Cátedra 19470608 H1

De Wiki Espiritualista
Saltar a: navegación, buscar

Cátedra del Verbo Divino

Domingo 08 de Junio de 1947

Tema: ¡El instante de su Partida estaba ya Marcado, determinado e improlongable!

¡Gloria a Dios en las Alturas y Paz en la Tierra, a los hombres de Buena Voluntad!... ¡Gloria a Dios en las Alturas y pasa Mi Espíritu Divino de la Escala de Perfección hacia la escala de Jacob, para desde ahí, Pueblo Amado de Israel, enviaros Mi Rayo Divino Universal, para estar entregándoos Mi Palabra a través del entendimiento humano, en este día 08 de Junio del año 1947, en día asignado por Mí, Alba de Gracia en que os doy la Bienvenida en Representación de los Siete Sellos, de las Siete Iglesias que Elías, por conducto del Hijo del hombre, vino a implantar por Mi Voluntad a esta Nación de la Tierra Elegida por Mi Voluntad, en Mi Nombre que Soy el Padre, el Hijo y el Espíritu Santo. …

  1. Mi Pueblo Amado… ¡Una vez más comeréis del Pan, en la Mesa del Maestro de maestros y beberéis del Vino de ese Cáliz que vengo a ofreceros; este Pan y este Vino, cuyo sabor, sustancia y Esencia, solamente vosotros saboreáis y conocéis, porque cuántos se presentan en Mi Mesa y prueban del Pan y del Vino, sin Reconocer su Sabor sin poder Asimilar la Vida, Sustancia y Esencia que hay en Ellos.
  2. Sin embargo, a todos vengo a buscar; tanto a los que saben Apreciar los Manjares de Mi Mesa; como a los que aún no saben Apreciarlos; porque en Verdad, os digo, que este Pan y este Vino, será la Redención de la Vida de todos los hijos del Supremo Creador; porque no habrá uno que sea Sustentado por estas Viandas Espirituales que no se Salve, pues dejaría de ser Dios y Todopoderoso si uno de Mis hijos, no hallara Salvación en Mí; dejaría de ser Poder Absoluto, si una sola de Mis Criaturas Amadas, no pudiera ser Redimida por Mi Justicia, Mi Amor y Mi Sabiduría.
  3. Y sin embargo, si alguno de vosotros, se preguntase el: ¿Por qué, después de tantos siglos y tantas eras no he logrado Redimir a todo el Género humano, con Mi Sangre y Mi Ejemplo?... no debierais hacer, esta pregunta; pues, no es ningún misterio ni secreto; Yo os dije en el Segundo Tiempo, cuando los hombres Me preguntaron: ¿Qué habían de hacer, para ganarse el Reino de los Cielos?… y, Yo, Encarnado en Jesús de Nazareth, respondí a los hombres: ¡Tomad vuestra cruz, y seguidme!... Y esta cruz, Mi Pueblo, cruz: De Sacrificio, de Renunciación, de Amor, de Caridad y de Ideales… se la Estoy ofreciendo al hombre, desde aquel Segundo Tiempo.
  4. ¿Quiénes son aquellos, -de los que han llegado cerca de Mi Regazo- los que han tomado la cruz, para seguirme?... ¿Por qué el mundo, no se ha levantado para seguirme; mas en el instante en que el mundo Me Reconozca a Mí, Sienta en lo más profundo de su corazón Mi Palabra y se desengañe de lo que el mundo ha sido para él; en ese instante, tomará la cruz del Cumplimiento hacia su Padre -Dios y Creador- y hacia su semejantes; y habrá puesto sus pies, en el camino y habrá dado sus primeros pasos, con Firmeza; porque en el Primer Tiempo, en el Segundo y ahora que estáis viviendo en el Tercer Tiempo, no he Venido a obligar ni a forzar a alguien a Amarme o a Servirme. Nunca he tenido siervos ni ministros, forzados por Mí.
  5. Cuando Yo Escogí a Mis Doce Discípulos, en aquel Segundo Tiempo, les entresaqué de las muchedumbres; y a ellos, pregunté si querían Seguirme; a otros, no les pregunté con palabras materiales, porque su espíritu, mentalmente Me estaba diciendo: ¡Yo Amo y Te seguiré!... y bastaba que Cristo por labios de Jesús, les dijera: ¡Seguidme!... mas, ninguno de ellos, Me siguió por amenaza, por falsas promesas o por temores, ¡no!... porque entonces en Mi Reino, así no podría Salvarse; Mis Soldados, no Me serían Fieles, ni serían Fuertes en Mi Causa; Mis Soldados serían hipócritas y a espaldas de su Maestro, de Él Mismo murmurarían. Mis Soldados tenían que ser Sinceros, con su corazón Abierto, como un Santuario de Amor por el Padre; porque en el instante de prueba, ellos serían quienes saldrían al frente, a esgrimir las armas y a morir por la Causa.
  6. Entre aquellos Mis Doce Discípulos, en aquel Tiempo, estaba el metalizado y traidor, el que no llevaba Sinceridad en su corazón y que conspiraba a espaldas del Maestro, creyendo que su Maestro no le miraba y observaba, pero la Mirada del Maestro, estaba impresa en su Conciencia; y su Conciencia, le juzgó y le sentenció, no podría estar entre los Puros, los que iban a dar su Vida ofrendando su existencia humana y su sangre por Mí, por Mi Causa y por Amor a todos sus hermanos; mas, el Maestro -que es un Juez Justo- os dice: Yo también a este Mi Discípulo, le Amé… y Mi Divina Mano le Acarició y le Tranquilizó, en su Conciencia.
  7. Cuántos hay que Me venden y ni siquiera quieren escuchar la Voz de su propia Conciencia; mas, aquel, no podía oír el reclamo ¡tan grande!... y por él mismo, se arrancó la existencia humana; cuando en espíritu pudo encontrarse, su Conciencia se Iluminó y alcanzó a contemplar cuán dolorosa era la Misión que -por Restitución- traía su espíritu a la Tierra.
  8. ¡En Mis Altos Juicios, solamente Yo, Mi Pueblo!... y así, -en este Tiempo- también vengo a Llamaros y a Escogeros, para que podáis Servirme de Limpio corazón; no a que Me sigáis, por temor a Mi Justicia; no a que Me sigáis, por interés material ni Espiritual; no para que Me sigáis, forzados por Mi Palabra; no por el Tiempo que pesa sobre vosotros, ¡no, Pueblo!... por eso, mucho os hablo.
  9. Si Yo no quisiera que Me siguierais por Amor, no sería necesario que Yo Me Comunicara –materializadamente con Palabra- por el entendimiento humano; solamente bastaría, el que desatara Mis Elementos en su gran potencia, para que por temor a ellos, Me sirvieseis; mas, ¿qué Altar y qué Santuario, podríais llevar en vuestro corazón y espíritu?... ¿Cuál Amor Verdadero a vuestro Dios y cuál Amor Verdadero hacia vuestros semejantes, podríais llevar?... ¿Qué Méritos de Justicia y Amor, podríais hacer en el Camino, si fueseis obligados por los elementos desatados y los peligros Terrenales?...
  10. En aquellos lejanos Tiempos, Mi Pueblo, así Me seguisteis; pronunciabais el Nombre de Jehová, no con Amor, sino con pavor; temíais a su Justicia, a su Presencia, a su Palabra; temías a sus Altos Designios y a sus interpretados como castigos Divinos, ¿por qué el Padre, se hizo temer del hombre, en esta forma en aquel Tiempo?... Era solamente, para que Reconocieseis su Presencia y su Justicia, para que Reconocierais su Presencia Real y Verdadera; para que vuestra carne -que es reacia y dura- pudiere estremecerse, ante la Presencia del Padre.
  11. Sin embargo, vuestro Reconocimiento de aquellos Tiempos, no era Grato ni Satisfactorio a vuestro Dios y Creador; y por eso, en el Segundo Tiempo se hizo hombre, haciendo Encarnar su Verbo o Palabra Divina, en el Cuerpo Bendito de Jesús, para que Él, con su Palabra y su Caricia, con su Bálsamo y sus Prodigios, despertará el Amor hacia Él; y entonces, el hombre, dejara de temer a su Dios y le Amara en espíritu y Verdad, porque el Padre no quiera que los hijos, le teman; Quiere que le Amen y le Sirvan por Amor, quiere que los hijos vuelvan a su Padre y que huya de su corazón, el temor que tuvieron ante la Justicia del Padre Dios.
  12. Ha pasado, el Segundo Tiempo; y ahora, estáis viviendo el Tercero, pero aún dentro de vuestro corazón vive el temor hacia vuestro Dios y Creador, por su Justicia Divina; y en Verdad, os digo: Mientras exista ese temor a Dios, es que todavía no estáis Limpios y que todavía no le Amáis absolutamente… por eso, también en este Tercer Tiempo, he venido a Manifestarme, he venido a hablaros; no he venido a Amedrentaros con los elementos y las guerras. De esta Nación Escogida, he apartado los vendavales, los torbellinos tanto materiales como Morales y Espirituales, para que no sean estas circunstancias elementales y materiales, las que os obliguen a Levantaros en el Camino Señalado; sino que, únicamente sea el Amor.
  13. Si muchas veces, os habéis preguntado: ¿Por qué desobedeciendo y faltando tanto ante vuestro Padre Dios, no os castiga?... ¡He aquí!... Mi respuesta: porque no quiero que Me sigáis, por temor; sino, por Amor… es menester que haya un vacío en vuestro corazón, para que Yo pueda llenarlo con la Esencia de Mi Palabra; y esta Mi Palabra, se desborde de vuestro corazón, en Amor para vuestros semejantes, a través de vuestros pensamientos, vuestras palabras y en vuestras obras; por eso mantengo en Paz, a esta Nación, como una frágil barquilla en medio de un mar embravecido. Por eso las Naciones comienzan a posar sus ojos en Ella; por eso los pueblos de la Tierra, comienzan a escuchar el Nombre de México, porque este Nombre material de esta Nación, será un Símbolo de Verdad; y más que un símbolo, será un Mensaje de Paz para el Mundo entero, porque ésta es Mi Voluntad.
  14. Hoy, no os parece muy lejano el Cumplimiento de Mi Palabra; pero vuestros ojos, no tardarán en verla Cumplida. He aquí por qué Soy Incansable como Maestro, Enseñando a los Discípulos, Pulimentándoles su entendimiento y corazón; encausando su propio espíritu, porque ya en cortos instantes, Mi Voz cesará; pero desde Mi Alto Solio Me Comunicaré de Espíritu a espíritu con todos aquellos que hayan alcanzado la Elevación suficiente para alcanzar a comunicarse Conmigo.
  15. Soy Incansable Enseñándoos Mis Lecciones Divinas, porque este Tercer Tiempo de Comunicación Divina está Medido, en su final del año 1950 Mi Voz cesará; estas bocas se cerrarán y no volveréis a tener Mi Comunicación materializada con Palabra humana por el conducto de Mis Portavoces o Instrumentos humanos, Nombrados por Mi como: Facultades y Pedestales… y entonces, lo que oísteis, lo que escribisteis, lo que en la memoria Espiritual o Conciencia guardasteis indeleblemente y lo que practicasteis, eso será lo que quede como Simiente en vuestro corazón, para hacer frente a los acontecimientos venideros, para ser frente a todos los vendavales, a los combates Espirituales; a las ideas, doctrinas, teorías y ciencias ideadas por el hombre que a futuro se levanten y se unan, para estar en contra de la Luz Verdadera; que es la que viene, de la Escala de Perfección hacia vosotros.
  16. ¡Soldados de Mi Divinidad!... Así os llamo en Verdad, porque os estoy confiando una Causa Divina y Ella es la Verdad, dimanada de Mi Espíritu Santo. Analizad Mis Palabras que desde el año 1884, os vengo entregando; y decidme, ¿en cuál de Ellas, habéis encontrado error, falsedad o mala intención?... Yo he abierto Mi Corazón de Padre y Mi Razón Divina, para que Mi hijos muy Amados penetren en Mi Ley, la Sientan y Comprendan y la puedan Imitar y Obedecer. Yo no vengo ocultando algo; en Mi Arcano, no existen palabras materiales, en las cuales os haya ocultado algo ni he guardado secretos para vosotros. Si algo, no os he revelado aún, es porque el momento preciso para ello, no ha llegado; pero a su debido tiempo, os lo Revelaré.
  17. ¡Yo, el que está sobre todo acontecimiento y sobre todas las cosas, vengo a derramar todo lo que está en Mí, para que estéis sentados a Mi Diestra!... No vengo a Enseñorearme entre vosotros, no vengo a humillaros con Mi Propia Grandeza ni con Mi Realeza, no vengo a confundiros con Mi Saber; Yo vengo, Pueblo Amado, tan Sencillo y Humilde -como vosotros- despreciando a palacios, sedas y piedras preciosas; a ceremonias, incienso y ritos; vengo despreciando toda estas cosas y todos esos actos; no vengo penetrando en las sinagogas ni en los palacios, porque esas casas nunca han sido Mi Casa o Mi Templo; cuando en ellas, no exista la vanidad ni el materialismo, ni los rituales ni los cultos impuros, entonces serán Mi Casa; porque en ellas, sólo penetrarán los Corazones Puros, las Conciencias Limpias; y en ellos, Yo habitaré por Siempre.
  18. ¡Lo que para vosotros es palacio y riqueza, para Mí nada es; lo que a vosotros seduce y cautiva y lo que os asombra, ante Mi Divinidad nada es!... Lo que a Mí Me complace es: La Pureza de vuestro corazón, Armonizar con Mi Divino Espíritu… eso es lo único, que puede llegar a la Fuente de la Gracia: El agua cristalina, el agua cristalina de vuestro Amor... por eso vengo en la Sencillez y la Humildad, para que el más sencillo y Humilde, pueda sentirse Digno de Mí.
  19. Yo dentro de Mis Recintos, no he puesto ningún Rey o Señor, para que nadie pueda sentirse menor que otros; he puesto en cada Recinto, a un Guía; y ese Guía, no es un Rey ni Señor, no tiene trono ni título, ni lleva lujos sobre su envoltura; es tan Sencillo y Humilde o más que vosotros.
  20. He puesto hermanos vuestros, representando a: Columnas… para que Ellos, os den la mano, el consejo y puedan inspirar hacia vosotros, el Respeto que debéis tener a vuestro Maestro, a la Presencia del Padre Celestial cerca de vosotros y Aprendáis a Prepararos de espíritu a Espíritu; mas Ellos, no tienen asiento, como vosotros. Vosotros, os concentráis en el fondo de vuestro corazón, cerráis las pupilas y dejáis en descanso la envoltura sobre el banquillo, mientras Ellos, Velan por vosotros; mientras Ellos, están Firmes -como Columnas en el Templo- y os están Sirviendo.
  21. ¡Mirad a Mis Labriegos!... si los contempláis que ellos, suben al estrado desde el cual escuchan Mi Palabra, no es porque son más que vosotros, ni que vienen a humillaros; ellos han conquistado ese lugar, sirviendo al Pueblo; trabajando en la Campiña, para calmar vuestro dolor y dar un Consuelo; para indicaros el Camino, cuando alguno se desvía; para dar el Sano y Buen Consejo, cuando lo habéis menester; para apartar de vuestros labios, la copa del placer ficticio y dar a beber de las Aguas cristalinas de Verdad; y ¡helos ahí!... están a Mi Diestra, se recrean en ese estrado que está Preparado para Ellos, pero no son más que vosotros, porque todos son Siervos dentro de Mi Obra.
  22. Ved que en este tiempo y en todos los Tiempos, Yo he venido a Manifestarme como Siervo ante vosotros y a Servirme del hombre, para que imitéis a los que van delante de vosotros y pudieseis extender esta Enseñanza de Paz, de Mansedumbre y Humildad.
  23. Pensad que mientras haya Reyes y Señores en la Tierra, no habrá Verdadero Amor, ni Paz, ni Fraternidad; porque los Señores, se levantarán siempre contra los demás Señores; y ahora vengo a deciros, que todos sois Míos, todos habéis sido Preparados en forma igual; unos han llegado primero que los otros, unos han caminado más y otros menos; y unos, han alcanzado mayor Evolución que los otros; pero todos, en el mismo Sendero están; y todos, llegarán al Camino de Mi Luz.
  24. Entre Mi Obra Divina, Mi Pueblo, he derramado Siete Cargos distintos, pero ninguno es más que el otro; Todos en su Unidad, y su Cumplimiento, forman el Mandato Perfecto y Único del Padre, hacia su Pueblo de Israel.
  25. ¿Puede el Guía, ser Guía, si no tuviese multitudes a quienes conducir?... No, Mi Pueblo Amado. ¿A quién guiaría, si no tuviese multitudes?... ¿Puede el Portavoz, ser portavoz, sin auditorio?... y así entonces, los unos con los otros en la Unidad, forman el Absoluto Perfecto del Padre en el Tercer Tiempo, y de la Armonía que exista entre esos Componentes, de la Comprensión y Amor que haya entre Ellos, de ahí brota en Verdad, el Prodigio, la Esencia de Mi Palabra, la Claridad de Mi Presencia, la Fuerza en Mi Misma Potencia; por eso, el Padre, siempre viene pidiendo a sus hijos, la Unificación, para poderse derramar por esa Unificación de Amor, de Buena Voluntad, de Conciencia.
  26. No es necesario, Pueblo, que Yo venga señalando los defectos, los errores de las religiones, de otros ritos y creencias; basta con que Yo os muestre la Verdad de Mi Obra, para que Reconozcáis a dónde está la Verdad.
  27. Todas las religiones humanas, son Benditas por Mí; todos los sacrificios y ritos, Yo les recibo y Bendigo; todas las Oraciones llegan a la Altura de Mi Solio, porque todas, en Verdad, buscan a un Dios; Me buscan a Mí: Desde el idólatra, hasta el Espiritualista. …
  28. Todos, Me buscan a Mí; y a todos los recibo, porque son Mis Hijos, Me recreo con su Amor y con su Ofrenda; pero ha llegado un Tiempo para la humanidad, Pueblo Amado, en que el Maestro, viene a deciros: Quiero que Me Améis, quiero que Me sirváis, de la manera más Pura… ya dejé que el hombre, Me Amara a través de la idolatría, y recibo su ofrenda; ya dejé que el hombre, Me Amara a través del fanatismo y recibí su ofrenda; ya dejé que los espíritus, Me busquen, Me Amen y Sirvan a través de distintos ritos y distintas creencias.
  29. Mas, ha llegado el Tercer Tiempo, en el cual brilla plenamente la Luz del Espíritu Santo; y en el cual, esta Luz Iluminando está a los unos y a los otros; para que entonces, todos se despojen de todo lo que sea superfluo: Materialismo, fanatismo e idolatría… y entonces, pueda existir de lo más profundo de cada criatura: El Verdadero Amor, la Verdadera Ofrenda, la Verdadera Oración… la Espiritualidad con la cual, el mundo pueda conseguir su Percepción y Acercamiento hacia el Reino de los Cielos; porque en este Tiempo, no se acercará el Cielo al mundo; sino el mundo, hacia el Padre.
  30. Si el Padre se hizo hombre, para venir a padecer, para hacer Méritos dentro de los hombres; es Justo que Él, ahora espere el Cariño de cada hijo; la Comprensión, de todos sus hijos. Sin embargo, ¿de qué manera, Pueblo, podréis Sentir y acercaros a vuestro Padre?... por medio del Amor: Por la Caridad, la Fe y la Esperanza. …
  31. Sí, Pueblo Amado, ¡Yo arrancaré de vosotros, todo fanatismo!... Con Mi Palabra Divina, arrancaré también todo temor y haré que vuestra Conciencia viva solamente para Servirle al Padre y al mundo, dentro de las Leyes Escritas por el Padre, para que así podáis llevar la Paz en la Conciencia y en el corazón y ser Mis Discípulos Sinceros, Mis Apóstoles por Amor y unos buenos Servidores de la humanidad.
  32. Tocando Estoy a todos aquellos que se han equivocado en Mi Camino, que han tomado Mi Obra a su propia voluntad bajo su propio entendimiento y no se han sujetado a Mi Ley, sino que la han adaptado a su tendencia; tocándoles Estoy por lo más querido y les seguiré tocando por Mi Palabra, con Mi Luz en su Conciencia; y Mi Mundo Espiritual será incansable a su diestra, para que todos los que han sido Escogidos por Mí en este Tiempo, alcancen a Comprender la Pureza de la Ley.
  33. Ya muchos, que se han levantado en los caminos, no han sido Enviados por Mí y van entregando, lo que Yo no les he dado; y otros, dan parte de lo que Yo les he dado y parte de lo que ellos han forjado.
  34. Cuando Yo envío a algunos de Mis Siervos, es porque contemplo su Preparación; y en aquellos en que contemplo que el instante no ha llegado aún, les hago esperar; y cuando el instante llegue, Mi índice Divino enviará a las comarcas, a las provincias y naciones a Mis Escogidos; cuando ellos, Preparados se encuentren y no lleven ya el temor al hombre, el temor al mundo y a las pruebas que a ellos les Preparen; cuando la Confianza sea absoluta en su propio corazón, entonces Yo les Enviaré; y serán los Fuertes, porque habrán pasado por el crisol de las pruebas, por el crisol de Mi Palabra.
  35. Y entonces, ellos, sin alarde de sabios y de maestros, irán llevando la Enseñanza de Virtudes y de Moral; y así con su propia palabra, con la Conciencia de su Palabra -que será la Mía- harán caer las vendas de oscuridad, harán caer los ídolos de las alturas, harán caer los ritos y tradiciones superfluas; harán caer la máscara que oculte la auténtica faz de los hipócritas; con la Palabra que Yo di por Ellos Mismos, harán bajar la vista a los que han sido falsos y confundirán a los que han confundido; entonces, será Mi Palabra: Bálsamo y Redención… para todos, porque ésta es Mi Voluntad.
  36. Por eso, Soy Incansable entre vosotros, en un Recinto, en otro y en todos los que por Mi Voluntad he implantado en este Tercer Tiempo, para que entre todos los que escuchan Mi Palabra, se levanten; los que por Amor, Me sigan y Me sirvan; y de esos Me Serviré, porque serán Mis Fieles, Mis Verdaderos Soldados, prestos a dar su sangre y su existencia humana por Mi Causa.
  37. Yo contemplo vuestra Lucha y recibo vuestros esfuerzos, vuestros sacrificios, vuestra Paciencia para sufrir por Mi Causa.
  38. Es tiempo de Lucha, en todo sentir; pero Sed Fuertes. Al rayar el alba en cada día, Elevad vuestro pensamiento a Mí: y si no tenéis palabras para formular vuestra Oración, ¡descuidad!... si tenéis un pensamiento de Pureza y de Amor para Mí, ese Pensamiento hablará más que todo un lenguaje material; y en ese instante, penetraréis en Comunión Conmigo y os daré la Fuerza necesaria para que con Serenidad, con la sonrisa de Paz en vuestros labios, atraveséis las pruebas del día.
  39. ¡En cuántos hogares de Israel, contemplo la Lucha y el dolor!... ¡En cuantos matrimonios, lo contemplo también!... Yo entre las multitudes de este Tiempo, he contemplado que Me sigue la esposa y el compañero no; o a veces el compañero Me sigue y la esposa se queda en otro camino y al reunirse nuevamente discuten, se hieren, se desgarran, se sienten solos ausentes el uno del otro y otro del uno Espiritualmente; y la niñez Bendita, la juventud, sus propios hijos, contemplan esta Lucha, este combate; y se preguntan, en el fondo de su propia Conciencia: ¿A quién seguiremos, a mi padre o a mi madre?... ¿Cuál de los dos caminos, será el Verdadero, el de él o el de ella?... Y en Verdad, os digo: Grande Responsabilidad tienen aquellos, los que escuchando están Mi Palabra, ya sean padres o madres, ellos o ellas, porque una gran Enseñanza y Luz pueden encontrar en Ella, para resolver esos conflictos que surgen en el fondo de su propio hogar.
  40. No lloréis por esta Causa, Mi Pueblo, tomadla como una prueba, como una Lección que el Maestro os pone, para contemplar vuestra Paciencia, vuestra Oración, vuestra Espiritualidad, vuestro Amor para poder Convertiros.
  41. Si entre vosotros, están esos, a los cuales el Padre se refiere, Yo os pregunto: ¿Es distinto el Dios que Amáis, a aquel que Ama vuestra compañera o compañero, en otro camino?... –No… -Me responde vuestro espíritu- Es el Mismo Dios, el Mismo Padre; el Mismo Amor que de Él late, por todas sus criaturas. …
  42. Antes, Enseñad a vuestros hijos, a ese Único Dios; antes, Preparadlos para que ellos, penetren a un amplio entendimiento y logren comprender mejor los acontecimientos y las cosas; y no es menester, que os desgarréis, llegad a un punto de Comprensión; y ese punto de Comprensión, esa Solución, Mi Palabra os la ha dado.
  43. No todos los espíritus marchan al compás, no todos se encuentran en el mismo grado de Evolución; unos, alcanzan a Comprender la Obra y otros no, pero llegando a una Comprensión, no es menester que exista la discusión; sino la Paz y el Amor, cuando uno entienda y Comprenda al otro; entonces, vuestros hijos, se levantarán convertidos; pero si ellos, contemplan la división de desunión, la guerra de ideas, de uno contra el otro; ¿qué camino podrían tomar?... -ninguno de los dos- y ¡cuán grande es, la Responsabilidad de las Madres!...
  44. Ninguno se escandalice, de estos acontecimientos, porque -en el Segundo Tiempo- lo mismo aconteció; y aún más, porque en aquel Tiempo, los hombres se herían, no solamente la Moral y la Conciencia; sino le daban muerte, a los cuerpos humanos.
  45. Y vosotros sabéis que Yo os dije, en aquel Tiempo: ¡No he traído la Paz, Yo he traído la guerra!... Guerra de Luz, contra la tiniebla; guerra de Verdad, contra la impostura; guerra de Amor, contra el odio; guerra de Verdad, contra la hipocresía…
  46. Sí, Mi Pueblo, de cinco que había, dos estaban contra tres y tres contra dos; y los cinco, se sentaban en la misma mesa y no todos, pensaban igual de Mí: Los unos, Me defendían; los otros, Me vituperaban; y unos en contra de otros, se levantaban.
  47. Esto, no algo es nuevo, ¿por qué os escandalizó Mi Divina Palabra, Mi Presencia en aquel Segundo Tiempo?... No fue una leyenda, fue una Realidad; y si esta Realidad, aconteció en aquel Tiempo, ¿qué de extraño tiene que vosotros, sois y seréis Testigos de Mi Nuevo Advenimiento Divino entre los hombres?...
  48. Os parece Cierto, solamente lo lejano; pero cuando esta Manifestación, se acerca a vuestros ojos, entonces dudáis de ello, y decís: ¿Cómo puedo Contemplar y Escuchar lo Divino?... Y Yo, os digo: Lo Divino lo han Sentido, lo han Contemplado, lo han Vivido todos los seres; y todos, lo Palparán y lo Sentirán, porque Yo Soy lo Divino y Yo estoy en Todo.
  49. ¡Yo estoy con todos y en todos los tiempos!... y muchos de los que Me escuchan, Me volverán la espalda y Me negarán y dejarán que Mi Palabra esté Resonando cerca de ellos, -día tras día y año tras año- sin que se den cuenta; y otros, que están escuchando Mi Palabra -sin perder una sílaba- lloran, al contemplar la indiferencia de todos los demás.
  50. Llegará el instante, en que anuncie Mi Próxima Partida a este Mi Pueblo y a las naciones; y que os llame a congregación, para cerrar un Tiempo de oro, de Justicia, de Amor y de Luz entre los hombres; y decirle, a Mi Pueblo Amado: ¡Adiós, Me voy a Mi Solio!... y aquel que quiera escuchar Mi Palabra -de Espíritu a espíritu- que se Prepare, en espíritu y Verdad.
  51. Y cuando esta Revelación del Padre, -materializada con palabra humana- haya partido y concluido; entonces, se conmoverá todo el mundo, habrá fenómenos en las casas, habrá maravillas entre la humanidad; y los hombres de ciencia, los teólogos y filósofos se confundirán; y como en aquel Tiempo los magos, sentirán conmoverse hasta lo más profundo de su saber.
  52. Yo daré Señales de Mi Partida, como las di de Mi Llegada; y será entonces, cuando las multitudes, -de los que no Me escucharon- lleguen a Mis Recintos en donde hube descendido a Doctrinales.
  53. ¡Concentraos a la Luz de vuestra Conciencia, para recordar siquiera una de Mis Palabras, para entregarla, cuando el momento sea llegado!... porque, buscarán a los que Me oyeron y los seguirán por los caminos; y si no los encuentran, buscarán los Libros escritos por las manos de Mis Plumas de Oro; y entonces, palparán que serán Torrentes de Agua cristalina que calmen la sed; porque esta Agua, a ninguno le será negada.
  54. En este instante, entregando Mi Palabra Soy, a todos los Recintos de Israel. Les estoy enseñando una Oración, les estoy enseñando el Amor, les estoy enseñando como Servirme y Agradarme. De entre vosotros, Mi Pueblo, es de donde surgen las Oraciones Sentidas que más alto llegan a Mí; entre vosotros, contemplo a los que más Me Comprenden en este Tiempo, puesto que ¡mucho os he Enseñado, mucho os he Revelado!... y en este preciso instante, Mi Rayo Divino derramando está su Esencia en muchos de Mis Recintos implantados por Mi Voluntad Divina, para que en Ellos, se congreguen las multitudes.
  55. Estos Recintos, serán como árboles; ya que, muchos de Ellos, comenzaron débiles y frágiles dando malos frutos, dando escasa sombra a las muchedumbres; pero que escuchando día tras día Mi Palabra, recibiendo Mis Pruebas y Beneficios, se han ido Pulimentando y Me han ido Comprendiendo lentamente.
  56. Y hoy, cuántos de aquellos de Mis Recintos de antes, que más que Servirme, Me desobedecieron; hoy, se han Purificado y Sirviéndole están a la humanidad.
  57. Sin embargo, a los que el Padre contempló que no han Evolucionado y no han comprendido Mi Obra y Mi Palabra, que han torcido el Camino y están entregando a la humanidad lo que Yo no les he dado; a todos ellos, les digo: Como a la higuera que Cristo, a través de Jesús, le pidió el fruto que no le dio y en el instante, se secó… así, llegará el día, en que esos árboles se secarán y las multitudes así le contemplarán; mas, a esas multitudes, Yo les haré el llamado hacia otros Árboles corpulentos, para que no se pierdan; para que se sigan alimentando, porque si los hombres no Velan por mis multitudes, Yo sí Velo por Mi Obra y por Mi Causa Divina.
  58. ¡Preparaos!... porque siempre cruzáis por el camino de un hermano que pertenece a otro Recinto y cambiáis palabras, estrecháis vuestras manos; y en vuestro cambio de palabras, pronto sabéis si aquellos, van por el Buen Camino o lo han torcido.
  59. ¿Quién es aquel que pueda decir, que va por el camino torcido?... -Todos creéis, estar pisando Firmes el Camino de Verdad; mas, si llegáis a Reconocer que algunos de vuestros hermanos, errados han estado, hablad a su corazón y a su Conciencia, con la más Sutil y la más Dulce de Mis Palabras; y él, Me Reconocerá; pero no dejéis, uno solo de estos acontecimientos pasar desapercibido delante de vuestros ojos, porque es Mi Voluntad la que los posa en vuestro camino.
  60. Pueblo Amado, Yo en esta alba de Gracia, os digo: ¡Buscad los Recintos, visitadlos, por pequeños que sean, llevad un Mensaje de Paz y de Amor a aquellos vuestros compañeros de Jornada… mas, no vayáis a entablar discusiones, id solamente como visitantes de Buena Voluntad, id a hacer vuestra Buena Preparación para que el Maestro se derrame; y si encontráis algún yerro y si lo encontráis pobre de Mi Esencia o de Mi Presencia en aquel Mi Recinto, no lo pregonéis publicando que en tal recinto hay impostura; porque entonces, vos seréis el impostor, puesto que Yo os he dicho que no habléis mal de vuestros hermanos causando su deshonra.
  61. Si encontráis que en otro Recinto, el Maestro, se derrama con más Grandeza, con más Esencia que en este Mi Recinto; dadle Gracias al Padre y no sintáis envidia ni lo ocultéis, desbordad esa satisfacción y Preparaos más y más para que el Padre, se derrame más entre vosotros y todos puedan gozar la Misma Esencia, la Misma Presencia y la Misma Potencia Divina. De este modo, iréis siendo Mis Buenos Párvulos; de este modo, iréis Cumpliendo, también.
  62. Si vos, Pueblo Amado, Me decís: ¿En qué forma podré cumplir?... y no solamente visitáis Mis Recintos Espiritualistas, sino llegáis a los considerados y nombrados templos de otras religiones y no sentís Mi Presencia, -por la falta de Espiritualidad, por el culto imperfecto en que vuestros hermanos Me Aman- vos, ¡Preparaos!... ¡Vos, llevad la Luz, vos invocad con vuestro propio pensamiento a Mi Divino Espíritu!... y Yo, haré que dejéis Simiente allí, en Verdad y en espíritu.
  63. ¡No vayáis pregonando los errores de ellos, no os convirtáis en un juez!... porque entonces, Yo os juzgaré, Yo diré a vuestra Conciencia: Si sois el hijo de la Luz y habéis recibido más que aquellos, si habéis escuchado una Palabra que los otros no han oído, ¿por qué os convertís en juez?... ¿Por qué si vos habéis escuchado y comprendido más, no hacéis más que ellos?...
  64. Sí, Mi Pueblo, sólo un Juez Perfecto puede existir que Soy Yo; pero es el Tiempo en que Israel, se levante llevando con su Presencia la Luz, borrando con su Paz todas las malas influencias y tinieblas que rodean a la humanidad, dejando Camino de Luz, dejando senderos de Paz por doquier; y vosotros, cuando segundo tras segundo, Yo solamente os he pedido cinco minutos de oración, cinco minutos de Limpidez; cinco minutos, en los cuales, vuestro espíritu se recline en Mis Brazos Paternales, para sentir Mi Estrecho Abrazo, Mi Ósculo de Bendición y de Paz; el resto de vuestro tiempo, podéis distribuirlo en el Cumplimiento Espiritual y Material; pero llevando esta Buena Preparación, haréis Prodigios en vuestro camino.
  65. Delicada y ardua Misión el Padre, le ha confiado a esta Nación Bendita; y vosotros, os vais dando cuenta que se comienza a Cumplir, ante los pueblos de la Tierra. Alta Misión le he confiado; y desde el Primero hasta el último, cumplirán con sus Misiones, los unos en una forma y los otros en otra; a cada quién, el Padre le ha confiado un Deber, un Cumplimiento, un Trabajo, a los unos en lo Espiritual y a los otros en lo material; y por pequeños que creáis que es vuestro trabajo, gran importancia tiene, porque todos en Armonía trabajan por una Causa, para un objetivo que solamente Yo lo sé.
  66. ¡Desde esta Nación, partirá la Paz!... ¡De esta nación, partirá el Pan para el cuerpo y para el espíritu!... ¡De esta nación -que se encuentra asentada en el corazón del Occidente- Yo haré brotar la Luz!...
  67. ¡En Verdad, os digo, que aquellos que se han engrandecido en el Oriente, se sorprenderán, al contemplar que una nueva Luz surge en este mundo!... y vosotros, les diréis: No es otra Luz, es la única Luz del Padre Celestial, que en todos los Tiempos, ha Alumbrado a la Conciencia del hombre…
  68. Mas, Me ha placido, Preparar un rincón de Paz en la Tierra, para poder derramar Mi Divina Palabra sobre el Mundo; porque si derramara Mi Palabra, en Europa o en Asia, ¿acaso tendrían Paz para oírla y Escucharla, con su corazón que está lleno de odio y de ponzoña?... ¿Podrían guardar Mi Esencia, en sí mismos?... por eso, os he congregado en este rincón Humilde de Paz, para después esparcir a este Mi Pueblo, entre todos los pueblos de la Tierra.
  69. ¡Guardad Mi Palabra!... Palabra, que ha quedado escrita porque Ella será vuestro Baluarte, será vuestro Pan, vuestra Paz y vuestro Bálsamo en todo instante y momento, como ya lo ha sido.
  70. ¡En este instante, desde Mi Alto Solio, recibid Mi Caricia y Mi Bendición, para que os levantéis Fuerte entre los débiles!... Por vosotros, Bendigo y Perdono al mundo entero; y derramo sobre todos los presentes y ausentes, encarnados y desencarnados: La Paz de Mi Espíritu. …

¡Mi Paz, sea con vosotros!....