Cátedra 1949 Dic. 24

Cátedra del Verbo Divino. Sábado 24 de Diciembre de 1949 Tema: ¡El Espíritu Divino, fue el único Ser que Animó a Jesús Cuerpo!

¡Gloria a Dios en las Alturas y Paz en la Tierra a los hombres de Buena Voluntad!… Gloria a Dios en las Alturas y Pasa Mi Espíritu Divino de la Escala de Perfección hasta la de Jacob, para una vez más desde ahí enviar Mi Rayo Divino entre Mi Pueblo de Israel, en este día 24 de Diciembre de 1949, alba de Gracia escogida por Mí, en que os encontráis reunidos y congregados en Representación de los Siete Sellos, de las Siete Iglesias que Elías, por conducto del Hijo del hombre, vino a implantar a esta Nación de la Tierra, escogida por Mi Voluntad; Yo os recibo y por medio de vosotros, al Universo entero; y una vez más, os doy Mi Perdón y Mi Bendición; en Mi Nombre que soy el Padre, que soy el Hijo y que soy la Luz del Espíritu Santo. …

1. ¡Mi Paz sea con vosotros!… La Paz de Mi Espíritu, sea con el Pueblo de Israel y con el Mundo entero. Mi Rayo Divino, Comunicado por el Entendimiento humano, habla en esta alba de Gracia al Pueblo Escogido, a la humanidad que Me ha Creído, al Mundo Espiritual también que viene en busca de la Esencia de Mi Palabra.

2. Yo, el Maestro, Me aposento entre vosotros. Yo os Bendigo en Mi Nombre Divino. Yo os doy Mi Perdón. Mi Espíritu de Padre, os contempla Orando; Preparado vuestro espíritu, pidiéndome por el Mundo, Intercediendo por los pueblos de la Tierra, rogando por la Paz, por la Comprensión y Espiritualidad de la humanidad.

3. ¡Bienvenido seáis, porción de Mi Pueblo de Israel, que vais Comprendiendo vuestra Misión entre la humanidad!… que sabéis que no habéis venido a la Tierra, para tomar de Ella y alimentaros con los frutos de materialidad.

4. Ha venido vuestro espíritu, a Cumplir una Misión que Yo os he Confiado. Estáis Vestido con Mi Gracia; Mi Fortaleza y Mi Potestad, es con vosotros. Yo os he hecho Semejantes a Mí. Vosotros tenéis la Potestad, la Pureza y las Virtudes de los grandes espíritus, considerados Ángeles.

5. ¡Reconoceos a vos mismo!… Sabéis que sois Mi hijo muy Amado, que Yo os he Preparado para que podáis desempeñar la Misión a través de vuestra Jornada; que habéis venido, a Preparar vuestro Camino, para penetrar en la Luz de Mi Espíritu después de la Jornada, de la Gran Lucha, de las Vicisitudes y las Pruebas de la Vida en la existencia humana.

6. Sabéis, Pueblo de Israel, que vais Siguiéndome, que lleváis vuestra Cruz de Cumplimiento, pero que Yo os Conduzco a Puerto Seguro; que vuestros Trabajos y vuestras lágrimas, no serán infructuosos, puesto que todo sufrimiento, llevado con Paciencia y con Amor, dejará en vosotros Paz y Frutos óptimos para la Salvación de vuestro espíritu. …

7. Hoy, celebráis una Conmemoración. Un año más, pesa sobre vosotros. Yo os Bendigo. Recordáis la Venida del Verbo, su Nacimiento en vuestro mundo. Veneráis todos las vicisitudes y cosas relacionadas con aquel Acontecimiento Sublime; Bendecís Mi Obra, Me dais gracias por haberos Revelado tantas Lecciones en este Tercer Tiempo.

8. Yo os he llamado: Trinitarios… os he dicho, que habéis venido en los Tres Tiempos, que habéis habitado la Tierra, dentro de la Primera Era, en los instantes del Primer Tiempo en que Jehová, mostró a su Pueblo Escogido la Ley en el Monte Sinaí; que habéis habitado la Tierra, en la Segunda Era; en que Cristo, hubo tomado carne para habitar entre vosotros, en el Segundo Tiempo; y hoy, habitáis en el Inicio de la Tercera Era, en el Tercer Tiempo, en que Mi Espíritu se Comunica con vosotros; y en que os doy Mi Palabra. Tres Eras, con Tres Tiempos de Comunicación Divina, que han pasado sobre vuestro espíritu; y en los cuales, habéis recogido los Frutos de vuestra propia lucha.

9. Yo, el Maestro de maestros, Estoy con vosotros. Os he Preparado el Camino, para que no tropecéis; os he anunciado las pruebas y os he dicho, cómo habéis de Caminar para llegar al final de la Jornada.

10. Y en estos instantes, Mi Pueblo, en que presta está a terminar la Comunicación de Mi Espíritu Divino con el hombre, llenos de temor os encontráis. Sabéis muy bien, que los instantes son Solemnes; sabéis que unas albas más transcurrirán y llegará entre vosotros, el último año: 1950…, en que he de hablaros, en que he de dejar Escrita Mi Enseñanza entre vosotros, para la humanidad de la Tercera Era en la Tierra.

11. Yo espero vuestra Preparación. Yo, Cristo, el Maestro de maestros, os invito una vez más a Orar y a Velar; a convertiros en Manto y en Bálsamo, para Sanar y Cubrir a este Mundo y Librarle de los grandes peligros.

12. Sois vos, Israel, el que Vela por la Humanidad; sois los Elegidos de Mi Pueblo, es vuestra Lámpara la que se encuentra Ardiendo en el Santuario; mientras la humanidad, se encuentra ciega; en este Tercer Tiempo, en que la humanidad camina sin rumbo y no Sabe cómo buscarme, vos Oráis, vos Veláis, Pueblo, y hacéis Méritos para contrarrestar los pecados del mundo.

13. Yo os digo, en Verdad: Multiplicad vuestro esfuerzo; si es Menester, llegad al Sacrificio… si vuestro Cáliz es amargo, sed Paciente y Confiad en Mí. Mirad, Pueblo, que vosotros, sois Mis Discípulos, que vos habéis de imitarme en el Camino, pues tenéis en Vuestra mano Mi Enseñanza.

14. Vos, Mi Pueblo, sabéis lo que pudo padecer Jesús, en el Segundo Tiempo por Amor a la humanidad; vos sabéis cuál es el precio, con que pude Rescataros; vos sabéis cómo Derramé Mi Amor, Mi Enseñanza, cómo sufrí la incredulidad de la humanidad, cómo pude inclinar la cerviz y aceptar el cáliz de amargura; vos sabéis, Pueblo, todo lo que Cristo, todo lo que el Verbo Encarnado, os dijo en el Segundo Tiempo; y lo que el Espíritu Santo, en este Tercer Tiempo, os ha Revelado.

15. Entonces, si habéis creído, si vuestra Fe es grande: ¡Apurad la prueba, pasad lleno de Fortaleza por todas las vicisitudes amargas; no sintáis tropezar vuestra planta, Levantad vuestro espíritu, siempre Fuerte!…

16. Vos, sabéis Conversar Conmigo; y Yo, os Inspiro siempre, por eso os digo, Pueblo de Israel: ¡Vivid en Comunión con vuestro Padre!… ¡Dejad que vuestro Destino se Cumpla!, vuestro Destino de Sacrificio, vuestro Destino de Apóstol; dejad que Mi Palabra de este Tercer Tiempo, sea Reconocida por vuestras Obras.

17. Sed el Discípulo Manso, sed el Prudente, sed el Paciente; Cumplid ante vos mismo, para que vuestra Conciencia esté en Paz; Cumplid a la Divinidad, para que podáis Sentir Mis Bendiciones y Caridades.

18. Yo Estoy presto a Derramar Mi Fortaleza y Mis Prodigios, en cada uno de Mis Discípulos; pues si vos dais Testimonio de Mí, ¿Cómo no he de dar Testimonio de vos, que sois Mi Discípulo Amado?… ¿Cómo he de abandonaros en la Prueba?… ¿Cómo he de arrojaros al abismo, si sois el hijo muy Amado?…

19. Sin embargo, sí debéis Saber que estáis sujeto a pruebas, que vuestra Misión es muy Delicada, que no podéis salir del Camino; y el Camino, es estrecho.

20. Entonces, Pueblo, llevad Mi Enseñanza en vos mismo, llevad Mi Ejemplo; y esta Señal, con la cual Yo os he Distinguido, llevadla por siempre; es: Mi Señal de Luz y de Amor…y en todos los Tiempos, ha estado en vos mismo.

21. Yo he Derramado Mi Espíritu en vos, mientras otros pueblos de la Tierra, ignoran Mi Advenimiento, el Tercer Tiempo; mientras ellos se debaten y desesperan, en la Espera de Mi Llegada; vos sabéis que Estoy con vos, que os doy Mi Palabra y Mi Aliento, que os Consuelo en vuestras aflicciones, Pueblo; que os Abro el Camino y os Señalo en el Horizonte, el Final de la Jornada.

22. Mientras otros, buscan ansiosamente las Señales dadas, buscan en los libros que nombran Sagrados, las Escrituras de los Profetas; buscan en las Profecías, Mis Palabras Divinas, para saber si es llegado el Tiempo, en que el Maestro de maestros Descienda una vez más entre la humanidad, para darle la Ayuda; muchos, saben que la Hora de Prueba, ya es en ellos; saben que el Rigor de la Justicia, es en la humanidad, que su prueba ha llegado al límite; y ellos, Me buscan, Me esperan, Me sienten.

23. Sin embargo, llegará el momento cuando esos espíritus lleguen a Mí, para escuchar Mi Palabra; pues, en Verdad, os digo: cada una de las distintas naciones en corto tiempo transpondrán los umbrales de su nación y pisarán esta Tierra Bendita; llegarán hasta vosotros, para estrecharos; llegarán hasta vosotros, para Bendeciros; porque vos, Pueblo, habéis sido el Escogido, mas ellos también serán Elegidos.

24. Este Privilegio que he derramado en vos, Mi Pueblo, alcanzará a aquellos, alcanzará a toda la humanidad por los Méritos que Israel, hiciere en este Tiempo; pues vos, no sois más que aquellos; mas, sí habéis sido el Primero, en tener esta Revelación.

25. Todo el Mundo sabrá de Mi Tercer Advenimiento; todas las naciones se estremecerán, cuando conozcan la Buena Nueva y el Tiempo, en que Yo he podido Llegar entre vosotros para hablar y la Fecha en que Terminó esta Etapa. Dejad en Mí, estos acontecimientos. Yo moveré los corazones. Yo enviaré a los Ángeles, a dar la Buena Nueva en todas las naciones. Vosotros, les Seguiréis; hablaréis, en Verdad, y diréis lo que habéis visto y lo que habéis oído.

26. Vuestras Palabras serán como una Aparición, será la Gran Revelación que Yo envíe por vuestro conducto; y así como en el Segundo Tiempo, los pastores y los reyes, pudieron maravillarse al contemplar la Humildad del Nacimiento de Jesús; también en esta Era, las naciones han de sorprenderse, al contemplar, que vosotros sois Humildes; y que en vosotros, Yo he Derramado Mi Esencia y Mi Doctrina.

27. En esta Era va a levantarse la Fe, Pueblo; pues grandes Acontecimientos, Señales y Anuncios, voy a dar a la humanidad. Los niños, hablarán de Mí; los ancianos, -ya en los umbrales de la Vida Espiritual- también hablarán de Revelaciones desconocidas.

28. Se acerca el momento, en que esta Obra Espiritualista ha de Desatarse; en que ha de Encenderse en todos los corazones, la Luz de la Fe; en que el mundo, pondrá en Práctica esta Doctrina; y después, de haber sido materialista, después de haber creído tan solo en lo que palpa y toca, se volverá Espiritualizado; sabrá Mirarme, con la Vista del espíritu Preparado; Me buscará, hará Méritos para encontrarme en Espíritu y Verdad.

29. ¡Yo vendré Presto a Visitaros Espiritualmente, porque Mi Reino estableceré en este Mundo!… Yo Estoy Preparándolo. Mientras el Mundo duerme, el Maestro Trabaja. Mientras los corazones de los hombres, ponen sus miradas en las obras humanas, mientras aspiran tan solo alcanzar las ciencias humanas y el poder de la Tierra; Yo, Trabajo, con el espíritu del hombre. Yo, Cristo, le abro un Mejor Horizonte a cada ser humano; Yo les Preparo el Camino, para cada una de las plantas que han de seguirme en corto instante, pues he venido una vez más a la humanidad para Rescatarle.

30. Y esta Obra, Pueblo, que todavía contempláis pequeña, porque no habías Sabido penetrar en Ella, ¡pronto la contemplaréis Grande, envolviendo a todo el Mundo, Despertando a todos los espíritus, llevando Esperanza y Fe, a todos los corazones, abriendo el Gran Libro de la Vida, para la Nueva Vida de todos los hombres!…

31. Sí, Mi Pueblo, Vos, habéis sido el Primero en recibir Mi Palabra; y por vuestro conducto, aquellos serán Doctrinados. Yo os seguiré Doctrinando, Inspirando y Derramando Mi Palabra y Profecías por vuestro Conducto después de 1950; cuando Mi Rayo Universal, ya no Descienda a pasar a través del Entendimiento humano, solamente la Inspiración Divina Fluirá en todos los cerebros e inspiraré a todos los corazones Afines a Mi Amor; será Mi Amor, Pueblo, será Mi Caridad, la que ha de Aposentarse en todos Mis hijos.

32. Pueblo, en esta alba Bendita de Gracia, Orad y Velad por el Mundo. Vosotros estáis a Salvo, vosotros sabéis que estáis Comunicándoos con vuestro Dios. La Paz de Mi Espíritu, Invade vuestros espíritus, sabéis que ante Mí, desaparecen vuestros sufrimientos; vuestros sinsabores, se hacen pequeños; Mi Palabra y Mi Presencia, es Alegría y Consuelo para vosotros, pero hay un mundo, hay muchas naciones que padecen, Mi Pueblo; y vosotros, no conocéis la opresión, no conocéis el rigor de la Justicia, no sabéis lo que es el hambre, la peste, la muerte y la destrucción.

33. Vos, Mi Pueblo, no sabéis lo que atraviesan en estos instantes, vuestros hermanos; y aún dentro de estas grandes pruebas, Brilla para unos la Esperanza; saben que Dios, no les abandona, saben que un día pasará esa prueba y volverá a Brillar la Luz para ellos; que un Nuevo Día, aparecerá, después de la tempestad. Después de la noche en que han vivido, la Luz de la Aurora Espiritual, brillará para ellos; pero es menester, Fortalecerles en la presente Era, para que no desespere el espíritu, para que sepa el corazón Serenarse, pues Yo en cortos instantes, les daré Anuncios; les Prometeré, -para más tarde- Cumplirles Mi Promesa.

34. Vuestro Dios, quiere de vosotros, un Nuevo Mundo; quiere que la humanidad Enmiende su corazón, se Rija por Mi Ley Divina, tenga una Nueva Norma de Vida, Modere sus costumbres, Finque su Paz, su Alegría y su Amor, en Amarme y en Amarse los unos a los otros.

35. Ésta es la Ley que he dado a la humanidad, desde el principio de los Tiempos: La Ley de Amor, de Igualdad, la Ley de Espiritualidad también; y a través de los Tiempos, puedo contemplar que la humanidad se ha alejado del Principio, de lo que le está Señalado en sí misma, de la Voz que -a cada instante- le habla en su Conciencia.

36. El Mundo, ha desviado sus pasos, se ha dejado seducir por las tentaciones, ha flaqueado la carne; y el espíritu, se ha envuelto en las tinieblas y ha forjado un mundo, lleno de confusiones y de dolor; y hoy, apura su cáliz de dolor. Hoy, saborea los frutos que él mismo sembró, en el principio de los Tiempos, mas esa jornada, va a concluir; y después de este tiempo de Prueba, después de la Conmoción que viva el Mundo, Yo Estableceré la Paz y daré una vez más en las manos de los hombres, la Ley; y les diré una vez más: ¡Sea la Paz entre los hombres de Buena Voluntad!…

37. Pueblo de Israel: Llevad impresas Mis Palabras, Todo lo que os he dicho hasta este instante, ¡sea en Vos Mismo!… ¡Viva en vos, Mi Palabra, a cada instante Conmueva vuestro corazón!… pues, Yo os doy pruebas a cada instante, para que Desempeñéis vuestra delicada Misión y no durmáis.

38. Pueblo: ¡Sed el Discípulo que viva Alerta, aquel que tenga Encendida su Lámpara, aquél que pueda dar Luz a los demás!…

39. Yo he Iluminado vuestra Vida, Pueblo; os he dado Mi Gracia, para que vosotros participéis de esta Gracia, a la humanidad; Yo os he dado: El Bálsamo, la Paz, la Luz y la Fortaleza Perpetuas. …

40. Mas, vos, a cada instante Me pedís por la humanidad, Me decís: -Maestro, Consuélala. Padre, ¡Prepara al corazón que va a partir, Sana y Bendice los hogares!… Y el Maestro, os dice: Esta Potestad, la he dado a vos, Mi Pueblo, vosotros, podéis Sanar y Consolar en Mi Nombre, con la Misma Gracia y Perfección con que Yo Sano y Bendigo; ya que ésta es vuestra Potestad, Pueblo Amado.

41. Si no habéis llegado todavía a Comprender vuestros Dones y Gracias, es porque todavía no os habéis Espiritualizado, porque no se ha levantado vuestro espíritu al Cumplimiento, porque todavía tenéis en la Tierra, ataduras, que os impiden venir en pos de Mí; todavía no os cubre la Vestidura de Humildad, todavía no sabéis Doblegar vuestra cerviz, todavía no sabéis Perdonar a vuestros hermanos; mas, estáis en el Camino, de la Enseñanza y de la Práctica.

42. El Maestro, está delante de vosotros, dándoos Ejemplo, Hablando, Preparando todos los acontecimientos; por tanto, os digo: ¡Practicad, Orad, y Velad!… y contemplaréis en vuestro derredor, una Nueva Vida, un Ambiente de Fortaleza, de Energía, de Vida y de Paz.

43. Si de estos Dones os he llenado, si vosotros, sois los Poseedores de Ellos, ¿por qué os Sentís débiles, por instantes?… ¡Dejad que ese Mundo, que no Me ha oído, flaquee!… ¡Dejad que él dude!… pero vosotros, ¡no dudéis ni flaqueéis!… ¡Mirad al fondo de vosotros mismos, contemplad la Heredad que os he dejado!… y entonces, si creéis en Mi Palabra, ¡Haced Prodigios!…

44. Vuestro Pensamiento y Oración, son Armas de gran Valor que os he dado. ¡Ejercitad la Oración, día por día Mi Pueblo!… ¡Velad por el Cumplimiento de vosotros mismos… ¡Velad por todo lo que Yo os he Confiado!…

45. ¡La Porción que os he dado, está a vuestros cuidados; no solamente vuestros hijos, no sólo vuestros parientes, aun los que no tienen sangre de vuestra sangre, os los he Confiado para que les Guieis, para que seáis Luz en su sendero.

46. ¡Dejad que Brille la Antorcha de Fe, que os he dado!… ¡Dejad que sea la Luz a vuestro paso!… Pues Yo, el Maestro de maestros, os he Enseñado a hacer todo esto.

47. ¡No sea un desierto vuestra vida, no haya esterilidad en vuestras obras!… No Lucháis en vano, Pueblo. Si no hubiese Simiente de Amor, en vuestro sendero; si no hubiese Buena Voluntad ni Fe, ¿qué podríais Sembrar?… ¿qué podríais hacer Provechoso en el Camino?… Es Menester que se Levante vuestro espíritu y lo hagáis todo por Bien, por Servir a la humanidad, por Cumplir con la Ley, por Salvar a vuestro propio espíritu.

48. Yo Preparo en esta alba de Gracia, a la Niñez Bendita; y por su inocencia, ¡sean Salvos los pueblos!… ¡Sean atadas, -por un instante- las tentaciones!… ¡Haya Amor en los corazones y haya Espiritualidad también!…

49. Es el instante de Orar; y Prepararse, para recibir la Palabra del Juez. Todos los corazones, serán Juzgados; todos los espíritus, serán Sometidos a este Mismo Juicio; los que Me reconocen, los que no Me han oído y los que ha mucho tiempo se han apartado del Camino Recto, todos serán Juzgados por la Voz, por Mi Espíritu Divino.

50. Y en ese instante, Pueblo, vos Israel, estaréis Velando, estaréis Orando y habréis reunido todos vuestros Actos Buenos, Me haréis presente vuestra Lucha. En este año, Me haréis presente vuestros corazones; y Yo, miraré en ellos y también determinaré, en cada uno de vosotros.

51. Yo os digo, en Verdad: ¡No Me temáis como Juez; antes buscadme como Padre!… No quiero contemplar, a la humanidad, como a un reo. ¡No, Israel!… ¡Quiero contemplarla como a Mi hijo, quiero sentarla a Mi Diestra, quiero darle a comer los mejores Frutos!… quiero, Pueblo, que en ese último año de la Presencia de Mi Palabra entre vosotros, la humanidad pueda Lavarse y Perfeccionarse, pueda Orar y Espiritualizarse.

52. Quiero que caiga de la humanidad, toda vestidura de fanatismo, todo falso conocimiento, toda ignorancia; y el Mundo Espiritual, que está al Servicio de la humanidad, Trabaje en ese tiempo para Convertir a la Verdad a la humanidad, para Ablandar el duro corazón, para Preparar su Entendimiento y así pueda recibir la Buena Nueva de Mi Tercer Testamento.

53. Vos estaréis Unido a Mi Mundo Espiritual, Trabajando al compás de Él; y así como ese Mundo de espíritus Emancipados que Me Aman y Sirven a la humanidad por Amor a Mí, también podáis vos, Mi Pueblo, llevar Mi Luz a todos los corazones.

54. Esperad Preparado, estos días. Llevad impreso -en vos mismo- el Recuerdo y la Memoria del Nacimiento de Jesús en el Segundo Tiempo. Considerad, Pueblo, el Amor de Mi Espíritu, de la Esencia del Amor Divino para la humanidad, Mi Obra de todos los Tiempos, el Perfeccionamiento de Ella, el Ejemplo que pude daros en Jesús, su Mansedumbre y Humildad, su Amor y Caridad. Jesús fue el Hombre Perfecto, Pueblo; mas, el Espíritu que le animaba, fue el Espíritu del Padre Dios, fue la Esencia de su Amor Divino; pues vos, habéis dicho y en parte es Verdad: -¡Dios se hizo Hombre y habitó entre los hombres!…

55. Sí, Pueblo, por Amor a vos, pude limitarme en la materialidad de Jesús, os di Ejemplo desde el Nacimiento hasta la muerte en ese Cuerpo; y en todos sus Actos, pude Enseñaros cómo se Nace, se Sirve, se Lucha y se Muere también por Amor. Este Amor, os envuelve Siempre, Mi Pueblo.

56. Que esta Memoria, sea Eterna en vuestro espíritu. No solamente al llegar estas albas, consideréis estos Acontecimientos: Mi Nacimiento, Mi Pasión y Sacrificio… sino en todos los días de vuestra Vida en la existencia humana; pues aquel Ejemplo, fue para todos los Tiempos, para todos los hombres; y en este Tercer Tiempo, el Espíritu Divino viene -una vez más- a Unificar a la humanidad, en Un Solo Pensamiento, en Un Solo Amor.

57. Hoy, no solamente los Mosaicos, los Cristianos y los Espiritualistas Conmueven su espíritu; sino los hombres, de toda creencia. Aquellos, -los primeros- todavía esperan la Venida del Mesías y el Mesías pasó en su Tiempo; y ya es el Tiempo, del Espíritu Santo; mas, ellos Sienten en su espíritu, Pueblo, que se acerca ya la Consumación de los Tiempos; en que Yo he de darles a Conocer -con Mi Palabra- Mis Testamentos Todos.

58. Yo he Reunido en Uno Solo, Mis Tres Testamentos; formaré con Ellos: Una Sola Herencia Divina… para la humanidad. Yo la dejaré Grabada, en el corazón y Conciencia de todos; y esta Herencia, será la Salvación de todo espíritu.

59. Presto está el momento, en que sea Consumado este Tercer Tiempo, en que Yo he de Cerrar los labios de estas criaturas por quienes Me he Comunicado y he Alimentado con Mi Esencia al nuevo Pueblo de Israel. Mas, después de este Tiempo, vendrá un tiempo de Preparación y de Espiritualidad, se acercará el Reino de los Cielos a la Tierra; Sentiréis habitar -dentro de vosotros- un Mundo Mejor que el que Conocéis en la Tierra; Viviréis para el espíritu, Mi Pueblo. Viviendo en la Tierra, tendréis vuestra Mirada puesta en el Cielo y esperaréis siempre de Mí; y de Mí, recibiréis.

60. Os Comunicaréis Conmigo, Mi Pueblo; pues Yo os doy este Privilegio, así como pudieron Comunicarse Conmigo los Profetas, los Apóstoles y los Grandes espíritus que he enviado a la Tierra. Vos Escucharéis Mi Palabra, en el fondo de vuestra Conciencia; y Ella, os Dictará lo que debéis hacer; Ella, os Señalará vuestros Deberes, Ella también, impedirá, en Verdad, el mal paso de vosotros.

61. Voy a detener, el avance del mal. Voy a cerrar esa puerta, que se ha abierto ha mucho tiempo y ha invadido la Tierra, con su aliento, con su influencia maligna; voy a daros una Oportunidad más, Mi Pueblo; pero mientras ese tiempo llega, ¡Velad y Orad!… atravesad todavía los últimos momentos de Prueba, de Lucha y Venced a las tentaciones.

62. ¡Venza el espíritu, sobre la carne; Venza el Bien sobre el mal, en cada uno de vosotros; Venza la Caridad y el Amor Espiritual y Perfecto, sobre las todas pasiones y sobre el egoísmo humano!… si, Pueblo, pues vos, sois la Simiente del Nuevo Mundo; vos, sois la Generación que Estoy Preparando y sobre la cual Edificaré. Vuestro Dios, se Servirá de Vos, Mi Pueblo, para llevar a cabo su Gran Obra entre la humanidad.

63. Padres y madres, que habéis Conocido el Privilegio de Guiar sobre la Tierra, a las criaturas Benditas que os he Confiado: ¡Orad por ellas!… ¡Preparadlas dentro de Mi Enseñanza!… ¡Infundidles Amor y Fe, a Mi Divinidad!… Quiero servirme de ellas, más tarde; quiero Revelarles, los Cocimientos que pertenecen a ellas.

64. Vos, Mi Pueblo, ¡Velad!… Ofrecedme el Fruto de vuestra Paciencia, de vuestro Sacrificio y Resignación; Enderezad los pasos que sean torcidos, de ellas; Velad por ellas, si son inocentes. Presentadles este Mundo y también señaladles a dónde están los peligros, para que ellas, no se acerquen a ellos; pues en esta forma, Mi Pueblo, Yo llevaré a cabo Mi Gran Obra; Yo Edificaré, Yo Construiré el Nuevo Mundo, Yo Convertiré a los corazones; y las costumbres imperfectas, que encuentre entre la humanidad, serán destruidas. Voy a Establecer entre vosotros: Un Mundo de Espiritualidad, de Moralidad, de Amor y de Paz. …

65. Yo Bendigo en este día, a la niñez y a la juventud; y les Señalo, el Camino a seguir; sea el Mundo Espiritual de Luz, el encargado de Guiar también sus pasos, pues no estáis solos padres de familia; en vuestra Ayuda, están los Ángeles Custodios, losque Yo he Enviado en el sendero de cada una de Mis criaturas; sean Ellos, los que Velen también por los pasos de esa Nueva Humanidad; para que así, en corto tiempo, pueda contemplar entre vosotros: El Fruto de Mi Enseñanza y el Fruto de vuestro Trabajo. …

66. Yo os Bendeciré, Pueblo; y en esta alba de Gracia, Yo os Preparo. Cortos instantes pasarán; y vendré una vez más entre vosotros, para recoger la Cosecha de todo Labriego, de todo aquel que Me ha oído y Escuchado, de todo aquel que desea Amarme y Creerme; y entonces, Pueblo, por cada Simiente que Me hagáis presente, Yo multiplicaré los Bienes y Gracias sobre vosotros; y de Ellos, participaré también a la humanidad!

67. Yo, en esta alba Bendita de Gracia, os Bendigo; Bendigo a todas las naciones de la Tierra, a todas las criaturas. Mi Espíritu de Padre, no distingue naciones ni razas; todos son Mis hijos muy Amados, todos han sido formados a Imagen y Semejanza Mía y todos tienen una Misión delicada que Cumplir en la Tierra; y sea en esta alba de Gracia, la Luz en cada uno de ellos, sea Despierta la Conciencia; y en estas albas últimas de este año, haya Recogimiento, haya Reflexión en todos los corazones y puedan contemplar su obra; la obra de este año, de este Tiempo que Yo les he Confiado para la Espiritualidad, para el Adelanto; y entonces, puedan hacerme presente su Cosecha.

68. ¡Bendito seáis, Pueblo, que habéis Escuchado Mi Palabra!… Mi Amor os envuelve, Mi Paz también. Habéis vivido en este instante, cerca de Mí; habéis abandonado este Mundo lleno de miserias y dolores, para venir en pos de Mi Espíritu; donde encontráis todas las Delicias, toda la Paz y toda la Alegría. ¡Sea este día Bendito, de Paz para vosotros!…

69. Yo, en esta alba de Gracia, dejo una Simiente en el corazón de cada uno de vosotros, una Esperanza, un Aliciente, para que así podáis seguir Adelante, llenos de Fortaleza. En Verdad, el Padre, os mira; el Maestro, también recibe de vosotros, cuanto Me hacéis presente.

70. Yo en esta alba os Bendigo, os Concedo lo que Me pedís, todo lo que sea para el Bien de vuestro espíritu; y en esta alba de Gracia, por vosotros, alcancen todas las creaturas y todos los seres.

71. La orfandad, los hogares desolados, las viudas, los enfermos sin Esperanza, los que han perdido a los suyos; los que llevan sobre su espalda las cadenas del trabajo, ¡sean Libertados en este instante!… ¡Sea la Paz en todos, sea el Consuelo y un Rayo de Alegría para todos los corazones!… que Yo, os Bendigo, os doy Bálsamo, ese Bálsamo Espiritual que Sana todos los males. … Yo os envuelvo con Mi Manto de Amor y os doy Mi Ósculo de Paz, humanidad Bendita.

72. Y en Vos, Mi Pueblo, en vosotros hijos Amados, Derramo Mi Espíritu de Amor, de Caridad, de Paz y de Comprensión. …

Israel: ¡La Luz de Mi Espíritu, sea con Vos!…

¡Mi Paz, sea con vosotros!…

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *