Cátedra 1948 a 1950 .2

Cátedra del Verbo Divino en sus últimos tres Años 1948 a 1950 Temas: “Conducción hacia el Amor y la Luz “A su Pueblo y a los Instrumentos humanos. A las Religiones y a todos sus Nombrados.”

¡Mi Paz sea con vosotros!…

1. En este Día de Gracia, ¡oh! Congregación Bendita de Mi Pueblo Amado; el Maestro de maestros os recibe y os dice: Que la Calma, la Tranquilidad, la Serenidad y la Pureza de vuestra Buena Voluntad os acompañen para que podáis escuchar y Entender Bien las Revelaciones que os trae el Amor Divino.

2. Vengo a daros una Lección más del Gran Libro de la Vida, a entregaros Mi Tercer Testamento, la Palabra que escrita quedará para Mis Discípulos y Mis Labriegos; para Mi Pueblo, de hoy y de mañana.

3. A vosotros: Pedestales y Facultades; a vosotros: Portavoces de todas las categorías; a vosotros: Trabajadores en Mis Recintos; a vosotros: Congregaciones que acudís a escuchar la Voz Divina que desciende a Despertaros al Amor; a todos os digo: que tenéis Misiones más Importantes y más serias de lo que creéis. Necesario es que os deis Cuenta de vuestra muy Delicada y Grande Responsabilidad.

4. Cada grupo de vosotros, los unos como Portavoces o Instrumentos e Intérpretes de las Irradiaciones de Mi Luz Espiritual, los otros como Discípulos en Aprendizaje de Amor y de Revelaciones, y los otros como Guardianes de los pequeños Recintos de Mi Comunicación por el Entendimiento humano: Lugares, Parcelas o Casas de Oración, que llamáis erróneamente “templos” porque siempre andáis imitando y repitiendo las palabras y frases ajenas, los malos hábitos y la vacua rutina de los demás; en Verdad, os digo: que habéis venido con grandes y diferentes Misiones y Cargos en Mi Obra; estas obligaciones o deberes de Virtudes, derivadas todas del Amor de Dios, deben ser un Ejemplo de Armonía, un Trabajo Diligente y de Cooperación Perfecta entre todos y cada uno de vosotros.

5. ¡Oh, Labriegos Míos, dormidos o aletargados estáis como están todos Mis hijos, los espíritus que animan a los hombres de la Tierra!…

6. Entended: que vuestras Misiones son Grandes y Serias. Entended: que tenéis el Sagrado Deber de Limpiar y Depurar la Obra que se os ha Confiado; debéis de Sentir Verdaderamente el Amor, es lo que se Necesita para que podáis Dignificarla porque la estáis manchado con vuestra dureza de corazón; y la reaciedad del corazón, os está conduciendo a todos los errores, a todas las alteraciones burdas e impuras que manchan lo Mío.

7. Y, ¡ay! ¡Ay de vosotros! si seguís dentro de la tiniebla, de la obscuridad; porque obscuridad, es la rutina. Obscuridad, es el ritualismo inútil que nubla vuestros Entendimientos, cierra vuestros cerebros y aleja a vuestros corazones de las Verdaderas Grandezas que os Da el Amor Sentido en espíritu y Verdad.

8. La Obra íntima y profundamente Espiritual de Lograr Sentir Mi Amor, está por Encima de todas vuestras pequeñeces. Mas, entended también que no la podréis Alcanzar mientras no os Elevéis vosotros mismos en vuestro Interno, por medio de las Virtudes del espíritu…

9. Estáis arrastrando Mi Enseñanza por el cieno, estáis opacando su Luz, y con ello, estáis estancando y contrarrestando vuestro Adelanto Espiritual.

10. Estáis rechazando todas las Lecciones de Mi Enseñanza que en Esencia de Luz y de Verdad os entrega Mi amor en la palabra de Mis Portavoces.

11. Hacéis en vuestros Recintos, copias burdas de ritualismos y palabras vanas de sectas, de modalidades y de costumbres equivocadas, viejas y nuevas.

12. Tenéis la Verdad derramada en abundancia, Directamente por la Inspiración Divina y la cubrís con fatuos remedos de conocidos artificios de ceremonias, ritos y actos humanos.

13. Lo que no copiáis de Mis hijos que se nombraron a sí mismos Católicos Romanos, lo copiáis de Mis hijos los que se denominan Católicos Luteranos y de los que nombráis Protestantes en sus diferentes segmentaciones.

14. Lo que no copiáis toscamente de Mis hijos los Científicos Actuales o Modernos, a los que denomináis doctos o sabios; lo copiáis cándida e ingenuamente de Mis hijos los científicos antiguos, que nombrasteis magos o alquimistas.

15. Lo que no imitáis, de los adoradores de exposiciones y ritos de manifestaciones pueriles; lo atraéis, de los reverenciadores de ocultismos y de extravagantes métodos; y con todo eso, estáis empañando la Purísima Enseñanza que os Doy; os estáis confundiendo y fanatizando como todos ellos; estáis perdiendo el Camino de la Verdadera Luz; y es por eso, que también sufrís.

16. Cuando Mis Trabajadores Actúen con el Pensamiento, con la Palabra y con la Obra en la Labor Espiritual conforme a Mis Deseos; fijaos que os digo: “Mis Deseos”… no Mi Voluntad, porque cuando Mi Voluntad Ordena, Mi Palabra se Cumple y las cosas se Hacen; mas, cuando os expreso Mis Deseos para vuestra propia Redención, Felicidad o Transformación en forma de Guiador y Amoroso Consejo, os toca a vosotros el Responder y Obedecer.

17. Cuando Mis Labriegos Amados, los Trabajadores de Mi Obra, -os repito- Trabajen con toda la Verdad del Amor en Mi Obra, Manifestándose en su más Alto Deber de Cumplimiento: ¡todo será Dicha y Fuerza en ellos, Elevación y Progreso!…

18. Si Cumplís con Mis Deseos, si Seguís Mis Consejos, si Obedecéis Mi Doctrina, Estudiáis Mi Enseñanza y Acatáis Mi Ley, es que Me Amáis y sois Conmigo; pero si la rechazáis, si desobedecéis… sois también Mi hijo muy Amado; pero sois aún rebelde, tenéis aún mucho que sufrir, y tendréis desesperación y lágrimas por esa vuestra voluntad; no la Mía.

19. Ya os he dicho que Mi Ley es de Amor y es Eterna y la vuestra es de dolor, mas es efímera. …

20. Se quejan y piden a Dios, Mis Trabajadores, porque sufren, porque se enferman; pero, ¡cómo no han de tener sufrimientos, si se apartan del Sendero de Luz que Yo les Señalo!… ¡Cómo no han de cosechar sus siembras; si no siguen Mi Enseñanza, si no Cumplen con los Preceptos de Mi Ley para Realizar Sabiamente sus Deberes Cristianos o Espirituales!… ¡Cómo no han de llorar; si no quieren Comprender, si se olvidan de la Grande Responsabilidad de sus Misiones y siguen fanáticos, idólatras, paganizando a sus congregaciones o pueblos!… Sufren, como los demás, porque hacen lo mismo que Mis demás hijos muy Amados, los sectaristas de cualquier religión o los profanos; mas, en Verdad os digo, que: Ésos, tienen menos Responsabilidad que vosotros. …

21. La Manifestación de Mi Ley, en la expresión de su fase inferior humana, para los materializados, los rebeldes, los pecadores empedernidos, poco cambia, es casi inmutable su efecto hacia esos espíritus; porque quien mal hace, mal encuentra, quien siembra confusión y tinieblas, recoge tinieblas y confusión, pero, ¡multiplicados!… Recordadlo bien, pero recordad también que os he dicho: “Para los materializados” y “casi inmutable su efecto.”…

22. Por eso sufrís, porque os encamináis por vuestras pesadas cuestas y escabrosas veredas; porque os apartáis de la Dirección de Mi Enseñanza y os entregáis irreflexivamente a la conducción que recibís de almas y hombres equivocados, alterados de su expresión Pura a causa de la confusión de sus espíritus dominados por las pasiones, por los malos hábitos y residuos de la materialidad adherida a través de sus siglos de Evolución.

23. Os he dicho que la Manifestación de Mi Ley en sus Expresiones inferiores hacia el hombre, poco cambian, que son casi inmutables sus efectos para los violadores de las Sutiles Manifestaciones Divinas.

24. Os he dicho así y os Revelo, que sí puede cambiar su curso; porque sobre todas esas expresiones inferiores por medio de la materia, está su Manifestación Superior, por medio de las Expresiones de los Atributos y Virtudes del espíritu. Al manifestar la Ley del Amor, no solamente puede cambiar sus efectos, sino Nulificarles completamente.

25. Lo que llamáis cándidamente y con humana seriedad: “Ley de causa y efecto” es como todas vuestras leyes físicas o abstractas, de muy reducido alcance, de muy relativa y pequeña certidumbre, dentro de lo Altamente Espiritual; es Aplicable, solamente, dentro de los pequeñísimo espacios de los Ordenes o dominios físicos y responde nada más a las Acciones y Reacciones con que alteráis el Orden Establecido y sentís sus efectos secundarios de acuerdo al grado de materialidad en que estéis; pero es nulo su efecto dentro de la Armonía Perfecta Espiritual, dentro de la Plena Espiritualidad; su reacción es nula, dentro de la substancia Sutil y Elevadamente Moldeable que aún en la misma Tierra existe en Concordancia con la Luz del Espíritu Superior.

26. En los dominios de la Vida Radiante Espiritual no existe ese vuestro pobre concepto científico y filosófico de “Causa y Efecto”. Otros son los Sabios y Grandiosos Principios que Gobiernan en las extensas y Bellas Latitudes del Más Allá, Sutil y dentro de lo ultramicroscópico material, Luminoso y Espiritual.

27. Quienquiera de vosotros que haya hecho mal; si da media vuelta, si vuelve la espalda al mal, si se Arrepiente o Aparta definitivamente de esas tenebrosidades erróneas y se entrega también Definitivamente a Plenitud, en espíritu y en Verdad, al Amor Excelso, al Bien, a la Luz de Dios, Nulificará, Abolirá la consecuencia de su maldad pasada; rechazará esos ecos sombríos; y no habrá tal efecto malo por su causa mala… porque con el Amor, muere o cesa la maldad y su efecto en dondequiera que se encuentre y cualesquiera que sea la precisa condición en que se halle, durante el Desarrollo o Cumplimiento de la Manifestación de la Ley en su Expresión inferior de “Causa y Efecto.”…

28. Por eso os he dicho que no hay más que dos modos de Pagar, de Restituir, de Desagraviar, de volver al Equilibrio que os corresponde a los altos Planos de la Paz Espiritual, a la Serenidad Magnífica que tenéis que alcanzar: Con Amor o con Dolor. …

29. El Amor: es la Gracia que con toda Mi Ternura os otorgo para que Borréis vuestras equivocaciones y sus consecuencias. Y el dolor: es la pena de vuestras faltas a la Ley cuando no queréis usar esa Gracia que Yo os doy. Restituid siempre con lo que vos queráis, pequeños hijos Míos.

30. En Mi Camino: Restituís Gozando; con los vuestros,.. Restituís llorando. Con lo Mío: Avanzáis llenos de Gozo, que los que no Me Sienten, no Comprenden; con los vuestros: Subís y descendéis, pero siempre sufriendo y dejando en vuestro camino lágrimas y amarguras. …

31. Cuando Me Sigáis, cuando no Me neguéis, cuando a pesar de vuestras penas, Me defendáis, – como decís que Mi hijo, Dimas, Me confesó y defendió clavado en la cruz – pronto Me Sentiréis con vos en los Reinos de lo Sutil. … Pero vos, que Me negáis con vuestros cultos imperfectos, vos que Me cerráis el corazón y el cerebro cuando os llamo. ¡Oh! Mi Pequeño muy Amado, Yo os Perdono y os Bendigo; pero en vos, se Cumplirá vuestra ley de tinieblas y desesperación.

32. Para que podáis Asimilaros a Mí; para que podáis Entender Mi Enseñanza: debéis Identificaros con el Amor. … Sólo así ocurrirá en vos la Bella Transformación.

33. Allí tenéis la Explicación de los grandes caminos en la Conducta de vuestros Verdaderos Grandes hombres. Ellos Rectificaron, Cambiaron, se Transformaron porque fueron Tocados por los Reflejos del Amor; porque fueron Sensibles a Pensamientos Elevados y Puros. Mas, en Verdad, os digo: que nadie ha sido Perfecto como humano, sino Uno: Jesús. …

34. Muchos Pasos gigantescos os faltan más allá de la carne y de vuestro materialismo para llegar a las Altitudes que os Enseñé a través de Jesús. Mas, esos Pasos, son Bellísimos. Sin embargo, os recuerdo y repito: que para alcanzar tales Grandezas, necesitáis ser aquí, pequeños Mesías. …

35. Vosotros Mis Trabajadores muy Amados, como muy Amados son todos los humanos, porque debéis de Entender, que Yo no tengo Seleccionados ni Escogidos; vosotros, Mis Párvulos, Discípulos, Trabajadores y Congregaciones de Mis Recintos, no “templos” ni “sagrados lugares” de pobres cultos que no tengo, ni deseo tener, sino en vuestro Corazón, en vuestro Interno Sensorial, en vuestro hondo y Limpio Sentir; vosotros, Mis Parvulillos Muy Amados: mucho padeceréis y lloraréis, mientras no Obedezcáis las Clarísimas Orientaciones que os doy en Mi Enseñanza de Amor.

36. Vuestra desobediencia y rebeldía os trae sufrimiento interno y externo y os trae también la rebeldía de vuestros propios hermanos que estuvieron como vosotros impreparados, alejados fuera del Amor, porque no le quieren recibir, porque le rechazan, porque lo niegan con sus actos y pensamientos. …

37. Sin embargo, no obstante vuestra indolencia, por la cual no podéis apartaros de vuestros lacerados caminos, tenéis el Consuelo que os da vuestro Maestro; tenéis el Bálsamo que os da Mi Palabra, que siempre aleja la desesperante amargura que tienen Aquellos que para nada Escuchan la Voz del Cristo, las Esencias Irradiadas por las Luces Vibratorias del Padre. Y como sois más duros que las rocas, ¡Oh! Trabajadores Míos, vengo a repetiros con Verdad para vuestro Gran Libro de la Vida, Mis Lecciones de Orientación que os Ayudarán a Cumplir vuestras Misiones.

38. Vengo a Transformar la misma Savia que os he dado muchas veces, en Letras Indelebles al alcance de vuestra mano y de vuestra mente, para que las Estudiéis y con vuestro constante Estudio, Despertéis; para que las Sintáis y las Practiquéis, porque quien las Siente, ineludiblemente las Practica.

39. Vengo a daros el Abecedario de vuestros Deberes, porque os habéis confundido con las literaturas del mundo y con la ignorancia de vuestros directores.

40. Escuchad, Atended, Congregaciones de Mis Recintos: Los Intérpretes de Mis Pensamientos, Mis Pedestales, los Portavoces de Mi Enseñanza, dedicarán sus esfuerzos a Mi Obra en la Máxima medida de sus posibilidades y Mis Discípulos o Doctrinarios en Justa correspondencia a esos esfuerzos, Ayudarán a esos Mis Amados Portavoces, en la mejor forma que su Amor les Inspire con el fin de Suavizarles las duras luchas de su vida material.

41. ¿Cómo queréis grandes Portavoces de Mi Luz, si les abandonáis, si no les sabéis Cuidar y Ayudar?… Su Misión es la más Delicada, es la Raíz del Árbol Corpulento de Buen Fruto, es la Base de la Grande y Nueva Estructura Espiritual entre las relaciones de los hombres. En sus Estados de éxtasis material y Espiritual, ellos Deben Ser y serán en estos tiempos de los principios de la Transformación mundial que se acerca, los Instrumentos del Maestro de maestro; los principales Predicadores, los Guiadores Verdaderos, los Intérpretes de los Pensamientos Espirituales.

42. Fijaos que os digo que “Deben Ser”, porque aún no lo Son Completamente; sus Comunicaciones están mezcladas con plasmaciones mentales de formas, con prejuicios mundanos, con los reflejos de sus pasiones o de sus preocupaciones materiales. Hay en ellos, todavía manifestaciones involuntarias de lodo mundano que mancha Mi Rocío Divino. Tienen todavía brotes de ignorancia, de tradiciones y cegueras espirituales, propias y ajenas, con las que salpican Mi Comunicación Divina dentro de su entendimiento humano.

43. Esto no os debe extrañar, porque necesario era para todos vosotros este Principio de Preparación, eran necesarias, es claro que en Consonancia y Merecimiento de vuestro Cumplimiento existen estas rudimentarias escuelas que habéis tenido y tenéis, para pasar a otras Superiores. No podéis recibir Toda la Luz al mismo tiempo porque os cegaríais de tanta Luz.

44. La Misión de los Portavoces de Mi Palabra es la más Grande; pero mientras no estén Bien atendidos, su Responsabilidad es menor que la de los Cuidadores de Mis Recintos, porque aquellos son descuidados, abandonados a sí mismos y mal dirigidos por los que tienen el Cargo de Guías o la personalidad de Directores.

45. Si les sabéis Cuidar, Educar, Dirigir y Proveer, tendrán entonces máximas Responsabilidades y deberán entonces dedicarse por completo a Mi Obra y a su Misión de Portavoz; tendrán que llevar la Luz a doquiera que se la pidan con Sanos Propósitos, porque entended que cuando no hay Sanos Propósitos; Mi Irradiación no se Manifestará en Palabra, porque no es pan para curiosos, ni alimento de fementidas voluntades; y entonces, Aprended a tener Cuidado, porque mixtificadores vendrán a confundiros, mas, ya lo sabéis: por el Fruto, Conoceréis el Árbol; por la Enseñanza, Reconoceréis al Maestro.

46. No corresponde a los Pedestales y Facultades, determinar sus actividades estáticas; sino a sus Amorosos Protectores y Vigilantes Verdaderos, Competentes en espíritu y en Verdad.

47. Mas, si no hay esa Vigilancia ni esa Protección, ni esos Cuidados para con ellos, demostráis con eso que no tenéis la Amorosa Capacidad para saberles Dirigir, y no tenéis, Trabajadores Míos, ningún Derecho para exigirles Trabajos, horarios ni Perfecciones en sus Comunicaciones. ¿Acaso pretendéis sembrar cizaña y recoger Trigo?… Entended que nadie puede Dar más de la Justa y propia Medida, graduada empero, con Más de lo que os Merecéis, debido a que Interviene el Amor Espiritual.

48. Pero si sois injustos con ellos, no debéis esperar; sino que os den algunas inexactitudes, frases de Verdad salpicadas de mentiras, de errores o fanatismos que les inculcáis o permitís que se inculquen ellos, abriendo así los Conductos de Comunicación para espíritus, o influencias de hombres, afines con esas tinieblas.

49. Por eso hacéis a cada momento el ridículo, por eso os encontráis a cada paso con una decepción, con fracasos, por eso tenéis que trabajar poco menos que ocultos y perseguidos o burlados, porque no habéis querido Entender: que la Verdadera Espiritualidad… es Seria, es Digna, es Luz que Salva y que reciben todos con Verdadero Gozo. Y por ello, también habéis ahuyentado a muchos de vuestros hermanos que ansiosos buscan la Verdad que Alimenta al cuerpo, al alma y al espíritu.

50. La mayoría os creéis Espiritualistas, sin Serlo; muy pocos sois Competentes y Elevados hasta el grado del Espiritualismo experimental y menos todavía sois los Grandes Espiritualistas que Sienten la Doctrina de Amor que os Entregué en el Segundo Tiempo a través de Jesús, hoy en este Tercer Tiempo, Irradiada a través de los cerebros humanos en éxtasis varios, por medio del Entendimiento humano o en la Inspiración en sus diversos aspectos de Elevación Espiritual.

51. Mas, en Mi Infinita Sabiduría todo está Previsto, Mi Pueblo. Todos los humanos han Contribuido para Preparar estos momentos, en los que ya están listos los Ambientes para entregaros la Verdad, la que os Iniciará en los nuevos Senderos de la Transformación humana y Espiritual que Gestándose está entre la humanidad.

52. Por eso os digo que no debéis juzgaros los unos a los otros; mas cuando queráis Corregir o Enseñar, usad Mis palabras en Mi Nombre y con Dulzura, porque no sois vosotros, los impreparados, los llenos de errores, los que Enseñáis algo Bueno con vuestras vanas palabras; no sois vosotros los maestros, sino Yo, el Amor Divino.

53. Enseñad, sí, pero Enseñad con vuestros Ejemplos de Amor, con Mis Palabras y en el Nombre de Dios; sólo así Brillaréis. Con el Amor en vuestro corazón, es imposible que os equivoquéis.

54. Normad vuestra conducta conforme a este Consejo Divino que os doy en todo un inagotable Tesoro, que si vos lo sabéis Conservar, os ahorrará siglos de lágrimas y os llevará dentro de Mi Camino Recto, y muy Alto Ascenderéis, hijos Míos.

55. Después de Mis Portavoces, corresponde la mayor Responsabilidad, en sus Misiones, a los actuales y futuros encargados de Recintos o Escuelas de Estudio Espiritual, quienes deben Contribuir con Trabajo y óbolos de Cooperación, para el sostenimiento del Lugar donde entreguéis Cátedras Espirituales y el de Mis Ruiseñores o Instrumentos humanos.

56. Después, pero no los Postreros, porque ellos serán más tarde los Primeros y porque ante Mí no hay Primeros ni Postreros, corresponde a las Congregaciones el sostener, el completar lo que es Menester para el sostenimiento de Mi Obra, en cuyo sostenimiento ocupan ante vosotros, Prominente importancia, Mis Portavoces, que con sus voces sonoras y llenas de Sentimiento entonan la Idea Espiritual que Mi Pueblo Amado, escucha, y que poco a poco les Llevará hasta la Cumbre de la Esencia Salvadora, hasta la Cúspide de la Montaña, donde encontréis la Comprensión Excelsa que os traerá la Paz Sublime del espíritu, la Limpidez y el Orden en vuestras almas, y como consecuencia o añadidura, la Paz Fraternal entre la Vida de los hombres.

57. ¡Hasta entonces, humanidad, hasta cuando Comprendáis Mi Enseñanza, porque ya Aspiréis en Plenitud los murmullos del Canto de la Idea Espiritual Divina, que cual Armoniosa Melodía de rítmicas Notas, Entonadas por las Brisas del Efluvio de Mi Amor, penetren hasta lo más profundo del último de vuestros átomos; hasta entonces seréis Feliz, tendréis Salud y Dicha completa, porque os moveréis dentro del Encanto misterioso que contiene la Omnipotencia Divina de Mi Ley!…

58. Os habéis olvidado del Mandamiento: “Amaos los unos a los otros”… que os entregué en el Segundo Tiempo por labios de Jesús; habéis enterrado esa Guía Divina; habéis sepultado en lo más recóndito de vuestro corazón, ese Sol de Vida; y habéis colocado sobre esa tumba, en vuestro corazón, una pesada lápida de roca que no permite el paso de Mi Luz; habéis entorpecido el Nacimiento y Desarrollo de vuestras Virtudes, no las dejáis que broten cual Bellas y Tiernas Flores, como una Ofrenda al Supremo Creador.

59. En Verdad os digo que de los sepulcros de vuestras carnes, brotan las flores del Amor de la Madre Tierra, que transfigura las substancias de vuestras pútridas materias en suaves musgos, en bellas plantas, o arbolillos floridos que perfuman vuestro ambiente y que os dan su fruto para poneros otro Ejemplo patente del Amor Divino; mas, de los sepulcros de vuestros corazones, sólo brotan los ¡ayes! desgarradores que son los ecos ruidosos y sombríos que repercutiendo están en las lápidas rocosas que cubren las impetuosas necedades de vuestros espíritus, hartos de desobediencia y de violaciones a Mi Ley, a la Máxima que os dejé de: Amaros los unos a los otros. …

60. Por eso debéis Rectificar. Debéis Formar, los que tengáis el Buen Propósito o la Certeza de vuestra Capacidad y Firmeza en el Amor Sentido, Verdaderas Hermandades de Confraternidades mutualistas de Incansable Cumplimiento Espiritual y cristiano.

61. Mas, ¡ay! de aquél, en Verdad os digo, que sin tener la intención Sana y Pura de querer andar por Mi Camino de Luz, de Dulzura y de Ejemplo, se interpusiese ante los altos Designios del Padre, y se engañase fundando agrupaciones en las que buscase vana preeminencia honorífica de su pobre y pasajera personalidad humana, ¡porque desventurado se tornará!…

62. Mis Verdaderos Discípulos no desean honores de vanidad en la Tierra, Sienten y Anhelan ser Sembradores de lo Mío; y lo que a ellos Corresponde, por su Cumplimiento y por su Amor, Me lo dejan a Mí, porque nada esperan de los demás; todo lo que esperan del Amor, es que dondequiera el Amor Brille; y Yo, en Verdad os digo, mucho les daré aquí, y en el Más Allá, en Mi Reino.

63. Debéis dar, con Beneplácito, la Bienvenida y el paso Libre a vuestros hermanos que lleguen con Generoso corazón dispuestos a Trabajar en las grandes Tareas del Cristo, porque no seréis vosotros los dueños de las Parcelas de esas Hermandades, sino Yo: vuestro Maestro.

64. Yo os he dado mucho; os he dado Mandamientos y Preceptos de Mi Ley, os he dado Cargos en Mi Obra, os he Aleccionado para Templar y Enseñar a vuestro espíritu; os he permitido nombramientos que ambicionabais dentro de vuestros pobres trabajos; pobres, sí, y endebles, pero Yo, Doy mucho por poco que Me den; os he Revelado los Pedimentos y Juramentos que Me hicisteis en espíritu, desde antes de nacer la materia a la que estáis encarnados, y sin embargo, todo lo olvidáis y muy poco Me Servís.

65. Los que no estáis enseñoreados, estáis fanatizados o sois adoradores de liturgias y de legiones espirituales a las que pedís más que a Dios. A esos espíritus y a esos hombres, se les Ama y se les da todo lo que el Amor sabe dar; pero no se les pide, lo que ellos no pueden dar. Sólo hay un Dador Todopoderoso que lo da Todo a cambio de un poco de Amor Verdadero, pero no da algo por otros caminos ni por otras razones que estén fuera de Mi Ley.

66. Os permito algunas veces, que en vuestro Libre Albedrío, por la Virtud de elementos que Yo Conozco y vosotros desconocéis, que tengáis los pequeños placeres que buscáis y que después os ocasionan dolores, mas, no Soy Yo, quien os da esas pequeñeces ni esos dolores; sois vosotros mismos, los que los buscáis; Yo, sólo Permito, que recibáis la Lección.

67. Yo os doy, Mi pequeño, os doy en Espíritu y en Verdad aunque Me neguéis y Me humanicéis, empequeñeciendo Mi ser ante vosotros mismos; pero la Consecuencia de vuestro error la tenéis que soportar a gusto o a disgusto; porque vuelvo a repetíroslo: así creasteis vuestro mundo al que adoráis, en desobediencia a Mi Ley de Amor.

68. Sólo a Uno debéis de Glorificar: a Dios, en el Ejemplo que os dio, en Jesús; y a Cristo, en vuestros hermanos y en todas las cosas Creadas. … Pero esta Glorificación, debe ser en vuestro Corazón y con obras Saturadas con Esencias de Amor y de Perdón, de Ternura y Bondad; no en Imágenes, ni en lugares determinados, porque esos no son Míos, son creaciones de los hombres.

69. Quien Glorifica a su hermano, no en lo externo, sino en espíritu y en Verdad, es porque le Ama; y quien así lo hace, es porque Recuerda y Ama el Ejemplo de Cristo en Jesús, y quien Recuerda y Ama a Cristo en su Esencia, es porque Ama a Dios… al Gran Desconocido para vosotros, los encarnados.

70. Cuando os digo que Améis a Dios en el Ejemplo de Jesús, es porque Eso es lo más Grande que podéis Entender del Ser Supremo Manifestando su Poder en forma humana, pero de Plasmación Divina en el vientre de María; y os agrade o no, ésta es la Verdad.

71. Os digo: dejad ya de perder horas preciosas de vuestra vida, escudriñando Mi Genealogía. Mas, si perder el tiempo queréis, ocupaos de estudiar la vuestra que no está tan Limpia como la Mía, porque la Mía Era, y sigue Siendo: Luz, hecha forma humana, para que la vierais vos en aquel Tiempo.

72. Mi Luz Primicia o Esencial, no la podéis vosotros Ver; mas, el Amor del Padre, puede Combinar todas las Luces existentes y crear con Ellas formas o plasmaciones palpables o impalpables para vos; y la Luz de Cristo, la Luz del Amor de Dios, lo mismo es, en la cantidad necesaria, Vibró en Jesús para las Maravillosas Manifestaciones que vosotros en parte Conocéis o presentís, mas Yo os Revelaré poco a poco los grandes Significados de las Huellas de Mi Paso para vuestra Redención.

73. Ya veis cuán Grande es Mi Amor, cuando os Da ¡tanto! comparado con lo poco que creéis merecer, según vuestros propios juicios; porque según los Míos, ¡Oh! Mis pequeños muy Amados, no temáis, porque Mis Juicios, son Únicos, Incomprensibles para vosotros, son Juicios de Amor que os Absuelven y Consuelan desde antes de que vosotros pequéis. En esta Cátedra, os ampliaré estos Conceptos para que poco a poco vayáis penetrando al Reinado de la Claridad Espiritual.

74. Alguna vez os hablé del Espíritu Consolador, del Espíritu de Verdad, del Espíritu Santo, lo mismo es, Comprended que esa variedad de palabras es de vuestro lenguaje y denominan la Misma Esencia de los Infinitos Atributos del Padre; pero ya lo veis, vuestros ciegos teólogos y vuestros errados artistas, escogieron el vocablo de Espíritu Santo con el que inventaron una exageración de ignorancia espiritual; colmaron sus infantiles, pero fantásticos caprichos, creando la “Tercera Persona de la Trinidad Divina” la pintaron como avecilla o como gemelo de la “Figura” que imaginaron de Jesús: y allí les tenéis, aferrados a sus pobres teologías y muy ufanos con sus “pinturas maestras” según dicen ellos; y vosotros, lo repetís en coro de irresponsables ante Mí, que Sé el porqué de Todo y que todo lo Perdono; pero muy Responsables debéis ser ante vosotros mismos, porque lo tendréis que Restituir penosamente si no Rectificáis como os lo vengo Enseñando en la Esencia de Mis Cátedras dadas por todos Mis Instrumentos humanos.

75. No sigáis adorando falsas deidades, porque seguiréis aumentando vuestros inútiles libros mitológicos; seguiréis siendo idólatras sin Amor.

76. Sólo hay una Verdadera Deidad Divina, pero esa Deidad es Espíritu, es Esencia, es Energía, es Luz, es muchas Esencias y Manifestaciones Divinas que vos no podéis Saber en vuestro presente estado material, Todo eso y más es Dios; y Yo Fui, la Manifestación de un átomo de su Amor en carne de Jesús, para que Me tuvieseis de Ejemplo.

77. Todos los demás, todos esos relativamente Iluminados que vos confundís con Dios, fueron menores que Jesús. Amadles, Bendecidles en Mi Nombre, os doy Potestad para ello, pero no adoréis sus figuras, porque ellos ya no tienen esa forma humana, ya son Espíritus de Luz que también os Aman y os Bendicen, porque Entienden y Saben cómo Vibrar al Unísono con Dios.

78. Vuestras biografías, que no son sino interesadas apologías de los que habéis hecho vuestros héroes semidioses o dioses profanos, místicos o iluminados, sólo os pueden servir de oropelesco aditamento cultural para adorar nuestro intelecto o entendimiento humano, ante vuestra propia vanidad y ante los demás.

79. No tratéis de convertirles en “Modelos de Perfección” ni en “Jerarquías Divinas” de las que vos, no entendéis; y menos, tratéis de convertirles en vuestros intermediarios, intercesores o abogados ante Dios. Vuestras Buenas obras, vuestros Limpios pensamientos y Yo, el Amor Divino, Abogaremos por vos, en los amargos instantes de vuestros propios Juicios.

80. Llegad a Mí, vos sólo, con vuestra alma Limpia y el espíritu Luminoso; y si llegáis así, con vuestra Conciencia Pura, Elevada, Radiante de Bella Armonía; ello Significará que habéis Hecho mucho Bien, que habéis Dado mucho, que habéis Beneficiado a toda la Creación, que habéis Amado a los que os atraen y a los que os injuriaron; que habéis Irradiado Amor en todos vuestros Pensamientos, Palabras y Actos; y entonces, no llegaréis sólo a Mí, porque os rodearán las Legiones de Luz que habréis Atraído con vuestras Blancas Intenciones aun antes de que las Veáis. Y esas Legiones que Irradian hermosísimas y multicolores Luminosidades incomprensibles por ahora para vos, os Recibirán en Mi Nombre, os Reconocerán y vos las Reconoceréis porque quien Acostumbrado está a la Luz, la Reconoce en todas partes. La Grande y Primera Luz, os deslumbrará por un instante, ¡Bello Instante de Transición de lo denso a lo Sutil!… pero después, esa Luz Radiante, será vuestro Ambiente. …

81. Bien, Trabajadores Míos, os seguiré dictando la Lección de Mi Enseñanza; mas, debéis Comprender, que para Todos es: Cuando hayáis transformado vuestros Lugares en Fértiles Parcelas, en donde el Amor Ilumine Manifestándose entre los que allí se congreguen, Hechas estarán las Purísimas Confraternidades de mutualismo Espiritual Cristiano; y hasta entonces, podréis consideraros como Mis Pequeños Párvulos de segundo grado; mas, entended que os hablo en Lenguaje Figurado, no en gradación de medidas jerárquicas.

82. Necesario es que os haga esta Advertencia, porque tan viciado estáis con los métodos de escuelas diversas, tan profundamente tenéis arraigada la monotonía de dar formas a todos, que seríais capaces, os sentiríais autorizados para empezar a formar nuevos grados, nuevas escalas, nuevas clasificaciones de ropajes, insignias, blasones y nomenclaturas mágicas y de vanidad, para repartiros y ostentar en vuestros innecesarios festines, nuevas jerarquías y nombramientos de pintados laureles. ¡Lenguaje humano, lenguaje Figurado tengo que Usar para que Me Entendáis!…

83. Si queréis que os hable en Sentido Espiritual, Recto y Exacto, en Verdad os digo que cuando os Améis los unos a los otros, Todo se habrá Consumado. Mas, como esta Verdad aún no la entendéis, tengo que hablaros en variadísimos y extensos modos para que poco a poco vayáis recibiendo la Luz que podáis resistir.

84. Sembrad estas Bellas Plantitas, estas Hermandades, como las Sembraron Mis primeros Discípulos; pero no las corrompáis como más tarde también lo hicieron otros Amados Míos, fundando iglesias en edificios de cantera y promulgando normas, estatutos, dogmas, cánones y naderías a su capricho y torcida conveniencia, y de acuerdo con su ignorancia y miseria espiritual.

85. Para Saber Enseñar y para Saber Dirigir, todo lo que necesitáis es Saber Amar.

86. Imposible es que podáis ser Misioneros, cristianos o espiritualistas, si no tenéis Amor en vuestro corazón.

87. ¿Queréis mayor Claridad?… Pues bien, os la daré: Hoy una Lección, mañana otra, hoy unos y mañana otros, todos Recibiréis la Claridad Sublime del Padre cada uno a su tiempo.

88. Os vuelvo a repetir: que todos llegaréis a Mí, porque no en vano Existo Yo, el Perfecto Modelo de Amor del Padre ante los hombres; pero mientras más tardéis en Reconocerme y Sentirme… ¡Oh!… ¡Pobrecitos Míos!… más lloraréis.

89. Sin embargo, os digo: ¡Alegraos!… porque en vuestras quejas Me llamaréis. En Verdad, os digo: nadie se perderá en espíritu. …

90. Todos sois Mis hijos muy Amados que aún no Expresan sus Virtudes a la Claridad del Nuevo Día. Mas, a eso Vengo, a hacer Brillar vuestras Virtudes, ya que las habéis ocultado en el velo espeso de vuestro materialismo. Vengo a daros Luz, Dirección, Paz, todo esto y más tiene la Gran Sabiduría del Amor.

91. Vuestro pasado… pasado es. La Eternidad os reclama. Conozco vuestros caminos, sé vuestros pensamientos. Ante Mí tengo el Libro de vuestra vida pasada, lleno de manchas; y también en ese Libro están las Páginas de vuestras Transformaciones venideras.

92. Todo lo Veo, Todo lo Sé. … Conozco vuestro Pasado, Presente y Futuro y Sé todo lo que Necesitáis. Sé lo que os Doy y lo que os Permito en vuestras pequeñeces, y os digo: Todos os reuniréis Conmigo; pero cada uno tendrá que Reconquistar la Altura de Mi Reino, por sí mismo; y ya lo sabéis, os lo he repetido mucho: o la Reconquistáis Fácilmente con el Amor; o bien, con jirones de vuestra carne, con torrentes de vuestra sangre, con lamentos de vuestra alma y con angustia de espíritu.

93. Yo os Ayudo, os Dirijo, os Consuelo; pero a vos os toca Hacer el resto; a vos os toca Obedecer el Eco tenue del Amor Divino que Delicadamente espera a las puertas de vuestro corazón para llenarle de Bendiciones.

94. Yo os Fortifico, porque ¡ay!, humanidad ignorante, si no fuera por Mi Amor que es la Primera Energía del Universo, ni siquiera existiríais.

95. Si Conocierais las páginas del Libro de vuestro pasado, como las conozco Yo, os enfermaríais de tristeza, ¡tanta sería vuestra amargura y tan grande vuestro espanto!, que os consideraríais irredento. Pero también en esto, como en todo, Brilla Mi Amor, porque no os permito agonía tan terrible y duradera; y por caminos menos ásperos, combino las acontecimientos y las cosas para que vuestras mismas Obras Blancas, que Yo os Inspiro en medio de los laberintos de vuestras andanzas, os vayan Redimiendo; y solamente permito, ciertos dolores de vuestras propias cosechas que podáis resistir.

96.¡Ah! si conocierais las páginas futuras del Libro de vuestra Vida, ¡cómo sonreiríais… ante vuestras jactancias, ante vuestros miedos y ante toda vuestra pequeñez de hoy!…

97. Cuando estéis más Elevados Espiritualmente, recordaréis con Gozo vuestros dolores, que son pocos para lo que os merecéis de acuerdo con vuestra justicia, pero exactamente Justo de acuerdo con el Excelso Amor Divino; entonces os avergonzaréis de vuestros ritualismos, de los espantajos y trivialidades que habéis inventado y que os hacen gozar y sufrir tanto en vuestra manera artificiosa de vivir.

98. ¡Oh! Labradores de Mis Campiñas: Debéis Limpiar de espinas y luchas materiales los caminos de Mis Portavoces, de todos Mis Instrumentos de Interpretación Espiritual. Debéis Cuidarles y Amarles como a vuestros propios hijos. Espiritualizaos y Espiritualizadles… Mucha Idealidad, mucha Pureza, mucha Tranquilidad debéis darles. Su Trabajo es fuertemente cerebral, Sutil, Delicado. Necesitan todavía, porque aún no Me Aman plenamente, Fortalecer sus materias con Estímulos de Cariño, con Tiernos y sabios Cuidados; eso es Amarles; eso es Espiritualizarles. Necesitan todavía, sentir objetivamente el Amor en todas partes para que puedan Absorberlo y Sembrarlo; para que puedan Afinarse, Fundirse de espíritu a Espíritu y hacer Contacto Perfecto con las Irradiaciones del Amor de los amores.

99. El Mundo necesita Portavoces Espiritualizados, Instrumentos humanos de Mi Luz, Fuertes, Potentísimos; sólo así podrán hacer las Maravillas que quieren los de las legiones de Tomás, esos Mis Amados que necesitan ver, palpar, probar y oler toscamente para Convencerse; esos que ignoran que ellos podrían hacer todas las Maravillas, si fueran menos de Tomás y más de Jesús.

100. Y vosotros, Portavoces Míos, mientras vuestros hermanos no os cuiden y provean como es Mi Consejo, Perdonadles, Resignaos, sed Buenos, pedidles con Humildad; recordadles con Afabilidad estas Mis Instrucciones; decidles sin vanas vergüenzas ni orgullos, vuestras penas y necesidades; implorad en Mi Nombre, a Mis Trabajadores y Congregaciones de Mi Pueblo lo que vuestro Limpio corazón desee; y entregaos a Mí, Confiad plenamente en Mí, porque si lo hacéis así, Yo Tocaré sus Sentimientos y os Proveeré todo lo que os sea Menester.

101. Instrumentos muy Amados: A todas horas pero muy Especialmente cuando Sintáis el Toque Servicial, pensad inmediatamente en Mí; determinaos a Servirme con infinito Gozo para el Bien de vuestros hermanos; pensad que vais a Servir a la Energía Espiritual de Dios que os llenará de Vida, de Salud y de Dicha íntima; y Yo, el Amor de Dios y en Armonía con el recuerdo vuestro de Cristo en Jesús, os corresponderé y os colmaré de Gracias y de Dones.

102. Mas, ante todo, os digo lo mismo que a todos Mis hijos: para que podáis Hacer y Merecer todo esto, necesitáis Dulcificaros; necesitáis ser Buenos; necesitáis, en pocas palabras: Percibir intensamente el Sentimiento de Amor en espíritu y en Verdad, porque sólo así lo tendréis todo.

103. Es inútil y perjudicial que penséis en otros conocimientos y formulismos externos. Entendedlo Bien para que no caigáis: Primero, Amad y dejadme lo demás a Mí; porque Yo os lo Entregaré por añadidura.

104. Recordad que Yo os Cuido, que Yo os Protejo en vuestro éxtasis, que Mi Fuerza os impregna con todos los Elementos que necesitáis para vuestro Adelanto, para vuestra Salud y Perfeccionamiento. Si os entregáis a Mi ¿a quién o a qué podréis temer?…

105. Entended: que vuestra Actividad es de Importancia para vosotros mismos y de Grande Responsabilidad ante Dios Si la cuidáis y Me Respondéis con Amor, todo lo Recibiréis; mas, si la descuidáis, os atraeríais inmensas amarguras y penosos fracasos en vuestra Misión.

106. Debéis alejaros de viejas y erróneas doctrinas religiosas. Los tiempos son otros; ya pasaron los años de los pases con las manos y de otras quisicosas, de frases y prácticas superfluas que os han hecho creer que necesitáis, para entrar en éxtasis o salir de ellos.

107. Mirad, Portavoces Amados, mirad la Luz de la Rectificación que os Doy para disipar vuestras tinieblas: Os han dicho que las Corrientes Fluídicas o Espirituales se cortan; os han enseñado que los ruidos os distraen, que la luz del sol y las artificiales os molestan; os han contado que necesitáis de cansados rezos y limpias espirituales o exorcismo; os han obligado a Trabajar en ambientes exclusivos preparados con humos de incienso y perfumes; os han repetido que necesitáis fuertes ejercicios y disciplinas, que necesitáis aprender y seguir métodos más o menos llenos de faramallas externas y mentales… y todo eso, Portavoz, cándido hijo Mío muy Amado, debe pasar; Arrancadlo de vuestras creencias y de vuestros aprendizajes absurdos, porque de Cierto, os digo, que todo es innecesario, es mentira, es necedad humana; todas esas rutinas y normas de malos hábitos han nacido de los sistemas impuestos por viejas escuelas de anacoretas egoístas; han brotado de las costumbres e ignorancias pasadas, con rigideces y olores de cadáveres; todo eso proviene de disciplinas de ascetas y de ordenanzas de reformatorios mundanos y fracasados. Y todo eso, os transforma en Portavoces cobardes, pésimos, inservibles para las definitivas Redenciones del espíritu; todo eso, os llena de sugestiones y autosugestiones que opacan el Brillo de las Límpidas Comunicaciones del espíritu que quiere dar al humano lo Mejor para su propia Felicidad.

108. Sin embargo, aquí también Resplandece Mi amor que interviene ocultamente para que no caigáis en mayores aberraciones; y por eso es, que en vuestras Comunicaciones, se impone Mi Voluntad para que deis algunos Chispazos de Mi Luz, la que en Justa Medida que dicta Mi Sabiduría, borra el chisporroteo de cieno de vuestras Manifestaciones de Media Unidad; y por eso los pueblos Responden, porque es el Amor que Secretamente va Tocando y Despertando los Nobles Sentimientos de las Congregaciones, a pesar de los velos humeantes con que algunos de Mis pequeños rodean los momentos de Mis Irradiaciones Sonoras por medio del entendimiento humano.

109. Para recibir de Mí, no necesitáis más que Pensar en el Ejemplo de Jesús, Amante y Cariñoso; y esperar Confiado, en que Yo os mande lo que sea Mi Voluntad.

110. Mas, ya que todavía os gusta rezar y pedir, no obstante que os he dicho que hagáis con vuestras Intenciones y vuestras Buenas obras la Oración diaria del día, ésta debe ser vuestra Oración Suprema para todas las ocasiones, Pueblo Bendito: ¡Padre, Maestro, muy Amado!… por favor, sobre mi pequeñez y mi ignorancia, concédeme la Gracia de que se refleje en Mí, Tu Divina Voluntad…. Eso es todo, y con eso, Pensad, Meditad, Analizad y Comprended que os autorizo a que Me pidáis, mucho más de lo que os Merecéis, mucho más de lo que Entendéis y mucho más de lo que podáis esperar por mucho que pueda ser.

111. Allí tenéis la Oración de la época que os doy, para que Enriquezcáis y Simplifiquéis aquel “Padre Nuestro” que Me pedisteis en el Segundo Tiempo. Allí tenéis la Sencilla Oración que hablará muy Alto por vos, y que todo lo Pide; os la doy con Mi Amor para que Me la devolváis, así: Humilde y Pura, como delicada Ofrenda que haya brotado de lo más Tierno de vuestro corazón.

112. ¡No la profanéis ni la destruyáis, Mi Pequeño destructor y profanador de lo Puro; que no la digan vuestros labios, si es que no la Sentís!,… porque decir, no es Sentir; y si la Sentís, no necesitáis decírmela, porque Yo la Escucho en Comunión Espiritual, en el Silencio de las Vibraciones potentes del Pensamiento de vuestro espíritu, cuando está Radiante de Mansedumbre y de Amor y lleno de Tiernas Esperanzas concentradas en Mí.

113. ¡Qué mayor Grandeza y Alegría que eso!… ¿Acaso creéis que Yo, necesito que Me digáis lo que tengo que hacer?… ¿Acaso creéis que Yo necesito que Me preparéis lugares y farsas, rezos y cánticos de palabrerías que repetís continuamente, para que Yo pueda Manifestarme?… ¡Qué pequeños y equivocados estáis, cuando creéis que el Cristo, necesita escenarios preparados por los hombres, para daros lo que os Merecéis!…

114. De Cierto os digo, instrumentos muy Amados, que no tenéis necesidad de preocuparos por escoger lugares, ni por estar sentado o de pie, ni por estar envuelto en tal o cual vestuario, ni tampoco necesitáis que os cuide alguien en vuestro éxtasis. Ninguno sabe ni puede como Yo, daros el lugar, el vestido, la posición y la hora que necesitáis para Cumplir con Mis Designios.

115. Día llegará, Mis Ruiseñores, en que recibiréis de Espíritu a espíritu mi Enseñanza y entregaréis Cátedra en cualquier hora delante de multitudes heterogéneas y hasta contrarias; días se acercan, en los que daréis Mis Pensamientos ante muchedumbres que hablen distintas lenguas. ¿Vais a esperar que esos Mis hijos profanos y hasta opositores que ignoran todo eso y que por primera vez os escucharán, os hagan los mismos ritualismos exóticos y os recen vuestras cansadas letanías a las que os han acostumbrado vuestros guías o directores, turbados por malos libros y peores escuelas o religiones?…

116. Los tiempos se acercan en que os daré Mi Cátedra Irradiada de Espíritu a espíritu en los campos, en las calles, en todos los nombrados templos de todas las sectas, en las plazas, en los palacios y en las chozas; y Dispuestos y Preparados debéis estar a todas horas, para Servir de Intérprete a vuestros hermanos, pensando en Mí.

117. Y cuando lleguen esos momentos, ¿creéis que Yo necesitaré para Manifestar la Irradiación de Mi Luz, de inciensos, vestiduras especiales y palabrerías de rezos u oraciones sin alma?… ¿Vais a buscar escuelas y profesores para aprender todos los idiomas?…

118. Porque en Verdad os digo, que hablaréis Mis Ideas, Interpretaréis Mi Luz; y cada quien, la recibirá en su propio idioma como sucedió algunas veces cuando Mis Discípulos hablaban de Mi Reino, recordando a su Maestro, a Mí. Estas Manifestaciones Espirituales, las llaman milagros aquellos que las Aceptan como Posibles, pero que por su ignorancia o hueca sabiduría, carecen de Amor y de Doctrina Divina; o bien, las niegan y las juzgan como imposibles, aquellos otros ignorantes o de crudo intelecto cultivado con levadura de cizaña; pero en Verdad, os digo: que esas son pequeñeces que pueden Hacer sin esfuerzo y con Mi Potencia, los Verdaderos Discípulos del Amor de Dios.

119. Por eso Estoy Recomendando que se os provea de todo lo necesario para que podáis más fácilmente Entregaros con toda el alma y espíritu, a la Obra de la Enseñanza de Mi Amor. Vuestros principios en la Comunicación Espiritual, dejadlos también a Mi cuidado, porque mediocres maestros son los hombres.

120. Fijaos, Portavoces: He dicho que todo Me lo debéis dejar a Mí, si en Verdad Me Amáis, si palpáis vuestros Sentidos con Amor; y entonces, veréis y sabréis por vos mismo, lo que son los Milagros del Cristo, como vos decís. Mas, si no Sentís Amarme todavía en vuestros prójimos, pueden seros útiles algunos Consejos de vuestros hermanos encarnados y desencarnados, que algo más que vos sepan Amar y que mayores Buenas Obras tengan, pero no olvidéis que sobre todos ellos está Mi Palabra Esencial que os Dirige y que Entenderíais Claramente, si Diáfanos y Limpios, ponéis vuestro corazón y vuestra mente.

121. La Esencia de Mi Palabra ante todo; después la de quienes más Amen y más Sepan, porque éstos también hablarán la Esencia de Mi Palabra en Mi Nombre, pues nadie tiene derecho a hablar por sí mismo de lo que es de Dios; y quienes tienen ese Derecho porque ya saben Amar, no lo ostentan para vanagloria propia, sino que lo derraman en el Nombre del Padre para el Bien ajeno.

122. No debéis de seguir los consejos de ningún médium, porque cada uno es diferente y cada Instrumento pretende a formar a los Demás según su manera y criterio; ya os he dicho que en la Espiritualidad, no hay líneas paralelas como en vuestros dibujos geométricos.

123. Todos tenéis tendencias a la imitación y a la imposición, pero vos, Portavoces: Seguid los impulsos Purísimos de vuestro corazón… Observad… Callad… Meditad… Sentidme… y Seguidme. …

124. Los instrumentos humanos son cerebros dedicados a grandes Labores en sus éxtasis y Letargos, pero no son cerebros para fuertes trabajos profanos en estado de vigilia, es decir: despiertos, materialmente hablando,… a no ser, que respondan por Completo al Amor, en cuyo caso son Competentes y Fuertes para todo, sea dormidos o despiertos. En Verdad, os digo: más adelante, habrá muchos de éstos últimos.

125. De Cierto os digo: que esta es una Cátedra de Preparación para que esas Comunicaciones Perfectas de Espíritu a espíritu sucedan. Empero, muchos seguirán, a pesar de la Claridad que les doy en esta Cátedra de Mi Enseñanza, envueltos en sus costras que les ha adormecido sus Delicadezas Espirituales; pero, muchos Despertarán Gozosos, y sacudiéndose las cortezas que cubren su entendimiento Espiritual, comenzarán a Brillar como Portavoces de Altura que derramarán de Espíritu a espíritu el Néctar Espiritual sobre las muchedumbres sedientas, como derraman las nubes el líquido refrescante sobre los campos yertos.

126. A vosotros, Congregaciones de Mis Recintos, Me dirijo: si queréis estar en el Camino de convertiros en los Misioneros, en los Buenos Sembradores de Mis Tierras, en los Propagadores de Mi Amor con vuestro Ejemplo: debéis Ayudar a los Instrumentos Míos; darles, sobre todas las cosas, Ternura; con el pensamiento y con vuestros actos, darles Cuidados y Dádivas, mas, usad la Medida, la Equidad en todo. Ellos os dan la Luz Espiritual, el Manjar que os Deleita y os Fortalece. Ellos os Sirven para que Ascendáis Espiritualmente. Mañana, en carne o en espíritu, otros Harán por vosotros, lo que hoy Hagáis por ellos; siempre Multiplicado, ya lo sabéis.

127. Ahora, Escuchad todos: Habréis ya notado que pocas veces permito que la Irradiación de Mi Luz, de Mis Cátedras, se Manifieste para este Libro con esas terminologías viciadas que tenéis en la Obra Mía. Voy a Revelaros el porqué: Os habéis llenado de una mezcla de costumbres y vocablos ortodoxos y conformes con todas las escuelas, teorías y religiones, especialmente de las que llamáis Orientales, de la Judía, de la Católica Romana, de la Católico Luterana y de otras más.

128. Dentro de vuestros Recintos os habéis echado encima, en muchos casos, “Nombramientos y Jerarquías” que Yo no os he dado; sino las influencias de vuestros malos médiums y peores guías; porque sabed: muchos de esos “guías” se han nombrado a sí mismos o han influido en los médiums para que les nombrasen, en comunicaciones imperfectísimas.

129. Ya os he dicho que en Mi Obra, tenéis más carne que espíritu; que tenéis más prejuicios y malos hábitos mundanos, que Limpidez Espiritual. Mas, todo eso tiene que pasar, o caerán, los que no Respondan al Amor, en mayores tinieblas y sufrimientos.

130. Habéis hecho una mezcla insufrible, contradictoria e incompatible con las Alburas de la Alta Espiritualidad, de la Obra del Amor, de la Ternura y de la Comprensión del corazón.

131. El Amor, no necesita de ritualismos ni de vanas o pomposas palabras para hacerse Sentir. El Amor, no necesita de tecnicismos, ni de ceremonias, ni de vanos nombramientos para Brillar. El Amor, no necesita copiar algo de ninguna vanidad humana, ni tampoco requiere las previas doctrinas con enseñanza de sectas o religiones arregladas por los hombres.

132. ¿Cuándo habéis visto que las Buenas Madre, que Aman en Verdad, anden curioseando, es decir, invadiendo los ambientes ajenos para imitar y dar a sus pequeños, lo que otras madres hacen y dan a sus hijos?…

133. El Amor tiene inagotables formas y modos de Sentirse y Externarse por sí mismo.

134. Os he dicho, que vengo a Señalaros vuestros grandes errores, vuestras grandes fallas o equivocaciones generatrices de vuestras montañas de intrincadas malezas materiales; con eso tendréis bastante para que vosotros mismos Hagáis vuestros propios Méritos, desenmarañando vuestros caminos profanos.

135. Cesad ya de pedir a Dios por los Méritos que os Enseñé a través de Jesús, pedidle por los vuestros; sin embargo, de Cierto, os digo: que si Sabéis que tenéis Méritos, no osaréis pedirle algo a Dios, porque sabréis que El os lo Dará sin que se lo pidáis.

136. No penséis que vengo a corregir línea por línea de vuestros textos tergiversados unos, y falsos los demás.

137. No pretendáis convertirme en sostenedor o corrector de Biblias, ni en restaurador de Alcoranes o de libros que consideráis Sagrados.

138. Yo soy el Ejemplo Máximo del Amor que podéis vosotros imitar; y Mi Amor, os llegará hoy con más Claridad porque tenéis más Claridad de Entendimiento que antes.

139. Estáis aún muy lejos de Mí, pero más Cerca que ayer. Engreídos estáis aún, unos de unas cosas y otros de otras cosas, pero menos que antes.

140. Durante Mi Manifestación en Jesús, os hablé muchas veces dentro de los términos y de las costumbres de los Pueblos en que Me movía; como lo hago hoy y lo haré también según la mentalidad de los que Escuchan el Trino de Mis Ruiseñores; pero la Esencia que os Enseña Mi Doctrina y Mi Ejemplo es Una, y es Inalterable, no obstante la cual pasa inadvertida para vosotros, porque tenéis endurecido el corazón y muy cerrada vuestra mente humana.

141. La humanidad ha olvidado la Raíz, la Directriz o Cerebro de Mi Doctrina y se ha ido a las extremidades, a lo accesorio de antes, a lo innecesario de hoy; y quiere permanecer nutriéndose con las mismas cascarillas del pasado. La humanidad se olvida de su propio meollo y confía en sus armas; por eso sangra y llora.

142. El hombre se ha olvidado de las Fragancias de su corazón y espera ciego de los miasmas del caos de su cerebro; por eso se agita locamente, dejando las huellas de su amargura.

143. El Amor Divino, Irradia, Resplandece por sí mismo su Dulzura, su Complacencia, su Paz, su Equidad, su Sabiduría; todo Humanidad, todas las Verdaderas Virtudes, no aparentes, que en vos tenéis.

144. Por eso, Mis Amados, debéis retirar de vuestras mentes esas tendencias de imitación a lo imperfecto y a lo superfluo. Debéis derribar las paupérrimas montañas milenarias que han formado vuestras patrañas; así os dije en otra Cátedra y os lo recuerdo hoy.

145. La Expresión, el Idioma y la Conducta del Amor Manifestado en cualesquiera de Mis hijos, es de Sencillez, de Pureza, de Hermandad, de Aromas Perceptibles a todos los olfatos.

146. Yo podría adentrarme en vuestras terminologías partidaristas y deciros primores con ellas, como les he dicho en Mis Recintos a Mis Principiantes, pero este es El Gran Libro de la Vida, el Libro de la Verdad Esencial para el mundo y la Palabra grabada tiene que tener caracteres de Generalidad; debe tener Amplitud de índole mundial, para llamar a todos los humanos de todas las creencias y conocimientos humanos; y he ahí, por qué hago poco uso de rancios vocabularios sectaristas consagrados por la estulticia humana, y que os agrada tanto repetir y oír en forma tal que os nubla las perspectivas de la Vista Espiritual y la Comprensión de lo Excelso y Sublime.

147. Alejaos de terminillos limitados y levantad el Vuelo Espiritual para Sentir muy hondo los Nobles y Sabios Sentimientos que os Despertará el Amor. Agitad el corazón más que el cerebro, porque el corazón es el Amo del cerebro.

148. ¡Tomad nota, médico, Amado hijo Mío!… ¡Tomad nota de lo que el Cristo afirma!… para que Sepáis más y para que os equivoquéis menos, en vuestros diagnósticos y curaciones.

149. Mientras más Elevado esté el espíritu del hombre, más Ama, más Sano y más Humilde se Siente, y más ignorado del mundo quiere estar. Sólo quiere Sembrar, pero no cosechar; sino en la Vida Espiritual que Presiente y que Ama.

150. Mas, vosotros, Mis hijos, estáis llenos de vanagloria haciendo alarde y boato de Nombramientos que no os merecéis y de Sabiduría que no tenéis. La mayor parte de esos “Nombramientos” fueron hechos, en comunicaciones espirituales viciadas, mentirosas, apócrifas y os habéis dejado sorprender porque os estáis durmiendo. No fui Yo, el que inició eso; sino los tentadores encarnados y desencarnados que no duermen para tocar a los malos Trabajadores.

151. Mas, en algunos casos quise Complaceros para atraeros a Mí, porque de vuestras obras Me sirvo, ¡Oh, pecadores tentadores!… de vuestras obras Me sirvo, para Tornarlas en Bienes.

152. Empero, estáis ya en el tiempo de las Rectificaciones y Restituciones; o Trabajáis haciendo Honor a esos “Nombramientos” o dejadlos; destituidlos, parvulitos Míos, renunciad a ellos si no los sabéis Entender, para que podáis evitaros Grandes Responsabilidades que os costarán amargas lágrimas.

153. Mis Parvulitos, Sentirán en su corazón lo que se Merecen; y entretanto, retirad vocabularios de sectas y olvidad vanas jerarquías, porque todos sois Iguales como pecadores.

154. ¡Ni profetas, ni videntes, ni rabinos de la religión de Mis hijos los Judíos, ni Pontífices de la religión en verdad romana o Pastores de la verdadera Luterana; ni columnas de las sinagogas de Israel o de los templetes salomónicos; ni sacerdotisas, ni pitonisas de lugares mitológicos o paganos; ni iglesias de ningún credo, con “Deidades” exclusivas para pequeñas partes de la Humanidad; ni rezos, ni grandes sacerdotes; ni inciensos ni ofrendas ni sacrificios; nada, absolutamente nada de eso Mis Amados!… nada de esa hojarasca, necesita la Obra del Cristo; ni nada de eso necesitáis, para “Amaros los unos a los otros.”… Todo eso es Ignorancia de ignorancias, humos y humores externos y nocivos. Todo eso sobra; todo eso complica y opaca la Nitidez del Amor Excelso que Jesús, os trajo; por todo eso y otras palabras que dichas están y otras más que os diré después, os habéis extraviado, Mis pequeños.

155. ¡Qué no os basta! que os llame: Mi hijo muy Amado,… y que os Toque directamente el corazón, con Mis Efluvios Purísimos, con Mis Caricias Amantísimas. … ¡Qué más queréis, si eso os lo dice todo y Vale más que todos los Nombramientos de la Tierra juntos!…

156. Yo deseo Parvulitos Cristianos, Discípulos aplicados en el Amor, Trabajadores Activos y de Serena Voluntad, quiero Cristianos Humildes aplicados en el Amor en espíritu y en Verdad. Me refiero a la Porción de la humanidad de espíritu Tranquilo, porque no quiero Humildes por cobardía; sino Mansos por la Grandeza de la Serenidad que da el Amor, que Comprende y Siente, a todos los corazones.

157. Y quienes son cristianos, no buscan reinos ni lugares de oropel en la Tierra; pero cuando Yo les permitiera estar en uno de esos sitios, sería para que Siembren el Bien y para que Enseñen lo Mío. ¡Desventurado aquel que en un lugar de esos no lo hiciera; más le hubiera valido no haber nacido!…

158. Muchos Discípulos del Amor habrá en la Nueva Era de la Luz; y muchos, comienzan ya a Espiritualizarse, a desplegar sus alas para llevar a los Labradores de Mis Sembradíos, los Trinos de Mis Irradiaciones.

159. La Tierra, en su marcha incontenible, va entrando ya a ciertas áreas o espacios de latitudes de mayor Luminosidad; y cuando la Luz llega, las tinieblas desaparecen; cuando lo Ultra fino Vibra, calla, desaparece o se transforma lo burdo y lo grosero.

160. Yo no vengo a dar gloria a las carnes. Arcilla es eso, y Yo soy el Modelador del espíritu; no del barro. Yo Soy el Escultor del alma; a vos os toca Cincelar la costra.

161. Yo no hablé ni hablo solamente para el llamado Pueblo de Israel de tiempos pretéritos; ni Mi Enseñanza es exclusiva al Israel Espiritual presente, vos sois los Depositarios; y os repito, porque Soy el incansable Repetidor: que no tengo Seleccionados ni Escogidos, que Todos sois, en espíritu, Mis pequeñas criaturas Amadas, a las que les Reservo Gratas Sorpresas en los tiempos interminables de la Vida Espiritual, y que a todos Salvaré sin distinción de raza ni de religiones.

162. Mi Palabra y Mi amor, alcanza a todos en esta Nación y en todo el mundo. Habrá Portavoces de Mi Palabra cada día Mejores, hasta que todos los seres humanos Me sientan Directamente en sí mismos de Espíritu a espíritu, e Irradien a su alrededor las Suaves Caricias y Armonías del Amor de los Amores.

163. En tales tiempos, todos serán Interpretes de Precisión Espiritual, todos serán Receptáculos Individuales que directamente de Espíritu a espíritu recibirán las Cascadas inagotables del Padre para transfigurarlas en Maravillosos haces de indescriptibles y Luminosas Melodías; y vivirán entonces, la Plena Vida de Divinos Encantos que hoy ni siquiera puede soñar la pobre humanidad triste y sombría. Presagios veréis, cuando eso sea.

164. Sin embargo, antes de eso, muchos acontecimientos pasarán y muchas Experiencias hoy increíbles para vos, tenéis que Sentir y Aprender; pero no temáis, porque si sois Conmigo, seréis Fuerte, Grande, seréis el Valladar en donde se estrellen los torbellinos de las pasiones que por siglos habéis cargado, humanidad; pero de las que os estáis ya sacudiendo, primero porque Mi Amor Hace, y después por vuestros propios dolores.

165. ¡Adelante! Mis pequeños Amados, Yo soy vuestro Único Guía Universal, vuestro único Maestro y nada tenéis que temer si seguís Mi Luz.

166. No os dejéis sorprender por espíritus encarnados o desencarnados que como a vos, les falta Luz; mas, Amadles y Ayudadles, no les rechacéis, porque son también Mis hijos muy Amados que algún día Me buscarán; y Yo, les saldré al encuentro para Consolarles y darles de lo Mío, de lo que hoy desprecian, porque no Saben lo que hacen.

167. Vuestras pequeñeces, jamás podrán evitar las Gratas Rectificaciones que con Firme Voluntad tendréis que hacer, ni tampoco podrán detener jamás las Restituciones que sin voluntad, con ignorancia y con dolor habréis de Merecer, porque las buscáis al avanzar fuera de Mi Ley de Amor.

168. Sed Firmes, sed Naturales, sed Sinceros, sed Buenos, Apacibles, Justos, sed Complacientes, Armoniosos, Serenos; en una Palabra: ¡Sed Amorosos con Excelsitud!… Sentíos pequeños, y Yo os haré grandes. Bendecidlo todo, en todo lugar y a todas horas, para que empecéis a Amaros los unos a los otros. …

169. Yo os Bendigo, en el Nombre de Dios. El Espíritu del Amor os Bendice; hijos Míos muy Amados. El Espíritu de la Verdad Esencial y Divina os Bendice y os Exhorta, a que apresuréis vuestros Pasos, para que pronto lleguéis a los Estados de las Sublimidades Luminosas del Amor Espiritual. …

¡Mi Paz, sea con vosotros!…

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *