nombre de todas las Huestes Espirituales del Cristo de Dios, el Mundo Espiritual de Luz os he entregado esta Explicación de la Enseñanza Divina, este Análisis, estas Aclaraciones.

122. Ved en nuestras Palabras y Explicaciones, el Anhelo de que todos los Labriegos se levanten, de que todo el Pueblo de Israel sea Digno, de que todo el nuevo Pueblo se encuentre en el Mismo Nivel; ved en nuestro espíritu, el dolor, al contemplar todavía la división y la incomprensión, entre unos y otros.

123. Ved en nosotros, el Anhelo, de Aprovechar todas las ocasiones Propicias para Conduciros a un mismo entendimiento y Comprensión, a un Progreso constante y a una Salvación Espiritual.

124. No miréis en nosotros, la pretensión de Preparar solamente a un pequeño grupo o sector del Pueblo de Israel, de entregar nuestros Mensajes a un reducido número de corazones; ved siempre que nuestro Anhelo, es que cuando la Palabra del Padre, es de Revelaciones, cuando es de Despertar o de Justicia, resonará en todos los Recintos; que cuando el Mundo Espiritual contempla y escucha que en algún Recinto, el Maestro de maestros entrega una Revelación, cuando Aclara un misterio, quisiéramos que de Ello participase todo el Pueblo, para que después, se participara a toda la humanidad.

125. Un corto tiempo nos resta, de Comunicarnos a través de vosotros y lo aprovecharemos. ¡Preparaos todos por igual, hermanos míos!… Seguid formando este Ambiente de Fraternidad y Espiritualidad, este ambiente de Anhelo Espiritual; seguid formando ese Santuario, para que el Maestro se derrame en Gracias entre vosotros.

126. Nunca permitáis que en el seno de este ambiente Fraternal, penetre la intriga ni la división, ni el mal mirar; que antes bien, del seno de vosotros mismos, brote una Emanación de Paz, de Cariño, de Buena Intención, de Buena Aspiración para con los demás; y que en vuestra Oración, haya siempre un instante de Petición ante el Padre, por la Paz de Israel, por su Unificación y por su Adelanto.

127. En este instante, al terminar mi consejo, penetrad en esa Oración y pedid por la Unificación de Israel, como también por la Unificación y por la desfanatización del mundo; por la Reconciliación de las naciones, por la Unificación de todos los hombres, porque lo que pasa en el Seno de vosotros hermanos míos, es un reflejo de lo que pasa en el Universo; y lo que pasa en el Universo, acontece también entre vosotros.

128. Uníos, hermanos míos, venced todas las dificultades, todas las tentaciones, todas las adversidades; y así, la Promesa hecha por el Padre, de que cuando Israel esté Unido en espíritu, Unido en Elevación Espiritual, el Padre extenderá su Manto universalmente, para darle la Paz al mundo.

129. Muchas veces, el Maestro os lo ha dicho: -¡Velad y Orad para que podáis alcanzar esta Gracia, que tanto Anhela todo el Universo… porque la Paz de Dios, ¿qué espíritu, puede rechazarla?… Haced, entonces, Israel, hermano mío: Que la Paz de Dios, que el Reino del Padre, penetre en el corazón de todos sus hijos. …

130. Voy a retirarme de entre vosotros, deseando que la Paz de nuestro Padre Celestial, no se aparte de vosotros. …¡Para Servir primeramente a nuestro Padre Dios y después a mis hermanos, Humilde ser espiritual!…

México, D. F., a 26 de Enero de 1949

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.