Cátedra 19470209 H1

De Wiki Espiritualista
Saltar a: navegación, buscar

Cátedra del Verbo Divino

domingo febrero 9 de 1947

Tema: ¡EL MAESTRO AMOR Y EL MAESTRO DOLOR!...

¡Gloria a Dios en las Alturas y Paz en la Tierra a los hombres de Buena Voluntad!... Gloria a Dios en las Alturas y pasa Mi Espíritu Divino, de la Escala de Perfección a la de Jacob, para una vez más enviar Mi Palabra entre Mi Pueblo Bendito de Israel, en este día 9 de febrero de 1947, que reunidos y congregados podéis encontraros en Representación de los Siete Sellos, de las Siete Iglesias que Elías, por conducto del Hijo del hombre vino a implantar por Mi Voluntad a esta nación de la Tierra, una vez más os recibo en Mi Regazo de Maestro, Pueblo Amado y por vos, Bendigo y Perdono al Universo entero, en Mi Nombre que soy el Padre, el Hijo y el Espíritu Santo. ...

  1. Pueblo Amado, una vez más es Mi Vibración entre los hijos de la Luz. Una vez más Mi Vibración os circunda. Una vez más Mi Luz os Ilumina. Una vez más vengo en este Tercer Tiempo, como Maestro de maestros, Incansable, Enseñándoos con Mi Luz, Dirigiéndoos con Mi Amor, con Mi Sabiduría, para que podáis alcanzar la Felicidad Eterna de la Verdadera Vida.
  2. Hay que darle a la existencia material, el alimento Fortalecedor; mas, al espíritu, la Riqueza Verdadera de la que está ávido.
  3. Soy el Incansable Maestro, Vibrando para vosotros porque en espíritu, Mi Ser, no necesita descender, desde las Altas Esferas son Mis Pensamientos de Luz que envío para vos y para el mundo entero.
  4. En esta Nación Escogida en el globo Terráqueo, Me Comunico por conducto de los cerebros Preparados. De Cierto, de Cierto os digo: Pocos cerebros Preparados hay, mas estos Captarán y Transmitirán Mis Pensamientos como es Mi Voluntad.
  5. No creáis que estos Aparatos humanos son Perfectos, Amados Míos, no esperéis Perfección en lo humano; mas poco a poco, iréis Comprendiendo de Mi Grandeza.
  6. Por su Fruto, Reconoceréis al Árbol. Por la Esencia de la Palabra, Reconoceréis al Maestro.
  7. Yo os recibo, Mi Pueblo Amado, os recibo en el Nombre del Creador, del Omnipotente, del Increado, del Padre Universal que es vuestro Padre... en Mi Nombre que Soy el Verbo, que Soy el Cristo, el Amor del Padre... y en Mi Nombre que Soy la Luz del Espíritu Santo. ... Soy el Enviado a vos, Mi Pueblo, para Iluminar al Mundo Entero.
  8. Recibid de Mi Amor, de Mi Luz, de Mi Fortaleza, porque Mi Fortaleza es con vos, porque mucho vais a necesitar de Ella. Estad Tranquilo, Pueblo Mío y Bendecid al Creador porque Conmigo estáis, porque Yo Estoy con vos.
  9. De Cierto y en Verdad os digo Pueblo: ¡Humanidad, humanidad! faltos de Fe, humanidad faltos de Conocimiento Espiritual; mas ahora Estoy dando el Conocimiento que necesitáis; poco a poco, cual Elixir para vuestras vidas futuras, para vuestro espíritu, para vuestra materia, porque Mi Enseñanza os Conduce a la Gloria Verdadera, a la Gloria de Dios; las Lecciones de Mi Enseñanza, os hacen Ver la Realidad de vuestro estado Evolutivo; os hacen Ver y Saber: De dónde Venís y a dónde vais... mas los hombres reacios se envuelven en penumbra con sus pensamientos y obscurecen vuestra vida, os hacen sufrir y llorar; después os lamentáis y pedís Consuelo.
  10. Sin embargo, ya os He dicho: Varios Caminos hay, para llegar a la Felicidad Eterna... mas vosotros, la mayor parte de los hombres, habéis escogido el camino más duro: El camino del dolor. ...
  11. El dolor es el camino que ha escogido la mayor parte de la humanidad, mas Yo os digo, Mis Bienamados: Bendecid ese dolor, esas lágrimas, esas angustias; ya que el dolor es el rudo tejedor que trama la Figura Sagrada de vuestras vidas. Eso, es el dolor. ...
  12. Sin embargo, hay un Camino Recto que os lleva hacia la Felicidad; y ese Camino, es: El del Amor... no obstante, casi todos los hombres de este Planeta han escogido el camino más duro, el más arduo: El camino del dolor. ... Mas aún en ese camino, con lágrimas y con quejidos vais llegando lentamente, Ascendiendo muy lentamente hasta que lleguéis al final; hasta que hayáis Limpiado vuestra mente y tengáis el Corazón Puro como el de un niño; hasta que Sintáis el dolor de los demás, en vuestro ser; y que Sintáis y os Regocijéis, de la Alegría de los demás.
  13. He aquí, Mi Pueblo, los Dos Caminos: El del Dolor; y el del Amor... y, ¿cuál habéis escogido, Mis Bienamados?...
  14. Siempre os estáis lamentando y he aquí que no sabéis cuál es el gran obstáculo de la humanidad. Me decís en vuestro interno: Es la ignorancia de la humanidad. ...
  15. Gran obstáculo es la ignorancia, sí, pero lo que los seres humanos no saben, es que ese gran obstáculo provocó la separatividad, formando así el obstáculo Mayor: La ignorancia, de que son hijos de Dios... no saben que en espíritu, son hechos de la Misma Esencia Divina, que el Padre Celestial ha enviado a los humanos, aquella Chispa de su Divinidad y que tienen que Ascender hacia la Sabiduría.
  16. ¿Ya veis por qué los hombres tropiezan con este Gran obstáculo?... Yo os Bendigo, Pueblo, porque cada vez os vais haciendo más Comprensivo de la Enseñanza de vuestro Maestro; y os Bendigo para que no sufráis más; y si sufrís, Bendecid al dolor porque ya habéis escuchado lo que es el dolor.
  17. No olvidéis Mis Pensamientos, Recordad siempre que el dolor es el tejedor rudo y grave que trama la Figura que es Sagrada de vuestras vidas. Fijaos bien: de vuestras vidas. Ése es: el Camino del Dolor. ... Mas también hay otro Camino que os lleva a la Perfección, a la Felicidad; ese Camino que es el más Recto, es: el del Amor... el Amor Puro, Santo y Desinteresado, el Amor hecho Sacrificio, el Amor entregado en Sacrificio a la humanidad.
  18. ¿Veis, Mis Bienamados lo que es el Dolor y el Amor?... ¿por qué habéis escogido el camino más doloroso?... habéis elegido el camino más angustioso; pero, Yo os vengo Enseñando con Mi Ejemplo, el Camino del Amor.
  19. Yo espero que vos, Mis Amados, hayáis Comprendido este pensamiento y lo hayáis Grabado en vuestra Mente. Bendito seáis, Pueblo. Yo os Bendigo y os envuelvo en Mi Luz y en Mi Amor, Amor Santo, Amor Único, Amor Perfecto...
  20. Vengo enseñando a los hombres el Camino de la Vida Verdadero; os vengo Enseñando la Verdad; pero quiero que todos los hombres sean Comprensivos. Quiero Iluminar al mundo de los hombres. Sin embargo, en algunos, aún no es tiempo de esa Iluminación.
  21. Mas escuchad: En el mañana de vuestra vida, entre las ramas duras y las hojas secas que quitéis, iré lentamente Trabajando para que Escuchéis Mis Palabras Dulces y Comprendáis plenamente Mi Pensamiento. En el mañana de vuestra vida, entre las ramas secas que quitéis, surgirán los tiernos Brotes de las ramas Firmes de los Árboles Vencedores de las tempestades, ellos se abrirán más grandemente al Sol, al Gran Sol Espiritual, al Gran Sol de Sabiduría.
  22. ¿Qué quiero deciros en este pensamiento, Mis Bienamados?... Si habéis Entendido, Meditad grandemente en lo que os he dicho. ...
  23. Sí, Pueblo Amado, de vosotros surgirán estos brotes, estos tiernos Renuevos de los Árboles que hayan aguantado las tempestades y hayan sido flagelados y he aquí que nuevamente se abrirán al Influjo del Infinito Dios, del Infinito Padre, se abrirán a su Luz y recibirán de su Sabiduría Infinita de Espíritu a espíritu.
  24. Yo os Bendigo porque algunos habéis Comprendido a vuestro Maestro, habéis Amado a vuestros hermanos en pensamiento y con todo Cariño. Bendito seáis, Pueblo.
  25. He aquí el Resurgir de la Humanidad. He aquí la Regeneración de los seres humanos. He aquí que Florecerán estos Brotes, que se abrirán a ese Sol Universal, a ese Sol de Sabiduría.
  26. Mas, no temáis si andáis por el camino del dolor. No temáis, porque tenéis con vosotros la Fortaleza del Padre, Mi Fortaleza, porque Yo Soy Uno en Mente y en Espíritu con el Padre y he aquí que así os Estoy dando lo que es su Voluntad, porque Yo no hago más que la Voluntad del Padre y es por esto que invito a los hombres de Buena Voluntad que se acerquen a tomar este Pan de Vida, porque habéis oído en el principio de Mi Cátedra: Hay que dar al genero humano, a la existencia material: el alimento Substancial; sí, mas al espíritu, el Alimento Espiritual, la Riqueza de la que está ávido, de la que está esperando: La Liberación Eterna. ¿Habéis Comprendido, Pueblo Amado?...
  27. Estáis separados en mente, en alma y en materia. Mientras estéis separados así los unos de los otros, serán muy lento, demasiado lento para que alcancéis la Felicidad Suprema.
  28. Estáis separados, Amados Míos, estáis continuamente separados, llenos de egoísmos, de envidias, de rencores; sí, Mis Bienamados, mas aun así con todos estos errores os Amo y por eso os vengo Indicando el Camino Recto a seguir, Enseñándoos con Palabras de Amor; mas no sólo con Palabras, también os Enseñé con Obras de Amor en el Segundo Tiempo... y en este Tercer Tiempo, ¡Os vengo Enseñando tantos Conocimientos, Mis Bienamados!...
  29. He aquí, que fue Mi Voluntad que todos estos Recintos, estas Escuelas del Saber Espiritual, se Unificarán en Un Solo Congreso para daros Mis Altas Revelaciones, llevando allí a Mis Pedestales más Desarrollados, a los Aparatos humanos más Perfeccionados y Preparados, ¿y vosotros... qué habéis hecho para Cumplir Mis Órdenes?... ¿acaso os habéis Unificado?... ¿habéis Obedecido al llamado que hago a cada corazón, a cada mente?... De Cierto os digo: que muy pocos habéis Obedecido, os Enseñáis en un Recinto, en una pequeña Escuela, y no queréis saber más que de los Conocimientos que tenéis.
  30. De Cierto, os digo: que tendréis Revelaciones tan Grandes en este Recinto como en aquel y en otros más, cuando Mis Aparatos que Estoy Preparando estén listos, entonces Revelaré a las mentes, Conocimientos Maravillosos que no suponéis, que os darán la Tranquilidad, el Bienestar de que sois Acreedores; porque sois Acreedores de la Felicidad.
  31. ¿Acaso no creéis que sois acreedores a la Felicidad Eterna?... entonces, ¿por qué no Obedecéis?... ¿por qué no os Unificáis?... ¿por qué no os Unificáis a hombres más Capacitados para cambiar vuestras impresiones?... Porque Yo, Espiritualmente, entre vosotros mismos estaré siempre, Inspirándoos y Alentándoos con Infinito Amor, si tal hacéis.
  32. ¿Habéis Comprendido, Amados Míos, lo que os he querido decir?... ¿habéis Comprendido lo que en este Día de Gracia quiero que Sepáis y cual ha sido Mi Voluntad?...
  33. ¿Quién de vosotros ha Cumplido con el Mandamiento Supremo del Padre?... ¿quién de vosotros ha Cumplido con: “Amor a Dios sobre todas las cosas y a vuestro prójimo como a vos mismo."?...
  34. Algunos tenéis, ¡oh, Mis Bienamados, Mis Parvulitos Amados! Tenéis a los vuestros en el lecho del dolor y no os habéis ocupado en darles la Palabra Dulce de Consuelo y de Amor; os habéis olvidado de este Sagrado Deber y lo que no queráis que hagan con vosotros, no lo hagáis con los demás, Mis Bienamados.
  35. Entre vosotros existen grandes penas, grandes dolores, entre vosotros hay algunos de vuestros hermanos en el lecho del dolor; pero en ese lecho del dolor llegará la Felicidad, Cristo os lo dice. Y vosotros no podríais Percibir de esa Felicidad, de esa Intensa Felicidad, porque no habéis dado un poquito de vosotros mismos, de los Sentimientos de vuestro corazón, ni habéis dado la Palabra Cariñosa ni la Mirada Dulce que tanto necesita el que sufre.
  36. ¿Quién de vosotros quiere pasar estos amargos dolores solo, en la parte material, sin el Consuelo de vuestros hermanos encarnados, porque en la parte Espiritual tenéis grandes Compañías. Todavía no podéis Escuchar en vos mismo la Palabra Dulce, la Palabra Bienhechora, la Palabra Consoladora. No podéis todavía por vosotros mismos alcanzar a Escuchar ese Eco Dulce y Profundo en vos mismo y por eso necesitáis todavía de labios humanos que os Consuelen; y no podéis porque no queréis Participar de esa Dicha Suprema Universal, porque estáis dormido y no habéis querido Despertar, Mi Pueblo.
  37. Yo os hablo en General, tomad cada cual la parte que os corresponda, la que tanto necesitáis. Idla tomando de esta Enseñanza, porque es para cada Uno en particular y para Todos en general, para Todos y cada Uno de vosotros.
  38. ¿Qué Me decís, Mis Bienamados, de esta Enseñanza?... ¡Callen, callen vuestros labios, sí, si vuestro corazón no Siente lo que ha de decir... ¡Callen vuestros labios!... Si la Sinceridad no está en vosotros,... ¡callen vuestros labios! sí, mas Cristo, el Amor Divino que todo lo penetra y compenetra, sabe muy bien a quién o a quienes van dirigidas estas palabras. Sí, Mis Bienamados, Yo contesto a todos vuestros pensamientos. ...
  39. ¡Oh, Mi Pueblo! De Cierto os digo que Estoy Endulzando vuestra vida tan llena de obstáculos, la Estoy Endulzando Tiernamente; no os lamentéis, porque esa vida habéis escogido, Mis Bienamados. Mas el Amor del Maestro es con vosotros siempre, Ayudándoos en cada caída. Yo os levanto, en una y en otra caída, mas en todas vuestras caídas la Misericordia del Maestro es con el pecador, con el desobediente, hasta que todos lleguéis a Comprender que Debéis ser Obedientes a los Dictados Sublimes, Eternos e Inmutables de la Ley del Padre Dios.
  40. Mientras que erróneamente el hombre dirija su vida con su propio albedrío, tendrá que sufrir y tendrá que llorar; mas Bendecid el sufrimiento, Bendecid las lágrimas, porque son la Experiencia que vais Anotando en vuestro Haber para el mañana de vuestra Vida en lo material y lo Espiritual.
  41. Sí, Pueblo de Israel, Yo os Bendigo y os recibo, Pequeños Míos, porque sois de Mi Redil y en Mi Redil que es Luz, os tengo, mas a todos os Amo y os Ilumino constantemente. Bendito seáis, Amados Míos. Yo os escucho, Pueblo Mío, porque sois Ovejas de Mi Redil, Ovejitas que necesitáis de la Palabra Maestra, del Consuelo del Cristo, a las que os recibo y os escucho con Amor.
  42. Sois Mi Pueblo, el que Sentís el Amor del Cristo, por momentos. Que estáis a semejanza de Cristo por instantes. Y os digo, os digo en Verdad: Estos brotes, estas tiernas ramas que han soportado los vendavales y las tempestades, se abrirán al Sol de la Sabiduría, se abrirán Fragantes y Luminosos a ese Sol Magnífico de Vida Eterna.
  43. Fijaos bien, vosotros los que sufrís y los que lloráis: Si soportáis las tempestades y los vendavales Bendiciendo al Creador, os Abriréis cual Flor de loto a la Espiritualidad, os Abriréis a recibir de Espíritu a espíritu al Padre, os Abriréis para Recibir todas las Maravillas a las que sois Acreedores.
  44. Yo os Bendigo, Sentidme y Amadme; mas Amadme, Amando a vuestros hermanos, a aquel que os lastima, a aquel que os hace sufrir, a aquel que llamáis mendigo, Amándoles a ellos; pero desde el fondo de vuestra alma, con todo vuestro ser, y entonces Iluminaréis la Tierra y llegaréis a Unificaros con el Padre como Yo os Enseño a Unificaros con Él y a incorporaros con su Mente y Sabiduría Divinas.
  45. Tomad ese puñado de dolor y la herida de vuestro corazón y Analizadlo, Escudriñadlo, entrad a la cámara de la Razón y de la Conciencia y quedaos allí con él, todo el tiempo necesario. Examinad cuidadosamente vuestro propio dolor y sacad de él todo el Oro de la Experiencia que pueda traeros, que pueda daros vuestro Examen. Oro Espiritual; mas no moneda contaminada. Semilla Espiritual de Legítima Calidad. Elevad vuestra Razón hasta la Realidad. Estudiaos a vos mismo. Buscad en el dolor, la gran Lección de la Vida. El también os Enseña, es el maestro amargo que se manifiesta después en Dulzura, en Bienestar, cuando ha pasado la amargura y viene la Riqueza Espiritual al obtener el Tesoro del Conocimiento.
  46. Examinad con cuidado vuestra vida y no despreciéis a los ingratos ni a los pecadores. Yo no os desprecio a vos, y formáis parte de la humanidad, y sois ingrato y también sois pecador. Y vos también habéis herido los corazones de la misma manera que han herido vuestro propio corazón. Sin embargo, Conociendo todos vuestros defectos y todas vuestras heridas, vuestras lacras y debilidades, os Respeto, os Amo y no os aparto de los demás; os dejo con ellos para que Aprendáis los unos con los otros.
  47. Tomad vuestro dolor y no desperdiciéis el tiempo; Amadlo, porque vuestro dolor os hará Grande y Capaz de desarrollar las Potencias Espirituales latentes que hay en vos mismo, para que seáis el hombre que Sabe el Paso que da y por qué lo da y el que Sepa Conducir a los demás.
  48. La Sabiduría de Dios todo lo dispone Bien y no hay sufrimiento ni pena que no dejen en vos su Sabia Lección. Los dolores Engrandecen, no sólo las Luces del pensamiento; sino también las Potencias del alma y los Poderes del Espíritu; así los dolores son bien Aprovechados en su Estudio y si recibís de ellos la Lección que os dan; entonces, vos mismos Amaréis vuestros dolores desde cuando no erais nada; cuando fuisteis un poco, cuando fuisteis mucho y cuando dejasteis de ser para volver a ser. Filosofía de vuestra Vida, de vuestro Cambio, de vuestra Transformación.
  49. Analizad, Pueblo Mío, y que no os encuentren los acontecimientos en letargo, Analizad; y vos, que no Conocéis del Reino de la Paz porque no habéis Despertado vuestra Conciencia, porque os falta el Crecimiento del alma, el Desenvolvimiento de vos mismos; vos que no Conocéis de la Paz y tampoco Conocéis del Amor Verdadero y Sublime, ni de su Potencia, viviréis en el terreno de las suposiciones; mientras pasáis de Párvulo a Discípulo, viviréis en vuestra media Verdad y media mentira; media sombra y media Luz; mientras podáis despertar. Vivid así mientras sepáis resolver vuestros problemas. Vivid así, porque hay un tiempo para vivir así y otro para vivir en Plenitud de Conciencia de Hombre Despierto, hay un tiempo para ser niño; otro para ser joven, otro para ser hombre y otro para ser anciano.
  50. Estáis en el Tiempo del Aprendizaje; en el Tiempo del Desenvolvimiento Espiritual, en el Tiempo de la Preparación en materia y en espíritu. ¿pero, qué sabéis vos de lo que viene?... No se ha descubierto totalmente el misterio o drama mundial; mucho falta. Tomad de Mis Cátedras, la Fuerza necesaria para cuando venga el tiempo de vuestro desmayo, de vuestra debilidad. Tomad de Mis Cátedras la Luz, para cuando venga el tiempo de vuestro materialismo, porque muchos de los Míos se confundirán; muchos de los Míos Me volverán la espalda y los Creyentes de hoy, muchos serán los increyentes del mañana. Enemigos y negadores de lo que antes decían que Amaban... Anticipadamente Yo os Perdono; enemigos y negadores, porque los acontecimientos en la humanidad no vienen como vosotros queréis. Por eso no a todos os agrada Mi Doctrina; por eso algunos hacéis sufrir a vuestros familiares, como si tuvieran la culpa de vuestras sombras mentales, de vuestra reaciedad.
  51. Todavía estáis viviendo relativamente Felices en comparación de otras naciones y otros pueblos, y aún así no estáis Satisfechos. Cuanto falta; lo tenéis: agua, pan, luz, leche; tenéis Mi Amor y no estáis conformes. Y aquellos que no tienen pan, que carecen de todo y no escuchan Mi Palabra; que no tienen el Consuelo de escuchar las Frases Sublimes que llegan al corazón y Alientan la vida, son más Resignados que vos.
  52. Acostumbraos a Bendecir vuestro propio dolor, vuestro llanto y vuestras Alegrías; Bendecidlo todo. ¿No acaso, Yo Bendigo a la humanidad entera, sin distinguir a alguien?... Mi Bendición siempre es para todos; verdugos, criminales y a los pocos hombres y mujeres de Bien. El Amor de Dios siempre Bendice.
  53. Si vos sentís repugnancia por los actos de los demás; si sentís repugnancia de las acciones de los componentes del mundo... vos, formáis parte de esa humanidad. ¿Es acaso que sentís asco de vos mismo?... Todo lo que veis en vuestros semejantes, lo tenéis vos, en mayor o menor grado. Miraos en vuestro propio Espejo vuestra faz Interior, Moral y Espiritual. Ved en vuestro propio Espejo al otro ser que sois vos mismo y en vuestra cámara interna examinad vuestros pensamientos, vuestros actos y después de horrorizaros de los vuestros, horrorizaos de los ajenos.
  54. Pueblo Amado, ¿por qué salís a buscar defectos, si con los que vos tenéis para Estudiar os bastan. .... Preparaos porque tenéis mucho que Pensar para el año 1950, principalmente para el final, necesito vuestra Reflexión; necesito que Améis a la humanidad; que os Améis los Unos a los Otros. Necesito Prepararos.
  55. En la Historia de la humanidad debe estar la Historia Brillante del Espiritualismo, que debe tomar la más grande parte de los acontecimientos de la vida de los pueblos y de los hombres, porque Yo os digo: Mi Doctrina está llena de Exquisita Espiritualidad, Exquisita Divinidad y todo el mundo debe Conocerla, va directamente su Luz a quién la llame, Mi Doctrina es Grande, Sublime y todo el mundo debe Conocerla, para Corregirse y Restablecer el Orden en todo.
  56. Buscad la Paz, sed Consecuentes y Compasivos. Purificaos por medio de Mis Cátedras. Mi Cátedra es de Amor y va Purificando al pensamiento de los hombres para disponerles a una Vida Mejor.
  57. Vos no conocéis el Plan de Cristo, Mi Pueblo. El mundo de la media luz y de la media sombra, está lleno de comentarios; pero no sabéis hasta dónde quiero llegar con Mis Cátedras, Mis Cátedras no son para Justos ni para Perfectos, porque nunca daría una sola si esto de Mí esperáis, Yo Estoy dando Mi Evangelio de Amor Sublime; Estoy dando Redención a pecadores, por labios de pecadores.
  58. No creáis que las Facultades y Pedestales son Santos o Perfectos; no, Pueblo Mío, son humanos como sois vosotros. No tienen Superioridad sobre vosotros. Las Facultades, los Pedestales, solamente son hombres o mujeres que han nacido con estos Dones y que se disponen a Trabajar en Bien de la humanidad; pero sin Santidad ni Perfección.
  59. Y en esta Cátedra os digo: que las Facultades de este Lugar y de Otros, si quieren seguir el Buen Ejemplo, deben estar Estricta y Fraternalmente Unidas con los pueblos, porque el tiempo de la Hermandad es Necesario; el tiempo del Acercamiento es Preciso.
  60. Las Facultades y Pedestales están muy enfermos, más que nunca, porque son Sensitivos y porque Sienten a la Naturaleza enferma de guerra, de llanto, de drama sobre vosotros. Está Enfermo el Ambiente y como ellos son más Sensitivos, se Sienten enfermos la mayor parte de Ellos; porque la atmósfera está densa y pesada y la humanidad está respirando tragedia; porque la Tierra está pasando por un Tiempo de Juicio que ningún humano alcanza a Comprender su Trascendencia. El Gran tiempo de los tiempos que nadie entiende, fuera de los seres de Alta Luz, toda la Tierra y sus moradores están en Purificación, con todos sus ¡Ayes! de Dolor, faltándoles aún otros dolores y tormentos y la atmósfera de la Tierra se resiste.
  61. ¡Oh, Planeta de hálito enfermo! ¡Oh, Planeta de triste existencia! Tus moradores te han ensuciado, te han manchado; han enturbiado tu aura y tu aire; le han quitado la Pureza a tu existencia. Planeta Tierra, tus moradores te Limpian, por eso la humanidad sufre y llora.
  62. La humanidad buscará Mis Cátedras y de Cierto os digo: En la gran confusión mundial después de 1950, los Recintos que queden serán pequeños para contener a las multitudes que busquen la Aclaración de lo que antes fuera niebla, de todo lo que fuera turbación, y los pueblos turbados buscarán Claridad y vendrán a los Lugares que puedan; y aquellos que queden, por grandes que sean, pequeños serán si saben Sostenerse; mas para Sostenerse, necesitan Luchar mucho; y para Vencer y Triunfar, necesitan Valor y hasta quitarse parte de su pan para sostener sus Naves en aras del Ideal de Mi Doctrina, que os Conduce al Reino de la Inmortalidad, del Amor y de la Verdad.
  63. Vosotros necesitáis Amar la Justicia y la Bondad. Las multitudes necesitan Cátedras, ¿qué vais a hacer?... Los gobernantes necesitan Cátedras y el mundo entero necesita Cátedras, ¿y qué vais a hacer?... ¿qué Me vais a dar de vuestra Labor, Unida a la Mía?...
  64. Mi Labor, ya veis como es; es Gigante, Brillante, Vigorosa, Clara como la Luz; Mi Obra es así; así Mi trabajo, ¿y vuestra Labor, ya podéis compaginarla con la Mía?... Necesitáis comparar la labor humana con la Labor Espiritual y si todavía deja mucho que desear, trataréis de hacer lo que no habéis hecho antes.
  65. No Conocéis aún la Dicha de los seres Superiores que hacen Mi Voluntad, o sea, la Dicha de Mis Enviados, porque si vos Conocierais esa Dicha; si Supierais lo que ellos Saben, haríais desde esta noche un Santuario en vuestro corazón y en vuestra alma y dejaríais que en él penetrara la humanidad doliente; pero todavía sois reacio y duro; no Conocéis de las Manifestaciones Superiores y Sutiles, de las Manifestaciones que hacen Vivir: Amando y Repartiendo Felicidad a los demás.
  66. Por eso os recomiendo: Amar a la humanidad. Amaros los Unos a los otros; cubríos vuestras lacras mutuamente... porque, de Cierto os digo, que es Grande el Ser que, viendo vuestros pensamientos, os dice: Amados Míos, Hijos Míos, Mis Ovejitas, Mis Parvulitos, Mis futuros Discípulos, a pesar de ver toda la negrura y toda la maldad que encierran vuestros corazones, el Verbo de Dios no lanza acusaciones ni señala lacras; solamente tiene para vosotros estas Frases: "Amaos los unos a los otros, Amaos como Yo os Amo".
  67. Bien pudiera, pensáis, que en vez de esta Cátedra, señalara sus errores a cada uno de vosotros; mas cuando esto sucediera, sería otro el que hablara, no Yo. ...
  68. Si el que Todo lo Ve, el que Conoce vuestro Interior, El que sabe vuestros pensamientos, con vuestra crueldad y miseria, nada dice de vosotros, El que pudiera decir, nada dice... ¿por qué vosotros no sois así?... ¿por qué os empeñáis en destrozar dichas y vidas ajenas?...
  69. Iréis a buscar almas y dejaréis que vengan a Mi Doctrina cuantos pecadores quieran, y no despreciaréis a ninguno, porque antes de dedicaros a Mi Obra, necesito que seáis Incapaces de hacer sufrir a alguien por vuestra culpa. Os exijo, antes de ser devotos, que tengáis una Magnífica Conducta. Exijo no hagáis sufrir a los demás.
  70. ¿Por qué dejáis que solamente el viento seque las lágrimas de la humanidad?... ¿qué no tenéis Amor y Caridad para secarlas vosotros?... ¡Ah, humanidad que no Me entendéis ni Me sentís! Yo puedo más que el viento y que el sol. Venga a Mí, vuestro llanto para secarlo con Mi Amor, porque vosotros no queréis, no sabéis, no podéis ni siquiera Consolaros a vosotros mismos. Anémicos de la mente, del pensamiento; anémicos del alma, ¿hasta cuándo Serviréis en Mi Plan Mundial de Amor, como la Obra Elevada lo requiere?...
  71. Nada sabéis de lo que está por venir; pero Yo seré vuestro Médico y vuestra Medicina, si así Me buscáis. No sabéis lo que os falta llorar y sufrir, pedir y rogar, calmaros y esperar. Pero, Yo seré vuestro Médico, y vuestra Medicina, si así Me buscáis.
  72. Mi Pueblo, vos no Conocéis de la Piedad; tampoco Conocéis del Perdón. Vos no Conocéis de Levantar un paralítico y llevarle a vuestra casa, sin saber quién es. Primero investigáis su vida para poder darle un pedazo de pan. ¡Ay, de vosotros!... ¡Cuánta miseria tenéis en el alma!... ¡No habrá otro más pobre que vos, si no sois Capaz de tomar a un lisiado y compartir vuestro pan con él!... ¿Y sois vos, quien habéis oído Mis Cátedras?... ¿Vos, que sois incapaz de secar las lágrimas de aquél que llora, cuando Yo con Mi Amor he borrado las cicatrices de vuestro corazón?... ¿Adónde vais así, si no sabéis dar algo de vos mismo?... Y no sabéis dar algo, porque no Conocéis el Poder de la Bondad.
  73. Vosotros para hacer un Bien, necesitáis investigar y hacer ostentación; Yo en cambio, quiero haceros entrar a todos vosotros, sin excepción: al Reino de la Felicidad, al Reino de Dios, sin preguntar si sois Dignos. El Amor, dice: Venid a Mí, todos, que el mundo y el Universo entero tienen cabida en la inmensidad de la Grandeza de Mi Ternura y en la Dispensación de la Bondad de Dios.
  74. Es necesario que Aprendáis a Amar de acuerdo con vuestras condiciones; como sepáis y podáis; pero, Aprended a Amar para que dejéis de ser miserable.
  75. El Amor exige todo lo Sublime. Por eso os digo: Amad, ya podéis empezar, Amando a una flor, a una mariposa; dando Redención a una mujer; pero Amad con el espíritu que Preserva, que Salva a la materia de adversas circunstancias, es decir, Amando con la Sana Intención de Salvar la materia de los caminos equivocados, con las Buenas costumbres; apartando de ellos a los que por ellos van.
  76. ¡Ah, Pueblo Mío, si vos Me Comprendierais! Si vos supierais lo que vale Una sola de Mis Cátedras; si tomaseis una Cátedra y llegareis a un campo de batalla; y antes de la batalla, oyeran su Lectura, los hombres llorarían, se Arrepentirían... y mirad cómo a vosotros ya no alcanza Mi Palabra a Conmoveros, ¡Ah, corazones duros, acostumbrados a la Potencia de Mi Amor Manifestando la Luz Redentora! Ya estáis adormecidos como los niños Mimados que cansados se duermen en los brazos maternales, arrullados con los cantos y Caricias; así sois vosotros, acostumbrados ya a Mi Amor y a Mi Ternura; Olvidáis que Yo os he hecho Blancas las horas negras de vuestra existencia; y Mi Palabra, ya no es capaz de hacer brotar de vuestros ojos el llanto, Yo quisiera que vierais a otros faltos de Consuelo, el efecto que haría en ellos, el Escuchar la Palabra del Mesías.
  77. Pequeñitos de entendimiento, ¿cuándo vais a Crecer en espíritu?... ¿cuándo vuestro espíritu será tan Grande y Potente que domine el alma y en el cuerpo Brille?... ¿cuándo empezaréis a hacer Cumplir las Palabras de Mis Cátedras, que se Cumplan los Mandamientos, los Preceptos y los Estatutos que os Rigen en todas las Agrupaciones Espiritualistas?...
  78. ¡Ya no hay tiempo qué perder! Empezad desde luego a Cumplir la Ley de Amor y de Armonía, Saturaos de la Bondad; y entonces humanidad, os acercaréis más al Ritmo de Mi amor Acariciador y Yo podré Servirme de vos, según sea vuestra Disposición, según sea vuestra Buena Voluntad.
  79. Cooperad Conmigo; el Cristo necesita hablarle al hombre, sin cansarse nunca; repetirle de distintas maneras la Cátedra, que habla de Amor Inmortal y Potente, Salvador y Brillante; de un Amor Celeste que aún no sabéis Sentir ni Entender. ...
  80. Era Yo Aquel que cruzando el desierto y hablando la Palabra de Dios en la arena Me dirigía al mismo animal para que recibiera de la Bendición de Mis Frases. Era Yo, Aquel que caminaba con la planta cansada y quemada por el sol, sobre las arenas candentes. Era el que buscaba a las almas, y el que sigue buscándoles todavía para Acercarlas a Dios.
  81. Han pasado los siglos, y en la transición de dos Eras está la humanidad, Una que termina, la Era que llamáis Cristiana y otra que comienza, la de la Luz o del Espíritu Santo. Y el incansable Maestro sigue caminando por las candentes arenas del desierto de vuestro corazón, Brillando en Espíritu y Verdad, para daros su eterna Enseñanza de los siglos, de los Tiempos, de distintas maneras, por distintos cerebros, en varias lenguas... la del: “Amaos los Unos a los Otros."...
  82. Soy Yo el que os ha hablado siempre de Dios, desde vuestras primeras encarnaciones; ya con el Rayo de Mi Luz, enviándolo hasta vuestro Interior, hasta vuestra Conciencia, o ya convertido Mi Pensamiento en Palabra dando Cátedra externa para que la Escuchéis; pero Soy Yo el mismo de siempre, el que siempre ha Brillado, en la montaña, en el Sermón de la montaña, en las calles y en las sinagogas con los sacerdotes. Soy aquel que no se ha cansado y que tanto os ha repetido qué es lo que debéis llevar en el alma.
  83. Soy Yo, el Consolador Prometido por Jesús de Nazareth en el Segundo Tiempo, Soy el Espíritu de Verdad, el Cristo que os Prometió Volver, en este Tiempo de Grande Tribulación; Soy Yo, el Verbo, el que Encarnó en el Cuerpo Purísimo de Jesús; Soy Yo, el Maestro de maestros... Llamadme como queráis, pero entre vosotros Estoy Vibrando en Altitud para dar a los hombres lo que cada cual necesita.
  84. Decidme, ¿qué habéis Aprendido?... ¿se ha Grabado en vuestro corazón de roca o granito, un Rayito siquiera de la Luz que Mi Amor os ha dado?...
  85. Soy Yo, Aquel que os ha pedido el Agua, la que no habéis podido dar a vuestros semejantes: Agua de Amor, de Caridad, de Comprensión, de Fe y de Misericordia. ...
  86. En Verdad, en Verdad os digo: El Agua Purísima que corre por el Gran Desierto de la vida humana, Purificará y Limpiará cuanta mente y cuanto obstáculo encuentre. ... Es el Agua de Gracia, de Sabiduría, Agua de Vida que brota del interno de cada quien en este desierto de la vida humana.
  87. La humanidad está sedienta del Agua Cristalina de que os hablo; la buscan unos en los otros; pero pocos la buscan en sí mismos, para saciarse ellos, Dando a los demás. Todos quieren recibir, pero no Dar; ellos tienen sed, Dadles vos, del Agua de vuestra Fuente Interna. No agotéis vuestra Bondad, vuestra Comprensión, vuestra Misericordia, que es vuestro Deber Dar y nunca dejar de Dar.
  88. Haced que estas Mis Cátedras que forman Mi Tercer Testamento, lleguen hasta los confines de la Tierra, mas antes haced que sean Corregidas para que puedan ser Reproducidas y Multiplicadas en su número, para que formando El Gran Libro de la Vida, vuelen a diversas naciones y lleguen a todos los hombres por los diversos caminos.
  89. Mi Enseñanza es el Agua que da Vida Eterna Ésta es la mejor Agua que podéis darles a los sedientos de Amor y de Verdad. Podéis darla como Agua, como Pan, como Luz, como Mensaje del Amor de Dios, del Verbo Luz, del Cristo de las Edades, del Mesías Verdadero, como queráis llamarme. Yo Soy el Ser Manifestado, Yo Soy el Maestro de todos los tiempos; la Luz de todas las existencias del hombre que Evoluciona. ...
  90. Pero vosotros, no Cooperáis Conmigo, tenéis escondidos los Tesoros Espirituales; mientras otras naciones y esta misma Nación, se quedan sin Cátedras, sin Mensajes, sin Agua, sin Dirección, sin Palabra de Consuelo y de Aliento, destrozándose los unos a los otros; derramando su sangre inútilmente.
  91. Esto que os Sirva de Saber, Pueblo Amado. Tened Piedad de vos mismo en el gran Día que separéis la carne del espíritu.
  92. Sois vos, Mi Pueblo, el que debéis Ayudar a facilitar para que todos tengáis de Mis Mensajes. Todos aquellos que estén a vuestro alcance, y los que estén lejos.
  93. Porque decidme: ¿Qué vais a hacer de Provecho y qué Bien en vuestra Vida Verdadera, en vuestra Vida de espíritu en el Alma?... Pensad todos los días en vuestras acciones y haced un Balance de vuestras obras: Si habéis hecho más obras Buenas que equivocadas, si sois Activo o pasivo, si os encontráis negativo o Positivo, el Padre os Da a vos para que Deis a los demás. Pero, tened Piedad de vos mismo. Nadie sabe cuando se le llega su momento; si en el nuevo día abrirá nuevamente sus pupilas.
  94. Lo que el hombre tiene, cree que le pertenece; pero debe Saber que Todo Es de Dios y le será recogido cuando menos lo piense. Ni los cabellos de vuestra cabeza, son vuestros. Ni la tierra que pisáis, es vuestra. Vos mismo no sois vuestro; sois de Dios. Vos no necesitáis tener propiedades de poca duración, vuestro Reino, no es de este Mundo. ... Yo os dije un día, que Mi Reino, tampoco era este mundo; y ahora, os digo lo mismo. ...
  95. Espiritualizaos y sed Feliz con la Espiritualidad alcanzada a base de Esfuerzo... repetid Dichoso esta Frase: “¡Estoy Trabajando para Mi Reino; Estoy Fincando, Edificando Mi Reino!"... pero Escuchad Mi Pueblo: De las ruinas de vuestra vida humana y en las ruinas de vuestra misma vida; Levantad ahí el Reino Superior del hombre, con Amor... con Buena Voluntad: Reconstruid en Ruinas.
  96. Si alguno de vosotros, Me alcanza a Comprender, que Reconstruya en ruinas. El que pueda que lo Haga, que empiece a Hacerlo desde este instante. Si Me habéis Entendido, Yo os veré en Mi Reino, aunque pasen edades planetarias, porque haréis cuanto el Amor Dicta... y vosotros vendréis a Mí. ...
  97. Hay muchas mentes en esta noche; pero no quiero que conteste el intelecto del hombre, que en estas Lecciones Espirituales puede equivocarse. Quiero que conteste el espíritu del hombre Intuicionado, del ser Interior, y Me diga: ¿cómo va a Reconstruir en ruinas?... Meditad en lo que os pregunto, Yo espero porque es preciso escuchar algunos, a aquellos que más tarde serán Discípulos.
  98. De Cierto y en Verdad os digo que, Reconstruir en ruinas es: Olvidar las ofensas, Amar y Perdonar; Sustituir los defectos, por Cualidades; los errores por Aciertos y las pasiones, por Virtudes. ... Bien, ¿habéis Meditado si en vuestros Pensamientos ha Brillado la Luz de esta Verdad?...
  99. Por cada Pasión, Construid una Virtud; ya sea en vuestros semejantes o en vos mismo. Buscad en cada defecto su Contraparte y procurad Alcanzarla. Por cada pasión buscad y encontrad la Virtud correspondiente, por cada defecto una Cualidad; si esto Me ha querido decir vuestro espíritu; Yo Bendigo a vuestro espíritu y a vuestra mente. Si esto ha querido decir vuestro pensamiento, Yo Soy Luz a vuestro pensamiento y con Ternura y Amor, os digo: Cambiad las pasiones por Virtudes, los defectos por Cualidades y Construiréis vuestro Reino y en El, Nos Encontraremos. ...
  100. ¿Habéis Comprendido, Pueblo, lo que es Reconstruir en ruinas?... Poco a poco iré entresacando y señalando quién debe Trabajar Conmigo en la Construcción, donde antes eran ruinas.
  101. De Cierto os digo: Habrá quienes quieran exterminar Mi Obra, aniquilarla... pero muchos de vosotros la defenderán y Me Serviréis en Ella.
  102. Yo os Enseñaré para que cada uno Sepáis Oficiar delante del Verdadero Altar; para que ya no os confundáis más, ni os perdáis en la ignorancia, debido a las malas interpretaciones que las religiones dan a Mi Ley.
  103. ¡La Luz Divina de Mi Espíritu, es entre vosotros!... Aún es tiempo de que Oréis y os Preparéis para vuestro Cumplimiento. No esperéis que Mi Justicia os toque, no esperéis que el dolor y la guerra os azoten como aquellas naciones hermanas vuestras que están ensangrentando los campos y dejando desolados los hogares. Sostened con vuestra Oración a esta Nación Escogida y no queráis verla destruida como lo fue Jerusalén.
  104. Cultivad con vuestras obras, un Jardín en el que las Rosas y las Flores sean de Perdón y de Amor, de Oración y Caridad. Ese Jardín comenzará en vuestro corazón y terminará en vuestro espíritu.
  105. Dedicad unos instantes del día a la Meditación, dejad que se Eleve vuestro espíritu sobre las flaquezas humanas para que Mi Inspiración llegue a vosotros.
  106. Mirad, Pueblo, que durante el Tiempo de esta Mi Tercera Comunicación Divina, no os he permitido tener libros en vuestras manos; y no porque os Estoy dictando las Lecciones de Mi Enseñanza, penséis que ya tenéis el Conocimiento necesario, ya que debéis Entender que sólo por medio de esa Inspiración Espiritual y Divina obtenida por la Preparación en vuestra Meditación, podréis recibir la Luz de la Verdad.
  107. En este Tercer Tiempo, vosotros no caminaréis con vuestro libro bajo el brazo, pensad que llegará el momento en que tendréis que dar Testimonio de Mi Verdad ante las Multitudes y necesitaréis recurrir al Libro Espiritual que Estoy Grabando en vuestra Conciencia. Tendréis que Aprender a Leer en ese Libro Invisible, para que no se turbe vuestra mente; saber penetrar en vos mismo, para que la Voz de vuestro espíritu, pueda brotar por vuestros labios.
  108. Mirad que toda religión y toda secta se preparan, porque presienten la proximidad de la Gran Lucha, en Ella os encontraréis; sin embargo, debéis estar Preparados, porque buscaré vuestro Entendimiento Espiritual para Manifestarme ante todos ellos.
  109. Hoy todavía os contemplo débiles, porque si a cambio de vuestra Caridad recibís la ingratitud de vuestros hermanos, habéis llorado en Silencio y Me habéis dicho: -¿Ésta es la cruz que has puesto en mis hombros?... a lo que Yo os contesto con otra pregunta: ¿Ya olvidasteis el Ejemplo de Jesús entre los hombres?... Cuando el mundo os hiera no lo acuséis ante Mí, Compadeceos de él y Orad y Yo cerraré todas vuestras heridas.
  110. Dejad que los hombres os contemplen pequeños. Si sois Humildes, Yo os haré Grandes de espíritu. Callad siempre que podáis ante el necio; pero Trabajad intensamente. Dad testimonio de Mí que Yo también daré Testimonio de vosotros.
  111. Si vuestro espíritu Experimenta la necesidad de Elevarse, es porque hay instantes en que se siente extraño en este mundo, en que se siente como extranjero. Comprended que su Verdadera Patria, su hogar está Más Allá de este mundo.
  112. He venido a abrir el Entendimiento de los torpes e incultos, para que puedan recrearse con la Interpretación de Mi Palabra. He venido a abrir los Ojos de los ciegos a la Luz de la Verdad, para que se Purifiquen de sus pecados al Sentirse Amados de su Maestro.
  113. Interpretad Justamente Mi Enseñanza. No penséis que Mi Espíritu pueda Gozar viendo vuestros sufrimientos en la Tierra, o que Yo venga a privaros de todo lo que os es Grato, para gozarme con ello.
  114. Yo vengo a haceros Reconocer y Respetar los Dictados de la Ley de Dios, porque son Dignos de vuestro Respeto y de vuestro Acatamiento y porque Obedecerlos os traerá la Felicidad.
  115. Os enseñé a dar a Dios lo que es de Dios y al César lo que es del César, mas para los hombres de hoy, sólo existe el César; y a su Dios y Señor, nada tienen que Ofrecerle.
  116. Los Recintos sólo son la Escuela y Mis Discípulos no sólo deberán concretarse a Explicar la Ley; sino a Lograr que la Humanidad Comprenda que la vida es el Camino en donde debe Aplicar lo que en la Ley Divina haya Aprendido, poniendo en Práctica Mi Doctrina de Amor.
  117. El que sólo escucha la Lección, el que se ha conformado con asistir a la Cátedra de Mi Enseñanza y ya con ello cree haber Cumplido con su Deber, está en un grave error, porque si aprendió de memoria la Lección que le fue Revelada y no la puso en Práctica, ni Cumplió para con su Maestro, ni para con sus hermanos, ni aun para consigo mismo, fue tan solo un discípulo que habiendo creído Entender la Lección de Mi Enseñanza olvidó lo más importante de Ella, o sea, llevar a la Práctica, el Amor, el Perdón, la Caridad, la Paciencia, la Fe y todo cuanto de Bueno encierra y Aconseja una Lección Divina.
  118. Pueblo Amado: Aprended a ser el último, para que seáis el Primero ante Mí, os quiero Humildes de corazón, Sencillos y Virtuosos. No os dejéis seducir por las falsas glorias de la Tierra que sólo sirven para desviar al espíritu del Camino Verdadero o para estacionarlo haciéndole perder un tiempo Preciso y muy Valioso para su Adelanto Espiritual.
  119. Buscad siempre el sitio donde podáis ser más útiles, prefiriéndolo siempre a aquél que os haga aparecer como más notables.
  120. No seáis vanidosos ni frívolos, no améis los primeros lugares como lo hacían los fariseos para lograr enseñorearse ante el pueblo y que éste les hiciera honores.
  121. El espíritu Verdaderamente Elevado no mancha su alma con esas miserias, porque le repugna la ostentación, el halago y la adulación.
  122. El que Cumple con la Ley de Dios, Aplicándola a la Vida Espiritual y a la humana, le basta y aun le sobra con la Paz que del Padre Celestial recibe después de cada una de sus obras.
  123. Buscar los mejores lugares, las miradas y los halagos es amarse a sí mismo antes que a todo lo demás y eso es estar muy lejos del Cumplimiento de la Ley de Dios. ¿No os dije: “Amaréis a Dios antes que a todo lo creado"?... Eso es lo Primordial, ese es el Sentido del Primer Precepto. ¿No os dije: “Y Amaréis a vuestros semejantes como a vos mismo."?... Eso es lo Segundo que debéis hacer. ... Ved entonces, como vuestro amor propio debe ser el último y nunca el primero.
  124. ¡Humanidad!, este Pueblo pobre y humilde, pero Celoso de Mi Ley y Fuerte contra las pasiones del mundo, no ha sido Preparado por hombre alguno. Estas multitudes que Gozan haciendo el Bien, a las que Iluminan la Inspiración y saben llevar a los corazones el Mensaje de Paz y la Gota de Bálsamo, no han sido enseñadas por maestros o ministros de ningún culto de la Tierra. Porque de Cierto os digo: que en este Tiempo, no existe un solo hombre en vuestro mundo, que Sepa o que pudiera Enseñar el Culto a Dios, bajo la Verdadera Espiritualidad.
  125. Entended: que no es en el esplendor de los ritos o de las ceremonias, ni en la riqueza o en el poder Terrenal, donde Radica la Verdad, que por ser Humilde y Diáfana, busca como Templo a los Corazones Limpios, Nobles, Sinceros y Amantes de lo Puro... ¿Adónde están esos Corazones? Cristiana se nombra una gran parte de esta Humanidad, sin Saber siquiera lo que Significa la Palabra: “Cristo"... ni Conocer: el "Sentido" y la "Esencia" de Mi Doctrina.
  126. ¿Qué hicisteis de Mi Palabra, de Mis Ejemplos, de Mi Doctrina que os di en aquel Tiempo?... si sois actualmente, hombres más Evolucionados que los de aquella Era. ¿Por qué no lo demostráis con las Buenas obras de vuestro espíritu?... ¿acaso creéis que esta vida humana será eterna o pensáis que sólo debéis de Evolucionar por medio de las ciencias humanas?...
  127. Yo vine a enseñaros el Verdadero Cumplimiento de la Ley, a fin de que Convirtieseis este mundo en un Gran Templo donde se Adorase al Verdadero y Único Dios, donde la Vida del hombre fuese una Constante Ofrenda de Amor a su Padre Celestial, al que debiera Amar en cada uno de sus semejantes, Rindiendo así Tributo a su Creador y Maestro.
  128. ¡Y ahora que He vuelto a los hombres! ¿Qué es lo que encuentro? La mentira y el egoísmo, han sustituido a la Verdad y a la Caridad; la soberbia y la vanidad, en vez de la Mansedumbre y la Humildad; la idolatría, el fanatismo y la ignorancia, en vez de la Luz, la Elevación y la Espiritualidad; el lucro y la profanación, donde sólo debería existir el Celo y la Rectitud; el odio y la guerra desatada entre hermanos, han sustituido a la Fraternidad, la Paz y el Amor.
  129. Mas Yo llegaré a Mi Templo para arrojar de ahí a los mercaderes como lo hice en el Segundo Tiempo, en el Templo de Jerusalén, y les diré una vez: "No hagáis de la Casa de Oración, una casa de mercado."... Enseñaré a los hombres para que cada uno sepa Oficiar delante del Verdadero Altar, para que ya no se confundan más ni se pierdan en la ignorancia, debido a las malas interpretaciones que dan a Mi Ley.
  130. El Maestro os dice: “El Ministro: es el espíritu. Siendo el Altar: el corazón. La Oración: es el pensamiento Elevado. Y la Ofrenda: son las Buenas obras que podáis presentar ante Dios.
  131. Cuando sintáis que la Caridad y el Amor hacia vuestros hermanos es una Realidad, entonces formaréis vuestra Verdadera Vida.
  132. ¿Cómo no ha de Comprender el mundo que: el corazón, no es tan solo un órgano insensible y que el espíritu, es más que la materia?...
  133. ¿Cómo no ha de Comprender que: la Inspiración, es más Valiosa que las imágenes que el hombre ha forjado para representar lo Divino; y que las Buenas Acciones con las que deis Testimonio de Mi Ley, son más Meritorias que los más valiosos bienes Terrenales?...
  134. De cierto os digo que si queréis salvar vuestra Fe y así evitar que vuestro espíritu zozobre en esta tempestad, debéis de Construir Espiritualmente vuestro Templo. Dejad que Mi Reino descienda a vuestro corazón, contra su Luz nadie puede luchar. Veréis entonces, cuando pase el torbellino, cómo espiritualmente se levantará, Invisible; pero Fuerte y Grande, el Templo Indestructible, cuyos Cimientos estarán en vuestro corazón.
  135. Cuando esta Humanidad se despoje de su materialismo y comience a Reconocer lo alejada que ha vivido de Mi Ley, dirá desde su corazón: -¡Cuán necios y torpes hemos sido los hombres al entregaros voluntariamente a las pasiones, para luego ser esclavos de ellas!...
  136. Ahí está el Monte Espiritual desde el cual el Padre os ha mostrado su Ley, Subid por el Sendero que os he Señalado; la Tierra de Promisión, se encuentra con sus Puertas Eternamente Abiertas, en espera de las multitudes; a las cuales, les está brindando Paz y Bendiciones.
  137. Cuando el hombre haya descendido al fondo del abismo y cansado de luchar y sufrir ya no tenga fuerzas para Salvarse a sí mismo, verá maravillado cómo surge del fondo de su misma flaqueza, de su desesperación y desengaño, una Fuerza desconocida que es la que Emana de su espíritu, el cual, al darse cuenta de que ha llegado la hora de su Liberación, utilizando sus Dones y Atributos a la Luz de su Conciencia, se levantará de los escombros de un mundo de vanidades, de egoísmo y de mentiras para decir: -Ahí está Cristo, el repudiado, Él Vive; en vano le hemos querido matar a cada paso y en cada día; Vive y viene para Salvaros y darnos todo su Amor. ... Ésa será la hora, en que el espíritu del hombre Reconozca que para lograr la Verdadera Grandeza Espiritual, así como una Vida Elevada en la Tierra, no existe otra Ley que la de Dios, ni más Doctrina que la que os di y que os doy en la Palabra de Cristo.
  138. Analizad vuestros conflictos, Estudiad los problemas que os afligen, y luego poned en Práctica Mis Mandamientos y Mis Máximas, y veréis cómo en Ellos, puede encontrar la humanidad la Solución de todos los problemas que le afligen.
  139. Mas, como no os sentís Capaces de llevar a la Práctica las Palabras y los Ejemplos que en el Segundo Tiempo os diera como Divino Maestro; será Menester que el dolor, el cual también es maestro, se acerque a vosotros para Persuadiros de vuestros muchos errores, para Sensibilizaros y además para Doblegaros en vuestra necia rebeldía. Me preguntáis: -¿Por ventura Tu Palabra no tiene el Poder suficiente para Persuadirnos de nuestros errores y Salvaros, evitándonos el tener que pasar por el Crisol del dolor?... y Yo os digo: Mi Palabra, tiene más Fuerza de la que pudierais llegar a suponer; mas si el que Me escuchase quedara Transformado al instante, sin Esfuerzo alguno de él mismo, tan solo por el hecho de haberme escuchado, ¿qué Mérito tendría eso, de vuestra parte?... Es necesario que aquél que la Escuche, ponga Fe, Voluntad, Esfuerzo y Amor. Entonces habrá un Mérito Grande, cuyo Premio o Galardón será el de no Sentir el dolor, porque ha tomado como Norma Mi Ley y Mi Doctrina de Amor.
  140. Israel, ¿estáis Contento, Pueblo Mío? ¿Vuestro corazón está Tranquilo, Mi Pueblo?... Entonces, abrid las Puertas de par en par de vuestro corazón, porque Yo voy a Derramar la Verdad Maravillosa del Amor y llenar de Mi Efluvio ese corazón hasta el último pequeño rincón. Lo llenaré de Mi Amor Sublime, para que a la vez Deis, cuando haya necesidad de Dar Amor. Si os Disponéis, Mi Pueblo, entonces todavía podéis salir del camino del dolor en que os encontráis, para entrar en el Camino de la Felicidad.
  141. Dos caminos Existen para el hombre, ya os lo he dicho: el camino del Amor y el del dolor, los dos os llevan hacia la Felicidad Eterna, escoged Mi Pueblo, escoged el camino que queráis por vuestro Libre Albedrío.
  142. Paz a los hombres de Buena Voluntad, Paz a los de corazón Tierno, Paz a las mentes Limpias y Paz a las mentes turbadas. Amados, Mi Paz os dejo, Mi Luz os Doy, Mi Luz os Ilumina para Conduciros hacia el Reino del Padre. Sea Mi Bendición en vos y en todo lo Creado.

¡Mi Paz, sea con vosotros!...