Cátedra 1884a50 H1

De Wiki Espiritualista
Saltar a: navegación, buscar

CÁTEDRA DEL DIVINO MAESTRO

SEXTO SELLO: LA SABIDURÍA DIVINA

TERCER TESTAMENTO: 1884-1850

DOCTRINA ESPIRITUALISTA

TEMA: LA DIVINA PRESENCIA.


  1. He aquí una vez más la Omnipresencia de mi Pensamiento la Omnipresencia de mis efluvios espirituales, la Omnipresencia de mi Amor, la Omnipresencia de mi Luz. He aquí una vez más la palabra que purifica, la palabra que enseña la palabra que cura, cuando se, sabe analizar la palabra, sentir la palabra y entender la palabra.
  2. He aquí la palabra que es lo que el hombre todavía no puede comprender, es más de lo que la humanidad ha creído que es mi palabra. MI PALABRA ESTA SIMBOLIZADA POR EL FUEGO DE AMOR, POR EL AGUA QUE LIMPIA, POR LA LUZ QUE ILUMINA, POR EL PODER QUE DA LA FUERZA Y POR MÁS COSAS AUN. POR LA SABIDURÍA, QUE VOSOTROS EN VERDAD NO ENTENDÉIS DE ELLA, TODAVÍA, NI PEQUEÑOS REFLEJOS. MI PALABRA QUE VA A VUESTRO CORAZÓN, MI PALABRA QUE VA A VUESTRO ENTENDIMIENTO Y QUE VA A VUESTRA ALMA.
  3. He aquí una vez más, ha llegado la hora, mi hora para estar vos y Yo unidos por medio de, la sensibilidad vuestra y del Amor mío, porque el que es sensible siente la Cátedra completa, siente la Cátedra Verdad, la Cátedra de la Palabra, la Cátedra eterna que Yo estoy haciendo sentir en él.
  4. Repitiéndose así la sensación de mi palabra amorosa y haciendo oír la cátedra que le conforta y le llena, porque lo roza y haciendo oír la cátedra que le conforta y le llena, -porque lo espiritual siempre es sublime- he aquí el día que pudierais sentir vosotros con el corazón abierto, con el entendimiento dispuesto, el significado maravilloso de un ¡hosanna! de mis, consejos o de mis enseñanzas, ese día, ni habría enfermos ni habría ignorantes, ni habría sombra en vuestro mundo.
  5. Ni ayes de dolor, ni lágrimas a raudales, porque solamente con una de mis enseñanzas es para vos la salud, la Luz, la fuerza y el saber, pero de ésas -una sola de mis enseñanzas- la habéis oído, pero nada más la habéis oído.
  6. Yo quiero saturar vuestro corazón y vuestra vida, pero quiero saturarla del Hálito del Espíritu Santo que está rigiendo en este Tercer Tiempo para hacer del hombre receptivo, un vehículo de manifestación.
  7. Quiero que entendáis, que sintáis una sola de mis enseñanzas, y tendrá el pueblo que la haya oído, una vida diferente y cambiada, porque las enfermedades no tendrían razón de ser en vos, ni las sombras ni las dificultades. Solamente con esa enseñanza que Yo os he dado últimamente, porque estoy dando las enseñanzas mayores y fuertes por este aparato, porque entre menos sea su duración en la materia, más fuertes serán las Cátedras por irradiación que ella recibe.
  8. Entonces en estas cátedras fuertes, Yo os he dicho una palabra, una enseñanza y basta ésta, para alejar todos los males y para atraer con ella todos los bienes.
  9. Os he dicho, LA SANTA VIDA DE LA DIVINA PRESENCIA, nada más con eso. Si vos analizarais así la Santa Vida en la Divina Presencia de mi Padre Creador, que está como vida en vos, porque una de sus manifestaciones es la vida, la vida consciente en vos.
  10. Solamente con esa vida, dejarías pasar por toda la circulación de vuestra sangre, la circulación del que mora en vos, del que vive en vos, de la Omnipresencia, porque la Santa Vida y la Omnipresencia, no son dos potencias, es una sola.
  11. Entonces, podríais decirle: -¡OH! SANTA VIGA QUE ESTÁS EN MÍ, Santa Vida de la Omnipresencia que estás en mí, tu que me estás haciendo vivir, porque late mi corazón, porque siento mi pulso, tú estás en mí.
  12. En vos está la fuerza, porque sois todo lo que el hombre necesita que sea en el hombre. Sois salud y sois sabiduría, sois poder, sois Amor y pedid que estéis en Él, ahí está vuestro nombre.
  13. Vos diréis el nombre que ahora tiene vuestro cuerpo y hablaréis así, para regar vuestro cuerpo por dentro y por fuera de las santas emanaciones de la vida, de la Santa Vida. Escuchad el latido de vuestro corazón y sentid que ahí está haciendo trabajar la Santa Vida, y la Santa Vida es la manifestación de Él.
  14. Sentid que en vuestro corazón que está latiendo, hay un director, hay una fuerza que el corazón recibe y una inteligencia que lo dirige y lo guía, ES ÉL ES LA SANTA VIDA. Entonces, Él iluminará vuestra mente en tal forma que llegaréis a sentir sabiduría, porque precisamente os convertís en receptáculo de Él.
  15. Si todas las mañanas, organizando vuestra vida o todas las noches organizando vuestra vida como más os plazca, como más podáis, dejaseis un cuarto de hora o diez minutos para considerar la Santa Vida en vos, la Santa Presencia de la vida, -no, mi pueblo- no seríais el que sois, porque vuestra inteligencia brillaría y os bastaríais para resolver todos los problemas de vuestro hogar, de vuestra vida y de vuestra familia.
  16. Porque cada uno que sienta esa Santa Vida, es el discípulo adelantado, el espíritu despertando o ya despierto, y entonces ya hay una unión directa conmigo.
  17. La puerta que nos separa se abre, entonces vos y Yo estamos unidos y entonces podéis tener la Conciencie Crística que es la Suprema Conciencia de la Unidad para que Yo manifieste a mi Padre Celestial, como vos me manifestéis a Mí.
  18. Si, como en este momento en que este aparato está manifestándome verbalmente en la palabra espiritual, que no pensareis que viene de su mente, sino viene de Mí y entonces les diréis a los increyentes en qué forma se curan los enfermos y en qué forma se tiene conocimiento y en qué forma se sabe todo lo que se quiere saber y se evoluciona y en qué forma se acaban los pesares y los dolores.
  19. Les diréis: -sientan la Divina Presencia, en el cuerpo y en cada órgano del cuerpo, trabajando, rítmicamente, trabajando armónicamente, está trabajando El ahí.
  20. Eso podéis pensar, ¡más ese soy Yo, manifestando la vida de mi Padre, porque Yo sigo manifestando al Padre, porque soy, fui y seré el Manifestador del Padre. SOY EN VOS COMO MI PADRE EN MÍ.
  21. Entonces podréis sentir que Él mientras que vos dormís, el en Mí está restaurando la salud de vuestro cuerpo está sintiendo y sabiendo lo que vos necesitáis, para daros, para entregaros.
  22. Porque no olvidéis, que el que es mucho espíritu, ya no es un hombre corriente de la Tierra, es mitad hombre y mitad ángel. Aquel que tiene mucho espíritu tiene mucho que poseer. Aquél que tiene mucho poder es porque lo ha tomado de Mí y Yo lo he tomado de mi Padre; y aquél que ha tomado de Mí la grandeza, está unido a mi Padre y a Mí, PERO PARA ESTO SE NECESITA QUE HAGÁIS PROFUNDOS ESTUDIOS.
  23. Mi Voluntad sería, -si vos me obedecierais- pero he aquí que no me obedecéis, que se formaran centros de comunicación para comunicar cristianamente al mundo la relación de la salud y de la felicidad que tenéis vos con la Santa Vida y con la Divina Presencia.
  24. DEBERÍAN FORMARSE ESCUELAS PARA ENSEÑAR ESTAS COSAS DEL CIELO, ESTAS COSAS PROFUNDAS Y MAGNÍFICAS. UNA ESCUELA QUE ESTUDIARA SIEMPRE QUIERA CADA SEMANA, UNA CLASE DIFERENTE.
  25. Humanidad, si por todas las razas, por todos los países, por todos los lugares se oyera la palabra:- el yo soy espiritual: -Ya llegó la vida del humano el yo soy espiritual- ya habría despertado en ellos como está despertando en otros y en otros países.
  26. Que se conociera de la Santa Presencia y se utilizara la Santa Vida, para la salud y entonces sí habría sanos de cuerpo y de alma, pero he aquí que mando a mis Enviados, vosotros que tenéis la palabra de la Divina Presencia y de la Santa Vida y de la Luz Directa, habéis pensado ignorantemente que ahí quedó la enseñanza.
  27. Habéis pensado ignorantemente que ahí acabó la palabra, cuando apenas la palabra ha llegado para empezar, no para acabar. Para empezar a organizar estudiantes y sensitivos, que ejecuten en verdad esa relación íntima, que realicen esa verdad en ellos mismos, que frente a un espejo vean sus ojos, profundamente estudien la maravilla de sus ojos, la luz de sus ojos, que no es otra cosa que la obra de la DIVINA PRESENCIA que hizo los ojos de vuestra cara.
  28. Al hablar la palabra que se mueve en los labios, la palabra que suena, ¿qué tiene que es amor y pensamiento? ¿Qué tiene? Manifestación divina del que lo formó, de Aquel Padre Creador que formó cada órgano, que formó cada ojo, cada labio y que formó cada corazón, pero no lo formó para abandonarlo, lo formó para hacerlo vivir, para hacer un cuerpo de muchos órganos y para que Él se manifestara por aquel cuerpo que es su forma creativa, su idea Divina.
  29. Por ese motivo, -mi pueblo- os habéis acostumbrado mal, porque os he dado mucho, porque habéis oído mi palabra, pero en verdad ya no estudiáis la profundidad. Vendrán entonces dé diferentes lugares de la Tierra a oír en qué forma se llama a la Divina Presencia, hasta sentirla en cada cuerpo, hasta sentirla en cada corazón, hasta sentirla en cada palabra.
  30. Y los enfermos saldrían como salían cuando iban a buscarme a Mí para que los curara y el día que eso hiciereis vosotros, sería a semejanza de la salud que daba Yo por mi cuerpo de Jesús en aquel tiempo en que el paralítico se levantaba, en que el mudo hablaba y el ciego veía, sólo con esta palabra.
  31. De pensar la presencia de Él, la presencia de la Santa Vida que es Él, ni más ni menos, ocupándose de vivir en vuestro organismo. PARA QUE VOS TENGÁIS VIDA GLORIOSA EN EL ALMA NECESITÁIS PURIFICAR EL ALMA, A TRAVÉS DE UN CUERPO EN EL QUE EL ALMA DEBE EVOLUCIONAR Y MANIFESTARSE.
  32. Fijaos si os ama mi Padre, permitir que vuestro cuerpo sane y todavía despreciáis la salud, porque vos ya no hacéis ni comentarios de la riqueza que Dios os ha dado, en la felicidad de poder ver, de poder hablar, de poder oír, de poder caminar donde queréis; sobre todo de poder pensar. Y todo esto vos no os habéis puesto a pensar de donde emana, quien lo formó, quien lo pensó.
  33. A vos hablo, ¡oh! pensamiento de Dios en manifestación terrena. ¡Oh! Hálito Divino en manifestación terrena. ¡Oh! pensamiento de Dios en manifestación terrena, a vos digo, a vos me dirijo, porque no sois solamente una masa, no sois solamente un cuerpo, el cuerpo es el instrumento en el que hay una vida inteligente.
  34. Porque vuestra mente, la mente que se encarga del cuerpo, está organizando todo mejor en vuestra vida, en vuestras escuelas, en vuestras religiones, en vuestras enseñanzas, porque de todas las religiones no habéis entendido lo más grande, lo más sublime como es: -Amaos los unos a os otros- y sobre todas las cosas amar a Dios en vuestro prójimo.
  35. Pero mientras haya una sombra de rencor, entendedme, vos me estorbareis, y Yo no podré dejar pasar toda la fuerza que Yo quisiera, porque aquella sombre de rencor que me estorba, vos la preferís a Mi Luz; puesto que la dejáis en vos y no la apartáis para darme el lugar a Mi. A Mí que soy la Luz del pensamiento, a Mí que soy el Amor que vos sentís en el corazón.
  36. Por eso precisamente me estorba vuestra mente carnal, esa mente que habéis materializado tanto y por eso quiero Yo espiritualizarla para que no encuentre Yo tanta mugre, tanto estorbo.
  37. Quiero también elevar vuestra conciencia, desenvolver vuestra voluntad, quiero protegeros de vos mismo, una vez que vuestra mente este organizada, que vuestra mente sea dulce y rítmica Yo seré en ella un buen capitán, el buen piloto, pero si vos os llenáis de sombras y me llenáis de estorbo, ¿Cómo queréis que fluya mi Santo Amor espiritual como fluye la sangre en vuestras venas? Si me está estorbando la personalidad y la rebeldía.
  38. El Materialismo me estorba para triunfar, me estorba para haceros brillar y por eso quiero Yo quitar escombros que son sombras, que mi Luz debe desaparecer esa sombra, cuando vos me ayudéis a ayudaros.
  39. Ayudadme a ayudaros -sí- y dejadme que vuestra voluntad ya no tenga tanta rebeldía, sea suave a Mí, para que siendo suave a Mí vuestra voluntad, en vos haya una transformación, un cambio verdadero y podáis entender lo que no habéis entendido.
  40. Y cada vez que Yo os diga una palabra, -repitiéndola- haciendo una particular atención de aquella palabra, debéis fijaros en ella; porque os , quiero decir -en resumen- que no habéis entendido más de lo que habéis podido captar, pero que es más de lo que imagináis.
  41. ¡Cuántos enfermos hubieran sanado .ya! si os hubierais dado cuenta del poder de la - Divina Presencia, de la Santa Vida en vos. Cuántos ignorantes tuvieran ya inteligencia, si vos les repitierais que dejaran obrar a la Divina Presencia para que así vinieran a ellos los efluvios de la naturaleza espiritual a hacerles hablar de las cosas de los planos espirituales.
  42. No sabéis que en los planos espirituales hay sorpresas para vos y por eso el hombre hoy no sabe lo que quiere y por eso el hombre se mueve y se remueve, no, sabe a qué sitio ir, no sabe qué busca, no sabe qué es lo que quiere encontrar, es porque no habéis entendido lo que Yo estoy enseñando.
  43. Por eso pasan de una religión a otra religión, por eso pasan de un lugar a otro lugar, por eso viajan, por eso me buscan y no saben que ni ellos mismos se han encontrado.
  44. Y en este tiempo ya os he dicho, vendrán diferentes filosofías a moverse, unos contra otros en la guerra de ideas, porque es el tiempo de la guerra de ideas, pero ni los unos ni los otros han entendido lo que Yo quiero decir en pocas palabras ahora:
  45. ¿Qué es la Luz Directa? La Luz Directa es mi Luz sin vuestros estorbos que me ponéis, es la Luz de Espíritu a espíritu, de Mente a mente, de Conciencia a conciencia; es la que todavía no podéis recibir, tal, como viene.
  46. Sabéis que Yo dije y que mis Enviados también han hablado de la Luz Directa, pero hasta ahí; pero no sabéis todo lo que contiene la palabra.
  47. ¡Qué hermoso se ve el cielo sin nubes, pues he ahí que Yo os quiero a vos como el cielo, sin nubes, que no tengáis nubarrones en la mente, para que me dejéis pasar a Mí, con mis ideas de Redentor del mundo, con mis ideas de Maestro de encarnados y desencarnados.
  48. Dejadme pasar para iluminar a vuestros filósofos, a vuestros científicos, dejadme pasar llevando mi Verdad, para que al llevar mi verdad, de uno a uno, puedan entender que lo que Yo quiero, es lo que ellos quieren.
  49. No han sabido encontrarlo, a pesar de que Yo se lo estoy poniendo en la mano, regalado, porque transmito palabras de mi Padre y le doy palabras a mis mensajeros: -llevad a la Tierra esta palabra c1ave- y Yo mismo digo las palabras claves para vos.
  50. Y he aquí que no las habéis entendido a pesar de que con ellas no habrá pobreza, porque tienen abundancia de toda cosa buena, pero cuando habláis v decís: -Ven a mí, Luz Directa, ven a mí- al decir –ven a mí, Luz Directa- abrís la cortina pesada, abrís la puerta que habéis cerrado de vuestra mentalidad perniciosa.
  51. Y abriendo la cortina y abriendo la puerta; entonces, si entra la Luz Directa, por eso Yo os digo: -aquietad vuestra naturaleza humana, detened vuestra mente humana, controladla por rnedio de vuestra voluntad, para que Yo pase con mi Mente espiritual.
  52. VOS NO SABÉIS LA POTENCIA QUE TIENE LA VOLUNTAD, LA VOLUNTAD ES UNA POTENCIA, COMO ES UNA POTENCIA LA MENTE QUE DEBE ESTAR CONTROLADA POR LA VOLUNTAD.
  53. La conciencia es como un faro luminoso, es un sol para iluminaros dentro y fuera, iluminando vuestro mundo. ¿Pero qué podéis hacer? -mi criatura- si no sabéis retener mis palabras, si las abandonáis y las buscáis, buscando más palabras y guardáis más palabras y no sabéis vos mismo lo que os estoy dando.
  54. No sabéis vos mismo, que lo que no recibís vuelve a las alturas, lo que no recibís vuelve al cielo, lo que no recibís vuelve a Mí, porque no habéis sabido interpretar la grandeza y limitáis la enseñanza a la medida, porque vos sois la estrecha medida y Yo, la Grandeza que entrega, y tengo que limitar lo que os doy; porque no podéis recibir todo lo que Yo quisiera, tengo que daros-menos de lo que traigo para vos.
  55. Por eso precisamente os digo: ¿Qué es cuando pedís la Luz Directa? Es una comunicación de espíritu a Espíritu, sin médium ni mediadores: Vos y Yo, en el infinito, vos y Yo, vuestro espíritu y mi Espíritu. Vuestra mente y mi Mente, vuestra conciencia y mi Conciencia, vuestra Voluntad y mi voluntad.
  56. VOS Y YO, QUIERE DECIR: LUZ DIRECTA: PASA SIN ESTORBO, SIN SOMBRAS, SIN BRUMAS. VEN, ILUMINARME DE LA CLARIDAD DE VUESTRA DIVINA PRESENCIA, DE LA SANTA VIDA.
  57. Pero estas tres palabras, que son tres c1aves de oro, que son tres piezas angulares del templo del Amor y de la vida, no las habéis sabido entender por eso no las retenéis, porque no las habéis sabido sentir ni estudiar.
  58. Si se formaran escuelas verdaderas, si en vuestra escuela os preocuparais por desentrañar, verías cosas grandes y maravillosas, todo lo que puede hacer la SANTA VIDA, si la llaman, si la aman, si os entregáis a ella.
  59. TODO LO QUE PUEDE HACER LA DIVINA PRESENCIA, HACIENDO DESAPARECER LA PARTE PECAMINOSA DEL HOMBRE, LLENANDO DE LUZ TODO LO QUE ERA SOMBRÍO YA NO SERÉIS UNA PERSONALIDAD APAGADA, SINO SERÉIS EN VERDAD UN ESPÍRITU ILUMINADO.
  60. Pero he aquí que os encuentro lleno de cátedras escritas y cátedras estudiando y habláis de las palabras clave, como hablar de un ayer, del agua o del pan, de un alimento cualquiera que llega por unas horas y después necesitas otro alimento más.
  61. Así sois vosotros, que queréis alimentación sobre alimentación; pero todavía no podéis digerir aquélla.
  62. El mundo se llenaría de esas escuelas y entonces vendrían estas prácticas. Aquel que recibiera y se pusiera directamente en contacto con la Luz, con la Luz directa, se transformaría y entregaría Yo por él, haciendo espiritualizar la materia, haciendo que lo denso se hiciera sutil espiritualizando la materia.
  63. ¿Por qué no me dejáis espiritualizar vuestra materia? ¿Por qué no me dejáis amar en vuestro corazón a la humanidad? ¿Por qué no me dejáis brillar a través de vuestra mente, para que brillemos vos y Yo.
  64. ¿Por qué no queréis escucharme y sentirme como Yo quiero? para que ya dobléis la hoja de vuestro libro y seáis mañana mismo otro, -el espiritual ya no el humano aquél, aquel humano que tantos errores cometió ya no.
  65. AQUEL HUMANO RENCOROSO Y DURO, EQUIVOCADO –YA NO- SINO BLANDO, SENCILLO, NOBLE, DULCE, INTELIGENTE Y SABIO. Porque os habéis dado cuenta que Yo vivo en vuestra vida.
  66. Dejadme vivir en vuestra vida, conscientemente, para que sepáis que el Amor que Yo os doy, es para vos y para dar a los demás.
  67. Por eso -mi pueblo amado- estoy con vos, más allá que en la palabra. La palabra es una forma de comunicación externa, pero aparte de mi Cátedra que estoy dando en palabra con sonido, en palabra sonante, está la otra cátedra interior, tocando el corazón, tocando el alma, tocando vuestro entendimiento.
  68. Quiero que sintáis a la Cátedra doble: la interna y la externa. La que os doy y no la oís, que sintáis igual que la que oís; por eso un día entenderéis que el mundo con mis rayos de Luz, unos van dentro del hombre y otros van fuera del hombre.
  69. Unos van al espíritu, para juntar Luz con luz, y, otros van a la materia para animarla y espiritualizarla e iluminarla, aunque sea por un momento; debéis ser luminoso y también poner algo de ello en la materia, puesto que sois luz, luz en espíritu y como sois luz en espíritu, dejad que la materia se ilumine un poco, aunque sea con reflejos delo que el espíritu tiene.
  70. He aquí mi enseñanza, he aquí mi palabra, he aquí mi cátedra. Organizad la enseñanza realizadora y repasad, y volved a repasar todo lo que es la Divina Presencia en vos, la Luz Directa en vos, aunque fuera minutos o segundos.
  71. He aquí, seguiré dando cátedras en todas las formas que el hombre me reciba, por medio de éxtasis mediano o sea ligero, por medio de éxtasis tan pequeño, que seréis vosotros, como en vigilia, pero seguiré dando mi palabra en cualquier forma en que el hombre pueda dejarme hablar de las cosas que le salvarán, que le elevarán, que lo pondrán por encima de sí mismo y que será diferente a lo que es ahora.
  72. MIRAD, -PUEBLO- OS HE ENTREGADO SOLAMENTE TRES PALABRAS CLAVE, PERO FALTAN CUATRO PALABRAS PARA QUE SEAN SIETE PALABRAS CLAVE PARA QUE LAS ESTUDIÉIS, PARA QUE LAS ANALICÉIS, PARA QUE OS DEN VIDA Y ENTENDIMIENTO.
  73. ¡Pero, cómo voy a daros las otras! Si éstas no las habéis llevado al nivel del entendimiento ni de la comprensión. Siete palabras sagradas que lo rnoverán todo, que lo transformarán todo.
  74. Pero he aquí, ¿cuándo os daré más? Cuando vos lo merezcáis ya, cuando el parvulito se convierta en discípulo aplicado, cuando me digáis: ¬Señor, yo hago ya mis diez minutos o mi cuarto de hora, platicando con la Santa Vida, platicando con la Divina Presencia.
  75. Y platicaréis conmigo, y Yo platicaré con vos, porque Yo Soy la Divina Presencia en vos. Platicad conmigo, habladme de vuestras penas: Yo os contestaré desde vuestro corazón o desde vuestro entendimiento; habladme y decidme -hijo mío- habladme y vos no tendréis penas que Yo no remedie, porque entraréis en oración y todo aquello que fuera en oración, será concedido cuando sea la oración del corazón.
  76. En aquel entonces, Yo dije siete palabras, Yo dije siete palabras en aquel lugar, en aquel Calvario. Y en el calvario de vuestra vida humana, vos conoceréis también, tal vez no las siete, porque no alcanzáis a entender ni tres, pero conoceréis también cómo moveros para triunfar, cómo moveros para superaros y para hacer cosas grandes que no tengáis dificultad.
  77. Viendo enfermos diréis:-Yo os curo-. Entonces dejareis que Yo, la Santa Vida, que Yo la Divina Presencia, haga curación por vos, porque decir vos: -Yo os curo- no vais a referiros a vuestro cuerpo, vas a referiros a vuestro yo, al yo que está unido conmigo, al yo espiritual que no abandono, a vuestro yo espiritual que tengo como se tiene un niño de la mano, porque ningún ser espiritual está lejos de Mí.
  78. Y no mi pueblo, no entendéis que como niño de la mano os tengo bajo mi protección y así caminaréis a distintos lugares, haciendo vuestras misiones, haciendo vuestro trabajo, LLAMÁNDOME COMO LUZ DIRECTA, llamándome como Santa Vida, y habrá cosas grandes y maravillosas cuando sepáis hacerlo.
  79. Porque no solamente invocaréis como vos habéis dicho ahora, en este tiempo que solamente habláis de energías, pero no entendéis que el espíritu es el que traduce las energías, el espíritu es más que simple energía.
  80. Entonces, el Espíritu Divino del cual emanan universos y sistemas solares llenos de energía, de ahí también surgisteis vos, pero vos sois más que energía, sois espíritu, -entended, -pueblo- no os confundáis, porque .si os confundís no podéis seguir entendiendo mi Luz y gozando de lo que viene.
  81. Porque, qué alegría saber que vos visteis brillar una luz en vuestro pecho, qué alegría saber que vos visteis vuestro cuerpo iluminado por un momento, qué alegría saber que vos oísteis desde vuestro pecho o vuestro corazón, una voz que os hablaba dulcemente, qué alegría saber que vos veíais flores que no hay aquí en la tierra.
  82. Flores de luz que os trajeron mis discípulos, -vuestros hermanos de los altos planos donde moran y traen al discípulo las flores del triunfo victorioso- el triunfo, la corona de laureles.
  83. Dejad os visiten mis enviados espirituales, viendo lo que vos anheláis y espero que vuestros anhelos sean para lo espiritual, porque si vuestros anhelos son para lo espiritual, alcanzaréis vuestros anhelos.
  84. Yo os lo digo, pero si todo lo que vos anheláis es para la materia y más materia como suele ser, ¡qué pequeños son vuestros anhelos, si no van más allá del polvo de la Tierra!
  85. Anhelad, pero que sean vuestros anhelos y vuestros ensueños espirituales, que soñéis con las cosas superiores, con las cosas súper humanas, que vuestros sueños sean sueños dignos del cristificado o del espiritualista o del cristiano, porque también en verdad el cristiano podrá soñar, porque él es también espiritualista.
  86. Pero no es un sueño, mientras el cuerpo duerme, Yo haré que vos me veáis. YO NO SERÉ SIMPLEMENTE EN VOS UN SUEÑO O UNA SOMBRA, YO SOY LA REALIDAD, MIENTRAS EL CUERPO VUESTRO DUERME VUESTRO ESPÍRITU ME VERÁ, PORQUE ÉL ES ESPÍRITU Y YO SOY ESPÍRITU.
  87. Que vuestros anhelos sean grandes para que alcancéis a sentir cosas grandes. ¿Habéis entendido algo de mi enseñanza -pueblo mío? Si alguno de vosotros ha entendido algo del corazón de mi enseñanza, de la base de mi enseñanza, Yo espero una voz breve, pero que hable de lo mismo, no de otra cosa, sino de lo que Yo quiero que se entienda, Yo espero una voz breve.
  88. -Habla una hermana, entonándole un canto de gracias al Maestro. -Mi Amor os escucha,-amada mía- mi Amor os da amor y de vos, amor recibo, mi Amor os escucha, -amada mía- y el Amor responde al amor.
  89. Sí, vos me amáis y vuestro cuerpo tiembla y vuestra voz canta para Mí. Yo os bendigo, porque de las flores tomo su perfume y del día su claridad y de cada alma el anhelo y respondo a vuestro anhelo y a vuestro amor con mi bendición y con mi Amor.
  90. Bendita seáis, bendita seáis y seguid viendo la Luz interna para que seáis feliz en la Tierra, porque mirad, la Tierra sin espiritualidad tiene muchos sufrimientos, la Tierra sin la Luz espiritual tiene mucha oscuridad y los que así me aman, ya van adelantando la felicidad de haberse ya encontrado.
  91. Entonces, no sintiendo ya el sufrimiento así, ayudaréis a los que sufren porque olvidaréis vuestro dolor, por el otro dolor que hay que consolar. Aquel que llega primero a Mí, se ha salvado de seguir sufriendo porque en verdad, Yo soy la alegría cuando me buscáis y me encontráis.
  92. Ya no habrá tristeza ni llanto amargo. -Se producirá la alegría del espíritu y por esa alegría de vuestro espíritu, seguid gozando bien amada, mi bendición es con vos, bendita seáis.
  93. -Habla un hermano: -Yo os contesto varón y os digo: La Divina Presencia es la manifestación Crística por el humano; o sea, Yo manifestándome claramente en aquél que me invoca y que me llama. ¿Me comprendéis?
  94. La puerta se abre, ya lo dije claro, la cortina se aparta y aparece Aquel que vos invocáis. Aquél, que es la Divina Presencia y Yo como lo dije, sin médium ni mediadores, porque en verdad el Espíritu da sabiduría, porque es el Espíritu Divino y ellos que son los espíritus despiertos, los que van a sentir esa Divina Presencia serán los apóstoles que regándose por el mundo llevarán la divina palabra que libera a los hombres y mujeres.
  95. Como en el apostolado, así a la humanidad llevarán la Divina Presencia. La Divina Presencia conocida por todos hará maravillas sobre el haz de la Tierra.
  96. Estudiadla más -amado- y estudiadla durante toda vuestra vida y si la estudiáis durante toda vuestra vida, cada día le sacaréis más provecho, cada día encontraréis mayor beneficio porque cada día os dará mayor enseñanza.
  97. Esta es mi voluntad, Yo os bendigo y os transmito fuerza amorosamente en el Nombre de mi Padre y en mi Nombre de Cristo, derramo en vos la Luz del Espíritu Santo, bendito seáis.
  98. -Habla una hermana: -Yo tengo otras ovejas que no están en este redil. El mundo es mío y he venido para ser Redentor del mundo, no solamente de una nación, no solamente de un lugar pequeño y las aves a las que les crecen sus alas, las baten, se mueven y se van lejos, a llevar la mies, a llevar la palabra, a llevar la semilla; porque aquellas ovejitas también, aunque no son de este redil también son mis ovejas y como el mundo es mi mundo, al que Yo debo dar redención por medio de los pecadores, daré redención a pecadores, pero pecadores ya preparados por Mí.
  99. El mundo es ancho, id a los lugares donde os guíe vuestro corazón, porque es mi voluntad que obedezcáis la voz del corazón que es movida por el dueño del corazón que es el espíritu.
  100. Entonces, si estáis conformes, si os sentís viajeros internamente, os digo: dad paso al pensamiento, convertirlo en acción, recibir mi bendición, volad y decid a aquellos que amo, corno amo a vosotros, que para ellos es la luz de mi palabra, que para ellos es la Luz de mi redención y llevad les lo que Yo les mando:
  101. Amor, Luz y bendición. Paz a vos y paz a todos vosotros, porque con vosotros he estado en esta cátedra, en esta cátedra que toca a su fin, habiendo dejado el alimento fuerte para el entendimiento humano.
  102. Habéis entendido ahora muy poca cosa, pero seguiré hablando, seguiré repitiendo. ¿Y qué le pasa a una piedra, cuando pasan dos mil años y esa piedra recibe una gota de agua en el mismo lugar?
  103. Se taladra. Así hará mi Luz en vosotros. Pasarán los milenios y el Redentor buscará a sus ovejas, porque como el Pastor que sigue entre vosotros, como Redentor y como Pastor, Yo las cantaré.
  104. Yo haré que aumenten las ovejas y que sea su lana blanca, muy blanca, como quiero que sea blanco el pensamiento y que esas ovejas conozcan a su Pastor, como el Pastor conoce a sus ovejas y en el Nombre de mi Padre, -ovejas amadas -ovejitas de mi redil- hay que buscar otras ovejas para compartir las alegrías, buscadlas en mi Nombre y llevadles lo que Yo les mando.
  105. Mi Paz y mi Amor os dejo, mi Paz y mi Amor os doy y en esta Paz y en este Amor, quedad vosotros conmigo en verdad, en sentimiento.
  106. Gloria a Dios en la Justicia, gloria a Dios en el Amor y paz a vosotros y aquiétese la tempestad. Toda aquella tempestad de pensamientos inquietos que visitará todas las escuelas, sobre todo hoy en la semana que vosotros llamáis semana santa.
  107. Yo os digo que vosotros os aquietéis para que se aquieten también las fuerzas negativas que quieren sacudir a cada escuela, a cada religión, a cada núcleo, a cada grupo que busca a Dios.
  108. Quieren azotar, quieren sacudir, como sacude el viento fuerte a un árbol débil, pero en todas las religiones, en todas las escuelas y en todas las filosofías ha entrado ya la guerra de ideas.
  109. Estad firmes, siempre firmes conmigo, es decir, sentidme con vosotros para que seáis liberados y tengáis paz y permanezcáis unidos. Por eso he dicho y vuelvo a repetir, romped el hielo -como ha dicho mi apóstol- ¬sed más hermanos, más fraternales, más unidos para que no os azote la tempestad que ya está, puesto que estáis en la guerra de ideas.
  110. Haced caso a mi palabra, -entended- mi Paz y mi Amor sea con vosotros.

Mi paz sea con vosotros CRISTO EL DIVINO MAESTRO.