Cátedra 1950 Dic. 10

Cátedra de nuestro Divino Maestro. Domingo 10 de Diciembre de 1950 Tema: ¡Advertencias Divinas a sus Marcados y a su Nuevo Pueblo de Israel!

¡Mi Paz sea con vosotros!…

1. Estáis una vez más, ante Mi Presencia, ¡Oh, Discípulos Amados del Maestro!… Os da la Bienvenida, Mi Espíritu Divino y os Sienta Espiritualmente en Mi Mesa. Es día de Fiesta Espiritual, para vosotros; hay Festín, también, en el Espíritu Divino. El Manjar de Mi Esencia, os vengo a brindar; en esa Esencia, está Mi Cuerpo y Mi Sangre. Por eso, una vez más, el Maestro, os dice: ¡Comed y Bebed! ¡Alimentaos!… para que estéis Fuertes, en la Lucha que os espera; porque de Párvulos, tenéis que convertiros en Discípulos; y cada Discípulo, en maestro.

2. La humanidad, os espera. Los caminos del Cumplimiento y de la Lucha, ya están trazados por Mi Divina Voluntad. El número de corazones que ha de cruzarse en vuestro camino, también está destinado. ¿Qué esperáis, entonces?… ¡oh! Discípulos; solamente, Mis últimas palabras.

3. Solamente, esperáis que os sentéis por vez postrera en Mi Mesa, para dedicar a cada uno de vosotros, Mi última Caricia, Mis últimos encargos; pero, ¿es que, por ventura, la Morada del Padre está muy distante de la morada de los hijos?… No, Pueblo… ya vuestra Espiritualidad -que habéis logrado con la Evolución de vuestra larga Jornada y con las múltiples Lecciones que os he entregado- debe deciros: que el Padre, no está lejos de vosotros… que ¡jamás!… lo ha estado.

4. En Verdad, os digo, Pueblo: que Mi Gloria, Mi Mansión Celestial, lo mismo puede estar fuera que dentro de vosotros… No es un Sitio determinado. Esa Gloria que vosotros esperáis, es un estado del espíritu, cuando él ha alcanzado Beatitud, Perfección y Gracia; por sus propios Méritos, lleva la Gloria del Padre en sí mismo, siente la Paz del Reino en todo su ser; y entonces, el espíritu es todo Inteligencia, todo Sensibilidad y todo Pupila.

5. A ese estado de Perfección, no habéis llegado, puesto que sentís la Gloria del Padre, muy distante todavía, puesto que sentís que, Cesando la Palabra del Padre entre vosotros, a través del Entendimiento humano, vais a dejar de Mirarle, de Sentirle y de Escucharle.

6. Os hablo y os Enseño así, para que Despertéis más a esta Verdad; y entonces, descubráis que los umbrales de esa Gloria, están próximos para vuestro espíritu; que la Paz de Mi Reino, momento tras momento, llama a la puerta de vuestro propio corazón.

7. Ya os he dicho que Mi Paz, es como una paloma que quiere anidar en lo más profundo de vuestro ser. ¡Dejad que allí anide, esa paloma de Paz!… Dejad que forme hogar en vosotros, para que en medio de esa Paz, podáis decir al Padre: –¡Padre, Te tengo a Ti, me siento dentro de Ti, Te siento dentro muy profundamente!…

8. Tomad, pues, ¡oh! Discípulos, estas Mis últimas Cátedras, como las Postreras Manifestaciones que os di en este Tiempo de Comunicación por conducto del hombre; y penetrad con Firmeza y Confianza en la nueva Etapa que os va a traer a vosotros grandes Revelaciones y Lecciones de Mi Enseñanza; que serán para vosotros como un Nuevo Arcano que os Descubra y Manifieste ¡tantas Revelaciones!… como las habéis Conocido y Recibido del Espíritu Santo, desde 1866 hasta el Presente; mas, no esperéis ya, materializaciones.

9. No pidáis al Padre, que haga retornar entre vosotros sus Complacencias materiales que Él tuvo en los primeros pasos del Espiritualismo.

10. El Tiempo de las Complacencias materiales, ha pasado; y ya vuestro espíritu Doctrinado, tiene que esforzarse -en su camino- por alcanzar Adelanto o Tributo al Padre, en el Culto Perfecto; y así, caminando con Humildad, Obediencia y Elevación, ya podréis recibir del Padre –de Espíritu a espíritu- lo que ahora os anuncio: Las Nuevas Revelaciones del Espíritu Santo. …

11. Todo cuanto os tenía que decir a través del Entendimiento humano, os lo he dicho; y terminaré de decirlo, en el Postrer momento.

12. Estos Portavoces, Me están entregando ya sus cuentas. Están depositando ya en Mi Voluntad Divina, su Cumplimiento; y Yo, lo Estoy recibiendo.

13. No voy a cerrar las puertas de su cerebro, no voy a nublar su Inteligencia, ni a Sellar sus labios; si a través de ellos Mi Rayo Divino ha Vibrado entre la humanidad en este Tiempo; ellos, después de que hayan dejado de ser Mis Pedestales en esta forma; dejarán vibrar la Luz de Mi Espíritu Divino a través de su propio espíritu y de su materia, en una Comunicación Directa de Espíritu a espíritu.

14. Ellos, tendrán que seguir Caminando por la Senda del Desarrollo Espiritual, para que el Don de Palabra, no se pierda; para que la Intuición y la Inspiración, no se volatilicen de ellos, para que sigan siendo como Profetas y como Vigías, entre la humanidad. Así los dejaré, Fuertes y Conscientes de su Misión. No quiero que entre Mi Pueblo, exista el fanatismo hacia Mis Pedestales.

15. Yo quiero contemplar -a este Mi Pueblo Amado- como Un Solo Labriego, como Un Solo Discípulo. Después de este Tiempo de Enseñanza, os dejaré a Todos vosotros Iguales, porción Bendita de Israel, en la misma Escala, en la mismo Peldaño de Elevación Espiritual, Amándose los unos a los otros, Respetándose siempre.

16. En ese Amor y en ese Respeto Espiritual y Humano, estará la Unificación que el Padre, ha pedido a su Pueblo desde los Primeros Tiempos; y si vosotros, os Unís -y Rechazáis al sentimiento de las tentaciones que siempre han buscado la destrucción de este Santuario- por esa vuestra Unificación, Yo conmoveré a esta humanidad.

17. No vais a luchar solos, no vais a estar abandonados a vuestra suerte; no os abandonaré en el infortunio, no dejaré que el cansancio o las vicisitudes os agobien jamás.

18. El Prodigio de Mi Fuerza Perpetua, entre vosotros se Manifestará; y aun después de las más grandes Batallas sin tregua que tengáis, vuestro mismo espíritu, se asombrará de su propia Fortaleza.

19. Entonces entenderéis y Comprenderéis que lo que os he dicho y entregado, es la Verdad; que sois muy pocos, comparados con los grandes conglomerados que forman doctrinas, ideologías, religiones y pueblos sobre la Tierra. Sin embargo, no calculéis, ¡Oh! Mi Pueblo, vuestra Fuerza, por el número de vosotros. Los números, no entran en lo Espiritual.

20. Vosotros no podéis saber la Fuerza de un espíritu ya identificado a Mi Luz -sea Encarnado o Desencarnado- a cuántos hombres equivale, si estáis Preparados; la única Realidad dentro de esta Lucha, es la Elevación del espíritu, es su Amor, su Luz, su Fuerza que está en la Verdad; y esas son Armas, son Potestades, son Potencias invisibles.

21. Lo único vulnerable, lo único que puede transformarse y aun abolirse, es lo humano, lo imperfecto, lo impuro, aquello que no tenga Esencia de Eternidad; y si vosotros Portando la Verdad por todo el haz de este Orbe; y si en vuestros pasos, tropezáis con las sectas, con las religiones, con las ideas arraigadas de los hombres, con la idolatría, el fanatismo y el fetichismo, habrá un encuentro entre ambas; y en esta Lucha Espiritual, solamente caerá lo imperfecto, la impostura quedará destruida y Triunfará solamente la Verdad.

22. Entonces, confiad, ¡oh! Pueblo y esperad en que vuestras guerras cesarán; en que la degeneración de los hombres, el adulterio, la profanación de la Ley en los Órdenes Espirituales y humanos, también cesarán; de que las guerras fratricidas, tendrán que desaparecer del seno de esta humanidad; y una Nueva Vida, un Nuevo Orden, una Nueva Aurora, tendrán que Brillar para todos vosotros.

23. Dos elementos vienen en Ayuda de la humanidad, para que esta transformación se verifique en el mundo. Esos dos elementos o fuerzas, son: El Bien y el Mal… las fuerzas que en un principio promovieron Todos los Acontecimientos que han rodeado a los hombres, a través de su larga Jornada.

24. Todavía en ese Tiempo de Depuración, las dos fuerzas lucharán en el corazón de los mismos hombres; y no solamente dentro de ellos mismos, sino fuera también, en sus pueblos e instituciones.

25. En todos los órdenes y en todas las sendas, estará esta Lucha en este Tiempo de Juicio; y ambas fuerzas -en su Lucha- despertarán al hombre, Conmoverán su espíritu y le levantarán.

26. Antes llegará de lleno Mi Luz, la cual he Derramado sobre todo Entendimiento y sobre todo espíritu, para que las Conciencias se encuentren Iluminadas; y cada uno de sus pasos, sea sancionado por la Voz del Juez Interno.

27. Yo sé que una vez más, Mi Voz depositada en la Conciencia de los hombres, va a ser desoída. Yo sé que el Presentimiento que he puesto en los corazones humanos para que teman sus propias obras, también va a ser desoído; y por esta sordera, por esa ceguedad, por esa indiferencia hacia la Justicia Divina, el dolor vendrá; será el gran cáliz que tendrá que beber el hombre en este Tiempo de Juicio.

28. Sólo por el dolor, los hombres Despiertan a la Razón. Sólo cuando el dolor ha sido muy acerbo en el pecador, ha podido brotar de él, como de la roca el Agua cristalina, el Arrepentimiento; y cuando el dolor sea sobre humano, cuando ese Cáliz en su amargura haya llevado a los hombres a los sufrimientos más grandes que registra vuestra historia, entonces nuevamente Mi Paz y Mi Luz, estarán cerca de todos.

29. ¡He aquí, la Luz y las tinieblas de gran Lucha!… El Bien y el mal, la Paz y la guerra!… Sin embargo, todo lo imperfecto morirá. No prevalecerán las tinieblas ni la Restitución. El Triunfo de la Verdad, vendrá entre vosotros; y la Paz de Mi Reino, estará en todos los corazones y en todos los espíritus.

30. Sin embargo, no porque desde ahora sabéis que al fin y al cabo la Paz tendrá que venir, os entreguéis al letargo. Una vez más os hago Responsables, si esa Paz tarda en llegar. Si esta Paz anunciada a todo el género humano, no la veis con vuestros ojos materiales.

31. Sois el Pueblo de la Paz, la Bendición de todas las naciones, como le dije a Jacob, en su Revelación; y ahora el Espíritu Santo, os Revela que no solamente podéis ser Bendición entre las naciones, sino en los Mundos Espirituales: en el gran mundo de las almas y en el Valle Infinito de los espíritus. …

32. Donde pongáis vosotros vuestra influencia, vuestra Mirada, vuestra Oración o vuestro Amor, allí estará la Presencia de Mi Pueblo, allí estarán sus Virtudes, su Bendición y su Paz. ¡He aquí, por qué os Preparo!… ¡Por qué os Pruebo y os Hablo tanto!… ¡He aquí el porqué, de Mis Complacencias!…

33. Durante muchos años, os he hablado por el Entendimiento del hombre; y desde el momento en que os he ido Escogiendo, os he nombrado Mis Labriegos.

34. Llevando en vosotros ignorancia de las Revelaciones Espirituales, Practicando Mi Obra con yerros, cometiendo yerros en el Camino trazado por Mi Voluntad, os he llamado siempre Mis Labriegos y os he Acompañado en vuestros pasos.

35. Unos, han Velado por su Progreso; y su Ideal Espiritual, lo han visto coronado. Del materialismo en que dieron sus Primeros Pasos, pasaron a la Espiritualidad, a los Pasos que ahora están Dando.

36. Otros, desde sus Primeros Pasos, se estacionaron; y de sus propios errores y confusión, hicieron su propia ley, hicieron su rutina y tradición; costumbres, de las cuales, no se han podido despojar; y que, siendo tan impuras e imperfectas, las toman como si fuesen parte de Mi Obra.

37. Los hombres del Poder, los incrédulos, han llegado al seno de Mis Congregaciones; y sin traer la Verdadera Preparación Espiritual, han tropezado muchas veces con las imperfecciones; pero Mi Manto de Amor os ha Cubierto, Mi Mano os ha Protegido a todos, sellando los labios de los incrédulos, apartando las malas intenciones de su corazón y tocándoles Yo -con los Dictados de Mi Ley- en su propia Conciencia; y así, habéis caminado, exentos y libres de peligros y persecuciones.

38. Yo, os he Protegido, porque no ha llegado aún el tiempo en que los lobos penetren entre el Rebaño. Cuando el Rebaño se encuentre Fuerte y Unido, los lobos no podrán robar una sola de Mis Ovejas.

39. Cuando todo el Rebaño, haya penetrado en el Aprisco de Mi Ley, no habrá un lobo robador que se atreva a pensar en la presa, sabiendo que el Pastor está Velando siempre y que las ovejas también están Despiertas.

40. Y en este Tiempo, en que os he Demostrado Mi Caridad y Protección, no lo he hecho para encubrir errores ni para que viváis en ellos. Yo os he Preparado este ambiente de Paz, para Mi Enseñanza, para Mis Curaciones y poder sacar a aquel que se encuentra sumido en letargo, a la rutina de ella, para Levantarlo a la Luz del Mediodía, para hacerle Portador de la Verdad; y decirle: ¡He aquí, todos sois Discípulos del Espiritualismo!… no de una Nueva Enseñanza, ni de una nueva Ley, sino de la única que he venido a Revelar a los hombres a través de todos los Tiempos y desde el principio de ellos; pero que ha llegado un tiempo para la humanidad, en que su espíritu -y no solamente él, sino también su corazón humano- estén Capacitados para rendir al Padre, el Culto Espiritual a que él pertenece; y para vivir en este mundo, -en una sociedad humana- con esas Virtudes, con esa Elevación, con ese Amor con que Yo he venido a Unir a todos los seres.

41. Pero, debéis Pensar que este Tiempo de Complacencias, de Enseñanza y de espera, está terminando; y que en lo sucesivo, el Discípulo, no debe comportarse más como un Párvulo; sino que debe mostrar a su Maestro: El Adelanto, el Aprovechamiento en la Enseñanza, el Despojamiento de todo lo superfluo y malo… debe mostrar a su Maestro y a sus hermanos, que se encuentra en posesión de la Luz y de los Atributos con que el Maestro le ha Engalanado; pues de no ser así, en Tiempos Venideros, sí tendréis que tropezar con los hombres del poder y con sus leyes.

42. Yo Inspiro a los hombres que Escriben y aplican las legislaciones humanas; y es Mi Voluntad que en sus leyes, combatan todo fanatismo, toda idolatría, superstición y lucro; que todo aquello que no deba existir en las Prácticas Espirituales de la humanidad, lo combatan; y aquel que se encuentre fuera de ese Camino, tendrá que ser sancionado por los hombres de la Ley, tendrá que ser sancionado por su propia Conciencia; y ante el Tribunal Divino, tendrá que sentirse como un reo, porque el Tiempo de la Espiritualidad, de la Sinceridad y de la Verdad, está entre vosotros; el tiempo de la Sencillez y la Simplicidad en la existencia humana, ha llegado para el hombre.

43. Fue el hombre Sencillo y Simple en sus Principios, en los Primeros Pasos de su Evolución. A través de su Jornada complicó su existencia con sus cultos imperfectos, con el descubrimiento de sus ciencias, con la división de pueblos y de razas, con sus ambiciones, con sus guerras y sus odios; complicó su existencia espiritual y humana, perdiendo su Sencillez y su Simplicidad.

44. Así Contemplo ahora vuestra Existencia; pero también en vuestro alto grado de Evolución, encontraréis nuevamente la Sencillez y la Simplicidad, llegando a ella por medio de la Experiencia, del Desarrollo de la larga Jornada.

45. ¡Bienaventurados los que han Aprovechado, este Tiempo de Enseñanza!… Pues seréis Fuertes en las Pruebas y tendréis mucho que Dar. Mas, ¡ay de aquellos que no supieron aprovechar estos días!, pues pronto tendrán que llorar, pronto tendrán que lamentar el no haber creído los unos, el haber sido indiferentes y fríos los otros; aun habiendo creído.

46. Los que se burlaron de Mi Obra y de Mi Manifestación, mesarán sus cabellos. Los que fueron obstáculo para que otros Me Cumpliesen, tendrán que Arrepentirse en gran manera; y vosotros, tendréis que llorar cuando Contempléis aquellas lágrimas y tendréis que Sentir su desesperación. Entonces se abrirán vuestros labios para Enseñar, para recordar las Lecciones que el Maestro os dijo y que aquellos no oyeron; y ellos os dirán que no quedan satisfechos con vuestra palabra, que la intranquilidad de su Conciencia les reclama los tiempos perdidos, la Oportunidad que se les fue.

47. Veréis entonces, el esfuerzo de aquellos por Levantarse a Reponer los Tiempos Perdidos, a Reparar los errores y a Lavar las manchas; y vosotros, les Ayudaréis.

48. Veréis surgir entre aquellos que hoy han sido fríos, a Mis Grandes Apóstoles del mañana, a los Profetas; y pronto los veréis en Mi última Cátedra, llegar Contritos, temerosos, humillados delante de Mi Presencia, para decirme: –Padre, en Verdad, Tú has sido entre nosotros; unos, no Te hemos creído; otros, no te hemos Obedecido; y aun otros, te hemos combatido y burlado. …

49. Mi Manto de Amor y de Paz, estará sobre ellos. El Manjar de los manjares, llegará una vez más a sus labios; y Mi Perdón, también.

50. Entre ellos, veréis a los Guías de multitudes, a los que, habiendo llevado este Cargo Precioso y de Gran Responsabilidad, no supieron o no pudieron Sobreponerse a las Vicisitudes para hacer Presente al Padre, un Cumplimiento Digno. Veréis a aquellos que Consagré como Mis Ruiseñores, con sus labios sin Trinos, con su corazón sin Inspiraciones y solamente con su Conciencia llena de Remordimiento. Veréis a aquellos que nombré Mis Labriegos y les Confié a Mi Mundo Espiritual, sin Bálsamo para los enfermos y a ellos, Cargados de enfermedades; a unos, sin Paz en el espacio, enfermos del corazón y del espíritu; y otros, llenos de fatigas y de fardos en la Tierra.

51. Veréis a muchos que ostentan Mis Dones, llegando como parias y como menesterosos, como hijos Pródigos, rogando en su corazón al Maestro que no se vaya, que se esté un Tiempo más entre los hombres; que lo Haga por ellos, que no aprovecharon el Tiempo; llegarán con juramentos de Cumplimiento, con promesas de Obediencia; pero el Maestro, ha Dictado ya su Voluntad; y Ella, es Inexorable.

52. Pero ahora, os dice el Maestro, a vosotros, porción Bendita que vais a quedar para dar Testimonio de estas Manifestaciones a ellos mismos, que vais a quedar entre los desobedientes y los incrédulos, entre los indiferentes y los fríos, como: maestros… vais a quedar como: Hermanos y consejeros… para que impidáis entre ellos, todo aquello que no debía hacerse más en lo Venidero, dentro de Mi Obra Bendita.

53. El que ostentó su Facultad como Pedestal: No vaya a levantarse después de Mi Partida, Invocando Mi Rayo o tratando de ejercer tal Don… porque a vosotros, os Reclamaré.

54. El que recibió a Mi Mundo Espiritual de Luz, como consejero y Protector, como Médico Espiritual: No vaya a Llamarlo, para hacerlo penetrar en su cerviz y entregar impostura al Mundo… porque Yo, os Reclamaré.

55. Que aquel que fue llamado Guía, no congregue multitudes para llevarlas por el Sendero de la ignorancia, si él no sabe, si él no tiene, algo que Enseñar. …

56. Que aquel que recibió el Don de la Profecía, de la Videncia y no supo Desarrollarlo: No vaya a dar Testimonio al Mundo, si la Visión de su espíritu, no se han Abierto Plenamente a la Verdad… porque también os lo Reclamaré.

57. Sin embargo, a cambio de no poder Cumplir ya, en esta forma; Yo digo desde ahora a los que fueron Portavoces, Facultades y Pedestales que no cumplieron con su Cargo: Por su Entrega, por su Amor, por su Elevación y el Arrepentimiento que Me demuestren, el mañana, Yo Hablaré por sus bocas, de Espíritu a espíritu. …

58. A los que fueron Preparados como Facultades y no desarrollaron su Don, concederé al Mundo Espiritual de Luz que -de espíritu a espíritu- Vibre por el Conducto de ellos y haga Prodigios en Palabra, en Fluido y en Obras Poderosas entre los hombres, según sea también su Elevación, su Espiritualidad y su Preparación.

59. A los Videntes que durmieron, si después Despiertan y Me Aman y Quieren Servirme, mañana Verán las grandes Revelaciones y las grandes Señales Espirituales; se Maravillarán y darán Grandes Testimonios.

60. Y aquellos que debiendo haber sido Guías, en el momento de Mi última Cátedra, nada podrán preguntarme. Yo les Hablaré, en su silencio, Yo Conversaré con su espíritu, Yo Guiaré sus pasos para que atraigan multitudes y que de sus labios broten Dictados de Mi Ley, Consejos y Sabiduría.

61. Y así sucesivamente, por cada uno de los que en este Tercer Tiempo Llamé y no quisieron Seguirme; el mañana, tendrán la Nueva Oportunidad, el Tiempo y lo necesario, para que vosotros miréis que Soy Amor y Soy Perdón.

62. Ya os he dicho que antes, ellos tendrán que Purificarse; que tendrán que pasar por el Crisol Espiritual y Corporal, para que Despierten Plenamente; y en esa Restitución, en ese Crisol, ¡Acompañadlos!… Velando, Orando y también Trabajando Espiritual y materialmente, con vuestras obras de Justicia y Amor.

63. Los que habéis luchado en esta Etapa de estos tres últimos años, estáis a punto de entregar al Padre, un Cumplimiento.

64. Todos habéis sido Labriegos, en la Campiña del Señor. Lo mismo el Guía que el Portavoz; la Piedra Fundamental, la Facultad, el Vidente, la Pluma de Oro, el Columna. Todos han sido Labriegos, porque todos habéis Labrado -en Conjunto- las Tierras Espirituales del corazón de la humanidad; todos habéis Cultivado una Simiente que os he Confiado, Simiente que no habéis dejado morir.

65. Si al Primero, le entregué Yo solamente una Espiga; en el Día que se Aproxima, cada Labriego Me hará presente una Brazada de Espigas.

66. Si una Parcela, le Confié al Primer Labriego; a esa Parcela, se Unieron muchas otras más; y ahora, Me hacéis presente la Gran Extensión de Tierra.

67. Si el Árbol que daba Sombra al Labriego, era solamente un Arbusto, en el principio un Arbusto sin Frutos; hoy el Árbol ha Crecido, ha Extendido sus Ramas; las Aves librándose del viento, han Venido a Anidar en Ellas y los Frutos han sido en Multiplicación.

68. Ha habido Frutos malos, ha habido Semillas vanas, en el corazón de esos frutos. Ha habido hojas que no han sabido formar parte del Follaje y se han secado y desprendido. Hay raíces que han muerto y Ramas Desprendidas del Árbol que no supieron sobrevivir. Ha habido Nidos que han desaparecido y pajarillos también que han emprendido el vuelo.

69. Pero lo que está presente, lo que los Labriegos Afanosos están por Presentar al Padre: es su Cosecha… que Yo, Me encuentro Juzgando ya; y que haré, que cada uno de Mis Labriegos, la juzguen también -con la Luz de su Conciencia- para que aquello que haya sido Bien Labrado, pase a Mis Divinos Graneros; y todo aquello que no haya sido Bien Trabajado, quede en las manos de Mis Labriegos para que lo sigan Perfeccionando.

70. Acaso sabéis ahora, ¡oh! Labriegos Amados, ¿Cómo se presente, en el Postrer Momento vuestro Dios, si como Juez, si como Padre o como Maestro?…

71. Penetrad aún más en Oración y en Vigilia, para que, en ese Momento, podáis recibir. Aprovechad la Fuerza que en Mi Palabra os doy en estos momentos, para que podáis Resistir el Juicio y la Presencia de Él, en aquella Hora.

72. Siempre Soy el mismo, siempre he venido igual a Manifestarme entre vosotros, la misma Potencia, la misma Majestad, la misma Luz, la misma Justicia; también, pero en el Padre, no hay límite, en el Padre, no existe un hasta aquí, ni una barrera; y Yo puedo ir más allá, de donde he ido y no podéis saber, ¡oh! Pueblo, en aquel momento de Juicio, hasta dónde puede ir Mi Justicia en el Mundo entero.

73. No solamente vosotros estáis Preparando la Cosecha, para entregarla al Hacendado; al Gran Sembrador, que os ha Enseñado. Todos los ministros, todos los hombres que Me representan en sus religiones, todas las congregaciones y multitudes que caminan por la Senda del Espíritu, también están Preparando su cosecha en este año, para entregarla a su Señor. También la Conciencia de ellos la he Iluminado y en ellos, Soy en esa Voz, la Luz del Maestro, del Padre.

74. No pueden dormir; están Velando, Sienten temor también, porque Mi Justicia habla en todas las formas en este Tiempo; y en esa Hora Solemne y Bendita, Yo recibiré al espíritu de esta humanidad: Formando Un Solo Hijo… para hablarle de Padre a Hijo, de Espíritu a espíritu, de Conciencia a conciencia, en Espíritu y en Verdad.

75. Y entre todos, debéis vosotros ser, -no por alarde ni por vanidad, no por superioridad vuestra- aquellos que Alcancéis: Mayor Elevación… ¿para qué, Mi Pueblo?… para que alcancéis vuestra propia Salvación, en esa Hora; y Aboguéis e Intercedáis, por todos vuestros hermanos. …

76. Mirad vuestra Responsabilidad, para ese momento que se aproxima. Así os dejo Preparados. Así quiero que estéis Velando. Las tentaciones acechan vuestro paso; tienen muchos ardides para alejar vuestro Pensamiento de Mi Obra, para alejar vuestro Paso de la Senda, para haceros Caer en profanación y en faltas. Por eso os dejo Velando y Orando, para que rechacéis esa Fuerza y dejéis que Solamente la Fuerza de Mi Justicia y Amor Invada vuestro corazón; porque de la Elevación, de la Oración de Mi Pueblo Espiritualista, -en el momento de Juicio que se Aproxima en el Universo- Yo estaré al pendiente, para entregar a la humanidad algo que tengo que entregarle, por vuestros Merecimientos, Pueblo.

77. Por Méritos o sin Méritos vuestros, Yo entregaré a todos Mis hijos; pero hay algo que quiero entregar a la humanidad, por vuestros Méritos.

78. ¡Vosotros, Orad!… y en la misma Oración, alcanzaréis la Inspiración para pedir al Padre, algo que recónditamente desea el espíritu del Padre; y ese deseo recóndito Yo le Colmaré, Yo le Bendeciré y haré que la humanidad lo vea Efectivo y Realizado, en próximo Tiempo de Gracia.

79. ¡Así el Maestro de maestros, habla a sus Discípulos y así Acaricia el Padre, a sus hijos!… Habéis Comido, habéis Bebido Espiritualmente y estáis Obligados a llevar este Sustento, a aquellos que, en sí, no lo llevan.

80. Mi Palabra, es como una Simiente, que podéis Multiplicar en el Camino. Sólo un Álbum, sólo un Libro habéis Escrito con Mi Palabra en este Tiempo. ¿Acaso sabéis lo que la humanidad vaya a Escribir sobre esta Mi Obra, lo que los hombres vayan a pensar del Espiritualismo, lo que los hombres vayan a Analizar de él?…

81. Vendrá el Despertar Espiritual y con avidez será tomada Mi Obra y sus Testimonios; y será considerada esta Revelación como una Fuente de Bendiciones, en donde vendrán a Beber todos los Sedientos; los Sedientos, que Forman toda esta Humanidad.

82. Y pensad, que esta Fuente -por ahora- la he depositado en el corazón del Pueblo Espiritualista Trinitario Mariano; que sois la Fuente, en donde ha de venir a Beber vuestro hermano; el mismo sabio, el científico, el filósofo, el materialista, el escéptico, tendrán que venir a interrogaros, tendrán que llegar a vuestra presencia a escudriñaros.

83. Conservad siempre vuestra Preparación Espiritual, para que no seáis sorprendidos nunca; para que las Aguas Cristalinas de esa Fuente, se desborden -sin mancha- en los labios sedientos.

84. En ese vuestro Cumplimiento, Sentiréis la Paz del Padre, Invadiendo todo vuestro ser. Escucharéis Espiritualmente su Concierto Divino; y os Sentiréis siempre estrechamente Envueltos y Protegidos por Él. Ya no lo buscaréis más, a través de imágenes forjadas por la propia mano del hombre; ya no lo buscaréis más, en las cosas que no tienen Vida.

85. El Despertar Espiritual, será en todos los seres humanos, y aun en los pueblos y naciones más incultas y más idólatras; la Luz del Espiritualismo, pronto les invadirá.

86. ¡No podrá el hombre con todo su Amor hacia el Padre, ni con toda la Fuerza de su espíritu, ni con su toda imaginación o su Fuerza Creadora, forjar la imagen o algo que Represente Dignamente al Creador!…

87. El mismo Padre, os dice que si esa facultad se la concedí al primer hombre; mas, no fue para que su imaginación forjase la imagen de su Dios materialmente, no fue para que sus manos esculpiesen una figura inerte; le di Facultad en su propio cuerpo, en su propia carne, para Multiplicarse, para Procrear, para que de él mismo Surgiera la forma humana con la animación de Vida; y esa forja humana con Vida, con la Inteligencia y los Atributos Espirituales, fuese la mejor Imagen del Creador.

88. Ésas son las Imágenes que vosotros, -por vuestra carne- forjaréis en vuestros propios hijos. Haced que, en ellos, la Perfección de Mi Divinidad se Refleje; que, en la misma Salud, Fortaleza y Perfección de sus cuerpos, se Manifieste la Fuerza y Perfección de la Divinidad; que, en su Parte Moral y Espiritual, también se refleje la Inteligencia, el Amor, la Verdad del Padre; y aun os digo: Esas criaturas que de vosotros brotan… no las Elevéis, sobre un Altar. Amadlos con el Amor más grande que podáis encontrar en vuestro corazón humano; mas no les adoréis.

89. Pensad que Espiritualmente, todos sois hermanos, hijos y Siervos de Aquel que es único a quien podéis y debéis Adorar sobre todo lo Creado. De este modo, no perderéis a vuestros hijos, por sendas torcidas; sino, los llevaréis por el Camino de Amor y de Perfección; del cual vosotros, recibiréis también del Amor y de la Perfección; por lo cual, vosotros recibiréis la íntima Satisfacción de haber Creado, de haber traído al mundo, Seres que, con sus Virtudes, Dignifiquen a su Padre y Creador.

90. Ésa es la mejor Imagen que podéis hacer de Dios. ¡Bendigo a aquellos que, en Verdad, lo han Logrado y Bendigo también a aquellos que han Luchado sin Lograrlo!…

91. ¡Bendigo también, a todos aquellos que no lo han intentado y que, olvidándose de esa Maravilla, de esa Gracia que les he Confiado, lo mismo al potentado, al monarca, que al menesteroso que son los que han ido en pos de la materialidad para forjar con ella, con sus manos según su imaginación una forma sin Vida, sin espíritu, para Representarme a Mí en forma burda y materializada!…

92. ¡Todas las cosas cambiarán!… y el espíritu humano, cuando Despierte a la Verdad, volverá sus ojos atrás y se mofará de sí mismo.

93. Yo os digo a vosotros, Mi Pueblo: No os moféis de vuestros pasados Actos, porque ellos fueron Peldaños de la Escala Espiritual, para llegar a donde ahora estáis; así como os he Enseñado también, a Respetar a aquellos vuestros hermanos, si estos se inclinan todavía, ante las formas imperfectas, ante las figuras creadas por su propia mano e imaginación.

94. Todos vais caminando y Avanzando por esa Escala Altísima e infinita, misteriosa y Eterna que os llevará hasta el Seno Mismo del Padre Celestial, ni envidiéis a Aquel que va adelante, porque algún día estaréis pasando por donde él ahora cruza; ni os burléis de aquel que venga muy atrás de vosotros, porque también por allí pasasteis.

95. ¿Quién de vosotros puede negar al Maestro, que haya sido en los tiempos pasados, pagano o gentil que haya sido idólatra, que haya ofrecido a su Padre Dios, los sacrificios más cruentos y abominables?… ¿Quién es aquél que pueda negarme que no haya pasado por las grandes tinieblas y turbaciones mentales y espirituales?…

96. En Verdad os digo, que no hay uno entre vosotros, que pueda leerme su pasado. No hay uno que pueda decirme, de dónde viene su espíritu, ni todo lo que ha atravesado. Por eso, os digo: ¡Elevaos por sobre todas las miserias humanas!… para que así, sintáis Respeto y Caridad por todos; y seáis Justos, en vuestros propios Juicios. …

97. En este día, así os he Alimentado en Mi Mesa; y como Doctor de los doctores, así he Venido a Sanaros, ¡oh! Enfermos, que en vuestro corazón Me decís: –Maestro, Tú eres aquél que siempre Te compadeces del dolor, que lo sientes en lo más profundo y que lo calmas con Tu Bálsamo que Sana todos los males… Mi Efluvio Divino, invisiblemente, se extiende en este instante y unge a los enfermos. Mi Efluvio, es Mi Propia Palabra.

98. En Mi Verbo, está Todo. Soy el Verbo que, con su Efluvio y Esencia Divina, todo lo hace. Tened Paciencia, unos instantes. ¡Esperad!… ¡Esperad, ¡oh! Enfermos; y en vuestra Paciencia, imitad a Job, y seréis Premiados.

99. No hay uno de vosotros, que no sea escuchado por Mí. A todos oigo, de todos recojo su cuita y a todos Unjo Espiritualmente. Esperad unos instantes… y entonces, las largas horas de sufrimiento, las Veladas sin Paz, los Tiempos de Purificación, quedarán en el pasado, en el olvido; y una Nueva Vida, un Nuevo Sendero de Paz, Bienandanza y Salud, ha de surgir ante vuestros ojos, para que, por ese Camino, avancéis con Firmeza y Cumpliendo con Dios. Dando a Dios, lo que a Dios pertenece; y al Mundo, lo que al Mundo pertenece.

100 ¡He aquí, a vuestro Maestro, Preparándolo todo para vuestro futuro!… Vamos a dejar esta Tierra, este Valle Terrenal, en el cual nos hemos Encontrado muchas veces, ¡oh! Mis hijos. ¡Caminantes, vamos a dejar el Valle y la Explanada Terrenal y en lo Venidero vamos a formar una Cabaña en la Cumbre del Monte!… Yo allí, os he esperado.

101 ¡Venid todos los pueblos y todos los seres humanos, a conversar con el Maestro de maestros que os ha Hablado de tantas Lecciones y de tantas Maravillas, que os ha Acariciado y Amado por tanto tiempo!… ¡Venid a Él!… Ahora le encontraréis, ya no en el Valle, ni en la falda ni a Mitad del Monte. ¡Venid a la Cumbre de la Montaña!… Allí está su Choza, la cabaña es humilde. En su Humildad Espiritual, se llena de Esplendores, porque es su Palacio Universal, donde quiere que vosotros Penetréis y escuchéis su Voz y su Concierto Celestial.

102. Reconoced y Estudiad esta Parábola, para que así Afirméis en vosotros la Creencia, la Fe de que seguirá el Padre Unido, Fundido en Una sola Esencia con vuestro propio espíritu.

103 ¡Velad, oh, multitudes!… ¡Seguid penetrando en mi Santuario, para que en Él encontréis la Paz que le falta a vuestro mundo y que le llevaréis con vuestra Oración a todos!…

104. Id en cinco minutos de Oración, en pos de los enfermos, en pos de los soldados sin ideal, en pos de los grandes pecadores y de los seres humanos que acallan la Voz de su Conciencia, para destruir lo que Yo he creado: ¡La Manifestación de la Vida! …

105. ¡Interceded por el mundo!… y Yo haré que él alcance Perdón por vuestra Oración. Sin embargo, si la magnitud del pecado de la humanidad, es muy grande; pensad que la magnitud de vuestra Petición, tiene que ser grande también. ¡Oh, Mis Discípulos!… Yo os envuelvo Fraternalmente, en Mi Paz; y os Bendigo, desde Mi Alto Solio Divino. …

¡Mi Paz, sea con vosotros!…

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *