Biografía de Roque Jacinto Rojas Esparza

De Wiki Espiritualista
Saltar a: navegación, buscar

INTRODUCCION

Desde el inicio de los tiempos los hombres han dado testimonio de manifestaciones espirituales y Divinas, que al ser estudiadas detenidamente, resultan claras y llenas de sabiduría. Lo más sorprendente es que unas confirman a las otras a través de las Eras. Para facilitar la comprensión de los planes del Creador debemos profundizamos en el significado del pasaje de la transfiguración del monte Tabor, en el que vemos a los representantes de las tres grandes Eras en que se ha manifestado a la humanidad: Moisés, Jesús y Elías.

A ese Último lo vemos aparecer en los Tres Tiempos: en el Primero como profeta del Dios invisible; en el Segundo, encarnado en Juan el Bautista y en esta Era, preparando los caminos de los seguidores del nuevo mensaje, a través de Roque Rojas.

Elías fue precursor en el Segundo y Tercer tiempos. Jesús lo explica cuando se refiere a Juan el Bautista: "El es aquel Elías que había de venir" y anuncia su siguiente acercamiento: "A la verdad Elías vendrá primero y restaurará todas las cosas". Aquí nos habla el Divino Maestro de su nueva venida como Espíritu Santo, el Consolador Prometido, cuyo acontecimiento ha tenido verificación entre 1884 y 1950.

Todo estaba previsto y anunciado. Las señales precursoras se habían cumplido material y espiritualmente y Elías se manifestó "para aparejar los caminos del Señor" y preparar la nueva manifestación de Cristo en forma de inspiración espiritual, a través del entendimiento humano.

A este respecto es importante recordar cómo fue la ascensión del Señor, ante el asombro de sus discípulos: "...fue alzado, y le recibió una nube que le ocultó a sus ojos". Entonces "dos varones con vestiduras blancas les dijeron: varones Galileos, ¿por qué estáis mirando al cielo? Este mismo Jesús que ha sido tomado de vosotros al cielo, así vendrá como le habéis visto ir". Y El mismo había profetizado: "entonces verán al Hijo del Hombre, que vendrá en las nubes con gran poder y gloria". También leemos en Apocalipsis: "He aquí que viene con las nubes, y todo ojo le verá...". Todo indicaba que vendría espiritualmente.

"Y entonces enviará sus ángeles, y juntará a sus escogidos de los cuatro vientos, desde el extremo de la Tierra hasta el extremo del cielo". Sus ángeles, son los seres Espirituales de Luz, que obedientes a los mandatos Divinos, se han manifestado siempre a la humanidad y que en este tiempo nos legaron hermosos consejos y profundos análisis de la Palabra Divina.

Cristo, como Espíritu de Verdad, nos ha recordado las enseñanzas pasadas y nos ha dado las nuevas revelaciones, de acuerdo con el adelanto espiritual de la humanidad. Ahora podemos comprender "lo pasado por lo presente y lo presente por lo pasado", y dar un paso de adelanto en el camino del perfeccionamiento espiritual. Existen testimonios de su venida como Espíritu Santo en diversos países del mundo, pero su manifestación más clara y completa fue en esta nación. "Porque como el relámpago que sale del oriente y se muestra hasta el occidente, así será también la venida del Hijo del Hombre".

Presentarnos al lector en las siguientes páginas, la Biografía del enviado, profeta, portavoz y vidente del Tercer Tiempo, Roque Jacinto Rojas Esparza.

DATOS BIOGRAFICOS DE: ROQUE JACINTO ROJAS ESPARZA

En la ciudad de México, D.F. en la casa marcada con el Núm. 8 de las calles del Indio Triste (hoy Correo Mayor), nació en un día 16 de Agosto de 1812, Roque Jacinto Rojas Esparza, de humilde familia. Sus padres fueron el Señor Manuel Rojas Cifuentes (criollo) y la Señora Dolores Isabel Esparza de Rojas (india otomí). El Señor Manuel Rojas fue nativo de la ciudad de México, descendiente de españoles e israelitas. La señora Dolores Isabel Esparza fue nativa de un pueblo llamado San Francisco Magú, del estado de México. Fue descendiente de un sacerdote del Templo del Sol, de raza otomí, que tenía la promesa que de sus descendientes, nacería el salvador que liberaría del fanatismo religioso en que habían caído los indios que estaban esclavizados por los españoles (de allí viene el origen del símbolo del Sol en la obra fundada por Roque Rojas).

Los señores Manuel e Isabel casaron en la ciudad de México, el 30 de julio de 1810 en el Templo de San Felipe de Jesús. La señora Dolores Isabel dijo y aseguró que antes de haber nacido Roque le lloró tres veces en el vientre, en distintas ocasiones.

Fue bautizado en el Templo de la Soledad de la Santa Cruz de Acatlán, de esta ciudad de México. La partera que atendió a la señora Isabel Esparza de Rojas, fue la señora Flora Gómez. Sus padrinos fueron los señores Juan López Montiel y su esposa Carmen Ortiz de López.

El cura párroco que lo bautizó, fue el sacerdote Filogonio Quezada. Al bautizar al niño Roque, unas palomas volaron y se posaron cantando sobre él.

Desde muy tierna edad manifestó que había algo extraordinario en él, pues sorprendía a sus familiares la precisión con que manejaba la profecía, la intuición, audífono, curación, videncia, clarividencia, comunicación directa con el PADRE, etc.; en una palabra, los atributos Divinos que forman parte esencial y fundamental en todo espíritu, concedidos por nuestro CREADOR.

A la edad de cinco años profetizaba y vaticinó la muerte de los esposos Romero; dijo donde estaban unas joyas de la Sra. Emeteria Suarez de la Vega, amiga de su madre, señaló el paradero de una niña llamada Andrea que había sido raptada y secuestrada por unos bandoleros, en el Cerro del Tesoro y Roque dijo dónde se encontraba.

Desde su niñez da pruebas de poseer dones y facultades no comunes, pero todo aquello ni siquiera le hace presentir la misión que años después tendría que realizar.

Tenía catorce años cuando su madre murió de pleuresía. Siendo huérfano de madre, su padre y su padrino lo, inscribieron en el Seminario de México, pues deseaban que fuera sacerdote. Solo estudió tres años allí, sin llegar a ordenarse. Su maestro fue Fray Antonio Vázquez. A los tres años de seminarista, murió su padrino de bautizo que era quién lo sostenía en sus estudios y aunque Fray Antonio Vázquez quiso que siguiera en el Seminario, no fue posible por las intrigas de otro maestro.

Volvió al lado de su padre y con él comenzó a trabajar para poder subsistir a sus necesidades y a las de su progenitor.

Maravillosamente aprendió 22 oficios: impresor, grabador, carpintero, ebanista, relojero, pintor, etc. Trabajo en las imprentas Murguía del Señor Joaquín Abadiano.

Casó en el pueblo de Zumpango de la Laguna, Estado de México, con la Srita. Guadalupe Arias Malanco, que fue hija del Sr. Miguel Arias y de la Sra. María Malanco de Arias. De esta unión nació una niña a quien llamaron Carolina Rojas Arias.

MANIFESTACIONES DIVINAS

Roque Rojas, sencillo y humilde, fue el instrumento elegido por el Padre Creador, para que por su conducto se nos diera a saber que se abría una NUEVA ERA para la humanidad.

El espíritu de Elías el profeta, precursor y enviado de todos los tiempos, se presentó en su camino, lo sorprende en la tranquilidad de su vida y le habla con voz espiritual que solo él oye, y no le deja descansar ni de día ni de noche. Cuando no le habla, se le aparece y cuando Roque duda, Elías le da prueba de que es verdad lo que ve y lo que oye.

Cuando al fin, aquel hombre es vencido por la abrumadora realidad de lo que recibe, confiesa desde lo profundo de su corazón que todo aquello es el principio de una gran revelación, y tiene un convencimiento de que él ha sido llamado por el Espíritu Santo para ser su siervo, su instrumento. La noche del 23 de junio de 1861, a eso de las diez de la noche, despertó sobresaltado y vio frente a él a un ángel, al que ya había visto otras veces, el cual le dijo: "Roque: Tú eres el elegido para ser la roca fuerte de Israel y yo vengo a comunicarte que debes levantarte y caminar hacia atrás del Calvario (lugar situado cerca de Iztapalapa) y ahí te hablará aquel que me ordena cumplir lo que yo te estoy diciendo".

Roque contestó:-"Eres el ángel del SEÑOR", ¿pero eres tú realmente, o es una alucinación de mi mente? Por favor dime: ¿estoy loco o estoy cuerdo? Entonces el ángel respondió:-"No, no estás loco. Tú eres el elegido para preparar, limpiar y aparejar el camino al nuevo pueblo de Israel, que tú reunirás. Anda, levántate y ve a donde se te ordena, porque ahí es el lugar para que tú sepas quién me ordenó te anunciara este mensaje. No dudes, hijo elegido de Dios".

La estancia estaba iluminada por una luz tenue como de luna llena, luz suave pero clara. Luego, aquella celestial aparición desapareció.

Fue muy grande la impresión que recibió, pero actuando desde luego, obedeció y dijo: -Seas quien seas, te obedeceré y se dirigió al lugar que se le había indicado. Llegando al canal, tomó una canoa y entrando en ella, comenzó a remar, deleitándose en medio de aquella noche hermosa llena de estrellas.

De pronto vio cómo en el firmamento aparecía un triángulo de color oro pálido, en cuyo centro se fue destacando un sol que tenía cara de hombre, de un color rojo encendido, con destellos amarillos y fue tan brillante aquella luz, que vio todo lleno de una claridad grandiosa, como si fuera la luz de una aurora.

Elevó su mirada y alcanzó a ver sobre el triángulo, una paloma como de nieve que agitaba sus alas y de su pico se deprendían gotas cristalinas de luz, las cuales caían sobre su cabeza y bañaban su cuerpo.

Entonces a lo lejos, en el silencio de la noche, escuchó el sonar de una trompeta que dio tres llamadas y luego una fuerte voz que le dijo: "TU ERES LA ROCA FUERTE PARA ESTOS TIEMPOS". Desapareció aquella visión maravillosa, dejó de escucharse la voz, todo quedó en silencio, y Roque volvió a su casa. Esta fue la iniciación del mensaje de Elías, sin precedente en esta época, la cual establece de ese modo la comunicación directa con el PADRE CREADOR.

Desde aquel día su familia lo consideró loco, y él mismo que no alcanzaba a concebir aquellos acontecimientos, temía terminar en un manicomio.

Era frecuente encontrarlo por la calle, sin sombrero andando al ocaso, contemplando el espacio sin percibir nada de lo que a su alrededor pasaba. Muchas veces durante aquellas distracciones, oía voces que le indicaban lo que debía de hacer y lo guiaban en todo. Intrigado en sumo grado, recurrió a algunos sacerdotes amigos suyos para solicitarles su ayuda; su familia por su parte, trataba de encontrar en las prácticas religiosas la solución de todo aquello, incomprensible para ellos, pero nada se conseguía.

Cada día más preocupado por cuanto acontecía, comenzó a descuidar a su familia y a su trabajo, por lo cual, pronto se vio en grandes dificultades por la falta de recursos.

Comenzaba a acostumbrarse a aquellas manifestaciones, cuando de pronto, dirigiéndose a aquél de quien venía la voz, le dijo.- Si tanto me has hablado, yo quiero saber ¿quién eres? Pronto la voz le respondió, señalándole día y lugar para decirle quién era. Roque cumplió ese nuevo mandato y fue a donde se le había dicho. Entonces escucho una voz que le decía: -"Gabriel es quien te habla". Desde ese instante tuvo la certeza de que la voz que escuchaba era la del ángel del Señor.

En medio de las conmociones políticas que en aquella época se encontraban en efervescencia, buscó y encontró trabajo en el gobierno, siendo nombrado Juez del Registro Civil en Iztapalapa. Este cargo era sumamente delicado en aquella época, debido a que toda persona que servía al gobierno era considerado como liberal (Partido Político contrario), por esa causa su familia lo desconoció. No obstante sus hondas aflicciones provenientes de la separación de su familia, se hizo querer de todos cuantos lo trataron, ya que siempre se mostró apacible y bondadoso.

Una noche como a las doce, salió de su habitación extasiándose en la contemplación del firmamento. De pronto vio una pequeña luz que llamó su atención, la cual fue creciendo hasta aparecer una bola de fuego, que venía rodando sobre el agua hacia él, iluminándolo todo. Sin duda simbolizaba el carro de fuego de Elías. La fuerza de aquella visión lo consternó por completo, haciéndolo caer de rodillas y cubriéndose con las manos el rostro.

Cuando aquella iluminación era más intensa, escuchó: "TU ERES LA ROCA FUERTE DEL NUEVO PUEBLO DE ISRAEL, TU ERES LA VOZ DE ELÍAS, ESTA ES LA VENIDA DE ELÍAS EL PROMETIDO". A partir de ese momento entró en absoluta confianza, pues supo que era el Padre quien le hablaba, teniendo la seguridad de que Elías se manifestaba a la humanidad a través de él. Convencido de que Elías le guiaba y que de esa manera el Padre le daba la oportunidad de servir a sus hermanos, comenzó a desarrollar su maravillosa misión.

Se retiró de Iztapalapa y se dirigió a la Ciudad de México. Desde ese momento su entendimiento se abre, su mente se extasía ante los Divinos mensajes y su palabra humilde pero vibrante, pierde todo titubeo.

Unos años más tarde, cuando da comienzo al cumplimiento de su misión, las nuevas leyes expedidas por el gobierno, facilitaban en cierto modo la labor de Roque Rojas, quien acondiciona un lugar o Recinto humilde para dar principio a su misión.

Elías habla por su boca, el espíritu del "profeta del fuego" que había revelado en el Primero y Segundo Tiempos el misterio de la Reencarnación del espíritu como una ley de amor y de justicia del Creador, viene en este Tercer Tiempo a confirmar aquella revelación y a prepararnos para la comunicación con el Espíritu de Verdad.

Con extraordinaria obediencia consagra su privilegiada inteligencia y su indomable voluntad al servicio de Dios y de la humanidad. No escatima esfuerzo alguno y con esto nos dejó preparado el camino de la Espiritualidad.

SACERDOCIO ORIGINAL

El 24 de Diciembre de 1863, funda el primer Oratorio en el cual fueron consagrados doce varones y doce mujeres. A los varones se les dio el nombre de Sacerdotes y a las mujeres las nombró Sacerdotisas. Ahí tuvieron lugar entre otros actos las primeras marcas, acto en que se señalaban los dones y facultades a cada uno. Los doce varones fueron:

  1. Don Andrés Tello
  2. Don Tomás Tello
  3. Don Antonio B. Mendoza
  4. Don Eduardo Ducois Lopezcano
  5. Don José M. Vergara López
  6. Don Ismael Corona Suarez
  7. Don Vicente Pérez Alatorre
  8. Don Carlos Bravo Malanco
  9. Don Francisco Oyoqui Xicoténcatl
  10. Don Manuel González Pineda
  11. Don Tomás González Santillán
  12. Don Pablo González Pineda

De las doce Sacerdotisas, las primeras fueron asignadas para cada uno de los Siete Sellos:

  1. Srita. Carolina Rojas Arias . . . . . . Para el 1er. Sello
  2. Srita. María de Jesús Mena Buendía. . . . . 2°. . Sello
  3. Srita. Guadalupe Robalo Santillán . . . . . . .3er. Sello
  4. Srita. María de Jesús Oviedo Suárez . . . . .4°. . Sello
  5. Srita. Ma. De Jesús Vergara López . . . . . . 5°. . Sello
  6. Srita. Damiana Oviedo Suárez . . . . . . . . . .6°. . Sello
  7. Srita. Dolores Arriaga Lópezcano. . . . . . . . 7°. . Sello
  8. Sra. Guadalupe Arias Malanco de Rojas
  9. Sra. Refugio González Jácome Vda. de Lópezcano
  10. Sra. Luz Escobar Aguilar de Tello
  11. Sra. Luisa Oviedo Suarez de Mendoza
  12. Sra. Guadalupe Suarez Vda. de Oviedo.

Estas fueron las veinticuatro personas con las que principió su labor de propagación de la doctrina espiritualista el Señor Roque Jacinto Rojas Esparza.

PRIMEROS ORATORIOS

Tiempo después, funda el enviado, siete Recintos a los cuales les llama en aquellos días "Oratorios", y a los que les da la representación de los "Siete Sellos", como una anticipación de que en el seno de este pueblo sería revelado el significado del "Libro de los Siete Sellos", ese profundo misterio que no podía permanecer oculto por más tiempo, en las figuras simbólicas del Apocalipsis y que, de acuerdo con las Profecías, solamente el Cordero de Dios lo daría a conocer, para que el pueblo de Israel por el espíritu no se confundiera. Supo aceptar su responsabilidad comprendiendo hasta qué punto podía, por medio de su facultad, responder ante sus deberes para con Dios y ante las necesidades de sus hermanos. Su actitud fue siempre desinteresada y humilde, y en todo momento defendió con ahínco la comunicación con el mundo espiritual, que a muchos les pareció una novedad y que en realidad es algo que forma parte esencial de los atributos del espíritu, que el CREADOR nos concedió.


PRODIGIOS CONCEDIDOS POR EL CREADOR A ROQUE JACINTO ROJAS ESPARZA, DURANTE EL CUMPLIMIENTO DE SU MISION EN LA TIERRA

Roque Rojas, quien se había separado de su familia con motivo del desempeño de su misión, sufrió grandes penalidades, persecuciones y humillaciones. El Padre, lo hizo pasar por muchas pruebas. Soportó el dolor de verse desconocido por los suyos, a veces tuvo que huir a las montañas, a refugiarse o a meditar en paz. Es importante saber que la primera misión del Enviado, se refería a que impartiera la curación, tanto material como espiritual y sanó enfermos incurables, pues Dios le ordenó que por tres años extendiera el don de la sanidad. Curó a un leproso, hizo hablar a una muda de nacimiento de la familia de la Sra. Petra Ortiz, devolvió la vista al Señor Onofre Martínez, hermano de Lucas Martínez, al igual que hizo andar al juez de San Andrés. Realizó prodigios maravillosos, entre ellos est á el haber resucitado después de dos días de muerta, a la señora Refugio Valverde, esposa del señor Porfirio Lópezcano Santillán. El don curativo fue uno de los que más ejerció, por el cual fue alcanzando gran prestigio y llamando la atención pública por lo eficaz y sorprendente de sus curaciones, ocasionando en su domicilio verdaderas aglomeraciones de enfermos. En cierta ocasión en que fue llamado a comparecer ante un juez, inmediatamente se presentó declarando con toda sinceridad que carecía en lo absoluto de conocimientos científicos y que no tenia preparación alguna en materia curativa, que su labor se desarrollaba gracias solamente al poder Divino, considerándose él como humildísimo medio y siervo suyo.

En la población de San Miguel Regla, Estado de Hidalgo, nuestro Padre le concede que por medio de su oración haga brotar agua para ese poblado y lo bautizó como el Nuevo Jordán. En el pueblo de Atizapán de Zaragoza, Distrito de Tlalnepantla, Estado de México, con la ayuda Divina, también hizo brotar agua y bautizó el lugar llamándolo el Pozo de Samaria. Demostró ante tres canónigos enviados por el Arzobispo, con puntos muy profundos basados en la Teología, que la Santísima Trinidad no es ningún misterio. Cuando fue detenido por los alguaciles del Imperio y llevado a la presencia de Maximiliano y Carlota les dijo a los emperadores: Que México era el lugar donde surgiría el Tercer Mensaje Divino y no le creyeron. Juzgando que no era de peligro para ellos lo dejaron en libertad.

El 31 de mayo de 1868 en la calle del Ciprés y las Flores, de la Ciudad de México, celebró Roque Rojas la marca del Licenciado don Benito Juárez, en la casa de la señora Refugio González Vda. De Lópezcano. En dicha marca, le confirma el Padre la noble misión que había traído como Estadista de esta nación Mexicana. En el Cerro de la Estrella de Iztapalapa, durante la Intervención Francesa, cuando le perseguían dos soldados Franceses, para matarle, se escondió en una cueva y al salir de dicho lugar, y pasar, frente a los franceses, vieron que Roque Rojas se transformó en un sol radiante, cayendo éstos, temerosos arrodillados a sus pies. El primero de Septiembre de 1866, Roque Rojas dio a conocer a la congregación los 22 PRECEPTOS, que le fueron revelados la noche del día 23 al 24 de Diciembre de 1862 en el callejón del Horno de la Ciudad de México, de las doce de la noche a la una de la madrugada.

LOS 22 PRECEPTOS

  1. Amarás a Dios antes que todo lo creado.
  2. No hablarás mal de tus hermanos, aunque tengas justicia para ello; a Dios toca defender tu causa si fuere justa.
  3. No amarás religión alguna que no tenga por base el amor a Dios y la caridad perfecta con sus hijos, sean los que fueren y la Pureza de María.
  4. Amarás a tus padres después que a Dios y a tus hijos lo mismo; para los primeros la veneración y el respeto; para los segundos la caridad y el buen ejemplo en todo. Si hacéis lo contrario, seréis juzgados con rigor como autores del mal.
  5. No jurarás sobre cosa o criatura alguna con falsedad, ni tomarás a Dios como testigo de mentira; si lo hacéis, el Hijo del Hombre te demandará porque a él toca defender tu causa.
  6. No harás trabajo lucrativo el día domingo y si lo hacéis por necesidad, por tu pobreza o compromiso verdadero, te impondrás una penitencia, por pertenecer este día a Dios.
  7. No tomarás la mujer de tu hermano como si fuera tu esposa, ni harás mal a las que no son de tus hermanos.
  8. No tomarás lo ajeno sin permiso del dueño, ni harás usura causando graves males con ellos y si esto fuere de restitución para ti, solo se te concederán las ganancias que están permitidas por la ley.
  9. No tomarás bebida embriagadora.
  10. No tendrás ocupación ruinosa, que quite la moralidad y proteja los vicios
  11. No protegerás la guerra civil dividiendo a tus hermanos y solo se te permitirá que tomes parte en guerra extranjera, cuando el gobierno sea el que fuere lo considerase necesario, y aún así te portarás con la mayor caridad porque todos sois hermanos hijos de Dios.
  12. No harás infanticidio en los niños que están por nacer y si lo hacéis, responderéis ante el Espíritu Santo.
  13. No trataréis mal ni con rigor a los pobres, sean los que fueren.
  14. Nada de lo creado maldecirás.
  15. No tratarás con desprecio a los que sufren enfermedades que tú llamas asquerosas.
  16. No hablarás mal de los seres en publicó causando su deshonra.
  17. No abandonarás a tus hijos en manos extrañas y solo lo harás por tu necesidad de que otro le haga el bien, cuando sea cono cida la co nducta de la persona bienhechora.
  18. No forzarás a los niños a que hagan aquellos trabajos que les enseñen vicios.
  19. No enseñarás a persona alguna, historias o cuentos que traten de hechos falsos y solo despierten la fantasía y la maldad.
  20. No detendrás lo ajeno en tu poder.
  21. Visitarás y consolarás a los enfermos siempre que puedas.
  22. No tomaras armas en contra de tus hermanos ni le quitarás la vida, sea con arma o sea civil.

CONCLUYE SU MISIÓN

Para la Semana Santa de 1869, Roque Rojas con mucha anticipación venía preparándose con el fin de que aquel acto de conmemoración fuese solemne, pero quizá encontrando entre las personas que lo seguían: impreparación, falta de responsabilidad o respeto en alguna forma, al terminar el acto, exasperado ante la incomprensión de su pueblo, destruyó el contenido de una arca donde se conservaban las revelaciones escritas por él, dando por clausurado aquel lugar.

Allí dio por terminada su misión, entregando espiritualmente su cumplimiento al PADRE y anunciando que ese Santuario volvería abrirse por mandato Divino. Así dio por concluida su misión de precursor y enviado. Como dato importante diremos que a este acto de Roque Rojas se le encontró semejanza con aquel que tuvo Moisés, cuando desesperado ante la dureza y la idolatría del pueblo de Israel, rompió las Tablas de la Ley. Damiana Oviedo recogió los fragmentos del Arca y los reconstruyó, porque además de haber sido nombrada Sacerdotisa, fue también su secretaria. ¿Presintió Roque Rojas las grandezas espirituales que estaban por manifestarse a la humanidad? Y ¿consideró impreparados a los hombres para recibirlas? ¿Vio a través del don de videncia todas las profanaciones que harían con Obra tan pura? La realidad fue que no se le concedido ver con sus ojos mortales, la culminación de la Obra comenzada por él; también en esto tuvo semejanza con todos los precursores que no alcanzaron a ver la fructificación de su siembra. Tampoco alcanzó a ver la propagación de este mensaje y la repercusión que habría de hallar en nuestro espíritu; pero sobre todo, el florecimiento de la manifestación Divina a través del entendimiento humano. Es de suma importancia hacer esta aclaración: Los seguidores de Roque Rojas, después de que él se retiró, se dividieron en tres grupos:

  1. .- La Iglesia Mexicana Patriarcal Elías.
  2. .- La Iglesia Evangélica Elías.
  3. .- La Congregación Espiritualista Trinitaria Mariana.

Esta última, precedida por Damiana Oviedo Suarez. Esta división da como resultado la primera fisura profunda del pueblo Espiritualista. Es digno de meditación el hecho de que Roque Rojas, diez años antes de morir hubiese entregado su misión al Padre, diciendo que la misión de "Elías" a través de su entendimiento había concluido. Esto nos da la certeza de que él, íntimamente sabia que no era Elías sino solo su portavoz y que la parte que a el correspondía hacer en esta Obra, ya estaba realizada. De esta manera ha quedado asentado que Elías, el precursor del Espíritu de Verdad, fue quien primero habló a través del entendimiento de Roque Rojas, como una preparación al camino por el cual había de llegar el SEÑOR a comunicarse con su pueblo a través del entendimiento humano.

Roque Jacinto Rojas Esparza falleció el día 18 de Mayo de 1879, en la casa marcada con el número 14 de las calles de Niño Perdido (hoy Eje Central Lázaro Cárdenas) de esta Ciudad de México, que era propiedad de la Sra. Isabel Viveros de García.

SEGUNDA PARTE

Cinco años después de ocurrido el fallecimiento de Roque Rojas o sea en el año de 1884, se inició la manifestación Divina anunciada por él. Esta manifestación se realizó a través del entendimiento humano de Damiana Oviedo, primer portavoz de Dios en su manifestación como Espíritu Santo, en este Tercer Tiempo. A partir de ese año, continúa esta comunicación por espacio de 66 años a través de cientos de portavoces preparados por nuestro PADRE CREADOR y que se encontraban diseminados en toda la nación mexicana. Esta etapa, en que nos legara el Divino Maestro su Palabra y en la cual nos habló con amplitud extraordinaria y ascendente del camino del espíritu a la vida eterna, nos entregó bellos mensajes llenos de sabiduría, comprensibles para toda la humanidad y que forman el Tercer Testamento. Nuestro Padre, al darnos esta etapa de preparación y de complacencias, fue para que comprendiéramos que entrábamos a una Era que corresponde al Espíritu Santo. Esta manifestación en esa forma, culminó el 31 de Diciembre de 1950, por orden Divina. Esto no quiere decir que nuestro Padre dejó de comunicarse con sus hijos, puesto que El tiene miles de formas para comunicarse continua y eternamente con toda la Creación. Lo único que cambió fue la forma por una más elevada, de Espíritu a espíritu, puesto que nos ha dicho que al ser humano lo vino a capacitar para comprender, estudiar, analizar y practicar su lenguaje Divino. En las siguientes páginas se transcribe el Mensaje Divino que nos aclara la misión del Enviado, Precursor y Profeta Roque Jacinto Rojas Esparza.

MENSAJE DIVINO

"En cada era y en cada revelación divina aparece Elías ante vosotros como precursor. Pero hoy os digo aún más: Antes de que el hombre viniese a morar este planeta, Elías vino para darle ambiente espiritual, para inundar con la esencia de su espíritu todos los ámbitos de esta morada y dejarla convertida, no solamente en un paraíso material, sino también, en un santuario espiritual. Más para que pudieseis dar testimonio de la existencia de Elías, lo envié en el Primer Tiempo a encarnar. Él fue uno de aquellos espíritus extraordinarios de esa Era, que sorprendió a la humanidad con sus obras y palabras. Elías, es el más grande de los profetas que han venido a la Tierra.

Muchos fueron entonces los prodigios que realizo y con ellos conmovió a los hombres; pero a pesar de ello, hubo de volver a este mundo en otro tiempo, en otra materia y con otro nombre, para ser el precursor del Mesías. Fue Juan, llamado el Bautista, quién anunció la proximidad del Reino de los Cielos y preparó los corazones para recibir la presencia del Verbo Divino entre los hombres.

Cuando Juan contempló en Jesús la luz de su mirada, la serenidad de su faz y la majestad que irradiaba, reconoció al Anunciado por las profecías y ante El exclamó: "Este es Aquel de quien no soy digno de atar las correas de sus sandalias". Mis discípulos me preguntaron: ¿Por qué dicen los escribas que es menester que Elías venga primero? Y les respondí: "En verdad Elías vendrá primero y restituirá todas las cosas, mas Yo os digo que Elías ya vino y no lo reconocieron, antes hicieron en él cuanto quisieron". Yo les hablaba de Juan el Bautista. Ese profeta y precursor de Cristo, ha vuelto entre vosotros en este tiempo; vino antes de que mi Rayo se comunicara por el entendimiento humano, para anunciaros que la llegada el Espíritu Santo estaba próxima.

Es el espíritu de Elías quien abrió las puertas de esta Era. Como la estrella que anunció en aquel tiempo la venida del Mesías, así en este tiempo el espíritu de Elías os anunció mi llegada con su luz.

Elías, como precursor del Espíritu Santo en todos los tiempos, vino a aparejar los caminos y a despertar a los hombres, vino con su campana para hacer el llamado a las ovejas dispersas, para que congregadas todas en el redil, escucharan la voz de su Señor; esa fue la preparación para que en este tiempo el Reino del Padre, el Reino Celestial, comenzase a acercarse entre vosotros. Hice volver a Elías en el Tercer Tiempo y así lo había Yo anunciado como Maestro en aquel Segundo Tiempo, diciendo: "Yo volveré al mundo pero en verdad os digo: Antes que Yo será Elías". Y como toda palabra del Maestro se cumple, en el Tercer Tiempo Elías ha sido antes que Yo para venir a despertar a los espíritus, a hacerles presentir que la Era del Espíritu Santo abría sus puertas, para decirle a todo espíritu que abriera sus ojos, que preparara su calza para traspasar el umbral de la Segunda Era hacia la Tercera. Para que la voz y los pasos de Elías fueran escuchados y sentidos en un mundo sordo a toda manifestación espiritual, preparé un varón, quien al llegar a la madurez de su vida dejó manifestar la luz de aquel gran espíritu.

Y para que fuese más palpable la manifestación de Elías en este Tercer Tiempo. Yo le hice comunicar a través de aquel varón justo: Roque Rojas.

Elías, desde el Más Allá, espiritualmente, iluminó al varón, le inspiró, le fortaleció y le guió en todos sus pasos, de principio a fin. Mas de cierto os digo: No vine a escoger entre los hombres a Roque Rojas; Yo envié a su espíritu ya preparado por mi caridad, le entregué materia preparada también por Mi y vosotros sabéis que fue humilde, que a través de su humildad y de su virtud, el Padre manifestó grandes obras. Fue profeta, portavoz, vidente y guía. De todo ello dejó un claro ejemplo al pueblo. Fue burlado y mofado por el mismo pueblo, como lo fue Moisés en el desierto; fue perseguido como Elías el profeta, y tuvo que buscar las cumbres de los montes para desde allí orar y velar por su pueblo. Fue encarnecido y juzgado por sacerdotes y escribas, como su Maestro; fue creído, seguido y circundado por unos cuantos también; sus manos repartieron bálsamo, hicieron prodigios que levantaron fe en unos y confusión en otros; sus labios hablaban de lecciones proféticas para unos, que se realizaban al pie de la letra; sus labios sabían decir consejos llenos de consuelo para los corazones enfermos; su mente sabia concebir grandes inspiraciones y sabia extasiarse con el éxtasis de los justos, de los apóstoles, de los profetas; su espíritu sabia desprenderse de este mundo y de su carne, para penetrar en el valle espiritual y humildemente llegar hasta las puertas del arcano del Señor y por medio de esa elevación, el espíritu de Elías se manifestó a los primeros testigos, antes de venir el Rayo del Maestro.

Fue la luz de Elías quien le preparó, quien le iluminó y le dio certeza delante de los presentes, quien dio testimonio diciendo: "Yo soy el profeta Elías, el de la trasfiguración sobre el monte Tabor". Habló de juicio, de cargos y de muerte y se estremecieron los presentes; en verdad aquel estremecimiento fue de fe, de confianza y de entrega para el Señor; más después de que Elías hubo preparado ese camino de la nueva comunicación, para que fuese la presencia del Padre en el Tercer Tiempo, una vez que hubo preparado esa senda para que el Señor se manifestara a este mundo por el conducto humano, preparó el oído, el corazón y todo el ser del hombre para escuchar con atención el Verbo del Espíritu Santo. Elías quedó presente espiritualmente entre la humanidad, para despertar a todos los dormidos, para purificar a todos los manchados, para envolver en el fuego de su espíritu a todos los fríos, para trazar sendas, veredas y caminos que atrajeran a todos los espíritus hacia el camino de la verdad; porque Elías no solamente trabaja entre este pueblo, en su lucha, su espíritu abarca a toda la humanidad; y cuando él se hubo manifestado a través de Roque Rojas, se abrieron las puertas del Tercer Tiempo para el mundo, porque es el tiempo en que comenzaron a llegar para encarnarse, los espíritus de los ciento cuarenta y cuatro mil. Roque Rojas fue el primer "marcado". De Espíritu a espíritu le hablé diciéndole: "En Verdad, en torno a mi palabra vendrán grandes multitudes a recrearse, mas como son pequeños todavía, tendré que manifestar mi palabra y mis obras a través de los portavoces hasta 1950.

Sois de aquellos que Yo anuncié a través de otro profeta desde el Segundo Tiempo a cumplir una delicada y grande misión entre la humanidad, misión de redención, de espiritualidad y de elevación". Fue Roque Rojas el que en 1866 dio a conocer al mundo que una nueva Era se abría para la humanidad, regida por la misma ley que el Padre ha revelado en todos los tiempos. Los primeros oyentes de esa manifestación, se sorprendieron al escuchar que la palabra que Roque Rojas pronunciaba, llena de promesas y esperanzas, no era de él sino de Elías. Por su conducto fueron consagrados los que habían de ser los primeros portavoces. Muchas profecías quedaron así cumplidas. Vosotros me decís: -Maestro, en estos tiempos hemos carecido de grandes ejemplos para seguir tu huella. Y Yo os digo: ¡Tomad de Roque Rojas el buen ejemplo! El es una imagen de Elías, él veló por vosotros como pastor, consagró su vida a mi servicio y mostró su limpidez, elevación y amor, porque supo conservarse fiel a la misión que le confié en este Tiempo".

BIBLIOGRAFIA

Datos tomados de: Memorias de Don Roque Rojas escritas por el Lic. Don. Gregorio Baldomero y editadas por la revista "Esplendores de Verdad Espiritual" en el año de 1914, y cuyo Director fue: Sr. José Seja.

EL LIBRO DE LA VIDA VERDADERA. México, 12 Tomos. Primera Edición 1956-1962.

EL LIBRO "DESDE LA NUBE". HABLA EL ESPÍRITU DE VERDAD. Edición 1990. Asociación de Estudios de "El Nuevo mensaje", A.C.

ASOCIACIÓN DE ESTUDIOS ESPIRITUALISTAS VIDA VERDADERA, A.C. Xochimilco, Ciudad de México. México. Registro 8046/93 Derechos de autor reservados 3a Edición. Contacto: etmlvv@hotmail.com chimal28@prodigy.net.mx temas_2001@yahoo.com