Cátedra 1950 Sep. 10

Cátedra del Divino Maestro. Domingo Septiembre 10 de 1950 Tema: ¡La Bandera Mexicana, su Significado Espiritual!

¡Mi Paz sea con vosotros!…

1. ¡La Luz de Mi Espíritu Divino, es una vez más entre Mi Pueblo Bendito de Israel!… Día de Gracia en que el Padre, como Maestro, desciende a sus Discípulos Escogidos. Día de Gracia en que desde Mi Alto Solio vengo a deslizar Mi Mano Omnipotente, acariciando vuestra sien para darle Gracia, Fuerza e Iluminarla una vez más en el Camino. Día de Gracia, en que el Maestro, viene a tomar a los Discípulos de su propia mano para conducirlos al Camino, para Enseñarlos a dar Pasos Acertados.

2. Sois muy pequeño, sois la débil criatura que vais transitando en el Camino y en él solamente habéis encontrado las vicisitudes tristes de la vida. Ellas han amargado vuestros labios, ellas se han incrustado como una espina en vuestro corazón que siempre va adoleciendo, que siempre va sangrando.

3. Es vuestro corazón, el que adolece; y el Maestro, que todo lo contempla, desciende una vez más hacia vos para venir a posar el Bálsamo de los bálsamos sobre vuestro corazón, porque es Mi Mano la única que puede Salvar y puede entregar la Salud al espíritu y a la materia; y Yo a eso he descendido en este día de Gracia, una vez más a Manifestarme cual Doctor de los doctores entre Mi Pueblo Bendito de Israel.

4. Desde tiempo ha, he entregado innumerables Prodigios entre las Porciones que Me han seguido. Unos, se han hecho patentes a la humanidad; los otros, se han guardado en el silencio de la alcoba.

5. En el silencio de vuestros labios han quedado, en Verdad, ocultas las Palabras que teníais que dar como Luz a la humanidad; pero ante Mi Mirada Perspicaz, nada hay oculto, porque Yo todo lo descubro; y hoy os contemplo, que sois el que en silencio las habéis guardado; pero a cambio de ello, habéis dejado Encender en vuestro corazón, una Flama. Esa Flama, se ha Convertido en Fe, para vuestro espíritu; Fe, que es la Virtud que, por Gracia y Añadidura, el Padre, ha entregado a cada espíritu para que sea vuestra Guía, para que sea vuestra Salvación, para que sea el Camino de vosotros, el que os Conduzca a Perfeccionar vuestro espíritu para poder morar y vivir siempre en la Gracia Bendita de Dios.

6. Es la Fe, la que se Convierte a cada instante en Salvación, en Paz; la que está conservado, en Verdad, la Paz entre vosotros, es la Fe de Israel; la que Yo constantemente vengo a dejar Sembrada en vuestro corazón a través de Mi Palabra, a través de Mi Enseñanza y de la Constancia que he entablado entre vosotros, para venir a dejar escritos en vuestro corazón, Mis Divinos Mandamientos; los que el mañana, tendrán que Surgir entre la humanidad, los que en el futuro van a Convertirse también en Antorchas de Fe para toda la humanidad.

7. Pero antes, os Estoy Preparando Pueblo de Israel; porque seréis el Labriego, el Discípulo, el maestro del futuro, cada uno de vosotros, en la distinta Categoría que queráis poseer; porque Estoy en la lucha con vuestro espíritu, dándole Progreso, dándole más Escalidad, dándole el Plano Espiritual que le corresponde, posándolo en el Sendero del Cumplimiento que os corresponde, Labriegos; cada cual, poseído de la etapa que le corresponda, desarrollará la Delicada Misión, el Mandato que el Padre ha entregado, con el Cumplimiento que a vosotros corresponde; porque de Cierto, os digo: Todos los Marcados presentes, vais a quedar como Maestros del futuro. …

8. No a todos, os contemplo Preparados. A todos os he Dotado de la misma Gracia, a todos he entregado Potestad. La Enseñanza que he dado a unos, se la he entregado a todos; pero no todos habéis sido los Discípulos Aprovechados en Mi Camino. Muchos habéis sido constantes ante la Presencia del Maestro; pero no Preparados, no Espiritualizados; no lleváis dentro de vuestro corazón, el Propósito del Progreso en vosotros. Habéis sido constantes, Mis hijos; pero no en el Cumplimiento de la Verdadera Ley, de la Verdadera Misión que os he entregado.

9. Habéis venido a formar parte del conglomerado que se reúne entre las cuatro raídas paredes; pero el Maestro, os dice: No es solamente vuestro Cumplimiento, la Presencia que vosotros prestáis al conglomerado… ¡no, Mis hijos!… Quiero encontraros Preparados de espíritu y de materia; de espíritu, Mis hijos, para que seáis, en Verdad, el directo Responsable de Mi Palabra; porque en vos, Pueblo, descansa la Responsabilidad de Mi Enseñanza que Estoy entregando a vosotros a través de los Portavoces, de los distintos labios de estos Ruiseñores que entregan sus Trino y Gorjeos a la humanidad.

10. Yo os hago responsable de que Acatéis cada una de Mis Palabras, en las Lecciones que os doy; de que las Analicéis, para que sepáis Aquilatar el Verdadero Valor y la Gracia de cada una de Mis Palabras Benditas; pero habéis formado los conglomerados, habéis formado las muchedumbres dentro de Mis Recintos; pero el Maestro, os dice: ¿Acaso de entre esas muchedumbres puedo entresacar a uno, que ya le pueda nombrar maestro, entre la humanidad?…

11. Sois muy pequeños, dentro de vuestra pequeñez sollozando os encuentro, lamentando los Tiempos que han pasado sobre vosotros, los precisos momentos que Yo he dado por Gracia a vuestro espíritu; pero que vosotros, habéis sido tardíos en el Camino. No habéis sido la planta tempranera, no habéis sido el corazón que a la Constancia de Mi Palabra, hayáis Despertado para Apresuraros a avanzar en el Camino del Progreso y de la Espiritualidad.

12. Habéis dormido, Pueblo; y los Tiempos, han pasado; y el Maestro en cada uno de esos Tiempos, ha entregado distintas Manifestaciones entre el Pueblo Bendito de Israel; Manifestaciones, de las que vos mismo habéis servido de Testigo, porque ante vuestra vista se han desarrollado cada una de las Lecciones que os he entregado; y siempre os he dicho pequeños: Vos seréis el Testigo entre la humanidad, seréis el que Testifiquéis el mañana, cada una de las Manifestaciones que Yo Desarrollo entre vosotros mismos… y mirad que los unos las habéis visto con pavor; los otros, con Beneplácito en el corazón, habéis recibido las Manifestaciones; y otros también, con desprecio habéis contemplado las Manifestaciones Desarrolladas ante vuestras pupilas; y el Maestro, os dice: Sois el Pueblo entresacado de la inconformidad; no sois el Pueblo Preparado. … Aún vuestra planta, tambaleante en el Camino la contemplo. Vuestra planta, no se ha acercado al Camino de la Espiritualidad, rodeada está de materialidades de las cosas terrenas; acostumbrados a contemplar vuestros ojos, de lo que el Padre, va arrancaros.

13. Como se arranca la mala hierba que crece junto con el Trigo, así os Voy a apartar las cosas terrenas que ante vuestros ojos han servido de objetos, a los cuales habéis adorado, a los cuales habéis prestado un Respeto incomprendido; un Respeto, no Analizado por vos mismo.

14. Mas, el Padre, va a dotaros de toda la Gracia; porque no Soy Yo, el que venga a arrancaros de la materialidad, sin antes estar vosotros Convencidos. La Prueba que Yo voy a entregaros, ha de ser por Convicción, Pueblo de Israel. No quiero arrancaros las influencias del materialismo, a la fuerza. No Soy el Maestro que os obliga a apartaros de las cosas superfluas y malas, sin que antes vos lo hayáis Comprendido; sin que antes vos mismo hayáis visto el perjuicio que entre vosotros, os vais causando en el Camino; o el Beneficio que vosotros vais a recibir, al ya no alimentaros con las cosas terrenas que en vuestra vida terrestre habéis encontrado, Pueblo.

15. Israel, duerme, le ha sorprendido la Tercera Era; le ha sorprendido el Tiempo de la Gracia, durmiendo en su profundo letargo. Os habéis recostado a dormir bajo la fragante sombra que los Árboles os han prestado, os han servido de Abrigo y de Protección; Bajo su ramaje, habéis dormido; habéis formando un nido, en el cual os mecéis y os arrulláis incesantemente. Sentís la Caricia que Allí el Maestro, os brinda; sentís la Presencia de Dios, que se acerca cada instante hacia vos, para Despertaros y para deciros: Es tiempo ya de que abandonéis el nido, de que emprendáis el vuelo, que vos mismo batáis vuestras propias alas en el viento, que crucéis los espacios y vayáis a saborear también el sabor de los demás y viendo que envueltos en distintas pruebas se encuentran, envueltos en penalidades están; y que es menester la Ayuda del uno para el otro, para poder emprender esa dura Lucha que el Maestro os está Señalando a cada instante con el Índice de su Mano.

16. Sí, Israel, tendréis que Luchar todos, porque de unas y de otras criaturas, he tomado sus manos y las he Unido. Solos, jamás podríais haber hecho algo. Unidos, Mis hijos, Lucharéis; y Unidos, Venceréis… os lo dice el Padre, porque así está Escrito en Mis Altos Juicios.

17. Por eso, Yo entresaqué a Israel, en distintas comarcas, en distintos lugares. Quise Yo, como Buen Sembrador, poner una Rama del Árbol de la Vida que Yo Edifiqué en el Sexto Sello. De ese Árbol, corté una Rama; y a uno de Mis hijos lo hice Elegido, le Escogí y lo Privilegié con los Dones necesarios, para poder soportar la dura Responsabilidad y el Mandato que a cuestas tenía que llevar consigo.

18. Entresacado el Discípulo, Reanimado por Mis Palabras, Resucitado a la Gracia, lo que era Menester llevar en sus manos, le entregué; y Yo le pedí, brindase a la humanidad el pequeño rincón de su alcoba. Yo le dije: Al pequeño rincón de vuestra alcoba, van a llegar los moradores de la Tierra; vais a convertiros, en el Posadero de las multitudes; van a llegar los hombres de distintas razas, colores y naciones y van a venir a aposentarse dentro de vuestra choza, que ya entonces no será una choza; sino será, en Verdad: El Recinto Preparado por Mí… adonde van a llegar varones y mujeres, sedientos de Gracia y Amor, sedientos de Paz y hambrientos de Mi Palabra; y entonces, vos, ya como Mis Discípulo, vais a Convertiros en un padre o en una madre, un padre semejante a Mí, semejante en Verdad, porque entre vuestros brazos vais a tomar al desconocido, al que jamás habéis visto cruzar por vuestro camino y vais a extenderle la mano, vais a ser el Báculo de él en el camino, vais a Ayudarlo y vais a Protegerlo con vuestra Palabra Espiritual; vais a invitarlo a que se siente a vuestra diestra y que Practique, junto con vos, las Lecciones Espirituales que Yo os vengo a entregar; vais a abrir vuestro corazón maternalmente, a imitación de ese Espíritu Materno, de ese Espíritu Divino que siempre Morando entre vosotros se Encuentra, dando Mansedumbre a vuestro corazón y Humildad a vuestro espíritu, para que a semejanza del Espíritu Materno pueda transitar por los caminos siempre lleno de Amor y de Ternura, de Gracia, de Humildad y de Paciencia, con esas Palabras Dulces que siempre vienen a Endulzar vuestros labios, con esas Palabras Cariñosas que desde el Alto Solio descienden para dejarlas siempre en vuestro corazón.

19. Así, Pueblo Amado, a imitación de ese Espíritu Materno, os habéis levantado. En vuestro camino habéis encontrado las necesidades de vuestros semejantes. También junto con ellos, habéis llorado, habéis derramado vuestro llanto; el llanto ha surcado vuestras mejillas y en Verdad, Mis pequeños, vuestro corazón se siente cansado ya, por el sufrimiento de la humanidad. Mas de Cierto, os digo: Si el sufrimiento ha cansado a vuestro corazón, si se ha convertido en una cruz que llevando a cuestas os encontráis, pequeños. Recordad que Yo siempre en Mi Palabra, os he venido a decir: ¡Aquí está vuestro Cirineo, aquí está Cristo que viene a Ayudaros con la cruz!… Yo vengo a tomar en Mis Hombros, la cruz que a vuestras espaldas llevando a cuestas vais, Yo la tomo entre Mis Brazos y os sirvo de Cirineo.

20. Si habéis caído por primera vez, en el camino; Yo he acudido a vuestra caída y os he levantado; os he dado la Fuerza, y os he dicho: ¡Levantaos y seguid transitando en Mi Camino!… he ido a vuestro encuentro, en vuestro Vía Crucis; Yo he sido en Verdad, El que ha estado presto a enjugar el llanto de vuestros ojos y a enjugar vuestro rostro también. ¿Qué mano en la Tierra, podía extenderse tan Caritativa, como Yo lo hago entre vosotros, Mis hijos?…

21. Mirad que para derramar Yo estas Caridades entre vosotros, no vengo escogiendo a las criaturas de mayor linaje ni vestidas con los mejores ropajes. ¡No, Mis hijos! Mirad que desciendo a Acariciar a aquel que Me hace presente las heridas sangrantes de su propia planta, herida por la larga caminata Terrestre de su vida; a él Desciendo y le Acaricio; porque el Padre, no viene a Acariciaros en cuanto a materia. No vengo a contemplar el cuerpo; Yo vengo, en Verdad, buscando al espíritu. Vengo abriendo la brecha en el camino, para entresacar a ese ser que sufre, a ese Ser que ha Lavado su alma y se ha Purificado en espíritu y Verdad, con el sufrimiento Terrenal.

22. El sufrimiento Terrenal, ha sido en vuestra Vida, el que os ha Dignificado. En vuestro camino, el sufrimiento Terrenal, ha sido el Crisol de vuestro espíritu, ¡Créalo el hombre o no lo Crea!: El Crisol que va Lavando y Purificando al espíritu, que le va haciendo formar Méritos en su camino, el que le va haciendo Ascender al Camino del Progreso Espiritual y le va recordando, paso a paso, que la Presencia de su Dios Existe entre vosotros; y que es Menester, en Verdad, que vosotros os acerquéis a Mí, no por medio de los placeres de la carne, Mis hijos; sino por medio, de la Espiritualidad, o por medio del dolor y del sufrimiento. …

23. Hasta ahora, en este Tiempo, ése es el mejor Acercamiento que tenéis ante vuestro Dios; porque es cuando Me Recordáis, cuando Reconocéis que vuestro Dios Existe y que Mi Presencia Yo la hago Sentir muy cerca de vosotros; y que si Yo he permitido que seáis Tocados por el dolor, es porque mucho os Amo, porque no quiero que vosotros os alejéis de Mí. …

24. ¿Qué es lo que os aleja de Mí, Mis hijos?: Los poderíos Terrestres; los placeres que la vida os brinda, os alejan de Mi Presencia y os acercan al abismo, a la perdición y al Retraso Espiritual; y Yo que tanto os he Amado, Yo que tanto Me he Manifestado con vosotros y que siempre Voy buscando el mayor Acercamiento de vuestro espíritu hacia Mí, porque Yo he querido que en esta Tercera Era la humanidad saboree Verdaderamente Mi Palabra, Reconozca el Tiempo de Gracia y de Virtud que se encuentra morando entre vosotros, para que el mañana Me Recordéis, pequeños; el mañana sepáis en Verdad, qué Tiempo fue en el que el Padre, os entregó; qué Tiempo tan preciso, en el cual Yo derramé Mis Palabras constantemente hacia el Pueblo Bendito de Israel; que Tiempo fue el que el Padre os entregó y que tantas veces os dije: Hijo Amado, voy a Resucitaros a la Vida de la Gracia. Voy a entregarle, la Resurrección a vuestro espíritu. …

25. Mirad que si hasta estos momentos, no lo habéis Comprendido, no habéis Sabido el porqué de estas Palabras que os Estoy entregando; el mañana acudiréis a Mis Recintos, aposentaréis vuestras plantas y he aquí, en el silencio de las cuatro paredes, recordaréis Mis Palabras, Ellas Resonarán dentro de vuestro corazón; y en Verdad, os digo: No habrá corazón que se resista, a derramar de sus ojos el llanto; pero un llanto, que manará con un dolor muy profundo de vuestro propio corazón; porque entonces, Mis hijos, ese Recuerdo de Mi Palabra tocará hasta la Fibra más Sensible de vuestro corazón; y veréis en Verdad, el Tiempo preciso que el Padre, os entregó. Pero también, en medio de vuestra Meditación, en medio de vuestro Silencio y de vuestro Arrepentimiento, Yo descenderé Espiritualmente con vos, Yo Tocaré con Mi Mano vuestra sien y os levantaré a la Espiritualidad, levantaré vuestro espíritu; y entonces, de Espíritu a espíritu, os diré: Hijo Amado, ésta es la Forma como tenéis que buscarme. …

26. Para poder Encontrarme, Mis pequeños; es menester: Despojaros de todas vuestras heredades e influencias Terrestres… y solamente, estando posados en el Camino de la Espiritualidad, Allí Me Encontraréis. Comunicaréis vuestro espíritu Conmigo y Yo hablaré a vuestro espíritu, el que Protegido por la Inspiración Divina, traerá consigo: Grandes Mensajes a la humanidad. …

27. Hablaréis, pero con Amor, Mis hijos. Hablaréis con Verdad, con esa Verdad Pura conque Yo he venido a Enseñar, conque siempre os he hablado. Con la Verdad, vosotros enseñaréis a Cristalizar los Conocimientos de la Verdad, en los caminos; será la única Palabra que utilicéis en el Camino.

28. No quiero que vosotros, os levantéis con engaños y falsedades ante la humanidad. ¡Ay!… ¡ay de aquel!… que así lo quisiere hacer, porque de Cierto, el Padre, os dice: Una gran Purificación llevará, por dentro de su propio espíritu. …

29. Por eso os Estoy Enseñando, Mis hijos, para que vosotros mañana enseñéis en la misma forma a Prepararse a vuestros semejantes y hermanos: Con unción y respeto dentro de su espíritu, con el mejor Propósito de llevar la Enseñanza, a la humanidad. Enseñanza, que Yo Entregué a vosotros, por Conducto del entendimiento humano.

30. Contemplad que en el Segundo Tiempo, fueron Doce los Escogidos por la Voluntad Divina del Maestro, para Nombrarlos sus Discípulos; los que fueron Mis Apóstoles, que estuvieron junto con el Maestro, los que estuvieron Conmigo en la Mesa y comieron y bebieron; a los que Yo hablé y entregué Mandato, que los dejé en Verdad, para que Sirviesen de Báculo para la humanidad, por quienes se Propagase Mi Palabra Bendita y levantasen la Fe, de los que a Ella habían muerto; y he ahí, los Apóstoles se levantaron y entregaron por los caminos, Resucitaron a la Fe de los que la habían perdido, levantaron los Muertos a la Luz y a la Gracia Divina, le dieron el Consuelo a las viudas y le dieron la Luz a los ciegos, Sanaron a los enfermos en su camino y apartaron las tinieblas que a su paso encontraron; y fueron Doce, los Escogidos.

31. Y en este Tercer Tiempo, que el Padre, viene una vez más a Tocar con el Cincel de su Palabra el corazón de la humanidad, a entreabrir nuevamente los corazones; hoy, ya no solamente es el Número, formado por Doce. ¡No!… ahora son 144000 los Señalados; y a cada corazón que a Mí se ha acercado y que he Señalado, le he entregado la misma Responsabilidad que le entregué a Juan, que le entregué a Santiago, a Bartolomé, a Felipe y a cada uno de Mis Discípulos Escogidos de aquél Tiempo; y de esa misma Gracia que a Ellos, dejé, os he Revestido a vosotros, en el Tercer Tiempo; y os he dicho, Mis pequeños: Propagad esta Palabra, entre la humanidad. …

32. No guardéis en el silencio de vuestro corazón, la Palabra que os he entregado. No seáis el egoísta ni el avaro. Recordad que lo que os he dado, no lo he dado solamente para vos. Yo os he Enseñado a que entreguéis de lo que os he dado; porque lo que os he entregado, es Inacabable en vuestra mano. Yo os lo he dado en propiedad, porque es la Heredad que vos os corresponde. Es la Gracia que el Padre, os ha Legado en el Tercer Tiempo, porque quiero que cada uno de vosotros, se posesione de la Misión y de los Dones que le he entregado. …

33. Os he dicho, Mis Pequeños: Vos podéis levantaros a Imitación del Maestro. … Cual Yo hice Prodigios entre vosotros, en aquel Segundo Tiempo; vosotros, los podréis hacer, dentro del Camino de la Espiritualidad, del Reconocimiento de la Misión que Yo os he entregado… Sí, Mis pequeños, Levantaréis vuestra planta, hablaréis entre los ciegos, entre los sordos, entre los mudos; y en Verdad, os digo: Si Preparados estáis, Mis hijos, no será lejana la Prueba y el Testimonio que os entregue. …

34. Yo sorprenderé a Israel, en el Tercer Tiempo. ¡Preparaos! Que el ciego, reciba un Rayo de Luz en sus ojos; pero él no contemplará la luz del mundo, no, Mis hijos; la Luz, el Esplendor de Mi Gracia, el Esplendor de Mi Presencia Divina, será lo que llegue a sorprender las pupilas de los ciegos. El sordo, el que no conoce las voces del mundo, oirá. Sus facultades normales en materia, no llevará consigo. Si vosotros Preparados os encontráis, podréis Preparar en Verdad, el tímpano de los oídos del sordo; y lo haréis Escuchar la Voz Divina del Padre, que es Dulce y Melodiosa, que viene a Sembrar la Paz y viene a Resucitar al espíritu. Así también aquellos labios que han sido mudos, aquellos labios que jamás han podido pronunciar una palabra ante el mundo, porque se le ha podido vedar el que pueda entregar sus palabras a la humanidad, si Israel, se Prepara, el mundo hablará; y entonces, ¿qué hará?: Entregará gracias a su Dios, entregará Loores e Himnos de Gloria, entonarán sus labios en acción de gracias a su Dios…, pero, ¡Preparaos, Israel!… porque estas Pruebas, no se han desarrollado todavía entre vosotros.

35. Yo os he dado la Potestad. Yo os he dicho: Es tiempo ya de que los hombres sepan la Gracia que, Israel, posee consigo. Por eso, el Padre constantemente toca vuestro corazón; y os dice: Israel, dormido está… porque teniendo la Gracia, que poseéis cada uno de vosotros, no habéis sabido dar la Luz que os he entregado, a la humanidad; porque teméis la persecución de los hombres, teméis que si un Prodigio se desata a través de vuestra mano, se propagarán esos Prodigios; y en Verdad, os digo: ¿No sabéis que así, los hombres se Convencerán?… ¿No sabéis que vos, serviréis de Esquilón, para que los hombres lleguen ante la Presencia de la Palabra de Dios?… ¿No sabéis que así se multiplicarán las legiones materiales, para venir a Formar el Número de los 144,000 Marcados que pertenecen a las Doce Tribus Benditas de Israel? …

36. ¿Acaso no sabéis, la gran Responsabilidad que habéis contraído con vuestro Dios?: Sí lo sabéis, Mis pequeños, ya que Yo, os lo he hecho Reconocer, porque os he hablado por los distintos Portavoces…, porque también he hablado a vuestro espíritu, por Intuición; le he hablado en Revelación a vuestro espíritu, y no está lejano el momento en que se lleve a cabo esta Palabra del Padre, en que: Vosotros, Mis hijos, estando Preparados, recibáis la sorpresa de los Prodigios que el Padre tiene Dispuestos, para Manifestarlos a través de vosotros a la humanidad. …

37. Siendo el Pequeño desobediente y pecador en la Tierra, ¡cuánto tengo que entregar por vos, a la humanidad!… Vos Me Serviréis en Verdad, de Instrumento ante los hombres, para que Yo Manifieste Mi Caridad; para que Yo hable por vuestros labios. Como hablo hoy por el entendimiento humano del Portavoz, con esa misma Claridad Yo hablaré por vuestro Conducto; vos seréis Portavoz de Mi Enseñanza, el Pedestal de la Fuerza y de la Luz del Padre, porque en los momentos de vuestra mayor Espiritualidad, sostendréis el Rayo de Mi Luz y la Fuerza; y daréis a vuestros hermanos, lo que Yo, de Espíritu a espíritu, Me digne entregar a la humanidad por vuestro conducto. Sin embargo, ¡Preparaos, Israel!… porque, el Padre, os dice: Un tiempo de ardua Lucha, os espera. …

38. Un Tiempo Nuevo de Gracia, va a llegar para vos, Israel. Un nuevo Horizonte, el Padre, va a disponer para vuestro espíritu; y ese Horizonte, ya lo tengo Preparado. Por Mi Mano Omnipotente, Yo os Marcaré el momento en que os lancéis a ese nuevo Horizonte, porque nuevas Pruebas vais a recibir. El tiempo se está acercando; y vosotros, tenéis la Lámpara de vuestro corazón apagada; y Yo quiero en Verdad, que esperéis este Motivo con Fe; Yo quiero que vosotros esperéis esta Gracia que Yo voy a entregar a las multitudes, Preparados de espíritu y Preparados de envoltura, Mis hijos; porque si no lo estáis, de Cierto os digo, las sectas y doctrinas os sorprenderán: Por su Espiritualidad, por su Progreso y Adelanto… y ¿qué sería de vosotros, Mis hijos, si contemplaseis que las distintas sectas llegan, cual vecinos, ante vosotros vienen y se aposentan y os traen una nueva Revelación?… ¿Nueva, que el Padre ya ha traído entre vosotros?… ¿Buena Nueva que el Padre, os ha dejado en Preparación para Israel?…

39. Nuevas que Yo os he dicho, quiero que se Desarrollen por vuestro Conducto; porque mirad, también las distintas sectas Practicando están la Espiritualidad, la Desmaterialización; y vosotros, dormís. Israel en Verdad, ha cerrado su corazón para la Palabra de Espiritualidad que el Padre, ha entregado; y en Práctica, no ha puesto Mi Palabra; y, ¿queréis que los hombres os vengan a servir de maestros, cuando vosotros habéis sido Doctrinados por el Maestro de maestros para serlo de ellos?… ¿Queréis recibir doctrina y enseñanza de los hombres cuando antes?… ¡Doctrina y Enseñanza, habéis tenido de vuestro Dios y Maestro!… ¿No a cada momento, habéis estado delante del Maestro Divino?… ¿no siempre Mi Palabra, ha venido a Enseñaros y a sacaros de la ignorancia?…

40. Mi Palabra siempre tiende a que vosotros salgáis de la rutina material en que os encontráis, a que siempre recibáis una Nueva Lección de Mi Enseñanza; a que siempre llevéis en vuestro corazón, una nueva Palabra, una nueva Esperanza, un nuevo Aliciente y un nuevo deseo de Progresar día a día; porque cada día que pasa entre vosotros, es un instante Preciso que quizás mañana tendréis que llorar, ¡oh Mis hijos muy Amados!… porque el Padre, va Escribiendo cada una de estas Palabras y va dejándolas Selladas en vuestro corazón y Conciencia.

41. Nuevos caminos en Verdad, van a abrirse para vosotros. En ellos vais a encontrar, la observación de vuestros hermanos, vais a recibir la interrogación de los hombres que van a preguntaros, Mis hijos: ¿Por qué sois el Espiritualista Trinitario Mariano del Tercer Tiempo?… ¿por qué se Desarrolla esta Gracia, entre vosotros?… ¿por qué fuisteis el Elegido?… ¿por qué fuisteis Nombrado por Dios, como el hijo de la Gracia, el hijo de la Luz y el hijo de la Vida?… ¿por qué vosotros, ostentáis Dones y Mandatos?… ¿Quién a vosotros Legó estos Mandatos y estos Dones y cuál fue el motivo del Desarrollo de estos Dones, para que hicierais uso de ellos y los hicieseis Efectivos entre la humanidad?… Todas estas interrogaciones surgirán de los labios de los hombres, ante vosotros, Mis hijos; y, ¿con qué Armas, os vais a defender?…

42. ¿Cuáles son las Armas que vais a sacar a la luz, en defensa para la humanidad?: De Cierto, os digo, Mis hijos: La Defensa y las Armas son Mi Palabra, es Mi Enseñanza, su Esencia de Amor y Sabiduría que Yo os he entregado. ¿Qué cosas u objetos materiales, podéis hacer presente a la humanidad?: Nada, Mis hijos… porque la Obra que he dejado en vuestras manos no está materializada, no está simbolizada por objetos o formas materiales. Mi Obra, vive en vuestro corazón y Conciencia; Yo la he puesto en Verdad, en vuestro espíritu; y cada uno de vosotros, los seres materiales, sois poseedores de esta Obra Bendita. Los unos, la habéis alcanzado a Entender por el Grado de Espiritualidad en que os encontráis. Los otros, la ignoráis todavía, porque vuestra planta no se ha posado en ese Sendero Espiritual para poder Comprender la Obra Divina, que el Padre os ha entregado. Pero, de Cierto, os digo: De Ella, es poseedora toda la humanidad. …

43. Pero los hombres, no se conformarán con Escuchar solamente Mi Palabra de vuestros labios; ellos osarán en sus palabras y os pedirán la Convicción de vosotros, os pedirán la mejor Satisfacción que les podías dar, para su entera Comprensión y Convencimiento de lo que, hablando a través de vuestros labios, os encontréis. Ellos os pedirán Pruebas de Sanidad entre la humanidad, Pruebas de Curación, de Bálsamo y de Salud, Mis hijos; y el Padre, os dice: ¿Qué vais a hacer presente a los hombres?… ¿con qué vais a Sanar y a Curar, el dolor de la humanidad?…

44. Mirad que vosotros, tras de sí, no lleváis un título que os Ampare ante la presencia de los hombres, para hacer uso de los Dones y de las Facultades Curativas que Yo he entregado a vuestras manos. No lleváis consigo el título; mas, de Cierto, os digo: Lleváis sí, un Don Desarrollado en vuestro ser, un Don Poderoso que el Padre, os ha entregado; y que vosotros, contemplando a vuestro semejante y hermano agonizante de esta vida, os preguntáis: ¿Lo podré sanar?… ¿lo podré arrebatar de las fauces de la muerte? … ¿Podré, en Verdad, dar como Prueba a la humanidad, el detener esa planta que presta está a abandonar, el sendero de la humanidad?…

45. Como Prueba a la humanidad, Yo os concederé que podáis Sanar los dolores más acerbos del cuerpo, posando vuestra mano en el enfermo y Elevando vuestro espíritu, hacia Mí; Yo Entregaré por vuestro Conducto, el Bálsamo de Curación a los hombres.

46. Mas, antes ¡Preparaos, Mis hijos!… si no queréis que el mañana, el hombre llegue a vuestras puertas y os encuentre durmiendo; como el Maestro, ha venido a encontrar al Pueblo Bendito de Israel. Yo quiero que seáis el Escogido, el Entresacado, el Pueblo que Preparado en Verdad, os podáis encontrar; porque de vos depende, Pueblo de Israel, que los hombres se Conviertan también en un Fuerte para vosotros mismos; en que los hombres, en Verdad, sigan Protegiendo con sus garantías al Israel del Tercer Tiempo, para que así, no sean perseguidos el mañana. La humanidad también os Protegerá, Ayudada en Verdad por la voluntad Divina del Padre, para que hacia vosotros no exista esa persecución, esa censura, que los hombres a cada momento van haciendo de esta Obra tan Pura, que Yo he dejado en vuestras manos.

47. Si hasta estos momentos no habéis sido colocados en el lugar Privilegiado donde le Padre, quiere dejaros; no Me culpéis a Mí, Mis hijos, es que vosotros, os habéis dormido, os habéis aletargado, no habéis hecho uso de las Facultades y Dones que os he entregado. No habéis querido, hablar a la humanidad de Mi Grandeza; y por eso, os contempla pequeños el mundo.

48. Sois Grandes, porque poseéis la Gracia que os he entregado; y cual Espiritualistas, deberíais poseer el Primer Lugar en la Tierra; y ¡mirad cómo los hombres os han despreciado, como no os han tomado en cuenta!… ¿Por qué?: Porque no habéis sabido defenderos con las Armas que os he entregado; y en silencio, habéis permanecido… vuestros labios se han cerrado con un broche de oro, cuando el Padre quiere que vuestros labios se conviertan en un Manantial de Agua Cristalina que Purifique las necesidades de los hombres; y que sólo destellos de Luz, salgan de vuestros labios para el Convencimiento de ellos mismos.

49. He aquí, Israel, ¡Luchad y Trabajad!… ¡Levantaos y haced que los colores de vuestra Bandera siempre brillen, que no se manchen, que permanezcan siempre con la fragancia que les he entregado!… ¡Preparaos en Oración para que no la manche la sangre!… para que no venga a manchar la Bandera de vuestra propia Nación, la bandera que ostentáis por vuestra Nacionalidad. ¡No permitáis que se manche, no permitáis que los hombres la pisoteen!… ¡Cuidadla, Israel!… ¡Respetadla, Mis hijos!… porque Yo, os he dicho: Cada una de las Gracias que os he entregado, la he entregado por añadidura a Mi Pueblo muy Amado.

50. Fuisteis la Nación Escogida, fuisteis el Pueblo Privilegiado. Esta Nación que Yo escogí y en ella puse Mi Gracia, la dejé en Verdad, Preparada y Elegida para que vos la moraseis, para que, en Verdad, vivieseis en este suelo, que Yo he Preparado todavía con Paz y Gracia: y os dije: ¡Oh Nación Mexicana!… ¡Oh Perla de Mis Ojos!, ¡Oh Nación Escogida, en la cual tendré que venir a Morar cual Segunda Jerusalem que Desciende de los Cielos!, y, ¡Aquí Me tenéis!… en Cumplimiento a Mi Misma Palabra.

51. Yo doy Fe y Testimonio de lo que hablé a vosotros, tiempo ha. Palabras, que también brotaron por labios de los Profetas. ¡Mirad el Cumplimiento de Mi Palabra!: Morando Me encuentro en la Segunda Jerusalem, en la Blanca Ciudad Espiritual que ha descendido a esta Nación Escogida, en donde tendrá que formarse el Arca de la Nueva Alianza, a la cual vosotros pertenecéis, en la cual vivís, Pueblo de Israel; y gozando la Paz, en el Arca de la Nueva Alianza os encontráis.

52. Nación Escogida, Nación mexicana que estáis Velada y Resguardada por grandes Legiones Espirituales de Mis Siervos de Luz, de Siervos Obedientes y Sumisos, que Cumpliendo el Mandato Divino se encuentran.

53. Mirad que Yo he Revestido a vuestra Nación de Luz. Aquí el hombre ha encontrado Albergue, ha encontrado las Llaves del trabajo, la Paz, el Sustento, la Vida, la Lucha también; y ha sentido momentos de Gracia, por ser el morador de la Nación Mexicana. Yo abrí sus puertas, la Preparé en Verdad, y le dije: Todo aquel que quiera ser morador de Ella, no morará solamente en la Nación, Morará en los Brazos del Padre, Sentirá, en Verdad, que su Morada es Mi Corazón, que siempre está Preparado y que entregando destellos de Luz a la humanidad se encuentra.

54. A la Nación la Preparé; puse como Señal: Un Águila descendiendo a devorar la serpiente, en un nopal, nacido de entre las rocas de un islote en medio de un lago… Simbolizando: La Espiritualidad que desciende de las Alturas a devorar la maldad humana, entre los sufrimientos de los corazones endurecidos; el Islote, Representa a la Nueva Sión; el Lago, a las pasiones humanas… e hice aparecer después, ante vuestros ojos, Tres Colores Simbólicos: Verde, Blanco y Rojo… en las Tres Potencias: Padre, Hijo y Espíritu Santo… que como un Estandarte y Escudo, se han convertido, para la defensa de vuestro propio corazón; y en ellos, hice brotar la Blancura de Mi Palabra, la Esperanza de Salvación de vuestro propio espíritu; Mis hijos y el Fuego de Mi Amor. El verde, Simboliza la Esperanza, con la cual Israel, se levanta cada día, en que a través de su dura lucha, encuentre en Verdad, el mañana la Salvación y la Paz del Universo; esa Esperanza que a vosotros os mantiene y os hace caminar con Firmeza en Mi Camino. El Blanco, Yo he entregado a vosotros la Blancura de Mi Obra, de Mi Mandato y de Mi Ley. Esa Blancura que aparece ante vuestros ojos, inconfundible; jamás se manchará la Blancura, porque Ella es Verdad, es Pureza, es Inocencia, es Virtud; esa Virtud, que el Padre os ha entregado en Verdad, es la Salvación Espiritual que a vosotros espera; la Purificación de vuestro espíritu, os hace alcanzar la Blancura que cada uno de vosotros posee como alma, cual copos de nieve. El Rojo, ese Fuego de Mi Amor, ese Rojo vivo que contempláis que aparece siempre ante vuestros ojos, es el Amor Divino que el Padre viene a entregar a los hombres para Unificarlos al Camino, que los viene acercando al Sendero de la Espiritualidad; y que viene posando siempre Mansedumbre en vuestro corazón, para que Unifiquéis vuestros Pensamientos, para que Unifiquéis el deseo de la Lucha con el deseo del Progreso, en el Camino del Perfeccionamiento Espiritual y material. …

55. Y, aquí, en Verdad, Mis hijos, tiempo ha también entre vosotros existieron corazones Privilegiados, Escogidos por Mí, los que puse en un camino de Lucha, los que entresaqué para que fuesen los que Guiados por la Voluntad Divina del Maestro, también entablasen una dura Lucha en el mundo, en vuestro propio suelo, en vuestra propia Nación; Guiados por la Luz de Mi Espíritu Divino, Mis hijos, los levanté de la mano, y les dije: ¡Romped las divisiones que se encuentran y haced que en Verdad, los hombres se Unifiquen, se conozcan, se estrechen la mano los unos y los otros y se den un Abrazo de Fraternidad, el Abrazo de Hermandad, que estrechen sus manos y con ello formen un Eslabón de Amistad, de Unificación y Hermandad Universal… y así, los hombres Cumplieron con Mi Mandato. También la sangre inocente, corrió por los suelos. Mas, de Cierto, os digo: Las Luchas que los hombres han entablado en el mundo, nunca han sido sin sangre… el saldo, siempre ha sido doloroso; pero les dije: Habéis Ganado la Lucha. …

56. Cada una de estas vicisitudes dolorosas, se encuentra Escrita, en los Altos Designios del Padre. Mas hoy, a vos, Israel, os legaron la Lucha que vosotros entabláis en el camino. Mas, en esta Lucha, no se derramará una gota de sangre como en las luchas pasadas, como en las batallas libradas a través de las distintas épocas; y esta Gran Batalla, se Ganará; pero sin derramar una sola gota de sangre, porque vuestra Lucha será Espiritual, Mis hijos.

57. Los hombres, vuestros antepasados, os sirvieron de Ejemplo y Baluarte. Ellos os Enseñaron: a Luchar, a Trabajar y a Defenderos… y ellos os Enseñaron también, a Ganar las Victorias. Esos fueron vuestros antepasados, esos fueron los primeros los que abrieron las brechas del Camino. Hoy, vosotros, ya estáis posados en este Camino de Lucha; vuestras Armas, ya no son las armas pasadas que los hombres ostentaban en sus manos para emprender luchas y batallas. Hoy, algo material, no lleváis consigo; todo lo que poseéis, es Espiritual. Son Armas Espirituales, las que he dejado en vuestra mano; con Ellas Lucharéis, Venceréis y Ganaréis las mejores y más grandes Batallas que en el mundo, se han librado; pero hoy, os digo: Es vuestra Fe, es vuestra Virtud, es el Reconocimiento de Mi Mandato, es el Cumplimiento de la dura Lucha a la cual sujetos en esta vida humana os encontráis, Mi Pueblo, la que os va Guiando y Conduciendo. …

58. ¡Créalo el hombre o no lo Crea!… las Armas que lleváis con vosotros, son Espirituales y ¡son Poderosas, Mis hijos! Con estas Armas que he entregado en vuestra mano, habéis Luchado contra las malas influencias de los corazones que se encuentran en las distintas naciones. Estáis Luchando en contra de esas influencias, Mis hijos, porque el Padre, os dice: Mirad que, en las lejanas naciones, los hombres han entablado sus batallas y sus luchas, se encuentran en guerra. Las armas mortíferas de los hombres, acabando están a sus propios semejantes y hermanos. Los campos, tendidos de cadáveres se encuentran. Las naciones, se convierten en escombros; y no queda allí, piedra sobre piedra. Las armas, son cruentas; son las armas del exterminio, las que los hombres han preparado; y vos, Israel, lleváis las Armas Poderosas que Yo os he entregado; y sois el que Lucháis, en contra de esas armas materiales.

59. Esas armas poderosas de los hombres, que son mortíferas y son el exterminio de la humanidad; vosotros las podréis Vencer, si Preparados os encontráis, si posesionados estáis de la Misión y la Responsabilidad que os he entregado, Mis pequeños. Las armas mortíferas de los hombres, fallarán; su fuego, no se lanzará, no se convertirá en exterminio; y vosotros, aun estando tan lejanos de esas naciones, seréis los que más cerca estéis, porque el Padre, os dice: Para el espíritu, no hay distancias ni barreras… para la Oración no hay lejanías, ni para la Espiritualidad.

60. El Padre, os dice: Yo Soy, el que más cerca de vos, Me encuentro. Yo Moro en la Espiritualidad. Yo, Allí Me Encuentro. Yo Soy el que acudo al Llamado de los hombres… y entonces, Yo os pregunto, Mis hijos: ¿No se llenaría vuestro espíritu de Dicha y Gloria, al contemplar que las armas de los hombres ya no disparan, ya no son acertadas como eran antes y hoy, ellas tienden mejor a la Paz?… Ellas se rinden, a la Paz; y retorna cada quien a su sitio y vuelven los hombres de la lucha a sus hogares, vuelven a convertirse en los files esposos y esposas, vuelven los padres al hogar y al seno de sus hijos. ¿No se llenaría vuestro espíritu de Dicha y Gloria, al contemplar que los hombres, piden Universalmente la Paz?…

61. ¡Preparaos, Mi Pueblo! ¡Preparaos, Mis hijos!… que, en Verdad, en cada una de Mis Palabras vengo a darles un toque muy Acertado a su propio corazón. Quiero ver al mundo, envuelto en la Paz. Quiero que el mundo, pronuncie con sus labios: ¡Paz! …

62. Gloria a Dios en las Alturas y Paz en la Tierra a los hombres de Buena Voluntad!… Quiero que, de vosotros, sea el Himno que vuestros labios pronuncien, el que Yo os he Enseñado, el que vuestros labios han pronunciado y no han Comprendido ni han Analizado; pero hoy quiero que no solamente vos, Nación Mexicana, seáis la que pronuncie esas Palabras; sino sean las naciones, las que envueltas en Verdad, invoquen; sean las que también, imploren Paz y Gloria para su Dios. ¡Oh, Pueblo!… Doctrinado por Mi Espíritu Divino desde el Año 1884, en que surgió para vosotros, el Tercer Tiempo, dentro dela Tercera Era envuelta en Luz y Verdad. Desde ese tiempo hablándoos Estoy constantemente con esta Palabra que se desarrolla en Verdad, en medio de una pequeña o gran Preparación del Pueblo Bendito de Israel.

63. El acercamiento de Mi Palabra que viene hacia vosotros, por conducto de una Oración que vosotros Eleváis ante el Padre, en la que imploráis Mi Presencia ante vosotros; es Mi Presencia, la que viene al Pueblo de Israel, para Alentaros, para Reanimaros, para Resucitaros e Invitaros siempre a que estéis Conmigo; porque todavía, mucho tenéis que Aprender, Mis hijos. No estáis Preparados todavía, para dejaros convertidos en el maestro. Sois el Discípulo que todavía necesita la presencia del Maestro, para poder Perfeccionaros al Estudio; y el así mañana, lanzaros a la Lucha que os espera.

64. Es el Maestro de todas las Edades, el que se acerca al Colegio que vosotros habéis Preparado, a esta Escuela que se ha abierto para vosotros, donde estáis recibiendo de Mi Enseñanza Divina, la Mejor de las doctrinas… La Mejor de las lecciones que el más sabio maestro de la Tierra, pudiera brindaros, Yo os la Brindo, Mis hijos. ¿En Pago, de qué?: Solamente de vuestra Fe y de vuestro Amor… es el único Pago que os pido en Recompensa a estas Lecciones que Yo vengo a entregaros.

65. ¡Unificaos Discípulos Amados, en esta Escuela de Amor que he Preparado para vosotros!… ¡Perfeccionaos día a día en vuestros estudios!… ¡Levantaos para que alcancéis la mayor Preparación, la mejor Comprensión a Mis Palabras!… Que sea vuestro corazón, el que mejor Albergue le dé a Mi Enseñanza, que sea vuestro espíritu, el que mejor pronuncie estas palabras; que seáis el Heraldo del mañana, que seáis la Trompeta que resuene en los cuatro ámbitos de la Tierra y que seáis el que llaméis, Invitéis y el que Convenzáis el mañana, porque ésta, es Mi Santa y Divina Voluntad, ¡oh Pueblo Bendito de Israel!…

[El Divino Maestro, al Guía del Recinto]

66. ¿Qué podéis pedir Mi Pequeña, que mejor Preparada os encontráis y que sois siempre la que dando la Conducción por los caminos vais?… si Yo os he dejado como responsable, de estas multitudes que vienen transitando detrás de vos; vos, los acercáis y Yo les recibo. …

[El Divino Maestro, da dos Marcas y habla al Pueblo]

67. ¡Bendito sois, Mis hijos!… ¡Bendito sois, Pueblo de Israel!… En este día habéis estado Preparado y habéis sabido recibir la Palabra y la Presencia de vuestro Dios; y que, en este momento, también existe dentro de vuestro corazón una Oración, un Pedimento, un Listarío que contemplo escrito en vuestro corazón, de las muchas Gracias que necesitáis recibir del Padre, para poder ser el morador de la Tierra.

68. Yo os digo: A través de vuestra Oración, en este instante, Yo os entrego, Mis hijos: Llevad consigo todos y cada uno de lo que de Mí necesitéis. Llevad para vos y para los vuestros. …

69. A las naciones, a los ausentes de vosotros: Yo, a ellos, llevo también una Gracia en Mi Mano y Fortalezco sus espíritus, les doy la Paz y los dejo Unidos a todos por igual. …

70. ¡Orad y Velad, Pueblo de Israel!… Quiero en Mi Retorno, en alba de Gracia, encontraros Despierto. ¡Orad y Velad, Pueblo de Israel, como Yo os he Enseñado!… Y en este Instante, sea para todos y cada uno, la Bendición y la Paz de Mi Espíritu Divino. …

¡Mi Paz, sea con vosotros!… 

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *