Cátedra 19471005 R1

De Wiki Espiritualista
Saltar a: navegación, buscar

Cátedra del Verbo Divino, domingo 05 de octubre de 1947

Tema: ¡El Maestro de maestros Comisiona a Siete Emisarios!...

¡Gloria a Dios en las Alturas y Paz en la Tierra a los hombres de Buena Voluntad!... Gloria a Dios en las Alturas y pasa Mi Espíritu Divino, de la Escala de Perfección a la de Jacob, para desde allí recibiros Pueblo Amado de Israel, en este día 5 de octubre de 1947, en que os encontráis reunido y congregado, Representando a los Siete Sellos de las Siete iglesias implantadas por Elías, a través del hijo del hombre, en esta Nación de la Tierra escogida por Mi Voluntad. … Yo os recibo; y por vos, Bendigo y Perdono al Universo en Mi Nombre que Soy el Padre, el Hijo y el Espíritu Santo. …

  1. Pueblo amado: Preparados podéis estar en estos instantes, porque calláis y habéis penetrado en Oración. Habéis sentido que Elías, con Palabra Dulce, Sabia y Consoladora os ha Elevado más. Aquellos que turbados de la mente por las influencias del mundo, no habéis alcanzado la debida Preparación y Elevación de espíritu, Elías os da la Preparación, os ha Elevado al Valle donde el Maestro se encuentra, para escuchar mejor su Divina y Santa Palabra; ese Valle, Pueblo Amado, es el Valle Espiritual, en donde todos vosotros en este instante, estáis reunidos y congregados; formando con vuestros pensamientos, Un solo Pensamiento y con vuestras voluntades, Una sola Voluntad; apartados por unos instantes, de las influencias de la Tierra.
  2. ¡Bienvenidos seáis a Mí!... porque en Verdad, vais Aprendiendo a acercaros al Maestro; y no hacer que el Maestro, sea quien siempre venga a vosotros. Así, de día en día y de tiempo en tiempo, iréis haciendo mayor vuestra Elevación, hasta que llegue el instante en que podáis, por la Escala de la Oración, de la Limpidez del pensamiento y del corazón, llegar a Mis Brazos Paternales, para escuchar a vuestro Padre, para escuchar Espiritualmente la Enseñanza, las Revelaciones de vuestro Maestro; porque ese tiempo está prometido, ese tiempo llegará, Pueblo y para ese tiempo vengo a Prepararos.
  3. Muchos sois los que estáis Escuchando Mi Palabra y con ser muchos ante vosotros, pocos sois delante de Mí. Mas, la semilla se multiplicará, al ciento por uno; y así como vosotros, habéis Comprendido la Esencia, el porqué de Mi Advenimiento en palabra humana entre vosotros; los demás, que por vosotros vengan, también Comprenderán la Esencia de Mi Advenimiento.
  4. Los unos, Me habéis escuchado por largos años; los otros, cortas albas habéis escuchado Mi Palabra; pero todos habéis Comprendido el porqué de muchas vicisitudes que no habíais Comprendido, a pesar de haber llegado a la edad de la experiencia.
  5. Ahora sabéis quién sois, cuál vuestro Destino; cuál es vuestra Misión, cual es vuestro principio y vuestro final. Ya sabéis, Mis hijos, quién Soy Yo, cómo debéis Amarme, Servirme y Adorarme; cómo debéis Seguirme y Creerme; porque, aunque siempre habéis tenido Mi Simiente, Mi Presencia, Mi Doctrina y Mis Grandes Testimonios, no siempre habéis sabido estar dentro del Camino que ellos os han Trazado; y es por eso, que he vuelto a vosotros, Pueblo Amado, para Unir a Mis Pasadas Revelaciones, las Nuevas Revelaciones; para añadir a la Enseñanza entregada por vuestro Dios y Creador a la humanidad, en el Primero y Segundo Tiempos; la Enseñanza propia de este Tercer Tiempo de Comunicación en palabra humana, dentro del inicio de esta Era del Espíritu Santo; Era de Luz, que se prolongará hasta el Infinito.
  6. Yo os Revelaré los grandes acontecimientos, porque es el tiempo de las grandes interrogaciones, de las grandes dudas, de las grandes confusiones y del caos más profundo; y vosotros, torpes y humildes, tenéis que contestar sin alarde, sin vanidades, sin superioridad, sin egoísmo, sin temor a la mofa del mundo: con Fe, con Certeza y con Preparación, con Amor y Caridad, con Elevación de Espíritu. …
  7. Mas, ¿cuándo llegaréis, Mi Pueblo, a esa Preparación?... Por eso, vengo a daros Enseñanza a cada instante y momento, para que no os confundáis ni confundáis a los demás; sino que cuando seáis interrogados, o cuando sea menester que vuestros labios se abran, sepáis decir la Verdad, que es lo más sencillo y lo más natural; porque la Verdad, la lleváis en lo más profundo de vosotros mismos; y baste solamente que Limpiéis la mente y el corazón, para que vuestra Conciencia, os dé lo que debéis decir y lo que debéis hacer.
  8. Y esa Conciencia, ¿en dónde está?... ¿Por ventura está en la carne?... ¡No, Pueblo Amado!... La Conciencia no es material, no es carnal; la Conciencia esta en vuestro propio espíritu, es la Conciencia de sí mismo, de su propia Eternidad, de su propia Luz, de su propio Destino y de su Misión también.
  9. Y, ¿creéis que esa Conciencia puede morir?... ¿creéis que ella muere con vuestra propia carne y nacéis también con ella?... No, en Verdad. Ella es antes y después de vuestra carne; por eso, vengo a Conversar con vuestro espíritu, al que vengo a buscar; por eso, lo aparto de vuestra materia, que en este instante, desaparece delante de Mis Ojos, para Saturar a vuestro espíritu de Mi Luz, de Mi Gracia y de Mi Paz; y cuando retorna a su morada perentoria, cuando una vez más se Reviste con la envoltura pasajera que es su cuerpo, puede llevarle un átomo de Luz, de Gracia; y entonces, sois de pláceme en este Camino.
  10. Porque vosotros, ¡oh! espíritus, que Me escucháis: no sois de esta Tierra, no es ésta vuestra Patria, no es éste vuestro Reino; pero Yo os he enseñado que mientras pasáis por este planeta, sepáis penetrar vuestra Mirada y Despertéis vuestros Sentidos Espirituales, para que podáis apreciar las maravillas y grandezas de esta existencia material y pasajera para vuestro espíritu; para que podáis, a través de esta Manifestación de Vida Terrestre, leer en ese Libro de la Sabiduría; y encontréis que esta Manifestación de Vida, es un crisol; y podáis tener, dentro de esta existencia humana, un reflejo de lo que es la Vida Eterna, de esa Esencia y entidad, de ese vuestro espíritu, Pueblo Amado, un reflejo solamente.
  11. Es un yunque en el cual se va templando vuestro propio espíritu, un crisol en el cual también se va acrisolando vuestro espíritu, para que llegue a su Verdadera Morada con Evolución, con un Adelanto y con una Verdadera Conciencia de sí mismo.
  12. Si esta nombrada vida humana, ¡oh! Israel, fuera la única, Yo como Padre, habría apartado el dolor de esta existencia humana. No sería justo que siendo ésta para vos, la verdadera y única vida; en ella, tuvierais tantos y tan grandes dolores y sufrimientos; tantas lágrimas y cálices de amargura; no habría Justica, en Verdad. Pero, es solamente un pequeño paso en el Gran Sendero, es solamente un instante en la Eternidad; un instante, que debéis aprender a vivir; un paso, que debéis aprender a dar con Firmeza; pero que en este tiempo, habéis olvidado todo, habéis olvidado: Cómo debéis vivir, cómo debéis Amar, cómo debéis trabajar… habéis olvidado: El principio, el por qué y la Esencia de las cosas… y el mundo, no camina dentro de Mi Sendero; la humanidad, no camina en Armonía con los Dictados de Mi Ley; el hombre, se ha apartado de Mí; Yo, no Me he apartado de él.
  13. Yo contemplo muchas sinagogas, muchos templos, sectas y religiones. Yo contemplo gran número de ministros que Me representan en esta Tierra, ministros, pastores y sacerdotes; mas, Yo os digo, ¿por qué no os Amáis los unos a los otros?... ¿por qué no hay Paz en los hogares?... ¿por qué no hay Moral, ni Virtud, ni Consistencia en los matrimonios?... ¿por qué los principios dados por Mi Divinidad al hombre, han sido profanados y destruidos?... ¿por qué pueblos con pueblos se desconocen y razas con razas también, si no sois más que Una sola especie?... ¿Qué motivo poderoso tienen los seres humanos, para darse muerte?... ¿con qué derecho pueden los seres humanos, atentar contra la vida de los demás?... ¿qué doctrinas espirituales o celestiales habéis recibido, que estas prácticas concedan o enseñen?... ¿cuál de Mis Mandatos del Primer Tiempo, cuál de Mis Lecciones del Segundo Tiempo, cuál de Mis Palabras en este Tercer Tiempo, os permiten o enseñan estas acciones?... ¿Qué cosa en este mundo, Vale más, que la existencia de un ser humano, de un semejante vuestro?...
  14. Yo sólo contemplo la división, el rencor y los odios, las ciegas ambiciones y las bajas pasiones, el adulterio en todos los caminos y la perversidad en su tercera y mayor altura. ¿En dónde está Mi Simiente de Amor?... ¿En dónde está Mi Esencia y Mi Palabra?... ¿Qué ha hecho el hombre, de esta Gracia?...
  15. Yo contemplo al mundo… y es como un barco sin brújula, como un caminante sin estrella en el desierto, como un Rebaño sin Pastor. Así puedo contemplar a este mundo; y todavía Me preguntáis: -¿por qué habéis venido… y todavía negáis a Mi Presencia Divina entre vosotros.
  16. He venido por unas cortas albas y a Mi Reino Me volveré; pero antes habré dejado grabado en Escritos humanos, en la Conciencia, en la carne de los corazones y en las rocas también: Mi Palabra, Mis Revelaciones, los Dictados de Mi Ley de Amor…. Yo Esculpiré con el Cincel de Mi Palabra que es Amor: las rocas, los corazones endurecidos de la Humanidad… y el mundo, Me desconocerá, desgarrará Mi Obra y se confundirá; pero pasado un tiempo, los hogares Reconocerán y Comprenderán que Yo estuve una vez más, entre ellos. Entonces, buscarán Testimonios, buscarán la Huella de Mis Pasos en este Tiempo; y solamente encontrarán de los que Me escucharon: En su Conciencia, Mi Palabra Escrita… y en los Escritos, también. …
  17. ¡Oh! Pueblo de Israel, Grandemente os he hablado en este Tiempo a través de distintos Pedestales, a través de distintos cerebros, en una forma o en otra y en otra, para que podáis Comprenderme; y ya se acerca el instante de Mi Partida; Tres años solamente estaré entre vosotros; Tres años, en los cuales, tenéis que abrir plenamente vuestro corazón para recibir la Heredad del Padre; porque en este Tiempo, -como en los Tiempos pasados- solamente Legaré Mi Ley; Ley: de Justicia, de Amor, de Caridad y Sabiduría… no os dejaré algo más, solamente Amor. ¿Qué otra cosa puedo dejaros?... ¿Grandezas terrestres?... Desde que nacéis para este mundo, todo eso poseéis
  18. Yo vengo dejando solamente aquello que mucha falta os hace, que es: el Amor de los unos para con los otros… porque en Verdad, no os Amáis. Mas, llegará el instante en que el Amor brote de lo más profundo de vuestro corazón y ese Amor vaya cundiendo de unos a otros; y cuando el mundo se Ame, el Reino de los Cielos estará muy cerca de vosotros.
  19. Pensad por un instante, Pueblo, si todas las naciones Reconocieran y Practicaran la Doctrina Cristiana, ¿se abrían destruido y desconocido, como lo han hecho?...
  20. Pueblo: Si en este Tercer Tiempo, el mundo abrazará Mi Obra Espiritualista Trinitaria Mariana, con Fe y con Amor… ¿podrían resistir las guerras y los odios, al Amor?... ¡No! Pueblo, se levantarían, como un Estandarte de Paz: La Razón, la Justicia y la Caridad… entonces, el hombre, Comprendería que no hay motivos poderosos en este mundo, para hacer lo que han hecho; entonces, el hombre Comprendería, lo que significa la manifestación de la Vida delante de él y delante de su Señor, lo que significa un corazón de hermano.
  21. Sí, Pueblo Amado, cuando el hombre sienta el dolor de su propio semejante, habrá dado un paso al infinito; cuando el hombre sepa Perdonar al que le ha ofendido, habrá dado otro paso igual; cuando el hombre no contemple razas, ni linajes, ni colores, habrá dado otro paso igual también.
  22. Yo no vengo hablando de imposibles, ni os traigo fantasías. Yo solamente traigo la Verdad, la Solución de vuestra Vida. La solución de los grandes conflictos que Me presentáis, ¡oh! humanidad, ésta en Mi Doctrina, está en Mi Palabra, en Mi Simiente. Mientras no practiquéis esta Enseñanza, no hallaréis en el fondo de vosotros, solución posible a ese mal; seguiréis siendo esclavos de las tinieblas, de los odios, de la muerte y de la destrucción. Y, ¿cuándo el hombre, reconocerá el Verdadero Camino?... ¿Quién podrá hacerle Comprender, esta Enseñanza?...
  23. ¡Duro es el corazón del hombre!… y habéis contemplado y palpado que en el más grande dolor, lo he hecho volver al Verdadero Camino.
  24. Solamente unos instantes han pasado, de vuestra guerra mundial, de ese ¡ay! de dolor que llegó hasta lo más profundo de Mi Solio Divino, de ese cáliz de amargura que los hombres bebieron hasta las heces; y ya el mundo se prepara nuevamente, ya contemplo la espada preparada, en los unos y en los otros.
  25. ¿Cómo el mundo, va a comprender?... ¿qué espera para reconocer su error y volver al Camino de Mi Ley?... ¿qué esperan los hombres para Reconocerse a sí mismos y Reconocer a los demás y Reconocerme a Mí?... El mundo, ha perdido la Razón, la Moral, los sentimientos puros en Verdad y en Espíritu; mas, Preparaos vosotros.
  26. En Verdad, sois muy pequeños, muy pocos; mas, Yo soy vuestro Maestro lleno de Sabiduría, lleno de Fuerza y de Amor; y si os he escogido como débiles Ovejas y vivís entre lobos, ¡no temáis!... Yo os daré la Fuerza necesaria, para que viváis por siempre, a través de todos los peligros y a través de todas las acechanzas.
  27. Llenad vuestro espíritu de Mi Palabra; y en vuestro camino, practicadla diariamente; porque a cada instante, Yo os voy probando y brindando ocasión de que la Practiquéis. No desaprovechéis las pruebas y las ocasiones, porque solamente Practicando y caminando en Mi Sendero, podréis acrisolaros grandemente.
  28. No quiero que hagáis alarde de Sabiduría, repitiendo Mis propias Palabras; porque de Cierto, os digo: Estas Mis Palabras, no tendrán Esencia en vuestros labios… mas, si queréis Confirmar con hechos Mi Palabra, si queréis que el mundo se convenza, vivid como hijos de Dios, dentro de Mi Ley, apartad de vosotros: Todo fanatismo, todo misticismo y toda idolatría… sed Puros y Sencillos; y de este modo, el mundo os Reconocerá.
  29. Penetrad de lleno en el nuevo Tiempo, os dice vuestro Divino Maestro; este nuevo Tiempo -dentro de esta Tercera Era- en el cual vosotros alcanzaréis la Suprema Elevación de espíritu, la Suprema Comunicación con vuestro Padre.
  30. Israel, no vengo haciendo con Mi Enseñanza que desconozcáis esta Manifestación de la Vida, los placeres Puros que esta existencia en este mundo os brinda, ¡no! Pueblo; cuando en aquel Segundo Tiempo, Yo Me hice hombre para vivir como humano entre vosotros, Yo os enseñé todos los Amores, todos los Afectos Puros.
  31. Yo os enseñé el Amor al trabajo y a dar Cumplimiento a los deberes Espirituales; Yo os enseñé también, a admirar al Padre, en toda la Creación; Yo os enseñé a despertar los Sentimientos Puros para Sentir la Presencia del Creador, en todas las cosas; para oírle, en todas las cosas, Pueblo; porque esta Naturaleza, es un Concierto Divino; y vuestro Maestro, os enseñó a interpretar esas voces, esos sonidos, esas notas, esas palabras.
  32. Tomé los elementos y expresiones existentes de la Naturaleza, como Símbolos y Parábolas, para que vosotros pudierais Comprender la Vida Superior, la Vida del Espíritu; mas, nunca desconozcáis ni desdeñéis las Maravillas del Padre, su Creación, su Gracia.
  33. Mas, como Yo, no estaba destinado a vivir como todos vosotros; como Mi Misión Sacrosanta era Superior a las Misiones de los hombres, llegado el momento Me convertí en Libro, solamente fui esa Palabra; porque Yo era y Soy el Verbo del Padre, mas era menester que diera Testimonio; y si el hombre, pedía sangre y pedía vida, habría que dársela para que creyera el Testimonio y se le dio; se le dio la Palabra, la Caricia, el Bálsamo de Curación, el Prodigio, la Sangre, el último suspiro y la última Mirada.
  34. Vosotros, cumplid con vuestra Misión, llenos de Paz y Conformidad. Haced de vuestros hogares, un Templo para que vuestros hijos puedan llenarse de Virtudes, por el Ejemplo de vosotros mismos.
  35. Tended la mano con Sinceridad al amigo; no miréis a alguien más grande, ni a ninguno más pequeño; porque si alguien se sintiera más grande que vosotros, es que no es grande, sino vanidoso, porque el Verdadero grande, es Humilde; mas, no le juzguéis y si alguien se siente más pequeño que vosotros, quitadle su pequeñez, sentadlo a vuestra diestra en el mejor lugar de vuestra mesa, para que él sienta que es hijo del Mismo Padre y es hermano de todos vosotros.
  36. Amad el trabajo y el fruto que de él recojáis, sabed siempre hacer buen uso de él; porque no es la Tierra, la que os entrega el fruto, Soy Yo, por conducto de la Tierra, Quien os entrega el fruto de vuestro trabajo y Yo Soy quien la hace fructificar; entonces, en ese fruto, va Mi Bendición, Mi Abundancia y Mi Caridad.
  37. ¡No desconozcáis a las demás naciones, no os dividáis los unos a los otros!... Pensad que, en Verdad, los pueblos buscan la Libertad: Libertad de Conciencia, Libertad de espíritu... la Libertad es Sagrada, Pueblo Amado.
  38. Ayudad con vuestro pensamiento, con vuestro deseo y Oración, a la Liberación de todos los hombres, a la Redención de todos.
  39. No cerréis vuestros ojos a tantas Caridades que el Padre, os va haciendo a cada instante; ni por larga que sea vuestra existencia humana en este Planeta, os familiaricéis con este mundo, con esta Naturaleza, con esta Creación material.
  40. En cada día que miréis resurgir la luz del astro rey, saludadla con vuestro corazón, con la Alegría, con la sonrisa en vuestra faz; recibid en vuestra propia materia, la Caricia de sus rayos que son Bálsamo, Energía, Salud y Vida.
  41. Caminad en Armonía con Mis Elementos y admirad al Padre, en cada paso y en todas las cosas; para que entonces, esta manifestación de Vida, no sea tan dolorosa para vosotros.
  42. ¿Por qué muchos lloran y se desesperan?... Porque teniendo ojos para ver, no Ven; porque teniendo oídos, no Escuchan; porque teniendo sentidos, nada Sienten; y el pequeño ideal que se habían forjado, si lo perdieron, se sienten muertos. …
  43. Por eso, Yo vengo a Enseñar a los hombres a Vivir, para que la muerte, jamás pueda penetrar en ellos; porque en este mundo y en todos los planetas y en todos los peldaños existentes dentro de la Gran Escala Espiritual, sólo existe la Manifestación de Vida.
  44. La muerte no existe, Pueblo amado, ni para la carne ni para el espíritu. Todo ha Sido, todo Es y todo será Siempre: Esencial, Substancial y Elementalmente… sin embargo, si algunos Comprendéis estas Revelaciones, ¡Benditos seáis!... Y si otros, no las Comprendéis, no os confundáis y esperad el tiempo para Comprenderlas.
  45. Estáis conmemorando un mes de Gracia, Pueblo, en el que recordáis a aquéllos que estuvieron en la Tierra y que hoy son espíritus en alma. Siempre el mundo ha llorado a los que parten; siempre el mundo ha contemplado con lástima, a los que su carne muere; y Yo os digo: Son Mejores las Moradas que hay en el Más Allá, que ésta vuestra; son más hermosas y más perfectas; pero vosotros que habéis tomado esta manifestación de la Vida, como única; diciendo creerme y diciendo creer y Sentir la Vida Espiritual, lloráis siempre al que parte y le dais por muerto.
  46. Si bien es Cierto, que algunos llegan necesitados, turbados, perdidos entre las sombras, estos están peor que vosotros; mas ellos son los que alcanzan por vuestra Virtudes y por vuestras Oraciones. Estos son, los que se desmaterializan con vuestra Espiritualidad.
  47. Mas, aquellos que parten con la debida Preparación, aquellos que dan el paso de esta existencia humana a la Verdadera Vida, con la Conciencia despierta; ellos, más tienen que daros a vosotros, que recibir de vosotros.
  48. Pero, este mes es de Conmemoración; y Yo os digo: ¡Cuán cerca puede encontrarse aquel mundo Álmico y el Valle Espiritual, de este valle Terrenal… ¿quién os acerca, Pueblo?... Vuestro espíritu, vuestro pensamiento. Son los instantes, en que esos lazos de Afinidad, se acortan; en que aquellos que fueron vuestros padres os estrechan con Amor y los que fueron vuestros hijos os visiten, también.
  49. Vuestros Benefactores, vuestros amigos; también vuestros enemigos vienen en busca vuestra, porque los umbrales se abrieron, para que haya ese acercamiento de hermanos, para que no se desconozcan espíritus con espíritus.
  50. ¿Quién os ha enseñado a desconoceros?... ¿quién os ha enseñado a tener horror por los espíritus?... ¿quién sois vosotros, sino espíritus pasajeramente encarnados?... ¿qué son aquéllos que partieron al Más Allá; y, qué Soy Yo, sino sólo Espíritu?... Entonces, ¿por qué sentir horror por esas influencias y comunicaciones?...
  51. Si se os prohibió que os comunicarais con los espíritus desencarnados, fue porque el tiempo no había llegado, porque habríais caído en la materialización del Mundo Espiritual, que es algo Sagrado para Mi Divino Espíritu y para vosotros. Mas, ese tiempo de comunicaros ha llegado; y es Mi Voluntad Divina, quien entregó a Elías, la Llave de Oro, para que abriera las Puertas del Más Allá, y pudieseis Comunicaros de espíritu a espíritu, hermanos con hermanos.
  52. Todos sois iguales ante mi Amor, pero antes he venido a Prepararos, a Enseñaros el Verdadero Amor, el Verdadero Respeto y Celo para con estas comunicaciones espirituales. Porque, si grave acto, es profanar lo de este mundo; más, mucho más grave, es profanar las Manifestaciones del Más Allá; y por eso, no se os permitió.
  53. Sin embargo, si hubo desobediencia entre los hombres, su desobediencia la han pagado; sin embargo, vosotros que sois Nombrados: los Hijos de la Luz… no caigáis en materialización, ni faltéis al Respeto a aquellos seres que ya no pertenecen a este mundo material. Mirad esas vicisitudes con Respeto; y cuando Yo os conceda una Comunicación con ellos, tomadla como un tesoro, como un instante inolvidable, como una Gracia de la cual grandemente tenéis que responder a vuestro Padre.
  54. Solamente en el seno de estas congregaciones Preparadas, puedo Yo permitir estas comunicaciones; pues, si Preparados no estuvieseis, entonces, Yo no os concedería eso.
  55. El Mundo Espiritual, Vela por el Mundo material; y vosotros, velad también por ellos, porque entre ellos, están los necesitados; para que vuestra Oración, vuestra Virtud, sea Luz en sus espíritus.
  56. Hay muchos espíritus que vagan entre vosotros, esos no están en el Más allá, ni están en la Tierra; esos seres os rodean en alma. ¿Cuántos son?... No lo sabéis. Mas, ésos son los que de vosotros necesitan; son los seres turbados, los que no han podido penetrar en aquel Más Allá de las pasiones humanas; porque si allí se encontraran, tendrían más que daros a vosotros, que necesitar de vosotros.
  57. Mas, ¿cómo pueden recibir la Luz, tales espíritus, Mi Pueblo?... Recordad que Yo, en aquel Segundo Tiempo, os enseñé a dar la Luz, tanto a los poseídos como a los que poseen; y si todo esto se ha olvidado, se ha desconocido o se os ha ocultado, es porque el hombre no Me ha Comprendido, ni ha Comprendido esta manifestación de la Vida, en relación con Mi Obra Divina.
  58. Mas, en aquel Tiempo, llegaban delante de Jesús, seres humanos poseídos de espíritus, ¡no de demonios, sino de espíritus turbados!... y al contemplar la Luz del Maestro, al contemplar a través de aquella materia enferma, la Dulce Mirada de Jesús y escuchar sus Palabras, ellos nacían para la Luz y la Gracia, Comprendían sus errores, su pecado; y entonces, se apartaban de la materia enferma, e iban al lugar que les pertenecía: el Valle Espiritual… Mas, esas manifestaciones espirituales, no fueron propias solamente de aquel Tiempo, fueron desde antes de Jesús y siempre han sido.
  59. Mas, ¿en dónde están los hombres que en este Tiempo, sepan librar de su confusión a los aparecidos?... ¿En dónde están los que sepan también, liberar y curar al poseído y obcecado y dar la Luz a los espíritus turbados?...
  60. Si de este modo os hablo, es porque de este modo os hablé y enseñé en aquel Segundo Tiempo. Ni en aquel Tiempo, ni en Éste, os vengo enseñando malas ciencias; mas, en aquel Tiempo y en Éste, los hombres mal han juzgado muchas Lecciones de Mi Enseñanza; y así los escribas y sacerdotes decían de Jesús, que tenía pacto con el tentador; hoy, ¿qué dirán de Mí, los hombres, de que os he Aleccionado a que podáis curar a los poseídos y podáis entregar la Luz a los espíritus turbados?... ¿Qué dirá el mundo?... ¿Qué dirán los científicos?... ¿Qué dirán los escribas y sacerdotes en este Tiempo de Mi Obra?...
  61. A través de las ciencias de esta Tierra, no podrán los hombres comprender estas Revelaciones Divinas, solamente despojándose de su vanidad, sólo apartando de sí mismos su grandeza, su saber humano; entonces, sí podrán Comprenderme a Mí, llegando al principio de las Revelaciones y la Esencia de todas las cosas.
  62. La visión y atención del mundo espiritual, están fijas entre los hombres; y según las tendencias de los hombres, así es la legión espiritual que les acompaña. ¿Cómo podréis, entonces, entregar la Luz a ese mundo desconocido e invisible, que envuelve a todos los hombres?... Con vuestra Oración, con vuestra Paz, con vuestras Virtudes... ellos entonces, se Convertirán, se Regenerarán, ellos apartarán su turbación y contemplarán que esta Tierra, ya no les pertenece; dejará este mundo de ejercer su influencia y atracción sobre sus espíritus y se apartarán para Escalar, para recibir la Luz, para Elevarse a cada instante más y más, hasta ocupar el lugar que les Corresponde.
  63. Cuántas vicisitudes acontecen, que no tienen explicación de ellas, los hombres; mas, Yo os la entrego; y teniéndola en sí mismo el hombre, no quiere explicarse los acontecimientos, a través de las Lecciones de Mi Enseñanza.
  64. Pero, los hombres, volverán a Mí, todos retornarán a Mí. La casa del Padre Amantísimo, está Preparada; y todos llegarán cual el hijo Pródigo, temerosos que el Padre les rechace y los hermanos les desconozcan; pero Yo, le digo a los hombres, a las naciones, a todos los que ante Mí, han ofendido y faltado: “¡Aquí está Mi Casa y Mi Mesa, invisiblemente Preparada!… -simbólicamente les hablo- y entonces, llegaréis a Mis Brazos Paternales, para recibir de Mí, la mejor Caricia y el mejor Manjar.
  65. ¿Quién hará retornar al hombre, al Camino Certero, Pueblo?... Recordad que os he dicho que, no han pasado todos los ¡ayes! de dolor. Todavía faltan algunos. Ya se acerca un gran ¡ay! de dolor; y lo que el hombre no había sentido, lo sentirá; mas no por Mí, será el sabor del fruto del árbol de la ciencia, el árbol que el hombre ha cultivado con su propia mano, el árbol que de generación tras generación hasta este instante, ha venido cultivando; un fruto que hasta este instante, los hombres no habían cortado, cortarán; y su sabor, será ¡tan amargo!... cual nunca lo habían probado.
  66. Yo no he cultivado ese árbol. Yo doté al espíritu del hombre de Voluntad, de Inteligencia, de Sentidos y Potencias. Yo le enseñé el Camino del Bien; y cuando todo al hombre estuvo dado, lo he dejado que cultive, que siembre y que recoja; y él mismo pueda comprender, si su siembra fue Buena; y así el sabor de ese fruto, le dirá si está Conmigo o si no está Conmigo; si el sabor de su fruto, es Bueno, en Paz quedará y Conmigo permanecerá; mas, si es tan amargo que no lo pueda comer, entonces, dirá: –¿cuál es mi árbol?... ¿cuál fue la simiente que yo cultivé?... ¿qué hice yo con este árbol?... ¿En dónde está la Verdad?... ¿Qué es lo que he sembrado yo, para que el sabor del fruto no fuera bueno a mis labios?...
  67. Entonces buscará, porque todavía el hombre no ha cortado este fruto, lo está madurando. ¿Me comprendéis, Pueblo?... Entonces, será, cuando a Mí retorne.
  68. Escudriñará todas las doctrinas, todas las ideas, todos los caminos, todas las iglesias. Escudriñará todas las manifestaciones de la Ley, entre los hombres; y en donde el hombre no encuentre Justicia, de ahí huirá; y seguirá buscando incesantemente, hasta que encuentre un Camino en donde exista Verdad y Justicia, que es de lo que el hombre, tiene hambre y sed.
  69. ¡Vosotros Preparaos, Pueblo! Y esta Fuente de Aguas cristalinas que Yo os he confiado, esta Mesa con manjares bien preparados; así como esta sombra y este Árbol que habéis cultivado, brinde al mundo, Buenos frutos de Vida y Salud; y si de este modo esperáis al hombre, a la Humanidad , Yo os digo: la Humanidad Me reconocerá en esta Tercera Era de Luz. Si por el contrario: a este Árbol, injertáis distintas ramas, a esta Mesa, le mezcláis diferentes frutos y manjares; y estas Aguas cristalinas las contaminaréis… entonces, el mundo seguirá errante, buscando lo que ni entre vosotros, pudo encontrar realizado.
  70. ¡Cuán grande es vuestra Responsabilidad!... Mas, ¿cómo podréis ofrecer al mundo, un Buen fruto, un buen manjar?... Despojándoos de todo fanatismo, de idolatría, de misticismo y de todo aquello que sea material; y cuando vuestro culto sea de espíritu a Espíritu y vuestro Amor de los unos a los otros, sea Verdadero; estaréis Preparados para ya, Ayudar al mundo para que Me Ame y Me Crea, en Verdad y en Espíritu.
  71. ¡Así os he Preparado, una vez más!... Os he dicho, cómo debéis Prepararos durante estas albas de recordación, para que podáis entregar la Luz a este mundo de la materia y también a los que pertenecen al otro mundo del alma; a esos seres turbados que aún no la tienen. (A los postreros)
  72. En esta alba de gracia, Yo recibo a todos los varones y mujeres que por vez primera habéis venido a escuchar esta Palabra. ¡Bienvenidos seáis!
  73. Extraña os parece esta Manifestación, Mis hijos, en Verdad; porque no estabais preparados para recibirme; mas, si vosotros ignoráis que Yo anuncié estas Revelaciones en el Segundo Tiempo y por conducto de los Profetas, desde antes de Mi Advenimiento en aquel Tiempo, así fue; porque entonces, no estabais Preparados para recibirme, porque las Revelaciones se han ocultado, porque las palabras, los dictados de Mi Ley y también las Profecías, se han ocultado en las entrañas y en los confines de la Tierra; y he aquí, que el Tiempo y las Señales, fueron para vosotros; y no las Comprendisteis.
  74. Yo he llegado y he contemplado que las vírgenes durmiendo estaban; y el casto esposo de aquella Parábola, llamó de puerta en puerta y todas durmiendo estaban.
  75. Esos son los postreros; entonces he tenido que enviar a Mis hijos, vuestra familia, vuestros parientes, vuestros amigos, los desconocidos que se cruzan en vuestro camino; y a través de ellos, os he dado la Buena Nueva.
  76. Es por eso, que llegáis con desconfianza y preparados para escudriñarme y dudando si Soy o si no Soy. ¡Ah! cuán pocos han venido con la Fe en su corazón y han sentido la Presencia del Mío. Porque todos escudriñan las materias, todos se preguntan si será posible o será impostura y eso vengo a explicar.
  77. Si en ésta -Mi Cátedra- os he dicho: Yo Soy Dios, Yo Soy el Divino Maestro... os debo explicar: No es esta carne, la que habla por sí misma. Esta materia de varón por la cual Me Comunico, es un Ser semejante al vuestro, imperfecto como vosotros, pecador como vosotros también. El que dice a través de estos labios: -Yo soy el Divino Maestro… es Mi Rayo, es Mi Luz que desde la Escala de Perfección desciende a la escala de Jacob y desde ahí, desde aquel Valle Espiritual desciende esta Luz a Iluminar este entendimiento, a estos entendimientos por los cuales Me Comunico, para que dicha Luz se convierta en palabra humana.
  78. Esta Palabra, esta Esencia, es vuestro Maestro. Esta materia es solamente un instrumento, un aparato humano, del cual Me sirvo un instante para derramar Mi Palabra, para hacerla resonar en vuestros oídos.
  79. Cuando vuestros espíritus, estén debidamente Preparados para recibir la Palabra Divina de Espíritu a espíritu; entonces, no habrá necesidad de estas materias. Estos cerebros, se cerrarán para esta Inspiración, estos labios de Mis Pedestales, callarán; y entonces, vosotros recibiréis directamente de Mi Espíritu la Inspiración, la Luz, la Idea, la Intuición y la Revelación.
  80. Para esos tiempos, vengo a Prepararos, esos tiempos llegarán; mas vuestros primeros pasos para la Comunicación de Espíritu a espíritu, serán balbucientes y torpes después del año 1950; pero os iréis Perfeccionando más y más, hasta alcanzar a recibir la Verdadera Comunicación de Espíritu a espíritu. ¿Quién la alcanzará?... ¿seréis vosotros, serán vuestros hijos o serán los hijos de vuestros hijos?... ¡Todos Preparaos, para que todos gocéis de esta Gracia Divina!...
  81. Por las necesidades de vuestro cuerpo, ha llegado vuestro espíritu. Es el dolor el que os ha hecho venir, sin el dolor no habríais venido a escucharme; pero han sido las pruebas, las necesidades, han sido las decepciones y desengaños, es que en otros caminos no habéis encontrado lo que esperabais; es que estáis privados de la Salud, de la Paz, de la Concordia y al no encontrar eso en otros senderos, venís con un átomo de Esperanza los unos, los otros sin ella, arrastrados por la propia necesidad; y en Verdad, os digo: A todos os entrego en igual forma… no en la forma que Me pedís, porque es imperfecta, Yo os entrego conforme a Mi Voluntad; pero os digo: A todos os complazco… y derramo Mi Bálsamo de Curación en las dolencias de vuestra materia.
  82. Los unos, en cortos instantes seréis de pláceme; y, a los otros, les probaré un tiempo la Fe y la Firmeza. Los que Me hacéis presente vuestro corazón, desgarrado por los golpes de la existencia humana, les doy la Caricia, les hago sentir el Calor de Mi Regazo, Yo derramo una gota de Mi Bálsamo en su llaga; y le digo: Un tiempo estad así reclinado en Mi Pecho y de él levantaos, hasta que os sintáis Sano; no os vayáis antes de remediar vuestro mal, porque en esta Fuente, todos los que de Ella toman, se Curan; y después que hayáis Sanado, si queréis quedaros Conmigo, quedaos y si no queréis quedaros, entonces haced lo que os plazca; pero no os vayáis enfermo, no os vayáis sin haber alcanzado lo que tanto buscáis. Mas, haced lo que os plazca; porque Yo cual Padre y no le pondré precio a Mi Amor. Yo os Amo y hago que lo sienta vuestro espíritu, hasta lo más profundo. ¡Llevad Mi Paz, Mi Bálsamo y Mi Bendición!... (Al Guía de guías, José Pacheco)
  83. A vos, José, ¡oh! hijo Amado, en esta alba de Gracia, voy una vez más a daros Preparación y voy a daros Órdenes. Sí, Varón, porque Cortos son los instantes que faltan para que finalice el presente año que vivís. Es Mi Voluntad que antes de que este año termine, se encuentren Preparados todos los Recintos. Vais a Prepararlos. Voy a conceder y a Preparar un grupo de Mis hijos, a los que Yo les confiaré la Misión de que Despierten a los Guías y a todos los Componentes de los mismos, para que en las Cátedras finales de este año, en el Recinto La Fe y en el Recinto Mediodía, puedan reunirse a recibir Órdenes todos los Recintos que se levanten con Sana y Buena Voluntad.
  84. No será pesada la cruz para vos y para esos corazones que a Preparar voy; será de Pláceme, de Regocijo, porque van a trabajar y ansiosos pueden encontrarse. Van a tender lazos de Fraternidad, van a llevar el Estandarte de la Paz y del Amor. No voy a Prepararlos como jueces, solamente como Emisarios de Buena Voluntad. No van a ir en vuestro nombre, ni en el Nombre de Manuela; van a ir en Nombre de la Obra Espiritualista Trinitaria Mariana. Solamente dirán a qué Recinto pertenecen; pero no irán, en este nombre.
  85. Escogeréis en estos instantes, hijo mío, a seis varones y ante Mis Plantas será la Piedra Fundamental. De esos Seis varones, no excluiréis a aquellos de diferente nacionalidad. ¡Sea ante Mis Plantas, la Piedra Fundamental!...(El Divino Maestro a la Piedra Fundamental)
  86. ¡Bienvenido seáis!... Mi hijo Antonio: No es a vuestra materia postrada a la que recibo, ni es esta materia la que os recibe. Es vuestro espíritu el que se postra delante del Mío para rendirle homenaje, para rendirle Tributo de Obediencia y Yo os recibo, ¡Oh! varón Amado que delicado Cargo lleváis en este Recinto La Fe. Ansiosamente vuestro espíritu se presenta y se eleva para decirme: –Padre, ha llegado el momento en que quiero levantarme, en que quiero Servirte; los momentos son cortos y pasan y quiero Aprovecharlos, haz en mí Tu Voluntad. …
  87. ¡Bendito seáis!... y Mi Voluntad, ¡oh! varón muy Amado, es la misma que os entregué y os pude demostrar en aquella alba inolvidable, en que os escogí. Vos estáis entre los Guías y el Pueblo; vos estáis entre estos guías y los guías de otros Recintos; vos, sois responsable, de las relaciones de un templo con otro; en la soledad de vuestra alcoba, vuestro espíritu se Eleva, diciéndome: –Padre, quiero Cumplir, quiero levantarme, quiero hacer algo Digno dentro de Tu Obra; quiero que la Paz y la Unificación, sea con todos los Guías; mas, yo soy muy pequeño y Tu Mandato es muy grande.
  88. El Momento, es llegado; os levantaréis con estos Mis seis varones, formando Siete, en Representación de los Siete Sellos; e iréis como Emisarios de Paz y Buena Voluntad, a Despertar a los Guías de los Recintos y a todos sus Componentes.
  89. Llevaréis Mis Órdenes y Mandatos para que ellos puedan Despertar, puedan Prepararse y levantarse también y se encuentren Alerta, Velando y Orando, para aquella alba de Gracia, de Órdenes, de Ley y de Mandatos que será el Primer día del año 1948.
  90. Mas, en Verdad, el Maestro, ¡Oh! hijo Antonio, llamado Espiritualmente Pedro: Os levantaréis con vuestro grupo en nombre de Mi hijo José, primeramente al Templo del Mediodía, Recinto que lleva por nombre Damiana Oviedo. Velaréis cinco minutos ante la Escala y comunicaréis a Mi hija Manuela vuestra Misión, como una demostración de vuestra Obediencia, de vuestro Anhelo de Unificación. Más tarde, os levantaréis de Recinto en Recinto, para que al Padre, podáis entregarle un gran fruto.
  91. Os confío Inspiración, os doy Intuición y Revelación y os he Preparado grandemente. Aparto el cáliz de amargura y dejad que sonría nuevamente vuestra faz, porque queréis Servirme, porque queréis entregarme un Cumplimiento en el año 1950. Yo haré que levantéis frutos de Unificación. Me decís: -¡Padre, mira y contempla que en mí, no he dejado penetrar la grandeza, no quiero usurpar el puesto de alguien; Tú me has colocado en este lugar y ésa, ha sido Tu Voluntad!…
  92. Sí, hijo Mío, Yo lo contemplo; del lugar que ostentáis, ni vuestro espíritu quiere pasar, ni Yo tampoco os dejaría, porque grande, muy grande es vuestra Responsabilidad y muy alto vuestro Cargo; y desde ahí, desde ese sitio de Humildad, de Amor y de Fuerza que os he confiado, grandes Misiones y Cumplimiento podréis llevar a cabo. …[El Divino Maestro a los Siete Emisarios]
  93. ¡Oh! varones de Israel, Yo os recibo en esta alba de Gracia. Formaréis Un Solo Cuerpo, y Una Sola Voluntad y Un Solo Corazón. Yo hago de vosotros un Estandarte de Paz, Unión y Buena Voluntad. Os levantaréis; y vuestra planta, irá de Lugar en Lugar, de Recinto en Recinto. No a todos los contemplaréis en el mismo grado de Adelanto, ni a todos encontraréis con la misma capacidad y Comprensión.
  94. Mucho tendréis que Perdonar, Mis hijos, porque vosotros solamente vais a Limpiar las tierras; vais a contemplarles con Ternura, con Tolerancia; vais a hacer que cada uno de aquellos corazones, se ate Fuertemente a vuestro corazón, para que entonces, las Órdenes del Divino Maestro, entregadas en el Mediodía y en La Fe, puedan repercutir, puedan hacer eco en el fondo de los Recintos más Humildes y más distantes; y entonces, podáis vosotros con vuestro Adelanto, con vuestra Intuición, Despertar aquellos entendimientos y corazones a la Responsabilidad, a la Conciencia; y podáis ponerlos Alerta, de los pasos que el Maestro va a hacer que vosotros deis en próximos instantes; pasos, trascendentales, dentro de Mi Obra que todos darán, porque no quiero contemplar Adelantados y atrasados; quiero contemplarles a todos Escuchando la Misma Palabra y poseyendo la Misma Esencia.
  95. Les diréis que voy a hacer Reformas dentro de Mi Obra Bendita, no en los Dictados de Mi Ley, no en Mi Doctrina; sino en vuestras Prácticas, para que a la llegada de los hombres que se acerquen a vosotros, puedan contemplar una Obra Limpia y Verdadera, que sea como un Puerto de Salvación para esos náufragos. Hoy, llevaréis esta hoja, a cada uno de Mis Recintos muy Amados. …(Orden para los Guías de los distintos Recintos)
  96. Guías del Pueblo de Israel, Recintos de Mi Divinidad, Componentes de Mi Casa: Desde Mi Alto Solio, no contemplo Recintos grandes, ni pequeños; todos en su unidad, forman Mi Santuario. No contemplo primeros ni postreros, solamente contemplo a Mis hijos. Al instante de recibir Mi Mensaje, recibid en vuestro corazón a esos Mis hijos, que como Enviados de Mi Paz llegan a vosotros, para estrecharos con el Verdadero Amor que debe existir en Mi Pueblo de Israel.
  97. Se acerca el momento, en que ante vosotros se presente el primero de los Tres Últimos años que entre vosotros estaré Comunicado por el entendimiento del hombre; y es Mi Voluntad que antes de que esta alba llegue para vosotros, estéis Alerta y Preparados, para recibir Mis Órdenes y Mandatos, los cuales serán para entresacaros de la rutina y del estacionamiento y haceros dar el Paso firme y verdadero, que tiempo ha, estoy esperando de vosotros.
  98. En aquella alba de Gracia, última del año 1947, os presentaréis en el Recinto Mediodía que lleva por Nombre Damiana Oviedo o en el Recinto La Fe, porque en ambos Recintos Yo entregaré Mis Órdenes y Mandatos, cuyo fondo será las Reformas dentro de vuestras Prácticas Espirituales.
  99. ¡Bienaventurados todos aquellos que seáis Sumisos y Obedientes a tales Mandatos, porque de esta manera, no os haréis acreedores a la Justicia del Padre, ni a la justicia de los hombres!...
  100. ¡Unid vuestros espíritus, Unid vuestros corazones, Unid vuestros pensamientos y voluntades!... y con esto que hicieseis en Verdad, habréis Unido en Un solo cuerpo y Una sola voluntad a los Recintos de Israel.
  101. Yo os envío Mi Paz, para que esta Paz, reine entre vosotros; y de esta Paz, pronto pueda gozar el mundo, porque ésta es Mi Voluntad. … ¡Yo os Bendigo en Mi Nombre de Padre, del Hijo y del Espíritu Santo!...[El Divino Maestro a los Siete Emisarios]
  102. En este instante, varones, llevaréis esta Misiva de Fraternidad y vuestra Intuición estará Preparada, vuestros labios pletóricos de palabras; y en el alba de Gracia, cuando el Maestro, os haga el Llamado, llegaréis jubilosos a entregar vuestro Cumplimiento ante las Plantas del Padre.
  103. Vosotros estaréis Unidos en lo material y en lo Espiritual. Vosotros conversaréis con vuestros Guías y a ellos explicaréis todo cuanto recojáis en vuestro camino y en vuestra Misión. Vuestros guías están en el Recinto de El Mediodía y en el Recinto de La Fe, para que de este modo, los lazos con que Yo he Unido a esos corazones, sean Respetados por vosotros mismos. Éste es Mi Mandato y Mi Voluntad.
  104. En ocasiones, Mis hijos, los Siete os presentaréis en Un solo Recintos; mas en otras ocasiones, os dispersaréis los unos en uno y los otros en otro y los demás en otro; y así, día por día y momento tras momento, iréis sembrando. Yo iré Bendiciendo vuestros pasos.
  105. Vosotros Siete, deliberaréis, os Amaréis en Verdad y en Espíritu y estaréis Unidos hasta donde sea Mi Voluntad. ¿Me habéis Comprendido?...
  106. Sea Mi Ley, Mi Caricia y Mi Paz con vosotros; y Yo os concedo que en muchos hogares donde piséis, sea apartada la Purificación, porque ésta es Mi Voluntad.
  107. ¡Tomad el Estandarte de Paz, de Unión y de Buena Voluntad!... ¡Recibid el Ósculo del Divino Maestro en vuestro frontal espiritualmente!... En Mi Nombre: ¡Levantad vuestra planta y seguidme!…[El Divino Maestro al Guía]
  108. He aquí, Mi hijo, que esta cruz no pesará sobre vuestros hombros. Adelantados puedo encontrar a los Discípulos y Anhelosos también de poder Servirme. Les he confiado una Misión. ¡Contempladlos!... van llenos de Júbilo, de Buena Voluntad; de espíritu a Espíritu se han comunicado Conmigo, y Me dicen: –Padre, pondremos de nuestra parte todo lo que somos para servirte!… ¡Benditos sean!... Vos, levantadlos con vuestra Palabra; ellos llegarán a vos y a Mi hija Carmen, para conversar con vuestro corazón y os dirán cuáles son los anhelos, las pruebas y las necesidades de los Recintos; y entonces, vosotros, que tenéis vuestro granero pletórico de Simiente, algo podréis hacer a Favor de ellos mismos. ¡Seguid Velando y Orando, que Yo estoy con vosotros!... Yo espero con vosotros, hasta el momento Marcado por Mi Divinidad Altísima. …[El Divino Maestro, a la congregación de su Pueblo]
  109. Corazones que venís de lejanas comarcas: Yo Bendigo vuestros caminos y Preparo vuestras comarcas… y en ellas, Velad y Orad día tras día, no caigáis en tentación, para que vuestras comarcas puedan gozar de Paz, de Bálsamo y de Gracia. Sois los Responsables Espiritualmente.
  110. Marcados que venís de las comarcas, no olvidéis vuestra Misión, cinco minutos de Oración hacen alcanzar a aquéllos.
  111. Corazones ausentes, no de Mí, sino de esta Manifestación, Yo os envío Mi Caridad por conducto de Mi Mundo Espiritual.
  112. Todos aquellos que cinco minutos Velasen y Orasen, mientras Mi Rayo desciende a entregar la Palabra, por Intuición alcanzarán un átomo de esta Esencia.
  113. ¡Tomad el Bálsamo, comarcas!... ¡Tomad el Bálsamo, enfermos!... Yo os entrego la Paz también, en Mi Nombre.
  114. Pueblo Amado, Elevad en este instante, cinco minutos de Oración por todo el Universo. Velad con vuestros Guías y con vuestros Labriegos, por la Paz de todas las naciones. Encended más y más, no las lámparas de aceite, sino la Lámpara de Fe y de Amor de vuestro corazón, la Flama de Caridad, para que en estos instantes en que Unidos sintáis el dolor del mundo, viváis sus sufrimientos y sus grandes pruebas y ellos puedan alcanzar un átomo de Paz, una gota de Bálsamo en sus dolores por esta Oración; porque una vez más, os digo: Los sufrimientos de este mundo que están más allá de vosotros, que están más allá de los mares, no los conocéis... es un cáliz muy amargo; pero Yo Preparo vuestra Intuición para que por un instante, conozcáis esos sufrimientos, los sintáis en lo más profundo y os Elevéis para Aliviarlos un instante.(La Oración del Pueblo)
  115. ¡Bendito seáis, Mis hijos!... Cada uno de vosotros, cubierto está por un jirón de Mi Manto; mas todos estos jirones se unen para cubrir a vuestro propio hermano.
  116. Vuestra Oración, se eleva y desciende como un manto de Paz, como una Caricia para aquellos que sufren, que son vuestros hermanos y que un día vendrán en contra vuestra; pero que esto, no debéis tomar en cuenta, porque después os reconocerán; y el mundo sabrá, cuando los tiempos pasen, que un pueblo Oró instante por instante para que ellos alcanzaran la Paz.
  117. Universo entero: Habéis recibido de vuestros hermanos… mas, Yo os envío también Mi Caricia, Mi Luz y Mi Fuerza a todos; porque -los unos en materia y los otros en alma- los unos y los otros, alcanzan, en espíritu y en Verdad. …

¡La Paz de Mi Espíritu, queda entre vosotros!...

México, D. F., a 5 de octubre de 1947.