Cátedra 19480101 R1

De Wiki Espiritualista
Saltar a: navegación, buscar

Cátedra del Verbo Divino día jueves 1º mes enero del año 1948

Tema: ¡1ª Cátedra de los 3 últimos años de Comunicación Divina y Espiritual!...

¡Gloria a Dios en las Alturas y Paz en la Tierra a los hombres de Buena Voluntad! ¡Gloria a Dios en las Alturas y pasa Mi Espíritu entre Mi Pueblo Bendito de Israel, en este día 1º de Enero de 1948, en que reunido podéis encontraros, Pueblo Amado, en representación de los Siete Sellos, de las Siete Iglesias que Elías por conducto del hijo del hombre, vino a implantar por Mi Voluntad a la Tierra. Yo os recibo, os Bendigo y Perdono y por vos al Universo entero, en Mi Nombre que Doy el Padre, el Hijo y el Espíritu Santo. … (Elías, Guía Espiritual) Amo al Padre, Amo al Hijo, Amo al Espíritu Santo. Creo en el Padre, Creo en el Hijo, Creo en el Espíritu Santo. Espero del Padre, Espero del Hijo, Espero del Espíritu Santo. …

  1. Maestro Divino, en este día de Gracia, el Pastor se aposenta con la Oveja en Mi hombro, la que ha extraviado su camino y la deposito ante Tu Planta. Es el Rebaño que Me has confiado; mas, vienen a daros infinitas gracias, por las albas concedidas. Mas, ¡hágase Tu Santa y Divina Voluntad en el Pueblo de Israel!... Helo ahí aposentados en el Redil de Tu Amor, y por los unos y los otros te pido. …[El Divino Maestro]
  2. Elías, día de Gracia para el Universo, día de Gracia para Mi Pueblo, más nuevamente Me encuentro entre Mis hijos, entre Mis Discípulos y Párvulos para seguir entregando la Divina Lección y vos comencéis como Pastor nuevamente de estos espíritus, preparando los caminos del Señor, los caminos que Me conducen hacia el corazón y la Conciencia de Mis hijos.
  3. Yo he llegado; y al llegar, les contemplo Preparados; porque saben, Quién se acerca; saben en pos, de Quién se levantan; saben íntimamente que el Maestro, va a Comunicarse con cada corazón.
  4. ¡Helas ahí, Pastor Incansable!, las presentes, las ausentes del Camino de la Gracia, las ausentes de Mi Obra; bajad vuestra mirada celestial e id al Rebaño que disperso aún puede encontrarse.
  5. Sin embargo, habéis congregado un número de espíritus encarnados y desencarnados, en torno a la Luz del Sexto Sello; y aquí, ellos abren su Vista Espiritual, despiertan su Conciencia, ellos conocen Quién Soy y Quién es Aquel de Quien han brotado.
  6. Vuestra faena no ha concluido, Elías; más ardua y más grande es desde este día, la faena de Mi Pueblo de Israel, que son los que os siguen en el Camino; los que se convierten por instantes en campana sonora, en Emisarios de Mi Palabra, en Emisarios de la Luz; ellos no han terminado de cumplir, van a concluir el camino con mayor Espiritualidad, con mayor Conocimiento de Causa y con mayor Conciencia.
  7. Desde este día, Yo también entregaré Mi Palabra con más profundidad; y más explícita, para que este Mi Pueblo, pueda al fin levantarse, pueda al fin mostrar a la humanidad que la Semilla del Maestro no se ha perdido, que Mi Divino y Santo Sacrificio de aquel Segundo Tiempo, hoy da su Fruto, que la Promesa hecha por el Maestro en el Segundo Tiempo de que el mundo contemplaría la Llegada de Elías y la Nueva Venida del Maestro, próxima se hallaba; pues ya, se ha llevado a efecto.
  8. Elías: ¡Recreaos y despertad a todo espíritu, entre estos presentes, en este Recinto y en todos los Recintos Espiritualistas!... y es Mi Voluntad, que por los presentes alcancen los ausentes, porque Mi Arcano abierto se encuentra para todos.
  9. El Manto de la Madre, se encuentra cubriendo con su Calor Divino, a todas las criaturas; y vos Elías, con la Luz de vuestro espíritu, con la Fuerza y el Consuelo que hay en vos, Vivificadles a todos para que no decaigan, para que se levanten, para que una vez más tomen la cruz del Cumplimiento y Me sigan hasta la Cúspide de la Montaña, en donde estarán Conmigo por una Eternidad. …(Elías)
  10. Grande es Tu Amor, Divino Maestro, Tu Verbo Celestial se derrama cual torrente de Agua cristalina y cae en cada corazón que atento está para escuchar Tu Enseñanza. Elías, delante del Rebaño se aposentará. …
  11. En el alto y poderoso nombre del Padre Eterno Gran Jehová, en el alto y poderoso nombre de la Segunda Presencia Divina que presente es entre vosotros. Yo os doy Mi Saludo de Pastor y la Bienvenida en el Nombre del Padre, por conducto del Hijo y en Mi Nombre que Soy la Representación de la Luz del Espíritu Santo. …
  12. ¡Bienvenido seáis, Rebaño, que con Obediencia os levantáis en el Camino para ser tras del Pastor!... Habéis contemplado que es alba Conmemorable, en la cual el Padre, os ha concedido morar en este planeta Tierra.
  13. Tiempo de lucha se acerca entre vosotros, tiempo de grande trabajo se acerca para Israel; para que Israel, se levante con la Ley en la mano, con las Armas Espirituales, para que le entregue al mundo, lo que le ha sido confiado.
  14. Mi Manto Celestial os encubre, Mi Luz Irradiando está en cada espíritu para que él Despierte y no decaiga en el camino.
  15. Tocando cada corazón Me encuentro, para que podáis seguir el Sendero Espiritual en el cual el Padre, os ha colocado; mas, siempre estoy delante de vosotros, cual Faro Luminoso; y os he dicho, que Soy vuestro Cirineo y lleváis la Enseñanza grabada en vuestro corazón y entendimiento y no dejéis que los aires huracanados os la arrebaten.
  16. Elevad vuestro pensamiento, para que deis gracias al Padre, de lo que os ha concedido; mas, esperando está el Padre, vuestro Cumplimiento, que Yo voy con vos, derramando la Luz de Mi espíritu.
  17. Y en este instante, Preparo vuestro corazón para que podáis albergar el Amor Sublime y la Intercesión de la Ternura Divina confortará vuestro corazón y os entregará el Calor de su Amor y Ternura para que sintáis que no os ha abandonado, que yo os Perdono y Bendigo, en el Nombre del Padre, por conducto del Hijo y en mi nombre que soy la Representación de la Luz del Espíritu Santo. …
  18. Divino Maestro, ante Tu Planta se encuentran estos corazones que en este día he reunido y congregado; están en el Banquete Espiritual y esperan que Tú les entregues, que Tu voz les Alimente. …[El Divino Maestro]
  19. ¡Bendito seáis, Elías!... Que hacéis sentir al Pueblo, el Ahínco de vuestro espíritu y con él le alimentáis; a él lo contagiáis de vuestro propio Ahínco y de vuestro Amor por esta Causa Bendita, para que él se levante contemplando que vos, no siendo un Siervo de Dios, trabajáis incansablemente: Veláis, Oráis y sufrís…, y ellos, que sí son los Siervos del Padre, tienen que reconocer que deben imitarme en el Camino, en la Mansedumbre, en la Humildad, en el Ahínco y en el Amor.
  20. Elías, en el año presente levantaréis grande Simiente dentro de Mi Obra, en la humanidad y en el Valle Espiritual; y este Pueblo, lo contemplará, lo sentirá y así lo verá también.
  21. En este instante en que habéis dejado el Consuelo, la Fuerza y la Paz entre el Rebaño, ¡venid a Mi Diestra, aposentaos ahí! y desde Mi Alto Solio, seguid Velando y trabajando por la Causa Divina. …(Elías)
  22. ¡Tus Mandatos serán cumplidos!... Grandemente lucharé en este Tiempo que Me has confiado a Israel, Yo le animaré, le Fortaleceré para que se levante presto a la lucha; y al final, haga presente su lucha, lo que haya labrado, para que la humanidad alcance la Paz de Tu Espíritu. …[El Divino Maestro}
  23. Mi Paz, sea con vos, Pueblo Amado. Bien sabéis vos, que Yo estoy en el Padre y el Padre está en Mi Espíritu, bien sabéis que no Soy un Siervo de la Divinidad, porque en Espíritu, Potencia, Presencia, y Esencia, Yo Soy la Misma Divinidad; mas el Padre ha querido Manifestarse en Tres Potencias, en Tres Fases o Presencias distintas; las cuales, forman Una sola Divinidad.
  24. La Primera Fase no es igual a la Segunda, la segunda no es igual a la Tercera o a la Primera; pero ellas Tres forman Mi (Trinidad) Trilogía Sagrada; y en este instante en que vengo en Mi Segunda Presencia y Potencia, os digo: Vengo a explicaros, vengo a aclarar a vuestro espíritu y entendimiento lo que la Primera Potencia se ha dignado entregar en la Fuente de la Gracia.
  25. De sus Mandatos y de sus Expresiones, brota esta Mi Palabra, porque Yo Soy el Verbo del Padre; y desde este instante: Primera alba del presente año 1948… en que os reunís en torno a vuestro Maestro, inició entre vosotros la Explicación de los Mandatos e Inspiraciones del Padre.
  26. Pueblo Amado, en el rincón de vuestra alcoba, en vuestros caminos sentisteis la Presencia del Padre, en el instante en que su Rayo descansó sobre este orbe; vuestros oídos, pudieron oír y escuchar aquella Justiciera Palabra, aquella palabra del Hacedor.
  27. Yo, os digo: No temáis, no os confundáis, aquí está el Maestro, el Verbo del Padre que en este instante viene entre vosotros, a explicaros aquel Mensaje Divino para que todos y cada uno de vosotros, podáis ser poseedores y herederos de esa Herencia Divina que el Padre, os ha Legado.
  28. Aún existe el dolor en los corazones de los hijos, porque el Padre, grandemente reclamó a su Pueblo; la Madre Amantísima, vuestra Divina Madre y Elías, el Pastor de las muchedumbres, intercedieron por primera, segunda y tercera vez, para que la Clemencia del Padre, fuera con el Pueblo.
  29. ¿Por qué, Mis hijos?... -¿Por qué?... -se pregunta vuestro corazón- ¿si vosotros estabais Preparados, habíais luchado y trabajado, si habíais Enmendado vuestros actos en el Camino?... Yo, os lo diré: Es porque estáis en la Plenitud de los Tiempos y no todos habéis despertado… es porque estáis ya en la Culminación de esta Etapa… y durmiendo estáis.
  30. ¡Cuán pocos son los que han Despertado en este Tiempo! ¡Cuán pocos son los que han abierto los ojos plenamente a Mi Verdad y a Mi Obra! ¡Con qué poco se conforma, Israel en el Tercer Tiempo y ha creído alcanzar el Triunfo en el camino!
  31. ¡No, Mi Pueblo!... no sois los inocentes, no sois los niños; ya en el Camino Espiritual, no sois los recién nacidos; sois todos los grandes espíritus, los espíritus Evolucionados, los que lleváis en el fondo de vuestra Conciencia, en lo más profundo de vuestro ser, la Simiente de Dios, que en todos los Tiempos, -desde el principio- os ha confiado; y hoy en este día, una vez más, os digo: Habéis llegado a la Culminación de los Tiempos. …
  32. El Padre descendió y contempló a su Pueblo aletargado, lo contempló desnudo, materializado; y el Pueblo, se levanta por los caminos y se dice Espiritualista.
  33. ¿Y sabéis, Mis hijos, Mis Discípulos y Párvulos qué quiere decir: Espiritualista?... Si vosotros no acertáis a contestar, Yo os lo diré. Yo os daré la contestación, en una breve frase: Espiritualista quiere decir: Discípulo del Espíritu Santo. …
  34. ¿Y acaso eso habéis llegado a ser ya, Mis hijos?... No os vengo a humillar, ni a desgarrar con Mi Palabra; vengo a daros la Vida, vengo a Despertar del profundo letargo a los primeros, segundos y postreros, para que no os confundáis ante el Padre, y entonces, Me digáis: -¿Por qué me reclamó?... ¿por qué me sentenció?... ¿por qué me amenazó?...
  35. Él os reclamó, porque no queréis escuchar la Voz de vuestra Conciencia; Él no os ha sentenciado, Él sólo os dice: ¡Alerta! Que no será Mi Justicia, sino la justicia del mundo, la que os destruya…
  36. El Padre, no os amenaza; Él sólo os dice las consecuencias de la falta de Cumplimiento, de la falta de Comprensión y de Espiritualidad, porque el Padre, es sólo Padre (todo) Amor y siempre Amor.
  37. Mas, vosotros, no le habéis comprendido, no le habéis dado importancia al Padre; y por eso, venís en busca de la Palabra del Maestro, y decís: -Mientras Jehová no descienda, la Palabra del Maestro, su Esencia Amorosa, caerá en nosotros…
  38. Sin saber que en Jehová, Estoy Yo; y que cuando os habla Jehová o Cristo y Espíritu Santo, es el Verbo Divino: vuestro Padre, vuestro Maestro, vuestro Dios, vuestro Principio y vuestro fin... Yo, el Espíritu Santo; y vosotros, Mis Discípulos: los Espiritualistas, los Discípulos del Espíritu Santo. …
  39. Me complazco en hablaros así, en el Recinto: la Fe… porque encuentro Preparación en todos Mis hijos, en todo Israel, para que todos marchen a un solo compás; mas, si esto os digo, no exista vanidad, porque si vanidad existiere, entonces Yo os retendría Mi Voz y Mi Esencia.
  40. Porque vosotros, seréis grandes todos, seréis grandes Espiritualmente, os dice el Maestro, cuando vosotros alcancéis la Verdadera Mansedumbre y la Humildad, cuando alcancéis el Verdadero Amor seréis dueños de la Esencia Verdadera, de la Sabiduría Perfecta, de la Verdadera Potestad.
  41. Mientras la mala hierba exista en un corazón, ese corazón no alcanzará la conquista de Mis Atributos Divinos; y por eso vengo a cada instante con Mi Pueblo, a escudriñarle, a Corregirle, a Enseñarle, a Lavarlo en las Aguas Puras del Río de la Vida; para que ya Limpios, podáis ser Dignos de llevar Mis Atributos en vosotros mismos.
  42. Yo os Preparo. Tomando estoy de la Palabra del Padre Eterno, para reanudar Mi Enseñanza entre vosotros; mas, seguiré hablando a vuestro espíritu y a vuestra carne, Yo seguiré Corrigiendo con Mi Amor vuestras faltas; Yo os levantaré cuando caigáis, volveré a consolaros cuando sufráis, no dejaré que os perdáis, no os abandonaré jamás; Yo os llevaré de la mano, así, vuestros oídos, no escuchen más aquella Voz de reclamo del Padre.
  43. Si vuestro corazón, no ha Velado; el del Maestro, sí Vela y es Mi Palabra para los Guías, para Mis Labriegos, Columnas, Videntes y Plumas de Oro; por eso no os extrañe el Reclamo del Padre; pero, Yo haré que en próxima alba de Gracia no sea la Voz del Padre, reclamando a su Pueblo de Israel; sino que sea una Caricia y un Galardón por vuestro Cumplimiento, una gota de Bálsamo sobre vuestro dolor; su Arcano sea abierto en Misericordia y en Gracia; para que después, el Pueblo de Dios, pueda dispersarse sobre los demás pueblos de la Tierra.
  44. Mas, ¿cómo podréis alcanzar ya, esa Gracia Divina?... ¿Qué no os he Enseñado?... ¿No os estoy señalando el Sendero, alba tras alba, para que podáis Agradar y rendirle el Culto a Mi Divinidad?... ¿No Me he manifestado en diversas formas en Palabra a través del hombre, en Intuición y Revelación y por Mi Mundo Espiritual de Luz?... ¿No Me he Manifestado en cada uno de vuestros dolores, vicisitudes y pruebas, a vuestro paso?... ¿No he Cumplido entre vosotros, Mi Pueblo Amado?...
  45. Llegó el alba final de 1947 y la Mirada Perspicaz del Padre, todo lo escudriñó, todo lo contempló y todo lo juzgó.
  46. Instante de Anhelo Divino, para el Padre; instante, en que su Corazón recibió el Tributo de todas las cosas, de todas las naturalezas, de todos los mundos y de todos los Cielos; mas, cuando Él dirigió su Mirada a este planeta Tierra, esperó del corazón de los hombres, del espíritu de esta humanidad, su Tributo.
  47. Su Mirada Divina, se posó y escudriñó todas las sectas y religiones; y el Padre, recogió sólo dolores, el Padre contempló el culto que no es Digno de este Tiempo, que no es Digno de su Divinidad.
  48. Lloró el Padre, en su Solio, derramó su Gracia y su Amor; y de todos ellos, recibió sólo la Simiente Buena y después, dirigió su Mirada de Padre entre vosotros, entre este Pueblo desencarnado y reencarnado en este mundo.
  49. Buscó el corazón, el espíritu de su Pueblo Escogido a través de todos los Tiempos y de todas las Eras, para reclinar su Sien de Padre, para escuchar el latir del corazón de sus hijos Escogidos, que han recibido todos los Testamentos, todas las Herencias del Padre; de este Pueblo, que se ha Regocijado a través de estas Tres largas Eras, en este planeta y también en el Valle Espiritual.
  50. ¿Acaso creéis que el Padre, encontró lo que Él buscaba?... ¿Acaso creéis que encontró el Señor de los señores, la Paz entre su Pueblo, el Amor, la Unificación y la Fraternidad?... ¿Acaso creéis que encontró la Espiritualidad y el Culto Perfecto para su Divinidad?... ¡No, Mis hijos!... Por eso, Él reclamó, por eso su Corazón de Padre entristecido por un instante, os reclamó, porque os contempló igual que los demás: Destruyéndoos los unos a los otros, no Amándoos los unos a los otros, escasos de Espiritualidad. …
  51. Encontró en el fondo de vuestro culto, en vuestro trabajo: La idolatría, el fanatismo, la materialización, la desunión, las mixtificaciones, la falsedad, el egoísmo y la hipocresía; la falta de Caridad, de los unos para con los otros… y encontró: imperfecciones en la Oración, en la Invocación a su Rayo, imperfección en la Preparación de sus hijos, imperfección en todo su Pueblo de Israel. …
  52. Encontró, que: Las multitudes, -aun en albas de Gracia- se entregan a las tradiciones de fanatismo, a los festines que no son Espirituales; sino profanos, paganos y que escarnecen a la Enseñanza de la Divinidad… y por eso el Padre, os reclamó.
  53. Mas, si ese reclamo no lo sintió vuestro espíritu; y si vuestro espíritu, ocupado en las cosas de la Tierra, no se estremeció en el instante de Justicia; Yo, como Segunda Presencia, Yo como Verbo Divino de ese Padre; Yo, como Emisario y Mensajero de esa Voz Celestial, os vengo a decir lo que el Padre, sintió y por qué habló así y reclamó así.
  54. Los Tiempos han pasado, por largo tiempo he estado Yo entre vosotros, desde 1884 en que fue Mi Voluntad Comunicarme por el primer entendimiento humano entre vosotros, os vine a remarcar y a trazar la Senda que Dios como Padre, os trazó en el Primer Tiempo y como Hijo, os trazó en el Segundo Tiempo.
  55. Vine en Mi Tercera Fase de Mi Espíritu Divino, en Mi Tercera Presencia de la Trinidad, en Mi Trilogía Divina a trazaros el Sendero del Tercer Tiempo, tan Recto y estrecho como en el Primero y Segundo Tiempos; y desde ese instante, os he venido diciendo: ¡Espiritualizaos, despojaos de todo lo superfluo y malo!…
  56. Y a través de muchos Portavoces, Yo os he entregado la misma Esencia en Mi Palabra, Yo os he venido a Libertar de la idolatría, del fanatismo, del materialismo, de todas aquellas prácticas que son innecesarias a vuestro espíritu.
  57. Y he venido a borrar en este Tercer Tiempo, -a través de Mi Palabra- todas las tradiciones y ritos que no pertenecen a Mi Obra; pero ha sido duro el corazón de Israel, ha sido duro el entendimiento del Pueblo; el espíritu de Israel, no ha podido en este Tiempo, vencer a su propia carne, ni vencer el ambiente que le envuelve, ni ha podido apartar su temor al hombre.
  58. ¿Por qué os dice el Maestro, estas Revelaciones?... Porque todos vosotros habéis añadido algo de vuestras pasadas costumbres, todos habéis traído a Mi Causa, a Mi Obra Divina, a Mi Ley: Las tradiciones que existían en vuestra sangre… ya que, no están en vuestro espíritu.
  59. Las tradiciones y ritos, las costumbres y hábitos arraigados en vuestra sangre y en vuestro cuerpo, herencia de vuestros antepasados son, porque vosotros, sois idólatras.
  60. Sin embargo, no he venido a contemplar las imperfecciones de vuestra sangre, de vuestra raza; Yo he venido a contemplar y a descubrir en el seno de vosotros, a vuestro espíritu de Israel, espíritu Espiritualista Trinitario Mariano; y con él, he venido a Comunicarme, para hablarle hoy a través del entendimiento humano, desde el año 1884 hasta 1950; y después, habré de Comunicarme con vosotros, de Espíritu a espíritu; para que Enseñéis la Verdadera Oración y el Verdadero Culto, a toda la humanidad.
  61. Yo os he permitido los Símbolos dentro de Mi Obra, porque si el Maestro no hubiere permitido estos Símbolos a vosotros; vosotros habríais erigido altares, efigies, imágenes o ídolos.
  62. Yo por eso, os he permitido estos Símbolos, estos objetos que no son de adoración, son objetos que Simbolizan acontecimientos Espirituales, situaciones Divinas; y cada uno de ellos, posee un Significado; mas, ¿en tanto Tiempo ese Significado Espiritual, ese Simbolismo, no ha podido penetrar y asimilarse a vuestro propio espíritu?... En Verdad, os digo: De que ya era tiempo de que vosotros, no sintierais necesidad de estas alegorías; tiempo era ya, de que al Padre, le ofrendaseis el Culto Limpio y mostraseis a la humanidad el Fruto Limpio, también. …
  63. Mas, vuestra Fe, no ha podido arrancar estas alegorías porque sois débiles, y porque las conserváis, por falta de Fe y por temor al hombre. Teméis que el hombre se acerque entre vosotros y contemple que no tenéis altar, teméis que la humanidad penetre y os contemple que no tenéis efigies; y por falta de Fe, porque siempre habéis necesitado ver, para poder creer.
  64. Así en el Primer Tiempo, exigisteis del Padre la materialización del Santo Tabernáculo; y como lo contemplasteis, fuisteis Fuerte en la travesía por el desierto, mas si el Santo Tabernáculo y las tablas de la Ley dentro del Arca de la Alianza no hubieren vuestro ojos materiales contemplado en aquel Primer Tiempo, no hubieseis atravesado con Fortaleza las travesías, los sinsabores, las vicisitudes del desierto. Pudisteis ver para poder creer, no contemplabais la Faz de Jehová y faltaba Fe en vuestras fuerzas para creer en su Presencia y en su Existencia; y en el Segundo Tiempo, fue menester que Tomas, hundiese sus dedos en la llaga, para poder decir: “Maestro, creo en Ti"… ¡Ah, hombres de poca Fe!...
  65. Y ahora vosotros, Mis Marcados -que sois aquellos, estos y los mismos- aún tenéis que palpar con vuestros propios ojos los Símbolos de Mi Divinidad, para poder Orar, para poder creer que Estoy entre vosotros, y para poder hacer frente al escarnio de la humanidad. Tiempo era ya, de que fuerais los Espiritualistas, los Discípulos del Espíritu Santo.
  66. Ha principiado entre vosotros, el nuevo Tiempo; por eso, Yo el Maestro, os hablo antes y a través de todos Mis Portavoces (Facultades y Pedestales), en Espíritu; y en todos los Recintos, principiando por el del Mediodía. Yo os Despertaré, Yo os estremeceré con Mi Palabra; y antes de que el hombre, con sus leyes os despierte; Yo, con Mi Ley de Amor, os Salvaré.
  67. Próximos está el instante de Mi Partida, el Año 1950 casi ha llegado entre vosotros, dos años faltan en lo material, para que ese Año se presente entre vosotros; Tres años, para que Yo Parta de entre vosotros, porque Yo no partiré de entre Mi Pueblo en el primer día de 1950, sino en el último instante.
  68. Por eso, os Preparo; y os digo: Tres años quedan como Conmemoración, en Representación de los Tres Tiempos… así como en el Segundo Tiempo, Tres Años os di Mi Palabra; mas, ya no contéis este tiempo tan corto, no lo midáis por años, no lo midáis por meses, ni por días. El Año 1950, ha llegado para vosotros, porque el Final de esta Etapa, ha principiado ahora en este día, Pueblo Amado de Israel.
  69. Sí, Mis hijos, el fin ha llegado para Mí Estancia entre vosotros; el Maestro se refiere a su Comunicación como Verbo Divino a través del entendimiento del hombre: El fin de Mi Estancia entre vosotros, ha llegado. …
  70. Estoy preparando ya Mi Partida de entre vosotros, por eso os digo: 1950 ha llegado entre vosotros. … Por eso, os digo: Que tiempo era ya, de que al Padre, Israel le presentare la Verdadera Espiritualidad, el despojamiento de todas las cosas y prácticas superfluas e innecesarias para el Discípulo del Espíritu Santo.
  71. Y os contemplo, aún aletargados; contemplo, que todavía no podéis olvidar y desconocer estas cosas y estas prácticas, ¿queréis entonces que de golpe en el año 1950, todo se aparte de entre vosotros?...
  72. ¡No, Mi Pueblo!... Mi Voluntad era, que lentamente y paso a paso, todo fuera apartándose de vuestra vista, de vuestros sentidos y de vuestra carne; para que después del año 1950, sólo extrañarais Mi Palabra a través del hombre.
  73. Porque si vosotros, no estáis Preparados y este Pueblo congregado en este Recinto: La Fe… -no sólo lo digo por vosotros, lo digo por todas las congregaciones que forman el Pueblo Espiritualista,- si vosotros no estáis Preparados, si vosotros no pugnáis por alcanzar la Verdadera Espiritualidad; entonces, sí extrañaréis en el año 1950, todas las cosas que formaron vuestras reuniones.
  74. No sólo extrañaréis la Ausencia de Mi Palabra, extrañaréis los cirios encendidos con los cuales quisisteis Simbolizar la Luz del Sexto Sello, extrañaréis la presencia de la escala, Símbolo del Primer Tiempo; extrañaréis la presencia de la cruz, Símbolo del Sacrificio del Segundo Tiempo; extrañaréis el Triángulo Trinitario, Símbolo de Mi Trinidad Sagrada o Trilogía Divina; y entonces, vendrá entre vosotros el frío del invierno, la soledad, la orfandad y la ausencia dentro de vosotros, la flaqueza; y como sois materialistas por tradición, volveréis a caer en la idolatría, volveréis a levantar a vuestro dios hecho de piedra, de madera y de metal para poderle contemplar, adoraréis a aquellos por los cuales Yo pude entregar Mi Palabra, buscaréis los objetos que pertenecieron a Mis Recintos y a ellos adoraréis, cuando ésta no es Mi Voluntad.
  75. Entonces ¡ay, ay del Universo!... y ¡ay!... ¡ay más de Israel!... y es Mi Voluntad que para el instante de Mi Partida, todos vosotros ya hayáis iniciado la Comunicación de Espíritu a espíritu, ya hayáis iniciado a vuestros hijos, a vuestros hermanos que serán las futuras generaciones, las generaciones del mañana, los cuales después de la muerte de vuestro cuerpo, después de vuestra partida, se levantarán por las sendas del mundo, por las sendas del pensamiento, de las ideas, de la Espiritualidad, sembrando Mi Verdad Pura, Blanca cual el ampo de la nieve, sin mezclar fanatismo ni idolatría.
  76. Israel Amado, os sorprende Mi Palabra, pero no os confunde, porque si uno de vosotros, se confunde, de Cierto os digo: Es que no tiene Mi Luz… sin embargo, si no tiene Mi Luz, es porque no la ha querido recibir, no porque Yo haya dejado de entregársela.
  77. Nadie puede confundirse con esta Mi Palabra, nadie puede sentir el frío ni la nostalgia, ni el reclamo, sólo el Gozo; y desde la Escala de Jacob, desde la cual Yo Me Comunico, os digo: ¡Bienaventurados aquellos que en este instante se recreen con esta Mi Palabra!…
  78. ¡Bienaventurados aquellos!... que Me dicen: -Maestro, estábamos esperando que esto dijeses… porque esos son los que están Preparados, porque esos son los que han desarrollado la Intuición y son los que se han Espiritualizado, los que se han despojado de todo interés Terrestre y sólo viven, luchan y sufren porque la Causa del Padre del Tercer Tiempo, florezca y triunfe sobre el odio, sobre la maldad, sobre el pecado.
  79. ¡Ay!... ¡Ay de aquel!... que no se regocije cuando Cristo, os habla; porque vendréis muy detrás, os habéis estacionado y os habéis confortado con muy poco.
  80. ¡Cuán grande es Mi Obra! ¡Cuán bella es Mi Obra y Mi Ley!... ¡Cuán Limpia y cuán Pura!... ¡Qué lejos puede encontrarse de todo lo que es material, de todo lo que es superfluo, de todo lo que es trivial!...
  81. ¿Qué vais a hacer, Mi Pueblo, cuando Yo Parta?... ¿Cuál va a ser el aliciente de vuestro espíritu?... Si desde hoy que en esta forma Estoy con vos, no os Preparáis, si desde hoy que estoy con vos, entregándoos Mi Palabra, no os Preparáis. ¿Qué va a ser de vos, Israel, entre tantos lobos?...
  82. Yo os doy la intuición, os doy la Potestad, aumento la Revelación en vos, la Inspiración, aumento la Elevación de espíritu cuando Oráis, para que podáis concebir cuál es Mi Voluntad, cuál es Mi Anhelo y concibáis la Meta a la cual debéis llegar. Todo cuanto hicieseis por Espiritualizaros, Yo lo recibo.
  83. ¡Vivid Alerta, Pueblo Amado!... Analizad antes, para que no caigáis en fanatismo, porque es delicada la Espiritualidad, es fácil y es profunda; y para que no os confundáis, antes Meditad y Analizad y llegará el instante en que con grande Claridad podáis contemplar la Vida, en que podáis detener el avance de la humanidad hacia el abismo, en que podáis alcanzar con vuestro pensamiento, con vuestro espíritu, el Más Allá; al que podáis -con cinco minutos de Limpio corazón- Comunicaros de Espíritu a espíritu con vuestro Maestro; en que con la Mirada de vuestro espíritu, podáis contemplar Mi Faz; y si no la contemplan los ojos de vuestro Amor, los ojos de vuestra Fe la palparán.
  84. Hermoso, sublime, cuando hayáis alcanzado esta Meta; entonces, reconoceréis cuán grande era vuestro retraso, vuestra ignorancia y vuestro letargo, teniendo al Maestro de maestros entre vosotros, teniendo a la Fuente de Inspiración entre vosotros, teniendo al Espíritu Santo que Vibrando está entre vosotros, desde 1866 de lleno entre la humanidad.
  85. Entonces alcanzaréis a Comprender al dolor del Maestro, su ansiedad Divina, el porqué del Reclamo del Padre, entonces alcanzaréis a Comprender el porqué de tantas pruebas en el Camino Espiritual, el porqué de tantas vicisitudes y de tantas Purificaciones; entonces podréis Comprender claramente, por qué no podéis vosotros obrar Milagros, obrar Prodigios, aun teniendo Fe.
  86. Ya que la Fe, Mi Pueblo, en el Tercer Tiempo, tiene que ir unida a la Preparación; ya no es el Primero ni el Segundo Tiempo, en que el Padre os decía: Sólo vuestra Fe, os Salvará. …
  87. Hoy, no sólo os pido Fe; os pido Preparación y Espiritualidad, porque con solo la Fe, no podríais caminar, no podríais ganar esta batalla; viene la Fe junto con la Preparación, formando Un solo Cuerpo con el espíritu; y entonces, alcanzaréis los Milagros, los Prodigios que con solo la Fe, no habéis podido hacer en el camino y por lo que muchas veces habéis dudado de Mí. ¡Oh, Mis hijos!... y habéis dudado, de vosotros mismos.
  88. ¡Levantaos, Pueblo!... Levantaos con la Fuerza de Mi Palabra, en Ella está Mi Mano Paternal, en ella está Mi Amor Sublime; en el hueco de esa Mano Bondadosa, está todo lo que habéis menester; no temáis a la mirada del hombre, no temáis al mundo, tiene el mundo que temer más de vosotros, que vosotros de él; y, ¿qué puede el hombre temer de vos?... el que vos, lo levantéis con la Fuerza de vuestro espíritu y lo sometáis a la prueba de la desmaterialización, a la prueba del despojamiento del pecado, del materialismo; en cambio; él, ¿de qué puede despojaros?... ¿qué puede quitaros, si vosotros creéis en Mí?...
  89. ¿Me Comprendéis, Israel?... Entre vosotros, no vengo a contemplar clases; las clases las habéis formado vosotros, en el mundo, pero las clases mueren, se destruyen al estar vosotros, delante de Mí.
  90. A los que habitan en sus altas esferas, no les hablo aparte. Al leproso no le hecho fuera, a todos les siento en el mejor lugar de Mi Mesa; al que bien se atavía, no le humillo, porque él tampoco con ese atavío, no humilla a los demás; al pobre lo Dignifico, lo siento junto de aquél, a quien siempre ha visto como superior; y de esta reunión de espíritus y corazones, nace la Fraternidad y la Espiritualidad.
  91. Y llegáis a comprender, que a todos os estoy hablando con la Misma Palabra y en la Misma Forma; porque en el que se le dice sabio, puede ocultarse un espíritu retrasado; y en aquel, a quienes vosotros miráis como un torpe o ignorante, puede ocultarse un gran espíritu, más evolucionado.
  92. Mas, como esto sólo Yo lo contemplo y no permito que vosotros lo contempléis, por eso os llamo a todas las razas, clases, linajes, tribus, colores y lenguas; para que todos, podáis tomar la Misma Palabra y todos podáis ser en la misma Mesa del Maestro: Los Discípulos del Espíritu Santo. …
  93. Ésta es Mi primera Lección, ésta es Mi primera palabra, ésta es Mi primera Cátedra de las que he de entregar en los Tres últimos Años que el Padre, os confía como Maestro entre vosotros, a través del entendimiento del hombre.
  94. Yo -en este instante os- Acaricio y os Bendigo, Labriegos muy Amados. Mas, no sólo las Facultades, son Labriegos; Labriegos son, desde los Guías hasta el más humilde Columna; porque Labriego, quiere decir: Sembrador… y todos vosotros, sembráis Mi Semilla de Amor, Mi Semilla Espiritual; los unos en una forma y los otros en otra, pero todos sembráis la misma Simiente; los unos tenéis la encomienda de Preparar las tierras, los otros de sembrarlas, los otros de regarlas y otros más de cuidarlas, por eso todos sois Mis Labriegos; y en conjunto, os hablo. ...[El Divino Maestro]
  95. Vosotros Facultades, Labriegos que sembráis la Semilla con el Bálsamo de Curación, con la Palabra, llenos de Humildad os Comunicáis: Sois los Soldados Humildes de Mi Causa Divina, de Mi Obra… los que en el Camino, habéis sacrificado vuestras cosas materiales por Mi Obra y por vuestro Cumplimiento, las cosas que poseéis en la Tierra; los que todo lo dais por Amor a Mi Divinidad, los que no esperáis el pago en esta existencia humana y sólo estáis Labrando para vuestro espíritu, la Paz.
  96. Muchos de vosotros, llegasteis en la juventud y habéis llegado a la edad madura y a la ancianidad; y estando en este Camino, os he entregado hijos que son carne de vuestra carne; y esos hijos, Me los habéis entregado, los habéis convertido en Labriegos también; sois los que nada tenéis, los que estáis esperando el Año 1950 para decirme: -Padre, cuando nuestro cerebro hayas cerrado para Tu Mundo Espiritual de Luz, ¿cómo trabajaremos?… ¡No temáis!... Yo como Maestro, os enseñaré.
  97. Por ahora, seguid dando acceso con toda Espiritualidad, con Amor y Respeto a Mis Seres Benditos; seguid trabajando, levantando al enfermo, resucitando al muerto con ese Bálsamo que el Padre Eterno en el 1º de Noviembre del año que acaba de pasar entre vosotros, os pudo entregaros el Bálsamo de los enfermos, el Fluido de Mi Divinidad, la Palabra: Que es Esencia, que es Ánimo y que es Sustancia. …
  98. Con ese Bálsamo, levantad a los hombres, a los espíritus; y si por un instante el mundo no os cree, no temáis, ya están prestos los Prodigios; y esos Prodigios, os alentarán, Labriegos; esos Prodigios, correrán de boca en boca; y entonces, el Pueblo reconocerá que no es el medicamento complicado de la Tierra, el que viene a sanar sus cuerpos, su dolor y su alma.
  99. Entonces reconocerá que la Potencia y Animación orgánica, la Salud corporal, está en la Naturaleza de la Tierra; de la cual, se han alejado; y que la Vida y la Salud Espiritual, es Mi Naturaleza Divina, es Mi Espíritu, del cual también se alejan; y que podrá encontrar, la una por la Oración y la Práctica de Mi Preceptos y el otro bálsamo, el material, es por el acercamiento, por la Armonía con que viváis con esta Naturaleza, con estos Elementos de Amor y de Vida, a los cuales los he Legado al hombre y de los cuales, el hombre necio e ignorantemente, se aparta.
  100. Pero, este Pueblo, al cual Yo, -con la Luz de Mi Espíritu Santo- estoy Enseñando a dar a Dios lo que es de Dios y al mundo lo que es del mundo, a su espíritu lo que es de su espíritu y a su carne lo que a su carne pertenece.
  101. Él llegará al Conocimiento pleno de la Armonía con Dios y de todas sus Naturalezas, para que vosotros, Mis Labriegos, no tengáis que quebrantar vuestro cerebro y Mi Mundo Espiritual de Luz, no tenga que descender a la materialización más, porque ya no es la Voluntad del Padre.
  102. Para que todos seáis Ejemplo de Espiritualidad, de trabajos Limpios y Puros delante de los demás Recintos que son vuestros hermanos pequeños, que son vuestras Parcelas. Así, Mis hijos, vosotros Labraréis vuestra corona.
  103. Llegará el Año 1950 y a Mi Mundo Espiritual de Luz, no lo apartaré de entre vosotros; no trabajaréis más en el éxtasis material, pero vuestros Protectores os seguirán Protegiendo; desde una escala cada vez más Elevada, ellos os Inspirarán, ellos hablarán por vuestro conducto, ellos sanarán por vuestro conducto.
  104. Así como Yo, no Me apartaré de Mis Pedestales, no Me apartaré de Mis Videntes, de los Guías, de las Piedras Fundamentales, de Los Columnas, ni de las Plumas de Oro; no Me apartaré de Mis Marcados, de Mi Pueblo muy Amado; mas ya no desde la Escala de Jacob; sino desde la Escala de Perfección, Vibraré en los entendimientos, hablaré por boca de los hombres, les facilitaré otros idiomas, les facilitaré los caminos para que ellos puedan levantarse y Comunicarse con la humanidad.
  105. Así como vosotros, os habéis Comunicado con vuestro Padre y os habéis Comunicado con Mi Mundo Espiritual de Luz que pertenecen a otros mundos. ¿Cómo no vais a poderos comunicar con los hombres de otras razas, lenguas y colores?... ¿cómo no vais a poder algunos de vosotros, los destinados a atravesar otras tierras y otros mares?... Sí, Mis hijos, Yo os daré la Potestad, Yo os brindaré las facilidades. El Lenguaje Universal, ya lo tenéis, Mis hijos, es: el Amor…
  106. ¡Bendito seáis, Mis Labriegos!... Que no sentís cansancio, que cuando contempláis desgarrar a vuestra vestidura, ponéis vuestra Confianza en Mí.
  107. Dejad que os desgarren, llegará el año 1950 y os entregaré la Vestidura de las vestiduras, el Escudo y la Espada para que seáis los Fuertes; y cuando ese instante llegue, contemplaréis vuestra alforja y la encontraréis vacía, no habrá moneda en vuestra alforja, como no la contemplo en estos instantes; y diréis: -Padre Amado, no hay moneda en mi alforja; mas, nada me faltó, mientras Te serví en aquella Campiña… y hoy, os digo, Mi Pueblo, Mis Labriegos: Nada os faltará en el Camino… en Verdad, os lo dice vuestro Maestro. En este instante, Yo os levanto; y a vuestros espíritus que reencarnados se encuentran, les doy Escalidad; y sientan Mi Fuerza, porque ésta es Mi Voluntad. … [El Maestro al Mundo Espiritual de Luz]
  108. Y vos, Mundo Espiritual de Luz que vibrando en el Más Allá podéis encontraros, que bien sabéis que para Comunicaros Conmigo no es necesario tomar materia, que desde donde os hayáis, Ejemplo estáis dando de Comunicación de espíritu a Espíritu.
  109. Yo os he hablado desde Mi Alto Solio, pero quiero hablaros a través de este entendimiento para que Mis hijos los oyentes, los reencarnados puedan oír Mis Palabras dirigidas a vos, Mundo Espiritual de Luz.
  110. Vosotros que sois el Ejemplo después de Mí, lo más Puro que tiene este Pueblo después de Mí, lo más Elevado. Mundo Espiritual que habéis soportado con la Fuerza de vuestro espíritu, ¡tanta ingratitud, tanta materialización, tanta dureza de cerebros y de corazones, tanta tendencia de carnes!... ¡Vuestro sacrificio, llegó a Mí!...
  111. No, Mundo Espiritual, no os han materializado los hombres, con vuestro sufrimiento. Contemplando estas vicisitudes, vos habéis Escalado más, vuestro sufrir os ha Elevado.
  112. Cuando los hombres os han querido ordenar, habéis dejado que os ordenen; siendo que vosotros, no tenéis guías materiales; no tenéis quien os ordene en la Tierra, porque vuestro paso Espiritual no lo va guiando ningún hombre de la Tierra, es el Padre, el Guía de vosotros, el Guía Espiritual; y sin embargo, como Siervo, habéis tenido gran Potestad, gran Luz existe en cada uno de vuestros espíritus; y sin embargo, de ello no habéis hecho alarde, no habéis humillado a alguien, no os habéis engrandecido; y la carne más ruda y pobre, la Facultad más torpe y pequeña, un gran Protector, un gran espíritu, ha llevado consigo.
  113. Yo todo lo recibo, todo llega a Mí; mas, en este instante, Mundo Espiritual que habéis Sentido y habéis Percibido los grandes Mandatos del Padre, los grandes Reclamos y su Justicia, ¿cómo no voy a hacer también Responsable a vuestro propio espíritu, de ese Reclamo y de esa Justicia?... Una vez más, ¡levantaos!... Yo os entrego mayor Escalidad, más conocimientos y Evolución. ¡He aquí, Mi Fuerza!... en Mi Nombre que Soy el Padre, el Hijo y el Espíritu Santo. …
  114. Escalad más, Mundo Espiritual; y desde ahí, seguid trabajando, seguid Vibrando en cada cerebro y en cada entendimiento; haced que seáis Comprendido, haced que seáis Respetado, imponed Mi Obra antes que la obra del hombre; imponed la Espiritualidad, Mundo Espiritual del Recinto La Fe y del Recinto Mediodía. ¡Levantaos y Uníos al Mundo Espiritual de Luz que protege a todos los Recintos y formando como siempre ese Solo Cuerpo y esa Sola Voluntad, Depurad a los Labriegos, Depurad los Recintos!... porque el Padre, ha pedido en alba de Gracia: ¡Depuración, Preparación y Moral!… porque el Padre, en alba de Gracia, ha dado muerte al lucro; y vosotros, ¡oh! Mundo Espiritual, no seáis más instrumento de lucro o de metalización; porque si os dejáis tomar como instrumento, para estas prácticas, ¡ay! de vosotros, porque grandemente Me tendréis que responder.
  115. ¡Depurad!... y Sembrad la Moral en todos los Recintos de esta nueva Era y en todos los Recintos grandes o pequeños que puedan encontrarse en este planeta, para que Mi Obra florezca, para que Mi Obra se levante; Mi Obra, que no ha menester de las galas, del denario, de las vanidades del mundo; Mi Obra, que sólo ha menester la Unión de corazones, la Unión de espíritus y la Espiritualidad de Mi Pueblo.
  116. Así, Mundo Espiritual: ¡Levantaos!... y con el Bálsamo que el Padre, ha depositado en vos, -que es Fluido y Palabra- seguid Sanando a los enfermos, seguid despojándolos de los espíritus inmundos, de los espíritus de las tinieblas.
  117. ¡Basta con que vos, -Mundo Espiritual- con el Índice de una mano de vuestros Protegidos, toquéis el cerebro de un poseído y le entreguéis Mi Palabra, para que las legiones de poseedores se aparten, en Verdad y en espíritu!…[El Divino Maestro al Pueblo]
  118. Pueblo Amado, que escuchando estáis Mi Palabra, ya no sometáis a la materialización a Mi Mundo Espiritual de Luz; ya no exijáis de estos Seres, estas prácticas humanas; no les confundáis con los seres de las tinieblas, con los seres del retraso; mirad que son los Emisarios y los Enviados de Mi Fluido, de Mi Bálsamo.
  119. ¡Hombres de poca Fe!... ¿No creéis en Mi Bálsamo de Curación?... Desde este instante, Yo multiplicaré más Mis Prodigios; y a muchos enfermos, con Mi Palabra los sanaré. Yo multiplicaré Mis Prodigios y a muchos enfermos con el Fluido y la Palabra de Mi Mundo Espiritual de Luz, les levantaré a la Vida, en Espíritu y en Verdad.
  120. Sí, Pueblo, para que ya les deis el debido lugar, para que no les toméis como instrumentos de metalización, para que les deis el debido Respeto y ellos puedan explayarse, ellos puedan en Palabra, daros la debida Espiritualidad, puedan Revelaros el porqué de vuestro dolor, de vuestro sufrimiento, de vuestras pruebas en el Camino; y así, estos Recintos del Mediodía y La Fe, verán el Verdadero Ejemplo; y vos, Israel y vos Porción del Pueblo, Espiritualizados: Sí seréis el Espejo Limpio, el Modelo, el Ejemplo de los ejemplos,…lo que el Padre, espera, para recrearse entre sus hijos; lo que el Padre espera, para mostraros al mundo entero; porque no quiero que vosotros seáis una secta más en la Tierra, una religión más en la Tierra, una teoría más, una confusión más en este mundo.
  121. Quiero que seáis, el Puerto de Salvación para el náufrago de la mar, el oasis para el perdido en el desierto, el árbol para el caminante cansado y moribundo. Eso es lo que quiero que seáis, Pueblo Amado; no para las carnes, sino para los espíritus. De la Espiritualidad, vendrá la Salud para la carne. …[El Divino Maestro al Mundo Espiritual de Luz]
  122. Entonces, Mundo Espiritual de Luz, no descendáis más a la materialización, porque ésta no es Mi Voluntad.
  123. ¡Regocijaos, Labriegos, Regocijaos Guías del Recinto La Fe, Regocijas Israel Amado, Regocíjense los Ángeles y los Justos en Mi Reino, porque Mi Pueblo de Israel, ha recibido Mandatos!...
  124. Y después, cuando estos Mandatos, sean Cumplidos y en Mi Campiña Mis Labriegos eleven todo el cántico del Progreso y de la Espiritualidad; entonces, sean echadas a vuelo las Campanas Espirituales y las trompetas espirituales, de los nombrados ángeles o Mensajeros Celestiales del Más Allá.
  125. Y cuando ese Cumplimiento, se Eleve, -de este Pueblo- al Solio del Padre, el Universo entero sentirá Mi Paz. Hombres imperfectos volverán a la Razón, codiciosos y ambiciosos, sectas fuertes quedarán en las entrañas de la Tierra; maldad, lujuria, perdición, abismos, en el fuego inextinguible serán.
  126. En Verdad y en espíritu, Mundo Espiritual: seguid Velando por Mi Obra… voy a daros la Oportunidad, os dije como Padre en el Recinto Mediodía, para que podáis Escalar, para que podáis explayar vuestra Palabra y podáis Instruir -grandemente- al Cuerpo de Facultades y Pedestales. …[La Virgen]
  127. El Ángel del Señor, anunció a María y concibió por Obra del Espíritu Santo. … ¡He aquí a la esclava y sierva del Señor!... ¡Hágase en Mí, según Tu Palabra!...
  128. Maestro Amado, en la primera alba de este año, en el primer instante de Vida que has dado a este Pueblo; también la Madre se aposenta gozosa, porque la Gloria, porque el Señor de la Divinidad, se ha abierto y has mostrado Tu Corazón al Pueblo.
  129. ¡Bendito seas, Señor!... ¡Bienaventurados los que Comprendan la Palabra Divina!... ¡Benditos aquellos que Escuchen y Obedezcan los Mandatos Divinos; porque ellos, serán Salvos y a la diestra del Espíritu Divino vivirán eternamente!... La Madre Te presenta esta humanidad; mas, Te has derramado en Caridad sobre esta humanidad como es Tu Espíritu Santo y Perfecto, ¡Bendito seas!...
  130. Todo lo que el Pueblo, todo lo que la humanidad necesita para caminar en el Sendero, le has entregado; porque ése, es Tu Amor.
  131. Desde el primer instante en que las creaturas vienen a la Tierra, tienen su herencia, tienen todo lo que han Menester para su tránsito.
  132. ¡Bendito seas!... y en esta alba de Gracia, la Madre Te ofrece todo lo que hay en Mi Espíritu, porque Yo también trabajaré por la Obra de Tu Divinidad. … ¡Hágase en Cielos y Tierra, Tu Divina y Santa Voluntad!...[El Divino Maestro]
  133. Madre Divina, vuestra Presencia Celestial llena de Consuelo y de Alegría al Pueblo Mariano; y Yo, os digo: He Levantado un Altar en cada corazón de Mis hijos, a vuestro Nombre. …
  134. ¡Oh, parte de Mi Misma Divinidad!... os hicisteis mujer en la Tierra, para hacerme hombre a Mí. ¿Cómo no he de levantar Yo, un Santuario en cada corazón de estos Mis hijos que recibieron el Sustento de vuestros Senos Divinos, a través de Mi Palabra y de Mi Sangre?...
  135. María, no sois un Espíritu aparte de Mi Divinidad. Sois parte de Mi Propia Divinidad, parte de la Divinidad que se hizo mujer en el Segundo Tiempo para darle al mundo un Ejemplo del Amor Maternal Perfecto; un Ejemplo, que por muchos ha querido ser borrado, pero que nunca podrán, porque al Final de los Tiempos, vuestro Nombre, vuestro Consuelo, vuestra Presencia, Sentida y Venerable será por todas las creaturas de Mi Divinidad, ¡créalo el hombre o no lo crea!... por eso en este Tiempo, he nombrado a Mi Pueblo: Mariano… porque él, no puede desconoceros, porque ésta no es Mi Voluntad. …
  136. ¿Por ventura, Mi Pueblo, podéis desconocer en este mundo, a Aquel de Quien brotasteis?... ¿Aquél que os dio su sangre y su carne, con su dolor y su sacrificio, para que vosotros Vivieseis, en el mundo?... ¿Podría el Cristo, desconocer a aquella que le llevó en su seno y lo tuvo en sus brazos, en cuanto hombre?... ¿De aquella que fue modelo de Ternura y de Dulzura?... ¿De Aquella que sabiendo que la Esencia de Dios, se Encarnaba en una carne que de su seno brotaba; nunca jamás, lo pregonó al mundo y siempre con su faz de doncella Humilde, de mujer Virginal, bajó sus ojos a la Tierra; de Aquella que contemplando que el hijo Amado expirando estaba en la cruz, en aquel madero del pecado, de la iniquidad, sólo tenía miradas de Consuelo para el mundo, miradas de Perdón para aquella humanidad?...
  137. ¡Helo aquí, Pueblo Amado!... por eso sois Marianos, porque sois hijos de María, porque sois también frutos de ese Espíritu, porque también brotasteis de ese Espíritu que Es el de la Misma Divinidad.
  138. Si vosotros reconocéis en Jesús, al Dios que se hizo Hombre; reconoced en María, a la Divinidad que también se hizo Mujer; Dios tomó carne en aquella mujer, para daros el Ejemplo del Amor, del Sacrificio y de la Ternura, a la humanidad. Y en este instante desde la Escala de Jacob, desciende el Rayo de María, que viene del Espíritu de Dios, a tocar este entendimiento, para que podáis oír Mi Palabra de Ternura Maternal. … ¡Pueblo, recibid a María!...[La Virgen]
  139. ¡Bendito seas, Amor de los amores!... en este instante, voy a ese Pueblo que Me sigue, que Me Ama y os espera también a cada instante. … En el Nombre del Padre, del Hijo y en Mi Castísimo Esposo; la Madre, os Saluda Pueblo, en este día de Gracia. …
  140. ¡Regocijaos Pueblo de Israel, porque en esta alba de Gracia, habéis tenido la Presencia del Maestro y se ha dignado también permitir a la Sierva de su Divinidad descender entre vosotros!...
  141. ¡Oh, hijos mimados a través de los Tiempos!.... La Madre se aposenta para contemplar vuestro Beneplácito, vuestro Amor, vuestra Gratitud al Maestro; porque en esta alba de Gracia, ha derramado un caudal de Sabiduría sobre su Pueblo Amado; mas, lo que vosotros recibís en cada alba, entregadlo a los demás, dadle: a los ausentes, a los pobres, a los débiles que necesitan de vosotros…, porque vosotros, sois el Pueblo Fuerte, sois los hijos de la Luz, sois los hijos del Maestro Claro y Perfecto.
  142. Pueblo de Israel, grandes acontecimientos tiene dispuestos el Padre, para los tiempos venideros. ¡Preparaos!...
  143. ¿Qué puede daros la Madre, si tenéis delante al Maestro de maestros?... Mas en esta alba de Gracia, desciendo un instante a vuestro corazón; para contemplar, en los unos el dolor, en los otros la resignación, en los otros la Fe y la Esperanza.
  144. Todos venís, porque Amáis al Padre; y cuanto Me hacéis presente, lo contemplo y lo escucho, porque vosotros, sois Mis Criaturas Amadas; y en este instante, la Caridad ha sido puesta en Mis Manos para entregárosla.
  145. ¡Gozad, hijos Amados, la Madre os da su Amor, su Fortaleza y su Caridad, sus Bendiciones y todo cuanto necesitáis para la Tierra; mas antes, os Doy para el espíritu, os doy el Amor, la Elevación.
  146. ¡Caminad en el Camino llenos de Esperanza, de Fe y de Amor!... y Bendecid la Voluntad del Padre, sea cual fuere; y en este instante, os dejo Mi Bendición, en el Nombre del Padre, de Mi Hijo Amado y en Mi Nombre que Soy la Madre. …
  147. Maestro Amado, Gracias Te doy por haberme concedido este Don, Mi Espíritu atento puede encontrarse a todas las vicisitudes de la Tierra. Los dejo en Tu Regazo, Tú que eres Fuente inagotable de Amor, de Caridad, de Sabiduría y de Perdón. Perdona sus faltas; y Tu Presencia en este mundo Lave todos los pecados, para que ellos sean los espíritus Limpios, los espíritus que Cumplan Tu Voluntad. …[El Divino Maestro]
  148. ¡Bendita seáis, Madre!... que habéis dejado un pequeño jirón de Tu Manto sobre el espíritu y carne de cada uno de Mis hijos; porque este Pueblo, no sólo hablará de Mí; sino también de vos; porque los grandes Ejemplos, las hermosas palabras y vuestra Esencia, no podrán borrarse del corazón de la humanidad; y este Pueblo, sabrá Honrar vuestro Nombre y sabrá imitar vuestro Ejemplo, para que él por los caminos recuerde a su Maestro.
  149. Mas, en este día de Gracia, se acerca la Consoladora a sus hijos, para Acariciarles con la Caricia Maternal que es la más Dulce, la más Tierna y Sublime de las caricias.
  150. En este instante, Purísima Madre, ¡sed a Mi Diestra!... y desde ahí, esparcid vuestra Esencia, vuestra Fragancia, vuestro Calor y vuestra Paz en toda la humanidad.
  151. Vuestra Presencia sea en cada nación, en cada comarca, en cada pueblo y en ese Mundo Espiritual; Vuestra Presencia, sea en el Universo entero, porque ésa es la Voluntad del Padre. …[La Virgen]
  152. Así será, Maestro, he entregado a este Pueblo; y he recibido, también de él. El jardín de María es extenso, es Bien Cultivado y he recogido en esta alba de Gracia los más preciados perfumes del jardín que Tu Mano Divina ha cultivado, ¡Bendito seas, Cristo Amado!... Dejo Mi Paz y Mi Fortaleza.¡Adiós, Israel, la Paz de María, es con vos!...[El Divino Maestro]
  153. Pedestales de este Recinto, varones y mujeres: Ha logrado el Maestro, Unificar vuestro entendimiento; he logrado penetrar en Un solo cerebro, los cerebros de Mis Pedestales en el Recinto La Fe. ¿Mas, cuándo podré contemplar esta Unificación, en el seno de cada Recinto?...
  154. Vosotros, con vuestro pensamiento, Ayudad a esta Obra. ¡Velad y Orad!... y que en el seno del Recinto La Fe, no se sucedan jamás contradicciones.
  155. Reconoced cada uno de vosotros, la Misión que cual Pedestal, el Padre le ha confiado, en Mi Cuerpo de Pedestales de cada Recinto.
  156. El uno, está designado para entregar Ordenes por su conducto; por el otro, Sabiduría; por el otro, Parábolas; por el otro, Amor, por el otro, Profecías; y así, por cada uno y por cada cual, entrego Mi Voluntad; porque Un solo cerebro, no puede ser el Pedestal Completo o Perfecto de la Divinidad; y es menester del Conjunto de cerebros, no de Un solo Recinto; sino de todos los Recintos en conjunto, para que Yo pueda Manifestarme como hasta este Tiempo no Me he Manifestado.
  157. Mas, pido a vosotros: la Unificación, la Preparación y la Espiritualidad… y entonces, palparéis la Grandeza de Mi Espíritu Santo, derramada por conducto de todos vosotros, sin excepción alguna.
  158. Yo os doy Mi Fuerza, Mi Caricia y Mi Bendición. La Simiente de cada uno de vuestros espíritus, en el Arcano del Padre fue; mas hoy, sólo he venido a principiar Mi Faena en estos Tres últimos Años, para daros Mi Caricia, para explicar los Mandatos del Padre. …[El Divino Maestro]
  159. Columnas que habéis sido los Fuertes, grande es la Misión que el Padre os ha confiado, seguid siendo los instrumentos de este Pueblo, formad también vosotros, un Solo Cuerpo y Una Sola Voluntad; mas, vuestro Guía no invadirá vuestro Cumplimiento, vosotros no invadiréis el lugar de él; pero cada quien en su sitio y Unidos todos, desempeñaréis vuestros Cargos, porque grande es el peso que hay sobre los hombros de vuestro hermano José, grande es la Cruz que pesa sobre vuestros Guías; y es menester que vosotros, también sintáis ese peso y lo repartáis Fraternalmente.
  160. De vosotros, Columnas, depende mucho el recogimiento de Mi Recinto, la Elevación del Pueblo, la Preparación del mismo. De vosotros depende la Preparación de los Pedestales, por los cuales Me Comunico.
  161. Todos Velad y Orad por la Espiritualidad, por la Elevación, por el Respeto del Pueblo; para que estos Mis hijos, puedan Despertar y puedan despojarse de todo lo que es Terrestre y puedan ofrecerme como un Holocausto su materia, su espíritu, su Conciencia y Yo pueda derramarme -por vuestro Cumplimiento- entre este Pueblo ampliamente, como es vuestra voluntad y vuestro deseo. …[El Divino Maestro a los Videntes]
  162. Videntes: ha recibido el Padre, vuestro Cumplimiento…, y hoy, os dice el Maestro: No es menester que siempre entreguéis Testimonio ante la Presencia del Rayo Divino, cuando vuestra misma Conciencia os dicte que es Oportuno entregar Testimonio estando Presente el Rayo del Maestro, hacedlo; mas, cuando no, entregad a vuestros Guías el Testimonio de vuestro Miraje Espiritual, para que sea dado a conocer como Profecía al Pueblo o en reunión de Labriegos.
  163. Preparaos, Mis hijos, para que vuestro Testimonio, vuestra palabra que expresa lo que vuestro espíritu Contempla en el Más Allá, sea la más Pura Profecía; y de este modo, podáis Ayudar a vuestros Guías, a Mis Labriegos y al Pueblo, para que les pongáis alerta cuando sea necesario. ¿Me Comprendáis, Videntes?... Yo os doy la Fuerza, Luz y más Luz para que os levantéis, también, vosotros Unidos. ...[El Divino Maestro]
  164. Plumas de Oro: os recreáis en este Cumplimiento… se asombra vuestro corazón y vuestro espíritu, de la Fortaleza que os he concedido. ¡Ah! si en todos Mis Recintos guardasen Mi Palabra, ¡ah! si en todos Mis Recintos los que la guardan, la conservaseis Fiel; mas, todos los Libros formaran Uno Solo.
  165. Antes de Mi Partida, estos acontecimientos Prepararé; hoy, no es tiempo de hablar de ello; y cuando el tiempo sea, el Maestro, dirá cómo debéis reunir Todos los Libros en Uno Solo, porque no quiero que el Gran Libro de Oro escrito por las Plumas de Oro, dictado por el Maestro a través de este Tercer Tiempo, vaya a ser manzana de discordia, fruto de división y de envidias entre el Pueblo de Israel; no quiero que este Libro, sea hurtado por manos impuras o sacrílegas; Yo haré que existan Tres Iguales y desde Mi Alto Solio, Yo les protegeré; dejaré un Ángel al frente de cada Libro, para que ese Ángel, sea Responsable; y Mis hijos encarnados, también sean Responsables de dichos Libros; y ni una palabra será adulterada, su Fondo, su Sentido, su Esencia no será cambiada, como he contemplado que los escritos de Mi Divina Palabra -dada en el Segundo Tiempo- ha sido adulterada y transformada; en todos los idiomas, adulteraron su Sentido. En Verdad, os digo: Esta Palabra se conservará Pura; y si una mano osare cambiar uno solo de sus sentidos, ¡más le valiere, cortarse su propia mano!...
  166. Plumas de Oro, os Bendigo; Bendigo a los ángeles, espíritus Protectores que os custodian, seguid Firmes hasta el Final. ¡Bendito aquel que pueda estampar en su Libro de oro, el último Adiós del Maestro al finalizar el año 1950!... ¡Llevad Mi Fuerza, Mi Caricia y Mi Luz! y también vosotros, Uníos en Un Solo Cuerpo y Una Sola Voluntad. …[El Divino Maestro a los párvulos]
  167. ¡He entregado, a todos Mis hijos!... Mi Cátedra, la habéis escuchado, Párvulo. ¿Y vosotros, qué podréis hacer en lo venidero?... Analizad Mi Palabra para que no caigáis en fanatismo. Cortos instantes dejo, Mis Símbolos entre vosotros, cortos instantes Me restan; y lentamente y paso a paso, iré apartando de entre vosotros, todo aquello que no deba existir, todo aquello que no deba practicarse después de Mi Partida. Mientras ellos, estén delante de vosotros, dadles el debido Respeto, el debido lugar en vuestro corazón; ¡respetadlos, no con adoración!...
  168. Voy a Preparar el Bálsamo, como siempre en cada Cátedra, Mis aguas transformaré en elemento de Prodigio, de Defensa y de Espiritualidad para los que comienzan; pero recordad siempre Pueblo, que mientras menos sea la cantidad que Me presentéis, mayor será la Gracia que Yo les entregue, porque vengo a apartar lo que de fanatismo hubiere en estas prácticas; porque después de Mi Partida, no quiero que los enfermos conviertan Mis Recintos en pozos de aguas de salud; no quiero que Mis Recintos Espiritualistas, sean convertidos en pozos de fanatismo, como habéis convertido uno en la Francia y otros en esta Nación.
  169. Mis Recintos no quedarán como Santuarios, sino como lugares de reunión para el Pueblo de Israel; y en cada alba, escucharán Mi Palabra que está Escrita en los Libros Benditos de Oro; y vosotros, seréis afanosos Trabajando, Cumpliendo, Sanando, Acercando a los hombres en esta Fuente, para que aquí aprendan a Velar y Orar, a Comunicarse de espíritu a Espíritu con su Padre.
  170. Desde este día os he Explicado todas las prácticas cómo han de Ser y desde hoy os Preparo para ese nuevo tiempo. Ésa es la Meta, Israel; ésa es Meta, Recinto La Fe; ésa es la Meta del Espiritualismo, ¡oh! Mis hijos, que en este Recinto, os hacéis Dignos de que Mi Palabra, resuene ampliamente.
  171. Habéis tenido Caridad del Maestro, del Peregrino necio que hambriento y sediento de Amor, de Preparación, ha llegado a vuestras puertas y las habéis abierto en este día, para que Yo os hable con toda Mi Verdad; y en este instante, la Paz de Mi Espíritu dejo en todo el Universo porque por vosotros, hago Dignos a los demás.
  172. El Padre Eterno, desde el Alto Solio, se ha Dignado revestir de Fuerza al Mundo Espiritual, porque las pruebas muy grandes se desatan en todos los pueblos y naciones, en todos los hombres.
  173. ¡Oh! influencia de la guerra, de la peste, del hambre, de la muerte… os recibo y os entrego y os digo: A la influencia de la guerra, le digo: ¡Envainad por unos instantes vuestra espada!… a la influencia de la peste: ¡Tomad una gota de Mi Bálsamo!… a la influencia del hambre: ¡Tomad un pan… al espíritu a la influencia de la muerte: ¡Tomad la Vida!... e id y derramaos en las naciones grandes y pequeñas, pero ¡entregad!... En este instante, vosotros Ángeles o Influencias Benignas de este mundo: Sois Ángeles, Influencias de Amor y de Justicia… pero en este instante, ¡llevad un Presente de Fraternidad!...
  174. ¡Mirad cómo la humanidad ha recordado las albas que han pasado!... el mundo entero, sintió la dureza de estos días que el mundo llama de Navidad, que quiere decir: “Natalicio del Redentor”… el mundo entero, elevó sus manos hacia el Maestro; las naciones huérfanas, las naciones hambrientas y sangrantes, elevaron su corazón y pensamiento, para esperar del Padre, su presente de Amor.
  175. ¡Ah! Mis hijos muy Amados: Yo Me he Derramado en el mundo… ¡Grande fue el dolor de esos días entre el hombre, grande su frío, su hambre, su soledad; tremendo el dolor de la niñez, muy grande el frío y la desolación de la ancianidad bendita!... y un manto de frío, de lágrimas, de dolor y de tristeza, envolvió gran parte del mundo; y el Cielo, lloró lágrimas y llovió sobre vosotros, un átomo del frío que aquellos experimentaron.
  176. ¡Sentid el dolor de la humanidad, cumplid con Mi Obra!... porque vosotros, sois los Responsables de la Redención, de la Paz en todo el mundo; por eso el Padre, os Reclamó; por eso el Maestro, aclara también su Justicia, la Palabra de Él; y el Espíritu Santo, dirá las consecuencias, para que Todo el Pueblo de Israel, se levante, pensando en los demás pueblos de la Tierra.
  177. Ésta es Mi Primera Cátedra, Mi Primera Manifestación en este día en que he estado con vosotros, durante todo el día 1º de enero del año 1948. …

¡Adiós, Pueblo Amado de Israel, la Paz de Mi Espíritu, dejo entre vosotros!.