Mensaje de Guía de guías (1948)

Mensaje Dirigido a todas las Ramas del Recinto de El Mediodía y la Fe. Febrero 18 de 1948

Recintos “El Mediodía y La Fe”

A los Guías de todos los Recintos pertenecientes al Sexto Sello

Mensaje de Manuela Domínguez Pacheco.

Dirigido a todas las Ramas del Recinto de El Mediodía y la Fe. Febrero 18 de 1948.

Guías de los distintos Recintos pertenecientes al Sexto Sello:

Con motivo de las reuniones que tuvimos el día 31 de Diciembre de 1947 en el Recinto “La Fe” y en el Recinto de “El Mediodía” y que llevamos a cabo por Orden del Señor, a continuación me permito dar a conocer un estudio y análisis de las Cátedras escuchadas en dichos templos:

En la Cátedra del Recinto del Mediodía, nuestro Padre Eterno Gran Jehová nos hizo un reclamo terminante por no haberle hecho presente hasta ese momento, su Obra Limpia y Pura.

Este reclamo nos lo viene haciendo desde que principiamos a trabajar en su Obra, porque habiendo estudiado y analizado su Palabra en las Cátedras entregadas en los primeros años desde 1922 a la fecha, deduzco que si en cada una de esas Cátedras después de entregarnos su Caridad, sigue reclamándonos, quiere decir que no hemos comprendido hasta estos momentos el fondo de su Voluntad y como los espíritus del Pueblo de Israel no son los inocentes ni los ignorantes porque están Evolucionados y Preparados a través de las tres Eras y en esta última, el Señor ha derramado en ellos de lleno su Luz.

He llegado a la conclusión que hemos sido sordos a su Reclamo Divino, haciéndonos los desentendidos porque lejos de enmendar nuestros errores, hemos seguido presentando nuestra obra y guiando a las multitudes a nuestra propia voluntad.

Por eso, nos reclamó el materialismofanatismoidolatría y misticismo dentro de su Obra; también nos encuentra aletargados,  desnudos de obras buenasconfundidos y desunidos; además nos encontró convertidos en los mercaderes de su Obra.

A continuación me permite señalar nuestros errores y al mismo tiempo, el medio para Corregirlos:

Materialismo: Es materialismo dentro de la Obra, el haber obligado al Mundo Espiritual a dar limpias con ramos, flores, limones, chiles, huevos, etc., dar masajes con perfumes y aceites y a recetar medicamentos materiales para desalojar malas influencias y curar las enfermedades del cuerpo.

Estos procedimientos deben de desaparecer, porque todos sabemos que en el Segundo Tiempo el Señor sanó a los enfermos y desalojó a los poseídos tan solo con su Palabra o con su Fluido Divino y ahora el Divino Maestro nos dice que su Mundo Espiritual está revestido de la Fuerza y Potestad para realizar los mismos Prodigios a través de su Palabra y su Fluido Espiritual; por tanto, no hay necesidad de obligarlo a recurrir a las cosas materiales. Y es más, si el mundo incrédulo contempla los prodigios realizados espiritualmente, se postrará ante el Señor y creerá en Él.

Relacionado con lo anterior, cabe la mención que si en el Segundo Tiempo los Prodigios eran preferentemente materiales, ahora en este Tercer Tiempo son Espirituales, porque el Señor viene a Salvar al espíritu y no a la materia. De ahí que los muertos de espíritu serán resucitados a la Vida Espiritual y a la Gracia del Señor; los ciegos de espíritu verán la Luz del Señor, los sordos a su Palabra oirán su Voz y ejecutarán sus Mandatos.

También es materialismo cuando se pide la Ayuda del Mundo Espiritual para asuntos profanos.

Esto significa un abuso, porque debemos comprender que el Señor ha permitido la comunicación de los Espíritus de Luz a través de los cerebros preparados para que nos expliquen el contenido de su Palabra Divina, nos den sus consejos, nos entreguen su Fluido y nos Guíen por el Sendero Espiritual. Por tanto, no debemos materializarlos con preguntas denigrantes e inmorales.

Igualmente es materialismo creer que para hablar con el Señor, es preciso abrir los labios, pronunciando las palabras materiales y llegar para ello a las plantas del pedestal.

Fácilmente se puede ver el error en esto, porque si el lenguaje material es propio para que los hombres se comuniquen entre sí, este no es el medio adecuado para comunicarse con el Señor, ya que Dios es Espíritu y nos dice que la forma perfecta de comunicarse con Él, es de espíritu a Espíritu; por tanto, siendo los Espiritualistas discípulos del Espíritu Santo, es menester que nos comuniquemos con nuestro Dios y Señor, Espiritualmente, sin pronunciar una sola palabra material. Tomando lo anterior como base se entiende también por sí solo, que es innecesario pasar a las plantas del pedestal para ser recibidos por el Señor.

Fanatismo: Se encuentra el fanatismo entre nosotros, porque creemos que la Doctrina Espiritualista es la única que conduce hacia Dios, sin comprender que existen religiones, sectas y doctrinas que conducen al mismo fin, aunque por un camino más largo y más escabroso. Desconociendo esta Verdad, no aceptamos en muchas ocasiones las razones de los demás, creyendo que están fuera del camino.

Para combatir el fanatismo entre nosotros, debemos tolerar y respetar a todas las religiones y nunca desconocerlas, porque cada una representa una Escalidad Espiritual de acuerdo con la Evolución de los espíritus que en ellas profesan. Es nuestro deber hablar con Amor e invitar con Humildad a que todas conozcan el camino más corto y perfecto a través de la Doctrina Espiritualista Trinitaria Mariana.

Idolatría: Practicamos la idolatría porque se adoran y veneran a imágenes y estampas y aun al mismo retrato de Roque Rojas.

Esto lo tenemos que quitar, porque siendo nosotros Espiritualistas, Discípulos del Espíritu Santo, debemos de Amar al Señor, Espiritualmente, quitando de nuestros ojos, corazón y mente todo objeto material que exista como medio para la adoración.

Igualmente es idolatría el culto que se le rinde al Mundo Espiritual a semejanza de los santos de la Iglesia Católica, y también los Guías, Pedestales y Facultades son venerados por el Pueblo como si ellos fuesen los que entregan la Caridad.

Haciendo tal cosa, olvidamos que en realidad los Seres Espirituales son tan solo el conducto espiritual por el cual el Señor entrega su Caridad; por tanto, no debemos rendirles culto y sólo guardarles Respeto, Amor y Gratitud. Y en cuanto a los Guías, Pedestales y Facultades que son el conducto material, no debemos ser venerados porque somos indignos de que el Señor nos haya escogido como sus instrumentos y si aceptamos esta veneración, perdemos el lugar de la Humildad y nos convertimos en los señores de la humanidad.

Misticismo: Hay misticismo entre nosotros, porque manifestamos la Obra como un misterio, falta de Claridad y Sencillez y ocultamos la Verdad Divina que es la Base Fundamental de la Obra.Para Enmendar esta falta tenemos que hablar de la Doctrina Espiritualista con absoluta Claridad y Verdad, descubriendo la Esencia y el Valor de ella, no presentándola como una cosa novedosa sino como la continuación y consumación de la Obra Divina, iniciada en el Primer Tiempo por conducto de Moisés y los Profetas. Continuamos en forma perfectísima en el Segundo Tiempo por el Divino Maestro y ahora en este Tiempo terminada por el Espíritu Santo. La Palabra del Divino Maestro entre nosotros, es su Segunda Venida en cuanto Maestro y la tercera en cuanto Verbo de Dios, cumpliendo de esta manera su Profecía dada en el Segundo Tiempo a sus Discípulos que dice: “¡Vendré una vez más entre los hombres!”.

Las religiones y sectas ya despiertan, esperando la Venida del Señor entre ellos, sin saber en qué forma se efectuara; por tanto es muy importante que nosotros los Espiritualistas demos Testimonio con Amor y Humildad que la Venida del Señor entre los hombres es Espiritualmente y que su Espíritu Divino está ya aposentada entre nosotros y que sólo nos faltan tres años para que termine de hablarnos por conducto del entendimiento humano.

Mercaderes de la Obra: Nos hemos convertido en los mercaderes de su Obra, porque explotamos la Palabra del Señor, los prodigios del Mundo Espiritual, la Buena Voluntad, la Gratitud y la ignorancia del Pueblo, cobrando, pidiendo o recibiendo como pago, como óbolo, dádiva o limosna cualquier cantidad de dinero; siendo que al entregarnos el Señor, su Palabra, los Dones y su Caridad Divina no nos costó cantidad alguna.

Por tanto, no nos asiste ningún derecho para cobrar, pedir o recibir dinero; sino que tenemos la obligación de entregar la Caridad en la misma forma en que la hemos recibido para Agradar al Señor dentro de esta Limpidez y no convertirnos en el Judas de su Obra. De este modo el mundo se dará cuenta que los Labriegos del Señor, trabajamos para ganarnos el pan con el sudor de nuestra frente y que servimos dentro de la Obra sin vivir de ella, con el exclusivo fin de hacer Méritos para la Salvación de nuestros espíritus.

Nuestro Padre Eterno Gran Jehová, nos escudriñó y contempló que le hicimos presente no su Obra Limpia y Espiritual; sino la Obra que hemos forjado nosotros llena de ritos, ceremonias, costumbres y tradiciones que no pertenecen a su Obra, encontrando imperfección en la Oración.

¿Cuáles son las lacras señaladas por el Señor?…A continuación me permito nombrarlas y al mismo tiempo el medio para corregirlas: Los rezos aprendidos de memoria o leídos, lo mismo que los cánticos son ritos y costumbres de otras religiones, los debemos de quitar, porque datan del Primero y Segundo Tiempo y fueron instituidos por varias sectas y religiones.

Como nos encontramos en la Culminación del Tercer Tiempo y siendo los Discípulos del Espíritu Santo debemos de retirar estas prácticas y solamente Oraremos espiritualmente, Alabaremos y Glorificaremos al Señor de espíritu a Espíritu.

Hincarse, persignarse, el uso de inciensos y perfumes, lo mismo que encender veladoras son costumbres que arrastramos de la iglesia Católica. Hincarse es demostración material de Humildad ante el Señor y nosotros no debemos de hacerlo; sino que debemos postrarnos de hinojos ante Él de espíritu a Espíritu y demostrar la Humildad con nuestros buenos actos y palabras.

El persignarse es costumbre dentro del catolicismo simbolizando el antídoto del Segundo Tiempo, pero nosotros no debemos de hacerlo, porque en este Tercer Tiempo al ser Marcados por el Señor nos entregó espiritualmente el antídoto de esta Tercera Era en el Triángulo. El incienso y el perfume se usan en algunas sectas y religiones como medio para desalojar las malas influencias y nosotros no debemos de usar esto, porque poseemos la Luz del Espíritu Santo y con ésta disipamos las tinieblas; también cabe señalar que el incienso se usa para rendirle culto a la Divinidad y nosotros no debemos de usarlo porque en todo caso debemos presentarle al Señor, como un holocausto la Limpidez de nuestro corazón. Las veladoras encendidas han sido usadas desde hace muchos siglos como símbolo de la Fe viviente no debiendo nosotros hacer uso de ellas, porque la flama de la Fe debe de existir en nuestro corazón.

Igualmente son ceremonias copiadas de la iglesia Católica, las representaciones materiales y simbólicas durante la semana mayor, como son las palmas en el Domingo de Ramos, el lavatorio, el cenáculo, bendición de panes y vinos en el Jueves Santo y las Tres Caídas en el Viernes Santo. La conmemoración de la semana mayor materializada en sus manifestaciones desde el domingo de ramos hasta el de Resurrección practicadas por varias religiones y sectas y copiadas por nosotros tiene por objeto recordar año tras año que con la Pasión y muerte del Señor, en aquel Segundo Tiempo el mundo entero fue redimido.

Encontrándonos en las postrimerías de la Tercera Era deben de desaparecer estas manifestaciones materiales de entre nosotros, no practicándolas y el recuerdo del Supremo Sacrificio del Señor debe quedar grabado eternamente en nuestro ser, sirviéndonos como un Ejemplo Perfecto para el cumplimiento de la Misión que pesa sobre nosotros o sea la Redención del Mundo.

También los actos rituales de bautizo y de matrimonio, son copiados de otras religiones. Si bien es cierto que bautizo y matrimonio son sacramentos instituidos por el Señor, no debemos olvidar que las ceremonias y tradiciones que los acompañan son superfluas e innecesarias para nosotros, por tanto no debemos practicarlas.Nuestro Padre Eterno Gran Jehová palpó el simbolismo dentro de su Obra.

Todos conocemos estos Símbolos que son: La Escala, símbolo del Primer Tiempo que significa la Escalidad de los espíritus; la Cruz, símbolo del Segundo Tiempo que significa el sacrificio supremo del Señor por la Salvación del mundo; el Triángulo, que representa a la Trinidad Sagrada; el Cirio, que simboliza la Luz del Sexto Sello en este Tercer Tiempo.

El Señor dice que nos lo concedió por la única razón de que el Pueblo de Israel es idólatra y materializado desde el Primer Tiempo, en el Segundo Tiempo y aún en el presente Tercer Tiempo; nos dice que si no hubiéramos tenido ante nuestros ojos los símbolos, fácilmente habríamos forjado imágenes o ídolos para poder creer en Él y poder adorarle; pero el tiempo ha pasado porque nuestros espíritus están Evolucionados y el Señor espera que ese Simbolismo haya penetrado ya en nuestros espíritus y que sean apartados ante nuestros ojos los objetos materiales.

Divulgación de la Palabra Divina: La divulgación de la Palabra del Señor por medio de periódicos folletos, libretos, discos grabados, etc., constituyen una desobediencia, ya que el Señor en varias Cátedras nos ha ordenado que este medio no se use para dar a conocer su Palabra y su Obra Divina; sino que debemos propagarla de corazón a corazón por nuestra palabra y por nuestros buenos actos.

Aletargados: Estamos aletargados porque no hemos sabido apreciar el Valor inmenso de la Doctrina Espiritualista, ni hemos reconocido la grande misión que nos ha entregado el Señor.

Los espíritus del Pueblo de Israel preparados por la Luz del Espíritu Santo han sido capacitados para comprender y cumplir plenamente su Misión, por tanto es tiempo de que despertemos y nos demos cuenta exacta del tiempo que hemos perdido y estando en la terminación de esta Obra y quedándonos escasamente tres años para cumplir con el cargo que pesa en nuestro espíritu, debemos hacer efectiva de una vez por todas el valor inmenso de la Palabra Divina, levantándonos al cumplimiento con toda Limpidez.

Desnudos de obras buenas: Nos encontramos desnudos de obras buenas porque no hemos puesto en práctica la Enseñanza Divina y es más no hemos cumplido con la Ley dividida en 22 preceptos, por lo que de hoy en adelante vamos a poner especial atención al cumplimiento de la Ley.

Desunidos: El Señor nos ha encontrado desunidos porque cada uno de nosotros hemos tomado distinto camino, presentando la Obra en distintas formas dándole el cariz a la Palabra Divina, contrario uno de otros; pero siendo la misma Obra y habiendo con lo anterior mostrado nuestros errores, daremos un paso firme y seguro hacia la Unificación, porque en el futuro presentaremos una sola manifestación.

En resumen: La Voluntad del Señor es que presentemos su Obra Limpia y que demos un paso hacia la Espiritualidad. Esto lo lograremos en lo sucesivo, porque tanto ustedes como yo, desde este momento explicaremos a nuestros respectivos pueblos, el paso que daremos dentro de la Obra, corrigiendo todos los errores que he mencionado. …

Rubrica:

———————————————–

Manuela Domínguez, Guía de guías.

México, D. F., febrero 18, 1948.

4 comentarios

  1. Que limpio y sin segunda intención fue esta carta de Manuela Domínguez. Hasta me sirve para revisarme a mí mismo respecto a mis imperfecciones.

  2. Conocí de la Obra Espiritual hace 38 años cuando me encontraba más alejada del Padre Eterno, me costó mucho trabajo espiritual y material aceptar su caridad y su amor, mi Fe ha sido débil por momentos, pero mi Padre en su infinita Misericordia nunca me soltó de su mano. Sé que sigo siendo un párvulo, y seguiré aprendiendo de su Obra Espiritual.

  3. Gracias por compartir,si alguna equivocion e tenido con este mensaje podre enmendarlo y poder seguir fortaleciendo la fé de mi familia y mía poder compartir este conocimiento a los míos y los que no son míos la Paz del Señor quedé con ustedes hermanos.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *