Cátedra 19471214 R1

De Wiki Espiritualista
Saltar a: navegación, buscar

Cátedra del Verbo Divino Alba de Gracia, día 14, mes de Diciembre del año 1947 Tema: Dios, espíritu, alma y Alma Universal. La Trilogía del hombre: Materia, alma y espíritu. ¡Gloria a Dios en las Alturas y Paz en la Tierra a los hombres de Buena Voluntad!... Gloria a Dios en las Alturas y pasa Mi Espíritu Divino, de la Escala de Perfección a la de Jacob, para una vez más enviar Mi Palabra entre Mi Pueblo Bendito de Israel, en este día 14 de Diciembre del año 1947, que reunidos y congregados podéis encontraros en Representación de los Siete Sellos, de las Siete Iglesias que Elías, por conducto del Hijo del hombre vino a implantar por Mi Voluntad a esta Nación de la Tierra, una vez más os recibo en Mi Regazo de Maestro, Pueblo Amado y por vos, Bendigo y Perdono al Universo entero, en Mi Nombre que Soy el Padre, el Hijo y el Espíritu Santo. ...

  1. La Luz del Mundo Iluminando las mentes de los hombres, es Mi Luz que Guía a la Humanidad. Mi Luz, que en este Planeta se encuentra dando Calor, Consuelo y Amor a todo el que lo necesite. Mi Amor Santo, Mi Amor Puro, que cual Dulce Melodía envuelve a la humanidad.
  2. Humanidad Mía, estáis impregnada de ese Amor y aún no Me Sentís. Aún no Sentís la Caricia Amorosa de Cristo que envía sus Rayos Luminosos en los cuales Vibran Mis Pensamientos de Amor para la humanidad.
  3. Son Mis Pensamientos de Orientación, Amorosos, para que Sepáis Liberaros por vos mismo; porque vengo a entregaros la Enseñanza profunda, hasta que lleguéis al Lugar del cual salisteis, porque todo vuelve a su punto de partida.
  4. Vengo a Enseñaros a Libertaros, humanidad Mía, porque por vos misma deberéis cortar las cadenas que os atan a este mundo. Yo, os Enseño Amorosamente; os Enseño, -si os dejáis Guiar- a Liberaros para que alcancéis ese Don Precioso, ese Don Sublime que os hará llegar al Lugar del que Surgisteis de la Mansión del Padre Dios.
  5. Humanidad, he aquí, Mis Pensamientos que son captados por la antena humana, para daros el Mensaje de Amor, el Mensaje de Orientación, el Mensaje de Consuelo.
  6. ¡Sentidme, humanidad!... Vale más que Me Sintáis, porque así Comprenderéis la Grandeza que hay, en vos misma. ...
  7. Hijos de la Luz: Brillad eternamente, Iluminando con vuestra propia Luz vuestro sendero y el sendero de vuestros semejantes; y dentro de esa propia Luz, tomad de la Excelsitud del Padre Universal que Mora en los Cielos y en la Tierra, por Esencia, Potencia y Presencia, por el mismo Germen del Amor.
  8. En la Potencia y en la Substancia que en cada hijo de Dios hay, ahí Palpita la Esencia Purísima del Padre Amoroso que Vela por sus criaturas en la existencia de la carne y del alma. En la Vida del espíritu, allí os espera la Luz de las luces. ...
  9. Pueblo Amado, Aquietaos material y Espiritualmente en estos momentos; ya que la Bendición del Padre, es con vosotros. La Bendición del Cristo, del Unigénito, del Enviado, de vuestro Maestro, os Envuelve Dulce y Amorosamente.
  10. Sí, Mi Pueblo Bienamado: Hoy como siempre, sin que ningún obstáculo se interponga entre el Amor de los amores y los hijos de Dios en las criaturas de la Tierra, una vez más son para vos Mis Pensamientos Amorosos. Para vos, Mi Pueblo, Mi Caricia Eterna, Sublime, Conmovedora, Mis Vibraciones convertidas en palabras, derramándose primero, en la Antena humana; y ésta, transformando Mis Pensamientos y llevándolos hasta vos para vuestra Comprensión, para vuestra Iluminación, para la Transformación de vuestra vida, para que toméis el Verdadero Sendero, para que Apartéis de vos, el gran gemido de dolor que conmueve al mundo.
  11. Aquietaos, Pueblo, recibid Mi Bendición desde las Alturas Celestes, en el Nombre del Padre y en Mi Nombre, Yo os Bendigo, Mi Pueblo y os recibo. Bienvenido seáis, ¡oh! Pueblo de Cristo, caiga Mi Bendición cual lluvia Benéfica, en cada mente, en cada corazón; caiga la Bendición del Padre y del Hijo. ¡Bendito seáis!...
  12. Salud y Amor a vosotros, ¡oh¡ Representantes del Pueblo de Israel Espiritual, del Pueblo de Cristo. Salud y Paz a vos, que os acercáis en alba de Gracia para remover de vuestro Interno la escoria; tenéis que removerla, si no queréis que el llanto en abundancia sea en vuestras pupilas y el estrujamiento en el corazón. Paz y Salud para vosotros, Amor, Gracia y Bendiciones; Amor que se derrama del Elixir Verdadero para vos, Mi Pueblo Amado. ¡Bendito seáis, en esta alba Bendita de Gracia Espiritual!...
  13. Atended, Escuchad e Interpretad la Lección de Mi Enseñanza de este Día. Explicación profunda para vos, Mi Pueblo. Abrid las ventanas de vuestro entendimiento y de vuestra alma, para que podáis recibir los Efluvios de Sabiduría en este Día Santo, en este Día de Amor, en este Día del Sol.
  14. El Padre Dios, Es Espíritu Universal; no es un espíritu, como muchos de vosotros creéis, porque tal parecería que hay muchos "Espíritus Divinos." Esto, no puede ser. La Aclaración es Indiscutible, Positiva e Inalterable.
  15. Escuchad: Dios es Espíritu Omniabarcante por sí Mismo y Universal... fijaos bien: No puede haber dos Espíritus Universales y no puede haber dos, ni tres Dioses. Dios y Espíritu Universal, expresan lo mismo. Dios, Espíritu Omniabarcante y Verdad Plena. Tres Nominaciones que expresan el Mismo Concepto.
  16. Los que se dicen metafísicos prefieren las palabras: Espíritu Divino, Creador Universal… a la de: Dios o Padre Universal. ... ¿Y por qué, Mi Pueblo?... Voy a responderos: Porque esta última palabra, trae confusiones al hablarla. Sí, Mi Pueblo, fijaos bien, os dije: Confusiones... y ¿por qué trae confusiones?... porque la humanidad le ha dado Atributos y Cualidades a Dios, que no le Corresponden. Atributos y Cualidades, de personalidad humana; y esta concepción, es para aquel que vive en el plano egoísta de la personalidad; y así conciben a Dios: Personal… como a un padre humano, exclusivo de unos y de otros no. Y esta concepción errónea, debéis rechazarla de la mente humana y de vuestra Mente Espiritual; o sea: del cerebro y de vuestra Conciencia. …
  17. Dios, es el Padre Universal, y es: El Espíritu Omniabarcante... no un espíritu, repito. La Verdad Plena, es el Concepto del Padre Dios, en lo Absoluto. Debéis ir Comprendiendo la Esencia de estas Palabras y no confundir la Expresión. Dios es Espíritu y Verdad; no un espíritu, ni una sola expresión de la Verdad. No es Uno de tantos espíritus. No es un Espíritu, unido en el Todo; es: Espíritu Infinito Expresado en Verdad en el Todo Mismo. …
  18. ¿Habéis Entendido lo que Quiero que Comprendáis, Mi Pueblo?... Hablo de estos Conceptos porque la humanidad está confundida. Mas, vosotros hablad de ellos, si Me habéis Comprendido, si los habéis llegado a Comprender plenamente.
  19. Los hombres le atribuyen Cualidades características a Dios. Y esto no puede ser. Le atribuyen Cualidades de personalidad, en muchos casos, de poca Altitud, como de humano. Y Dios, es: Espíritu Infinito, Supremo, Santo... Dios, es la Perfección Misma.
  20. De Cierto, os digo: que la mayor parte de la humanidad, no Comprende de estas Revelaciones… pero vosotros, que tenéis la Dicha de Escuchar Mis Mensajes y recibir Mi Enseñanza, debéis Comprenderlas; pues Yo, Cristo, envío Mis Mensajes según el Grado de Evolución de cada quien, según la Conciencia y según la Mente y el Sentir de cada uno.
  21. En este grupo, empezáis a Comprender las Grandes Lecciones de Mi Enseñanza; y ¡he aquí!, el por qué unas veces son, de Doctrina y otras de profundo Conocimiento, Interesantes, para vuestro Ascenso Espiritual.
  22. ¿Habéis Entendido?... Un pensamiento Me llega, de una mente Amada; y Me dice: -Señor, aún no he Entendido lo que nos quieres decir. ... Levantaos y hablad; no temáis, es Cristo, vuestro Maestro, el que os escucha; y gustoso, Aclararé vuestras dudas.
  23. Soy Cristo, vuestro Maestro, el que os Enseña a Libertaros de vuestras Pasiones humanas, con las Lecciones de Mi Enseñanza; porque mientras haya ignorancia en el ser humano, no podrá Liberarse de sus pasiones.
  24. Amados Míos, necesitáis Conocer de las Manifestaciones del Espíritu Universal. Necesitáis Conocer, para que podáis Apreciar a Dios, Percibirle en su Trascendental Ser; y cuando hayáis empezado a Percibirle, empezaréis a Actuar, a Realizar las grandes Maravillas del Poder del Amor y de la Verdad.
  25. Espíritu Divino, es la Fuerza infinita que Vibra en el Universo entero y que lo Anima todo, que lo Embellece todo. Es Único y Diverso, porque a Todo Participa de Su Esencia para Existir. Por Encima de Todos los seres, de las almas y de la Materia Universal, Existe Un Solo Espíritu Divino, Inconfundible, Infinito y Poderoso, que lo Abarca todo en lo Absoluto.
  26. Espíritu Divino, es Dios; Como Dios, es Espíritu Divino. Es muy difícil para vosotros Comprender esta Grandiosidad. Es algo muy Grande que debéis ir Fijando en vuestra mente y en vuestra Conciencia, para que Reforméis vuestras vidas y empecéis así el Ascenso Espiritual con Paso Firme y Seguro.
  27. ¿Y, qué es el alma?... -Me Preguntáis. Y Yo, os contesto: El alma es Idea del Infinito Ser, del Absoluto, del Espíritu Divino, de su Mente Soberana. El alma es Vehículo del espíritu, y es para Actuar en los diferentes Planos Existentes, Espirituales y de toda la Creación. Es la Vestidura del espíritu, que le Identifica mientras estos Evolucionan y Adquieren Conocimientos, Experiencia y Fortaleza, para sí mismos.
  28. Vosotros, sois espíritu; e iréis Reconociendo lo que sois, os iréis Desenvolviendo poco a poco en distintos Planos, hasta llegar a despojaros de todo materialismo. Y entonces, esa alma que concibió el Padre Dios, que concibió el Espíritu Divino, esa Idea de su Mente Inmortal, Infinita, llegará un momento en que también la dejaréis e irá a formar parte del Alma Universal, como formará parte vuestro espíritu, ya Libre, del Espíritu Santo, siendo Copartícipe del Gran Espíritu, del Único y Absoluto, Espíritu Divino.
  29. A través de vuestra Evolución, de vuestro Perfeccionamiento, de vuestra Elevación, llegará un momento en que el alma, ya no la necesitaréis y se quedará en ese Plano Álmico, en donde la concibió, con su Idea Inmortal, el Padre Dios. Cuando dejéis el alma, ésta se Unificará con el Alma Universal y vuestro espíritu irá también a Unificarse en Acción con el Gran Espíritu Universal.
  30. El Espíritu del Padre Universal, es la Fuerza y la Esencia Divina que todo lo Abarca, que todo lo Envuelve. Espíritu Divino, es Dios. El Alma es la idea de la Mente Suprema, que Sirve cual Vehículo Sutil a cada Partícula de su Espíritu; es como una Vestidura de los espíritus hijos de Dios, que les Identifica en los distintos planos, mientras se Purifican, se Instruyen y se Elevan Espiritualmente.
  31. La Luz de todos los Tiempos se ha Manifestado Siempre, dicho está: Desde antes que los mundos fueran, Yo Cristo, el Amor Divino, ya Era; desde antes que los mundos fueran, ya Era Uno con el Padre Dios, con el Único. ... Ahora ya sabéis, que: El Uno, Es en Todo... y el Todo, Es en el Único... por eso Transformad vuestra vida triste; y consideraos así: El Uno en Todos y Todos en el Uno. ... Desde antes que fuera el Principio del Todo, Yo ya Era; y desde entonces, la Manifestación del Amor, se ha Extendido en el Universo Infinito; y, ¡he ahí!, en el devenir de los siglos: a los seres Virginales que brotaron de la Mente Suprema del Padre Dios. ...
  32. El Padre, concibió e hizo la Creación, con su Mente Divina. De su Espíritu Divino Pleno de Luz, brotaron como Chispas Luminosas los seres espirituales; les Dotó después, de una Substancia Sutil, que fue transformada para dar cuerpo al espíritu vuestro; Substancia Etérea, que existe en todo y que ya Conocéis, con el Nombre de Alma Universal. Se necesitaba que el espíritu, tuviera Comunicación; y ¡hela, ahí!, la Potencia Creadora del Padre Dios, formando de su propia Esencia, la Vestidura Inmaculada para el espíritu.
  33. Mas, ¡he ahí, que el Alma Universal tenía ansia de Manifestarse en la Creación; y entonces la Misma Alma, de los éteres Sutiles y en Perfecta Coordinación con la Ordenación de las Fuerzas Superiores, tomó materia densa para formar su propio Cuerpo de Manifestaciones, que son: Las formas Animadas... y entre esas criaturas Animadas, está el cuerpo físico que ahora tenéis Mis Bienamados: El cuerpo humano... para que entonces, fuera un Vehículo de Expresión del alma humana; .para que así tuvieran un medio de Contacto Pleno y de Comunicación, los espíritus con la Creación Divina.
  34. He aquí, la Trilogía del ser humano: El espíritu en Principio, brotó cual Chispa Suprema del Padre Dios. De su Mente Creadora, Dios forma con su Poder al alma, como Vestidura del espíritu; y al cuerpo, como a la Manifestación del alma; complementándose la manera de Comunicación del espíritu, por medio del alma, a la materia. Así, Mis Amados, sois en Trilogía: espíritu, alma y cuerpo. ...
  35. Pues bien, al Formar la Mente Suprema y Divina, a sus Criaturas Predilectas: Los seres humanos... les formó Iguales. En su Principio, no hubo diferencia de un espíritu a otro, de un alma a otra, puesto que eran Creación Divina de su Propia Mente Infinita, Resplandeciente y Pura. Todos los seres fueron formados Iguales: con su Misma Esencia Divina, con su Misma Pureza, con sus Mismos Poderes, con sus Mismos Atributos, con sus Mismas Virtudes. ... Todos fueron Dotados de igual manera; mas la diferencia, la habéis hecho vosotros, ya como humanos.
  36. ¡Oh! Amados, que Me Escucháis en esta mañana: La diferencia entre vosotros está en el cuerpo, en la forma; la diferencia, está en alma, en la mente, porque no todos los seres Plasman ni Generan los mismos pensamientos.
  37. Si lo que el Padre Celestial Creó, fue Puro, Limpio y Excelso, ¿por qué el hombre se ha degenerado?... ¿por qué se ha degradado?... porque sus Vehículos Espirituales los ha ocultado… y no hace más que la manifestación, de la parte material; ya que el espíritu del hombre, aun siendo hijo de Dios, no se Considera dentro del Uno, como el Uno está en el Todo y en Todos.
  38. Hijos de Dios e hijos de la Tierra, espíritu y materia. Sois vosotros una mezcla, una combinación Espiritual y material, una parte de la Naturaleza Divina y otra parte de la naturaleza humana. Mas, el hombre, en este Tiempo, es una parte de Luz y otra de sombra, una parte de Altitud y otra de bajeza, una parte de Verdad y otra de mentira, de falsedad e hipocresía; el hombre, desconociendo a su Dios; porque hasta ahí llega la osadía del ser humano, de desconocer al Padre Amantísimo que lo Formó, que lo Creó, del que ha Emanado su ser; al Dador Incansable, que le ha Dotado de lo que ha Menester, para su Aprendizaje y Evolución en la Tierra.
  39. Pues bien, hay un tiempo para desconocer a Dios, pero llega el tiempo y otro tiempo más; y entonces, los mismos hombres que un día desconocieron a su Dios y Creador; vuelven nuevamente; y entonces, lo Reconocen.
  40. ¡He aquí la mezcla humana! ¡hela ahí!... Entonces, el hombre que ayer negaba a su Dios y Creador, llegando el momento, surge el tiempo en que se encuentra postrado de hinojos, Resignadamente, con su sufrimiento.
  41. Cuando el hombre se siente convulsionado, cuando está abatido por el dolor físico, moral o espiritual, cuando ha sido la humanidad sacudida fuertemente; he ahí entonces, a los negadores postrados en tierra, Elevando sus ojos y su pensamiento, para decir: -Te Amo, ¡oh! Dios, Creo en Ti, ¡oh! Padre Eterno, Creador y Dueño de Todo cuanto Existe... mas, para llegar a esa Condición del hombre, ¿qué ha sido Necesario, Mi Pueblo?... Han pasado casi Veinte siglos de Enseñanza; esa vez en una forma; ésta vez en otra forma: En el Segundo Tiempo: en un Sagrario de Carne, Puro y Limpio, como Limpia y Pura fue Mi Vida. ... En este Tercer Tiempo: Utilizando Antenas humanas para llegar hasta el mundo pecador, para Rescatarlo, para Redimirlo, para Enseñarles que no hay otro Camino de Salvación que el Amor, la Piedad y la Misericordia. ...
  42. ¡Heme aquí!... para decir nuevamente a los hombres: ¡Hombres, Regeneraos, si ayer, fuisteis delincuente; por el Arrepentimiento Sincero, podréis Apartar de vos mismo, el dolor, el gran sufrimiento!...
  43. He ahí, a la humanidad sorda y ciega a la Voz de Dios, al que han olvidado; ha necesitado la sacudida fortísima, la sacudida que convulsiona, no solamente al corazón, sino a todas las Fibras internas de su ser. He aquí, hay un gran lamento, Bienamados, hay una queja infinita que se Eleva hasta las Altas Mansiones Siderales, es la lamentación de aquellos que hace poco tiempo, han caído. ¡Se necesitaba la gran sacudida!... ¿No os dice algo, esos grandes acontecimientos?... ¿no os recuerda algo, Mi Palabra de ayer, de hoy y de siempre?...
  44. ¡Alerta, Mi Pueblo!, vienen grandes acontecimientos. ¿No os dice algo, ese batir de alas, ese rugir de aparatos gigantes de acero, construidos por la mano del hombre, con la soberbia de: yo puedo, porque soy sabio... que se elevan a las alturas?... Y, ¿qué sucede muchas veces?: caen abatidos... abatiendo entre los escombros, a los mismos que iban en ellos. ¿No os dice algo, las convulsiones del mundo, los grandes navíos que atraviesan el océano, pletóricos de seres vivientes; quien diría a esos seres que en un poco tiempo en el más allá, a las pocas horas, habían de ser seres sin materia, seres en alma?... ¿Qué Preparación habían tenido?: ¡Ninguna, Pueblo Amado!... ¿Nada os recuerda, nada os dicen, esos acontecimientos que vienen a ser una Manifestación, de la Verdad, que ha Brillado del Pensamiento Verdadero hasta los hombres que quieran Escucharme?... ¿Qué esperáis entonces, Pueblo Mío?...
  45. No está lejos el tiempo en que tengáis que lamentaros; mas entonces, quejaros no podréis, lamentaros tampoco porque habéis rehuido, habéis opacado vuestra Sensibilidad Espiritual e inhibido vuestros Poderes Espirituales, habréis evadido la Enseñanza del Cristo que viene a Conmoveros en vuestro frío corazón. Frío, porque el hombre tiene en su interno una piedra; mas esa piedra, por el esfuerzo debe Pulirla, debe quitar las aristas que rompen a su contacto; debe Pulir, ¡tan grandemente, esa piedra!, que con su Pulimento, llegue a ser ¡tan Brillante! que Deslumbre después con sus Fulgores Radiantes. Mas, ¡he ahí!... que el hombre, no quiere Pulimentar su propia piedra; piedra: en el corazón, en la Conciencia, en los propios sentimientos. ...
  46. ¿Qué esperáis porción de la humanidad que se os ha dado la gran Oportunidad, por el Poder del Amor, de que os acerquéis a Escuchar de Mi Palabra en Vibración?... ¿Qué esperáis humanidad, para desandar el camino equivocado y entrar en el Verdadero Sendero de la Paz Profunda que no tiene sombras, para entrar en el Sendero que no tiene tropiezos; y penetrar de lleno, si Escucháis Mi Voz, en el Camino Recto que tiene Luz, con Fulgores Resplandecientes de la Nueva Aurora de Espiritualidad?...
  47. ¡Escuchad Mi Voz!... ¡oh! corto número de la humanidad doliente. Todavía, ni vuestra voz ni vuestros labios, han tenido necesidad de exhalar la máxima queja; la queja suprema, del que se ve sumergido instantáneamente en el caos. Todavía vuestro corazón, no sabe de ese gran dolor e inmenso sufrimiento.
  48. No es, ¡oh! Mi Pueblo Bienamado, no es la Justicia del Padre Dios, por lo que todos estáis dolidos y sufriendo. ¿Por qué había de ser la Justicia Divina?... es el Efecto Colectivo que ha sido causado por las grandes alteraciones que han hecho los propios hombres, cometidas en todos los Órdenes Establecidos en este mundo.
  49. Las Causas y Efectos, actúan individualmente en cada uno de los seres; pero a veces, se Unen seres en miles y miles; y entonces, el Efecto se vuelve Colectivo y la Ley en la materia Actúa y se Cumple vuestro Juicio; y caen de todas edades y condiciones, porque se está manifestando la respuesta de vuestra propia alteración y desobediencia a los Ordenamientos y Dictados de la Ley de Dios en la Naturaleza.
  50. Vosotros mismos, provocáis vuestro propio Juicio; por eso debéis Obedecer la Máxima de la Ley de Dios, que os dice: Amaos los unos a los otros... Máxima, que os Enseña: Comprensión, Amor y Caridad de los unos a los otros. ...
  51. He aquí, Mi Pueblo Bienamado, ¡no esperéis más!... ¡A pasos agigantados se acerca el caos y el dolor, el infortunio y el sufrimiento, a paso agigantado se acercan las torturas morales y espirituales!...
  52. Gigantesco paso; y la interrogación, es en el Arcano; ¿qué dice esa interrogación?... Dice: Hijo de Dios, ¿hasta cuándo cambiaréis?... ¿todavía no estáis cansados, de sufrir y de llorar?... ¿no estáis todavía cansados, hastiados, del latigazo que flagela, no por Voluntad del Padre Dios; sino porque vosotros mismos habéis construido el látigo que después os azota y os hiere?... Y entonces, la humanidad sobreviviente, se postrará de rodillas; y dirá: -¡Misericordia. ¡Oh! Dios y Señor.
  53. Misericordia recibís, sí, del Cristo que viene a daros Protección; pero también viene a daros la Palabra llena de Amor, llena de Ternura, que os dice Mi Pueblo: No os veáis envuelto también, Escuchad la Voz Sonora a través de labios humanos o Escuchad a Dios internamente en el Silencio, en la propia Conciencia; en el Silencio de vuestra noche. Haced, de vuestra noche: Día sin noche… Día Resplandeciente, de Aurora Infinita, para que Reconociendo vuestros propios errores, entréis de lleno en el Camino de la Verdad; no en el de la amargura y la desolación. ...
  54. ¡Escuchadme hoy Mis Amados, ya que no Me habéis querido Escuchar antes!... Yo os digo: Sí Me habéis oído, con los sentidos de la materia; mas, el ruido del mundo opacó Mi Palabra y se perdió: vino Mi Palabra y el viento se la llevó… y os quedasteis frío, insensible, con vuestras propias lacras, con vuestras propias equivocaciones y rebeldías.
  55. ¡Oh! Mi Pueblo. ¡Oh! seres hijos de Dios y criaturas Nacidas de la Ternura Divina y del Amor del Cristo, Yo os hablo con la infinita Ternura y Amor; y os digo, Mis pequeños hijos muy Amados: ¿Qué esperáis para entrar en Mi Camino?... ¿por qué rehuis la propia Luz que viene a inundar vuestro propio espíritu, Conciencia y corazón?... ¿por qué desobedecéis?... ¿por qué hacéis vuestra ley de dolor; cuando la Ley del Amor os llama, como a ovejitas extraviadas en los caminos de perdición?...
  56. Varones que Me Escucháis: Camináis en obscurantismo. ... ¡Oh! mujeres Amadas que Me Escucháis, núcleo Bendito, en quien Me derramo con infinita Complacencia; criaturas, hijas del Amor de Dios: ¿Qué esperáis para entrar en Mi Camino?... ¿qué esperáis para que no claméis después, cuando sea demasiado tarde?... No tarde, para el Amor Divino que Perdona, ¡no!; sino tarde para vosotros, en los momentos de angustia.
  57. ¿No estáis mirando y observando lo que está pasando con vuestros semejantes?... casi en vuestras propias puertas, se está desarrollando ya la inmensa tragedia que hace años por distintos cerebros os vengo anunciando. Es así el Testimonio del Cristo, para quien lo dude; es ésta la Verdad Manifestada, el Testimonio Viviente; el clamor del gran gemido que llega hasta las Alturas del Solio Divino, clamando y diciendo: -¡Piedad! ¡Oh! Padre nuestro, ¡Piedad, para todos nosotros!...
  58. Mas Yo, os digo: ¡Tened Piedad para con vosotros mismos y para con los demás!… ¡tened Caridad y Misericordia de vuestro propio dolor, de vuestro sufrimiento y angustia!... pero si continuáis con rebeldía, Mis Amados, si no Escucháis Mi Voz en el Silencio, si el Arrullo como Canción de Cuna, no lo Escucháis en vuestro Interno, si continuáis siendo el eterno desobediente y seguís así, entonces: “Moriréis"… según vuestra propia palabra. Mas Yo os digo: Moraréis en tinieblas... estaréis un tiempo en el espacio, entre lo Espiritual y lo material, allí os Arrepentiréis, volveréis a nacer, volveréis a vivir como humano y os volveréis a ir innumerables veces. Cuantas veces volváis a nacer, o sea: Reencarnar nuevamente... será una nueva Apreciación en vos mismo, de vuestros propios errores; y será, una nueva Experiencia....
  59. Escuchadme Bienamados Míos, que buscáis el Lenitivo de vuestros dolores Escuchando al Cristo, que no hay algo que lo detenga, ya que no hay barreras para Mi Amor, no hay impedimento para el Cristo. De día, de noche, con lluvia o con sol, el Amor Divino Manifestando será con vosotros dentro de este Tercer Tiempo.
  60. Escuchadme, atentamente: Hay Un Gran Libro Abierto en el Universo; es: El Gran Libro de la Vida... y ese Libro, se Escribe con los actos de todos los hombres; pocas Paginas faltan para que se termine de Escribir, para que queden Grabados los Actos de los hombres, en ese Libro. El Final de ese Gran Libro: El Séptimo Sello... lo pondrá vuestro Padre Dios.
  61. Mas, en Verdad, cada uno de vosotros sois un Libro; cada uno de vosotros, es como un Libro abierto, con las páginas... ¿acaso páginas en Blanco?... ¡De Cierto, os digo que no!... son páginas, con manchas, con puntos negros.
  62. Sin embargo, no es solamente el Gran Libro de la Vida Eterna, donde quedarán Escritos para siempre los actos de todos los hombres, el que debéis Unificar; Unificad ¡oh! Mi Pueblo, aquel Gran Libro Universal con el Libro vuestro. El Libro de cada uno de vosotros, hacedlo único, Unificando vuestros Pensamientos, Palabras y Obras, en el Bien; y entrando Recta y Definitivamente en Mi Camino de Luz. Necesitáis hacer acopio de Potente Disposición, de Buena Voluntad y de Fe, para entrar en Mi Camino de Amor y Sabiduría.
  63. Amados, ¿en qué forma queréis que el Cristo de Dios, os hable?... ¿en qué forma queréis que Cristo, llegue hasta Conmover vuestra propia Conciencia?... Me refiero a la Alta Conciencia, porque en la mezcla que tienen los hombres, hay una Conciencia Espiritual, una Conciencia humana y otra Instintiva o animal. Y Yo quiero llegar, hasta vuestra Conciencia Superior.
  64. Quiero llegar hasta vuestro ser, al yo Inmortal, el que no morirá jamás: El espíritu... el único que fue Anhelado por la Mente Suprema del Padre Dios; a aquel, que no nació de ninguna mujer y que no morirá; a aquel que no tiene cuna ni tiene sepulcro, porque es Eterno, ya que Emanó del Padre Celestial, del Ser Supremo, Creador Único de Todo cuanto Existe.
  65. Ampliando Mi Enseñanza: En alba pasada, cuando di a los Míos que se acercaron desafiando el temporal, os decía: Sois tornadizos y volubles como las propias estaciones de vuestro año. ...
  66. Pues bien, a veces os encuentro Fervientes, Ardorosos como mañana del mes de agosto, dispuestos a hacer el Bien. Una Llama de Amor invade el corazón de los hombres ¿y después?... viene el viento huracanado de otro mes; y aquellos Buenos Sentimientos que albergó el corazón y la mente humana, fueron borrados, arrastrados como hojarasca, como hoja seca; y volvió entonces a quedar la mente y el corazón, a semejanza del frío invierno, de la nieve del mes de diciembre. ...
  67. Sois tornadizo, en Verdad, Mi Pueblo, sois volubles; pensáis Espiritualmente en ocasiones, y la Llama del infinito Amor del Cristo invade vuestro corazón; y entonces, pensáis en ser Bueno, en hacer el Bien y Perdonar; mas ¿cuánto tiempo perdurará en vos, esos Bellos Sentimientos?... ¿Acaso ese Propósito, lo vais Cultivando como el buen sembrador va cultivando la pequeña mata; regándola día tras día, cultivándola, apartándola de los fuertes rayos solares para que no se seque y no se pierda?... ¡No, Mis Bienamados!... no lo hacéis así, porque todavía no sois el Buen Sembrador que Yo Estoy Preparando.
  68. La Simiente de Trigo Dorado, se Siembra, pero no siempre el terreno es Propicio; una vez la Semilla cae en roca y vienen las aves y la devoran; una vez la Semilla, cae en los breñales, allí se seca por falta de cultivo, por falta de agua, por falta de sol. Otra vez se siembra en Buen terreno, mas el sembrador se descuida y también vienen las aves, viene el viento y se las lleva y quedó la tierra sedienta, árida; mas hay terrenos Preparados y eso quiero que seáis vosotros: La tierra Preparada… donde Fructifique la Semilla Dorada que vengo Sembrando, la Semilla del Amor. No hay otra forma de Salvación, Mi Pueblo.
  69. La Protección de Dios, está en sus criaturas, sin dejar de ser nunca. La Protección de Dios, es, en todos sus hijos. ...
  70. Y hay un pensamiento, que Me dice: -Maestro Amado, si la Protección de Dios, es, ¿por qué entonces el Ser Supremo permite esas hecatombes?... ¡Ah! Mentecita Mía que así pensáis, la Protección Divina del Padre, es; pero es también, la Lección para los hijos de Dios. Si el hombre camina desatentado, por caminos equivocados, lleno de rebeldía, de errores, de faltas y aún de crímenes, ¿creéis vosotros que la Ley de Causa y Efecto, no puede hacerse sentir en vuestro mundo?... En Verdad, os digo: que sí... mas la Protección de Dios, Completa y Absoluta, es para aquellos que Siguen el Camino del Bien, el Camino del Amor, el Camino del Sacrificio y la Renunciación, a todo lo que es materialismo.
  71. La Protección la tenéis también, de los seres de Luz y de los seres Amados Espirituales. Seres Espirituales que sin cansancio, sin saber si lo Merecéis o no, os dan su Amorosa Protección. Vuestros propios seres, que fueron por cuerpo de vuestra propia carne y sangre y que han desaparecido en las entrañas de la Tierra, ellos como espíritus, también se Constituyen en alma, vuestros propios Protectores; pero ellos también sufren, porque os ven por caminos equivocados, porque ven que sois desobedientes, reacios y duros; que os Conmueven por momentos, pero tornadizos, como el viento, la lluvia, como el sol en las distintas estaciones del año, es vuestra pequeña mente; y así es también, vuestro actuar: Vuestros Buenos Propósitos de hoy, los contravenís mañana... y aquel Entusiasmo Ferviente de hoy para Escuchar Mi Palabra, para seguir las Lecciones de Mi Enseñanza y hacerlas Realidad en vuestra existencia humana; desaparece en Verdad; viene el frío invierno y entonces, decís: -Estoy desmoralizado... y si os desmoralizáis, se calma aquel Fervor y nuevamente os encuentro tibios dentro de Mi Obra.
  72. No quiero tibieza en Mi Obra, Bienamados; Yo quiero el Fervor, el Calor de Amor, para Encauzaros dentro de Mi Camino; o es preferible, la frialdad, porque Yo sabré quitar el frío invernal de los corazones fríos. Mas, los corazones tibios, ¿qué haré con los corazones tibios, que no son ni fríos ni Calientes?... ¿Que no tienen el Fervor para seguir Mi Enseñanza, ni la frialdad para detenerse en su camino?...
  73. De Cierto, os digo, ¡Oh! Bienamados, que Me Escucháis: Necesitáis Escuchar mucho... Sí, Pueblo Amado, Me habéis Escuchado por distintos aparatos humanos, en distintas formas, ya en Enseñanza de Altitud, ya en Enseñanza Sencilla; pero siempre Orientadora y llena de Luz, porque eso es Mi Palabra: Luz... y para eso es: Para Orientar a la humanidad entera. ...
  74. ¡Seguid Mi Luz!... ¡Seguid la Luz Redentora que va siempre delante de vosotros, Señalándoos el Camino y Apartándoos del precipicio! diciéndoos criaturas e hijos de de Dios: ¡Detened la carrera desatentada sin freno y sin medida que lleváis y que va a llevaros al caos, a la oscuridad, al llanto, a la miseria!...
  75. La miseria del alma, quiero que vosotros la contrarrestéis para siempre; es preferible ser mísero en materia. En la parte material, ser mísero, quiere decir: No obtener, carecer aún de lo más necesario... pero cuando el pobre, Sabe ser Perfecto pobre; Escuchadme bien: Se puede ser perfecto rico, dentro de la relatividad; y se puede ser, Perfecto pobre. El Perfecto pobre es aquel, que: careciendo de lo más necesario para su diario vivir, aún careciendo del pan para llevar a sus labios; en Comunión con el Padre Dios, sabe Elevar su pensamiento y sin desesperación, sabe decirle al Padre: -Yo te doy gracias, ¡oh! Padre nuestro, porque hay poco para mi vida en la parte material; pero Tú te dignarás darme más, no según mi Merecimiento, sino según Tu Gran Misericordia. ... Ése es el Perfecto pobre, dentro de lo relativo.
  76. Os pregunto, ¡oh! Mi Pueblo, ¡oh! Mis Marcados: ¿Puede Compaginarse la existencia del rico, con la parte de Altitud Espiritual?... Pensad primero, antes de contestarme: Si puede la existencia del rico, del poderoso, Compaginarse con las Altas Miras Espirituales, con la Grandeza Espiritual de Pensamiento, de Palabra y de Obra. ... -No, Maestro... Me decís. Pues, en Verdad, Yo os digo, y Escuchadme bien: ¡Sí puede Compaginarse!... -¡Qué acaso eso es posible, Maestro?... -Me dicen las mentes asombradas- y Yo, os voy a Explicar el por qué: es debido a que, no todos los ricos, tienen la pasión de la avaricia… ¡no!; hay también, pocos, pero Existen, que tienen centros de trabajo, para que en esos centros de trabajo y de Ayuda, acudan los viciosos, los pobres, los menesterosos. Hay pocos ricos, pero Existen, que en la Altitud de Miras, toman de sus monedas para Aliviar ocultamente las Necesidades materiales de los pobres; entonces, aunque sean pocos, pero Existen, Mis Bienamados; y en ellos, Me Complazco, porque esos grandes ricos de hoy; fueron antes, menesterosos.
  77. Como vos, Mi Pueblo, habéis tenido, pero muchas veces no. Unas veces habéis sido poderoso, habéis sido jefe de nación; habéis sido, en otras veces: mísero, harapiento, mendigo como vos les llamáis… habéis sido en unas veces: de Gran Intelecto mental… en otras, habéis sido: atrasado mental… y he aquí, que en todas las diversas existencias humanas que habéis tenido, habéis adquirido distintas Experiencias; por eso, unas veces venís en una forma; y otras veces, venís en otra forma.
  78. Por eso, Yo os digo: el rico de ayer, de pasados tiempos, de duro corazón, avaro, lleno de afán para amontonar monedas para su propia satisfacción, que dejó pasar con mirada indiferente al pobre, al hambriento, que no se detuvo para hacer el Bien; son los menesterosos, los indigentes y pordioseros de hoy... la belleza de ayer, la belleza efímera que trajo como consecuencia: la vanidad, el orgullo, la soberbia… es la fealdad de hoy, Mis Bienamados.
  79. Ya veis, Mis Bienamados, como todas las Manifestaciones de la Ley Suprema son Justas. No hay Legislaciones más Justas que las Manifestadas por la Ley Superior del Padre Dios.
  80. Quiero que esta Lección de esta alba de Gracia, no la olvidéis. Sin embargo, no hay alguna de Mis Cátedras que sea para ser olvidada, ya que todas son para ser Leídas después, son para ser Analizadas atentamente , para que vosotros no reclaméis y atentéis la Grandeza Infinita del Padre Dios que es vuestro Padre, para que no claméis: -¿Por qué? ¡Dios Mío!... ¿por qué?... ¡si yo no he matado, no he robado, ni a alguien he hecho mal; y sin embargo, mi vida es un eterno sufrimiento, un eterno sufrir, llorar y expiar!...
  81. Aprended la Lección, Mis Bienamados, llevadla por los confines de la Tierra, habladles a los que insultan la Gran Majestuosidad del Padre Dios, a aquellos que reniegan de la mañana a la noche, aquellos inconformes, aquellos quejumbrosos que no están conformes con el pan que tienen en su mesa, con la Salud que tienen en su cuerpo, con el intelecto que tienen en su mente; no están conformes, con dos ojos que tienen para ver, dos oídos para escuchar, sus miembros para caminar y para conseguir sus alimentos. Ellos están completos en la parte física; y sin embargo, la lamentación es de la mañana a la noche, ¡ah! esos Bienamados, de Cierto y en Verdad, os digo: No Saben lo que hacen, ni lo que dicen. ...
  82. Yo quisiera que cada uno, de aquellos que se lamentan y se quejan, se pusiera en contacto con los auténticos menesterosos, con aquellos que no tienen ojos para ver, para contemplar los rayos del sol y sus bellezas, las bellezas de la madre Natura. Yo quisiera que aquellos que se quejan, se pusieran en contacto con los que no pueden mover sus manos para llevar alimento a sus labios, que no pueden dar un paso porque van arrastrándose por el suelo, ¿qué dirían entonces, aquellos que se lamentan y se quejan?...
  83. Entonces, cuando en Verdad, Me comprendáis, diréis: ¡Oh! Padre, Perdónales, porque no Saben lo que hacen ni lo que dicen, aquellos que reniegan de la mañana a la noche, inconformes por lo que nuestro Padre Dios, les ha Concedido; sin Reflexionar, ni Analizar, que: ni aun de aquello que tienen, son realmente Merecedores... sin embargo, ése es el Amor de Dios que continuamente Derrama en todos sus hijos y sobre toda su Creación Universal.
  84. Por eso, Pueblo Mío, si un pan tenéis en vuestra mesa, acostumbraos siempre a Bendecirlo, antes de llevarlo a vuestros labios; porque el que Sabe Bendecir su pan, llamando al Padre, recibe aun más de lo que tiene. La multiplicación en su mesa se Hace, al que Sabe Bendecir el pan, antes de partirlo para tomarlo.
  85. Y cada uno de vosotros, estáis en Condiciones de hacer la Multiplicación de los panes, tal cual Yo lo Hiciera en el Segundo Tiempo, cuando uno de Mis Auténticos Apóstoles, Me dijera: –Señor, la multitud está cansada, fatigada, hambrienta, ¿no sería mejor decirles que encaminaran sus pasos al primer pueblo, para que tomaran pan, para alimentar sus cuerpos debilitados?... ¿Qué hizo Cristo a través de Jesús, en aquel Segundo Tiempo…: Multiplicar los panes y los peces, para alimentar a las multitudes, que por miles se encontraban, Embelesados en la Deleitación al Escuchar las Lecciones de Mi Palabra. Y ¡He ahí!... se Hizo la Multiplicación, por la Luz Purísima del Cristo, porque Yo Actuaba con el Espíritu del Padre, Bienamados; Curaba con el Espíritu Sublime, tomado del Padre Dios. Enseñaba con el Divino Espíritu; multiplicaba y Bendecía, sí, y hacia todo el Bien con el Espíritu.
  86. Por eso, Yo digo a vosotros: Espiritualizad vuestra vida… poséis Poderes que tenéis escondidos; multiplicadlo todo, para el Bien mismo y de los demás; también, debéis multiplicar la Curación; ya que, Elevando el pensamiento al Padre Dios, de las Fuentes Universales podéis tomar Salud para vosotros y para dar a vuestros semejantes. Podréis dar Enseñanza, porque diciendo: Padre Amado, Padre nuestro, de Ti tomo Inteligencia, y yo soy Sabio para Enseñar a los que no Saben. Padre, yo soy rico, tengo para mí, porque Tú me das a mí; y de lo que me das, multiplico para dar a mis semejantes. Padre, tomo de Tu Salud Excelsa; y de Tu Salud, tengo para mí y tengo para dar y repartir Salud a mis semejantes... todo esto podéis Expresar y Hacer con el espíritu, Bienamados, sin un ápice de soberbia, ni de vanidad, ni creyéndoos vos, cual si fueseis Dios, ¡no!... sino Humildemente, pidiéndolo al Ser Supremo, al Hacedor de Todo cuanto Existe; y podréis hacer vosotros, Maravillas, cuando actuéis con el espíritu, cuando dejéis de ser más materia que espíritu, cuando dejéis que el espíritu obre sobre los instintos de vuestra materia.
  87. El espíritu, debe ser el Amo y Señor de la materia. Sed vosotros el Amo y Señor, de vos mismo. Sed vosotros el maestro, de vos mismo. Sed el médico, de vos mismo. Sed el propio Redentor, de vos mismo. Sed también el Pastor y sed la propia Oveja. ¿Me estáis Comprendiendo, Mis Amados?... Sea vuestro propio espíritu, el que os Guíe. Sea una Conciencia Superior, quien os Dirija. Es, a la Conciencia Superior vuestra, adonde quiero llegar, no solamente en esta alba de Gracia; sino en todas las albas, en que vengo a Derramarme, en Luz y en Bendiciones.

88. Dadme de vuestro tiempo, Amados Míos; dadme tiempo, en Preparación, para que pueda contemplar a los Míos: Regenerados y Dignificados. ... Dadme Ocasión, de que vosotros podáis hacer la Manifestación del hombre Espiritualizado, del hombre Elevado, del Hombre que ha quemado la paja; y si alguna paja, ha quedado en vuestra vida, transformadla y usadla para hacer el Bien.

  1. Sí, os lo repito: si tenéis monedas en abundancia y cual los avaros las guardáis donde solamente el escondite, vos conocéis; y dejáis pasar, las necesidades frente a vuestra puerta… ¡ay de vosotros, Bienamados! porque desencarnaréis un día, es decir: el cuerpo físico descenderá a la fosa; pero en alma, sufriréis y sollozareis espiritualmente lleno de Arrepentimiento, por el Bien que pudisteis Hacer a los demás y que no lo hicisteis.
  2. Sin embargo, si vosotros tenéis poco, dad de aquel poco que tenéis; porque si guardáis aquel poco, pensando que para mañana no tendréis, de inmediato habréis puesto en tela de juicio y de duda la Omnipotencia del Padre Celestial; del Padre Amantísimo, que no abandona jamás a ninguno de sus hijos.
  3. Dad, si tenéis poco, pero dad. Dad si tenéis más, pero dad. Dad mucho más, hombres de la Tierra, dad a Maravilla; porque, en la Medida que vosotros deis, en esa Justa Medida, Recibiréis. ...
  4. Dicho está, Cumpliéndose están, las Manifestaciones de la Ley Suprema del Padre Dios. En el mundo atormentado, las quejas y los ¡Ayes!, de dolor, se manifiestan sin cesar... mas, ¡he aquí!, Yo Bendigo a aquellos que cayeron. Bendigo a aquellos: y les Preparo su Mansión, por cuanto fueron arrasados. Bendigo a aquellos que han quedado sin techo, que han quedado sin hogar; Bendigo a aquellas mentes, porque muchas mentes están extraviadas por el golpe del dolor inesperado. Mentes que se han extraviado: Yo os Bendigo, en esta alba de Gracia. ... ¡Recibid la Salud!... sea la Salud Espiritual y la Comprensión en vosotros, para que no reneguéis de los Altos Designios del Padre Dios. ...
  5. ¿Cuántos siglos se ha mostrado entre los hombres, Mi Enseñanza del Segundo Tiempo?... ¿Cuántos años tenéis vosotros, en este Tercer Tiempo, de Escucharme alba tras alba y cuál es vuestro Merecimiento?... ¿cuál es el Fruto obtenido, por el Haberme Escuchado?...
  6. De Cierto, os digo, ¡oh! pequeñas mentes Amadas, a quienes Yo Bendigo, ¡oh! humanidad, que a vos llegará Mi Mensaje escrito y explicado por Mis Marcados, de Cierto y en Verdad, os digo: Vuestras manos, aún están vacías de obras Buenas... pero, Yo, no Me detengo a inculparos, ni vengo a juzgaros; vengo a Encauzaros Tierna y Amorosamente, con el Amor de los Cielos. Como el Murmullo y el Canto del Ruiseñor en la alboreada, así es Mi Palabra; así es Mi Divino Pensamiento, Derramándose en las mentes y en los oídos de los seres humanos.
  7. Mentes de los seres humanos que Me Escucháis: ¡Abrid el Entendimiento Espiritual!... ¡Elevad el Pensamiento que Fluye Espiritualmente para buscar a vuestro Padre Celestial, al Padre Dios; para que el mundo, no se convulsione más; para que con vuestras propias Buenas Obras, apartéis el efecto de la causa; el Resultado, de la Ley material de: Causa y Efecto, que está en puerta. Hacedlo, Mis Bienamados que aún podéis Escucharme: ¡Cuántos de vosotros solo Me Escucharán unas albas más en esta forma!... cuántos de vosotros, tendréis la Dicha de recibir Mi Bendición en materia; porque en espíritu, no hay instante de vuestra Vida que no se Derramen las Bendiciones del Eterno Padre Dios, para sus hijos que son cual criaturas pecadoras.
  8. Decidme, Mis Amados: ¿tendréis el Buen Propósito, a partir de hoy?... Ya que la Lección de Mi Enseñanza, ha sido Conmovedora, ¿os habéis sensibilizado y Conmovido, al tener Conocimiento de las grandes tragedias?... y cuántas tragedias han pasado, que ya habéis olvidado... ¡ah! hombres versátiles, ¡ah! hombres que pensáis y os Arrepentís por instantes para volver a caer, para volver a pecar!.... ¡Dejad ya para siempre, el triste ayer de vuestra vida!...
  9. El mundo se convulsiona, ¡oh! moradores de la Tierra; y Yo vengo a dar Luz a las mentes, vengo a Animar al corazón frío, a daros impulso para que la parte Espiritual se Eleve, para que los hombres se Amen los unos a los otros; ya que el Amor, es la Palanca Verdadera para Ganar el Cielo; para Ganar: “El Gran Día sin noche"... "La Gran Luz"... que no tiene oscuridad; y que jamás, tendrá tinieblas. ...
  10. ¡Bienaventurado el que se siente pecador y así lo Reconoce y manifiesta, porque a él, llegará Mi Luz y así penetrará en Mi Camino!...
  11. En la mezcla que tenéis todos, hay una Parte de Santo, donde Actúa en el Santuario Interno, el Verdadero Sacerdote. No hablo de los sacerdotes, ministros de una u otras religiones que se dicen representantes Míos, ¡no!; Yo os hablo de la Conciencia Espiritual, del Verdadero Sacerdote que Actúa en vuestro ser en vuestra Conciencia o Mente Superior; en ese Altar Interno, ¡he ahí: El Sacerdote que Oficia!... ¡he ahí: El pecador, que se confiesa con el Sacerdote!... ¡he allí: El Confesor, y el que se confiesa. ...
  12. En Verdad, os digo: El Arrepentimiento Sincero, es una Flor Magnífica de Perfumes de Encanto Divino que llega hasta los Santos Solios del Padre Dios. ...
  13. ¡Humanidad Mía!... ¡Humanidad de Mis preocupaciones Espirituales; Causa de Mis Irradiaciones y de Mi Manifestación en este Tercer Tiempo, a través de Antenas humanas; Causa de Mis Desvelos Espirituales y de Mi Enseñanza! ¡He aquí, un alba Bendita de Gracia, en que os he Entregado una vez más de Mi Enseñanza!...
  14. ¡Elevaos Espiritualmente, con Mi Enseñanza!... ¡Sí, Pueblo Mío! Como si fueseis una Ave Majestuosa, abrid vuestras Alas Espiritualmente y Elevaos al infinito, pero cuando estéis en las Alturas, no os alejéis, esperad a los demás; porque cuando os Sintáis en Verdad, Grande, es cuando como pequeños maestros, os necesitan vuestros hermanos que aún no Me han Comprendido.
  15. ¡Elevaos como el Ave Grandiosa!; pero Esperad en las Alturas a los que han quedado rezagados. Ayudad a los demás a Elevarse; ya que: ni uno de vosotros, Entrará solo en el Reino de los Cielos; tendrá que Entrar Acompañado. Mas, ¿quiénes os Acompañarán?... serán todos aquellos, a quienes vos habéis Ayudado. Y, ¿qué os Dignificará, para no Entrar solo?... todos los Méritos que habéis desplegado en vuestra Vida Espiritual, en el alma o en la materia, haciendo Actuar al espíritu en Plenitud, todas sus Virtudes.
  16. No lo olvidéis: Haced que Brille vuestra Vida, por vuestras propias obras Buenas. Haced que Brille el espíritu, sobre vuestra materia. ...
  17. ¡Bienaventurado todo aquel que en este Tercer Tiempo, Me Escuche y lleve la acción lo Aprendido!... ¡Bienaventurado el niño o el joven, que Escuche al Cristo, y no se burle de su Enseñanza!... ¡Bienaventurados los que emplean los primeros años, cuando están en la Plenitud de la vida humana; y lejos de llegar a las bajezas, procuran Imitar la Enseñanza que Cristo, el Maestro de maestros, os dio a través de Jesús, en el Segundo Tiempo!... pero ¡Bienaventurados también, los que están en la mitad de la vida, en su madurez!... y ¡Bienaventurados también, los ancianos Benditos!... ¡Bienaventuradas las cabezas blanquecinas por la nieve de los años y de los desengaños!... porque de Cierto, mucho han sufrido; los desengaños blanquearon los cabellos de su cabeza; y por cuanto han sufrido, ¡Bienaventurados serán en el Reino del Padre, en el Reino de las Delicias Infinitas!...
  18. ¡Bienaventurados seáis todos vosotros, si Sabéis Amar!... ¡Bienaventurados los tristes!... los que piensan: en los que han caído para ya no levantarse, en los que quedan abandonados de los hombres, en los que no tienen hogar, ni techo, ni abrigo, ni pan. ... ¡Bienaventurados los que tienen el corazón siempre Dispuesto, blando como el pan Bueno, para darse asimismo a los demás si fuera necesario!... ¡Bienaventurado el que tiene unas monedas, para Aliviar a su semejante que está en necesidad!... ¡Bienaventurados los que saben Perdonar y Olvidar las ofensas, en el Nombre de Dios y en Mi Nombre!... Bienaventurados, seréis vosotros: cuando entréis en el Verdadero Camino de la Redención, cuando Forjéis con vuestras propias Obras en el Reino de Dios, vuestra propia Morada... ¡vosotros podéis Hacerlo, Mi Pueblo!... podéis Hacerlo, si tenéis Contrición y Atrición. ...
  19. ¿Tenéis en Verdad, Contrición y Atrición?... ¿Tenéis Propósito de Enmendaros en vuestras vidas, para que no se encuentren envueltas en el torbellino, que ya está en puerta y que amenaza destruir gran parte de la humanidad?... ¿Tenéis Propósito de Pensar Bien, de Hablar Bien y de Actuar Bien?... ¿Tenéis Propósito de Amaros, de Unificaros y de Disculparos, los unos a los otros?...
  20. En Verdad os digo: No hay error o falta, que estéis Autorizados para juzgar. ... Juzgad a la Luz de vuestra Conciencia, vuestras propias obras; pero no, las de vuestros semejantes.
  21. Sed Tolerantes, sed Cariñosos, sed Caricia y Ternura para con vuestros hermanos; ¡no seáis látigo para ninguno de vuestros hermanos!... porque en la medida que vosotros deis, en esa misma medida recibiréis... ¡no lo olvidéis!...
  22. Y ahora, Mi Pueblo, antes de desprender Mi Vibración Luminosa de este cerebro, decidme Mi Pueblo: ¿Estáis Conformes con lo que habéis Recibido?... Es Enseñanza para vuestra Vida Verdadera, para vuestra alma, para vuestro propio espíritu. ¿Qué os importe la vida material o lo que el destino os depare?; si vos, sois, el Forjador de vuestro propio destino. ...
  23. Vuestro espíritu, tiene que ser Uno con el Todo, no lo olvidéis: Uno, en el Universo entero, abarcando a la humanidad, como el Uno es en Todo... sí, humanidad Amada, el Todo es: Uno en Todos… y Todos: en el Uno, en el Único. ...
  24. Éstas son las Palabras con que termina la Lección de Mi Enseñanza de esta alba de tristeza infinita para una parte de la humanidad; de Alegría, para vosotros, si sabéis Aprovechar y llevar en la Práctica Mi Enseñanza; no solamente debéis congregaros para oír y escuchar; sino para Actuar. Se necesita: Escuchar, Comprender y Actuar... porque si oís, y no Escucháis, no Comprenderéis y no podréis Practicar; y si Escucháis, Comprendéis más; pero, si no Practicáis, de nada os ha Servido entonces Mi Enseñanza. Debéis Aunar las Tres Condiciones: Escuchar, Entender y Practicar.
  25. Amado Pueblo que Me Escucháis: Al Bendeciros, se hace Universal Mi Bendición: para los tristes, para los caídos, para los huérfanos que han quedado llorando su orfandad... Yo Consuelo y Enjugo su llanto, a las madres que han quedado sin hijos y sin compañero. Para los tristes: Mis Bendiciones, Mi Caricia y Mi Ternura... Mi Consuelo, es para la humanidad entera. Todo el clamor de los que sufren, Yo lo llevaré al Alto Solio del Padre Dios.
  26. ¡He aquí, la Piedad y Misericordia del Padre!... Piedad y Misericordia, para los caídos. Piedad, para los que lo Escuchan, para que sean la Semilla Dorada y el Árbol del Fruto Bueno, que dé Alimento y Sombra al caminante extraviado.
  27. ¡Oh! Padre Espiritual, Padre Celestial, Padre Único, Padre Universal que Moras también, en la Alta Conciencia del espíritu de todos Tus hijos. Extiendes Tu Piedad y Misericordia en esta alba de Gracia, en Nombre y por el Mérito del Sacrificio, con el Mérito del Amor con que les Amo; no por el Mérito de ellos, porque todavía ¡oh! Padre, no tienen Méritos ante Ti, ante Tu Grandeza Excelsa. En Tu Nombre, ¡oh! Padre Eterno Gran Jehová, Yo les Bendigo. En Tu Nombre Santo, Me Derramo en ellos. En Tu Nombre Excelso lleno de Luz y de Bendiciones, Bendigo también los cráneos, los corazones, almas y espíritus; y Bendigo las flores, que son Pensamientos Materializados Tuyos, ¡oh! Padre, como también Pensamientos Tuyos, son: Todas Tus criaturas. ...
  28. ¡Adiós, Pueblo Amado!... Y al deciros adiós, Mi Pueblo: Es que retiro Mi Vibración a través de antena humana, con pensamientos sonantes; pero no digo: Adiós a la humanidad... porque dentro de todos vosotros, el Cristo Vive. Ya que: El Cristo, es Esencia de Dios, que está en Todo... Cristo es: Esencia de Amor Divino, en cada alma; y en el propio respirar, de cada humano y criatura del Universo. ...
  29. En vuestro propio respirar, vos Recibiréis la Esencia del Padre Dios, del Padre Universal. La Esencia del Cristo, Recibiréis, pensando que Es la Esencia de Dios, la que lleváis a vuestras células, a vuestro corazón, a vuestros pulmones.
  30. Las Bendiciones del Eterno Bien, os cubran; las Bendiciones de las Alturas, adonde el Padre Celestial Mora con toda su Grandeza, sin dejar de Morar en Todo lo que Vida tiene, os Protejan, os Cuiden y os Guíen por el Camino.
  31. Si toda la humanidad pudiese Escuchar las Lecciones de esta Mi Enseñanza, cuántos males se dejarían de hacer y cuánta sangre se dejaría de derramar… sin embargo, vosotros, que tenéis la gran Dicha de Escucharme: Analizad e Interpretad profundamente, Mi Enseñanza. ...
  32. ¡Adiós, Mi Pueblo Amado!... Unas albas más... y nuevamente el Cristo de Dios, se Derramará en alba de Día primero, cuando vos esperáis Recibir más de Mi; pero no esperéis Recibir tan sólo, en alba de Día primero; Tomad de Mi Dádiva de este Día; no es alba de Día primero, y sin embargo, ¡Tomad vosotros!... y según sea vuestra Preparación y vuestra Fe, así Recibiréis.
  33. Yo Me llevo vuestras tristezas. Vuestras preocupaciones, las hago Mías. Derramo Salud y Bendiciones, en los enfermos; y según su Fe, así será la Curación a Maravilla.
  34. Yo Soy Esencia Divina en la propia Esencia de vuestra alma y en vuestra Esencia Espiritual. Que la Luz de Mis Pensamientos, os Envuelvan y os Acompañen en vuestra soledad.
  35. En la noche, en las horas del descanso, pensad, que: Cristo, el Mesías, Mora con vosotros; y que Él, está en vos mismo, para Siempre. En la Animación del cuerpo, en la Esencia del alma y en la Vida del espíritu, es por una Eternidad...
  36. Pueblo, Revelación grandiosa os He dado en este Día del Sol, para que vuestras pequeñas mentes, en muchos días y en muchas noches, piensen en esta Lección de mi Enseñanza y lleguen a Alumbrarse con sus Grandezas.
  37. Mi Amor os Una, en la parte material, en la parte inferior; Mi Amor que es Arrullo, Caricia, Consuelo, os Envuelve dentro de su Efluvio Divino.
  38. Yo os Bendigo, Mi Pueblo, en el Nombre del Padre, os dejo Unidos Espiritualmente al Padre, para que forméis Un solo Espíritu, Una sola Vida, Una sola Eternidad. ¡Bendito seáis, Pueblo de Cristo!,... caigan las Gracias sobre vos, las Gracias de ese Espíritu Único, Absoluto e Infinito, entre todos vosotros. …

¡Mi Paz, sea con vosotros!...