Cátedra 1950 Oct. 22

Cátedra del Verbo Divino. Domingo 22 de Octubre de 1950 Tema: ¡Alerta a su Pueblo, ante la Partida de su Comunicación en palabra!

¡Mi Paz sea con vosotros!…

1. ¡Venid una vez más, ante el Maestro!… ¡Oh, impacientes y ansiosos!… que apresuráis vuestro paso por llegar hasta la falda del Monte, desde donde oís el saludo y el Consejo que vuestro Padre, os envía. Que al llegar a la Falda de ese Monte, y escuchando el eco de la Voz que a vosotros viene desde el Infinito, comienza vuestro espíritu a Escalar, a Elevarse hasta llegar a la Cima y encontrar a Aquel que os habla de Amor y de Sabiduría.

2. Así comenzáis siempre ante Mis Cátedras, Escalando desde la falda de ese Monte, para terminar, -cuando Mi Lección también termina- en la Cima del Monte Espiritual, ¡oh! Discípulos Amados.

3. Os Estoy entregando las últimas Lecciones, en esta Etapa de Mis Revelaciones, durante mis Tres últimos Años de Comunicación por el conducto humano; y ávidamente, las escucháis; y con eso, dais Gozo a Mi Espíritu, porque es que al Cesar Mi Palabra entre vosotros, dejaré Mis Fieles Testigos, dejaré a Mis Discípulos Preparados, para que continúen en el corazón de la humanidad, Mi Divina Obra. Los tres últimos años de esta Comunicación, han sido de Preparación para vosotros.

4. Si Meditáis profundamente en Mis Últimas Cátedras, veréis que el Padre, ha tomado a cada uno de vosotros, para convertirlo en un Verdadero Apóstol; que no solamente por medio de Mi Palabra, sino también de Pruebas y Acontecimientos en el paso de vuestra vida, os he ido Puliendo y Acrisolando; porque no quiero dejaros entre la humanidad, como los Predicadores de una teoría; no quiero que vayáis pregonando Mi Doctrina y sean solamente vuestros labios los que se muevan, sin Sentir vuestro corazón lo que decís y sin vivir vuestro ser lo que Enseñáis.

5. Por eso en las pruebas a las que habéis sido sometidos, habéis siempre tenido Mi Luz y Mi Fuerza para dar Enseñanza a los demás y un Ejemplo de Conformidad, de Elevación Espiritual, de Confianza en el Padre; para que cuando el mundo, os contemple sufrir, aprenda cómo debe Apurarse el Cáliz de amargura.

6. Para que el mundo, cuando vea vuestra Sonrisa en medio del dolor de las vicisitudes y las pruebas, se asombre de vuestra propia Fortaleza; pero que esa Sonrisa, sea en Verdad de Paz y de Conformidad; que esa Sonrisa, sea plena de Sinceridad, para que deje Simiente en el corazón de vuestro propio hermano.

7. Ya no debe de mentirse al Mundo, ¡oh! Pueblo. El espíritu humano ha Evolucionado, algunos, casi tanto como el vuestro; y ya sabe descubrir la Verdad, como sabe también, descubrir la impostura.

8. No se repetirá el caso del Primer Tiempo, en que la secta de fariseos, en que los saduceos con su secta también, se levantaban en la humanidad, sobre el Pueblo, sorprendiendo y dominando en sus ciencias con su falso ejemplo.

9. En ese tiempo, no surgirán entre el Seno de Mi Pueblo, esas sectas. No habrá fariseos ni saduceos, entre Mi Nuevo Apostolado.

10. Todo aquel que a sí mismo se Reconozca sin Virtud alguna, sellará sus labios, cerrará sus manos. A sí mismo, se Transformará; por sí mismo, se Convertirá en el Apóstol y cuando él se Reconozca Preparado, dejará que sus labios se abran, para desbordar lo que su corazón Atesore.

11. ¡He aquí, porque mucho os he hablado y Enseñado, para que el Mundo no os sorprenda, para que no destruya el Santuario que he Edificado en el fondo de vuestro corazón!…

12. He aquí, porque hube dispuesto de un largo Tiempo, para Acrisolar Mi Enseñanza en el fondo de vosotros; para que el Espiritualismo, echará raíces profundas en vuestro espíritu; para que vuestra misma materia, tomase participación en el Espiritualidad, porque Yo Soy el que quiero sorprender al Mundo a través de Mi Pueblo; porque he de Convertiros en los Buenos Instrumentos, para Manifestar Mi Poder y Mi Gracia entre la humanidad.

13. Una vez más, os digo: No he venido a servirme de científicos, sabios ni filósofos para esparcir entre la humanidad en esta Tercera Era, Mi Semilla Espiritualista Trinitaria Mariana; He puesto Mi Mirada en los Humildes, en los hambrientos y sedientos de Vida Espiritual, en los ansiosos de Eternidad, en los que anhelan la Paz del Universo; y estos Humildes, estos hambrientos y desnudos de los bienes y cosas del mundo, pertenecen al Israel Espiritual.

14. Mi Voluntad, no ha Escogido al azar; Sabiamente, he Elegido a cada uno de vosotros, para hacerles escuchar Mi Voz en este Tiempo, para Señalarles su trayectoria, su Jornada, para señalarles sus tierras y para confiarles la Simiente y la Herramienta; porque una vez vosotros Preparados, ¡oh! Humildes y pobres de la Tierra, podréis sembrar y sorprender a la humanidad con el Espiritualismo que os vengo a entregar, con la brecha infinita que he abierto delante de vuestro espíritu y que os ha inundado de Gozo y de Luz, porque es lo que esperabais, lo que soñabais Despiertos y dormidos.

15. Ha mucho tiempo, os hice esperar el Cumplimiento de Mis Promesas; pero las he Cumplido entre vosotros; y en existencias humanas anteriores buscasteis el Cumplimiento de Mis Promesas, sin encontrarlas; pero vuestro espíritu, que tiene Vida Eterna, fue dejando las materias como a pasajeras envolturas, como a vestiduras que se destruyen y se acaban en la Lucha; mas, el espíritu persistió en su Esperanza, él Aguardó siempre el Cumplimiento de las Promesas del Maestro, hasta que al fin, vuestra Esperanza y vuestra Confianza, fue premiada por el Padre; y he venido como Espíritu Santo, a abrir delante de vuestros ojos, delante de vuestros pasos, el extenso e infinito Camino que os conduce al Creador.

16. ¿Acaso Mi Ley y Mis Revelaciones del Tiempo Primero y del Segundo Tiempo, no fueron la misma Brecha que ahora os he Abierto?… El Maestro, os dice: Lo que os Enseñé y Revelé en los Tiempos primeros, fue la Preparación para este Tercer Tiempo. …

17. Por conducto de Moisés y los Profetas, también de los Patriarcas, os fue enseñada la Ley, para que vivieseis con Justicia y con Respeto como humanos. Fue la Ley, que os hizo reconocer que el Bien, era Agradable a Dios y Él, lo Premiaba; y el mal, era abominable ante la Mirada de Dios y Él, lo sancionaba.

18. Sin embargo, aun a través de los Dictados de aquella Ley profunda y Sabia, como todas Mis Manifestaciones, no vislumbró la humanidad la Vida del Más Allá. No llegó con su Mirada Espiritual, a traspasar los umbrales ni a descorrer los velos de la Vida del Espíritu.

19. Me hice hombre, en el Segundo Tiempo; vine a morar entre vosotros, y penetré en el corazón y en la Conciencia. Toqué vuestras materias con Mi Mano Prodigiosa y abrí las puertas de vuestro espíritu, para en él penetrar; para que en el fondo de vuestro ser, sintierais el aleteo de la alondra Divina que venía buscando nido en el corazón de su Pueblo; y una vez que abristeis los ojos, los oídos, el corazón y el espíritu ante aquella Amorosa Voz; supisteis de dónde venía aquel Verbo, a qué venía entre vosotros, para qué os entregaba: Prodigios, Parábolas y Ejemplos… y presentisteis la Vida Espiritual; que Aquel que venía como Maestro y Redentor entre vosotros, no venía reinar a este Mundo, no venía a establecer un reino eterno sobre el haz de la Tierra.

20. Visteis, que venía solamente por un corto Tiempo, para volver a su Mansión; y allí, esperar a sus Discípulos; y, ¿hacia dónde iba Aquel, que había venido con tanto Amor entre los hombres?… ¿de dónde procedía aquel Corazón, cual Manantial de Ternura y de Sabiduría?… ¿hacia dónde se volvía aquel Pan de Vida y aquel Vino de Amor?… Y cuantos le Amaron y le Sintieron, hubiesen querido seguirle hasta el último de sus Pasos.

21. Es que los espíritus Despertaron con la Voz de Jesús, a la Vida Espiritual. Fue el Llamado que Cristo, el Maestro de maestros, vino a hacer a sus Discípulos; un llamado a la Luz y a la Verdad, una Enseñanza que Revelaba el Amor que debe Sentirse por el Mundo, por los afectos Terrestres, por las cosas de esta Tierra, por su Naturaleza; y el Amor, que debe Sentirse por lo Espiritual, porque el Maestro, no vino a hacer desconocer al Mundo, no vino a apartar los Buenos Manjares de los labios de los hombres, ni los Sanos placeres del corazón de sus hijos, ni los deberes Sagrados de su cumplimiento.

22. Vine, a encauzar los pasos de los hombres en las sendas por donde deben transitar; los pasos materiales, en la senda Moral de esta existencia Terrestre; el corazón, por las sendas de los mejores Sentimientos de afabilidad, de Benignidad, de Fraternidad; y el espíritu, por el Camino sin fin que va Más Allá de la muerte humana y que conduce hasta el Seno mismo del Padre. Y con aquella Divina Enseñanza, el espíritu de la humanidad floreció, sus ojos se abrieron y contemplaron la puerta abierta para la Elevación y el paso de todo espíritu Elevado; mas ninguno pudo pasar Más Allá de esos umbrales; pero quedó latente el deseo y la Intuición, el presentimiento de la Vida futura, de la Vida Eterna.

23. No os Reveló el Maestro, todos los misterios de la Vida Espiritual en el Segundo Tiempo, porque habiéndoos tomado de la mano, os ha llevado paso a paso en el Camino de la Enseñanza; pero antes de partir, os dijo: -Vendrá el Consolador entre vosotros, el Espíritu de Verdad que os dirá y os Revelará todas las cosas… y los que ansiabais en Verdad, conocer los Misterios, contemplar Más Allá de los umbrales de la Vida Espiritual que Jesús os mostró, esperasteis una existencia humana tras otra, una prueba tras otra y un tiempo tras otro también, el Cumplimiento de aquella Promesa. Sabíais que el Padre, no podía faltar a Ella, porque desde los primeros Tiempos Aprendisteis que el Padre, siempre Cumple lo que ofrece; y al fin, habéis tenido el Cumplimiento y el Premio a vuestra Esperanza.

24. ¡He aquí, la Obra Espiritualista, la Revelación del Espíritu Santo, con su Advenimiento en el Tercer Tiempo!… ¡He aquí al Consolador entre vosotros, rodeado de su Mundo Espiritual, de sus Huestes de espirituales de Luz a quienes llamáis ángeles Guardianes y también Protectores; porque esa Legión de Espíritus de Luz, en Verdad, os digo, forma en este Tercer Tiempo, parte de ese Consolador Prometido; porque en Mi Mundo Espiritual, habéis encontrado Consuelo y Paz, Sanos Consejos y Ejemplos plenos de Virtud!… A través de ellos, Yo os he entregado Prodigios, Beneficios; y por conducto de ellos, vosotros Me habéis pedido y Me habéis buscado también. Cuando habéis contemplado la Gracia de esos espíritus, habéis deseado ser como ellos. Cuando habéis palpado tan grande Humildad en esas criaturas, habéis pensado que no sois Dignos de su visitación. Cuando han descendido o penetrado en el seno de vuestro humilde hogar, os habéis sentido grandemente Honrados, de la Presencia de Mi Mundo Espiritual de Luz.

25. ¡Benditos, en Verdad, todos aquellos que así han Reconocido en esas Legiones Espirituales su Gracia, su Paz y su Elevación Espiritual!… pero el Maestro, os dice: ¿Acaso creéis que ellos, siempre han sido así, Dignos de Gracia, de Luz y de Paz?… ¿No sabíais que gran número de espíritus de esa Legión que Me circunda, que trabaja en Mi Obra, -en Tiempos pasados- también estuvo en Mi contra; que fueron también seres que encarnaron en este Mundo y muchas veces cayeron en pecado?… y ¡Miradlos ahora!… casi no podréis creer, en estos acontecimientos.

26, Ahora, están llenos de Luz y no conservan mancha alguna; pero es que ellos pasaron por el crisol del Arrepentimiento, Escucharon la Voz de la Conciencia, Despertaron para Amar a su Padre, y ahora le están Sirviendo; ellos, se han impuesto su cumplimiento; los unos y los otros han aceptado su Restitución y plenos de Amor han vuelto entre los hombre, pero ahora, en estado de espíritus, vienen a Reparar pasadas faltas, a sembrar la Semiente de Justicia y Amor que no sembraron, a destruir la mala semilla que sí cultivaron y a Amar con el Amor con que no se Amaron.

27. Por eso, ¡oh! Pueblo, cuando habéis sido vosotros necios con ellos, cuando la imprudencia, la incredulidad o el materialismo habéis llevado hasta ellos, os ha sorprendido su Paciencia, os ha sorprendido su Humildad y Mansedumbre; pero es que ellos, han aceptado este Cáliz de amargura, en Amor a su propia Restitución Espiritual.

28. No aumentéis la amargura de ellos. Sed Dóciles, Obedientes y Comprensivos a sus Consejos. No les obliguéis a la materialización; y así como ellos, os han Acariciado; vosotros devolvedles esa Caricia. Son vuestros hermanos en espíritu y en Verdad; y así como ellos, seréis vosotros.

29. El mañana, estaréis en espíritu; y también vuestro Arrepentimiento, vuestro esfuerzo Espiritual y vuestro Amor, lavarán las manchas que puedan haber en vuestro espíritu y estaréis Limpios y Puros, como ellos; pero vuestra misma Conciencia Espiritual, os hará enviar vuestras Miradas a los que dejéis sobre el haz de la Tierra, envueltos en vicisitudes y caídas en abismos, y entonces diréis al Padre Celestial: -Padre: Permíteme que vuelva yo, aunque en forma invisible e intangible para Mis hermanos, para llevar el Mensaje de Paz y de Salud Espiritual que a cada uno de Tus hijos les has dado… y el Padre, os concederá eso.

30. Entonces, cual ángeles Protectores, iréis del Valle de las almas al Mundo de Expiación, llevando en vuestro espíritu, todo ese Manantial de Gracia y de Caridades que Yo, os he Confiado; y a medida que vosotros vayáis desbordando en vuestros semejantes, ese Amor, vuestra Conciencia se irá Tranquilizando y vuestro espíritu, se irá Iluminando más y más.

31. Cuando el Maestro, haga sonar por última vez la Campana de su propia Palabra a través del Entendimiento del hombre, haré que la Comunicación de esas Huestes Espirituales, cese también entre vosotros. No volveréis a tenerla a través de Facultades; no volveréis a escuchar sus Consejos, en la forma en que los habéis oído; pero ellos, no se ausentarán de la humanidad; permanecerán como Guardianes y Protectores, como Doctores Espirituales, muy cerca de vosotros.

32. Bastará que vuestra invocación espiritual -con Pureza y Elevación- sea hecha; para que ellos, estén prestos en vuestra Ayuda. No los llaméis con vuestros labios materiales; hacedlo solamente con la Voz del espíritu. Si no Sentís palpablemente en lo material su Presencia, no los obliguéis a la materialización ni dudéis de la Presencia de ellos, que en los espíritus de Luz, no existe sordera ni insensibilidad.

33. ¿Qué ha venido a Enseñar Mi Mundo Espiritual de Luz, en este tiempo?… Solamente la Explicación, el Análisis de Mi Obra.

34. El Mundo Espiritual, no ha traído Revelaciones que no os haya hecho antes vuestro Padre. El Mundo Espiritual, no se ha adelantado nunca a la Enseñanza del Maestro de maestros; pero sí ha sido como Profeta, como Precursor, para muchas de las Manifestaciones y Revelaciones de vuestro Maestro.

35. Siempre que habéis hecho una Verdadera Preparación habéis tenido la Manifestación de esos Seres llenos de Potencia y de Verdad; y os habéis asombrado, y hasta habéis dicho: -¿No será el Maestro, quien se ha presentado?… Sin embargo, cuando no os habéis Preparado en debida forma, habéis tenido Manifestaciones llenas de pobreza y mezquindad Espiritual, porque no habéis dejado que la Luz de vuestro Entendimiento, deje pasar la Luz del Mundo Espiritual; no habéis dejado que el espejo de vuestra Facultad, deje reflejar la Sabiduría y la Gracia del Mundo Espiritual en vosotros mismos; y de esas Manifestaciones mezquinas y pobres, Yo he contemplado muchas entre vosotros; y no censuro a Mi Mundo Espiritual, ya que no reclamo a Mis Siervos, porque en Verdad os digo, ellos están llenos de Obediencia y Amor hacia Mi Causa Divina.

36. ¡Cuán pocos, pero cuán pocos son, los que han Comprendido en Verdad, Mi Obra!… ¡Cuán pocos han sabido llevar su Facultad, con la Gracia con que Yo se las he Enseñado!…

37. Ya se acercan Mis Últimas Manifestaciones; y a través de ellas, no obtuvisteis todo lo que el Padre, tenía reservado. Vais a tener que hacer grandes Méritos el mañana, para que aquello que está guardado en Mi Arcano y que debíais haber recibido a través de las Facultades en este Tiempo, os sea Revelado y Confiado en los tiempos futuros de Espíritu a espíritu.

38. Mi Mundo Espiritual, como Siervos Obedientes, cesarán de Comunicarse a través de las Facultades, al Finalizar esta Etapa de Preparación; y aunque ellos, sean invocados en Mi Nombre con lágrimas en los ojos, con sollozos en los pechos, en Verdad, os digo: Mi Mundo Espiritual de Luz, no volverá a tomar materia. …

39. El Padre, fija sus Tiempos, limita sus Etapas para cada una de sus Manifestaciones; y de esos Tiempos o Etapas, no pasa ni un instante más.

40. Por eso, siempre os he dicho: Aprovechad este Tiempo… sed el Perseverante Párvulo, el insistente Discípulo que venga ante su Maestro, a entresacar de Él, cuanta mayor Enseñanza pueda; y no lo habéis hecho así; todavía encuentro entre Mis Discípulos, algo de letargo; y en muchas Congregaciones, ignorancia, inconsciencia del momento que estáis viviendo y de la Hora que se aproxima para el Pueblo; y aún veo en muchos corazones, la intención de continuar invocando a Mi Rayo y a Mi Mundo Espiritual, después del Tiempo Señalado por Mí; cuando no es Mi Voluntad, proseguir bajo esta misma Forma de Comunicación materializada en palabra humana.

41. Volved vuestro espíritu hacia atrás, vuestra memoria también en el recuerdo, en la historia de vuestros pasos y encontraréis que en aquel Primer Tiempo cuando confiabais vuestros pasos siguiendo la huella de Moisés, en aquel varón veíais el reflejo del Padre. No esperabais en él un solo tropiezo, no veíais una sola flaqueza en el varón. Lo veíais poderoso Espiritualmente, Justo y Sabio en las leyes y órdenes; Fuerte en la Lucha y en las pruebas; pleno de Fe, de Energía y de Vida, en la jornada.

42. Mientras vosotros, en la pesada y larga travesía por el desierto, descansabais en vuestra tienda, dormíais en el seno de vuestra familia, sintiendo el calor de los hijos de los padres o de los hermanos; Moisés Velaba por su Pueblo, Elevaba su espíritu al Padre, y con las alas de la Justicia y de su Amor envolvía a su Pueblo.

43. Mientras el Pueblo, en las grandes batallas desconfiaba, flaqueaba o blasfemaba; Moisés elevaba su espíritu y sus brazos llenos de Fortaleza, ante el Padre, en invocación de Fuerza, de Luz y hacía llegar la Victoria sobre su Pueblo. Mientras más pruebas atravesabais, mayor era vuestra Confianza en vuestro Guía. No pensabais que algún día, él os había de dejar; no Meditabais en que él, -como humano- había de dejar la existencia terrestre para remontar espiritualmente su Vuelo… y ese día, llegó.

44. Los días de Moisés, estaban contados; y no había de pasar un solo día más, sobre la Tierra. Simbólicamente Escaló el Monte, desde el cual, quería contemplar la Tierra Prometida; a la cual, no había llegado aún; desde el cual, quería contemplar a todo su Pueblo, para decirle: -Seguid encumbrando caminos, hasta que lleguéis a la Tierra de Promisión. …

45. Cuando el Pueblo, se dio cuenta de que su Guía, su Legislador, su Profeta, su Representante había penetrado en la hora de la agonía, Elevó también su Oración al Padre para decirle: -Dios Eterno, déjalo entre nosotros. No hemos llegado todavía a las puertas de Canaán. Deja que él nos conduzca hasta allí; y entonces, llévalo a Tu seno… y los hombres hacían crujir sus dientes, las mujeres mesaban sus cabellos, los ancianos lloraban y los niños, también de pavor lloraban.

46. Mas la hora de Moisés, su existencia humana ante esas manifestaciones de dolor y de Amor, no se prolongó un segundo más; y no es que el Corazón del Padre, no se conmoviera, pero la hora estaba Marcada y los Designios del Padre, todos son Sabios, infalibles e inescrutables. Moisés, fue Levantado hacia el Regazo del Padre y el Pueblo, se levantó a caminar detrás del sucesor de Moisés.

47. Entonces el Pueblo, se dio cuenta de su Fuerza, se dio cuenta de que mucho Moisés le había Enseñado a defenderse, a conocer los tiempos y los elementos, a Luchar y vencer los adversarios, a soportar las privaciones, a no desviarse nunca de la ruta que le conducía a la Patria; y el Pueblo, pudo comprobar que el Padre, tenía Razón. Ya Moisés, había Cumplido su Misión en el Seno de él; ya podía descansar en los Brazos del Padre, porque el Pueblo, había aprendido a vivir y a caminar en la Ley que Moisés, en Representación del Padre, les entregó.

48. Lo mismo aconteció en el Segundo Tiempo, cuando el Divino Maestro, durante tres años, vivió rodeado de sus Discípulos y de multitudes que en Verdad le seguían, para no perder una de sus Palabras.

49. Se hizo Amar profundamente, por todos ellos. Fuera del Maestro, nada existía ya para aquellos corazones; su vida, era aquella Palabra; su recreo, eran aquellos Ejemplos. El mayor Gozo de aquellos espíritus, era contemplar la Luz del Maestro reflejada en sus Pupilas, la Dulzura de aquel Corazón retratada en aquella faz.

50. Siguiendo los Pasos del Maestro, no experimentaba hambre ni sed. No había tropiezo ni obstáculo alguno; todo era Paz, todo era Dicha y sentían Vivir en un Paraíso Espiritual.

51. Sin embargo, el Maestro, decía a sus Discípulos: -Los tiempos cambiarán, Yo Me iré de entre vosotros y quedaréis vosotros, como ovejas entre lobos. La hora se acerca. Yo he de irme al lugar de donde vine; y vosotros, por un tiempo, quedaréis para trabajar en Mi Nombre; pero después, Yo os llevaré hasta Mí. …

52. Aquellas Palabras, producían tristeza en los corazones de los Discípulos y de los Párvulos. Mas a medida que la hora del día señalado se acercaba, Jesús, insistía en su Partida; hablaba de su ausencia, pero a la vez Confortaba a aquellos corazones, diciéndoles que su Espíritu Velaría por todos sus Pasos, hablaría por sus bocas y haría Prodigios el Espíritu Santo, el Espíritu del Mismo Maestro, que les estaba anunciando el final de su Etapa en cuanto hombre; y cuando el Maestro, era tomado por las multitudes para ser juzgado como trastornador del orden público, los Discípulos se sorprendían, se levantaban en contra de las multitudes; pero el Maestro, los tranquilizaba, diciéndoles: -¡No temáis!… que la hora, no ha llegado. …

53. Muchos intentos de aprensión sobre el Maestro, hicieron las multitudes, los incrédulos, los gentiles, los fanáticos; pero el momento no era todavía, sino hasta que terminando Jesús, su Oración en el Huerto de los Olivos, se entregó; y al entregarse Mansamente, decían los suyos: -Pero, ¿por qué se entrega de esta manera, por qué no hacer resistencia y huir de los que no saben Quién Es Él?… Y entonces, uno de los Apóstoles desenvainó un arma de uno de los centuriones y asestó el golpe en uno de los agresores, en uno de aquellos que ponía su mano sobre el Maestro, para aprenderlo; y así pudo decir Jesús, a su Apóstol: -¡Envainadle esa espada! ¡No Me defendáis en esta forma! ¡La hora ha llegado!… y lo que escrito está, ¡debe Cumplirse!…

54. Cuando aquellos que Amaban a su Maestro, le contemplaron en medio de la turba, sintieron que le perdían para siempre, que no volverían a escuchar su Divina Palabra, que no volverían a Sentirse envueltos en la Luz y en el Amor de aquella mirada; y aún al verlo por la calle de la amargura, llevar a cuestas el madero, se lanzaban las mujeres por las calles pidiendo clemencia, pidiendo absolución para el reo, con la Esperanza de verlo nuevamente Libre por los caminos Predicando su Enseñanza por las aldeas, por las provincias derramando la Bondad de su corazón.

55. Mas, ni las lágrimas ni las peticiones, ni los lamentos de todas y de aquellas multitudes que le Amaban, hicieron que el Padre, prolongara la existencia humana del Maestro, sobre el haz de la Tierra. La hora también estaba Marcada; y de esa hora, ni un segundo pasó.

56. Mas, cuando todo hubo concluido, cuando aquellos Discípulos y los Párvulos, que fueron en gran número, penetraron en el fondo de la Enseñanza recibida, se dieron cuenta de que el Maestro, no había dejado su Misión humana empezada, sino Concluida; no había dejado la Lección a medias, sino Completa; y había venido entre los hombres y de ellos, se había ido en una Vida Perfecta, en una Etapa completa también de Ejemplos y de Enseñanza; y ávidamente penetraron en lo que oyeron, para levantarse al Cumplimiento de aquella Misión que el Maestro, les había Confiado.

57. Comprobaron, que la Esencia Espiritual del Maestro, -que en cuanto hombre les Amó- les dio Calor, Caricia y Sabiduría; venía después entre ellos, pleno de Espíritu a Confortarlos, a Iluminarlos y a Esclarecer grandes misterios que antes no habían Comprendido. Se sintieron Fuertes, se sintieron Plenos de aquel Maestro, que los había acompañado; y llenos de Confianza, se levantaron por los senderos Cumpliendo el Cargo, la Misión que su Maestro, les había Enseñado y encomendado.

58. En este Tercer Tiempo, Me he venido a Comunicar a través de varones y mujeres Elegidos por Mí, en el seno mismo de vuestras congregaciones. Son seres humanos, igual que vosotros, todos; pero ellos, no van a desaparecer ni a morir, en el instante en que Yo levante Mi Palabra.

59. Moisés, fue levantado sobre el Monte, hacia Mi Seno. El Maestro, fue arrojado sobre la cruz; y desde allí, se Elevó a su Solio. Mas ahora los instrumentos humanos, van a quedar entre vosotros; y solamente, voy a recoger Mi Rayo, a través del cual os he entregado Mi Palabra y ¿qué vais a hacer de estos instrumentos, después de 1950?… ¿Vais acaso con vuestro dolor, con vuestro anhelo de que Mi Palabra y Mi Espíritu continúen Manifestándose a través del Entendimiento del hombre, a obligarles, a hacerles que se “Preparen” para continuar esta Comunicación materializada en palabra?… ¿Va el Pueblo, a proponer a Mis Portavoces, tan grande profanación?…

60. De Cierto, os digo: que en vuestra lengua humana, no podría encontrar palabra, para calificar tan grande profanación a Mis Mandatos, ni alcanzaríais a concebir el peso de Mi Justicia, sobre tan grande desobediencia. …

61. ¿Quién es aquel Discípulo Espiritualista que ignora que en el año 1950, en su final, he de dar término a esta Etapa de Comunicación?… ¡Todos lo sabéis!…

62. Nadie ignora esta Orden y esta Voluntad Divina; y sin embargo, Yo contemplo, cómo en los corazones se agita esta idea. No entre vosotros, que Me estáis oyendo; mas en Verdad, os digo: Si muchos errores, profanaciones y desobediencias habéis cometido en este Tiempo, dentro de Mi Ley; todos ellos, quedarán Perdonados en el último momento…

63. Yo contemplaré todos vuestros errores pasados como imperfecciones en Mis Parvulillos, como errores en Mis Discípulos; y ese Perdón os dejará Limpios para continuar vuestra Misión el mañana; pero ¡ay!… ¡ay, de Israel!… si cayera en esa grande profanación, de querer seguir Manifestando Mi Palabra entre los hombres; porque entonces, los desobedientes y las multitudes que los sigan, quedarán a merced de los adversarios, de la justicia humana y de la Justicia Divina, de los grandes peligros, de las persecuciones sin Clemencia, de la incredulidad del mundo, de los sinsabores y aun de la prisión y del cadalso; y de eso, ellos no podrán reclamar al Padre, y después vendría la confusión del mundo.

64. ¿Qué importancia pueden los hombres, dar a Mi Obra, contemplando en los unos un Testimonio y en los otros otro?… ¿Escuchando que unos, dicen: -Aquí está el Maestro, todavía… y otros, diciendo: -El Maestro, ya se fue?… ¿Qué Fe, podría el mundo tener entre vosotros, ante tales pruebas de desunión y de confusión?…

65. He aquí por qué el Maestro, en múltiples formas os habla todavía, para Libraros de esos grandes tropiezos; para que Veléis, en esta hora trascendental, porque son momentos de Vigilia y de Oración.

66. No olvidéis que mientras más se acerque la hora, las tentaciones más os acecharán. No olvidéis que si el Portavoz, es el instrumento por el cual el Padre se ha Manifestado en este Tercer tiempo; hacia el Portavoz, las tentaciones vendrán en múltiples formas, -siempre ocultas- para hacerlo caer, para seducirlo, para inspirarle las mayores ofensas y las más negras inspiraciones. ¡Velad por ellos, Pueblo!… ¡Velad!… ¡Oh, Guías de multitudes!…

67. Portavoces: ¡Penetrad en Oración, en Verdad!… ¡Vivid en Vigilia!… Escuchad Mi Palabra y tenedla siempre presente, para que sea Arma con la cual combatáis las tentaciones; y cuando el día haya llegado, entonces Unificaos con Moisés, vivid su agonía. Haceos de cuenta, que vais a desaparecer para el mundo; y que vuestro espíritu, va a remontar el vuelo hacia el Padre. Que en ese instante, la Facultad que, como Tesoro de Valor Incalculable os Confié, va a Cesar por Siempre entre la humanidad.

68. ¡Identificaos con el Maestro, en ese instante; y vivid su agonía en la cruz, para que entonces, digáis con el Maestro: -¡En Tus Manos encomiendo Mi espíritu!… y también: -¡Todo se ha Consumado!… para que en esa hora, al escuchar las lamentaciones, las voces de Arrepentimiento, el crujir de dientes y el mesar de cabellos, -manifestaciones de ignorancia, de impreparación y de falta de Espiritualidad- no vayáis a doblegar vuestro corazón, no vayáis a flaquear en el espíritu; y entonces, deis entrada a las Tentaciones, para que ellas digan: -¡Jesús, sigue entre vosotros!… porque entonces, será un falso Jesús, un falso Cristo, un falso espíritu Divino, el que hable a la humanidad; y no quiero estas vicisitudes, no quiero esta confusión entre Mi Pueblo Amado, al que quiero dejar en Alta Preparación, en Alto Grado de Espiritualidad, como Responsable de Mi Obra en los tiempos venideros; como Precursor, entre los hombres, de la Comunicación Perfecta de Espíritu a espíritu.

69. Todos Velad, ¡Oh, Discípulos!… ¡Rechazad con vuestra Espada de Luz, las tinieblas!… pero no Veléis, solamente por vosotros, ¿qué acaso vuestra Conciencia no os dice, que sois Responsables también de los demás; que uno, es Responsable de todos; y todos, de Uno?… ¿Que no hay entre Mi Pueblo, uno que deba sentirse, más grande que los demás?…

70. Repasad Mis Cátedras anteriores, al principio de los Tres Últimos Años; y veréis, que desde Mis primeras Cátedras de esta última Etapa, os he dicho: ¡Trabajad en el seno de todos!…

71. Yo no os he apartado de los demás. Yo os Estoy Preparando para colocaros en el corazón mismo del Pueblo, para que en él, deis voces de Alerta, para que Despertéis a los que duermen, aunque seáis grandemente desgarrados. No esperéis el último momento para levantaros ¡oh! Mis hijos, en Misión de Preparación y de Alerta.

72. No os entrego ninguna Orden en este día. Solamente os dejo a Prueba, bajo Mi Mirada. ¡La hora se acerca!… Vosotros, estáis Despiertos, otros también lo están; pero muchos, duermen.

73. Voy a contemplar, qué Pasos vais a dar. La influencia de las tentaciones, -no sea que os vayan a tocar al final- ellas os han combatido a lo largo de vuestra Jornada, en todos los Tiempos. Todos los tropiezos que habéis hallado, han sido puestos por esas influencias. Todas las tinieblas que momentánea o pasajeramente han empañado vuestra Fe, han sido enviadas por esos espíritus dominados por la tentaciones, por sus desobediencias; todas las caídas que ha tenido vuestro espíritu, por causa de la carne, han sido debido aquellas bajas inspiraciones; pero su influencia, se asentará en los últimos momentos; y Yo aumento la Fuerza entre vosotros también, para esa Hora.

74. Recordad que en esos momentos supremos Moisés, fue tentado. El Padre, por Revelación, le había dicho: -Una ciudad os falta que vencer. Atravesad por ella y venced a vuestros adversarios. … Moisés, no pasó sobre la ciudad, la rodeó solamente; y el Padre, pudo decirle: Por esta flaqueza, no penetraréis en la Tierra Prometida… solamente vuestro Pueblo.

75. Estudiad, ¡oh! Israel, recordad que vuestro Maestro en aquel Segundo Tiempo, en los momentos de su Oración en el Huerto de los Olivos, fue sorprendido también por las tentaciones, quienes por vez postrera, le ofrecieron poderes en el mundo a cambio de esa desobediencia.

76. Bien sabéis que no podía existir flaqueza, en el Maestro de toda Perfección; pero él quiso que así en ese caso fueran, para enseñaros que en los momentos de mayor trascendencia o Solemnidad, las tinieblas, las luces falsas, las debilidades, acechan al espíritu y le rodean; y así será, en este Tercer Tiempo.

77. Por eso, quiero que desde ahora: Veléis y Oréis… sin fanatismo, con la Verdadera Elevación que Yo he traído para vosotros una vez más, en este Tercer Tiempo; que si en Verdad, Veláis y dais los Pasos que Yo os Inspiré, todo será Fortaleza en los momentos Finales, todo será como escrito por Mi; y después de esa Hora, todo será Fuerza y Bendición sobre este Pueblo.

78. Habrá, sí, un aparente vacío en vuestro corazón, unas albas de duelo, de silencio, debido a la ausencia de Mi Palabra; pero después, vuestro espíritu Comprenderá la Perfección de Mis Designios; y vuestro espíritu -y aun vuestra materia- se levantarán plenos de Fuerza, confesando ante el Padre, confesándose a sí mismo, que se siente Capacitado para levantarse a Cumplir la Misión confiada por el Padre; que el Padre, concluyó en la Hora Señalada con Precisión por Él, su Comunicación; y que todo fue dispuesto, con Suma Perfección.

79. ¡Veréis el Cumplimiento de Mis Promesas entre vosotros!… Si el Consolador Prometido, vino y se Comunicó por vuestro entendimiento humano, Yo ahora os digo: No os prometo un nuevo Consolador, sino el Mismo: El Espíritu Santo y su Mundo Espiritual, formado por Ángeles, por seres de gran Luz que os rodeen, que os acompañen en vuestra Jornada, que os Ayuden a combatir en vuestras grandes batallas, que os Sanen en vuestras enfermedades y dolores… y muy pronto, tendréis el Cumplimiento de esta Promesa; muy pronto veréis, en Verdad, acontecimientos en el Mundo, que os comprueben que Yo en Verdad, Estoy entre todos vosotros.

80. Mas, si la Comunicación del Rayo de la Divinidad y de los espíritus de Luz va a cesar en breve, entre vosotros, ¿creéis que el mundo espiritual que se comunica a través de las Facultades de Mediaunidad en todo el Orbe, también va a dejar de comunicarse?… ¿Creéis que todos los cerebros, también cierren las puertas de su Mediaunidad para esta Comunicación, en todo el haz de la Tierra?…

81. No esperéis esos acontecimientos; Solamente el Espiritualista Marcado como Trinitario Mariano, habrá concluido como Facultad en este Tercer Tiempo; pero seguirán, los llamados: Médiums Espirita… por todo el mundo, haciendo invocación al más allá; seguirán los seres confundidos llamados de ultratumba, comunicándose con los hombres; porque ellos, no acudieron a esta Cita espiritualmente, ellos no han recibido esta Luz Divina; mas no les juzguéis mal ni les censuréis, porque en Verdad, os digo: De ellos, voy a servirme, para Mis Inspiraciones. …

82. Voy a enviar espíritus de gran Luz, a Emisarios Míos que les Preparen, para que de Espíritu a espíritu les hablen de las grandes vicisitudes de la Vida Espiritual, de la auténtica Esencia de la Verdad, para que destruyan entre ellos mismos el materialismo, la impostura y la ciencia, a que han querido convertir las Revelaciones Espirituales.

83. Ha mucho tiempo os dije, que Yo daría Mi Palabra en distintas naciones; que Mi Rayo Divino, se Comunicaría a través de Portavoces, en diferentes puntos del mundo; ya que vosotros, levantaríais vuestra planta por los senderos de la Tierra y llevaríais Mi Mensaje y Mi Comunicación a otros pueblos y a otras razas. ¿Quién de vosotros ha cumplido con esto?… ¿Quién de vosotros, se ha levantado con Valor Espiritual, con Mansedumbre, atravesando fronteras y linderos, para llevar esta Gracia a otros pueblos?…

84. Muy pocos, han traspasado dichas fronteras; y los que han llevado el Don de Facultad, lo han ocultado; y los que no han tenido el Don de Facultad, han dado Testimonio de Mi Obra; pero Yo, cumpliendo en Verdad, con Mi Divina Palabra, Me he Comunicado en distintos puntos de la Tierra, a través de la intuición de Entendimientos humanos. No os sorprendan esta Revelación, ¡oh! Pueblo, en Verdad, lo he hecho. Los unos Me han tomado como Jesús, como Espíritu Santo; los otros, Me han tomado simplemente como un Espíritu Superior; pero Yo he Cumplido con Mi Palabra y he dicho a las multitudes: -Yo Soy el Divino Maestro… Mientras unos, han Creído; otros, han dudado; pero al contemplar la Humildad de Mis Portavoces, entonces se han confundido, y han dicho: -¿Será posible?…

85. Yo también, les Marqué la Hora, para finalizar esa Comunicación; y cuando vosotros, lleguéis con vuestro Testimonio a aquellos puntos de la Tierra, donde Mi Palabra resonó, vuestro Testimonio, confirmará lo que a ellos dije. Podrán aquellos varones y aquellas mujeres, comprobar que Yo estuve con ellos, al escuchar vuestro Testimonio claro en Verdad; como Clara, ha sido Mi Palabra entre vosotros.

86. ¡Cuán pocas Congregaciones he encontrado, propicias para cumplir Mi Palabra!… pero cuando las he encontrado, allí he sido Presente. Os digo estos acontecimientos para que, cuando aquellos hombres traigan su Testimonio, no los rechacéis; sino que digáis: -El Maestro, nos lo dijo, ya lo sabíamos… y cuando escuchéis que fue lo que dije y lo que aquellos labios os Testifiquen, no los vayáis entonces, a criticar ni a rechazar; porque Yo antes, os he Enseñado a reconocer el Árbol por su Fruto y Mi Palabra por su Esencia; pues así como el Maestro, os enseña a Cumplir, también vosotros Cumplid, Pueblo.

87. Recordad que habéis llegado ante Mis Plantas, para decirme: -Maestro, Amado: quiero ser de los Tuyos. No quiero ser más un paria en la vida. Dame de Tus Dones para Servirte, Amando a Mis hermanos… y el Padre, entonces, os ha Agraciado, os ha Fortalecido e Iluminado; y además, os ha dado un tiempo, para que en ese tiempo, Meditéis y Comprendáis lo que recibisteis. Cuando ha llegado el tiempo de la Comprensión; como Maestro, os he entregado las grandes Lecciones de Mi Enseñanza, para convertiros de Párvulos en Discípulos.

88. Ahora, todos sois Mis Discípulos. Habéis dejado de ser aquellos Párvulos, que recibisteis, en un Acto de Amor y de Anhelo Espiritual. Ya supisteis a través de Mi Enseñanza, lo que habéis recibido del Maestro. Ya habéis comenzado, a Practicar en vuestra vida; y ahora, estáis próximos a convertiros en maestros; en los maestros, que no tengan titubeo en sus Pasos, ni balbuceo en sus labios, ni duda en su corazón.

89. Los maestros Fuertes, Plenos de Confianza en su Padre; esos son los que voy a dejar. ¿Quién podrá destruir el Culto, que os vengo Enseñando?… ¿quién podrá destruir el Altar, que he levantado en el fondo de vuestro corazón?… ¿quién podrá apagar la Flama, de vuestra Lámpara?… ¿quién osará marchitar la Ofrenda que lleváis en lo oculto de vuestro ser?… ¿Quién podrá destruir el Sentido de los Símbolos que Espiritualmente guarda vuestro espíritu, en su Arcano?…

90. Sería menester, que aquel que quisiera destruir estos cultos en el fondo de vuestro ser, fuese Vidente. Mas todo aquel que por medio de Videncia, contemple vuestro Verdadero Altar y vuestra Lámpara, se tendrá que doblegar, y decir: -¡Dios Mío, Tu Obra existe y lo que éste lleva en su corazón, es Verdadero e Indestructible!…

91. Toda Mi Obra, quiero encerrarla en vuestro espíritu, en ese Santuario que he venido a ofrecer en este Tercer Tiempo, para que vuestro Culto, sea plenamente Espiritual.

92. Varios cultos practicáis en la Tierra; rendís un Culto a vuestros mayores Afectos humanos. A padres, hermanos e hijos, rendís otro culto; a vuestras patrias terrestres, rendís culto, también; y al Espíritu Divino, rendís Culto espiritual. ¿Cómo podríais rendir Culto Espiritual a las cosas materiales, o rendir culto material, a lo Divino?… Yo siempre, os he dicho: ¡Dad al césar, lo que es del césar; y a Dios, lo que es de Dios!…

93. Por eso, con claras explicaciones, os he venido a decir en este Tiempo, en Mis Últimas Cátedras: ¡Apartad ya de vuestros corazones, símbolos materiales; abolid de vuestro espíritu, todo culto exterior!…

94. Si sois los Discípulos del Espíritu Santo, si vais a caminar como Espiritualista sobre el haz de la Tierra, Enseñad entonces: La Práctica Espiritual. …

95. Practicad el Culto Interior, el Culto Espiritual; y abrid ante la humanidad, la Brecha que conduce a la Vida Espiritual, mas, no a los otros cultos; sin embargo, no les juzguéis ni desconozcáis, dad a ellos también su debido lugar, sin apasionamiento, sin fanatismo; solamente con Justicia y con Medida; y así, iréis como los Buenos maestros por el Mundo, dando una Verdadera Enseñanza, con Ejemplos y con Prácticas, de lo que Yo os he Enseñado.

96. Mientras Mi Pueblo, no destruya en sí mismo la idolatría, el fanatismo, la superstición, materialismo e ignorancia; Yo, no podré enviarlo entre la humanidad, porque no podría ser Reconocido; porque Mi Doctrina, no podría entonces, ser aceptada por los hombres.

97 ¡He ahí, por qué Mi Justicia, tocando está al Pueblo de Israel!… ¡He aquí por qué Mi Justicia, está tocando a las cabezas que han Guiado a las grandes multitudes!… y en esta Hora de Justicia, en Verdad, os digo: ¡Cada quien recogerá, lo que ha sembrado!…

98. Mucho os dije, que quería que el Pueblo, despertara por el Amor de Mi palabra, por Mi Enseñanza; que no quería el Padre, que fuera la justicia humana, -que no encierra Misericordia ni Perdón- la que os despertara.

99. Mucho os he hablado; mas, como lo he hecho por el Entendimiento de seres humanos, sencillos como vosotros, no siempre he sido creído.

100. Muchas veces he sido desobedecido, por la incredulidad y familiarización que el Pueblo, ha tenido con Mi Presencia; pero vendrá la justicia de los hombres; vendrá con fuerza y Mi Pueblo beberá el cáliz de gran amargura, el sueño huirá de sus ojos; tendrá que velar día y noche; y dirá, entonces: -¡Dios mío! ¿por qué me pruebas, por qué me juzgas, por qué me castigas?… y la Conciencia, le dirá al Pueblo: “¡No es el Padre, quien os prueba, quien os juzga, ni quien os castiga! Sois vos mismo, es vuestra propia desobediencia, vuestra incredulidad, vuestro letargo y materialismo. …

101. Porque Mi Pueblo, ha de Despertar; y si estas pruebas, están llegando antes de que Yo Levante Mi Palabra; pensad que la hoja del árbol, no se mueve sin Mi Voluntad; que un gran sentido, tienen estos Acontecimientos; y aun os añade el Maestro: Si Mi Pueblo, al iniciarse los Tres Últimos Años de Mi Comunicación, en la cual entregué Ordenes, Enseñanza y grandes Revelaciones, hubiese penetrado por la Senda de la Obediencia y Espiritualidad; y no, por la senda de la discordia y de la incredulidad; en ese instante, su Práctica y su Culto, no sería contemplado por los ojos profanos… pasaría, en Verdad, el Espiritualista, invisible a los ojos materializados, libre de toda acechanza, libre de todo juicio, exento de toda sanción y de todo castigo.

102. Mi Manto Divino, durante mucho tiempo, cubrió las imperfecciones de Mi Pueblo; Mi Manto, lo hizo invisible a los ojos de los hombres, de su justicia, de las leyes humanas; pero llegó el tiempo, en que Mi Pueblo, debía Despertar, debía despojarse de todas sus imperfecciones, para convertirse en el Verdadero Espiritualista y así mostrarse al Mundo; y el tiempo, en que Mi manto lo ocultó, pasó; hoy, os he dejado al descubierto, porque sois Mis Discípulos, porque ya nada ignoráis, porque estáis a un paso de convertiros en los maestros; y ahora, dejo que las Miradas del Mundo, -todas- se posen en Israel; y a aquellos, que se encuentren pisando en el Camino de Mi Ley y también de las legislaciones humanas, no les podrán afectar; mas todo aquel que camine en desobediencia, en Mi Camino o en los caminos humanos, él tendrá que recibir el fruto de su mala siembra; él, Sentirá, las consecuencias de su desobediencia; y esas Consecuencias, esas Pruebas y esa Justicia, lo harán Despertar de su profundo letargo, os lo dice el Maestro, pero aún: Velad y Orad… y después de Velar y de Orar, Meditad entre vosotros, para que podáis levantaros a dar Pasos de Verdadero Cumplimiento en el Seno del Pueblo de Israel; y así al llegar al último instante de esa Etapa, vuestra Conciencia puede estar Tranquila, vuestro espíritu estar Confiado en un futuro de Buen Cumplimiento y vuestras Armas prestas para Luchar, ya no en el seno de vosotros, -contra vosotros mismos- sino a Luchar, en Verdad, en el Seno de la humanidad, combatiendo entre ella, también: su fanatismo, su materialismo, su desunión y sus pasiones. …

103. Mi Luz, se ha derramado en esta alba de Gracia Universalmente, -pero traducida en palabra humana- en el seno de las Congregaciones Espiritualistas. Por ser alba dominical, dedicada al descanso, se han congregado todos los Labriegos en torno de Mi Palabra.

104. Veo a Mi Pueblo, dividido en muchos Recintos, cuando quisiera contemplarle reunidos en Un solo Santuario; pero aun así, le he entregado la misma Esencia y la misma Luz; y según ha sido la Preparación de cada Portavoz, así ha sido la traducción de Mis Inspiraciones en el Pueblo.

105. ¡Trabajad todos vosotros, para la destrucción de los linderos y de las fronteras que os separan!… Trabajad, por destruir el fanatismo que existe entre el Pueblo por sus Recintos; porque han hecho de las cuatro paredes y la techumbre, su Verdadero Santuario, creyéndole la Casa de su Creador; siendo la Casa del Padre, su corazón y su espíritu, pues estos Recintos os han guarecido solamente de la intemperie; ha sido su única función, la de ocultaros de las miradas irrespetuosas o ignorantes, de la humanidad.

106. Yo, os Estoy tocando con mano de Justicia, para que todas estas vicisitudes sean Comprendidas y pueda venir la Unificación del Pueblo, en el Verdadero Santuario, en la Verdadera Obra y la Ley del Padre.

107. No cesaré en Mis Toques de Justicia, hasta que pueda contemplar a Mis Discípulos Fuertes, Despiertos y Unidos como es Mi Divina y Santa Voluntad.

108. Entre vosotros, penetran los Enfermos del cuerpo y los del alma; y al Sentir la Emanación, la Influencia Espiritual y Benéfica de las multitudes congregadas, se sienten Aliviados en sus penas y buscan la reunión nuevamente, para ir Sanando todos sus males y resolviendo sus penas.

109. En Verdad, os dice el Maestro: Mi Palabra, es cual el mismo Efluvio Amoroso, dimanado del Maestro, que se derrama para Sanar a los enfermos que se presentan ante Él.

110. Mis Discípulos, que ha tiempo han recibido Mi Divina Influencia por medio de Mi Palabra, Emanan de su espíritu a su corazón, Fuerza y Vitalidad; pues así como en Verdad, han sido estos Prodigios en este Tercer Tiempo, quiero que sigan siendo, después del año 1950.

111. Entonces, se reunirán los Discípulos a Estudiar la Palabra del Maestro, a Sentir su Presencia espiritual en la reunión, a recibir su Inspiración Espiritual; e invitaréis a vuestro seno a los enfermos, a los pobres de espíritu, a los hambrientos y sedientos de Justicia, a todos aquellos que necesiten de lo que vosotros tenéis; y cuando ellos penetren en vuestra Congregación, Elevaréis vuestro espíritu, Me los haréis presentes; y el Padre, extenderá su Efluvio de Amor y les Ungirá en espíritu y en Verdad; y de este modo haréis Prodigios con vuestra Oración; y vuestras reuniones, tendrán, en Verdad, os digo: ¡Notoriedad y resonancia entre la humanidad!…

112. Vendrán de lejanos puntos de la Tierra, en busca de las Congregaciones Espiritualistas, para pediros que Elevéis vuestra petición a nombre de ellos.

113. Vuestros ojos se maravillarán; y aquellos enfermos, también se maravillarán, habiendo penetrado con la lepra en su cuerpo, con la ceguera en sus ojos, con las distintas dolencias en el cuerpo y la aflicción en el espíritu, al resultar con la Salud en su cuerpo y la Paz y la Liberación en su espíritu; sin embargo, no solamente podréis hacer esto, en estos Recintos; todos, podréis hacerlo: en vuestro hogar, en los caminos o en cualquier punto de la Tierra. …

114. Doquier podréis Elevar vuestro espíritu y atraer Mi Bálsamo, sobre todo aquel por quien Me pidáis. Tampoco será menester que el enfermo esté junto a vosotros, para que él sea Ungido por vuestra Oración o por vuestras manos; podréis Ungir Espiritualmente y a distancia, a los enfermos; y podréis todos vosotros, estar Unidos Espiritualmente, aun cuando estéis desunidos materialmente.

115. Todo esto, Asimiladlo, porque vais a Vivirlo el mañana. Si hoy todavía no alcanzáis a vivirlo con el espíritu, esperad, penetrad más en el camino y en la Enseñanza; y presto, muy presto, estaréis Viviendo ya, estos acontecimientos.

116. Todavía faltan, algunas de Mis Cátedras; y por conducto de Ellas, os seguiré Ilustrando, os seguiré diciendo todo aquello que vais a Practicar y la forma de Practicarlo, después de Mi Partida.

117. De este modo, no habrá titubeo; y en el Tiempo que os concedo para vuestra Meditación, afirmaréis y Asimilaréis Mi Enseñanza, para levantaros llenos de gozo, entonando siempre un Himno Espiritual de Unificación y de Paz; Himno, que en Verdad, os dará Fuerza para Cumplir, os dará Fuerza para Perdonar al que os ofenda; os dará siempre Ahínco, a aquellos que por momentos quieran flaquear; y os dará más y más Inspiración, para que el Espíritu Santo, con sus Vibraciones, os lleve eternamente por la senda del Progreso hasta el Final de la Jornada, como es Mi Voluntad, ¡oh! Pueblo Amado.

118. Enfermos, que habéis penetrado en este día: ¡Sentid y Experimentad Mi Bálsamo!… Labriegos y Mundo Espiritual: ¡Seguid Derramando doquiera Mi Bálsamo de Curación!… ¡Seguid Practicando Mi Obra a través de las Virtudes, de la Caridad que es la Virtud más poderosa que os he confiado, para convertir y despertar al corazón del hombre!…

119. Mi Caridad, entregadla con Oraciones, Pensamientos, Palabras y Obras; pero llevad siempre las obras plenas de Sinceridad y de Verdad; y esa Caridad, abrirá puertas por doquiera, hará brotar Agua Cristalina de las rocas, hará florecer la Simiente que os he Confiado, en los más duros corazones; y Yo, Miraré Mi Simiente en vuestros semejantes.

120. ¡Caridad y más Caridad con todos vuestros hermanos, os dice vuestro Maestro; y podréis Contemplarme, en todo Mi Esplendor!…

121 Esa Máxima, es la mayor que podéis contemplar en el Mundo: La Caridad… Ella Salvará a vuestro espíritu; y con Ella, Salvaréis también y Redimiréis, al género humano. Yo hago que la Sintáis, que la Viváis más en vuestro corazón.

122. Una vez más, ¡levantaos, Pueblo, e id con Mi Enseñanza, e id con Mis Órdenes!… y, ¡Velad y Orad!… para que no caigáis en las tentaciones. …

¡Mi Paz, sea con vosotros!…

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *