Cátedra 1948 Jun. 20

Cátedra del Verbo Divino. Domingo 20 de Junio de 1948 [Párrafo N° 23 al N° 69, da forma a la E. N° 227 L.V.V. ] Tema: ¡Al terminar 1950, fin de su Comunicación; después, reunirse a Estudiar su Legado!

¡Gloria a Dios en las Alturas y Paz en la Tierra a los hombres de Buena Voluntad!… Gloria a Dios en las Alturas y Pasa Mi Espíritu Divino de la Escala de Perfección a la de Jacob, para una vez más desde ahí enviar Mi Rayo Divino entre Mi Pueblo de Israel, en este Día 20 de junio de 1948, en que os encontráis reunidos y congregados en Representación de los Siete Sellos, de las Siete Iglesias que Elías, por conducto del Hijo del hombre, vino a implantar a esta Nación de la Tierra, escogida por Mi Voluntad. Yo os Recibo y por vosotros, al Universo, en Mi Nombre que Soy el Padre, el Hijo y el Espíritu Santo. …(Saluda Elías al Divino Maestro) ¡Gloria a Dios en las Alturas y Paz en la Tierra a los hombres de Buena Voluntad!… Amo a Dios Padre, Amo a Dios Hijo, Amo a Dios Espíritu Santo; Creo en el Padre, Creo en el Hijo, creo en el Espíritu Santo; Espero del Padre, Espero del Hijo, Espero del Espíritu Santo. …

1. Maestro Amado, en alba de Gracia el Pastor ante vuestra Divina Planta, haciéndote presente al Rebaño que Me haz confiado en todos los tiempos.

2. Helos aquí en alba de Gracia, a temprana hora Me he acercado a su corazón para dadles Quietud; y ellos en este instante, solamente esperan de Tu Caridad. Presurosos se levantan para buscar la Huella Divina, para Alimentar sus espíritus y así se levanten Fortificados en el Camino, esperando que Ilumines sus espíritus, que les Eleves a Tu Solio; ellos vienen en Representación del Universo, derrama en ellos y Entrégales conforme a Tu Santa y Divina Voluntad. …[El Divino Maestro]

3. Sí, Elías, que una vez más os Manifestáis a través del entendimiento del hombre, para hacerles Reconocer a estos Corazones que vos tenéis la Misión de Preparar los Caminos del Señor, esos Caminos que son los corazones de Mi Pueblo, a los cuales tengo Yo que llegar para Morar profundamente en cada quien.

4. La Preparación de Mi Pueblo es alcanzada también por vuestra Ayuda. Vos les hacéis Dignos con vuestra Luz, con vuestra Inspiración, con la Preparación que dais a los espíritus y a las materias, para que ellos puedan presentarse en el Recinto y Prepararse para recibir la comunicación de Espíritu a espíritu del Padre.

5. Porque en Preparación puede tener el Padre a Mi Pueblo bajo Mi Enseñanza y a Prueba también está sujeto; para Forjar el espíritu y corazón de los Discípulos, y una vez Forjado en este Crisol de Amor, y de Fortaleza, ellos puedan quedar en el Sendero, como Maestros, como consejeros, como Amigos, como Guías de la humanidad.

6. No quedará cegado Mi Pueblo, sus ojos se abrirán plenamente a la Verdad, Elías, para que entonces ellos puedan Guiar a los ciegos, llevadles hacia la Luz y allí puedan recobrar la Vista Espiritual y contemplar frente a frente la Verdad que el Mundo, las perturbaciones y los hombres, han apartado del Camino de sí mismos.

7. En este instante, Pastor, llenad de Paz los corazones, Elevadles hasta Mí, haced que el Pueblo entero penetre en el Éxtasis, en la Elevación, para que pueda Comunicarse con Mi Divino Espíritu, para que pueda tener la Verdadera Comunicación Espiritual, porque ésta es Mi Voluntad; para que se sienta Fuerte y entonces él Comprenda y Reconozca que si a esta Fuente de Amor, de Sabiduría y Enseñanza se acerca, es el espíritu, no la carne, es el espíritu el que se Acerca hacia Mí, para que después el espíritu haga que su propia materia alcance.

8. Yo entrego, en Verdad y en Espíritu, a los hijos en lo Espiritual y en lo material; lo material, es entregado al Mundo por añadidura; lo importante para el Padre, es el espíritu del hombre. En este instante, Elías, derramaos en Paz y en Luz. …(Elías Guía y Pastor Espiritual)

9. Con Tu Permiso Divino, voy a Mi Rebaño, voy a dejarles Preparados, Maestro, para que se encuentren Atentos, que sus mentes no vaguen y sólo sus espíritus lleguen a Tu Divina Planta, como son Tus deseos, Divino Maestro. …(Elías da su Saludo Espiritual al Pueblo)En el Alto y Bendito Nombre del Padre Eterno Gran Jehová, en el Nombre del Divino Maestro que presente está, Yo os Acaricio, os Recibo y os Perdono y os doy mi Bendición, en el Nombre del Padre, del Hijo y yo que soy la Representación de la Luz del Espíritu Santo. …

10. Bienvenido sea el Rebaño en esta alba de Gracia. En este instante habéis escuchado, ¡oh! Rebaño Bendito, lo que el Maestro acaba de entregar a mi espíritu; Mandatos a cada momento recibo para que sean Entregados y Derramados entre vosotros; y os digo:

11. Yo os Preparo, yo Limpio vuestras mentes y Elevo vuestros espíritus. Apartaos por un instante de lo material, Apartaos de la Tierra y dejad que vuestro espíritu se Eleve, para que se Alimente con la Palabra que en este día de Gracia va a Derramar grandemente el Divino Maestro, para que así las envolturas se levanten presurosas, fuertes en el Camino, haciendo frente a la humanidad, que es también mi Rebaño que no me ha podido escuchar todavía.

12. Y vosotros tenéis que ser el Espejo Limpio de ella misma, tenéis que Conducir al ciego hacia la Luz porque Derramada está la Luz entre vosotros y Grandemente os viene a Reanimar en el Camino, para que no durmáis ni un instante, os dice el Pastor, para que Escuchéis la Palabra del Padre y no dejéis pasar ni un solo momento y os encontréis Preparados a cada instante y así podáis Libertar a la humanidad que perece y que es la que no ha escuchado al Maestro, al Verbo Divino, que no le Conocen, porque se encuentra envuelta en su confusión, con sus mentes turbadas y la venda de oscuridad no se ha apartado de sus pupilas.

13. Sin embargo, vosotros tenéis que levantaros a hablarles del Maestro, que está entre vosotros. También, tenéis que Consolar al que sufre en su Camino, porque Potestad os ha entregado el Padre.

14. Yo soy Báculo de vosotros, Levantaos, Llenaos de Esperanza y de Confianza hacia el Espíritu Divino, porque la Luz lleváis, no quiere el Maestro que caminéis a ciegas, porque ¿qué podréis entregar a la humanidad, el mañana?…

15. Por eso, a cada momento debéis Analizar su Palabra, para que también el que se encuentre sediento, en vuestra Fuente mitigue su sed y vosotros le conduzcáis a la Fuente de la Gracia Divina y allí reciba el espíritu grandemente la Luz; y al ver el Padre que sois los Obedientes, os Labraréis el Galardón que Él tiene Ofrecido a vosotros y el mañana lo recibiréis.

16. Aparto la turbación de vuestra mente, yo os Preparo, llevad Mi Luz a torrentes, llevad el Bálsamo de Curación, porque también el Padre Me ha entregado para que vosotros recibáis. Yo os entrego Fortaleza, para que con Veneración y Respeto en este día de Gracia, recibáis la Caridad del Padre y por vosotros reciba el Universo.

17. Los que habéis llegado por primera vez, en este instante Yo aparto la venda de oscuridad que cubre vuestras pupilas; y si os sabéis Preparar, Contemplaréis al Maestro.

18. Los unos no le habéis podido contemplar y no habéis dejado que vuestro espíritu se Eleve hasta Él; mas Yo os digo que el Padre quiere de vosotros, Grande Contrición y Elevación, olvidaos de lo que pertenece al Mundo y haceos Acreedores a la Caridad del Padre.

19. Yo doy Elevación a vuestros espíritus, para que todos os encontréis a la Diestra del Padre, al varón, al anciano, a la mujer, a la niñez Bendita, para que todos os encontréis Dispuestos y Preparados, con la Veneración y Respeto, para que lo que el Divino Maestro os entregue en este día, vosotros lo contempléis efectivo en vuestro camino, porque esa es la Voluntad del Padre. … ¡Adiós, Rebaño Amado, la Paz del Pastor nunca se aparte de vosotros!…[El Divino Maestro]

20. Sed con todos, Elías, para que en el alba de Gracia que próxima está, Preparado el Universo pueda encontrarse ante la Mirada de Justicia del Eterno Padre.

21. Todo Preparad, Elías, Despertad a los espíritus. No sabe Israel lo que guardado en sus Arcanos tiene el Padre para sorprenderle y quiere el Maestro que su Pueblo, Dispuesto y perfectamente Preparado y Espiritualizado pueda encontrarse para esa alba de Gracia; Limpio por dentro y por fuera, para que el Santo Espíritu del Padre, pueda encontrar el Templo de su corazón Preparado, la Lámpara de su Fe Encendida, y pueda Él recibir de su Pueblo, la Verdadera y Digna Ofrenda Espiritual para su Divinidad.

22. Habéis Preparado el corazón del Rebaño y Yo le recibo, Soy con él, él se Recreará Conmigo y Yo Me Recrearé con los espíritus, y vos Elías, tendréis Gozo al Escuchar Mi Palabra de Enseñanza y al contemplar la Elevación de los espíritus. …[El Divino Maestro a su Pueblo]

23. ¡Oh! Pueblo mimado, que una vez más Me tenéis muy cerca de vos; recreaos con Mi Divino Espíritu y Aprovechad este Tiempo y esta ocasión. Elevaos más y más para que podáis Sentir Plenamente Mi Presencia en vuestro espíritu y en vuestra carne, porque dura es la vida que os habéis formado y pesado el fardo que lleváis sobre los hombros, porque amargo puedo contemplar vuestro paladar y de vuestros ojos brotan las lágrimas.

24. Yo contemplo envolturas doblegadas prematuramente, sienes encanecidas prematuramente, rostros ajados también antes de tiempo; Yo penetro en los corazones y les contemplo envejecidos, no miro la Alegría entre Mi Pueblo, no palpo la Paz en el espíritu de Mis hijos y por eso es que os digo: Elevaos más para que podáis Acercaros a la Fuente de Vida Eterna que Soy Yo… y en Ella, podáis Calmar la sed Espiritual.

25. Vos que sois el Pueblo Mimado y Escogido del Padre, no por eso tendréis en este Mundo todas las Complacencias, ni la Dicha Perfecta, porque vosotros sois los que mejor sabéis que estáis habitando en el valle de lágrimas, valle de lágrimas desde los primeros hasta los postreros.

26. Porque este Planeta ha sido convertido por sus moradores en un mundo de Expiación, en un mundo de Restitución, pero es morada también de Crisol y de Perfeccionamiento Espiritual. Es lugar de Prueba para el espíritu y por eso ninguno ha podido alcanzar la Dicha Perfecta en este Mundo.

27. Solamente Treguas le he concedido a la humanidad a través de las Eras, Treguas de Paz, más después que han pasado esas Treguas, nuevamente la Lucha, las Pruebas y el dolor han sido Acrisolando a los espíritus de la humanidad.

28. Y vosotros contempláis cómo el hombre afanosamente busca el Bienestar, la Calma, el Dominio, la Grandeza y no los alcanza, no encuentra lo que busca, Pueblo Amado; en vano se esfuerza, solamente va encontrando el desengaño, el tropiezo, el dolor y el fracaso.

29. Pero Espiritualmente, la humanidad se Fortalece; Espiritualmente se Despoja de todas las ambiciones bajas; sus pasiones, van siendo también debilitadas, tocadas incesantemente con el dolor y con las pruebas; mas, su Capacidad Espiritual… Evoluciona y Aumenta cada día por el dolor, por las tinieblas, por los fracasos.

30. Y si vosotros, decís: que hoy la humanidad, Espiritualmente se encuentra en el abismo y en las tinieblas, Yo os digo: No, Mi Pueblo, el espíritu de la humanidad está Fértil, está Dispuesto, Preparado, es tierra hambrienta y sedienta… por eso Yo os digo que no contemplo el pecado del mundo, que no vengo a contemplar las manchas de vuestra alma ni vuestras faltas cometidas ante los demás, porque detrás de ellas, está un espíritu; y dentro de ese espíritu, está una Conciencia y esa Conciencia ha Evolucionado, se ha Desarrollado por las Pruebas, por las vicisitudes manifestadas dela Vida, por el dolor, por todo lo que ha Contemplado y Experimentado en su larga Jornada; y es al espíritu al que Yo busco, porque sé que está a Tiempo de Mirarme, de Oírme, de Recibirme; de Comprenderme para después Imitarme y Seguirme en el Camino, por Amor.

31. Grande es Mi Doctrina, como Grande ha sido siempre, como Grande siempre ha parecido al hombre; pero esta Doctrina no es imposible de Practicarse entre la humanidad. La juzga imposible el materialista, el obstinado en los placeres, en las pasiones y en el pecado; el engrandecido, el confundido en sus propias ideas.

32. Mas, aquél que se ha Despojado, o la vida le ha despojado de sus posesiones terrestres, aquél que se ha dejado Pulimentar por el dolor, aquel que ha inclinado su cerviz delante del Padre, ése toma la Cruz, ése oye la Palabra, ése Juzga que sí es Posible Amar y seguir a su Divino Maestro.

33. Y esos sois vosotros que venís a rodear al Maestro, que venís de distintos caminos, de distintas esferas, de diversas clases que la humanidad ha hecho entre sí misma; y no Me he detenido a contemplar clases ni ilustraciones materiales, ni conocimientos científicos, ni títulos, ni nombres, ni señores, ni esclavos en Mi Congregación.

34. Yo he contemplado que en el seno de todos vosotros se encuentra el espíritu de Israel Evolucionando, el Capacitado para Comprender Mi Doctrina, Mi Enseñanza de este Tercer Tiempo, y los unos venís cubiertos de harapos y es torpe vuestra lengua y es ignorante vuestro entendimiento; y a pesar de ello, Yo descubro dentro de esos pobres de materia, de esos humildes en la existencia Terrestre, a espíritus llenos de Luz, espíritus Evolucionados, espíritus que al instante Me Reconocen, Me Sienten y Me Comprenden.

35. Mas, no solamente en esos pobres, descubro a Mis Discípulos, ¡no, Pueblo!, en todas las clases, en todas las materias cubiertas con distintas vestiduras y mostrando diferentes educaciones y lecciones, Yo descubro a Mis Párvulos, a Mis Discípulos y os fundo en Una sola Familia, en Un solo Apostolado, para que Escuchéis de Mí y después podáis vosotros, con esta Enseñanza Sublime, Enseñar a vuestros hermanos, Demostrar con vuestra Convicción, con vuestra Espiritualidad, con vuestra Regeneración y vuestras Prácticas, que Mi Enseñanza no es ningún imposible para el espíritu reencarnado en el humano.

36. Así en el Segundo Tiempo, cuando Yo aparecí entre la humanidad, en el seno de aquel Pueblo Judío, ese Pueblo Me esperaba, ese Pueblo Me ansiaba, ese Pueblo buscaba las Señales día tras día de Mi Aparición entre ellos mismos.

37. ¿Por qué Me esperaba?… Porque los Profetas Me habían Anunciado antes, pero el Pueblo mal había interpretado las Profecías; y cuando Yo Aparecí, no Me supo Reconocer, porque el Pueblo esperaba un Príncipe Poderoso que abatiera con su espada de dos filos a los enemigos del mismo Pueblo, que abatiera y humillara a los reyes, a los faraones, a los césares y Derramara las Complacencias, las Grandezas y el Poder solamente en el seno de ese Pueblo Escogido.

38. Mas cuando ese Pueblo, contempló que su Mesías era pobre y no llevaba calza, que una túnica humilde cubría su cuerpo, que su Nacimiento había tenido lugar en un establo y era el humilde artesano, no pudo concebir que fuera el Enviado del Padre, el Unigénito de su Dios Invisible; y fue Menester que Jesús, se levantara haciendo Prodigios y Milagros palpables a los ojos, comprensibles al entendimiento humano, para que dé entre ellos, algunos pudieran Reconocerme.

39. Tuve que darle Vista al ciego, tuve que Resucitar muertos, tuve que Limpiar leprosos; y así como estos Milagros, muchos otros más Prodigios materiales, obras maravillosas y sobrehumanas, para sorprender al espíritu de aquel Pueblo, para atraerlo hacia Mí y entonces pudiera Escuchar el Fondo, Percibiendo la Esencia y el Sentido de Mi Doctrina.

40. Porque si Yo descendí de Mi Solio para hacerme Hombre entre los hombres, no fue para limpiar al leproso, ni para darle vista al ciego material; no fue para resucitar la carne muerta, nuevamente a la animación material, Yo no vine a eso; Mi Misión, era la de un Dios Todo Amor, Todo Eternidad y Sabiduría, que viene en busca de aquellos espíritus adormecidos para Levantarles a la Verdadera Vida Espiritual; y aquellos Prodigios solamente fueron Pruebas de que lo que aquel Hombre, Jesús, hacía, no lo podían hacer los demás seres humanos.

41. ¿Quiénes fueron los que Me Reconocieron en aquel Tiempo?… Los Humildes, los pecadores y a quienes Perdoné, los hambrientos y sedientos de Justicia, los sedientos de Verdad y de Amor, los hambrientos de Espiritualidad y de Eternidad.

42. ¿Quiénes fueron, los que no Me Reconocieron?… Los poderosos, los sacerdotes, los teólogos, la secta de los fariseos, los ricos; y entonces, Mi Palabra y Mi Presencia fue causa de un caos, de confusión, de revolución de ideas entre aquel Pueblo. Entonces se levantaban los hombres, diciendo: -Lo que este hombre predica, es imposible de Cumplirse. …

43. Pero Doce, Me Siguieron de cerca y Aprendieron de Mí; y a esos Doce, pude decirles: Pronto Partiré de entre vosotros, mas, no Estaré lejos, Estaré en cada uno de vuestros corazones, Estaré en cada una de vuestras mentes, Estaré en vuestras bocas; Yo seguiré dando Testimonio de Mí Mismo después en vosotros, después de Mi Partida como Hombre.

44. Y Yo Partí de entre aquellos, del seno de aquel Pueblo, ¿por qué?… porque el mismo Pueblo, Me rechazó; porque el mismo Pueblo, Me juzgó y Me llevó al cadalso.

45. El Pueblo Escogido, el Pueblo Preparado por los Profetas, fue el Pueblo que no Me supo ni Me pudo Comprender; mas, Mi Semilla, que es Mi Palabra, ya estaba Sembrada en todos, en el Creyente, en el que Me Amaba y en el que Me negaba; Mi Semilla de Amor, -profundamente- ya Estaba en todos.

46. Mas, Yo Me Ausenté Materialmente, Partí de entre ese Pueblo sin que Me Reconociera, sin que se Levantara pregonando: Que Mi Verdad y Mi Presencia habían sido con él mismo… porque se sentía pequeño para Practicar la Enseñanza del Cristo entregada en Jesús.

47. Pero he aquí que aquellos Mis Apóstoles pronto tuvieron la Prueba de que Mi Espíritu estaba entre ellos por una Eternidad, de que Mi muerte había sido en materia solamente, porque Yo estaba más dentro de ellos que como nunca lo había estado.

48. Y así, los unos Me Contemplaban como Silueta de Jesús, los otros hablaban Mi Propia Palabra, sorprendían a los Pueblos, hablando sus propias lenguas y hacían los Prodigios y Pruebas que Yo Enseñé; y mientras Mi Pueblo Escogido les rechazaba, les juzgaba en sus propios tribunales y les perseguía; en las naciones paganas y gentiles, aquella Semilla de Amor iba Fructificando.

49. La Roma pagana y sensual recibió a Mis Discípulos, recibió en su corazón la Simiente y Mi Doctrina y en aquel pueblo Floreció, porque era tierra Fértil por el dolor, por la muerte, por la esclavitud, por la desesperación, por el hastío de los placeres, por todo ello, aquellos espíritus se encontraban hambrientos, desnudos, sedientos; y ese fue el Pueblo que pudo Asimilar Mi Enseñanza, el que dejó Florecer Mi Doctrina, habiendo sido el pagano, habiendo sido el pueblo carnal.

50. Ellos Practicaron Mi Enseñanza, se Fortalecieron con Ella misma, se llenaron de Esperanza y Confianza en Aquel que había Venido de su Solio a dar la vida por Amor a la humanidad, Aquel que prometía un Reino, una Morada de Paz para los espíritus después de esta vida, después de este valle de lágrimas y de dolor.

51. Y aquel Pueblo, fue Fuerte de espíritu y de materia; y los grandes espíritus de ahí surgieron para llevar la Semilla por los caminos a otros pueblos y países, y no fue un imposible el Cumplimiento a Mi Doctrina para todo aquél que se levantó Amando a su propio semejante, Perdonando a su enemigo, Sanando con la Palabra de Amor, Iluminando los corazones con la Luz de Mi Sabiduría, Enseñando el Reino de Verdad, no el reino pasajero de este Mundo.

52. Mas, ¿dónde se encuentra aquella parte de Mi Pueblo, que no supo seguirme en aquel Segundo Tiempo, aquellos que juzgaron imposible de Cumplimiento, a Mi Divina Doctrina? Nuevamente se hallan en la Tierra, los unos engrandecidos con el poderío y la grandeza de la Tierra, como los grandes señores entre la humanidad, moviendo los destinos materiales de este Mundo, arrastrando a los hombres y a las naciones hacia el abismo, hacia la destrucción….

53. ¿Y los otros?… Los otros estáis en Mi Obra, Reencarnados en esta Nación Bendita, Escuchando nuevamente Mi Palabra y Mi Enseñanza y siendo una vez más Testigos de Mi Presencia, de Mi Manifestación Divina entre la humanidad.

54. Vosotros, Pueblo, sois la parte aquella del Pueblo de Israel, la parte humilde, los pecadores que se Arrepienten, los enfermos que Sanan y Creen en Mí; los hambrientos y sedientos de la Verdadera Vida, de la Verdadera Justicia y Amor; esos sois vosotros, Pueblo Amado.

55. Estáis llegando a esta Mi Palabra, a esta Mi Obra unos tras otros, corazón tras corazón, entresacados por Elías, que desde el Más Allá os busca Afanosamente, os Llama y os Congrega en estos Recintos, en estas casas Humildes, para que escuchéis Mi Palabra en este Tercer Tiempo…

56. Y hoy, Vengo entre vosotros, no a repetir Mi Doctrina que os Enseñé en el Segundo Tiempo, sino a haceros dar un Paso más adelante en el Sendero Espiritual. No vengo a borrar aquella Mi Enseñanza, porque aquella Enseñanza que Yo os Entregué en el Segundo Tiempo es Eterna, sus Lecciones son Inmutables, son Perfectas; pero hoy, os vengo a decir: Si en aquel Segundo Tiempo Sembré vuestro corazón, hoy vengo a Cultivarlo… porque Yo recogeré el Fruto, Yo seré el que recoja la Simiente de entre vosotros mismos.

57. Porque El Eterno Padre en el Primer Tiempo, Preparó las tierras por conducto de Moisés; y Jesús, como el Buen Labrador, como el Buen Sembrador, Sembró -con su Enseñanza y su Doctrina de Amor- aquellas tierras en el Segundo Tiempo; hoy, las vengo a Cultivar, a darles el Riego con Mi Palabra.

58. Llenaos de Espiritualidad y el tiempo llegará en que Yo, -de Espíritu a espíritu- recoja Mi Fruto, Mi Simiente de entre vosotros mismos; porque vosotros mismos, todavía no habéis Fructificado.

59. Si ya hubiereis Fructificado Bien, Yo os estaría enviando al Mundo para que el Mundo comiera de vosotros, como en aquel Segundo Tiempo comisteis Mi Cuerpo y Bebisteis Mi Sangre simbólicamente; pero todavía no estáis a punto, todavía la Madurez no se encuentra en vuestro espíritu; el Temple no ha llegado a vuestro propio corazón y es Menester que os siga Cultivando y la Semilla Fructifique, para que Yo pueda ofrecer al Mundo el Fruto de Mi Enseñanza, de Mi Doctrina, de Mi Sacrificio, de Mi Amor en vosotros mismos.

60. En este Tercer Tiempo, entre vosotros, también se levantan los corazones que dicen: -¡No es posible Cumplir esta Doctrina!… ¿Por qué pide tanta Espiritualidad el Maestro?… ¿Por qué pide el Padre tanta Depuración en nuestras prácticas y en nuestros actos?… ¡Es imposible, lo que el Maestro nos pide!…

61. Y Yo os digo: No es imposible, Mi Pueblo… es posible, pero Levantaos, tomad de Mi Espíritu la Fuerza y la Luz para el vuestro, para que vuestro espíritu pueda imponerse a la carne y al Mundo y una vez que os impongáis por la Espiritualidad, -no por el fanatismo, ni por la servidumbre; sino solamente por la Verdadera Espiritualidad- entonces vuestro espíritu, será Fuerte; y vuestra carne, no será débil, será fuerte también, pero Sumisa al espíritu; será Instrumento del espíritu, será Sierva del espíritu; para que entonces, espíritu y carne, cumplan su Misión de dar a Dios lo que es de Dios y al Mundo lo que es del Mundo, dentro de Mi Ley de Justicia, de Amor, de Sabiduría y de Perfección.

62. Si a vosotros os parece imposible Cumplir con Mi Doctrina, Yo os digo: Corto es el tiempo en que se levanten Mis Emisarios bajo Mi propio Mandato hacia otros países, hacia otras naciones… y entonces, veréis que en corto tiempo, en cortos instantes, que otras naciones se Espiritualizarán, Comprenderán la Doctrina Espiritualista, la Asimilarán a su propio espíritu y corazón; y en corto tiempo, os sorprenderán a vosotros mismos… ¿por qué, Pueblo?…

63. Porque hay naciones, que solamente os esperan; grandes pueblos entre la humanidad que han contemplado la falsedad de sus doctrinas, sus altares hechos añicos, sus grandes sinagogas, de los cuales no ha quedado ni piedra sobre piedra; las grandes religiones en completa decadencia, en el abandono, en la soledad, los pueblos llenos de dolor, de miseria Espiritual y corporal, de hambre de espíritu y de cuerpo, de enfermedades, de peste y de muerte.

64. Esas tierras esperan Mi Semilla, esos espíritus que han contemplado en lo que ha quedado su obra de la existencia material; esos espíritus que no pueden apartarse del mundo y que buscan el desprendimiento, que buscan el infinito, que buscan al Padre, esos espíritus son las tierras Preparadas, Fertilizadas por las pruebas, por el fuego, por el dolor y que solamente esperan Mi Doctrina, que solamente Esperan la Llegada de Mi Obra, para poderse Levantar llenos de Fortaleza al Cumplimiento de una Misión.

65. Ellos entonces, os demostrarán, ¡oh!, Israel, ¡oh! Mi nuevo Pueblo, que os sentís débil, ¡oh! Pueblo, que os habéis acostumbrado a las Complacencias materiales del Maestro y que no habéis querido Levantaros y Espiritualizaros como es Mi Voluntad; Vos contemplaréis, que ellos, no dirán que: Mi Enseñanza es un imposible… y que de entre ellos, se Levantarán los Profetas, los Sanadores de la humanidad, los consejeros, los Maestros.

66. ¿Acaso vosotros, no habéis sido Cultivados ni Preparados por el dolor?… ¿Acaso las pruebas, no han sido con vosotros?… ¿Acaso no habéis sido sometidos, a un Crisol?…

67. Sí, Pueblo Amado, el Crisol también ha sido con vosotros; por sobre vosotros ha pasado la guerra, el hambre, la enfermedad, la destrucción, la esclavitud, la humillación; todo, Pueblo Amado, dentro y fuera de vuestro hogar, dentro y fuera de vuestros corazones, han sido las pruebas.

68. Vosotros también habéis sido tierras Fecundas para Mí, pero os habéis familiarizado con Mi Obra; y estancados, podéis encontraros. Y el Padre, os pide el próximo Paso, el Paso de Trascendencia a lo Espiritual para que podáis Espiritualizaros; y entonces, el Fruto de vuestro Amor, de vuestra Espiritualidad, lo Brindéis al Mundo hambriento.

69. ¿Por qué no queréis dar ese Paso?… Yo os he dicho: En el año 1950 Levantaré Mi Palabra… pero Yo Quedaré dentro de vosotros, no lejos ni cerca, Dentro, muy Dentro de vosotros mismos, para Comunicarme de Espíritu a espíritu. Y, ¿cuál es la Preparación que tenéis?… Ya está próxima la ausencia de Mi Palabra a través del entendimiento del hombre y ¿cuál es vuestra Preparación espiritual?…

70. Por eso, hoy escuchasteis que pude decirle a Elías: Elevad el espíritu de Mi Pueblo y haced que penetre en el Éxtasis, en la Verdadera Elevación Espiritual. …

71. Sí, Pueblo, el Éxtasis Espiritual, no es hoy solamente alcanzable para las Facultades y Pedestales; el Éxtasis del espíritu, es Don que el Padre, le ha entregado a la humanidad desde el principio de los Tiempos, pero cuán pocas criaturas han sabido penetrar en ese Estado de Limpidez Espiritual y Corporal, en ese Estado de Elevación Sublime, para poder Percibirme y Comunicar su espíritu con Mi propio Espíritu.

72. Y si vosotros decís: que el Éxtasis Espiritual ha sido Privilegio de algunos cuantos, de los llamados Santos por la humanidad, Yo os digo: No, Pueblo, Yo no tengo hijos Privilegiados… Yo no distingo a alguno en Especial, todos son Mis hijos y a todos os Amo por igual; mas ha llegado el Tercer Tiempo; y con él, el Tiempo del Espíritu Santo entre vosotros, en el cual tendréis que ser y en el cual ya sois: los Discípulos del Espíritu Santo… los que estáis oyéndole a Él, para Practicar su Enseñanza; y entre vosotros, sin Distinción alguna, está Confiando el Don del Éxtasis Espiritual. …

73. En este instante… os encontráis todos en Éxtasis, porque habéis Sublimizado el espíritu, el Pensamiento, los Sentimientos, todo habéis Apartado de vuestra carne y de este Mundo, todo eso lo habéis Elevado hacia el Más Allá, para Comunicaros con Mi Divino Espíritu; para que, un instante, penetrando en la Mansión del espíritu, olvidéis vuestra carne y olvidéis vuestros deberes terrestres y dejéis de sentir la vida corporal en vosotros, para Sentir solamente la Vida Espiritual.

74. Ése es el Éxtasis, esa es la Preparación a que Yo os estoy sometiendo, para que después de Mi Partida, alcancéis la Suprema Elevación de sentirme de Espíritu a espíritu, porque después del año 1950, Israel, no Orará con los labios ante Mi Espíritu Divino, no levantará altares materiales con sus propias manos, no encenderá lámparas materialmente, no tendrá campanas de bronce que le hagan el llamado, no tendrá ritos, ni sacerdotes, ni ministros, ni ceremonias.

75. Porque lo que Yo os estoy Enseñando, Pueblo, no es una religión; no estoy fundando entre la humanidad alguna nueva religión, lo que os Estoy entregando una vez más, es Mi Ley Eterna y Mi Doctrina Infinita, para que Veléis por Ella, para que la Guardéis como un Tesoro de Valor incalculable; y en el futuro, no permitáis que de Ella se desprendan religiones ni sectas, porque entonces solamente serían ramas desprendidas del Gran Árbol de la Vida.

76. Y este Gran Árbol que el Padre, una vez más os Confía, es el mismo que en Tres Tiempos Yo he Levantado entre la humanidad; Árbol, del cual, los hombres han arrancado ramas, grandes las unas, frutos y hojas, para llevarlas por sus caminos y sembrarlas lejos del Árbol y entonces la humanidad no se ha Alimentado con la Savia del Gran Árbol, de éste que a vosotros os Alimenta, os da la Sombra y os da el Fruto.

77. Velad por el Árbol que os confío, no dejéis que, en Verdad, lleguen los hombres robadores y entonces a hurtadillas desprendan las ramas para cultivarlas a su propia voluntad; pero sí compartid de esta Sombra y de este Fruto con toda la humanidad, con todo hambriento y sediento, sin condición alguna. …

78. En los Tres Tiempos Yo os he dejado al Cuidado del Árbol Corpulento; y en los Tres Tiempos, lo habéis descuidado. Pero aún es tiempo que os Preparéis, Pueblo, aún es tiempo de que Me Comprendáis para que, Comprendiéndome, podáis Practicar Debidamente Mi Enseñanza, podáis Analizar Claramente Mi Palabra y podáis dar Testimonio de Mí con vuestros Pensamientos, Palabras y Actos.

79. Seguid entonces, Pueblo, Elevándoos de espíritu a Espíritu; seguid Desarrollando vuestra Elevación, vuestra Espiritualidad, seguid Despojándoos de toda materialización, de todo culto impuro, para que podáis ser en breve tiempo, el Ejemplo de los demás; y entonces, no lloraréis en el momento en que Mi Palabra sea Levantada de entre vosotros, porque no voy a desaparecer, porque no voy a ausentarme, todo lo contrario, Pueblo, voy a Presentarme y a Manifestarme entre vosotros, bajo un Aspecto más Espiritual y Elevado con la Comunicación de Espíritu a espíritu.

80. Ya no tendréis entonces entre Dios y vuestro espíritu, a un humano llamado Pedestal o Facultad; ya no tendréis que escuchar Mi Palabra a través de una boca pecadora, de un Entendimiento impuro; entonces de Espíritu a espíritu recibiréis la Inspiración, la Intuición, las Revelaciones, la Profecía.

81. Y en ese Tiempo de Gracia que os concederé, todos seréis iguales, entre Mi Pueblo, no habrá mayores ni menores, no habrá grandes ni pequeños, no habrá primeros ni postreros; todos tendréis la misma Conciencia, la misma Responsabilidad, los mismos Conocimientos y la misma Preparación; no habrá desobediencia entre vosotros; y no habrá débiles, ni habrá más Desarrollados que otros, no habrá diferencias, porque el Amor, la Espiritualidad y la Responsabilidad, os fundirán más y más en cada día y en cada Prueba, con Mi Espíritu.

82. Yo os concederé un Tiempo de Estudio y Meditación y os seguiréis reuniendo en estos Recintos Humildes que erróneamente llamáis templos, para que Escuchéis, a través de la Lectura de los Escritos, la Palabra que en este Tercer Tiempo Yo os entrego, para que os Preparéis para Levantar vuestra planta en grandes Misiones entre la humanidad, para que los unos y los otros os deis con Amor, la Caricia, y la Fortaleza.

83. Y en estos instantes de Verdadera Reunión, de Elevación y de Preparación, Percibiréis al Maestro limitado en su Forma Humana, en la Forma de Jesús; Percibiréis la Presencia de la Madre, de Elías; sentiréis la Mirada penetrante de la Divinidad que os Juzga y que os contempla; os sentiréis rodeados de Mi Mundo Espiritual, de los Seres de Luz y también de los seres en tiniebla; Vislumbraréis el futuro, las Pruebas que se avecinan, los Triunfos de Israel, los caminos Fáciles y los caminos erizados de pedruscos y de pruebas.

84. Y los unos a los otros os Despertaréis, os pondréis Alerta con el Testimonio Puro, Sincero y de Verdad. Nadie osará mentir, para hacerse grande; nadie buscará su propia grandeza material, todos seréis Humildes, seréis Mansos y seréis Buenos.

85. De este modo el Padre, os tomará en sus manos como a los Frutos con el Buen Color, con el Buen Sabor, con la Sustancia que es Vida, con la Simiente Sana y Fecunda también en su corazón, para ofrecerlos a los demás pueblos, a las demás naciones, a todas las razas sin distinción alguna. …

86. ¡Preparaos Pueblo, mirad cuán grande es vuestro Destino, mirad cuán grande es vuestra Misión!… Espiritualizaos y ¡Estudiad!… ya que, no por tratar de Espiritualizaros, vayáis a caer en fanatismo o misticismo, ¡que son actos abominables ante el Padre, e impropios de Israel, en la Tercera Era!…

87. Se acercan las grandes pruebas y no estáis todavía Fuertes para Resistirlas; no estáis Fuertes porque no estáis Unidos, porque no os Amáis, porque no os Perdonáis; porque no habéis llegado todavía a la Verdadera Espiritualidad, porque en vez de estar dando un Ejemplo a las demás sectas y religiones, las habéis contemplado para imitarlas a ellas, y no imitarlas en su parte Buena, sino en su parte censurable, la que Yo, no recibo; para imitarlas en su fanatismo, en su materialismo, en su idolatría, en su hipocresía; y no tenéis necesidad, Pueblo Amado, de contemplar que es lo que hacen los otros para hacerlo vos.

88. No tenéis necesidad de imitar a los demás, teniendo entre vosotros el Modelo Perfecto que Soy Yo, el Ejemplo que os di en el Segundo Tiempo y que os vengo Recordando a cada Paso en este Tiempo.

89. Y es por eso, que os quiero Depurar, es por eso que os vengo Limpiando con Mi Palabra, con Mis Órdenes, con Mis Reclamos y con las Pruebas también, porque no quiero que la Depuración que estoy haciendo Yo con Mi Palabra, la haga el hombre de justicia en la Tierra; no quiero que los hombres con sus persecuciones, con sus críticas, con sus juicios os vengan a depurar y a hacer que os Unifiquéis. No Pueblo, porque en Mí Existe Misericordia, Existe Amor, Existe Comprensión; y en la justicia de la Tierra, solamente la palabra existe, pero Justicia en sí, no la hay.

90. No esperéis ese Tiempo de Juicio, porque si ese Tiempo llega entre vosotros, no todos sabréis ser Firmes; unos cuantos permaneceríais Fieles y Firmes en su Paso y los otros sucumbirían y no quiere el Padre que su Pueblo sucumba, sino que se Prepare para que haga frente a todas las pruebas que próximas se encuentran a llegar.

91. Mas, si no os Preparáis, si seguís durmiendo, si no os levantáis para Deliberar con vuestros propios hermanos y encontrar la Forma de dar el Paso hacia el Frente, de Progresar y luchar en el Camino; no tendréis que reprochar al Padre que Él no os Preparó, que no os puso Alerta. No, Pueblo; Yo Estoy Cumpliendo entre vosotros como Maestro, como Dios y aun como Profeta. …

92. Sentid la Fuerza en vuestro espíritu, sentid la Luz y os daréis Cuenta Plenamente, Pueblo, que ya no estáis en el tiempo de las Complacencias materiales, que no estáis atravesando el tiempo de calma, ni de letargo, ni de rutina…

93. Ha llegado el Instante de Revelaciones entre vosotros mismos, el tiempo de Pruebas, de confusión en el mismo seno de Israel, para que ese Caos os Despierte y os Levante; y ese Torbellino, he sido Yo, Yo lo he originado con Mi Palabra y con Mis Pruebas y no Me detendré por vosotros, no podré detenerme, Yo os llevaré Paso a Paso hacia la Espiritualidad; si caéis, Yo os Levantaré, si Me volvéis la espalda, Yo volveré a Presentarme en vuestro camino, porque es el tiempo, ya que un Pacto habéis hecho con Mi Divinidad y una Misión tenéis contraída también con la humanidad.

94. Y después de esta confusión, después de ese Torbellino, después de ese caos, entonces Comprenderéis las Revelaciones, Comprenderéis las vicisitudes y el porqué de tantas Pruebas.

95. Tendréis, aún que desconoceros más, tendréis que juzgaros más, tendréis que desgarraros todavía más, pero cuando las Pruebas hayan pasado, esas mismas Pruebas doblegarán vuestra reacia cerviz, doblegarán vuestro duro corazón, Sensibilizarán vuestras Fibras y vuestros Sentimientos.

96. Entonces, vuestras manos se extenderán para Estrecharos los unos a los otros; los brazos se abrirán para Estrecharos sobre el corazón los unos a los otros; los labios enmudecerán de Emoción y de Amor, entre unos y otros.

97. Sí, Pueblo, entonces será la Unificación de Israel, pero para que esa Unificación Verdadera sea entre vosotros, a cuántas Pruebas os someteréis, ¡y qué amargo será vuestro cáliz!… Por eso os Preparo y os Enseño, Pueblo, para que Permanezcáis Firmes y podáis entonces Saborear el Triunfo.

98. Substanciosa es Mi Enseñanza y esta Palabra que os entrego en esta corta congregación, Repercutirá hacia todos los Recintos, porque ésta es Mi Voluntad, para que el Pueblo sea Partícipe de esta Enseñanza y Ella no se encierre en el corazón de unos cuantos.

99. Vosotros, Mis Párvulos, Almacenad esta Mi Enseñanza, Practicadla. Practicad Mi Palabra en el seno de vuestro hogar, con vuestra propia familia; y no solamente ahí, id a los caminos, que en ellos voy poniendo a vuestro Paso a los corazones Necesitados de esta Enseñanza; sed vosotros como Profetas delante de vuestros hermanos, sed vosotros como la Campana Sonora que invita, para hacer el Llamado.

100. Yo os entrego esta Mi Palabra en vuestro entendimiento, la Deposito en vuestra Conciencia, le doy el Don de la Palabra a vuestros labios, lleno de Esencia vuestro propio corazón, para que seáis Incansables cada vez más Atrayendo a las multitudes, Entresacando a los corazones, haciéndoles el Llamado a Mis Recintos Benditos, a estos Lugares de Reunión, a estas Manifestaciones, para que ellos también puedan Recrearse como vosotros.

101. No durmáis, no desaprovechéis las ocasiones, hacedme presente vuestra Simiente, vuestro Fruto, traed a vuestros hermanos y Yo de ellos Me encargaré, Yo les Entregaré para el espíritu y también para la vida material, para que puedan Levantarse y Seguirme a Mí, porque es tiempo de Cumplimiento y es tiempo de Lucha.

102. Yo os Preparo, Yo os Conforto, Yo Derramo Mi Bálsamo de Curación entre vosotros, Mi Pueblo; como Padre, escucho el Clamor de Mis hijos, la queja, la petición, la Confesión de vosotros; Yo contemplo vuestro paso en la Tierra, lo que vais haciendo, vuestras empresas, todo, y en ellas también Derramo Mi Luz, Mi Fuerza y Mi Paz, porque Yo no desconozco vuestra existencia terrestre ni Me aparto de ella, en vuestra vida terrestre, Yo Estoy también; y en Nuevas Cátedras, el Maestro os Enseñará cual es el Culto que rinde vuestro espíritu a Mi Espíritu y el culto que rinde vuestra materia también a Mi Espíritu.

103. Sois Mis Discípulos y no He dicho la última Palabra entre vosotros, y por lo mismo, Preparaos y venid incansablemente, para que pronto podáis estar donde el Padre os dice: como Frutos en el Árbol para ser en los labios de los demás… ¿Cuáles serán vuestros Frutos?… Vuestras Virtudes, vuestra Espiritualidad, vuestros Sentimientos, vuestros Buenos Ejemplos y vuestro Amor. …

104. Cada uno de vosotros lleva en todo su ser , el Bálsamo de Curación, Palabras que son Bálsamo también, Miradas que son Bálsamo; visitad a los enfermos, descubrid la enfermedad del espíritu y la enfermedad corporal… y Derramad allí, Pueblo Amado, el Bálsamo de Curación, Bálsamo que Invisiblemente os entrego en este instante de Espíritu a espíritu.

105. ¿Cómo lo podréis entregar, Mis Discípulos? Con vuestra presencia, cerrando vuestros labios, con vuestra Oración de espíritu a Espíritu, con vuestras Palabras de Consuelo, de Consejo, de Fortaleza, con Palabras de Esperanza y de Fe en Mí y en la Vida; Palabras de Confianza y de Fe en el mañana, en cada día; con vuestras manos, Acariciando o Tocando al enfermo, para Transmitirle vuestra Fuerza Espiritual y corporal; con vuestras lágrimas, lágrimas que broten de vuestro propio corazón, lágrimas que sean la Demostración de que estáis Compartiendo el dolor ajeno, el dolor humano, y el enfermo al contemplar vuestras lágrimas, Sentirá que su dolor es menos, porque vosotros estáis Participando de él, y vuestras lágrimas caerán como Bálsamo sobre los enfermos.

106. En este instante, Pueblo, antes de Ascender Mi Rayo Bendito hacia Mi Solio, Elevad Cinco minutos de Oración por los enfermos, los que están en las naciones y a los cuales vosotros no conocéis, los que se encuentran en todos los hogares a donde no habéis penetrado; por los que están en vuestro propio hogar… y pedid también, por vosotros.

107. Pedid por la Paz en las naciones, la Luz para las grandes cabezas que conducen a la humanidad, pedid también por Israel, Yo os escucho y os contemplo.(Cinco minutos de Oración del Pueblo… …)

108. Bendito seáis, Mi Pueblo, Mi Paz sea con todo el Universo, Mi Paz y Mi Luz en el Valle Espiritual, en toda criatura o espíritu necesitado sea Mi Caridad, Mi Bálsamo de Curación con los enfermos, Mi Luz con los hombres de la ciencia, Mi Conciencia Divina en la Conciencia de ellos, para que Exista el Amor y la Caridad.

109. Sea Mi Bálsamo en vuestras propias manos, Pueblo, llenaos de Paz, que en este instante Paz le he entregado al Universo, porque todos sois Mis hijos y Mi Amor es Universal e Infinito.

110. Dejo Mi Palabra, Mi Enseñanza entre vosotros y desde Mi Alto Solio os contemplo. ¿Qué vais a Enseñar, qué vais a decir a vuestros hermanos de lo que habéis oído?… ¿Qué vais a Practicar de lo que hoy, os he Entregado como Enseñanza?… ¿Vais a convertiros en los discípulos teóricos?… ¡No, Mi Pueblo!… Porque el Hálito Santo, es en vuestro espíritu y en vuestro corazón.

111. Preparo vuestros caminos en la Tierra, y ¡Levantaos!… que Yo os contemplo desde el Solio Divino y os escucho, Discípulos muy Amados del Maestro. …

¡Adiós, Pueblo Amado!…

¡La Paz de Mi Espíritu, quede entre vosotros!…

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *