Explicación del Mundo Espiritual 1949 May. 25

Explicación del Mundo Espiritual. Miércoles 25 de Mayo de 1949. Tema: ¡Capacitarse, antes de entregar de su Enseñanza!

En el Nombre Sagrado de Cristo el Maestro de maestros, yo saludo a mis queridos hermanos, para servir a la Divinidad y también a vosotros: Humilde Ser Espiritual. …

1. Hermanos míos: Con el Ahínco y el Regocijo de siempre, el Mundo Espiritual se presenta entre vosotros, para depositar en vuestros corazones, en vuestros espíritus, el Mensaje que la Divinidad por nuestro conducto, os envía.

2. Con la Preparación que vais adquiriendo dentro de la Obra del Padre, va vuestro espíritu alcanzando a concebir la Grandeza de esta Obra Espiritual.

3. Comenzáis, queridos hermanos, a vislumbrar el Verdadero Espiritualismo; y entonces, se sorprende vuestro espíritu, se asombra y se recrea en la contemplación de Revelaciones tan profundas y tan bellas; y decís para vosotros mismos: ¿por qué en los Tiempos pasados, la humanidad no alcanzó a Comprender ni a concebir Revelaciones tan profundas, tan Elevadas como las que el Padre nos está inspirando en este último Tiempo?…

4. Y así vuestro espíritu, muchas preguntas se hace, cuando a sí mismo se interroga; cuando vuestro espíritu en sí mismo, en la Meditación, en la Oración, es cuando él se da cuenta de la Jornada larga que ha caminado, de la Evolución que ha tenido que recorrer espiritualmente, de la senda erizada de pruebas, manifestaciones y acontecimientos en su propio destino; es cuando el espíritu vuestro, comprueba que ha estado en todos los Tiempos de los Advenimientos del Verbo Divino, que es éste y aquél.

5. Hermanos míos: no detengáis vuestro paso, a pesar de todas las pruebas y vicisitudes por las que tengáis que atravesar.

6. Seguid adelante con un ideal irrevocable, con una fuerza inquebrantable, con una Fe invencible; para que así, vuestro espíritu, pueda seguir recibiendo y descubriendo cada vez mayores Conocimientos, pueda seguir siendo Digno de las Revelaciones del Espíritu Santo; y entonces, podáis convertiros Verdaderamente en los Profetas del Tercer Tiempo, en los Apóstoles del Tercer Tiempo, en los Labriegos.

7. Por ahora, solamente sois Párvulos y seguís siendo Párvulos en la Doctrina del Maestro, pero esto no os Humilla, no os ofende, por el contrario; pensad que es muy poco lo que sabíais del Padre, pensad que es mucho lo que Él guarda y reserva para vuestro destino; y que tenéis que seguir haciendo Méritos, instante por instante, para ser siempre los Párvulos de la Divinidad.

8. Que, siendo los Buenos Párvulos de Dios, podréis ser los grandes Discípulos y los maestros de la humanidad; muy pequeños ante Él, muy débiles ante la Fortaleza de Dios, pero entre los hombres, Fuertes, Iluminados, Nobles.

9. Que siempre vuestro espíritu se sienta pequeño, Humilde y Manso ante su Señor; pero que ante los demás, ante vuestros semejantes, no se sienta nunca superior vuestro espíritu.

10. Si os Reconocéis más Elevado que otros, pensad que los demás algún día, estarán también a vuestra Altura y aún algunos habrán escalado más Alto que vosotros; que no siempre existirá el retraso, que la ignorancia no será eterna; que las tinieblas, algún día se convertirán todas en Luz; y que si ahora, como en todos los Tiempos, han existido los que Comprenden más que otros, los que saben más que otros, los que son superiores o más elevados que los demás; el instante llegará en que la Igualdad Espiritual sea en todos; en que la Familia Universal del Padre, toda ostente la misma Elevación Espiritual, toda haya llegado a la Suma Perfección.

11. Y no olvidéis nunca, hermanos míos, que aquél que sabe algo más que los demás, tiene el Deber y una Responsabilidad muy grande, de depositar aquel Conocimiento que él posee, –y que aún no es de los demás– en el que no lo tiene.

12. El mundo, hermanos míos, se encuentra en Tiempo de Purificación. La Mano del Juez Supremo se encuentra Fertilizando cada corazón de los hombres; todas las razas de la humanidad, todos los pueblos de la Tierra, sujetos a una gran prueba pueden encontrarse, el espíritu humano presiente un cambio.

13. El espíritu humano, presiente que: después del caos, brillará una Luz… pero no acierta a explicarse a sí mismo cómo serán estas vicisitudes, ni cuándo serán; entretanto, la Purificación continúa, las pruebas se ciernen y se suceden una tras otra; el cáliz de amargura, es bebido por todos gota a gota; y el fondo del cáliz de la amargura, no se ve aún.

14. Cuando las heces del cáliz de la amargura hayan sido bebidas por los hombres, cuando la humanidad conozca, palpe, sopese y saboree las consecuencias de sus propias obras, el resultado de sus luchas, la cosecha de sus siembras; entonces estará a punto el espíritu, de abrir los ojos a la plena Luz.

15. Un tiempo más de Purificación, hermanos; y Dios, vendrá entonces a proponer a los moradores de este mundo, sean en cuerpo o en alma: La Espiritualidad. …

16. Un tiempo más de Purificación Universal, para los Pueblos de la Tierra; tiempo que será para el Pueblo de Israel, de Preparación y Depuración también, porque estas dos manifestaciones tienen que coincidir; estos dos sucesos: el de la Purificación máxima del género humano y el de la Preparación Espiritual del Pueblo de Israel. …

17. Cuando estos dos hechos, se verifiquen; entonces Israel, se levantará llevando en su espíritu el Estandarte invisible, el Estandarte espiritual de esta Obra; el cual, se ha de reflejar también en la misma carne, en la misma materia; para que entonces, el Mundo ya alerta y preparado, esperando solamente acontecimientos sobrenaturales, hechos superiores al hombre, pueda encontrarse frente a frente con los Preparados por el Maestro de maestros, con los Discípulos de la Divinidad, con el Pueblo de Israel, que surgirá una vez más de entre las sombras, de lo ignorado, para dar su grito de Paz, de Luz, de Liberación Espiritual y de Fraternidad Verdadera.

18. Difícil es la prueba para vosotros, hermanos míos, pero a eso habéis venido, ése es vuestro Destino irrevocable; ése es vuestro camino que tendréis que avanzar, pero ¡Gozaos en vosotros mismos!… porque es el Camino Trazado por el Padre: el Camino de la Equidad, el Amor y de la Luz, el Sendero que tendréis que Señalar a los hombres en este Tiempo, hermanos; para que los hombres, puedan entrar nuevamente por la Senda Estrecha de la Justicia, del Orden, de las Virtudes y de la Moral en todas sus formas.

19. ¡Mas, cuánto tendréis todavía que pasar, que Aprender, cuánto esfuerzo tendréis que hacer todavía en vosotros mismos!… ¡Cuánto tendréis todavía que Ejercitar vuestro espíritu y vuestros sentidos corporales, para alcanzar la Fortaleza y el Temple, para esa gran Misión!… esa Misión, hermanos míos, que todavía no iniciáis; porque ahora todavía estáis trabajando, estáis luchando en vosotros mismos, estáis luchando en vuestro espíritu y en vuestra carne, y mientras la lucha interior exista, poco podéis ocuparos de los demás.

20. Tenéis que dejar de luchar con vosotros. ¿Cuándo?… cuando vuestro espíritu, se haya impuesto sobre la carne; cuando vuestro espíritu Saturado, Pleno de la Irradiación que tenéis todavía, domine a la carne, doblegue las pasiones; cuando vuestro espíritu haya alcanzado algún Desarrollo Espiritual y vuestra carne dócilmente se haya convertido en instrumento manejable para vuestro espíritu, entonces sí podréis ocuparos de los demás; entonces sí, al sanar a vuestros semejantes, al sentir el dolor de los demás, al experimentar el Amor por vuestros hermanos; entonces sí daréis el Ejemplo interior, no el ejemplo exterior, falso; no la apariencia, sino la Obra Verdadera.

21. Para que el ejemplo de Israel sea Fecundo entre la humanidad, para que vuestras humildes obras conmuevan a los hombres, para que el movimiento que vais a efectuar Despierten, Conmuevan las fibras sensibles de la humanidad, tendréis que dar vuestro paso en la Senda de la Verdadera Justicia, tendréis que pisar el Camino trazado por el Índice de Dios con su Ley; si no con suma Perfección, sí hermanos, con algo que sea semejante a la Perfección; un paso, que dé Confianza a los hombres.

22. ¿Quién de vosotros, puede dudar de sí mismo?… ¿Quién de vosotros, puede sentirse incapacitado, para desempeñar esa Misión ejemplar?…

23. Si algunos de vosotros, os sentís incapacitados, impotentes para poder dar un Ejemplo a la humanidad, es que no habéis Reconocido vuestros Dones; es que no habéis penetrado en vosotros mismos, no habéis estudiado la Palabra del Maestro; es que todavía no tenéis Fe en lo que el Padre, como un Tesoro precioso, os ha confiado; es que no habéis dejado manifestar estos Dones llenos de Potestad y de Gracia, con que el Padre os ha Donado.

24. Pero todo aquél que tiene Fe, todo aquél que Comprende la magnitud de los Dones que Dios ha depositado en sus Escogidos, ése no puede desconocer; ése sabe, que con Preparación y con Amor, con Elevación de espíritu, podrá lanzarse por el Camino que el Cristo, Encarnado en Jesús, leTrazó, revestido de Mansedumbre, de Humildad y con entera Consciencia, para dar un Magno Ejemplo, para dejar una huella entre los hombres; una huella, de Paz, de Luz; una brecha, que pueda conducir a los espíritus y a los corazones, a la Fuente que es: el Cristo de Dios. …

25. No sólo a vosotros, Dios os ha Donado grandemente; ni solamente el Tercer Tiempo, ha sido Tiempo de Gracias y de Dones Divinos.

26. No ha llegado a esta Tierra, un espíritu escaso de Dones y de Gracias, no ha llegado uno desnudo espiritualmente, no ha llegado un desheredado al haz de este planeta; todas las criaturas humanas, todos los espíritus, han venido por Orden del Padre, a Cumplir con una Misión, con un Destino, con un Cargo y para desempeñar estas Misiones, por sencillas y pequeñas que sean, ha tenido el espíritu que recibir los Dones necesarios para Cumplir: Inteligencia, Voluntad, Fortaleza, Intuición y un sinnúmero de Dones y Potencias, Facultades y Gracias…. con que Dios, Engalana a cada uno de los espíritus.

27. Pero, entre las multitudes de espíritus, Dios ha enviado en todos los Tiempos, a espíritus con mayores Dones; mayores Dones, que dicen también de mayores Responsabilidades; Dones, que han sido Misiones con que Dios ha enviado a algunos espíritus a desempeñar Cargos en Beneficio de la humanidad. Y no han sido escasos esos espíritus, forman multitudes, forman legiones, porque en todos los tiempos de la humanidad, en todos los países, comarcas, aldeas y hasta en los más pequeños conglomerados, han venido a morar entre la humanidad esos espíritus, encomendados con mayores misiones.

28. ¿Cuáles han sido esas Misiones especiales, que han significado para esos espíritus, mayores responsabilidades?… El Don de gobernar, el Don de enseñar, el Don de juzgar, el Don de sanar al enfermo. …

29. Sin embargo, cuán pocos espíritus han sido Fuertes antes las tentaciones del mundo, para desempeñar su Misión Fielmente, como el Padre se las confió. ¡Cuántos y cuántos han cedido ante las tentaciones de este mundo! ¡Cuántos!… se han desviado de la senda; y, ¡cuántos!… han tergiversado la finalidad.

30. De ahí, hermanos míos, el desorden mundial en este Tiempo; y no solamente esas Misiones que acabo de enumerar, son grandes. La misión del padre de familia, de la madre, son misiones de Responsabilidad inmensa; y en este tiempo, tenéis el relajamiento de todas las instituciones y la tergiversación de todas las Misiones.

31. El gobernante, que solamente debiera ser un Servidor, un Siervo de su Pueblo, de su porción, se convierte en el señor, se corona y se convierte en el monarca; no vive para los demás, sino vive de los demás, se engrandece con la pobreza de los demás; su grandeza, consiste en la pequeñez de los demás. Entonces, ese gobierno se convierte en cruz.

32. El Dotado con el Don de la Curación: el médico, el doctor, el curandero… acalla la voz de su Conciencia y de sus sentimientos puros; y no mira el dolor de la humanidad, sino solamente el motivo de su enriquecimiento y de su grandeza; y su arca, aumenta, si aumenta el dolor de los hombres.

33. Y aquél que ha sido dotado con el Don de Justicia, para juzgar los hechos humanos, para pesar en la balanza de la justicia humana las faltas de los hombres; ése también, solamente contempla las causas de los hombres, como un motivo para su provecho y grandeza personal.

34. Y así, hermanos míos, en todos los Órdenes de la existencia Terrenal, en este Tercer Tiempo, el hombre camina fuera del Sendero.

35. Los grandes espíritus, Dotados de grandes Misiones, también ceden ante las tentaciones y se pierden; las grandes Facultades y Dones del espíritu, no son puestos al Servicio de la Causa a que Dios les destinó; y los hay, también egoístas, que Reconociendo en ellos una Grandeza, un Don superior que no tienen los demás, lo ocultan.

36. Eso lo habéis palpado, hermanos, y en vuestra peregrinación futura por el haz de la Tierra, tendréis que ser Testigos de grandes injusticias y de grandes errores entre la humanidad; tendréis que ver cómo se medra con el dolor de los hombres, con la viudez, con la orfandad, con las más grandes necesidades humanas; tendréis que ver a los grandes ministros de las religiones, entre los cuales se encuentran también espíritus Dotados de grandes Misiones, ocultando la Luz del Padre a los espíritus hambrientos y sedientos de Luz; o entregando débiles, Chispas de esa Luz, a cambio, de las riquezas humanas, a cambio de la pompa y del lujo Terrestre.

37. Tendréis que ser Testigos, hermanos, de muy grandes, muy grandes injusticias y profanaciones; pero vosotros, no seréis los jueces de la humanidad, vosotros nunca gritaréis a voz en cuello las faltas de los hombres; vosotros no señalaréis con vuestro índice el pecado, el defecto o la imperfección de vuestros hermanos; solamente os bastará Cumplir, Practicar esta Obra, con la Pureza con que el Maestro os la ha Enseñado; para que con esto, Habléis más y Juzguéis más y Toquéis más las Conciencias, que si a voz en cuello os pusieseis a gritar por calles, plazas y plazuelas las imperfecciones de la humanidad.

38. No quedaréis en la Tierra, como jueces; solamente Dios, podrá Juzgar a los hombres a través de vosotros mismos, por vuestras Virtudes.

39. Entonces, hermanos, desde ahora Depurad vuestras vidas, desde ahora Comprended cómo tenéis que ser para esos tiempos; en los cuales, ya vuestra carne y vuestro espíritu, no tendrá que ser una preocupación para vosotros; para esos tiempos, plenos de Confianza en el Padre, primeramente y en vosotros después, pongáis vuestro espíritu, vuestra mirada, vuestro corazón en los demás para Servirles, para Amarles, para Levantarlos del camino en donde ellos transitan y llevarlos de la mano con Luz por la Senda Recta y estrecha de la Justicia Divina.

40. Si en el Seno de este Pueblo, se ha llevado la profanación a esta Obra, pero esta profanación es Reparada; el Padre, se derramará grandemente entre vosotros. Presto a ello está. Entre este Pueblo, están los Escogidos del Divino Maestro, para llevar al Cumplimiento, una Misión muy grande.

41. Si son Escogidos y Enviados, por la Voluntad de ese Gran Señor, ¿podrán entonces sus Labriegos carecer de Dones, de Virtudes, de Potencias extraordinarias?… No carecen de esos Dones, están llenos todos sus Labriegos, todos sus Enviados, todos sus Servidores, de grandes Dones; y a vosotros, también ha llegado el mundo con sus tentaciones; a vosotros, también han llegado las influencias tentadoras, para haceros caer, para que vuestros Dones no los pongáis al servicio de la Causa Divina; para que encaucéis vuestros pasos por sendas equivocadas; para sembrar en vuestro espíritu y corazón, la soberbia, el espíritu de falsa grandeza, de superioridad; para despertar en vosotros la ambición también, para borrar de vuestra Conciencia el temor y estimular a cambiar esta Obra por la moneda; para sembrar la simiente de grandeza y de dominio, para sentiros señores entre los demás hombres.

42. Así han venido el mundo y las tentaciones, entre vosotros; y contra estos elementos, contra estas fuerzas, habéis luchado, hermanos míos.

43. Muchos han cedido, muchos han caído; muchos han luchado y han vencido; pero, todavía el tiempo del Triunfo de esta Obra entre el Pueblo de Israel, no ha llegado; todavía la lucha interior es muy grande entre vosotros, hermanos míos; todavía lucháis grandemente, abiertamente contra vuestra carne, no la habéis doblegado del todo; todavía las pasiones se levantan y gritan por vuestra carne y por vuestros sentidos, todavía vuestro espíritu gime y llora, se debate y a veces cae, aunque vuelva a levantarse; todavía las tempestades, que vienen del exterior y os asedian, os acobardan por momentos, aun cuando después la Meditación, la Oración y el Cumplimiento os levantan y os hacen vencer.

44. Todavía, hermanos, la incomprensión hacia la Obra del Padre, es muy grande entre el Pueblo Escogido del Señor.

45. La concepción que de esta Obra se tiene, es imperfecta y pequeña aún; el concepto que se guarda de muchas fases de la Obra del Padre, no es Firme, ni es general entre el Pueblo.

46. La división, tanto en lo espiritual como en lo humano, persiste entre el Pueblo Escogido de Dios; la ignorancia y las consecuencias de la ignorancia están todavía en muchos guías, en muchos elementos activos de esta Obra; y por eso, la Lucha seguirá.

47. Por eso en este Tiempo Marcado, la Voz del Padre, continuará inexorable e inmutable entre vosotros; por eso el Mundo Espiritual aprovecha los momentos Propicios para Manifestarse y explayarse entre vosotros, para que este Pueblo, pueda al fin, levantarse, Despertar, Prepararse y llegar al Triunfo en el Seno del mismo.

48. Mientras este Pueblo no alcance esa Meta de Unificación, no podrá el Padre proponerlo al mundo, ni podrá tampoco enviaros a vosotros, a Cumplir tan grande, tan delicada y tan trascendental Misión. Esto, fácilmente podréis Comprenderlo, vuestra misma Conciencia puede decíroslo sin necesidad de que el Mundo Espiritual os lo diga.

49. Mientras no estéis Capacitados para dar un Ejemplo de Verdad, entre los hombres, no habréis alcanzado el Derecho de levantaros a entregar dicho Ejemplo.

50. Como primer paso, tendréis que vencer, que Triunfar de vosotros mismos; y cuando ese Triunfo alcance y lo tome en sus manos, Israel, entonces el Padre, dirá: –¡Vuestro Triunfo, es Mi Victoria!… sobre este Pueblo ingrato, sobre este Pueblo interesado, sobre este Pueblo tan Donado en todos los Tiempos; y que nunca ha sabido, hacer uso de su Don, de su Gracia y de su Potestad, conforme ha sido la Voluntad del Padre.

51. Hoy, todavía tenéis necesidad los unos de los otros, todavía vivís en un tiempo, en que el Pueblo necesita del Pueblo, que aún todo el Pueblo, no está Verdaderamente Unido.

52. En el seno de cada Recinto, de cada Congregación, la Porción que ahí se congrega, necesita de ella misma; todavía no podéis levantaros por los caminos, sin experimentar la necesidad del hermano, de la congregación. Todavía ese tiempo, no ha llegado, hermanos, sois débiles todavía, necesitáis todavía la Fuerza del Conjunto para que uno se anime y se levante y después aprender, caminar y Fortalecerse en la Obra del Padre, practicando su Doctrina, para que llegue un instante en que podáis levantaros, dispersaros todos, caminar de uno en uno por los caminos del mundo, sin experimentar la necesidad de estar con los demás; sin sentirse débil ni en un desierto desolador, sino que doquiera que estéis, sintáis la presencia de los hermanos, del Conjunto del Pueblo; de todos los pensamientos, que unidos a distancia, debieran encontrarse siempre, para que seáis entonces los Verdaderos Espiritualistas.

53. Que doquiera que estéis, sintáis la Presencia Real y Verdadera del Padre; y estando el Padre, con vosotros, sintiendo sus Emanaciones, su Presencia, escuchando su Voz a través de los distintos Dones que el Padre, os ha confiado; entonces, no tendréis ya que sentir la necesidad de contemplar la faz de vuestros hermanos, o experimentar la presencia de los demás en torno vuestro; que si a un cadalso fuereis llevados y solos estuviereis en la noche, así Sintáis la Presencia de vuestro Pueblo y antes que nada la Presencia de nuestro Padre y la presencia de vuestros hermanos espirituales.

54. Así, entonces, este Pueblo que es muy pequeño, en relación con el número que representa la humanidad, pueda dispersarse, no en grupos, sino en corazones; diseminarse por todo el orbe y llevar esta Semilla, llevar esta Obra, más adelante que las otras que en los Tiempos pasados el Padre, os ha enseñado.

55. Más adelante, sí, porque el Padre no pidió en los Tiempos pasados, la Espiritualidad que hoy os pide; porque en los Tiempos pasados, el espíritu de la humanidad, no podía tener el Desarrollo que en este tiempo está alcanzando; y el espíritu humano, se encuentra a punto ya, se encuentra ya más Capacitado, para recibir la Revelación del Espíritu Santo en su propio espíritu.

56. La humanidad, a pesar de su materialismo, de su ciencia, de su pecado, de su forma de existencia humana; a pesar del ambiente que vive de materialismo, está próxima ya, a alcanzar la Preparación necesaria, para recibir la Revelación del Espíritu Santo.

57. La humanidad solamente ha practicado religiones; la humanidad ha creído que con practicar el culto exterior, está en Paz con su espíritu y en Paz con Dios; ha creído que con esas prácticas y rutinas, Cumple con los Mandamientos de la Ley y con la Doctrina Divina; y ése, es el error espiritual de la humanidad, es el perjuicio que las religiones, han originado al espíritu de la humanidad.

58. Las religiones con su culto externo, han estancado el Progreso del espíritu, han detenido el Avance y la Evolución Espiritual de todos los espíritus; y también, han detenido la manifestación Espiritual, de las Revelaciones Divinas hacia el humano.

59. Espiritualmente, la humanidad, se encuentra en el mismo grado de Conocimiento y de Luz, en que ha, muchos siglos, podían encontrarse los espíritus; por eso, el Padre os ha venido a decir: que no os ha venido a entregar una religión, que no ha sido esta Obra Bendita del Padre, una creación humana, ni idea de hombre; que es su Ley, que es su Doctrina y está por Encima de todo culto exterior, que está por Encima de toda liturgia, de todo rito, de toda ceremonia innecesaria y estéril.

60. Sin embargo, que lo que vale dentro de esas prácticas en vuestros cultos, ante Él y ante vuestro espíritu, es el Cumplimiento de dos de los grandes Proverbios Universales. Uno, entregado en el Primer Tiempo; y otro, en el Segundo Tiempo; el primero: Amarás a Dios antes que a todo lo creado… y el segundo: Amaos los unos a los otros. … Fuera de esto Mandamientos, hermanos míos, todo es vano, nada tiene Valor. Sin el cumplimiento de estas dos grandes Máximas de la Ley de la Divinidad, todo es estéril e inútil, hermanos.

61. Ante la Justicia Divina, ante la Perfección de aquel Padre, no cuentan los distintos nombres de sectas o religiones; lo que cuenta ante la Justicia, ante la Perfección Divina, es el Amor hacia Él y el Amor de los unos a los otros. Ése es el Verdadero Cumplimiento.

62. Ésa es la Verdad, ahí está la Clave, el Triunfo y el Todo de vuestra jornada: Amando a Dios y Amándoos los unos a los otros… entonces sí, Verdaderamente, podréis ser grandes. Por medio de ese Amor expresado por vosotros, podéis adquirir las grandes Revelaciones de Espíritu a espíritu, las grandes Inspiraciones del Padre, podéis tener el Desarrollo de vuestro espíritu.

63. En la Senda del Bien, en todas sus formas, podéis tener la Salud Espiritual y corporal, podéis tener la mirada profunda, para contemplar y Comprender el Sentido de la Vida Espiritual y de la existencia humana; podéis alcanzar a recordar vuestro pasado, por lejano que sea, contemplar vuestro presente y mirar con Visión clara vuestro futuro.

64. Y eso es lo que el Padre, en su Espíritu Santo, os viene Enseñando en este Tercer Tiempo: simplificando hasta lo máximo su Obra, destruyendo con su Palabra toda tradición, todo rito, toda ceremonia y toda liturgia; para que en ello, vuestro espíritu no se pierda, ni pierda lastimosamente el Tiempo; que vuestro espíritu, vaya al principio y fin de todas las cosas: al Amor… que en ello, se levante, Viva y se haga grande espiritualmente.

65. Por eso, el Padre con su Palabra a través de los Pedestales, combate el fanatismo, combate la idolatría; combate, aun entre vosotros mismos Pueblo de Israel, el resto de cultos primitivos, de cultos paganos, de liturgias idolátricas que aún viven en el corazón de muchos de vosotros y que fueran tradición, patrimonio de vuestros ancestros; y que por profundo que sean en vuestra sangre y en vuestro espíritu, serán destruidos por la Luz de Verdad que el Padre está derramando en este Tiempo, para que su Pueblo Escogido, se levante a Proclamar el Espiritualismo.

66. Dios ha permitido este Nombre, para estremecer a los hombres; pero el Padre me inspira, que cuando este mundo, cuando esta humanidad practique el Espiritualismo, este nombre podrá desaparecer. ¿Qué importa a Dios, el Nombre con que os distingáis, si Practicáis la Ley?… Pero, hoy, nuestro Padre Dios, permite queostentéis el Nombre de: Espiritualistas… como en el Segundo Tiempo ostentasteis de: Cristianos… y en el Primer Tiempo de: Mosaicos. 

67. Sin embargo, si vosotros, vais a llevar la Luz del Espíritu Santo, como Espiritualistas; es menester que no llevéis esa Luz, en la palabra aprendida de memoria; sino que vayáis por los caminos del mundo, por los caminos del pensamiento y del espíritu, Predicando con el Ejemplo, Testimoniando con obras; pero con obras de Amor, Perfectas, Sinceras, Verdaderas, que nazcan del espíritu y no de la carne; sino que nazcan de lo más profundo de vosotros, pero no por ansia de grandeza Terrestre, no por Significaros en el mundo, no por labraros un Nombre o un Título entre la humanidad; sino, ocultando vuestro Nombre, ocultando vuestra mano que dio y entregó, para que vuestro Nombre, no sea publicado, porque, hermanos, ¡ay! de los que entre este Pueblo tengan vanidades, ansia de grandeza humana o de Significación, porque su lucha, por grande que sea, caerá por tierra; porque su obra, aunque en apariencia luzca Firme, en un instante podrá desmoronarse.

68. No surgirá dentro de este Pueblo, el nombre de ninguno; y si llegara a surgir, no será por Voluntad de Dios. Brillará el Nombre del Pueblo, el Nombre de la Doctrina, el Nombre del Pueblo en conjunto, hermanos míos, para que seáis siempre los Mansos, los Humildes.

69. Si queréis Verdaderamente agradar a Dios, si vosotros queréis que en el silencio y en la intimidad de vuestro corazón, descienda Dios a recrearse con vosotros, descienda aquel Padre a morar en vuestro Santuario, sed los más Humildes; ocultad en vuestro corazón y espíritu vuestros Méritos, y aun vuestros propios Méritos, ignoradlos vosotros mismos. Dios los conoce, Dios es Justicia y es Amor, dejad que haga en vuestro espíritu, su Santa y Divina Voluntad; dejad que Él os pague y os Premie, cuando Él así lo quiera.

70. Descuidad de todas estas pretensiones, vosotros solamente Amad al Padre, Amaos los unos a los otros con ese Amor que el Maestro os Inspira, como Él os dio el Ejemplo más Sublime, haciéndose hombre; solamente en esta forma, hermanos míos, abriréis brecha a esta Obra, a través de los hombres, en este Tercer Tiempo.

71. No todo lo van a hacer vuestros corazones, no todo lo vais a hacer vosotros; es una mínima parte la que os corresponde, en comparación con la Obra Universal de Redención y de Perfección, de los millones y millones de espíritus que existen; y esa Obra, la lleva a cabo, Dios Mismo.

72. La Obra que Dios realiza en todos los mundos, en todas las regiones y en todos los Valles de este Universo incomprensible, es Grandiosa.

73. El Espíritu de Dios no descansa, es el Ser infatigable y luchador, es el Ser que eternamente Ama, Crea, Vive para todos; lucha por la Perfección de todos sus hijos y creaturas; y en esta Obra Universal, Dios os da una mínima parte, un átomo dentro de esa Obra y de esa lucha, para que también vosotros, en esta lucha, seáis semejantes a Él; tengáis en vuestro espíritu, átomo de Maestros, átomo de Creadores, átomos de mandatarios, átomo de padres y átomo de Redentores también; para que en todo, seáis Semejantes a ese Espíritu Divino, a ese Ser todo Amor, todo Luz, todo Bondad.

74. Y así, cuando vuestro espíritu haya pasado de esta Tierra, a otros Valles superiores, sea Digno de pisar Valles más Elevados, Escalas más Altas; y allí el Padre, le Revele nuevas y más bellas manifestaciones y Lecciones de su infinita Enseñanza Divina.

75. Cuando la Obra Espiritualista Trinitaria Mariana, haya realizado su Misión en este mundo, entonces, queridos hermanos, veréis que todos los hombres habrán penetrando por el Camino de la Justicia, del Amor, de la Sabiduría y del Orden, tanto en lo Espiritual como en lo humano.

76. Entonces, seréis Testigos de la llegada de grandes espíritus, poseyendo Dones extraordinarios; espíritus, que ya no se perderán en el ambiente reinante de este mundo. Entonces, veréis cómo ellos no tuercen su destino, ni su Misión; entonces, veréis cómo estas Gracias del Padre, siempre han estado entre la humanidad; el Don de Ecuanimidad, el Don de Discernimiento Espiritual, el Don de la Curación; y estos mismos Dones, hoy profanados, hoy tergiversados, los veréis florecer en las naciones, y los veréis florecer entre los hombres.

77. Pero, todavía los hombres, por un tiempo, penetrarán por el terreno de las ciencias y a la Ciencia Divina le seguirán arrancando Secretos; y Dios, les Revelará muy grandes Conocimientos a los hombres, cuando su ciencia sea aplicada al Servicio del Amor y del Bien y en Beneficio de la Colectividad humana.

78. El Espíritu Santo, abrirá su Arcano de Luz y les Enseñará grandes Revelaciones; y cuando esos hombres se profundicen más y más, llegará el instante en que, de tanto profundizar su espíritu, habrán llegado a la Meta de lo Espiritual, en donde todas las ciencias humanas desaparecen, para dejar como Luz, como Principio y Meta: lo Espiritual y Divino. …

79. Entonces, ellos, proclamarán entre los hombres el Desarrollo de las Facultades Espirituales; entonces, se despertará entre los hombres, el interés, el Anhelo de los Conocimientos del espíritu.

80. Vendrán tiempos de confusión, de investigación; pero al fin, hermanos, el interés de los hombres por lo Espiritual, la curiosidad en unos, el ideal espiritual en otros, el Amor a todos los hombres, les llevará a la Senda Espiritual; y muchas ciencias humanas, desaparecerán; y los frutos amargos que muchas de esas ciencias, han dado a los hombres, también desaparecerán; y entonces, el espíritu será el que Revele a las mentes de los hombres sabios, los Conocimientos, la Luz que traiga a este mundo, la Paz, la Fraternidad y la Elevación Espiritual. …

81. No podemos decir en qué tiempo, serán estas vicisitudes, ni tampoco podemos señalar entre vosotros, a los que han de vivir para entonces, solamente la Mano del Padre señala y su Ojo que todo lo ve; y Él sabe, quiénes de vosotros en futuras Reencarnaciones, con vuestro espíritu más Adelantado, poseyendo una materia más Dócil y más Armonizada; también tengáis que ser Testigos de estas manifestaciones, de estos acontecimientos, en este mismo mundo que la humanidad ha creado, que es tan material, tan duro, tan egoísta y tan cruel como os parece; esta misma humanidad, llorará, en este mismo mundo, se doblegará, se enternecerá y finalmente se Espiritualizará.

82. En este mundo, donde parece que no tiene ya cabida la Caridad, la Piedad y el Amor; en este mismo mundo y en esos mismos espíritus que hoy llenos de desesperación y de odios pueden encontrarse, ahí tendrá cabida el Amor, la Luz y la Paz de Dios.

83. Para que eso sea, tanto ellos como vosotros, hermanos míos, tendréis que pasar vuestro crisol; salidos de ese crisol de dolores, de experiencias y de evolución, entonces vendrá la identificación de los unos con los otros, vendrá la fusión de espíritus, de creencias, de ideas, de religiones; y en esta lucha, en esta batalla, en este intercambio de ideas espirituales, de concepciones materiales, hallarán los hombres la Luz; y el Padre, quiere que, en vosotros, la encuentren.

84. El Padre, quiere que su Pueblo Escogido de Israel, lleve esa antorcha en sus manos, para decirle al mundo: ¡Aquí está la Luz!… No diciendo al mundo: – ¡Yo soy la Luz!… sino diciendo: ¡esta es la Luz del Padre!… y en esta forma, hacedlo, de esta manera se acrecentará vuestra Visión de espíritu, para contemplar la Luz; de este modo se Preparará el espíritu y la materia, para sentir la Presencia de ese Espíritu Divino, hasta lo más profundo de su ser; de esta manera se Preparará el Pueblo de Israel, para ser el Fuerte, para ser el Siervo de Dios, el Apóstol y Labriego del Padre.

85. Entonces, Labriegos del Padre, no desfallezcáis, ¡seguid Aprendiendo del Maestro, seguid Cultivando y Practicando!…

86. Se acerca el instante en que el Padre, selle los labios de las Facultades y Pedestales; que tanto Él, como el Mundo Espiritual, no hablemos más en esta forma. Aprovechad estos instantes Precisos, para que después, los labios de todos vosotros, queden desatados para dejar pasar la Verdad, la Enseñanza que el Maestro dio en Tiempos pasados y la que seguirá derramando en los tiempos venideros.

87. Entonces, para aquellos tiempos, todos podréis ser los Portavoces de la Divinidad, no en estado de Éxtasis material, sino en vuestro estado Normal; con la gran Preparación, con la Comunión con el espíritu, alcanzaréis la Inspiración Divina para hablar a los humanos, de las Revelaciones desconocidas aún para el espíritu.

88. Llegad a ese nivel de preparación y alcanzad esas Alturas y seréis dichosos; pasaréis sobre espinas, sobre abismos, sobre amarguras en este valle, sin Sentirlos, sin que se doblegue vuestro espíritu, sin que se incline vuestra materia; seréis Fuertes siempre y vuestra juventud, no se marchitará jamás, porque llevaréis Fe en vuestro espíritu; y esa Misma Fe, se reflejará en vuestra materia.

89. En próximas reuniones, en estos nuestros Consejos, seguiremos insistiendo sobre el Tema de la Curación Espiritual, de la Curación Fluídica; tocando distintos puntos y persiguiendo con esto, que este Conocimiento lo Asimile vuestro espíritu y vuestra Facultad; que este Ideal, se profundice en vuestro corazón, para que penetréis en este nuevo y gran Desarrollo Espiritual.

90. Hemos dicho, que este Don Curativo, no ha encontrado un campo Libre, una Libertad amplia, para su pleno Desarrollo. Vamos a dar Libertades a ese Don; al Don de la Curación Espiritual, para que se vaya Manifestando más y más.

91. Recordad que el Padre, os ha Estimulado con Prodigios en muchas ocasiones; que ha realizado a través de vosotros, varios Milagros superiores a vuestra fuerza humana, superiores a vuestra fuerza de espíritu, superiores a la ciencia humana.

92. Y, ¿por qué han sido estos Milagros, hermanos?… porque en aquel instante, alcanzasteis la Verdadera Preparación, porque vuestro Amor por el enfermo y vuestro dolor al contemplar al enfermo, llegó a Dios; porque en ese instante fuisteis como el Padre, que Ama y Siente profundamente; y os hicisteis Digno, en ese momento, de un Prodigio Celestial.

93. Recordad, hermanos labriegos, que muchas veces el enfermo desahuciado, el enfermo grave al borde del sepulcro, se levantó con el Prodigio de la Curación Espiritual.

94. El Mundo Espiritual de Luz, quiere que deis un Paso más hacia adelante; os vamos a Ayudar, dejaremos la Causa en la voluntad Divina, contad con nuestra Preparación Espiritual, tened la Seguridad de que siempre os Asistiremos, de que siempre estaremos Prestos a vuestro llamado; de que en nosotros, siempre existe la Preparación, de que sentimos el dolor de vuestros hermanos, que son los nuestros; de que también, sentimos vuestro sacrificio, vuestra entrega, vuestra Renunciación.

95. Y, ¡esforzaos!… para que vuestra Preparación, sea mayor; entonces, aunando vuestra Preparación Espiritual con la nuestra, será una Comunión Espiritual entre los Labriegos Espirituales y los Labriegos humanos; será una Unificación Espiritual entre nosotros, los luchadores que luchamos contra el dolor, contra la ignorancia, contra la miseria; una Identificación Verdadera, una Unificación Espiritual profunda; que al contemplarla el Señor, la Bendecirá y hará brotar de ella, un Prodigio.

96. Si de esa Unión Espiritual entre el Labriego y el Protector, brota la Salud instantánea para el enfermo, ¡Glorificado sea Dios!… si la salud se la retiene el Padre, por un tiempo, también su Nombre ¡sea Bendito!… y si el Padre no se la concede al enfermo, la causa la dejaremos al Padre, seremos conformes con su Voluntad y aun así, seguiremos Bendiciendo su Nombre; recordando siempre que si la carne del enfermo no recibe, en cambio, su espíritu, siempre recibirá.

97. En los Altos Juicios de Dios, solamente Él; y el destino de cada enfermo, de cada necesitado, de cada criatura que se acerca a nosotros, es de Dios; la Restitución, solamente a Él le pertenece y lo que quiera conceder y entregar, solamente Él lo sabe.

98. Los Labriegos, también se Prepararán como un instrumento, o como un medio, para que a través de ellos pase el Bálsamo; pues como un instrumento somos, ante su Voluntad Divina.

99. No es nuestra voluntad la que se hace, no es lo que nosotros deseamos; así como muchas veces, a pesar de vuestra Preparación de Labriegos, el Maestro Sana a los que le place; también nosotros, no alcanzamos a Comprender, que muchas veces, a pesar de la Preparación, el Padre no concede que el enfermo sane; que es, lo que tanto deseamos para él.

100. Somos los Siervos del Señor y que se haga su Divina Voluntad; pero estando Preparados, Sirviendo con ese Amor, con esa Caridad; de ese Padre Amoroso, podemos alcanzar los más grandes Prodigios; mucho más rotundos, de los que hasta ahora se han entregado.

101. En próximas reuniones, seguiremos hablando de la Curación Espiritual. Es por ahora, lo que vuestro hermano Espiritual, en Nombre de todos los Seres que os Protegemos, os entrego como Mensaje en este día de Gracia.

102. Que la Paz de nuestro Padre Dios, reine en vuestros corazones, en vuestros hogares, en todos los pueblos y naciones. Que vuestra Oración, después de esta Explicación de la Divina Enseñanza, sea una Comunión más de espíritu a Espíritu con el Padre, una acción de Gracias, por estos Dones que nos concede; y una invocación de Paz, para todo el Universo. Voy a retirarme, deseando que la Paz reine en todos vosotros, para servir primeramente al Padre Celestial y después a mis hermanos: Humilde ser Espiritual. …

México, D. F., a 25 de mayo de 1949.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.